Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

EEUU investiga misteriosos "incidentes" con diplomáticos en Cuba

¿Qué afectó la salud de diplomáticos de Estados Unidos en Cuba? ¿Hay “un tercer país” involucrado? Washington investiga extraños “incidentes” que ponen a prueba las aún frágiles relaciones con La Habana.

“Una investigación está en curso. Punto”, se limitó a decir el jueves el Departamento de Estado estadounidense sin contestar los muchos interrogantes en torno al caso, que podría complicar el deshielo iniciado hace dos años entre ambos países para superar medio siglo de enfrentamientos, reseña Afp.

Todo empezó a fines de 2016, cuando funcionarios de Estados Unidos en La Habana “comenzaron a experimentar dolencias” y “varios síntomas físicos”, por los cuales terminaron recibiendo tratamiento médico y siendo repatriados.

Esos funcionarios “no estaban seguros. No estaban seguros, obviamente, porque les ha pasado algo. Lo tomamos muy en serio”, dijo a periodistas la portavoz de la diplomacia estadounidense, Heather Nauert, quien el miércoles se refirió escuetamente al tema, sin especificar el número de estadounidenses afectados, ni detallar la naturaleza de los síntomas.

“No tenemos respuestas definitivas sobre la fuente o la causa de lo que consideramos incidentes”, señaló.

Por su parte, Canadá informó el jueves que uno de sus diplomáticos en Cuba sufrió pérdida de audición, y dijo que investiga las causas.

“Estamos conscientes de los extraños síntomas que afectan al personal canadiense y estadounidense y a sus familias en La Habana”, dijo Brianne Maxwell, portavoz del ministerio de relaciones exteriores canadiense.

Nauert se negó a comentar sobre los problemas de audición del diplomático canadiense en la isla. Y declinó “culpar a ninguna persona, o a un país”.

El jueves, citando altos funcionarios estadounidenses bajo anonimato, la cadena CNN dijo que Washington considera un posible “ataque acústico” realizado con sofisticados aparatos sónicos desplegados en el interior o exterior de la residencia de los diplomáticos.

Según el reporte, el gobierno de Donald Trump quiere determinar si “un tercer país” podría haber conducido este ataque como “represalia” por acciones estadounidenses y para afectar el vínculo entre Washington y La Habana.

Estados Unidos y Cuba reanudaron sus relaciones diplomáticas en 2015. Pero el proceso de normalización sufrió un retroceso con la llegada de Trump, partidario de una línea más dura hacia el gobierno comunista que su antecesor Barack Obama, promotor del deshielo.

“Esperamos resolver este asunto de manera satisfactoria”, indicó Nauert el jueves, al destacar que trabajan de manera conjunta con La Habana para determinar lo ocurrido.

“Estamos en contacto regular con el gobierno cubano. Están dando alguna orientación, alguna ayuda en esta investigación”, añadió.

Estados Unidos informó que “como consecuencia” de la partida de sus funcionarios de la isla, dos diplomáticos cubanos en Washington fueron expulsados del país el 23 de mayo, una decisión que Cuba consideró “injustificada e infundada”.

En un comunicado el miércoles, el gobierno comunista manifestó su protesta y negó categóricamente haber maltratado a diplomáticos, al tiempo que aseguró que investigaba los “incidentes” reportados en febrero.

“Cuba jamás ha permitido ni permitirá que el territorio cubano sea utilizado para cualquier acción en contra de funcionarios diplomáticos acreditados ni sus familiares, sin excepción”, indicó el ministerio de Exteriores.

De confirmarse un ataque acústico a diplomáticos en Cuba, sería un hecho sin precedentes en la isla, aunque antes de 2015 ha habido quejas de acoso a funcionarios estadounidenses por parte de los cubanos, y viceversa.

La embajada de Estados Unidos en La Habana, cerrada en 1961 con la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países, fue reabierta en 1977 como una sección de intereses tras un acuerdo entre Jimmy Carter y Fidel Castro. Este último llegó a considerarla un “nido de espías”.

