Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

El despliegue público contra crisis privadas

Antonio García Maldonado

Foto: Francisco Seco
AP Photo

La intervención de Electricaribe por parte de las autoridades colombianas es un ejemplo interesante de una de las debilidades empresariales españolas en su proceso de internacionalización, que además afecta a eso que hemos dado en llamar Marca España. La mala gestión privada se convierte en un problema público para el país de origen de la inversión, no sólo para el de destino. Pensemos en el deterioro internacional de la imagen de España tras el caso de Panamá y Sacyr, o el de OHL y el AVE a la Meca.

Las ayudas explícitas, discretas o directamente opacas que el Estado provee a muchas empresas en sus grandes inversiones se basan también en el Too Big to Fail, esto es, en el chantaje. Todo un país se convierte en rehén de decisiones corporativas erradas fruto bien de malas prácticas habituales (como la de acudir a concursos internacionales con precios artificialmente bajos) o bien de una pésima o inexistente gestión de la anticipación de riesgos. La diplomacia española lidia con demasiadas crisis privadas cuando ya se han convertido en problemas políticos de todos.

No es tanto que el gasto público de dinero y esfuerzo en estas crisis sea cuestionable –que lo es– sino que el Primo de Zumosol público entra cuando el daño ya está hecho y dejará cicatriz. Solo queda, por tanto, minimizarlos, no evitarlos. Y existe el coste de oportunidad: mientras el Estado saca las castañas del fuego a quienes no debe, deja de atender otras obligaciones que se le presuponen más propias. Habría que comenzar por endurecer y redefinir qué debe considerar el Estado de “intereses estratégico” cuando una compañía privada de las dimensiones de las que hablamos pide ayuda de forma pública, tácita u opaca.

En el caso Electricaribe, Colombia acusa a la filial de Gas Natural de no invertir en mejoras de un suministro malo y que ve peligrar. La empresa replica que los impagos de organismos públicos y clientes privados hacen inviables esas inversiones. ¿Quién tiene razón ante el próximo arbitraje del Banco Mundial? En parte, los dos. Gas Natural reclama 355 millones de euros a organismos públicos morosos, cifra que Colombia reduce a 50. Unos blanden contadores, otros, libros contables. ¿No sabía Gas Natural en qué región colombiana entraba? ¿Creyó en las cifras de los registros públicos y libros contables privados con los que estudió la operación? ¿Alguien con hilo directo con la empresa se dio un paseo en coche durante unos días por la zona para comprobar de primera mano que lo que se observaba concordaba con lo que se leía en los panfletos de los intermediarios? Cuesta imaginar a empresas estratégicas francesas cometiendo estos errores en África, o a las alemanas en el este de Europa, sus zonas naturales de influencia económica. En el contexto de la expansión internacional llevan décadas de ventaja en la recogida y utilización eficiente de información con unidades internas de inteligencia competitiva. Prevén y previenen más crisis. No se las endosan al Estado y a los contribuyentes.

La implicación de cualquier organismo público para ayudar en casos como los de Gas Natural en Colombia, Sacyr en Panamá, OHL en Arabia Saudí o Unión Fenosa en Nicaragua deberían ser objeto de debate e investigación natural en el Congreso de los Diputados, no con intención punitiva sino pedagógica sobre el valor de la información corporativa. Se trata también de prever y prevenir riesgos en vez de gestionar crisis que afectan a nuestra reputación como país. No se puede competir en una economía globalizada con algunas de las prácticas con las que lo hacen algunas grandes empresas españolas. Y si se puede, no se debe, porque afecta a las arcas y a la reputación pública de todos. Esta debería ser la tarea principal del Alto Comisionado para la Marca España. Un vistazo rápido a algunos Consejos de Administración de las grandes no ayuda a ser optimista.

