The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Italia

Italia multa a Apple y Samsung por obsolescencia programada

Redacción TO
Foto: Al Ghazali | Unsplash

El regulador italiano de la competencia ha anunciado este miércoles una multa de 10 millones de euros a Apple y 5 millones a Samsung por limitar deliberadamente la vida útil de sus productos. Se trata de la primera sanción en el mundo sobre obsolescencia programada contra los dos gigantes de tecnológicos, informa AFP.

Ambas compañías habrían violado los artículos 20,21,22 y 24 del Código de Consumo italiano, según este organismo italiano. En el caso de Apple, que recibe una penalización mayor, a la obsolescencia programada se le suma el no informar correctamente a sus usuarios del deterioro de sus baterías de litio. Esta firma, además, deberá responder también ante los tribunales franceses, donde está acusada de los mismos hechos.

Tras una larga investigación, que comenzó el pasado mes de enero, la Autoridad Antimonopolio italiana ha determinado que las actualizaciones de software, llamadas firmware, "causaron fallos de funcionamiento graves y redujeron significativamente el rendimiento" de los teléfonos inteligentes, haciendo que las personas tuvieran que comprar modelos nuevos y más caros, informa La Repubblica. Además, una vez que los usuarios descargaban las últimas actualizaciones del software, que en ocasiones el sistema de sus teléfonos inteligentes no podían administrar, no podían volver al software anterior.

Samsung ha aplicado esta práctica, considerada como ilegítima por la autoridad italiana, desde mayo de 2016. Las personas afectadas son aquellas usuarias del modelo Note 4, a quienes se les instaba a "instalar el nuevo firmware de Android llamado 'Marshmallow' preparado para el nuevo modelo de teléfono Note 7, sin informar de los fallos graves para el antiguo debido a las mayores tensiones del hardware", ha comunicado el Garante.

Por su parte, Apple se ha servido de la obsolescencia programada desde septiembre de 2016. Los modelos afectados fueron los iPhone 6, 6Plus, 6s y 6sPlus, cuyos propietarios estaban obligados a instalar el sistema operativo iOS 10, desarrollado para el nuevo iPhone 7.

La Autoridad Antimonopolio considera que los usuarios afectados no fueron informados de "las mayores demandas de energía del nuevo sistema operativo y de los posibles inconvenientes, como los cierres repentinos, que podrían haber causado tal instalación". Para limitar estos problemas, Apple lanzó una nueva actualización en febrero de 2017 (iOS 10.2.1), sin embargo, no advirtió de que "su instalación podría haber reducido la velocidad de respuesta y la funcionalidad de los dispositivos ".

"Además, Apple no ha preparado ninguna medida de asistencia para iPhones que hayan experimentado problemas de funcionamiento no cubiertos por una garantía legal, y solo en diciembre de 2017 se ofreció la posibilidad de reemplazar las baterías a un precio con descuento", añade el organismo en la sentencia.

Las dos empresas "han sido sancionadas con la máxima multa debido a su tamaño y la gravedad de sus conductas", ha señalado el organismo de la competencia.

Ambas compañías deberán publicar un "mea culpa" en la página italiana de su sitio web informando de la multa y las referencias a la disposición de la Autoridad de Defensa de la Competencia italiana, que en esta investigación se valió de la Unidad Especial de la Guardia di Finanza.