Continúa leyendo: Intel y Facebook invierten en un chip para inteligencia artificial

Intel y Facebook invierten en un chip para inteligencia artificial

Foto: Mike Blake
Reuters

El gigante fabricante de chips Intel se ha asociado con Facebook y otras compañías de internet que están invirtiendo en inteligencia artificial (IA) con el fin de crear el primero de lo que será una nueva familia de “Procesadores de Red Nervana Neural”, adaptado a las necesidades de la tecnología emergente, según ha asegurado el director de Intel, Brian Krzanich, en una entrevista en WSJD Live.

“Creo que solo estamos empezando una transformación“, ha dicho Krzanich mientras hablaba sobre la apuesta a la inteligencia artificial por parte de Intel. “La Inteligencia Artificial será similar a lo que internet fue en los 90″.

Los servicios de la nube han sido un semillero para la innovación en el campo de la Inteligencia Artificial, así que Intel se ha asociado con Facebook y otras compañías en ese terreno para construir un chip asociado desde cero para satisfacer esas necesidades. “Tenemos una gran familia para abordar este tema, (Facebook) está ayudándonos, junto con otros para saber hacia dónde va esto”, ha aclarado Krzanich.

El director de Intel ha apuntado en el blog de la compañía norteamericana que estos nuevos chips habilitarán “nuevas clases de aplicaciones de IA” para ayudar a transformar el campo de la salud, los medios masivos de comunicación, los automóviles y el pronóstico del tiempo, entre otras cosas.

Los avances en inteligencia artificial podrían afectar al empleo, según el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, en Buenos Aires cuando explicó que “la inteligencia artificial va a eliminar entre 50% y 65% de todos los trabajos existentes en los países en vías de desarrollo, incluyendo Argentina”.

Continúa leyendo: Un canadiense secuestrado durante años en Afganistán no se creía que Trump fuera presidente

Un canadiense secuestrado durante años en Afganistán no se creía que Trump fuera presidente

Foto: Mark Blinch
Reuters

Joshua Boyle, un ciudadano canadiense secuestrado en Afganistán por un grupo talibán, no se creía que Donald Trump fuera elegido presidente durante su cautiverio. Lo ha reconocido él mismo en una entrevista con el diario The Toronto Star. Uno de sus captores le había dado la noticia antes de obligarlo a grabar un vídeo para demostrar que estaba con vida, pero creyó que mentía. “No se me pasó por la cabeza que lo dijera en serio”, ha reconocido Boyle, que permaneció secuestrado junto a su mujer, Caitlin Coleman, durante casi cinco años.

Durante su cautiverio, tanto Boyle como su esposa apenas recibieron información del mundo exterior. De hecho, además de desconocer la notica de Trump, tampoco se enteraron de que Justin Trudeau había sido elegido primer ministro hasta después de ser liberados. El matrimonio fue secuestrado por la red Haqqani en Afganistán a finales de 2012 cuando hacía excursionismo. Ella estaba embarazada en aquel momento y la pareja tuvo otros dos hijos estando en cautividad. Los cinco miembros de la familia fueron rescatados por fuerzas pakistaníes gracias a información proporcionada por los servicios de inteligencia de Estados Unidos. Algunos de los secuestradores fueron abatidos durante la operación, pero otros lograron escaparse.

Boyle habla con dureza de sus secuestradores, a los que ha definido como “gente que no tiene relaciones en la vida que no sean puramente mercenarias” y de los que ha dicho que “no tienen amigos verdaderos, solo cohortes; no tienen mujeres, hijos”, ha añadido. “Aquellos que conocimos que no eran huérfanos decían que odiaban a sus padres“. Tanto Boyle como su familia sufrieron maltratos  durante su secuestro y Boyle pide ahora que los responsables sean llevados a la justicia”.

