Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

China está acabando con la madera de palo rosa para construir muebles de lujo

Foto: CHINA STRINGER NETWORK
Reuters/File

La fabricación tradicional de muebles en China se remonta hasta el año 1.000 a.n.e. El mobiliario está hecho de hongmu, o ‘madera roja,  que permite a los carpinteros chinos tallar elaborados patrones o paisajes o realizar muebles de lujo que recuerdan a la China Imperial. En el otro lado de este mercado están los bosques de África y el sureste de Asia, donde se recolecta esta madera proveniente de los árboles de palo rosa, una especie que está disminuyendo peligrosamente, según publica Quartz.

Concretamente, de los 33 bosques de palo rosa que hay en China, 16 están en peligro o amenazados. Pero los bosques chinos no son los únicos amenazados por este hecho.  El árbol africano Mukula, conocido en China como kosso, está también amenazado. El Mukula, exclusivo de África meridional y central, ofrece una madera dura de crecimiento lento. En la República Democrática del Congo el Mukula se usa para la medicina tradicional, elaborar tintes y es una fuente de polen importante para las abejas.

No existen estadísticas oficiales sobre cuántos árboles Mukula  han sido talados, pero la demanda de la madera es tan alta que Zambia ha prohibido su exportación. En China, una tonelada de Mukula se vende por 2.500 o 3.000 dólares. Greenpeace estima 15.000 toneladas de esta madera se venden mensualmente en sólo cuatro de los mayores mercados de Mukula en Zhangjiagang,  en el este de China, hogar de la mayor industria de procesamiento de este árbol en el país asiático. El mercado de muebles de palo rosa en China fue de 15.000 millones de dólares en 2012

Las autoridades locales ya han comenzado a realizar algunos esfuerzos para frenar el comercio. La República Democrática del Congo ha arrestado a 14 ciudadanos chinos en mayo por sospecha de la tala ilegal y exportación de madera Mukula. 

Continúa leyendo: Irán asegura que es capaz de reanudar el enriquecimiento de uranio en cinco días

Irán asegura que es capaz de reanudar el enriquecimiento de uranio en cinco días

Foto: Esam Al-Fetori
Reuters/File

El jefe de la Agencia Iraní de la Energía Atómica (AIEA), Ali Akbar Salehí, ha asegurado este martes que la República Islámica es capaz de reanudar el enriquecimiento de uranio al 20% en un plazo máximo de cinco días si el acuerdo nuclear es violado. El acuerdo, firmado en julio de 2015 con seis grandes potencias, establece que Irán puede alcanzar un nivel de enriquecimiento de uranio menor al 4%, muy por debajo del 90% necesario para alimentar una bomba nuclear.

Salehí, en unas declaraciones a la televisión estatal iraní, ha indicado que esta capacidad de enriquecimiento “envía muchos mensajes en términos técnicos y profesionales” a Estados Unidos. El jefe de la AIEA, renovado recientemente en el cargo, ha precisado que la planta de enriquecimiento de Fordow, cerca de la ciudad de Qom, puede llevar a cabo esta tarea en cinco días.

Con estas declaraciones, Salehí ha respaldado las amenazas realizadas recientemente por el presidente iraní, Hasan Rohaní, asegurando asimismo que todos los altos cargos están informados de las capacidades de la AIEA. Rohaní advirtió la semana pasada que su país podría retirarse en “horas” del pacto nuclear en caso de nuevas sanciones de Washington, y que rápidamente recuperaría el nivel nuclear previo al acuerdo. Hace dos días, no obstante, el presidente rebajó el tono e instó a proteger el llamado JCPOA (Plan Integral de Acción Conjunto) de EEUU.

El acuerdo nuclear está en el centro de debate desde hace meses ya que el presidente estadounidense, Donald Trump, se ha mostrado opuesto al mismo y ha abogado por su ruptura o revisión. EEUU es uno de los firmantes, junto con Irán, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania, del JCPOA, que limita el programa atómico iraní a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán, informa Efe.