Un poli de plástico para la policía de Río

Melchor Miralles

Foto: YASUYOSHI CHIBA
AFP PHOTO

Buceo en las cloacas de Río de Janeiro, cuerdo de atar, siguiendo los pasos del hombre que no fue. Sorteo transeúntes por las favelas. Transito por una ciudad con elevado índice de delincuencia. Pero en dos días no me he cruzado con un solo policía por las calles. Me extraña. Mucho. Y me topo con lo increíble, lo insólito, que es el culmen del periodismo.

Me acerco con mi equipo, pertrechados de cámaras de televisión, focos, micros y esas cosas, a la sede de la Policía Federal de Río de Janeiro. El corazón de la lucha contra el crimen, que aquí es cosa seria. Fuera del edificio no hay ni un agente. Entro. Solicito a un funcionario en un mostrador un portavoz para que me aclare cosas. Doy con un policía uniformado. Me dice que me olvide, que llevan seis meses de huelgas parciales y que no habla ni Dios. Cero posibilidades.

Educado, pregunto si podemos grabar en el exterior, imágenes del edificio. Y una entrevista. Me dice, literal: “el jefe se ha ido a comer. Tienes dos horas para grabar lo que quieras”. Salgo. Tiramos de cámaras. Y veo a un policía en la garita de entrada de vehículos. Me acerco a ver si me cuenta algo. Y me quedo de piedra.

Un poli de plástico para la policía de Río 1
Poli de plástico. Foto: Melchor Miralles.

Llevaba varios segundos interrogándole cuando mi operador de cámara me dice: “Hablas con un muñeco”. ¿Perdoooooooón? Y sí. Un muñeco de plástico instalado para disuadir. Y allí entraba y salía el personal, en coche o caminando. Y el muñeco ahí instalado. De plástico. O de caucho. Pero muñeco. La locura. El descojono. Lo increíble. Una samba del despropósito.

Buceo en la prensa local. En las últimas cuarenta y ocho horas no ha habido ningún asesinato en Río. No hay noticia de ningún delito grave. Igual es que los muñecos son más efectivos que los humanos. Sobre todo tienes la garantía de que no se corrompen. Brasil. Brasil. Brasil. Un carnaval del despropósito.

Save

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales

Redacción TO

Foto: Natural Cycles
naturalcycles.com

El control de la natalidad es un tema que siempre ha despertado gran interés y, en muchas ocasiones, también polémica. La incomodidad de algunos métodos, los efectos secundarios de otros y el hecho de que sean las mujeres quienes deben tomarlos han creado grandes debates sociales sobre cuál es la mejor manera de evitar un embarazo, o cuál es el método menos invasivo para el cuerpo de la mujer.

La aplicación Natural Cycles se ha unido a este tradicional debate, ofreciendo la posibilidad de utilizar un método anticonceptivo que, a través de un algoritmo, utiliza la temperatura de las usuarias para determinar si pueden mantener relaciones sexuales sin protección sin ningún riesgo de quedarse embarazadas. Esta aplicación no es la primera de este tipo que sale al mercado, pero sí es la primera que ha sido aprobada como método anticonceptivo en Europa, a pesar de que su aprobación había sido denegada previamente.

Alrededor de 150.000 mujeres han decidido ya confiar en este método creado por la científica Elina Berglund y reconocido oficialmente como un sustituto fiable de la píldora anticonceptiva. Natural Cycles utiliza la misma lógica que algunos métodos de fertilidad cuyo objetivo es precisamente el contrario, indicar a las mujeres cuándo es el día más indicado para concebir.

