The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Australia

Un arzobispo australiano, culpable de encubrir casos de pederastia

Redacción TO
Última actualización: 14 Nov 2018, 7:00 pm CET
Foto: Peter Lorimer | EFE

El arzobispo de la ciudad australiana de Adelaida, Philip Wilson, se enfrenta a una pena de hasta dos años de cárcel después de que Robert Stone, juez del tribunal de Newcastle, le declarara culpable este martes de cuatro cargos por encubrimiento de los casos de pederastia cometidos por el sacerdote James Fletcher hacia dos monaguillos durante la década de 1970. La acusación es el resultado de una vasta investigación policial que ha destapado varios casos de encubrimiento de antiguos y actuales clérigos de la diócesis de Maitland-Newcastle, en el estado de Nueva Gales del Sur.

Wilson se ha convertido así en el miembro de mayor rango de la Iglesia católica declarado culpable por un delito de encubrimiento de abusos sexuales a menores, una decisión que podría abrir las puertas a otros procesos similares. Su condena coincide con el juicio que el papable George Pell, tesorero del Vaticano, afronta por el mismo motivo también en Australia.

El juez Stone ha considerado que Wilson encubrió los abusos sexuales perpetrados por el sacerdote James Fletcher —que falleció en 2006 tras 13 meses encarcelado por pederastia— al no trasladar las denuncias de las víctimas a la Policía. "El acusado quiso proteger a la Iglesia y su imagen", ha dicho el magistrado, que anunciará la condena definitiva el próximo 19 de junio.

 

Un arzobispo australiano, culpable de encubrir casos de pederastia 1

La víctima Peter Craigh habla con los medios tras conocer la decisión del juez | Foto: Peter Lorimer / EFE

 

Peter Creigh, uno de los dos monaguillos que soportaron los abusos, que en aquel momento tenía 10 años, ha celebrado el fallo. Durante el juicio, Creigh ha explicado que el cura lo obligó a realizarle felaciones y a masturbarlo. Por su parte, Wilson se ha mostrado "contrariado" por la decisión del juez y ha anunciado que sopesará con sus abogados los próximos legales a tomar. Su defensa sostiene que el clérigo no debe ser procesado por encubrimiento porque en aquella época las ofensas hubieran sido consideradas "actos indecentes" y no delitos.

Una comisión que investigó en 2015 la respuesta institucional a la pederastia en Australia encontró 4.500 denuncias de abusos sexuales a menores, presuntamente cometidos por unos 1.880 hermanos y sacerdotes de la iglesia Católica, entre 1980 y 2015. Además, a principios de 2018, varios arzobispos australianos admitieron que la respuesta de la Iglesia ante los escándalos de pederastia fue equivocada y rayó la negligencia criminal, informa Efe.