Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Ascienden a 400 los muertos en Birmania debido a la ola de violencia más mortal en décadas

Foto: Mohammad Hossain
Reuters

Al menos 400 personas han muerto de forma violenta desde el viernes en en el estado de Rakhine, al oeste de Birmania, debido a los enfrentamientos entre la minoría musulmana rohingyas y el ejército.  Se trata de la violencia más mortal en décadas desde que hace una semana el Ejército de Salvación Rohingya lanzara una ofensiva contra 30 puestos de control policial y una base militar. En respuesta el ejército birmano comenzó una persecución contra este grupo étnico que desde entonces se ha visto obligado a dejar sus aldeas  e intentan llegar a Bangladés. Según la ONU,  38.000 rohingyas han huido.

Sin embargo, según informa The Guardian, en las últimas horas el ejército habría rodeado los pueblos de esta minoría musulmana para atacarles en su intento de huida. “Según nuestra información unos 130 rohingyas fueron asesinados cuando intentaban escapar. La mayoría murieron de heridas de bala”, ha apuntado al diario británico el director de Proyecto Arakan, un grupo de defensa establecido para trabajar con los rohingya.

Por otro lado, la organización Human Rights Watch confirma que varias aldeas del norte de Rakhine, región que limita con Bangladés, han prendido en llamas, según la organización ha podido comprobar mediante imágenes de satélite.  Por su parte,  la ONU ha señalado que alrededor de 20.000 rohingya han quedado  varados en tierra de nadie entre los dos países.

Ascienden a 400 los muertos en Birmania debido a la ola de violencia más mortal en décadas 1
Los escombros de una casa incendiada durante los días de violencia Maungdaw. | Foto: Soe Zeya Tun / Reuters

El ejército bangladés anunció el jueves que unos 370 “terroristas”, 13 fuerzas de seguridad, dos funcionarios del gobierno y 14 civiles habían sido asesinados en una semana de enfrentamientos.

Más de un millón de rohingyas viven en Rakhine, donde sufren una creciente discriminación desde el brote de violencia sectaria de 2012 que causó al menos 160 muertos y dejó a unos 120.000 de ellos confinados en 67 campos de desplazados.

La situación empeoró tras el ataque del 9 de octubre de 2016 perpetrado por supuestos insurgentes rohingyas contra puestos policiales que causó la muerte a nueve agentes y la represalia de las fuerzas de seguridad. En ese momento al menos 74.000 rohingyas huyeron a Bangladés, mientras se denunciaban violaciones de los derechos humanos y la ONU llegó a hablar de “posibles crímenes contra la humanidad”.

Por su parte, las autoridades birmanas no reconocen la ciudadanía a los rohingyas, ya que los consideran inmigrantes bengalíes imponiéndoles múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos.

En este sentido, la comisión que preside el ex secretario general de la ONU Kofi Annan  presentó la semana pasada a las autoridades un informe final con 88 puntos para, entre otros objetivos, resolver la crisis rohinyá y favorecer el diálogo entre comunidades.

Continúa leyendo: Ascienden a 110 los muertos por la ola de violencia en el oeste de Birmania

Ascienden a 110 los muertos por la ola de violencia en el oeste de Birmania

Foto: Mohammad Ponir Hossain
Reuters

Al menos 110 personas han muerto de forma violenta desde el viernes en el oeste de Birmania (Myanmar) debido a la ola de ataques contra puestos oficiales reivindicados por rebeldes musulmanes rohingya, han informado este martes las autoridades.

La Oficina de la Consejera de Estado y premio nobel de la paz Aung San Suu Kyi, líder de facto del país, ha señalado que cinco civiles de la etnia daingnet han perdido la vida durante el asedio de un grupo armado compuesto por 100 integrantes contra una población del estado de Rakhine, de donde han sido evacuadas 55 personas, algunas heridas.

