Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Adylkuzz, el nuevo virus que amenaza con crear otra crisis global de ciberseguridad

Foto: AFP PHOTO

Un nuevo ciberataque ha afectado este miércoles a cientos de miles de ordenadores en todo el mundo este miércoles. Este ataque tiene lugar después de la expansión del virus WannaCry el pasado viernes, despertando la alerta en 150 países de todo el mundo. El nuevo virus, conocido como Adylkuzz, secuestra información y roba dinero de los usuarios sin que estos puedan advertirlo.

“Este virus utiliza con más discreción y para diferentes propósitos herramientas de pirateo recientemente reveladas por la NSA (Agencia Nacional de Seguridad norteamericana) y Microsoft”, ha confirmado el investigador Nicolas Godier, experto en seguridad cibernética de Proofpoint. “Todavía desconocemos el alcance del daño, pero calculamos que afecta a cientos de miles de computadoras“, ha añadido a la agencia AFP Robert Holmes, de la misma compañía, lo cual invita a pensar que el ataque es “mucho mayor” que WannaCry.

Este malware se instala en equipos accesibles a través de la misma vulnerabilidad de Windows utilizada por WannaCry, una falla ya detectada por la NSA que se filtró en internet en abril.

Este malware crea, de forma invisible, unidades de una moneda virtual ilocalizable llamada Monero, comparable al Bitcoin. Los datos que permiten utilizar este dinero son extraídos y enviados a direcciones cifradas. Para los usuarios, “los síntomas del ataque son sobre todo un rendimiento más lento del aparato“, comunicó Proofpointtras conocerse la noticia. La firma asegura haber detectado ordenadores que pagaron el equivalente a varios miles de dólares sin el conocimiento de sus usuarios.

De acuerdo con Robert Holmes, “ya ha habido ataques de este tipo, con programas que crean moneda criptográfica, pero nunca a esta escala”. WannaCry afectó a más de 300.000 ordenadores en unos 150 países, según Tom Bossert, consejero de Seguridad Interior de Donald Trump.

Continúa leyendo: La policía alemana arremete contra los Ángeles del Infierno por sus actividades delictivas

La policía alemana arremete contra los Ángeles del Infierno por sus actividades delictivas

Foto: HANNIBAL HANSCHKE
Reuters

Al menos 700 agentes de policía en Alemania han participado este miércoles en una redada contra la famosa banda de moteros Ángeles del Infierno, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, en la zona oeste del país. Como resultado de las investigaciones policiales en dicha ciudad se han disuelto dos de sus organizaciones, Hells Angels Concrete City  y Clan 81.

“Su vida cotidiana consiste en violencia, armas, drogas y prostitución“, ha explicado el ministro de Interior de Renania, Herbert Reul, en un comunicado. Además, ha denunciado la lucha de los miembros de la banda para conquistar “poder y territorios de forma agresiva“. En la redada han participado activos de las fuerzas especiales de la policía, que han registrado más de cincuenta viviendas y oficinas de la organización en un total de 16 ciudades, como Colonia, Düsseldorf, Wuppertal o Leverkusen.

Las fuerzas de seguridad, cuyos miembros incluyen a agentes especializados en criminalidad organizada y evasión de impuestos, se han incautado documentación y numerosas pertenencias de miembros de la banda entre las que se incluyen armas de fuego y motos Harley-Davidson.

“El Estado de derecho no acepta que proliferen sociedades paralelas que desprecien su autoridad y apoyen la violencia”, ha subrayado Reul, que trata de instaurar una política de “tolerancia cero” anrte las bandas de moteros.

La redada se ha organizado con motivo de que el pasado mes de agosto varios policías resultaran heridos durante una pelea de los Ángeles del Infierno con una banda rival. “La gente tiene miedo”, ha reconocido el titular de Interior, quien ha insistido en que la operación policial tiene como objetivo garantizar “la ley y el orden”. La operación sigue abierta y, ni la Policía ni el Gobierno de Renania del Norte-Westfalia han proporcionado información sobre las posibles detenciones.

Continúa leyendo: Los españoles están más insatisfechos con su vida que la media de la Unión Europea

Los españoles están más insatisfechos con su vida que la media de la Unión Europea

Foto: Paul Hanna
Reuters

Los españoles muestran un nivel de satisfacción con la vida algo inferior al de la media de la Unión Europea, según un estudio publicado este miércoles por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat. Suecia, Finlandia y Dinamarca destacan por estar por encima de la media, y Bulgaria por situarse muy por debajo.

Las mujeres y los hombres muestran un nivel de satisfacción global con la vida muy similar. Las mujeres de la Unión Europea calificaron su satisfacción con la vida con un 7 de media en una escala de 10 y los hombres con un 7,1. “En la mayoría de Estados miembros, las valoraciones fueron iguales o hubo una diferencia de 0,1”, explica el estudio.

Los españoles califican su satisfacción con la vida con un 6,9, un 0,1 inferior a la media, con niveles similares a los de Eslovenia, Eslovaquia, República Checa, Lituania y Francia.

En la percepción de la salud, la diferencia entre hombres y mujeres se nota algo más. Un 86% de las mujeres y un 87% de los hombres de 16 a 44 años consideran que su estado de salud es bueno. Los porcentajes descienden al 61% y al 65% respectivamente entre las personas de entre 45 y 64 años, y hasta el 35% y el 41% en los mayores de 65.

El mundo laboral

El informe de Eurostat también habla de las diferencias salariales entre sectores y entre géneros. En España, las mujeres ganan un 14,9% menos que los hombres, una brecha salarial algo inferior a la media de la Unión Europea, un 16,3%.

