Los resultados de tu búsqueda:

Filtro:
Lunes, febrero 13, 2017
182681

Después

No cabe duda de que Podemos es una rama del entertainment. Su presencia en los medios de comunicación y las redes sociales ha sido constante, en una suerte de metarrelato en marcha dedicado a comentar en tiempo real la vida política de la formación. Sucede que los acontecimientos ligados a esta última han escaseado de forma alarmante desde que el partido quedó fuera de juego en las elecciones de diciembre: al fallido sorpasso se ha sumado un entendimiento entre los partidos setentayochistas ante el que Podemos no ha sabido oponer una respuesta coherente. De ahí que los últimos meses hayan estado dedicados a la política más vieja del mundo, o sea, a una lucha por el poder presentada como pulso programático entre el reformismo errejonista y el radicalismo pablista. La victoria del segundo confiere al primero el melancólico brillo de las posibilidades no realizadas: otro paraíso perdido para la historia política.

Lunes, enero 30, 2017
181767

Nosotros

“Trump no habla en nuestro nombre”, dice esta pancarta que juega con el doble sentido de us, pronombre que sirve también como acrónimo para todo un país. O sea: nosotros, los Estados Unidos, no nos sentimos representados por este presidente. Sin embargo, Trump no solo ganó las elecciones -pese a perder el voto popular- sino que pronunció un discurso inaugural al que dio su aprobación el 65% de sus ciudadanos. America First: he ahí un eslógan sobre el que convergen más votantes de lo previsto. De manera que no está claro en nombre de quién habla o deja de hablar un Entertainer-In-Chief cuyas primeras órdenes ejecutivas, tan fulminantes como disruptivas, han dado lugar a un reproche insólito: no puede ser que un presidente esté cumpliendo las promesas que hizo cuando era candidato.

Lunes, enero 16, 2017
180850

Placeres mundanos

Me contaba un amigo que estas Navidades le han regalado un set profesional para afeitarse en casa a la antigua usanza: con navaja y emulsiones. Según parece, alrededor de este noble hábito ha emergido una formidable subcultura que incluye tutoriales en Youtube, trueque de lociones entre particulares y apasionados debates sobre el afilado de las cuchillas. Es sabido que Internet ha facilitado la creación de comunidades virtuales allí donde antes era necesaria la vecindad física o la venta por correspondencia. Ya que quien dice afeitado tradicional, dice muchas otras pasiones inútiles: desde el coleccionismo de monedas a la ingesta de cervezas artesanas, pasando por los vinilos de música garaje y los soldaditos de plomo de las guerras napoleónicas. Sus practicantes no son tanto los justos que están salvando el mundo, según decía Borges, como los individuos obsesivos que hacen difícil hablar de un capitalismo homogeneizador y monolítico. Hace mucho que no estamos en el fordismo, sino en una economía de consumo hiperdiversificada donde se crean necesidades a la misma velocidad que se amplía la oferta que satisface las preexistentes. Otra cosa es que las multitudes que se agolpan en los grandes almacenes el primer día de las rebajas nos impidan apreciar esa delirante diversidad. O que pensemos sinceramente que seríamos más felices, como decía Ferlosio contra Hegel, a la sombra del cocotero. No podemos descartarlo.

Martes, enero 10, 2017
180546

Supremacismo catódico

Si de conversaciones de sobremesa se trata, nada peor que no estar al día. Y nadie está menos al día, de un tiempo a esta parte, que quien carece del conocimiento suficiente sobre la producción televisiva contemporánea. ¡Imperio de las series! Semejante infeliz apenas puede meter baza, y habrá de callar mientras se desenvuelve el debate sobre cuál es la serie verdaderamente imprescindible que uno no puede, bajo ningún concepto, perderse. Bien es verdad que siempre habrá alguien más avezado que los demás, un connoiseur capaz de sentenciar sin vacilación que, si no se ha visto la última producción alemana sobre las mafias del puerto de Hamburgo, no se ha visto nada. En cualquier caso, un conocimiento básico que vaya más allá de las perogrulladas habituales sobre The Wire (“cumbre indiscutible”), True Detective (“la segunda no vale nada”) o Borgen (“refleja la política tal cual es”) resulta inexcusable antes de salir a la calle. Por algo tiene dicho Daniel Gascón que las series televisivas han terminado por convertirse en parte de la conversación culta de nuestro tiempo: o estás dentro, o te quedas fuera. Aunque reconózcase, a cambio, que se trata de una temática bastante más inclusiva que el nouveau roman o los elementos fundamentales del materialismo histórico: lo que hemos perdido en sofisticación, lo ganamos en democracia.

Lunes, enero 2, 2017
180116

Fakt you!

