Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

De librerías

Javier Fórcola

Foto: CHARLES PLATIAU
Reuters

De viejo o de nuevo. Las primeras, de lance, de saldos, de segunda mano, de bibliófilo, de anticuario. Sin contar chamarileros, rastros y encantes. Las segundas, generalistas, infantiles, de novedades, de libros de bolsillo, de viajes, de ensayo, de fondo. Cadenas o independientes. Algunas, abiertas a mediodía; otras, con horarios alternativos, tentadoras hasta medianoche. De barrio, históricas, con solera, con librero. Organizar un viaje contando con las librerías que uno quiere visitar: la librería como parte de la aventura. El encanto, azaroso y emocionante, de atravesar el umbral de esa librería que nos sale al paso.

Para un flâneur urbanita como el que suscribe estas líneas, deambular por la ciudad, sin rumbo fijo, tiene como gran aliciente visitar semanalmente alguna de mis librerías preferidas –especie de puertos seguros que nos salvan del tráfago urbano durante unos minutos–; o, en caso de hacerlo por una ciudad desconocida, por primera vez visitada, disfrutar del hallazgo de una de ellas, aún no explorada. Las librerías son la isla del tesoro, a disposición de cualquier bolsillo.

Bien es cierto que la visita a la librería, como a cualquier otro comercio o tienda, puede tener una motivación premeditada –vamos a la librería a buscar un libro concreto–; como cualquier libro no dejará de tener, en la sociedad postindustrial en la que vivimos y compramos, la condición de mercancía o producto de consumo. Pero cualquier lector sabe que eso no es así. Los libros son más que cosas; las librerías son más que tiendas. Sí, en tiempos de internet, somos capaces de comprar, a golpe de tecla, lo que deseamos: en casa, delante de nuestro portátil; por la calle, con el móvil en la mano mientras deambulamos, autistas en nuestra burbuja, sin mirar lo que nos rodea.

Ahí están los famosos «buscadores», que nos permiten «acceder» a la información y a «la gran tienda universal donde todo se puede comprar». Las tiendas online que nos tientan, permanentemente, proponiendo precisamente lo que estábamos buscando, tras haber dejado ese ingenuo rastro de cookies tras nuestras navegaciones por la Red. Para el flâneur urbanita, las cosas no funcionan así. Él no busca, si acaso, encuentra. Lo que encuentra, la mayoría de las veces, le sale al paso, le deslumbra, le sorprende. Y como en todo encuentro –el azar tiene su propia lógica–, el hallazgo de este libro –el que no conocíamos; el que esperábamos; con el que hemos soñado; el que habíamos perdido, o prestado; el que queremos regalar; el que nos hubiera gustado escribir, o publicar– nos produce dicha.

La felicidad más allá de la tecla, más acá de lo virtual. Uno no va a una librería como va a otro comercio; no compra un libro como compra medio kilo de manzanas. En el fondo, uno visita una librería, como cuando va al cine o pasea por un museo, con un propósito: en busca de la felicidad.

Continúa leyendo: Aguantocracia

Aguantocracia

Guillermo Garabito

Foto: Manu Fernandez
AP

Los enemigos de Mariano Rajoy, que no han sido siempre los de España, terminan cayendo uno tras de otro como los frailecillos de los documentales de La 2. Los enemigos de Rajoy fueron amigos en el PP antes de que el presidente se revelara inmortal. Todos caen menos Mariano. El marianismo equivale a una doctrina, una escuela de fijeza. La escuela de Moncloa marca una era y Arriola quedará retratado como alguno de los personajes secundarios del cuadro entre picassiano y olvidado. El marianismo es una forma de ser español, como el ‘cojonudismo’ intuido por Unamuno o el ‘cipotudismo’ que recopila Jorge Bustos ahora.

Mariano Rajoy, como el español a lo largo de la historia, sólo sabe resistir ante la adversidad. Únicamente sabe estar contra viento y marea en los momentos álgidos y ha condensado y refinado esa cualidad inherente del españolito histórico. Porque lo de este país casi siempre han sido victorias por desgaste, largas y al final: como en el Mundial de Sudáfrica.

Aguantar es español, pero el ‘marianismo’ bebe de muchas otras culturas y tradiciones. De la árabe y la paciencia de sentarse a esperar a ver pasar el cadáver del enemigo. Aunque es probablemente que indagando descubrieran que los árabes copiaron el proverbio a un señor de Pontevedra. El ‘marianismo’ es la resistencia pasiva de Gandhi pero a la española y sin huelgas de hambre.

Más ahora, que entre los independentistas hay discordia Y los independentistas huyen o mienten o reniegan. “Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo…” La huida nada menos que a Suiza de Anna Gabriel es cuanto menos irónica. A base de aguantar, Mariano Rajoy ha conseguido que Anna Gabriel se peine. Sólo ha tenido que perseguirla la justicia para cambiar el ‘look’.

“La mejor victoria es vencer sin combatir.” Para algo se inventó la democracia. Y el 155. Puigdemont sigue en Bruselas, Junqueras y compaña en Estremera y poco a poco van desertando de obra y cuerpo presente los llamados por la justicia. Aunque Rajoy probablemente no haya leído ‘El arte de la guerra’. Mariano Rajoy es el último de Filipinas, un soldado de los Tercios españoles. O quizá únicamente sea un señor de Galicia con paciencia y mucho tiempo que perder.

