Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Armagedon

Daniel Capó

Foto: PASCAL GUYOT
AFP

Desconozco la biografía de Younes Abouyaaqoub, principal sospechoso de la matanza de Barcelona, pero puedo imaginármela: el hijo de una ideología del resentimiento, a la que se le superpone el fracaso social y educativo. Lo que en otra época se hubiera denominado “lumpen”. Nada lo distingue de tantos otros asesinos islamistas, ni del fanatismo de sus compañeros de grupo. Joven y falto de un futuro, el odio –porque sólo se mata por odio– prende en ese fuel del resentimiento, mezclado con un complejo de inferioridad que se asume de forma dolorosa. La ideología del radicalismo islámico ofrece, en definitiva, un marco de redención que canaliza esa rabia y justifica el asesinato: un sentido que resulta, además, claramente apocalíptico. Para empezar, un Armagedón en cualquier esquina de cualquier país libre.

Las ideas tienen implicaciones, al igual que los sentimientos. Y nosotros debemos sabernos guiar por el realismo. En primer lugar, reconociendo que se trata de una guerra, aunque no en un formato tradicional, que se dirige contra nuestras creencias. En segundo lugar, siendo conscientes de que la cooperación internacional es fundamental para contener el yihadismo. En tercero, contando con la necesidad de asfixiar las distintas fuentes de financiación del terrorismo. En cuarto, acompañando la contundente actuación policial de un proceso, a medio y largo plazo, de integración cultural, profesional y humana que permita desacreditar el Apocalipsis. Por varios motivos también, esto último será lo más complicado.

Primero, porque la propia dinámica tecnológica y económica de la globalización acelera la quiebra de clases sociales en Occidente (pero no en los países en vías de desarrollo). Segundo, porque sin éxito académico apenas habrá trabajo de calidad en el futuro y es cosa sabida la influencia del entorno social en la excelencia académica. Tercero, y quizás el más importante, porque –por decirlo a la manera de Rémi Brague– se trata del difícil intento de integrar no sólo una cultura o una religión distintas, sino toda una civilización que engloba desde la superstición al derecho, desde la fe al funcionamiento de la economía. Y no entenderlo, me temo, resulta sencillamente suicida.  

Continúa leyendo: Un imán de Ripoll situado en el centro de la investigación sobre los atentados de Cataluña

Un imán de Ripoll situado en el centro de la investigación sobre los atentados de Cataluña

Foto: Pau BARRENA
AFP

La investigación por el doble atentado en Barcelona y Cambrils continúa. La policía catalana niega que se haya desarticulado totalmente la organización terrorista que organizó los ataques del jueves, que costaron la vida a 14 personas. Los Mossos consideran que esta célula estaba integrada al menos por doce terroristas, de los que cinco fueron abatidos por la policía en Cambrils (Tarragona), después de perpetrar un atropello con una de las furgonetas. Otros cuatro han sido detenidos, uno de ellos en Alcanar (Tarragona) y tres en Ripoll (Girona). Además, dos fallecieron en la explosión de la casa de Alcanar en la que estaban preparando el atentado. Solo queda uno por localizar: Younes Abouyaaqoub sobre el que pesa una orden internacional de detención.

Abouyaaqoub, de 23 años, es supuestamente el autor material del atropellamiento masivo en La Rambla de Barcelona. Los Mossos no han confirmado el grado de autoría y siguen asegurando que el conductor de la furgoneta sigue sin ser identificado. Sí han asegurado que la “investigación continúa” porque “están buscando a una persona relacionada con el atentado”.

Uno de los epicentros de la investigación se encuentra en Ripoll, un pueblo catalán de 10.000 habitantes al pie de los Pirineos. En él vivieron siete integrantes de la célula y este sábado fue registrada la casa del imán Abdelbaki Es Satty, según AFP.