Continúa leyendo: Trump enviará más tropas a Afganistán

Trump enviará más tropas a Afganistán

Foto: Baz Ratner
Reuters/File

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha puesto este martes el consejo de sus generales por encima de sus propios impulsos al anunciar que el país seguirá implicado en la guerra más larga de su historia, la de Afganistán, y lo hará con un aumento no especificado de tropas y sin plazos fijos para su retirada. En el plano diplomático, el presidente estadounidense se ha mostrado abierto a un posible acuerdo político con los talibanes.

En un esperado discurso, el líder que durante años ha abogado por una “rápida retirada” para dejar de “gastar el dinero” en un país remoto ha optado por escuchar al Pentágono, que presionó por reforzar las tropas estadounidenses para contrarrestar los avances de los talibanes que aún asedian Afganistán tras casi 16 años de contienda.

“Mi instinto original era retirarnos. Y en general, me gusta seguir mis instintos. Pero toda mi vida he escuchado que las decisiones son muy diferentes cuando te sientas en el Despacho Oval”, ha asegurado Trump en un discurso a la nación desde la base militar de Fort Myer, Virginia.

Aunque Trump no ha precisado el número de tropas que enviará a Afganistán, fuentes del Congreso citadas por los medios apuntan a que serán alrededor de 4.000 los militares que engrosarán las filas estadounidenses en el país asiático, donde ya hay destinados unos 8.400 soldados.

El mandatario ha dicho que prefería mantener en secreto algunos aspectos de su plan, como el número de tropas o los plazos de la operación militar, porque considera “contraproducente” anunciarlos “con antelación”, algo que a su juicio da ventaja al enemigo.

No obstante, el secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, ha confirmado en un comunicado que habrá un incremento de soldados, al asegurar que “varios” países aliados de la OTAN “también se han comprometido a aumentar su número de tropas” en Afganistán.

La misión de combate de la OTAN terminó en enero de 2015, pero desde entonces los insurgentes continúan ganando terreno en varios puntos del país, por lo que el Pentágono consideraba necesario aumentar las tropas para reforzar las tareas de entrenamiento de las fuerzas afganas y de lucha al terrorismo en la región.

En lugar de marcar “plazos arbitrarios” como su predecesor, Barack Obama, Trump ha asegurado que su estrategia se basará “en condiciones”, aunque no ha precisado cuáles serán. “Los enemigos de EE.UU. nunca sabrán nuestros planes ni creerán que pueden esperar a que nos vayamos. No diré cuándo vamos a atacar, pero atacaremos”, ha advertido.

Trump ha asegurado que la Casa Blanca “seguirá apoyando al Gobierno afgano” y a sus militares en la lucha contra los talibanes.

“Pero nuestro apoyo no es un cheque en blanco. El Gobierno de Afganistán debe asumir su parte de la carga militar, política y económica. El pueblo estadounidense espera ver reformas reales, avances reales y resultados reales. Nuestra paciencia no es ilimitada, y mantendremos los ojos abiertos”, ha destacado. “No vamos a volver a construir naciones. Vamos a matar terroristas”, ha sentenciado.

“No podemos repetir en Afganistán el error que nuestros líderes cometieron en Irak” con la retirada de 2011, ha subrayado Trump, informa Efe.

Continúa leyendo: Las sanciones de China a Corea le costarán 1.500 millones a Kim Jong-un, según expertos

Las sanciones de China a Corea le costarán 1.500 millones a Kim Jong-un, según expertos

Foto: KCNA
via REUTERS

Las sanciones de China a Corea del Norte le costarán al país dirigido por Kim Jong-un unos 1.500 millones de dólares, aunque no frenarán las ambiciones nucleares del líder, según calculan expertos citados por el periódico independiente South China Morning Post.

Desde el pasado 15 de agosto, la compra de China a Corea del Norte de carbón, hierro, plomo y pescado está prohibida, en aplicación de las sanciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el 5 de agosto. Esta decisión dañará fuertemente a la economía del país asiático ya que estos productos constituyen casi el 60 % de las exportaciones de Pyongyang a Pekín, pero el Gobierno de Kim “se adaptará”, dicen los expertos.

China es el principal socio comercial para Corea del Norte y este país exportó al gigante asiático el año pasado casi 1.500 millones de dólares en los mencionados productos ahora prohibidos.

