The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Donald Trump culpa a "ambos lados" por la violencia en Charlottesville

Redaccion The Objective
Foto: Pablo Martinez Monsivais | AP Photo

El presidente estadounidense Donald Trump ha justificado su tibia posición con la violencia racista en la localidad de Charlottesville (Virginia), diciendo que "hubo culpa de ambas partes". "Hay dos partes en una historia", dijo Trump en un acalorado encuentro con periodistas en la Trump Tower de Nueva York, donde acusó a los medios de mentir en la cobertura de esos hechos, en el que resultó muerta una mujer y decenas de personas heridas.

Cuando se le preguntó porque esperó hasta el lunes para condenar explícitamente a los grupos de odio y racistas presentes el sábado en Charlottesville, Trump respondió que quería ser cuidadoso para no dar una "rápida declaración" sin contar con todos los hechos. El mandatario calificó al simpatizante nazi acusado de embestir a la multitud con su vehículo como una "desgracia para sí mismo, su familia y su país".

Trump es blanco de críticas a raíz de su tibia respuesta el sábado sobre los sucesos en Virginia. El lunes condenó la violencia de "muchas tardes", algo que encendió a la opinión pública estadounidense.
El lunes culpó directamente a los grupos extremistas. Pero el martes se desdijo y volvió a culpar a “ambos bandos”, en un intento para justificar su primera declaración.

"Yo miré atentamente, mucho más atentamente que la mayoría de la gente. Había un grupo de un lado que era agresivo y otro grupo del otro lado que también era muy violento. Nadie quiere decirlo", afirmó.

"¿Qué decir de la 'izquierda alt' que atacó a la 'derecha alt' (término que designa a la derecha alternativa) como dicen ustedes? ¿No tienen ellos una parte de la responsabilidad? Tienen un problema? Yo pienso que sí", lanzó. Ante la lluvia de críticas, el mandatario prosiguió: "Yo critiqué a los neo-nazis, pero todos los que estaban allá no eran neo-nazis o supremacistas blancos, para nada".

Además, el presidente defendió a su controvertido jefe de estrategia, Steve Bannon, de extrema derecha, diciendo: "Me gusta Bannon. Es mi amigo, es un buen hombre, no es racista".

Las declaraciones de Trump sobre la violencia racista en Virginia han sido duramente criticadas.por los legisladores de los partidos demócrata y republicano. Republicanos de alto rango han salido del paso al describir a los eventos como un acto de terrorismo interno.

Trump es propenso a pesar en los eventos de noticias de última hora sin la información completa. En junio, condenó lo que llamó "un ataque terrorista" en Filipinas. El ataque fue en realidad un intento fallido de robar un casino en Manila