Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

“Mamuška, mamuška…”

Gregorio Luri

Foto: Interviú

Estaba leyendo una biografía de Angelica Balabanova cuando me han dado las tantas y he salido apresuradamente a comprar el pan con la imaginación inundada por lo leído. En la esquina de la panadería me he encontrado con Eduardo Álvarez Puga, que fue el director de Interviú en los años gloriosos de la revista, los de la transición.

A Angélica Balabanova (1878-1965) la llamaron “la santa del socialismo”. ¡Cuántos revolucionarios hubieran acabado en los altares si hubieran nacido unos años antes y les hubiera dado por la caridad y el misticismo en vez de por la igualdad y la utopía! Angélica pertenecía a una familia burguesa, que es el tipo de familia que nutrió de cuadros al comunismo. Sintiéndose culpable de la miseria que no padecía, abandonó su domicilio familiar y se fue a pasar estrecheces y a hacer la revolución. “Serás maldita toda la vida y cuando mueras, me pedirás perdón”, le gritó su madre desde la puerta de casa. Intentó enseñar a Mussolini –de quien fue amante- a ser buen socialista y a Lenin –de quien fue amiga- a ser buen comunista. En ambos casos se consideró fracasada. Fue la primera secretaria de la III Internacional y la primera persona en decirle a la cara a Lenin que ni el fin justifica cualquier medio, ni todo enemigo de nuestro enemigo es nuestro amigo. En 1921 rompió con el comunismo y abandonó Rusia porque no quería ser cómplice de lo que estaba viendo. Murió casi olvidada, gritando en yiddish: “Mamuška, mamuška…”

Y en estas he topado en la esquina de la panadería con Álvarez Puga, que estaba arrancando pellizcos al cuscurro de la barra de pan que llevaba bajo el brazo. Le pesan las piernas, pero mantiene firme el brillo intenso de sus ojos azules. “Finalmente, se ha acabado la Transición”, le digo. Sabe que me refiero al final de Interviú. Me explica que Asensio le preguntó: “¿Estás dispuesto a dirigir una revista que no te guste?” Le digo que la transición es también la imagen de Marisol desnuda en la portada de Interviú o las colas en los cines para ver a Sylvia Kristel en Emmanuelle.

Yo entonces vivía en un piso que no tendría más de 20 metros cuadrados, en la plaza de San Agustín de Barcelona, con un militante del PSUC que estaba liado con la mujer del secretario de su célula. No estaba orgulloso de engañar a un camarada, pero como no se atrevía a arrostrar la situación, tuvo que ser la dialéctica hegeliana la que finalmente pusiera las cosas en su sitio. Un día al llegar al piso me encontré a los dos hombres llorando. La mujer los había abandonado tras ver Emmanuelle. Les escribió una nota confesándoles que estaba arrepentida de vivir de una manera tan pequeñoburguesa y que no quería tener ataduras ni con maridos, ni con amantes. Quería ser como Emmanuelle. Aún no sabíamos que eso que estábamos viviendo era todo lo que alcanzaríamos a vivir de la revolución.

Me he despedido de Álvarez Puga y lo he visto alejarse por el lado soleado de la calle, mientras seguía pellizcando el cuscurro.

He vuelto a casa con el pan y con Balabanova: “Mamuška, mamuška…”

Continúa leyendo: El quinto mandamiento

El quinto mandamiento

José Carlos Rodríguez

Foto: Alessandro Bianchi
Reuters

No sé si Francisco es capaz de realizar milagros, pero sí ha logrado obrar maravillas, como tenernos a los agnósticos rezando por su conversión. El Vicario de Cristo es un hombre muy mundano. Está apegado a esta tierra como el catoblepas; con un ojo mirando al frente y otro al suelo. Aquí abajo se manifiesta sobre las cuestiones que nos interesan a los pecadores. Cristina Kirchner buena, Mauricio Macri malo. Nicolás Maduro bueno, Sebastián Piñera malo. En este sentido, el de la comunicación, es un hombre eminentemente moderno. Contemporáneo. Digital. Atrás quedan las tortuosas sutilidades del escolasticismo. El pensamiento hashtag es lo que se lleva. Manes tuitero.