Cómo funciona

Lo primero que nos preguntamos es cómo funciona esta app. Natural Cycles utiliza la temperatura del cuerpo, que analiza con un algoritmo y junto a otros datos sobre el ciclo menstrual, para determinar si es un día seguro o no para mantener relaciones sin riesgo de quedarse embarazada.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 5
La temperatura se debe tomar antes de salir de la cama. | Foto: Natural Cycles

Aunque pueda parecer una tontería, la primera duda que aparece es cómo debe tomarse la temperatura para introducirla en la aplicación. Se necesita es un termómetro basal de dos decimales, a parte de la aplicación. Para medir la temperatura, algo que debemos hacer antes incluso de salir de la cama por la mañana, simplemente hay que introducir el termómetro bajo la lengua, tan atrás como sea posible, y tomar allí la temperatura. Una vez introducida en la aplicación, será utilizada para medir los niveles de hormonas y analizar el ciclo menstrual. Con todos estos datos, Natural Cycles te dirá si te encuentras en un día rojo o verde, determinando así si debes utilizar protección para mantener relaciones o no.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 4
La app utiliza los datos del ciclo menstrual y un algoritmo. | Foto: Natural Cycles

Además de detectar la ovulación y datos de fertilidad, la aplicación ofrece predicciones bastante precisas sobre futuros ciclos.

¿Es realmente efectiva?

La compañía asegura que su aplicación tiene una efectividad muy alta, situándola solo por debajo de la del DIU y por encima del uso de preservativos.

Para hacer esta afirmación se basa en un estudio realizado en 100 mujeres, de las cuales solo cinco se quedaron embarazadas debido a un mal funcionamiento del algoritmo, que no reconoció adecuadamente sus días fértiles.

Diferencias con otros métodos

Más de dos tercios de las mujeres en edad reproductora en Europa utilizan métodos anticonceptivos de algún tipo. Sin embargo, el 10% de aquellas que corren el riesgo de tener un embarazo no deseado, no usan ninguno. Una de las razones principales por las que se da esta situación es la gran cantidad de efectos secundarios de los tratamientos con hormonas, como la tendencia a la depresión, los cambios en la piel, la hinchazón…

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 7
Los anticonceptivos hormonales tienen efectos secundarios. | Foto: Amber McNamara/Flickr

La aplicación ofrece la posibilidad de controlar la natalidad sin necesidad de tomar hormonas o de utilizar otros métodos anticonceptivos que a veces pueden resultar excesivamente caros. La principal desventaja que se le puede atribuir es quizá el hecho de que no es un método anticonceptivo que se pueda usar durante todo el mes, sino que hay ciertos días de fertilidad en los que es necesario utilizar otro tipo de protección, como el preservativo.

Natural Cycles funciona a través de una suscripción mensual, que supone un gasto de unos 70 euros anuales. Su precio es, por tanto, inferior al de otros anticonceptivos. Pero este gasto es relativo, porque debemos tener en cuenta que se debe combinar al menos con preservativos, por lo que el gasto aumenta.

Todos los proyectos de código abierto de Google, disponibles en una única web

Redacción TO

Foto: Kim Jin-a
AP

“2.000 proyectos y contando”. La relación de Google con el código abierto (es decir, desarrollado y distribuido sin restricciones) es larga y ahora da un nuevo giro. El gigante tecnológico acaba de lanzar Google Open Source, una web en la que están contenidos todos los proyectos de código abierto en los que trabaja la compañía o incluso aquellos que apadrina o impulsa. El objetivo de Google Open Source es doble: por un lado, promocionar el uso y divulgación del código abierto; por otro, promocionar en concreto los softwares de este con los que la compañía tiene relación.

En Google siempre hemos usado el código abierto para innovar“, explica la empresa en un comunicado. “Queremos devolver algo, disfrutamos siendo parte de una comunidad. En ocasiones, lanzamos código para impulsar a la industria hacia adelante o para compartir las mejores prácticas que hemos desarrollado. Pero a veces simplemente es código interesante y divertido“, explica Google. “Comunidad” es precisamente la palabra clave de este tipo de software, pues el código de estos programas se hace público y, a partir de ahí, cualquier usuario puede utilizarlo para modificarlo, expandirlo o mejorarlo.

