Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Airbnb se compromete a retirar 1.036 pisos turísticos ilegales

Foto: ALBERT GEA
Reuters

Después de meses de polémica, el Ayuntamiento de Ada Colau lo ha conseguido. La plataforma Airbnb se ha comprometido este miércoles a retirar de su página web 1.036 pisos turísticos ilegales de Barcelona en el plazo de un mes, según ha anunciado la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, en Twitter.

La semana pasada, el equipo de Colau entregó a la empresa una lista con los pisos detectados por los técnicos municipales como ilegales. Airbnb ha aceptado todos ellos y ha anunciado que en los próximos días se pondrá en contacto con los usuarios afectados para empezar a quitarlos de la web. Todas las viviendas ya habían sido denunciadas previamente y ya habían recibido la orden de cese de actividad, además de un expediente sancionador.

Sanz ha asegurado después del encuentro con Airbnb que se trata de “una primera muestra de voluntad de la empresa, un punto de inflexión”, pero que se va a seguir atentamente que la empresa cumple el compromiso y los 1.000 pisos desaparecen al próximo mes, según han recogido varios medios. Además, el equipo de Colau no quiere quedarse ahí. Tiene como objetivo que todos los pisos turísticos muestren su número de licencia legal en la página. La teniente de alcalde de urbanismo ha señalado que “alrededor de un 40% de los pisos” que ofrece la plataforma muestran su número de licencia, aunque los números “no tienen porque ser correctos”. “A partir del otoño, debe ser un requisito obligatorio con la supervisión del Ayuntamiento”, ha revelado Sanz.

La relación entre Airbnb y el Ayuntamiento de Barcelona ha sido tensa desde la llegada de Colau a la alcaldía. Su equipo quiere que los portales turísticos eliminen cualquier piso que no tenga el número de registro de la Generalitat que le acredita como HUT (las siglas en catalán de vivienda de uso turístico). En esta cruzada contra las viviendas ilegales, Barcelona logró pactar con Homeaway y Booking, pero no con la empresa californiana. En noviembre de 2016, le impuso una multa de 600.000 euros a Airbnb por reincidencia y se convirtió en la primera ciudad del mundo que multaba a Airbnb.

Después de amenazar con nuevas sanciones, el Ayuntamiento de Colau ha logrado que Airbnb se comprometa a un primer paso en esta lucha contra los pisos turísticos ilegales. Barcelona, la ciudad más turística de España, está haciendo frente a serios problemas de gentrificación y subidas récord de los precios de alquileres por la proliferación de este tipo de viviendas. En algunos barrios estos pisos turísticos han llegado a ser la inmensa mayoría, lo que ha provocado protestas vecinales.

Continúa leyendo: Barcelona amenaza con nuevas sanciones a Airbnb

Barcelona amenaza con nuevas sanciones a Airbnb

Foto: ALBERT GEA
Reuters

Barcelona, el primer destino turístico de España, amenaza con endurecer su pugna con la plataforma de alquileres vacacionales Airbnb, multada ya con 600.000 euros, con nuevas sanciones o incluso prohibiéndole operar, ha informado este martes a la AFP la responsable municipal de Urbanismo, Janet Sanz. Esta ha asegurado que “abrirán un nuevo proceso sancionador de 600.000 euros si Airbnb no hace un gesto de buena voluntad” para dejar de ofrecer apartamentos sin las licencias necesarias para operar con fines turísticos. Además, el Ayuntamiento quiere iniciar negociaciones con el gobierno regional de Cataluña para modificar la ley de turismo, con el objetivo de “endurecer las multas” o “precintar la web de la compañía para cesar su actividad”, ha añadido Sanz.

Desde su llegada al poder en 2015, la alcaldía dirigida por Ada Colau se propone minimizar los problemas generados por la saturación turística de la ciudad e hizo de Airbnb uno de sus principales enemigos. En 2015 le impuso dos multas de 30.000 euros, y en noviembre de 2016 anunció una sanción de 600.000 euros por reincidencia, que se formalizará esta semana.

Pero “Airbnb se cree que está por encima de la ley”, lamenta Sanz. La disputa recrudeció en la última semana por varios casos surgidos en los medios locales de realquiler de pisos a través de esta plataforma u otras similares, sin el conocimiento de los propietarios de los inmuebles. Según el consistorio, en doce meses detectaron 316 casos de este tipo sobre un total de 3.211 apartamentos turísticos irregulares encontrados.