Los cascotes del materialismo forman parte de su dialéctica. El evangelio de Francisco es el nuevo Libro verde de Gadafi, el nuevo Libro rojo de Mao. Francisco es el nuevo líder moral de los no alineados. Y así aprendemos que el hombre ya no es el guardián de la Tierra, como ha defendido la Iglesia hasta Benedicto XVI, sino su devorador malvado e inconsciente. Y la libertad humana ya no está cerca de la verdad. La verdad de la doctrina social de Francisco es que la libertad de producir e intercambiar el fruto de ese esfuerzo es el camino hacia el mal.

Ahora sabemos que de las interioridades de la conciencia de Francisco sale el juicio moral según el cual los terroristas de Sendero Luminoso son mejores que las “monjas chismosas”. Será una broma. Cabe pensar que lo es. Cabe pensar que no lo es. Y que en su escalafón moral las bombas que sueltan las monjas cotillas son comparables a las del grupo terrorista, con sus 70.000 muertos.

El escándalo y el oxímoron han formado parte del mensaje cristiano desde su mismo profeta. Pero dejan de hacer gracia cuando la chanza se refiere al quinto mandamiento.

Continúa leyendo: Girl Power: las 13 mujeres que no conocías y van a arrasar en 2018

Girl Power: las 13 mujeres que no conocías y van a arrasar en 2018

Bea Guillén Torres

Foto: Omar Vega
AP

El 2017 empezó y terminó como el año de las mujeres. El año de las mujeres que protestaron contra Trump, de aquellas que rompieron el silencio contra el acoso sexual, de las que tomaron las calles para pedir una igualdad real. Todo apunta a que el 2018 va a seguir esta misma estela. Este año no vamos a perder de vista a Emma Watson, a Oprah Winfrey o Natalie Portman, que ya protagonizaron la primera gala feminista en los Globos de Oro. Pero, además el 2018 va a traer a nuevos iconos que quizás no conocías y que van a arrasar. Te presentamos a algunas de ellas.

Ilfenesh Hadera

Esta neoyorquina no deja de cosechar éxitos en el cine: ha sido protagonista en la película Baywatch, ha participado en la serie feminista de Netflix She’s gotta have it y está cerca de convertirse en la próxima chica Bond. Pero Hadera es mucho más que una estrella de Hollywood. Hija de un refugiado etíope, es una mujer comprometida con la integración de los inmigrantes, con los derechos animales y con la ayuda a las personas sin hogar. Colabora habitualmente con el Comité de Servicios Africanos y su Instagram está lleno de publicaciones sobre la importancia de los programas de alfabetización y asesoramiento para los refugiados.

Aunque reconoce que las redes sociales ayudan a crear conciencia, en alguna tiene 168.000 seguidores, también admite que tienen límites: “Publicaré el enlace para eventos de recaudación de fondos y espero que algunas personas donen o participen. Pero una publicación en Instagram no ayudará a mantener un movimiento. La acción no es un tuit. Pienso en mis seguidores de Instagram: si todos donaran un dólar al Comité de Servicios Africanos, financiarían cinco clínicas en Etiopía durante un año”, escribió en una ocasión.

Charly Cox

Charly Cox tiene 22 años y es insta-poeta. En el cuadrado de Instagram, Cox escribe versos sobre feminismo, sobre su vida diaria, sobre cómo lidiar con las enfermedades mentales. Los redacta a mano y luego los cuadra. Este trabajo empezó a principios de 2017, cuando Charly comenzó a compartir cada día un poema con sus más de 28.000 seguidores de Instagram. Fáciles de leer, divertidos, sinceros y honestos, sus versos se han ganado a miles de jóvenes que tratan de navegar cada día por el mundo moderno. Publica este verano su primer libro recopilatorio de poemas: She must be mad. No se le puede perder la pista.

