El Subjetivo
Bienvenidos, adiós y vuelvan el año que viene
Victor Caivano / AP Images / Archivo
11.01.2017 Entre los “logros” del Estado Islámico está el hundimiento que sus comandos terroristas han causado en la industria turística, todavía en pañales, de varios países de la cuenca sur del Mediterráneo, que veían en ella un motor de progreso. Un daño multimillonario, y no sólo económico sino mental, pues ya se sabe que el contacto siquiera fugaz y superficial con la banalidad de otros países, que tanto estimula el turismo, hace que la propia bobería se injerte de ideas y costumbres diferentes, de lo que se deriva, es inevitable, cierto movimiento, cuestionamiento de lo ya dado, evolución, cambio. Algo se aprende sobre la naturaleza humana y la forma del mundo no sólo cuando se emprende viaje sino también cuando se recibe en casa a unos forasteros, siempre y cuando vengan en son de paz y mejor aún si con ánimo cordial y ganas de gastarse un poco de dinero.

Millones de turistas que en busca no tanto de exotismo barato cuanto precisamente de cambio y movimiento probaban suerte en Túnez, en Turquía y en otros países del Sur, para los que constituían una bendición en forma de divisas y un agente para la tolerancia, el relativismo y el diálogo, por superficial que éste fuese, ahora, temerosos de sufrir un atentado, prefieren quedarse en Europa. Y en Europa lo más conveniente resulta ser España, que cuenta con una excelente infraestructura médica, el nivel de criminalidad bajo control, suave clima, amenos paisajes y una población en general tolerante y hospitalaria.

Bienvenidos sean esos 75 millones de forasteros. Seguro que el año que viene se batirá esa marca. Conviene sin embargo que las autoridades piensen en regular las condiciones en que se instalan pues la sobrepresencia del turista, además de degradar un poco los paisajes con su “práctica” y horrenda vestimenta (a base de chanclas, sandalias “supercómodas”, pareos, camisetas y pantalones pirata, entre otras aberraciones entre las que en invierno despierta el anorak acolchado, al que tan proclive es el turista) causa sensibles problemas colaterales, por ejemplo en el mercado de la vivienda de alquiler en las grandes ciudades. Pero mientras tanto adelante con esos 75 millones, y que vengan muchos más, pues no es nada cierto eso que se dice de que “en España no cabe ni un tonto más”. Con un poco de buena voluntad cabemos todos. Vayan pasando hacia el fondo, hagan el favor.