Por encima de España se sitúan países como la República Checa, Austria o Finlandia, y por debajo, es decir, con una menor brecha salarial, otros como Lituania, Croacia o Irlanda.

España, junto con Grecia, presenta además las mayores diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a la tasa de paro, con un 21,4% para las mujeres y un 18,1% para los hombres.

Continúa leyendo: Estados Unidos investiga a la empresa Rio Tinto por un posible fraude millonario

Estados Unidos investiga a la empresa Rio Tinto por un posible fraude millonario

Foto: STEFAN WERMUTH
Reuters

La empresa angloaustraliana de la minería Rio Tinto, dos de sus directores y su expresidente, que ha sido acusado de haber inflado el valor de los activos del carbón en Mozambique en el año 2011, ha sido demandada ante un tribunal en Manhattan por la autoridad financiera norteamericana (SEC) en un comunicado este martes.

La SEC reclama a Rio Tinto, a Thomas Alabanese y a Guy Elliott (presidente y director financiero del grupo minero en el momento de los hechos), no haber tenido en cuenta las advertencias sobre una filial mozambiqueña adquirida en 2011, que fue comprada por 3.700 millones de dólares, antes de ser revendida al poco tiempo por 50 millones.

Cuando se adquirió esta filial, Rio Tinto apostaba que las minas de carbón de Mozambique le darían enormes gananciales, pero el grupo rápidamente cambió de opinión en el momento en que el gobierno mozambiqueño denegó su permiso de explotación.

Esta decisión afectó notablemente al valor de los activos, sobre todo si se tiene en cuenta la carencia de infraestructuras en cuanto al transporte. Ante estas dificultades, Albanese y Elliott decidieron no revelar la pérdida de valor a los inversionistas, ha explicado la SEC.

“Intentaron atrasar e incluso ocultar la naturaleza y la extensión de esos desarrollos negativos al consejo de administración, al comité auditor, a los auditores independientes y a los inversionistas”, ha declarado el gendarme de la bolsa. “Intentaron salvar sus carreras a expensas de los inversionistas, que disimulaban la verdad”, ha añadido Steven Peikin, uno de los responsables de la SEC. La maniobra ha abarcado desde mayo de 2012 a enero de 2013, hasta el despido de Albanese de la dirección de Rio Tinto.

Continúa leyendo: Solo el 30% de las niñas en Afganistán van a la escuela

Solo el 30% de las niñas en Afganistán van a la escuela

Foto: Staff Photographer
Reuters

Najiba y su gemela tienen que recorrer tantos kilómetros hasta su escuela en la provincia de Daikundi, en el centro de Afganistán, que cuando llegan al colegio ya está cerrado. Lo mismo le ocurre a Khatera, de 15 años: “Vivo tan lejos de la escuela de niñas más cercana que en burro o en caballo tardaría desde la mañana hasta al anochecer”. Estos son solo algunos de los testimonios recogidos por la ONG Human Rights Watch en su informe “Yo no seré doctora y un día tú estarás enfermo: el acceso de las niñas a la educación en Afganistán“.

Los datos que se desprenden de este informe de 130 páginas, que analiza el acceso a la educación infantil en Afganistán después de la caída del régimen talibán, son descorazonadores. En el país hay 3,5 millones de menores que no van a la escuela, de ellos el 85% son niñas, según datos oficiales facilitados a HRW. Esto supone que dos tercios de las niñas no tienen acceso a educación. Solo el 37% de las adolescentes sabe leer y escribir. Esta cifra alcanza el 66% en los varones.

Con estos números, Human Rights Watch tiene claro su veredicto: el acceso a la educación para las niñas está retrocediendo en Afganistán. Las causas de este retroceso están identificadas en el informe: falta de escuelas para niñas, lo que provoca la lejanía de los centros de muchas áreas rurales; la falta de maestras mujeres, puesto que muchas familias se niegan a que los hombres enseñen a sus hijas, especialmente cuando son adolescentes; la falta de instalaciones en los centros como paredes, muros o incluso baños, y sobre todo, la inseguridad que impera todavía al ir a clases para las niñas.

“Pasó en la calle de enfrente del colegio… Algunos estudiantes perdieron los ojos, sus caras se quemaron… Toda la familia decidió que ninguna niña de nuestra familia fuera a la escuela. Durante años, los he combatido y todavía sigo”, cuenta Maliha, de 17 años, que sufrió un ataque de ácido por parte de los talibanes cuando estaba yendo a clase. Alrededor de 15 de sus compañeros fueron heridos, cuatro de gravedad.

La ONG critica sobre todo las dificultades de las niñas para acceder a la educación y recuerda que 40% del territorio está bajo control o disputado por los talibanes, que había prohibido la educación de las niñas bajo su régimen (1996-2001).  En esos territorios se suceden la violencia y los ataques a aquellas que tratan de acceder a la educación.

“Los hombres molestan y amenazan a las niñas pequeñas. Los hombres nos tocan e intentan otras acciones con nosotras. La mayoría son hombres de aquí que viven cerca. Nadie ha intentado pararlos. Nos ha pasado a muchas de nosotras, por lo que muchas chicas han dejado la escuela por eso”, cuenta Chehrah, de 16 años, que vive a solo 100 metros de una escuela en Kandahar. Debido al acoso que sufría, le pidió a su padre si podía ir a otra escuela cercana en un área que creía más segura. La respuesta de su padre fue sacarla del colegio de forma permanente cuando tenía 12 años.

La ley afgana estipula que la escuela es obligatoria hasta los 14 años. “El objetivo declarado, garantizar la escuela para todas las niñas, está lejos de ser alcanzado“, concluye HRW.

TOP