Con estas muertes, ya son 11 los civiles que han perecido durante los combates entre las Fuerzas Armadas birmanas y los insurgentes musulmanes del Ejército de Salvación Rohingya de Arakan (ARSA). La mayor parte de las bajas son del bando rebelde rohingya , que habría perdido cerca de 90 efectivos, según el diario oficialista Global New Light of Myanmar.

Un millar de insurgentes armados con cuchillos, machetes, hachas, tirachinas y otras armas caseras han participado en los ataques perpetrados contra distintos objetivos del municipio de Maungdaw, cerca de la frontera con Bangladesh.

ARSA, grupo al que se atribuye el ataque a tres puestos policiales el 9 de octubre de 2016 que dejó nueve agentes muertos y desencadenó una represión de las fuerzas de seguridad, ha reivindicado la acción.

Los insurgentes, que califican al gobierno de “opresivo” y al Ejército de “brutal”, denuncian el “bombardeo indiscriminado” contra civiles y abusos como violación de mujeres, saqueo de propiedades y sacrifico de animales domésticos. Las autoridades birmanas califican a los integrantes del grupo de “extremistas terroristas”, y sostienen que son los responsables de asesinatos y quema de casas.

La organización Human Rights Watch (HRW) ha instado a las autoridades birmanas a permitir el acceso a investigadores independientes para determinar la autoría de las denuncias sobre violaciones de derechos humanos vertidas contra ambos bandos.

“El Gobierno birmano ha demostrado repetidamente que no tiene ni el interés ni la habilidad para investigar de manera creíble e imparcial los abusos en el estado de Rakhine”, ha dicho Phil Robertson, subdirector de HRW para Asia, en un comunicado emitido este martes.

Más de un millón de rohingyas viven en Rakhine, donde sufren una creciente discriminación desde el brote de violencia sectaria de 2012 que causó al menos 160 muertos y dejó a unos 120.000 de ellos confinados en 67 campos de desplazados.

La situación empeoró tras el ataque del 9 de octubre de 2016 perpetrado por supuestos insurgentes rohingyas contra puestos policiales que causó la muerte a nueve agentes y la represalia de las fuerzas de seguridad. Al menos 74.000 rohingyas huyeron a Bangladesh, mientras se denunciaban violaciones de los derechos humanos y la ONU llegó a hablar de “posibles crímenes contra la humanidad”.

Las autoridades birmanas no reconocen la ciudadanía a los rohingyas , sino que los consideran inmigrantes bengalíes y les imponen múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos.

La comisión que preside el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, y que creó el Gobierno hace un año, presentó la semana pasada a las autoridades un informe final con 88 recomendaciones para, entre otros objetivos, resolver la crisis rohinyá y favorecer el diálogo entre comunidades.

El estudio descarta la fuerza como solución de la violencia sectaria en el estado de Rakhine, hogar rohingya, informa EFE.

Continúa leyendo: China pide a los refugiados que llegan de Birmania que entreguen sus armas

China pide a los refugiados que llegan de Birmania que entreguen sus armas

Foto: Nay Myo
AFP PHOTO

Algunos de los miles de refugiados que han entrado en territorio chino para huir del conflicto entre el Ejército de Birmania y minorías étnicas de ese país han introducido gran número de armas en China, por lo que se ha pedido que las entreguen a las autoridades, según ha informado este viernes el diario Global Times.

La petición ha partido del Gobierno local de Lincang, comarca del sur de China fronteriza con áreas en conflicto de Birmania (Myanmar), que en una nota a través de internet ha denunciado que los enfrentamientos en el norte del país vecino “han conllevado una enorme entrada de armas” en esa zona del país.

“Los residentes sin antecedentes penales que entreguen esas armas serán recompensados”, añade la nota, que promete 500 yuanes (72 dólares) por cada rifle dado a las autoridades, 200 yuanes (29 dólares) por cada pistola o granada, y dos yuanes (29 centavos de dólar) por bala.