Sigrid

Girl Power: las 15 mujeres que no conocías y van a arrasar en el 2018 2
Sigrid, la sensación de pop de Noruega. | Foto: Rick Kern/AP

Sigrid tiene 21 años y es la sensación pop de Noruega. Su primer single Don’t kill my vibe, que la ha colocado en el foco internacional, ya tiene más de 30 millones de reproducciones en Spotify y YouTube. 2017 fue un año de éxitos para la cantante: puso la banda sonora a la película de Marvel La liga de la justicia, cantó en el concierto del premio Nobel de la paz y saltó a la fama. Todo sin perder un ápice de naturalidad.

@vevo has chosen me as one of their «artists to watch» for 2018thank you

Una publicación compartida de Sigrid (@thisissigrid) el

Difícil encontrar una mejor representante de la generación millenial. Feminista, luchadora por la igualdad real y creyente en el poder transformador de los jóvenes. Así, la cantante insiste en que sus preocupaciones son las mismas que las de muchas mujeres de 21 años en una época de Trump, Brexit, acoso sexual y cambio climático. “Cuando se trata de mi edad, ¿por qué no debería tener opiniones? Creo que los jóvenes tienen opiniones. Siempre lo han hecho, pero debido a las redes sociales, ahora lo veo mucho más. Porque es muy fácil salir y tuitear algo o ponerlo en Instagram, y creo que es bueno”, dijo en una entrevista con The Guardian.

Halima Aden

Girl Power: las 13 mujeres que no conocías y van a arrasar en el 2018

Halima Aden es la modelo que se ha hecho famosa por desfilar en las pasarelas de Nueva York y Milán con un hijab, pero es mucho más de eso. Forma parte de esa generación de mujeres que no se conforma, que se atreve y desafía los estándares. Aden nació en un campo de refugiados de la ONU en el noreste de Kenia, donde vivió durante 10 años con sus padres, tras huir de la guerra civil de Somalia a principios de la década de 1990. Allí, Aden aprendió algunos de los valores que le acompañan y definen ahora: “En el campamento, no había bandos. La raza no importaba, el género no importaba, la religión no importaba. Cuando la vida se reduce a sus mínimos esenciales, todos somos uno y el mismo”, señaló a Harpers Bazaar.

Nike Pro Hijab has arrived!!

Una publicación compartida de Halima Aden (@kinglimaa) el

Son esas lecciones las que le han dado el valor para convertirse en la primera mujer musulmana que lleva el hijab en pasarelas y sesiones de fotos.”Tengo la oportunidad, a través de mi modelo, de cambiar la forma en que se ven las mujeres musulmanas, de darles una plataforma para que se escuchen sus voces”, dijo a la publicación norteamericana. “Soy consciente y estoy orgullosa de esa responsabilidad“. “Durante mucho tiempo, a las mujeres como yo se nos ha mantenido al margen de la conversación. Se nos habla de ellas, pero no se nos da la oportunidad de hablar por nosotras mismas”, argumentó Aden. Ahora, su sueño es ser una embajadora global de UNICEF y demostrar el valor de la diversidad en la moda.

Awkwafina

Awkafina en realidad se llama Nora Lum y se hizo famosa cuando le compuso un rap a su vagina. Así tal cual. My Vag fue una respuesta a la canción que había hecho Mickey Avalon en 2006 llamada My Dick. Las rimas no tienen desperdicio en esta especie de confrontación entre genitales. La canción fue reivindicada por parte del movimiento feminista, aunque ella insiste en que solo quería hablar de sus partes íntimas. Awkafina nació en Nueva York y es cantante, comediante, rapera y actriz. Además, obtuvo una doble especialización en estudios de mujeres y periodismo. Lo tiene todo.