Continúa leyendo: Matan a cuatro soldados que buscaban a los secuestradores de la familia liberada en Pakistán

Matan a cuatro soldados que buscaban a los secuestradores de la familia liberada en Pakistán

Foto: Mark Blinch
Reuters

Cuatro soldados han muerto y tres más han resultado heridos este domingo en un atentado con bomba mientras buscaban en las recónditas áreas tribales de Pakistán a los secuestradores de la familia compuesta por Joshua Boyle, Caitlan Coleman y sus tres hijos, cuya liberación en esa zona ha sido anunciada este jueves.

La oficina de comunicación del Ejército (ISPR) ha afirmado en un comunicado que los cuatro soldados han fallecido en la explosión de un artefacto explosivo improvisado en Kharlachi, en la zona de Kurram, en el noroeste del país. “Las tropas formaban parte de un equipo de búsqueda de los secuestradores de los extranjeros rescatados el otro día”, ha agregado la breve nota.

El principal grupo talibán del país, el Tehreek-e-Taliban (TTP), ha reclamado la autoría del atentado en un comunicado emitido por su portavoz, Mohammed Khurasani. Por su parte, el primer ministro paquistaní, Shahid Khaqan Abbasi, ha expresado su tristeza por la muerte de los soldados “que sacrificaron sus vidas defendiendo la madre patria contra fuerzas del mal”, según un comunicado de la oficina del gobernante.

El Ejército paquistaní anunció el pasado jueves el rescate en la zona de Kurram del canadiense Joshua Boyle, su esposa estadounidense Caitlan Coleman y sus tres hijos, secuestrados en Afganistán en 2012, tras recibir información de inteligencia de Estados Unidos.

Boyle pidió a su llegada a Toronto al Gobierno afgano que persiga a la “estúpida” y “malvada” red Haqqani, grupo terrorista vinculado a los talibanes y aseguró que sus captores llegaron a violar a su mujer y mataron a su hija, quien nació en cautividad como los otros tres hijos del matrimonio, que sí sobrevivieron.

La liberación de la familia se produce en un momento de tensiones entre Pakistán y Estados Unidos, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmase el 21 de agosto que Islamabad tenía “mucho que perder” si continúa “albergando” a terroristas.

Continúa leyendo: Llega a Canadá la familia que estuvo secuestrada cinco años en Afganistán

Llega a Canadá la familia que estuvo secuestrada cinco años en Afganistán

Foto: HANDOUT
Reuters

Joshua Boyle, el rehén canadiense liberado el jueves en Pakistán, su esposa estadounidense y sus tres hijos nacidos en cautiverio en Afganistán, llegaron el viernes por la noche a Toronto, ha informado el gobierno canadiense.

“Nos unimos a la familia Boyle para destacar el regreso tan esperado” de Joshua Boyle, de su esposa Caitlan Coleman y de sus tres hijos, ha indicado el Ministerio de Relaciones Exteriores.

“Canadá jugó un papel activo en todos los niveles en el caso del Sr. Boyle y continuará apoyándolo a él y a sus allegados, ahora que han vuelto a su país”, ha indicado el Ministerio en un comunicado, en el que pidió respetar “por el momento (…) la vida privada de la familia”.

Joshua Boyle y Caitlan Coleman, casados en 2011, fueron secuestrados por los rebeldes talibanes poco después de que ingresaran a Afganistán en 2012 y después fueron entregados a la red aliada Haqqani en Pakistán.

Los rehenes fueron liberados el jueves durante una operación de las fuerzas armadas paquistaníes, tras haber recibido informaciones de los servicios de inteligencia estadounidenses.

Joshua Boyle, que ha contado a The Guardian cómo uno de su hijos fue asesinado por los terroristas y cómo su mujer era sometida a violaciones diarias, se había negado el jueves a abordar un avión militar estadounidense, prefiriendo volver a Canadá, por temor a ser interrogado en Estados Unidos debido a su pasado.

Boyle se había casado en 2009 con Zaynab Khadr, hermana de Omar Khadr, un canadiense de 15 años capturado en Pakistán en 2002 que estuvo largo tiempo preso en Guantánamo y luego en Canadá, antes de ser liberado en 2015. Él había hecho activismo por la liberación de su entonces cuñado y por su traslado a Canadá.

TOP