Según Sun Xingjie, un experto en asuntos coreanos de la Universidad de Jilin, una gran proporción de los ingresos de Corea del Norte procedentes de las exportaciones se destinaba generalmente a programas militares y a las familias de la elite del régimen por lo que “la prohibición de China esta vez hará que Kim sienta la presión”.

China, miembro permanente y con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, votó a favor de la Resolución 2371, que contempla sanciones económicas contra Corea del Norte, de duración indefinida y que permanecerán en vigor mientras Corea del Norte continúe con sus programas nucleares y de misiles.

Sin embargo, Justin Hastings, académico de relaciones internacionales de la Universidad de Sydney, quien ha investigado el comercio entre China y Corea del Norte, ha dudado si China aplicará estrictamente la prohibición durante mucho tiempo. “China probablemente hará cumplir la prohibición en el corto plazo” pero es probable que el gigante asiático “elimine su estricta aplicación después de un tiempo”, ha apuntado el experto.

Por ello, Corea del Norte “probablemente se verá perjudicada en el corto plazo, pero a largo plazo, a menos que China cambie completamente su enfoque hacia este país, es probable que pueda adaptarse en cierta medida”, ha agregado.

En opinión de Sun, la prohibición hará que Kim sienta “la amenaza de la comunidad internacional” y, por lo tanto, probablemente le llevara a acelerar los programas nucleares, “el único medio que tiene para asegurar la supervivencia de su régimen”.

Continúa leyendo: Miles de personas piden en Hong Kong la liberación de los líderes de la 'Revolución de los paraguas'

Miles de personas piden en Hong Kong la liberación de los líderes de la 'Revolución de los paraguas'

Foto: ISAAC LAWRENCE
AFP

Miles de partidarios de los tres jóvenes líderes encarcelados por la “revuelta de los paraguas”, el gran movimiento prodemocracia del otoño de 2014 en Hong Kong, se han manifestado este domingo en la ciudad reclamando la “liberación de todos los presos políticos“, según informa AFP.

Joshua Wong, Nathan Law y Alex Chow fueron condenados el jueves en apelación a penas de seis, ocho y siete meses de prisión, respectivamente, por su papel en una concentración precursora del movimiento “de los paraguas”.

En primera instancia había sido condenados a realizar trabajos de interés general, pero el Gobierno, alineado con Pekín, recurrió la sentencia. Los defensores de los derechos humanos denuncian una “persecución política“.

A ojos de sus seguidores, estas condenas son una prueba más de que Pekín refuerza su control sobre la excolonia británica que le fue devuelta en 1997.

Manifestantes de todas las edades desafiaron el calor húmedo del verano hongkonés para reunirse frente al Tribunal de Apelación. “Liberen a todos los presos políticos”, “desobediencia civil, sin arrepentimiento“, gritaban, según recoge AFP.

William Cheung, un ingeniero de unos 40 años, considera que la decisión del Tribunal de Apelación marca “el principio del terror” en Hong Kong. “Esos jóvenes son nuestra esperanza para el futuro. No debemos tratarlos así”, decía a la agencia Jackson Wai, un septuagenario con lágrimas en los ojos. En opinión de Anne Lee, estudiante de 19 años, el Gobierno “quiere intimidar a la gente para impedir que participe en acciones de resistencia”. “Quieren asustarnos más“, agregaba.

Dos meses de manifestaciones en 2014

La concentración por la que los tres jóvenes han sido condenados ocurrió el 26 de septiembre de 2014, cuando los manifestantes escalaron vallas metálicas para entrar en el Civic Square, una plaza situada en un complejo gubernamental.

Esa acción desencadenó manifestaciones más importantes, y dos días después comenzó el movimiento prodemocrático masivo cuando la policía lanzó gas lacrimógeno contra la multitud, que se protegió con la ayuda de paraguas.

Durante más de dos meses, cientos de miles de hongkoneses paralizaron barrios enteros para reclamar a Pekín la instauración de un verdadero sufragio universal, pero el Gobierno no cedió ante las protestas.

Según los términos del acuerdo chino-británico sobre la retrocesión, Hong Kong goza de más libertades que el resto de China, en virtud del principio “Un país, dos sistemas”, en teoría hasta 2047. Muchos habitantes sienten, sin embargo, que estas libertades se están perdiendo y que Pekín está intentando anular ese acuerdo.

TOP