Tiene ascendencia china y surcoreana, por lo que para ella hacer lo que hace es ya una declaración política. “La existencia de alguien como yo, especialmente en mis videos anteriores, cuando YouTube era un escenario en el que no mucha gente veía a una mujer asiáticoamericana totalmente desvergonzada, es en sí misma provocadora”, señala a The Guardian. Awkwafina ha dado ya el salto de Youtube al cine y va a ser una de las ocho ladronas en la nueva película Ocean’s 8 junto a Rihanna, Cate Blanchet, Sandra Bullock y Anne Hathaway, entre otras. Not bad.

Devermut

Una de las faltas más grandes a las que se enfrenta el colectivo LGTBI es la ausencia de parejas, de historias de amor entre chicas o entre chicos, de transexuales e intersexuales. Esa es una de las fallas que intentan remediar Marta y Sara, la pareja de Youtubers que está detrás del canal Devermut. “Puede parecer una tontería, pero la televisión, el cine y la literatura dan la guía de la normalidad“, explicó Marta a Eldiario.es. Por esa razón, estas españolas tratan de visibilizar al colectivo LGBTI y resuelven dudas a sus suscriptores en base a sus experiencias personales.

Pero, además de esta labor de visibilización, Devermut ahora está involucrada en otro proyecto: denunciar el machismo callejero al que nos tenemos que enfrentar día a día las mujeres. Para eso, han creado una cuenta en Instragram y Twitter en la que recogen los testimonios de chicas que han sufrido estas experiencias.

Por si alguien tenía dudas #nomellamesguapa

Una publicación compartida de Machismo callejero (@machismocallejero) el

Yaeji

Yaeji y su familia hicieron el camino del sueño americano al contrario. Residentes en Atlanta, Estados Unidos, volvieron a Corea del Sur cuando se dieron cuenta de que su hija se estaba “americanizando” demasiado. Yaeji —cuyo nombre real es Kathy Yaeji Lee— agradeció esta decisión que le permitió profundizar más en sus raíces, pero con 19 años volvió a Brooklyn, a la escena neoyorquina de música electrónica underground en la que ahora encaja. Allí fue recibida por Discwoman, la agencia que trabaja exclusivamente con artistas mujeres para promover la inclusión y la igualdad de género en la vida nocturna. Con su apoyo consiguió convertirse en la cantante, DJ y productora musical que es ahora y que no teme romper las categorías culturales y artísticas.

Para sus canciones se inspira en su doble identidad y canta tanto en inglés como en coreano. Esto ha supuesto una verdadera revolución en muchos entornos de EEUU, y las palabras coreanas que flotan en sus canciones se han vuelto simbólicas. “Noté que para muchas chicas asiáticas, es un gran cambio. No hay nada mejor que escuchar a una chica decir después de mi show: ‘Me encanta que haya alguien que se parece a mí haciendo esto‘. Ahora, es muy importante para mí empujar en esa dirección y estar orgulloso de mi herencia”, explicó a Vogue.

Adesuwa Aighewi

Adesuwa Aighewi ha llegado al mundo de la moda con un mensaje claro: puedes ser modelo si tienes rastas y la piel negra, tanto como si no las tienes. Esta nigeriana con ascendencia china y tailandesa se opuso a cambiar su look para entrar en las pasarelas y ahora son las pasarelas las que la reciben con total normalidad. “En el pasado, a la moda le gustaba que las chicas negras tuvieran el pelo realmente lacio para emular a las mujeres blancas y encajar. Es algo que afecta a las modelos femeninas mucho más que a los hombres. Pero más recientemente, las mujeres negras han estado diciendo: ‘No, no voy a arreglar mi pelo’. Existe una creciente sensación de orgullo en los afroamericanos y está teniendo un efecto de goteo en la moda”, escribió en una columna en The Guardian. “El año que viene sospecho que habrá más chicas con rastas en la pasarela. Y eso ayudará a que otros se lancen”.

