Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La novela siciliana de Miguel Blesa

Antonio García Maldonado

Foto: SERGIO PEREZ
Reuters

Es mítica la visita que en El Padrino II hace el abogado de la familia Corleone, Tom Hagen, a un pentito Frank Pentangelli apunto de hablar ante el tribunal que investiga a la Mafia siciliana en Estados Unidos. Pentangelli es un hombre protegido por las autoridades, por lo que sólo cabe apelar a su (mala) conciencia.

–Siempre te ha interesado la política, la historia. Ya hablábamos de la trascendencia de Hitler en el 33 –arranca Hagen.

–Sí, sigo leyendo, tengo un montón de libros.

–Tú fuiste de los pioneros… De los que soñaban con que la familia debería organizarse. Y copiasteis mucho las antiguas legiones romanas, jefes y soldados… Aquello funcionó.

–Sí, desde luego que funcionó, eran días gloriosos aquellos, y nosotros el Imperio Romano, la familia Corleone era un Imperio Romano…

–Sí… Lo fue… Frankie, si fallaba un complot contra el emperador, los conspiradores tenían una oportunidad para que sus familias conservaran sus bienes.

–Sí, pero sólo los ricos, Tom. Los pobres lo perdían todo, se lo quedaba el emperador… a no ser que fueran a su casa y se suicidaran, así no ocurría nada y sus familias… sus familias tenían resuelta su vida.

–Sí, una solución buena… Única.

Mi hermano Rafa me ha recordado esta escena al calor del suicidio de Miguel Blesa. Algunos hechos no muy distintos han sucedido en Majer, el territorio imaginario de sus novelas. El hermano del expresidente de Caja Madrid fue notario en nuestro pueblo, donde se le recuerda como un hombre íntegro, cabal, cercano. Firmó muchas de las hipotecas que concedían los bancos –entre ellos Caja Madrid– durante la obnubiladora burbuja inmobiliaria que late de fondo en la muerte de su hermano. Uno no puede dejar de pensar en el sufrimiento que el comportamiento de Blesa causó en su familia, y en el postrero intento del vilipendiado banquero por expiar inútilmente sus culpas. No hay juez más severo que la propia conciencia, y Blesa gritó con su suicidio que un tal Hagen iba a visitarlo cada día, y que si iba y le zarandeaba, es que aún era un ser humano digno de pena. Su desesperación y el ocultamiento de su hundimiento –como confirma la familia– nos hacen pensar en el arrepentimiento, y esa es quizá la última muestra de humanidad de hombre que no dio demasiadas muestras de ellas durante muchos años.

Las circunstancias de su suicidio también hablan: vuelve de noche a la tierra que le vio nacer, sin equipaje, desayuna con los amigos y, antes de desaparecer de la escena con una mala excusa relacionada con su coche, le da el número de móvil de su mujer a uno de los amigos congregados en el coto de la sierra. “Por si tienes que llamarla”, le explica. Ha contado un psiquiatra en la radio que la vuelta a un lugar querido es un patrón de conducta habitual en los suicidas. Recuerda a algunos pasajes y a la atmósfera de ciertas novelas de Leonardo Sciascia. Un lugar apartado, personas poderosas y búsqueda de un sentido, como en Todo Modo, una de las novelas más conocidas del siciliano, llevada al cine en 1976 por Elio Petri, con Marcelo Mastroianni en el papel protagonista.

Y, cómo no, también parece un caso del comisario Montalbano, el policía siciliano creado por Andrea Camilleri, nacido en Porto Empèdocle, cerca de Agrigento, el pueblo de Sciascia y de Luigi Pirandello. Los lectores de su saga –y los seguidores de la estupenda serie de la RAI que la adaptó para la televisión– sabemos del gusto del policía de Vigàta por los casos que trascienden el propio hecho de la muerte violenta, por los sucesos que retratan un momento histórico convulso o un estado del alma. Este sería uno de esos casos que le atraparían hasta la insania. Montalbano ha visto a más de un retornado a Sicilia para vivir sus últimos días, a más de un corrupto o un mafioso con mala conciencia, a más de un suicida inesperado. El comisario, hombre duro y hosco, es incapaz de evitar un último gesto de pena y lamento por ellos. Es el personaje de ficción que más se me parece al ideal del “ironista melancólico” que reclama Manuel Arias en La democracia sentimental.

Una condena judicial con obligaciones pecuniarias, multa y cárcel habría reparado a muchos, a demasiados. Pero su mala conciencia –que no su consecuencia extrema, el suicidio– nos repara, aunque sea mínimamente, a todos.

