The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

Adylkuzz, el nuevo virus que amenaza con crear otra crisis global de ciberseguridad

Redacción TO
Última actualización: 26 Feb 2019, 5:19 pm CET
Foto: AFP PHOTO

Un nuevo ciberataque ha afectado este miércoles a cientos de miles de ordenadores en todo el mundo este miércoles. Este ataque tiene lugar después de la expansión del virus WannaCry el pasado viernes, despertando la alerta en 150 países de todo el mundo. El nuevo virus, conocido como Adylkuzz, secuestra información y roba dinero de los usuarios sin que estos puedan advertirlo.

"Este virus utiliza con más discreción y para diferentes propósitos herramientas de pirateo recientemente reveladas por la NSA (Agencia Nacional de Seguridad norteamericana) y Microsoft", ha confirmado el investigador Nicolas Godier, experto en seguridad cibernética de Proofpoint. "Todavía desconocemos el alcance del daño, pero calculamos que afecta a cientos de miles de computadoras", ha añadido a la agencia AFP Robert Holmes, de la misma compañía, lo cual invita a pensar que el ataque es "mucho mayor" que WannaCry.

Este malware se instala en equipos accesibles a través de la misma vulnerabilidad de Windows utilizada por WannaCry, una falla ya detectada por la NSA que se filtró en internet en abril.

Este malware crea, de forma invisible, unidades de una moneda virtual ilocalizable llamada Monero, comparable al Bitcoin. Los datos que permiten utilizar este dinero son extraídos y enviados a direcciones cifradas. Para los usuarios, "los síntomas del ataque son sobre todo un rendimiento más lento del aparato", comunicó Proofpointtras conocerse la noticia. La firma asegura haber detectado ordenadores que pagaron el equivalente a varios miles de dólares sin el conocimiento de sus usuarios.

De acuerdo con Robert Holmes, "ya ha habido ataques de este tipo, con programas que crean moneda criptográfica, pero nunca a esta escala". WannaCry afectó a más de 300.000 ordenadores en unos 150 países, según Tom Bossert, consejero de Seguridad Interior de Donald Trump.