1st girl with dreads to shoot for @zara ‍♀Bless up

Una publicación compartida de Adesuwa (@adesuwa) el

Esa no es la única lucha de Aighewi que reivindica como ahora gracias a las redes sociales —ella tiene más de 28.000 seguidores en Instagram— las modelos tienen un espacio donde ser algo más que guapa. “Es genial ser tú mismo. Los agentes alientan ahora las chicas a tener más personalidad. El simple hecho de ser bonita ya no funciona“, escribió. La modelo es una habitual de las marchas por los derechos de las mujeres y su objetivo en el futuro es poder hacer documentales que cambien la forma en la que las personas ven África.

Cardi B

Girl Power: las 13 mujeres que no conocías y van a arrasar en 2018

El videoclip Bodak Yellow de la rapera Cardi B tiene ya más de 429 millones de reproducciones. 429 millones con versos como este: “Honestamente, no me importa un carajo a quién yo le caiga mal. He lanzado dos temazos en seis meses, ¿qué perra trabaja tan dura como yo?”.

Bodak Yellow, además de dejar entrever de qué va Cardi B, es solo uno de los éxitos que ha conseguido la rapera en 2017. Un año en el que ha roto techos culturales y se ha erigido como la primera rapera desde Lauryn Hill que tiene un hit en el número 1. Y en 2018, esto solo ha hecho que mejorar: en estos primeros días de enero se ha convertido en la primera mujer en la historia que tiene tres canciones en el top 10 simultáneamente durante tres semanas consecutivas.

En su Instagram, donde tiene casi 17 millones de seguidores, la cantante defiende sus raíces del Bronx, la música y la moda de sus colegas neoyorquinos y el poder transformador de las mujeres contra hombres como su presidente.

Zazie Beetz

Girl Power: las 15 mujeres que no conocías y van a arrasar en el 2018 1
Zazie Beetz es actriz y nueva protagonista del universo Marvel, Deadpool 2. | Foto: Chris Pizzello/Invision/AP

Zazie Beetz está en su momento de oro: este 2018 se estrena en el Universo Marvel con la película Deadpool 2 con Ryan Reynolds, donde va a interpretar a Domino. De 26 años, nacida en Berlin, Beetz ya había aparecido en la serie Atlanta y en Easy, de Netflix. Firme defensora de la belleza real y del poder de la mujer, es un asidua participante a todas las marchas por los derechos de las mujeres. Beetz lo va a petar este 2018.

Naomi Scott

Girl Power: las 13 mujeres que no conocías y van a arrasar en 2018 1
Naomi Scott. | Foto: AP

Naomi Scott es cantante, actriz… y la Power Ranger rosa. Y va a ser la princesa Jasmine en la película de Aladdin que saldrá en 2019. “Ser un personaje femenino también se trata de ser una persona real, ¿y adivina qué? La mujer puede ser fuerte y divertirse, pero también puede equivocarse y ser emocional. Es una mujer multidimensional, y no tiene por qué ser una sola cosa. Así que en esta película, la ves ir en una montaña rusa, su único objetivo no es enamorarse o casarse“, contaba Scott a Elle sobre su personaje Jasmine.

Estos dos papeles la han puesto en el foco de mujeres a quien no perder de vista. Pero lo más guay de Naomi no son sus alter egos, sino ella misma. Divertida, natural, viciada a Youtube y a la comida india, Scott comparte su día a día —y sus outfits molones— en Instagram.

Angourie Rice

Girl Power: las 15 mujeres que no conocías y van a arrasar en el 2018 3

Angourie tiene casi más películas rodadas que edad. 11 a sus espaldas y dos para estrenar en 2018, el año no podía empezar mejor para esta australiana de 17 años. La representante de la Generación Z se codea ya con grandes de Hollywood como Nicole Kidman o Ryan Gosling; y ya ha sido invitada a Cannes. Aun así, mantiene los pies muy en la tierra. Sigue con sus clases para terminar los estudios y le encanta ir a la escuela y los deberes. “Tiene un componente social muy importante, me ayuda a tener los pies muy situados y está bien tener una rutina”, ha dicho en alguna ocasión.