Continúa leyendo: La imposibilidad del abrazo

La imposibilidad del abrazo

Laura Ferrero

Foto: Huseyin Aldemir
Reuters

Para abrazarse bien hay que encontrar el hueco en el cuerpo del otro y en el propio. Para abrazarse bien hay que conseguir que esos huecos, esas cavidades, se acoplen, se encuentren. Como si en última instancia, lo que permitiera el abrazo fuera una comunión de ausencias. Dos superficies perfectamente redondas y completas nunca podrían encontrarse en el espacio. De manera que si nos abrazamos es porque nos falta algo.

De eso habla Manuel Vilas en Ordesa. De eso, y de los vínculos que sobreviven a la desaparición de los objetos que los generan. No diría que Ordesa es un libro sino una elegía y una carta llena de amor a ese pasado de los padres escrito en fotografías en blanco y negro a los que Vilas no está seguro de haber conocido. Como tampoco lo está ahora de conocer a esos hijos, los suyos, que comen silenciosos junto a él.

Terminé Ordesa en una ciudad que une dos continentes. Llovía mucho y entré en un restaurante paquistaní del barrio de Fatih, justo cruzando el puente de Ataturk. El dueño, Zahid me preparó un té. Le dije que era de Barcelona y curiosamente no me preguntó si era del Barça o si me gustaba Messi. Solo señaló las paredes, cubiertas de pequeñas fotos y recortes de periódico, y dijo “Lahore”.

Ordesa me conmovió de una manera que hacía tiempo en que nada lo hacía. No supe por qué hasta que llegué a aquel lugar sórdido y a la vez misteriosamente cálido al que conforme pasaba el tiempo, fueron llegando más hombres que me saludaban y se sentaban en las mesas de mi alrededor mientras yo trataba de descifrar lo que ocurría en el canal de televisión paquistaní.

–Un actor famoso de mi país ha muerto –dijo un hombre mayor.

Asentí.

Zahid se sentó frente a mí y me preguntó por el libro que estaba terminando. Leyó el título O-r-d-e-s-a.

–Es un lugar –dije.

–¿Es la historia de un lugar?

–Bueno, sí, también. Pero es la historia de una vida. Y del pasado.

Y del lugar de los padres, pensé, pero eso no sabía cómo contárselo en inglés. Entonces Zahid me dijo que le contara cómo era Barcelona. Si era grande, si llovía, si los inviernos, si la comida, si los mercados. Por último, si sabía de algún lugar dónde cocinaran un buen biryani.

–¿Biryani?

Se levantó y se ausentó cinco minutos para después aparecer con un plató de arroz con pollo.

–Biryani –afirmó.

Zahid señaló una de entre las fotografías que colgaba de la pared, una en la que no me había fijado.

–Es mi padre. Era cocinero. Su especialidad era el Biryani. Yo aprendí a cocinar con él.

Cuando dejó de llover, me levanté para ir a pagar pero Zahid no me dejó. Al salir, en medio de mis agradecimientos torpes, vi que del pasillo que conducía a la cocina, colgaban fotos plastificadas de aquel plato que acababa de comer. Entonces entendí que Ordesa quería decir lo mismo que Biryani, ambas palabras cuentan la historia de los mundos que van quedándose atrás, mundos herméticos encerrados en misteriosas fotografías que no cuentan más que lo que vemos, o sea: nada.

Dice Manuel Vilas que una relación que muere da origen a una lengua muerta. Y mientras cruzaba el puente, de vuelta hacia el hotel, pensaba en ellas, en las lenguas muertas, en las maneras de decir que quedan sepultadas en otros lugares, en otros países que se llaman Lahore o Ordesa. También las lenguas muertas hacen que nos falte algo irremplazable, algo que crea un hueco, el hueco sin el que nadie luego podría abrazarnos.

Continúa leyendo: Se lo llevaron hasta con el Papa de Roma

Se lo llevaron hasta con el Papa de Roma

Melchor Miralles

Foto: Francisco Camps
Flickr

En Valencia, con los gobiernos del PP, no se pararon en barras y la corrupción fue la norma. Se lo llevaron hasta con la visita del Papa de Roma. El juzgado de Valencia que investiga las irregularidades en los contratos con la fundación que organizó la visita a valencia del papa Benedicto XVI, en el año 2006, con la tardanza habitual, esta vez doce años después de suceder los hechos, ha citado para declarar como investigados, lo que antes era imputar, al ex presidente Francisco Camps y al obispo auxiliar de Valencia, Esteban Escudero, por los presuntos delitos de prevaricación, malversación y falsedad. También han sido citados Juan Cotino, perejil de todas las salsas del trinque valenciano, Víctor Campos, ex vicepresidente del Gobierno autonómico con Camps y varios miembros de la Fundación V Encuentro Mundial de Familias, en una investigación que es una pieza separada del Caso Gurtel.

