The Objective
Publicidad
Economía

La factura energética subirá un 30% en 2022 y costará 2.000 euros a cada hogar español

Los expertos aconsejan medidas de apoyo estatal por valor de 10.000 millones de euros para amortiguar el golpe del coste energético en el crecimiento económico

La factura energética subirá un 30% en 2022 y costará 2.000 euros a cada hogar español

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. | Europa Press

La factura energética crecerá al menos un 30% en 2022 y costará 2.000 euros este año a cada hogar español, según un informe de Euler Hermes al que ha tenido acceso THE OBJECTIVE. Esas previsiones se basan en el actual momento de guerra y podrán variar en función de la duración y alcance del conflicto en Ucrania.

Dentro de la gravedad de la cifra de la factura energética para cada hogar español, 2.000 euros anuales, equivalente a dos meses de salario mínimo y a casi dos pagas de una pensión media, las familias españolas e italianas serán menos afectadas por esa abultada factura de la luz y el gas que los franceses o alemanes.

En Alemania, el coste energético para cada hogar será de 3.400 euros en promedio, según la misma fuente, frente a los 2.800 euros en Francia y los 2.000 euros en Italia y España. Ese es el panorama que aguarda a los hogares de las cuatro primeras economías del euro, según el análisis de Euler Hermes, elaborado bajo la batuta del economista jefe de la compañía, Ludovic Subran.

Fuera de la UE, el informe destaca también que los hogares británicos afrontarán una cuenta energética de 2.800 euros. Y el estudio señala a las familias con bajos ingresos de Reino Unido y Alemania como las más perjudicadas por la alta suma energética que habrán de abonar.

«En comparación con la situación previa a la guerra, esto representa para el consumidor una pérdida adicional de dos puntos porcentuales [de renta disponible] en Reino Unido, de 1,5 puntos en Alemania, y de 1 punto en Francia, Italia y España», reza el informe de Euler Hermes, que ha actualizado sus previsiones anteriores a causa del conflicto bélico.

La renta disponible puede caer hasta 2,5 puntos

El estudio contempla un escenario más adverso, que aún no se ha producido, en que los precios de la energía crezcan un 70% adicional. En ese caso, al que los expertos otorgan un 20% de probabilidad en estos momentos, la renta disponible para el hogar europeo medio caería en 2,5 puntos adicionales.

Destaca el hecho de que para la mitad de las familias, según las mismas fuentes, el ahorro constituido no será suficiente para absorber el impacto que sobre la renta arrojará la factura energética. Aspecto este en el que España se encuentra en particular fragilidad, ya que el escaso acopio de ahorro es una de las debilidades que aquejan a nuestra economía, en la que el 40% de las familias carece de reservas suficientes para sobrevivir más de tres meses ante una pérdida de ingresos.

Menor crecimiento económico

Ante este escenario, el equipo de Subran cuantifica la pérdida de crecimiento que depararía esta situación si los Gobiernos no adoptan medidas de apoyo. Calculan que la reducción del gasto de los consumidores derivada de la derivación de mayores recursos de los hogares al suministro energético reducirá el crecimiento del PIB en 0,6 puntos en Reino Unido; en 0,5 puntos en Alemania; y en 0,4 puntos en Francia, Alemania y España. En el caso de nuestro país supone una rebaja añadida a las ya más reducidas previsiones de crecimiento, que Freemarket Internacional Consulting ha recalculado al 3% tras producirse el conflicto en Ucrania, frente al 7% que sostiene el Gobierno.

El informe considera que harán falta medidas estatales de apoyo ante esta crisis de inflación y precios que golpea al PIB español. Calculan los expertos de Euler Hermes que España e Italia precisarán un apoyo estatal de 10.000 millones de euros, respectivamente, frente a los 14.000 millones en Reino Unido, los 17.000 en Francia y 20.000 millones en Alemania.

Requiere un apoyo estatal por 10.000 millones

Ese volumen de millones en apoyo estatal -que en España importarían 10.000 millones, se puede repartir en diversas medidas, como el racionamiento de actividades no esenciales, el recorte de la oferta para usos no energéticos del petróleo y gas, el establecimiento de topes al precio de la energía -medida que está negociando el Gobierno español con Bruselas-, el desembolso de cheques energéticos, la liberación de transferencias directas o la reducción de impuestos indirectos, como los Especiales o el IVA. Se trata de medidas que atañen a los Departamentos que encabezan la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

«Si el shock de los precios de la energía es temporal, este tipo de medidas podrían ayudar a evitar una fuerte volatilidad y un repunte de la inflación que pesaría sobre la confianza de los consumidores y sería un lastre para el consumo futuro, además de limitar la pérdida de poder adquisitivo», explica el estudio El Coste Energético de la Guerra para los Hogares Europeos.

También alude el informe a medidas regulatorias más suaves, como la adoptada por Francia en 2013, cuando El Elíseo obligó a las tiendas a apagar las luces después de la 1 de la madrugada. Otras medidas posibles serían de carácter global, como la liberación de reservas que permite la Asociación Internacional de la Energía (AIE) a 31 países, pero -reconoce el informe- en ocasiones esta actuación no ha conseguido enfriar los mercados.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D