Nourdden, el compañero de piso del imán, explicó a AFP que era alguien “normal”. La última vez que le vio le dijo que se iba a ver a su mujer a Marruecos. El piso, al que pudo acceder la AFP, era pequeño, de menos de 50 m2, y estaba decorado muy modestamente. En la habitación del imán no quedaba nada, aparte del colchón, una mesita y unas estanterías.

Un imán de Ripoll en el centro de las investigaciones sobre los atentados de Cataluña
La casa del imán de Ripoll registrada por la policía. | Foto: Pau Barrena /AFP

Jóvenes sin contacto terrorista previo

Es Satty, de 40 años, puede ser la pieza clave para entender cómo una decena jóvenes, de entre 17 y 28 años, integrados en el pueblo catalán, sin ninguna experiencia ni vínculo terrorista previo, se lanzaron a preparar un doble atentado que ha acabado con la vida de 14 personas y ha herido a más de 120. En una concentración en Ripoll el sábado por la tarde, los familiares de los terroristas explicaron a los medios el cambio que habían sufrido algunos de estos jóvenes en los últimos meses: más callados, más centrados en la religión y menos contacto con los otros chicos del pueblo. Algunas de estas familias también ponía en el punto de mira a este imán que llegó a Ripoll a finales de 2015.

Una prima del terrorista huido, identificada como Fátima Abouyaaqoud, mostró su convencimiento de que fue el imán de la localidad de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, quien manipuló a los jóvenes de la localidad y les radicalizó, según recoge Efe.

En Ripoll, vivían tres parejas de hermanos: Moussa y Driss Oukabir, el primero de 17 años abatido en Cambrils y el segundo, de 28 años, detenido; Mohamed, de 24 años, y Omar Hychami, menor de edad, ambos muertos en Cambrils; Said Aalla, de 18 años, también fallecido en Cambrils, y Mohamed Aallaa, detenido. Allí residieron también un tiempo Younes Abouyaaqoub y su hermano Houssaine, abatido en Cambrils.

“Lo conocía de vista, pero es gente de la que no esperas una cosa así”, dijo a AFP Joan Gallego, un vecino de 47 años, refiriéndose a Younes. “Eran buena gente, no tenían antecedentes”, añadió.

La explosión de Alcanar

Otro punto clave de la investigación es el edificio en Alcanar, Tarragona, en el que la célula estaba preparando los atentados. Josep Lluís Trapero, jefe de los Mossos, explicó el viernes que los terroristas pretendían llevar a cabo un atentado con explosivos, con bombonas de butano y similares, que pudiera provocar un mayor número de víctimas. Sin embargo, el miércoles 16 de agosto, la vivienda explotó accidentalmente por una acumulación de gas que truncó el operativo con explosivos. Así, los terroristas optaron por “el modelo de arrollamiento“, dijo Trapero.

Lo que ocurrió exactamente en esa vivienda a más de 300 kilómetros de Ripoll está todavía por determinar. En el momento de la explosión murió una persona, y los Mossos confirmaron el viernes que habían encontrado restos biológicos de otro individuo. Todavía no se han confirmado las identidades de estos individuos. Los investigadores buscaron indicios en la casa del imán que permitieran comprobar si el religioso, que está desaparecido, es uno de los fallecidos en esta explosión.

Continúa leyendo: Claves para detectar si un e-mail es un fraude

Claves para detectar si un e-mail es un fraude

Redacción TO

Foto: Farrel Nobel
Unsplash

El phishing es una de las estafas digitales más extendidas. Consiste en el intento, por parte de un ciberdelincuente, de obtener información confidencial de forma fraudulenta (como puede ser una contraseña, información detallada sobre tarjetas de crédito u otra información bancaria) a través de un correo electrónico.

A pesar de ser uno de los clásicos más longevos del cibercrimen, millones de personas siguen cayendo año tras año en la trampa de los e-mails falsos. Concretamente, y según un estudio de la compañía de ciberseguridad Norton, de 978 millones de personas que se vieron afectadas por el cibercrimen en 2017 a escala global, el 32% sufrió un ataque de phishing, o lo que es lo mismo, abrió un enlace o archivo adjunto en un e-mail malicioso.