Se investigan supuestas irregularidades en la adjudicación de contratos por parte de la Fundación, que se ocupó de organizar la visita papal, contratos que podrían haberse adjudicado sin respetar mínimamente las normal generales de contratación, sin concurrencia pública,. o sea, por la cara, saltándose todos los controles legales.

Andan de por medio en el caso los acusados de la Gurtel y directivos de la Radio Televisión Pública valenciana de la época. Todo un muestrario de corruptos que lo fueron, más los que no están, pero estaban en el ajo, y los que se van de rositas siempre, aunque se sepa quiénes son.

El PP mirará para otro lado, como siempre, pero cada vez lo tiene más difícil. En Valencia, como en otras Comunidades Autónomas, se replicaba el modelo de Génova, porque las Autonomías no eran autónomas, no hacían la guerra por su cuenta, pese a que muchos barones se lo creyeran. Había control desde Madrid, y consultas, y se favorecía a quien estaba bendecido por la presidencia de la Generalitat, y también a quién mandaban desde Madrid, más de uno y de dos. Y como no se cortaban ni con la visita del Papa, quedan muchos casos por salir, y saldrán, porque los cadáveres que se acumulan en los armarios simpre salen a flote, y porque lo hicieron mal, además, y dejaron mucho perjudicado por su codicia y avaricia. No se cortaban ni con el Papa, se lo querían llevar todo, no había límites, y ahora llega, tarde como siempre, la Justicia, tira del hilo, y van cayendo como fruta madura.

Continúa leyendo: Madurez

Madurez

Jesús Terrés

Foto: Malpaso

Dijo Lord Beaconsfield que “la madurez es una lucha y la vejez un lamento” pero yo no puedo estar más en desacuerdo, porque al menos la mía (madurez, todavía) se dibuja más bien con los tonos de la ternura y el asentimiento. Tengo poquitas ganas de luchar. Ya no peleo el café torrefacto y las cartas sin responder, ¿para qué? Y abrazo las cosas de siempre y el cajón con su ropa y defiendo, como Gómez Dávila, “que rutinario sea hoy insulto comprueba nuestra ignorancia en el arte de vivir”.

Me interesan las lámparas bonitas y las mantas de lino, porque ya (casi) no compro ropa. Me aburren los escaparates del Zara y me aburre infinitamente aquel ideal tan imbécil del “molar”; pero lo respeto, mola tú si quieres. Entiendo el cashmere y los platos de cuchara, que abrigan —también el corazón. Y vuelvo al cuello vuelto, a las ciudades de siempre y a la belleza serena de Meryl Streep. Los perfumes caros, los Tondonias viejos y las personas sin dobleces; madurez es dejar un libro a medias (si no te gusta, para qué), intuir que la elegancia es pasar desapercibido y abrazar (siempre) con ganas. Con calor. Madurez es entender que esto no es un ensayo, que no habrá prórroga en tu obra y que la única prisa es el amor. Pero el amor no entiende de prisas.

Continúa leyendo: El futuro del empleo está en la FP y estos son los mejores centros para estudiarla

El futuro del empleo está en la FP y estos son los mejores centros para estudiarla

Redacción TO

Foto: John Schnobrich
Unsplash

La FP va adquiriendo mayor importancia en el mercado español. En total, un 32% de las ofertas de trabajo en España va dirigido expresamente a candidatos con este tipo de formación, según un estudio publicado por Adecco en colaboración con el portal digital de empleo infoempleo.com. De esta forma, la Formación Profesional se va afianzando en el mercado y se postula como una alternativa más proclive a la empleabilidad que la formación universitaria.

La FP, que durante décadas ha estado infravalorada por parte de la mayoría de los estudiantes, que optaba directamente por la formación universitaria ya que suponía un prestigio del que la formación profesional no gozaba, es ahora el mayor aliado educativo del empleo que viene. Su flexibilidad, su vocación práctica y su capacidad de adaptación, han hecho de la formación profesional algo a tener realmente en cuenta, siendo cada vez más a menudo la primera opción formativa frente a la educación universitaria.

El estudio de Adecco pone el énfasis en que las incorporaciones de profesionales de FP se corresponden principalmente con nueve títulos: Técnico en Gestión Administrativa, Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería, Técnico Superior en Administración y Finanzas, Técnico Superior en Educación Infantil, Técnico en Electromecánica de Vehículos, Técnico en Peluquería y Estética Capilar, Técnico en Equipos Electrónicos de Consumo, Técnico Superior en Aplicaciones Multiplataforma y Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico.