Uno de ellos lo realquilaba un exdirectivo de Airbnb en España, afirma el ayuntamiento. Desde la compañía, señalan que dicha persona ya no trabaja allí y que el anuncio fue retirado de la plataforma en 2016, ha dicho a AFP una portavoz. En un comunicado, Airbnb ha asegurado que recurrirá todas las sanciones impuestas y ha lamentado que las autoridades municipales no quieran llegar a acuerdos con ellos, como lo han hecho en París, Ámsterdam, Londres o San Francisco.

En 2016, 1,3 millones de personas se hospedaron en Barcelona a través de Airbnb, generando 1.027 millones de euros de actividad económica, un 65% más que en 2015, asegura la compañía. Además, asegura que un 67% de sus anunciantes no utiliza la plataforma con fines turísticos profesionales, sino sólo para alquileres puntuales.

Continúa leyendo: Las plataformas como Uber o Airbnb deben ser reguladas "lo antes posible"

Las plataformas como Uber o Airbnb deben ser reguladas "lo antes posible"

Foto: Tyrone Siu
Reuters

Las plataformas de intercambio de servicios, como Uber y Airbnb, deben ser reguladas “lo antes posible” para evitar la creación de monopolios y proteger la igualdad de condiciones en sectores como el del transporte o el turismo, ha explicado este miércoles el Instituto Rethenau de Holanda en un documento.  Este es un problema que afecta a otros muchos países, incluido España, que este martes se vio afectado por un paro de los taxistas para protestar contra Uber y Cabify.

En el informe se asegura que el número de personas que hace uso de estas plataformas se ha cuadruplicado en Holanda y que una de cada cuatro personas dice haber usado uno de estos servicios.

“Es de interés público darle a estas plataformas el suficiente espacio para innovar, pero tenemos que regular esto antes de que sea demasiado dominante en su sector”, advierte el informe, que añade que “no hay garantía de la igualdad de condiciones con el sector del taxi normal o de un hotel”.

Aunque esta tipo de economía colaborativa, basada en compartir, “tiene efectos positivos y promueve la innovación”, el instituto recuerda que “la privacidad, la protección del consumidor y el orden público no deben ser olvidados”.

El informe subraya también que los empleos en la economía tradicional pueden verse perjudicados y que “las plataformas podrían terminar creando otros problemas en la sociedad”.

El caso de España

Los efectos perjudiciales de estas plataformas sobre los empleos tradicionales es el motivo por el que los taxistas españoles han convocado varias huelgas y manifestaciones en los últimos meses. En ellas, piden al Gobierno que regule la cantidad de licencias que se conceden, pues aseguran que se están entregando más de las que permite la ley. La última concentración tuvo lugar este martes en Madrid, a donde acudieron taxistas de toda España para pedir que se regule la actividad de plataformas como Uber y Cabify.

Respecto a Airbnb, el Ayuntamiento de Barcelona trata de regular su actividad desde el año 2015, cuando fueron multados por no registrar sus pisos para obtener una licencia como alojamiento turístico. En 2016, el ayuntamiento impuso una multa de 600.000 euros tanto a Airbnb como a Homeaway por reincidir en el motivo de la sanción. Actualmente, los enfrentamientos entre la plataforma y el gobierno de Ada Colau continúan a pesar de las proposiciones de Airbnb de reducir el número de pisos sin licencia que ofertan.

Continúa leyendo: Finaliza el desalojo de todos los inmigrantes en el centro de detención ilegal de Manus

Finaliza el desalojo de todos los inmigrantes en el centro de detención ilegal de Manus

Foto: AAP/Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras
Handout via Reuters

Las autoridades de Papúa Nueva Guinea han terminado de desalojar este viernes a la totalidad de los 328 inmigrantes que hasta ahora ocupaban el centro de detención en la isla de Manus, gestionado por Australia hasta su clausura el pasado 31 de octubre. El desalojo comenzó este jueves en medio de protestas por parte del numeroso grupo que se había atrincherado en las instalaciones pese a no contar con suministro de agua ni electricidad y carecer de alimentos.