Recientemente, una estafa masiva tuvo como objetivo a los usuarios del servicio de series y películas en streaming Netflix. Según alertó la compañá Panda Security en un comunicado, los ciberdelincuentes enviaron cientos de correos electrónicos falsos a usuarios de varios países en los que suplantaban “con bastante acierto” la identidad corporativa de Netflix. Los e-mails fueron enviados con el asunto Notice – Document, seguido por una serie de números, y solicitaban a las víctimas que verificaran sus datos de acceso a Netflix a través de un enlace. El objetivo final no era, según apuntan desde Panda Security, utilizar dichas cuentas, sino revender los datos a terceros para llevar a cabo ataques a mayor escala dada la extendida costumbre de los usuarios de tener una misma contraseña para distintos servicios.

Cuantos más usuarios sean conscientes de que existen estos tipos de ataques, más ejemplos conozcan, y más consejos reciban para saber cómo identificarlos, las víctimas de phishing disminuirán considerablemente. Por ello recopilamos las claves para detectar si un e-mail es un fraude que busca robarnos nuestra información:

1. Fíjate en el correo del remitente

Una forma de detectar de primeras si un correo es malicioso es su remitente. Si el e-mail lo envía una cuenta de correo llena de cifras y letras incongruentes, seguramente sea un fraude. Si este además busca suplantar la identidad corporativa de alguna empresa, como en el caso de los correos falsos de Netflix que comentábamos anteriormente, es importante que nos fijemos en el dominio de la cuenta. Un @nelflix.com podría llevar a engaño de una pasada, pero no si releemos bien.

2. Comprueba el asunto del e-mail

El asunto es otro indicador que puede mostrarnos, incluso antes de abrir el correo, es el asunto del mismo. Desconfía si la línea del asunto es muy vaga o no concreta realmente sobre lo que trata el interior del correo -ese Notice – Document del falso Netflix sería un ejemplo perfecto-. Si el asunto no te convence, elimina directamente el correo antes de abrirlo.

Claves para detectar si un e-mail es un fraude
‘Mensaje nuevo – Apple’ no parece un asunto muy convincente.

3. Desconfía: ninguna compañía pide datos personales por e-mail

Si comprendemos el punto básico de que ninguna compañía en ninguna circunstancia va a pedirnos nuestros datos personales vía e-mail, tendremos muchas menos posibilidades de caer en las garras del phishing.

4. Cada detalle cuenta: examina la identidad corporativa

La identidad corporativa es la suma de la identidad verbal y la identidad visual de una compañía. Esta identidad puede ser imitada, al fin y al cabo buscar un logo de una gran empresa no lleva más de dos minutos. No obstante, hacerlo de forma perfecta no es tarea fácil. No solo es el logo, sino también la tipografía, el fondo del correo, entre otros elementos. Muy bueno tiene que ser el imitador para que nos engañe cuando comparamos su correo con otro verdadero del mismo remitente.

Claves para detectar si un e-mail es un fraude 2
¿Estás seguro de que BBVA pondría un link de forma tan burda?

5. No hagas clic en ningún enlace sospechoso

Un enlace malicioso es el gancho perfecto para el fraude. Para no caer en la trampa, lo mejor es buscar ese enlace directamente en la barra de búsqueda del navegador o entre nuestros marcadores, y no hacer nunca clic en él.

6. Pregúntate si estabas esperando esa información o ese archivo adjunto

¿Estabas esperando un correo con un archivo en particular? Si la respuesta es no, lo más probable es que al recibirlo estés ante un fraude. Para comprobarlo, ten en cuenta el siguiente punto.