Todos los proyectos de código abierto de Google, disponibles en una única web 1
EL USUARIO PUEDE CONSULTAR EL CÓDIGO DE ANDROID | FOTO: GOOGLE

A diferencia del software libre, que simplemente es de acceso libre y gratuito, el de código abierto permite al usuario acceder a las tripas del programa. La propia Google lo explica en un comunicado: “El código abierto es más que simplemente código. Se trata de la planificación que ocurre antes de que se escriba cada código, del proceso de cómo ese código lo usan otros, de promover un ambiente receptivo donde pueda crecer una comunidad”.

La web que ahora presenta Google no es un almacén de código, sino algo más parecido a una biblioteca de consulta, con cada proyecto indexado para facilitar su búsqueda. Desde el sistema operativo Android al proyecto de navegador Chromium -la matriz de Chrome-, dos de los mayores éxitos de Google en el campo del código abierto. La página contiene, explica la compañía de Silicon Valley “las cosas que son de esperar: nuestros programas, organizaciones que apoyamos y una lista exhaustiva de proyectos de open source que hemos presentado. Pero también contiene algo inesperado: una mirada a cómo hacemos código abierto”.

"Soy una de las pocas personas en España que vive de los 'esports'”

Verónica Reguillo

Foto: Mark J. Terrill
AP Foto

“Mi sueño es lo que actualmente estoy haciendo. Soy una de las pocas personas a nivel nacional que vive de los esports. Alvar ‘Araneae’ (nombre de guerra que significa araña en latín) comenzó a competir en 2010, cuando tenía 20 años, aunque a los videojuegos ha jugado toda la vida. “Desde que a mi hermano le compraron la Spectrum”.

"Soy una de las pocas personas en España que vive de los esports”
Alvar Araneae es un profesional del LOL (League of Legends). | Foto: Alvar Araneae

Pero los esports no consisten solo en jugar sino, sobre todo, en competir; Araneae lo define como la “profesionalización de los videojuegos” que llena recintos, estadios, y que no para de crecer. A nivel mundial este mercado se incrementará un 6,6% entre 2015 y 2019, hasta los 118.600 millones de dólares, según un reciente estudio de Newzoo, consultor del mercado de los videojuegos.

Estas cifras estratosféricas proceden, principalmente, de países asiáticos como Corea del Sur, donde a día de hoy los esports “son el deporte nacional”, cuenta Alvar Araneae a The Objective. España se sitúa en el noveno lugar del ranking mundial donde este mercado llega a generar alrededor de 1.600 millones de dólares.

"Soy una de las pocas personas en España que vive de los esports” 1
Los asiáticos son imbatibles en lo que se refiere a esports, sobre todo en Corea del Sur. | Foto: David Goldman / AP

Está claro que el cambio y el avance en este campo han sido importantes, y parece que la tendencia es que lo sea aún más. Ya nadie es “un friki” por jugar a los videojuegos, nos cuenta Alvar. “Ahora le dices a una persona que juegas profesionalmente a los videojuegos y lo ven como algo impresionante”. Sin embargo, a pesar de las cifras que se manejan, de que cada vez hay más multinacionales interesadas en patrocinar las competiciones de batalla y de estrategia del League of Legends (el esport más popular) o del Starcraft, quienes están dentro de este mundo también afirman que hay que ir con pies de plomo; despacio; porque las cifras también pueden inflarse.

“Hay que ser cautos, mucha gente intenta vender humo. Pero a la vez, sí que pienso que si el flujo de los videojuegos sigue en España como está yendo hasta ahora, es bastante positivo. Las cifras en las que nos estamos moviendo se multiplican año tras año.”, afirma Araneae.

A Manuel Arregui, un experto en esports que lleva 14 años organizando competiciones de videojuegos y viviendo en distintas partes del mundo, no le gusta hablar de cifras. En la entrevista con The Objective afirma que no es prudente comparar, al menos ahora mismo, un evento de esports con algo tan potente como la final de la Super Bowl (una teoría cada vez más recurrente). “Sí, se llenan recintos. Hace poco en el Palacio de Vistalegre hubo un encuentro internacional y se llenó con 20 ó 25 mil espectadores. Hay finales de ligas online que reúnen a 10 ó 15 mil personas viendo la partida, y más de 50.000 personas alrededor de lo que es la partida. Estamos en un punto bueno, pero yo creo que necesitamos pararnos un poco, mirar cómo está el panorama, y volver a caminar”.