Continúa leyendo: ¿Cómo podemos acabar con el machismo en la publicidad?

¿Cómo podemos acabar con el machismo en la publicidad?

María Hernández

Foto: PAULO WHITAKER
Reuters

Madres, responsables de las tareas del hogar y preocupadas por su aspecto físico. Así es la representación de las mujeres en una gran parte de los anuncios españoles. Aunque poco a poco se va avanzando hacia la igualdad de género en esta cuestión, la publicidad sigue mostrando una imagen bastante distorsionada de la mujer y su rol en la vida diaria.

Que esto ocurra no es ninguna sorpresa, así como tampoco lo es que queda mucho por hacer para lograr la igualdad en un sector económico tan influyente en la sociedad como es la publicidad. Sin embargo, la pregunta es por qué sigue habiendo tantos anuncios que representan a una sociedad sexista y anticuada, cuando la realidad es que esa situación está cambiando y las mujeres están dejando de ser las típicas madres y amas de casa estereotipadas que muchas marcas muestran en sus anuncios.

El deporte es cosa de hombres y la belleza de mujeres

Para preguntarnos el porqué de esta situación es necesario entender primero en qué punto nos encontramos, cuánto hemos avanzado y cuál es la diferencia real entre la representación de hombres y mujeres en la publicidad. Un estudio realizado por la agencia de publicidad Sra. Rushmore ofrece respuestas a estas preguntas y define cuál es el rol de cada género en los anuncios españoles. Y deja una cosa muy clara: aunque se vislumbra un cambio, el panorama sigue sin ser muy esperanzador.

Una de las conclusiones a las que llega este informe es que la moda, la belleza y la limpieza son los sectores donde las mujeres aparecen más representadas, mientras que los hombres protagonizan principalmente los anuncios del sector de la automoción y las finanzas.

Además, hay más madres que padres en los anuncios en España, y más mujeres que hombres en el hogar. Y por si fuera poco, la principal característica de las mujeres elegidas para los anuncios es que sean guapas y felices.

Esto demuestra que la publicidad sigue mostrando una imagen de la mujer “en general, anticuada y poco interesante”, opina Emma Pueyo, directora en Barcelona de la plataforma Más Mujeres Creativas, que busca promover un cambio en el sector publicitario apoyando el talento femenino y su visibilidad. “La publicidad en general es reduccionista”, explica Pueyo. “Lo que hace es tirar de estereotipos, y haciendo esto alimenta esos mismos estereotipos”, añade.

¿Por qué sigue ocurriendo esto?

Actualmente, hay quien ni siquiera se plantea que siga existiendo el machismo, especialmente los más jóvenes. Algunos se sorprenden incluso de que siga habiendo situaciones sexistas, consideran que es algo que está muy superado, pero la realidad está muy lejos de esta percepción inocente, según apunta Pueyo.

Los motivos por los que la publicidad avanza tan lentamente hacia la igualdad no están del todo claros, pero la actitud de quienes trabajan en este sector y el hecho de que la mayoría de sus directivos sean hombres – solo un 1% de directores generales creativos son mujeres – pueden tener bastante relación con esto.

“La actitud que hay tanto de mujeres como de hombres está cambiando rápido, pero hay muchísimo trabajo por hacer”, añade Pueyo. El problema radica en que todo el mundo está de acuerdo en la teoría, todos entienden el discurso de la igualdad, pero en la práctica es difícil determinar cómo llevar a cabo esos objetivos, nos explica.

¿Qué soluciones hay?

Aunque todavía nadie tiene clara cuál es la solución definitiva a este problema, sí que tenemos algunas pistas de qué es lo que se puede hacer para empezar a acabar con el machismo en la publicidad, tanto en la industria como en los anuncios que llegan a los consumidores.