Tal es el grito de guerra propuesto por Stefan Schmitt en Die Zeit contra el auge contemporáneo del posfactualismo: un contraataque basado en el señalamiento obstinado de los hechos ante quienes se empeñan en devaluarlos. Se trata de una propuesta voluntariosa y quizá no haya muchas más en la despensa. No obstante, otra posibilidad parece abrirse en la política española: la realización práctica de aquello que se niega en el discurso. Es como si la facticidad entrase por la puerta de atrás, por ser la única que se le ha dejado abierta. Así sucede con el despliegue de una Gran Coalición de facto y no de iure, parlamentaria antes que ejecutiva, que hoy como ayer constituye la única posibilidad de gobierno en nuestro país a la vista de los resultados arrojados por dos elecciones generales consecutivas. Habríamos podido llegar antes hasta aquí, pero no podemos decir que nos hayamos aburrido por el camino.

Lunes, diciembre 19, 2016
179212

El momento realista

Henri Cartier-Bresson habló del “instante decisivo” como elemento fundamental del arte fotográfico: una combinación de oportunidad temporal y composición espacial capaz de revelar las esencias vitales de un solo golpe. Pero si adoptamos un punto de vista narrativo, el instante decisivo designa más bien un giro dramático, un cambio de fortuna tras el que nada vuelve a ser lo mismo: un asesinato, un enamoramiento, una bancarrota. ¡O un referéndum! Especialmente, un referéndum como los que han sacudido las sociedades democráticas en los últimos años: inesperadas decisiones populares que rompen acuerdos de integración de largo recorrido. Desde el Brexit al rechazo suizo a la libre circulación de los trabajadores comunitarios, sin olvidar la negativa danesa -por vía parlamentaria- a cooperar más intensamente con la UE en asuntos de justicia e interior. Sonoros golpes sobre la mesa del pacto liberal de posguerra.

Lunes, diciembre 5, 2016
178305

Políticas de la atención

Decía nuestro Ortega que el enamoramiento es un fenómeno de la atención. Quiere decirse: de la atención del enamorado, centrada de manera irresistible en el objeto de su amor. Pues bien, lo mismo puede decirse de la política contemporánea, o al menos de uno de sus aspectos decisivos. A saber: aquel que consiste en ganarse la atención de los ciudadanos. A fin, se entiende, de persuadirlos de la bondad de un argumento; argumento que opera políticamente en la esfera de la cultura antes de convertirse -si tiene éxito- en norma estatalmente sancionada. Aunque también puede ocurrir que la norma ya exista y no sea lo bastante respetada, en cuyo caso la tarea persuasiva tiene por objeto su asimilación individual y social. Es el caso de la peculiar protesta que ha llenado de ropa interior usada las calles de Johannesburgo. Su propósito, además de reclamar de las autoridades una mayor eficacia policial en la lucha contra los delitos sexuales, es introducirse en el software del delincuente potencial e inhibirlo así de su acción, por la vía de incrementar la reprobación social del violador.

Martes, noviembre 29, 2016
177942

Normalidades democráticas

Es sabido que los antiguos griegos concebían los regímenes políticos como formas degenerativas: la aristocracia mutaba en oligarquía, la democracia en tiranía. Más de dos milenios después, podemos incorporar otra degradación, no estrictamente política pero con consecuencias políticas: la tertulia convertida en tertulianismo. Porque la tertulia es una conversación amigable sin una finalidad determinada y el tertulianismo un ejercicio organizado de tribalismo moral. Seguramente aún quedan almas cándidas que creen, como hacían durante el auge de los periódicos gratuitos, que el consumidor de tertulias es un futuro lector de semanarios anglosajones. En realidad, ha sucedido lo contrario: las costumbres políticas más visibles -incluidas las formas parlamentarias- se han hecho más plebeyas. Y las tertulias, en alianza parasitaria con las redes sociales, algo tienen que ver.

Lunes, noviembre 21, 2016
177379

Nostalgia del púlpito

Fue hará cosa de año y medio. Andaba yo en Córdoba, participando en un congreso organizado por la cadena SER que congregaba a un variopinto grupo de intelectuales y representantes políticos. Entre ellos, abriendo de hecho el encuentro, José Mujica. Su intervención, sin papeles, fue seguida por el público con sobrecogida atención: el expresidente uruguayo se dirigía a los allí congregados con las maneras de un párroco, elogiando las virtudes de la austeridad y la honradez. Me pareció un discurso moralizante y discurrí que su éxito popular evocaba cierta nostalgia, inconfesa, del púlpito. Pero qué sabe uno.

Lunes, noviembre 7, 2016
176345

Circunstancia sin pompa

Hay asuntos que parecen hechos por encargo. Si el caso Espinar ha mostrado de un plumazo la hipocresía privada que suele esconderse detrás del inquisidor público, el Brexit cada vez se parece más a un drama por entregas sobre los dilemas de la democracia contemporánea. ¡Pasen y vean! Hasta el momento, su dramatis personae comprendía al gobierno británico, el pueblo homónimo y las instituciones europeas, acompañados en todo momento -a la manera de un coro- por los mercados. Ahora, hacen su aparición la sociedad civil (o la abogada que interpuso el recurso reclamando la intervención de la Cámara de los Comunes en la decisión sobre el Brexit), los tribunales (que en primera instancia han dado la razón a la demandante) y el propio parlamento, repentinamente dotado de un poder acaso decisivo para dar forma a este endiablada decisión popular. Añadamos un espectro tan británico como el padre de Hamlet: una constitución no escrita.