“El Gobierno australiano tiene conocimiento de que todos los hombres que anteriormente se negaban a abandonar el antiguo centro de tramitación regional de la isla de Manus han salido hacia los alojamientos alternativos“, ha confirmado en un comunicado su ministro de Inmigración, Peter Dutton.

Agentes de la Policía y funcionarios de Inmigración han entrado en el centro de Manus, clausurado después de que el Tribunal Supremo lo declarara ilegal en 2016, en el segundo día de un operativo en el que los inmigrantes han denunciado el uso de violencia por parte de las fuerzas públicas.

“Nos han sacado por la fuerza, han utilizado barras de metal, hay varias personas que han resultado gravemente heridas (…) a mí me esposaron y me trajeron a East Lorengau”, ha declarado en conversación telefónica con Efe uno de los inmigrantes desalojados.

Continúa leyendo: Luto entre los familiares de las víctimas del submarino argentino

Luto entre los familiares de las víctimas del submarino argentino

Foto: EITAN ABRAMOVICH
AFP

“Vine por primera vez a la base (naval) y me acabo de enterar que soy viuda“, ha dicho ahogada en lágrimas Jessica Gopar, esposa de uno de los 44 tripulantes del submarino desaparecido hace ocho días, tras ser informada este jueves sobre una explosión ese 15 de noviembre en el Atlántico Sur.

Fernando Santilli, electricista del ARA San Juan, “fue mi gran amor, estuvimos siete años de novio, seis de casados y tenemos un hijo, Stefano, que nos costó mucho que Dios nos mandara”, ha relatado a AFP a las puertas de la base naval de Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, donde los familiares recibieron la noticia.  Tienen un niño de un año juntos que aprendió a decir “papá” durante su ausencia, ha relatado en una carta en Facebook.

“Se murieron todos, es lo primero que pensé”, ha dicho sobre el momento que supo de la explosión. Tenía en sus manos un cartel escrito a mano con la fotografía de su hijo que había traído para dejar en la entrada del predio naval, poblado de mensajes para los tripulantes. La mujer ha relatado que ante la noticia le “dieron un vaso de agua y una pastilla para la presión, esa fue toda la contención” recibida en la base. “No me va a servir una placa que diga ‘Los héroes del San Juan'”, ha dicho antes de volver a ahogarse en llanto.

Una familiar de un tripulante se acercó abatida a los periodistas, rompió en llanto y se fue. No pudo pronunciar palabra.

La Armada anunció el jueves el registro de un sonido violento y repentino compatible con una explosión en el Atlántico, horas después del último contacto del submarino ARA San Juan con la base el 15 de noviembre. La noticia ha hecho que se desvanezcan las esperanzas de encontrar supervivientes.

“Yo me siento engañada, ¡cómo van a saberlo recién ahora! Son unos perversos y nos manipularon“, ha dicho enfurecida Itatí Leguizamón, abogada y esposa de German Suarez, sonarista del buque, al salir de la base naval en Mar del Plata. “No nos dijeron que están muertos, pero dicen que el submarino está a 3.000 metros [de profundidad], ¿qué se puede entender?”, ha dicho en medio de una crisis nerviosa.

Casi un centenar de familiares aguardaban esperanzados en el interior de la base naval cuyo perímetro en los últimos días se ha poblado de mensajes de ánimo, imágenes religiosas y banderas argentinas. En las instalaciones de la base, algunos familiares se abrazaban. Otros lloraban desconsoladamente sentados en el suelo. La Marina había transmitido la noticia a los allegados en la ciudad portuaria de Mar del Plata, después de días de búsqueda y minutos antes de divulgarlo en conferencia de prensa en la capital argentina.

Desconsuelo

“Al escuchar la noticia, se les abalanzaron encima y no dejaron seguir leyendo el parte, la gente se puso muy agresiva”, ha relatado Leguizamón sobre lo vivido en el interior de la base. Llevaba dos años casada con Germán Suárez.

“Se hizo una búsqueda para quedar bien, porque mandaron una mierda a navegar, en 2014 ya había tenido problemas porque no pudo emerger y eso no trascendió. Ahora no me importa que se sepa todo si total él ya no está”, ha dicho la mujer. “Él estaba preparado para la muerte. Siempre se confesaba y estaba en paz. Él estaba listo”, ha sentenciado.

TOP