7. Ponte en contacto directo con el supuesto remitente del correo

Ante cualquier duda, ponte siempre en contacto directo con el remitente real. Es decir, que si tu banco u otro servicio te envía un e-mail solicitando algún tipo de información, utiliza los canales oficiales de comunicación de la entidad para preguntar si ese correo es suyo para salir de dudas.

8. Analiza la gramática o la forma en la que está estructurado el correo

Si la redacción es torpe, la gramática brilla por su ausencia, la puntuación es errónea, la ortografía es incorrecta o vemos un uso repetido de las palabras “por favor” en el cuerpo del correo electrónico, ese correo será un fraude. Los departamentos de comunicación de las grandes compañías suelen estar repletos de profesionales que saben perfectamente redactar un correo electrónico sin errores.

Claves para detectar si un e-mail es un fraude 3
¿Un gran banco escribiría con faltas de puntuación o generaría errores en sus tildes? Seguramente no.

9. Utiliza los filtros anti spam y los servicios de ciberseguridad

Una manera de prevenir antes de curar es tener al día los filtros anti spam de nuestros correos -los grandes proveedores como Gmail o Hotmail suelen tener los suyos propios-. Los anti virus también pueden ser de gran ayuda en esta labor.

Continúa leyendo: Vídeo | Nahuel Pérez Biscayart, actor de '120 pulsaciones por minuto': "Los jóvenes tratan el sida como algo del pasado"

Vídeo | Nahuel Pérez Biscayart, actor de '120 pulsaciones por minuto': "Los jóvenes tratan el sida como algo del pasado"

Néstor Villamor

Foto: The Objective
The Objective

“Conozco casos de gente joven a la que, de golpe, diagnostican [como seropositivos] y uno dice: ‘Guau, ¿cómo puede ser que después de tanto trabajo, después de tantas muertes, tanta lucha dada no haya disminuido?’”. Lo dice Nahuel Pérez Biscayart, protagonista de 120 pulsaciones por minuto, un drama sobre la lucha contra el VIH que ha triunfado en Cannes. Lee la historia completa aquí.

Continúa leyendo: Scott Kelly, el hombre transformado que regresó tras 340 días en el espacio

Scott Kelly, el hombre transformado que regresó tras 340 días en el espacio

Jorge Raya Pons

Foto: Alfonso Monteserín
Penguin Random House

Es fascinante el interés que despiertan los astronautas: captan la atención de los héroes. Scott Kelly está en Madrid para presentar su libroResistencia (Debate)– en la Fundación Telefónica y la cola en la calle es inmensa: algunas personas llevan incluso chupas y accesorios variados de la NASA y parece más una convención intergaláctica que una conferencia literaria. Eso revela la dimensión del personaje.

Scott Kelly nació en un pequeño pueblo llamado Orange, en Nueva Jersey, y tiene el confuso aspecto de un hincha inglés: es bajo de estatura y tiene la piel rojiza y una prominente barriga. Sin embargo, este estadounidense ha orbitado la Tierra sin pisar el suelo y en compañía de nadie durante 340 días, lo que le convierte en el único hombre en conseguirlo de manera continuada. Habitualmente pensamos en las condiciones físicas que requiere un reto como este, pero ¿cómo se prepara a una persona para vivir en completa soledad y en el vacío durante tanto tiempo sin desmoronarse?

Kelly parece tener la situación bajo control, se siente cómodo ante la insistencia mediática. “Es un placer estar aquí con ustedes”, dice, a modo de presentación. “Es más, es un placer estar en cualquier lugar donde hay gravedad”. [¿Cuántas veces habrá empleado esta broma?]. Una de las preguntas obligadas al astronauta llega a las primeras de cambio: ¿sufres las secuelas físicas y psicológicas de volver del espacio? Kelly responde con una mueca, dice que todo está bien, que le gusta la Tierra, y mientras el público ríe, matiza que solo el tiempo determinará el impacto de la radiación en su organismo. El entrevistador le plantea, entonces, otra cuestión: ¿sigues disfrutando de los amaneceres y de los anocheceres en la Tierra, o son, para ti, nada más que una minucia? Kelly finge perplejidad y sonríe levemente: “Prefiero los anocheceres: falta más tiempo para despertarme”.

