The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

El Banco de España culpa a la baja inflación y al paro de la moderación del crecimiento de los salarios

Foto: Mathieu Marquer | Flickr

La moderación de las subidas salariales en España se debe principalmente a dos factores: la holgura del mercado de trabajo y las bajas expectativas de inflación, según un informe publicado este martes por el Banco de España.

La holgura del mercado de trabajo hace referencia generalmente al número parados, a los que el informe suma el número de personas que trabajan a tiempo parcial de manera involuntaria y a los “desempleados desanimados”, es decir, aquellos que no buscan trabajo de manera activa, pues todos ellos “estarían ejerciendo una cierta presión a la baja sobre los salarios”.

El informe también analiza la moderación en el crecimiento de los salarios en las economías de la Unión Económica y Monetaria (UEM) y señala que este problema preocupa también a “buena parte de las economías avanzadas”. En cuanto a la UEM, otro factor relevante que se suma a los dos que preocupan a España es el crecimiento de la productividad por debajo de la media de los últimos 20 años.

Para analizar el crecimiento de los salarios en España y la UEM, los autores del informe han utilizado la curva de Phillips, que relaciona el crecimiento de los salarios con la tasa de paro.

Normalmente, cuando sube el paro, el crecimiento de los salarios es menor y, cuando desciende el número de desempleados, los salarios suben. Sin embargo, las subidas salariales en España han sido inferiores a lo esperado en el periodo de recuperación tras la crisis financiera, iniciado el 2014, explica el informe.

“Esta moderación salarial se explica, fundamentalmente, por un contexto de bajas expectativas de inflación y por el elevado grado de holgura que todavía caracteriza al mercado de trabajo español”.

En este grado de holgura influyen los contratos a tiempo parcial involuntario y el número de personas desanimadas que ya no busca empleo, lo que supone que, además de los parados, hay gente que querría trabajar más. Por ejemplo, los trabajadores a tiempo parcial involuntarios representan un 8% de la población activa.

Estos trabajadores y desempleados han presionado a la baja sobre los salarios, según explica el informe, que añade que si se incluyen estos datos, sí se cumple la relación de la curva de Philips.