Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

El calentamiento global pone en peligro la producción de café latinoamericano

Foto: Kent Gilbert
AP Photo

El calentamiento global amenaza las zonas más favorables para el cultivo de café en América Latina, primer productor mundial y, según el escenario más sombrío su producción podría verse reducida un 90% de aquí a 2050, de acuerdo con un estudio. “El café es uno de los productos alimenticios más preciosos del mundo y necesita para su cultivo un clima propicio, así como suficientes abejas para su polinización”, ha explicado Taylor Ricketts, profesor del Instituto Rubenstein sobre el Medioambiente de la Universidad de Vermont, coautor de este estudio publicado el lunes en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

“Se trata del primer estudio que muestra cómo el calentamiento del Planeta afectará al entorno de las plantas de café y a las abejas de una forma que penalizará duramente a los productores”, ha precisado el investigador. Los mejores cafés son también los más amenazados. El arábica, muy cultivado en América Latina, aguanta mal las fluctuaciones de temperatura, humedad y sol, mientras el robusta, que sirve sobre todo para hacer café soluble y se produce principalmente en África, es un poco más resistente.

Según el escenario de un calentamiento moderado o elevado, más de dos grados Celsius, de aquí a 2050, la producción de granos se reduciría de un 73% a un 88% en las zonas más favorables para el cultivo, bajo el efecto combinado de la desaparición de una parte de las abejas y de los arbustos. Este mismo modelo sugiere una disminución de la diversidad de las abejas del 8% al 18% en esas regiones.

Las pérdidas más importantes de producción están previstas en Nicaragua, Honduras y Venezuela. El estudio identifica también las zonas donde la población y la diversidad de abejas probablemente aumente, principalmente en América Central.

Los investigadores predicen también un incremento del cultivo del café en México, Guatemala, Colombia y Costa Rica, en regiones montañosas donde las temperaturas favorecerían las plantas de café y las abejas salvajes.

El estudio desataca la importancia de los bosques tropicales, hábitats importantes para las abejas y otros polinizadores clave. Cerca del 91% de las zonas más fértiles para cultivar el café en América Latina se encuentran hoy en día a menos de dos kilómetros de un bosque tropical, informa AFP.

Continúa leyendo: Se registra un nuevo terremoto de 6,1 grados en México

Se registra un nuevo terremoto de 6,1 grados en México

Foto: Pedro Pardo
AFP

Un nuevo terremoto de 6,1 grados se ha registrado este sábado en Ciudad de México, informa AFP. El seísmo ha ocurrido menos de una semana después de que el martes pasado la capital se viera golpeada por un terremoto de 7,1 grados que ha dejado casi 300 muertos, una cifra que todavía podría aumentar ya que aún no han terminado las labores de búsqueda y rescate de víctimas y supervivientes.

El Servicio Sismológico Nacional de México, que en un primer momento había creído que el terremoto había tenido una magnitud de 6,4, ha informado de que el movimiento telúrico ha tenido su epicentro en el Estado de Oaxaca, en el sur del país.

El sismo ha obligado a parar las labores de búsqueda de víctimas del terremoto anterior, mientras que Protección Civil ha informado de que hasta el momento no se ha informado de afectaciones en la capital. Se desconoce también el alcance de los daños materiales ocasionados por el seísmo así como si hay que lamentar víctimas mortales.

El Servicio de Alerta Sísmica de México (SASMEX) ha indicado que el terremoto ha sido “confirmado por 12 sensores” y el sistema de alerta “no generó señal alguna porque la energía desarrollada durante los primeros segundo no supero los niveles establecidos” para ello.

Continúa leyendo: Greenpeace pide reducir un tercio los viajes en coche en las ciudades

Greenpeace pide reducir un tercio los viajes en coche en las ciudades

Foto: Paul Hanna
Reuters/File

Con motivo del Día sin Coches, Greenpeace ha recordado que es necesario reducir un tercio los desplazamientos en automóvil para luchar contra la contaminación y ha animado a los ayuntamientos a cumplir sus obligaciones para lograr ciudades con menos tráfico y una movilidad más basada en el transporte público, la marcha a pie y en bicicleta. La organización ha reclamado que este día no se convierta en una mera intención simbólica de “un día al año”, sino que sea una meta que atraviese las políticas de movilidad y de urbanismo que se aprueben y pongan en marcha durante el resto del año. La celebración del Día sin Coches, promovida desde 1999 por la Unión Europea, tiene sus orígenes en 1987.

La organización medioambiental ha recordado también el compromiso que las principales ciudades firmaron en 2016 para luchar contra la contaminación, y en ese aspecto, ha asegurado que para 2030 es necesario reducir un tercio el número de desplazamientos que actualmente se realizan en automóvil.

“Habiendo pasado un año desde la firma del compromiso, y aunque se han producido algunos avances positivos en varias ciudades, el balance que hace Greenpeace es que todavía son necesarias medidas más ambiciosas y rápidas, sobre todo viendo la acelerada evolución que presenta el cambio climático”, se puede leer en un comunicado de la ONG.

El año pasado, Greenpeace mantuvo contactos con diversos ayuntamientos para que rebajen sus emisiones contaminantes un 50% hasta 2030, para lo que deberían reducir un 35% los desplazamientos de vehículos en las grandes áreas urbanas y metropolitanas, y derivarlos al transporte público, la marcha a pie y la bicicleta. Algunos de ellos se sumaron a esos compromisos, como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Murcia, Bilbao, A Coruña, Oviedo, León y Santiago de Compostela.