Lo primero es, desde luego, revisar el sistema existente. “Los hombres tienen que entender que, por mucho que ellos a título personal no sean machistas, existe una situación no favorable a la mujer, y que ellos tienen que poner de su parte para solucionar el problema; es un tema de justicia social”, explica Pueyo.

¿Cómo podemos acabar con el machismo en la publicidad? 1
Las mujeres están más representadas en el sector de la belleza y la limpieza. | Foto: Sra. Rushmore

Si los hombres asumen su parte del trabajo, quizá sea más fácil conseguir que haya igualdad en la industria de la publicidad, algo que afectaría directamente a la representación de la mujer en los anuncios españoles.

“Creo que desde luego ayudaría a que la publicidad diera otra imagen de la mujer y a construir un rol distinto de la mujer”, dice Pueyo, aunque añade que “no puedo poner la mano en el fuego a que si las mujeres responsables de los anuncios fueran mujeres no habría machismo en los anuncios, porque estoy segura de que algunos de los anuncios también han tenido a mujeres en su equipo”. Eso sí, recuerda que la culpa no es de ellas, pues “es parte de un sistema que está montado así”, explica. Además, recuerda que sí hay campañas cuyos equipos han sido mayoritariamente femeninos en los que se nota esta influencia y se nota el avance en este aspecto, “como la de Audi de la muñeca que eligió conducir”.

¿Cómo podemos acabar con el machismo en la publicidad? 2
Las mujeres siguen viviendo situaciones de machismo en el sector de la publicidad aunque la sociedad no sea consciente. | Foto: rawpixel.com/ Unsplash

Pero, visto que la igualdad aún tiene un largo camino que recorrer para llegar a la publicidad, un poco de ayuda externa no vendría mal. Como menciona Pueyo, la teoría está muy clara, pero la práctica todavía presenta algunos problemas y es ahí “donde hay más trabajo que hacer y donde este tipo de medidas, autoimpuestas o impuestas por otros, creo que nos pueden ayudar más”.

Imponer medidas, ya sea por parte de las autoridades o de las propias agencias de publicidad, que obliguen a la igualdad entre hombres y mujeres, tanto en los anuncios como en el mercado laboral, puede ser una solución temporal hasta que sean los propios publicitarios quienes se conciencien de este problema social.

Sin embargo, esta no es definitivo. Pueyo asegura que “la solución pasa por un cambio de chip en hombres y en mujeres, no solamente por meter a mujeres en el sistema sino que el sistema de alguna manera se revise a sí mismo”.

Continúa leyendo: Siempre gana Convergencia

Siempre gana Convergencia

Laura Fàbregas

Foto: ERIC VIDAL
Reuters/File

En Cataluña estamos asistiendo a una lucha por la hegemonía nacionalista entre el partido sucesor de CDC y ERC. Esta lucha condiciona la política catalana como mínimo desde la reforma del Estatut, cuando competían con el PSC para ver quién era más nacionalista.

Esta pugna también es la que impidió que después de las elecciones “plebiscitarias” del 27S nadie se atreviera a reconocer que no tenían la mayoría social. Solo Antonio Baños lo admitió durante la noche electoral, pero con el tiempo —y los gintonics— se le debe haber olvidado. Artur Mas, por su parte, ha tardado dos años en reconocerlo. En aquel momento se trató de presionar a ERC para formar la lista única y, ahora, para que acepte el candidato que proponga JxCat. 

Con todo, los republicanos probablemente han demostrado ser el partido catalán menos corrupto, pero también el más necio. Su líder ha acabado en la cárcel y los réditos electorales han sido para el fugado. 

Los de Junqueras podrían haber pactado con la CUP un candidato alternativo y demostrar a la derecha nacionalista que la izquierda independentista tiene la mayoría parlamentaria, pero todo apunta a que acabarán aceptando el candidato impuesto por JxCat. 

Y, cuando esto termine, Puigdemont será tan prescindible como Mas. Porque lo importante no es la independencia, sino mantener el poder. Y este es un juego donde siempre gana Convergencia.

TOP