Los mejores centros para estudiar la FP

1. Centro de Estudios CEAC

Con 70 años de reconocida experiencia, CEAC es actualmente un centro de formación profesional perteneciente al Grupo Planeta, por el que han pasado más de 3 millones de alumnos. Se trata de un centro de formación a distancia que da servicio a todo el territorio español. Cuenta con un equipo académico formado por 250 profesores y tutores. El contenido de los ciclos se adapta al Currículo Oficial del Ministerio de Educación y cubren entre 1.300 y 2.000 horas. Este centro mantiene 650 convenios con empresas líderes en España, elemento fundamental en la formación profesional. Su oferta cubre una amplia gama de cursos: desde Gestión Comercial y Marketing, Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, Educación Especial o Higiene Bucodental, entre otros muchos. Puedes conocer más detalles en su web.

2. Centro Ilerna

Ilerna es uno de los centros de Formación Profesional de referencia. Durante los últimos años Ilerna ha centrado sus esfuerzos en que todo aquel que quiera estudiar un módulo de FP online o a distancia pueda hacerlo independientemente de donde viva, ya que realizan los exámenes en todas las capitales de provincia españolas. Además, cuenta con centros físicos en Madrid y Lérida. Sus ciclos formativos son variados: desde Auxiliar de Enfermería hasta Desarrollo multiplataforma, en diversos sectores. Puedes obtener más información directamente en su web.

3. Centro Oficial de Formación Profesional CESUR

CESUR, en activo desde 1999, cuenta con 18 centros oficiales de Formación Profesional de Grado Superior: Madrid, Málaga Centro, Málaga PTA (Parque Tecnológico de Andalucía), Málaga CTM (Centro de Transporte de Mercancías), Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Murcia y Badajoz. Estos centros imparten más de 100 titulaciones oficiales nacionales, tanto en modalidad presencial como a distancia, homologadas por las correspondientes Consejerías de Educación de cada Comunidad Autónoma. Las opiniones sobre la calidad de sus cursos son muy favorables. El único punto negativo es su elevado precio, que es algo mayor que la media de los centros de FP.

Entre los cursos que ofrecen, destacan el de Técnico Superior en Animaciones 3D, Juegos y Entornos Interactivos, Técnico Superior en Comercio Internacional, Técnico Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma o de Aplicaciones Web, Técnico en Emergencias Sanitarias o Técnico Superior en Integración Social, entre otras. Otro aspecto a tener en cuenta de CESUR es que ofrece una variada combinación de dobles titulaciones de FP. Puedes encontrar más información en su web.

4. Centros Linkia FP

Linkia FP es la primera agrupación de Centros Oficiales de Formación Profesional que se unen para poder ofrecer sus Titulaciones Oficiales en modalidad online. Según la dirección del centro, su misión es “formar a los alumnos en un entorno virtual basado en dos grandes pilares: calidad y calidez”. Dado que la unión hace la fuerza, en Linkia FP tienen una enorme oferta de módulos de grados medios y grados superiores para estudiar tanto online como a distancia. Encuentra más información en su página web.

5. Lyceum Formación

Situada en Valladolid, la escuela Lyceum Formación cuenta con gran prestigio. Su centro de formación tiene 800 metros cuadrados, en los que están repartidas sus 8 aulas de gestión polivalentes, y sus talleres de prácticas, desde 50 hasta 120 metros cuadrados. Cuenta también con una nave de prácticas logísticas de 600 metros cuadrados y 11 metros de altura, equipada con medios de almacenamiento y manipulación de carga. Ofrece diversos cursos en las modalidades presencial, semipresencial u online. Destacan los de Técnico Superior en promoción de igualdad de género, el de Técnico Superior en desarrollo de aplicaciones web o multiplataforma o el de Técnico superior en transporte y logística. Puedes encontrar más información sobre los cursos en su página web.

6. Global FP

El centro de está Global FP en la ciudad de Don Benito, en pleno corazón de las ricas Vegas Altas del Guadiana. En el casco urbano, el centro se ubica al sureste de la ciudad, en una zona de importante desarrollo urbanístico. Sus modernas instalaciones están adaptadas a las normas de construcción, accesibilidad y de formación más exigentes.

Destacan especialmente sus cursos sanitarios, como el Grado Superior de Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear, el Grado Medio en Emergencias Sanitarias o el de Técnico superior en Higiene Bucodental. Para obtener más información visita su web.

7. Centro de estudios Activatres

Activatres es un centro de estudios que cuenta con el prestigioso premio a la excelencia educativa desde el año 2017. Su centro de formación está ubicado en el corazón de Madrid, con más de 600 metros cuadrados de instalaciones acondicionadas, y también ofrecen cursos online. Conoce su oferta educativa en su página web.

TOP