Scott Kelly, el hombre transformado que regresó tras 340 días por el espacio 1
Scott Kelly, posando en la Fundación Telefónica. | Foto: Alfonso Monteserín/Penguin Random House

Las respuestas de Kelly son siempre escuetas y apenas se alargan si la pregunta la plantea él mismo. Tiene un sentido del humor muy ácido y agudo, casi cínico, y una gran inteligencia. Hay una circunstancia que define con precisión su carácter, a menos que todo se trate de una escenificación. Cuando le piden que explique cómo fue la despedida con su mujer y sus hijos antes de introducirse en una nave que podía estallar con toneladas de combustible en su depósito, Kelly responde con frialdad: “No recuerdo demasiado de aquello, quizá con un ‘Hasta luego’”. Se escucha una breve carcajada de fondo y el entrevistador le recuerda que aquella misión era altamente peligrosa: su vida estaba en juego. Kelly le resta importancia y dice que asumir riesgos nunca fue un desafío para él: “Nunca tuve miedo al fracaso. Sé que no soy el mejor en nada, salvo en no rendirme nunca”.

“Necesitamos cuidar de este planeta porque no encontraremos un ambiente mejor en el que vivir”

La sala de conferencias está llena de niños y es reconfortante: no es extraño que mientras Kelly relata su aventura en el espacio, se escuche el susurro de unos niños sentados al final de la sala, un bebé reclamando la atención de su padre. Están presentes, también, algunos adolescentes probablemente entusiasmados por su historia y escuchando en silencio. Kelly fue un adolescente como ellos, rendido al romanticismo de viajar por el espacio, y cuenta cómo el descubrimiento de un libroThe Right Stuff, de Tom Wolfe–, que describe la formación de los primeros astronautas de la NASA, le condujo a la determinación de hacia dónde dirigirse. Hasta entonces fue un mal estudiante que invertía más tiempo observando el movimiento de las agujas del reloj que escuchando las lecciones de clase. Kelly le debe tanto a Wolfe que decidió llamarle desde el espacio para agradecerle que su vida nació de la inspiración de su libro.

Debido a esa revelación, Kelly descubrió la belleza de las grandes extensiones verdes del planeta, de la intensidad del azul en los océanos, del rojo violento de los desiertos. “La Tierra es increíblemente bonita desde el espacio”, asegura. “Pero también parece muy frágil”. Kelly lamenta la falta de compromiso de la Administración de Donald Trump hacia la conservación del medioambiente –el público responde con un aplauso– y sostiene una afirmación que preocupa: “Necesitamos cuidar de este planeta, debemos frenar su destrucción, porque no encontraremos un ambiente mejor en el que vivir”.

Scott Kelly, el hombre transformado que regresó tras 340 días por el espacio 2
Scott Kelly, durante la conferencia. | Foto: Jorge Raya Pons/The Objective

El entrevistador, recogiendo el guante, le comenta que Trump –pese a todo– plantea un regreso temprano a la Luna. Kelly considera que el presidente no cumplirá con las condiciones de tiempo y dinero que requiere una misión tan importante: “No tengo esperanzas de que ocurra pronto”.

–¿Ni siquiera con proyectos como el de Elon Musk? –le replantea.

Entonces sonríe y mira al público, y dice que la primera vez que se anunció el lanzamiento de un cohete de SpaceX, pensó que Musk estaba loco. Sin embargo, tantos despegues y aterrizajes exitosos después, piensa que simplemente es ambicioso. “Y es bueno ser ambicioso”, añade.

–¿Volvería usted al espacio? –le pregunta el entrevistador.

–Sí –responde Kelly.

–¿Por un año? –insiste.

Kelly concede un par de segundos y responde con un rotundo “Sí” que acompaña con la cabeza.

TOP