El sector del transporte es el que más emisiones de gases de efecto invernadero produce en España, en torno a un tercio del total. Y de todas estas, los desplazamientos que tienen lugar en nuestras ciudades y áreas metropolitanas representan un 40%, es decir un 10% sobre el total de emisiones.

“Si queremos evitar las peores consecuencias del cambio climático y cumplir con el Acuerdo de París, eso pasa por reducir el número de automóviles que circulan por nuestras calles. De las posibles estrategias de las que que a día de hoy disponemos para reducir las emisiones del transporte, donde más potencial de reducción existe en el corto plazo es actuando sobre la movilidad de nuestras ciudades y áreas metropolitanas”, ha declarado Mariano González, responsable de la campaña de Movilidad de Greenpeace.

Continúa leyendo: Crearán en Colombia un colegio para enseñar a adaptarse al cambio climático

Crearán en Colombia un colegio para enseñar a adaptarse al cambio climático

Foto: Bernat Armangue
AP Foto

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), junto al Colegio Instituto de Ciencias Agroindustriales y del Medio Ambiente (ICAM) y la entidad de microfinanzas Bancamía, crearán un colegio en el que enseñarán a los pequeños agricultores a adaptarse al cambio climático, informa EFE.

Las tres entidades han firmado un convenio para poner en marcha esa “finca demostrativa” en Ubaté, departamento de Cundinamarca (centro), en la que muestran once medidas de adaptación al cambio climático y brindarán asistencia técnica a los pequeños productores de la región, ha indicado en un comunicado Bancamía, una entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA.

El objetivo final es que los agricultores aumenten sus capacidades para superar situaciones de riesgo en el manejo de adversidades del clima, ha reseñado la información. El proyecto hace parte del programa de Microfinanzas para la Adaptación basada en Ecosistemas, con el que esperan que las comunidades aprendan a generar soluciones ambientalmente sostenibles y dirigidas a mitigar los daños que ocasiona la variabilidad del clima sobre las unidades productivas.

Entre las medidas de adaptación construidas está el uso de las terrazas agrícolas, invernaderos, huertos familiares, deshidratadores solares y la agricultura de conservación, entre otros.

En la “finca demostrativa” se espera tener visitas semanales de grupos productores de la zona o foráneos, para que vean y conozcan las medidas, aprendan sobre su implementación, costos y financiación ofrecida por Bancamía.

Continúa leyendo: El calentamiento global acabará con el 33% de los parásitos de la Tierra

El calentamiento global acabará con el 33% de los parásitos de la Tierra

Foto: Alvan Nee
Unsplash

Una nueva investigación apunta que el cambio climático podría acabar con una tercera parte de las especies de parásitos en todo el mundo de aquí a 2070. De hecho, los parásitos son una de las formas de vida más amenazadas y su posible extinción alteraría enormemente el funcionamiento de nuestro ecosistema, de acuerdo con los autores del estudio.

Es cierto que los parásitos tienen mala reputación y están asociados a aspectos negativos. Estos organismos, que abarcan desde garrapatas o piojos hasta lombrices, son responsables de la transmisión de un sinfín de enfermedades. Con todo, desempeñan una labor esencial en la preservación de los ecosistemas. Esto se debe fundamentalmente a que permiten el control de la población animal.

El estudio, financiado por la Universidad de California y el Consejo de Investigación de Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá y publicado en la revista especializada Science Advances, pone de manifiesto que a pesar de que el interés de los biólogos se ha centrado en otras especies, la contribución de los parásitos en la vida silvestre es decisiva. “Tener parásitos es un buen indicador de que el ecosistema ha sido estable”, dice Anna Phillips, zoóloga y experta en la Colección Nacional de Parásitos de los Estados Unidos en el Museo Nacional de Historia Natural de la Smithsonian Institution. “Significa que el sistema tiene una diversidad de animales y que las condiciones se han mantenido el tiempo suficiente como para que estas complejas asociaciones se desarrollen”.

El calentamiento global acabará con el 33% de los parásitos de la Tierra 3
Una pulga y sus huevos, en primer plano. | Foto: James Akena/Reuters

Los investigadores decidieron averiguar cómo afectará el cambio climático en la amplísima gama de especies parasitarias recurriendo, en primer lugar, a las colecciones de los museos. De estos centros obtuvieron mucha información sobre gusanos, pulgas y piojos, por ejemplo, así como los lugares donde están distribuidos por el mundo. La Colección Nacional de Parásitos de los Estados Unidos, que cuenta con registros desde 1892, fue una de las principales fuentes. Estos datos los combinaron con bases especializadas y exhaustivas, de acuerdo con Futurity.

Una vez analizaron la información, pudieron desarrollar predicciones sobre posibles propagaciones y su capacidad de adaptación al clima con los aumentos de temperatura esperados. Al final, llegaron a analizar 457 especies de parásitos distintas. Los investigadores dibujaron diferentes escenarios para los próximos 50 años, y el más pesimista aventuró el fin de una tercera parte de los parásitos. El más optimista predijo una pérdida de alrededor del 10 por ciento.

TOP