"Soy una de las pocas personas en España que vive de los esports” 2
Manuel Arregui comenzó en un ‘ciber’ con diez máquinas de videojuegos. | Foto: Verónica F. Reguillo / The Objective

“Hay que tener cuidado con las cifras porque luego nos perjudican”

Arregui acaba de llegar a España después de estar dos años viviendo en México, y organizando competiciones de League of Legends. “Los esports son un fenómeno muy global, pero hay que tener cuidado con las cifras que damos porque luego nos perjudican. Yo no puedo ir a Coca-Cola, por ejemplo, y decirle: “es que a mi evento han venido 120.000 personas”, porque cuando Coca-Cola me patrocine y vea que al evento que organizo solo acuden 6.000, pues habrá un problema. Y eso ha pasado con grandes marcas”.

A pesar de todo, y lo que es una realidad, es que cada vez hay más gente, sobre todo jóvenes, interesada en jugar profesionalmente a los videojuegos, y en España ya se están planificando varias competiciones presenciales importantes a las que irán miles de personas. En mayo, se llevará a cabo el evento internacional de la FIFA, y en la última semana de junio empezará “el evento más importante en esports, según nos cuenta Arregui. Será el Gamergy, en Ifema, donde se espera que se den cita entre 15 y 20 mil personas.

¿Quiénes compiten en los esports?

Los jugadores profesionales suelen tener entre 17 y 25 años, y pueden hacer alrededor de 150 ó 200 acciones por minuto con el ratón. La concentración, la rapidez de reflejos, la capacidad de hacer muchas cosas a la vez, y sobre todo, “echarle horas y aprender de cada partida y de cada jugada”, son las claves del éxito, nos cuenta Alvar Araneae. Tras varios años jugando, viviendo y viajando alrededor del mundo (Alemania, Corea del Sur, Estados Unidos, México, Brasil, y toda Europa), este joven ha vuelto a España para ser entrenador y analista de esports. “Ahora me he enfocado en los equipos y los jugadores nacionales para contarles un poco de esas vivencias, para que no comentan los mismos errores que hice yo, y que puedan aprender con mi experiencia”.

“Vivía en Alemania y venía a Madrid a hacer los exámenes”

Alvar da varios consejos a todos los apasionados por los videojuegos que sueñan con ser profesionales, más pronto que tarde. Primero, y por encima de todo, que no dejen de estudiar. “Yo cuando empecé a competir estudiaba Ingeniería Industrial en Madrid y no quise dejarlo. Vivía en Alemania y venía a Madrid a hacer exámenes”. En segundo lugar, Alvar apela a la autocrítica, a aprender de los errores en cada partida, por encima de culpar a los demás; y por último, este profesional apunta también al trabajo constante, “y poco a poco subir el nivel hasta que un club intente apostar por tu futuro”.


La comunidad, uno de los pilares

Tanto quienes organizan las competiciones, como aquellos que juegan o compiten, destacan dos puntos clave que hacen de los esports un deporte (hay quienes no lo consideran como tal) lleno de magia.

Por una parte su globalidad, la sensación de poder jugar contra otras personas de diferentes partes del mundo, con la certeza, en numerosas ocasiones, de que nunca podrá haber un encuentro físico, más allá del virtual. Y por otro lado, la importancia del juego en equipo y de la comunicación. “A nivel amateur los aspectos más importantes pueden ser tu habilidad, tu capacidad de aprendizaje, tu concentración; pero a un nivel profesional, la comunicación es el rasgo más importante porque no ves al resto de tus compañeros. Ahí radica un poco la belleza, que sepas comunicarlo todo, que tengas esa compenetración con el resto de tu equipo”, nos relata Alvar Araneae, quien también responde a su nombre real: Alvar Martín.

TOP