Más de 20.000 personas han huido de Birmania a China a raíz de que el conflicto armado se reanudara en el país vecino a principios de este mes. China ha sufrido en los últimos años varios casos de “daños colaterales” debido a estos conflictos, entre ellos la muerte de varias personas por proyectiles y explosivos lanzados desde suelo birmano pero caídos en territorio chino.

Esta semana, el estatal Banco Agrícola de China bloqueó una cuenta ligada a un grupo insurgente birmano, según el Gobierno de Myanmar, que agradeció a Pekín esta medida. Medios de ese país también adelantaron que el presidente birmano, U Htin Kyaw, visitará China en abril, un viaje en el que se espera que la tensa situación fronteriza sea uno de los principales temas de discusión con los líderes del régimen comunista.

El conflicto se complica por el hecho de que muchos refugiados y protagonistas del enfrentamiento armado con Birmania, como la minoría kokang, comparten etnia, lengua y cultura con China.

Esta semana también se conoció que Erik Prince, el fundador de la empresa militar privada estadounidense Blackwater, que participó en la ocupación de Irak la pasada década, planea abrir un centro de entrenamiento paramilitar en esa zona del territorio chino fronteriza con Birmania.

Su nueva firma, Frontier Services Group, está especializada en prestar servicios de seguridad y protección en zonas fronterizas y conflictivas del gigante asiático. Prince está ligado a la nueva Administración estadounidense del presidente Donald Trump, ya que es hermano de la actual secretaria de Educación de EEUU, Betsy DeVos, y habitual tertuliano de radio junto a Stephen Bannon, estratega jefe de la Casa Blanca.

Continúa leyendo: Muere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

Muere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

Foto: Mariscal
EFE

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha fallecido este sábado en una clínica de Buenos Aires, donde estaba ingresado por un proceso infeccioso. Maza, que tenía 66 años, se hallaba en Argentina porque estaba participando en la Asamblea de Ministerios Públicos Iberoamericanos.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, han confirmado en Twitter el fallecimiento del fiscal general.

Maza nació en Madrid el 23 de octubre de 1951, de familia segoviana, y se licenció en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid en el año 1973. Fue magistrado de lo Penal del Tribunal Supremo desde 2002 hasta 2016 cuando, después de las elecciones generales de junio de ese mismo año, en noviembre fue propuesto como fiscal general, propuesta que acabó confirmándolo por parte del Consejo de Ministros como fiscal general del Estado, sustituyendo a Consuelo Madrigal.

Durante el año que ocupó el cargo de fiscal general, Maza se ha enfrentado a dos frentes de batalla especialmente polémicos. Por un lado, el nombramiento de Manuel Moix como fiscal jefe anticorrupción y su posterior dimisión tras verse involucrado en los Panama Papers. Por otro, la crisis catalana, en la que tuvo un importante papel en la respuesta penal al desafío de los independentistas.

Continúa leyendo: Policías y guardias civiles protestan para equiparar su sueldo con las policías autonómicas

Policías y guardias civiles protestan para equiparar su sueldo con las policías autonómicas

Foto: RRSS

Miles de agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han salido a la calle en Madrid para protestar contra lo que consideran una “discriminación histórica“: la brecha laboral con el resto de policías autonómicas.

La marcha, convocada por Jusapol, la asociación que une a policías y guardias civiles que reivindican justicia Salarial para los Policías, ha reunido a 75.000 agentes, según los convocantes (30.000 según los datos oficiales). Bajo el lema “justicia salarial ya” han pedido la equiparación de sueldos entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el resto de policías autonómicas y locales.

Juan Ignacio Zoido, ministro de Interior, ha declarado en una nota enviada por el Ministerio que “lo que piden nuestros policías y guardias civiles es una causa justa, porque, sencillamente, se lo merecen. Gracias a ellos, España es uno de los países más seguros del mundo”. La nota ha sido enviada coincidiendo con el inicio de la marcha.

TOP