Lunes, octubre 24, 2016
175481

Lógica del naufragio

“¿Cómo he llegado hasta aquí?”, se repetía el protagonista de Once in a Lifetime, una de las más redondas canciones de Talking Heads, al verse atrapado en una vida burguesa de la que ya no puede escapar. Y la misma pregunta se estará haciendo ahora el PSOE, desgarrado internamente tras haber sido bendecido en dos elecciones consecutivas con la capacidad de decidir sobre la formación de gobierno. Bien es verdad que se trataba de una bendición amarga: podía decidir e influir, pero difícilmente liderar. Porque para liderar había de pactar con un nacionalismo catalán radicalizado, además de con un Podemos empeñado en fagocitarlo. De ahí que el socialismo haya venido negando psicológica y afectivamente una realidad desagradable: la necesidad de entenderse con su archirrival conservador. Pero la realidad, como la banca en los casinos, gana siempre.

Lunes, octubre 10, 2016
174509

Inglaterra para los ingleses

“América para los americanos” es la divisa decimonónica que resumió la célebre doctrina Monroe, conforme a la cual Estados Unidos debía proteger con celo cualquier intervención europea en su patio trasero continental. Ahora, tras el voto favorable al Brexit, Theresa May parece empeñada en darle nueva vida. Al menos, en lo que al mercado laboral se refiere, donde habrá de aplicarse una discriminación positiva en favor de los favorecidos. O sea, de quienes disfrutan eso que el economista Branko Milanovic ha llamado “renta de ciudadanía”: los beneficios automáticos disfrutados por quienes nacen en un país rico. Una cuestión de suerte que convertimos -porque de alguna forma habremos de organizarnos- en un derecho.

Lunes, septiembre 26, 2016
173484

Hollywood, núcleo irradiador

Hubo un tiempo en que la concesión del Premio Donostia del Festival de San Sebastián, que concluyó ayer, parecía una sentencia de muerte: más de una estrella falleció al poco de recibirlo. Irse distinguido de este mundo no deja de ser una suave ironía existencial, pero mejor así: tampoco se conoce aún a nadie que haya podido quedarse. En todo caso, esa supervivencia simbólica no constituye mayor problema para las estrellas norteamericanas: se saben ya miembros inmortales del mayor espacio mítico que ha dado el siglo XX. Y es que pocas veces habrá sido más fácil encontrar aplicación a esa oscura noción gramsciana del “núcleo irradiador”. ¡Para radiaciones, las de Hollywood!

Lunes, septiembre 12, 2016
172516

Antropoceno eres tú

Todavía no tenemos gobierno en España y ha llegado el Antropoceno, la nueva era geológica. ¡La actualidad no espera a nadie! Aunque en este caso la actualidad remita a un proceso de hibridación socionatural que lleva en marcha miles de años y se acelera en los últimos siglos, con especial mención a la segunda posguerra mundial. Nada que deba sorprendernos: como apunta Frank Trentman en Empire of Things, una fascinante historia del consumo, 772 millones de televisores fueron vendidos en Estados Unidos entre 1980 y 2009. Entre los primeros asentamientos agrícolas y la cultura material contemporánea hay así un nexo común: el ser humano. De ahí el antropocentrismo de que hace gala el nuevo término, que algunos consideran -en un ejercicio de paradójica modestia- pura megalomanía. Pero los hechos son tozudos y nos señalan como protagonistas indiscutibles de la alteración a gran escala del sistema terrestre. Por más que algunos sean más responsables que otros.

Lunes, agosto 29, 2016
171493

Metaforología comparada

Nada más entretenido que ser un activista: la semana pasada, un grupo de actores realizó una silenciosa performance en las inmediaciones del Parlamento de Brasil, con la intención de denunciar a los actores políticos que han instigado el proceso de destitución de Dilma Rousseff. Se pasearon en silencio, embadurnados de barro (símbolo de corrupción) y con los ojos vendados (símbolo de ceguera). De acuerdo con las reglas no escritas de la protesta política contemporánea, la excelencia de su puesta en escena llamó la atención de los medios de comunicación globales, que proporcionaron a sus creadores los correspondientes quince minutos de fama.

Lunes, agosto 15, 2016
170519

Numen de agosto

Todo aquello que incorpora tiempo en grandes cantidades posee una cualidad vertiginosa. Lo que indica a las claras que es ahí, donde el tiempo, que perdemos pie.