Continúa leyendo: El flamenco más reivindicativo llega a Londres de la mano del Instituto Cervantes

El flamenco más reivindicativo llega a Londres de la mano del Instituto Cervantes

Lidia Ramírez

Foto: Sadler’s Wells de Londres

El flamenco no entiende de fronteras ni idiomas. Tampoco tiene pasaporte. Es un lenguaje universal, una forma de la belleza con una atmósfera propia que constituye de por sí toda una estética particular de lo más distintiva y reconocible.

España es, sin duda, la cuna del flamenco, pero la fuerza y la pasión de este género, declarado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Unesco en 2010, traspasa lindes creando un clímax sobre el tablao perceptible y palpable por todo el mundo. Porque para disfrutar del flamenco tan sólo hay que tener tímpano, estribo, martillo y yunque, y, por supuesto, corazón para emocionarse.

El flamenco más reivindicativo llega a Londres de la mano del Instituto Cervantes 3
El Festival tendrá lugar hasta el 25 de febrero. | Foto cedida por Instituto Cervantes de Londres

El Sadler’s Wells de Londres es uno de los teatros de música y danza más relevantes del mundo. Con 300 años de historia a sus espaldas, este año vuelve a celebrar el evento de flamenco más famoso de la capital británica, Flamenco Festival London, ofreciendo un vibrante espectro musical, desde las tradicionales raíces gitanas hasta sus encarnaciones más modernas, interpretadas por algunos de los talentos de baile y música flamenca más destacados y legendarios del mundo.

Para ello cuenta con el apoyo del Instituto Cervantes de Londres, capitaneado por Ignacio Peyró, fundador de la sección de opinión de The Objective, elSubjetivo, y autor de libros como La vista desde aquí y Pompa y circunstancia. “Para nosotros, febrero es el mes del flamenco, apoyando como apoyamos el festival de Sadler’s Wells. Es un festival que cuenta con mucho arraigo y que –dada la exigencia del público de aquí- cuenta con una organización y comunicación extraordinarias y un programa tan amplio como variado, donde cabe lo más clásico y también lo más vanguardista, fusionado o impuro”, apunta Peyró, que destaca como desde el propio centro Cervantes acogen al flamenco con diferentes actos: “Hace apenas unos días estuvo Carmen Linares, nada menos, presentando su libro-disco sobre Miguel Hernández. Además, también se han hecho festivales de flamenco y cine… y por esa línea se va a seguir”, asegura.

De esta forma, durante doce días (se celebra del 14 al 25 de febrero), el festival ofrece lo mejor del flamenco actual donde las mujeres serán las protagonistas de la mayor parte de los espectáculos. Bajo el lema, Woman and Creation (Mujer y Creación), entre las artistas invitadas este año, que buscan reclamar las historias de las mujeres más allá de la imagen clásica de la bailaora, están María Pagés (15 y 17 de febrero), Carmen Linares (14 de febrero), Marina Heredia (14 de febrero), Arcángel (14 de febrero), Isabel Bayón (20 febrero), La Chana (21 y 23 de febrero), Angelita Montoya (24 febrero) y Alba Molina (24 febrero). También habrá presencia masculina, como la de Jesús Carmona (24 de febrero), que presenta en Londres su compañía, y la de Antonio Canales (21, 22 y 23 de febrero), que bailará en la Gala Flamenca, uno de los espectáculos que cuelga el cartel de completo todos los años.

“Confieso que me ha llamado la atención lo mucho que gusta aquí: algo esperaba, pero no una atracción tan, por así decirlo, concurrida”, cuenta Peyró, que destaca como este arte no sólo cuenta en Gran Bretaña con “seguidores entusiastas” sino también “con entendidos”.  “El flamenco triunfa y es un valor seguro”, asegura el periodista y escritor que desde noviembre de 2017 dirige el Instituto, que el año pasado contó con 3.500 matriculados, y el cual define como “¡una pequeña ONU!”.

El flamenco más reivindicativo llega a Londres de la mano del Instituto Cervantes 4
Ignacio Peyró, director Instituto Cervantes en Londres. | Foto: Paula Mateo

De esta forma, tras 15 años de cita en Londres, en los que hasta 260.000 espectadores han podido disfrutar de 227 representaciones, el fundador de elSubjetivo asegura que “la conexión personal, académica, económica… entre los dos países es seguramente más estrecha que nunca”. Y es que, paradójicamente, el Brexit no ha disminuido el interés por el español en Reino Unido. “La cultura española atrae cada vez más, de las cátedras a la calle. En esto hay que agradecer mucho el papel fundamental jugado por los hispanistas”.

Ejemplo de ello es el incremento cada año de alumnos en el Instituto, según su director, “atraídos por los motivos más diversos”: desde “escudriñar” manuscritos en un monasterio perdido, hasta ‘hacerse’ con el idioma para viajar por Hispanoamérica. En cualquier caso, “lo importante es que la mayor parte de las personas que estudian español lo hacen porque creen que va a ser importante para ellos en su futuro laboral. Y eso es un gran valor para nuestra lengua”, recalca el periodista.

Aún así, Peyró no se muestra triunfalista, y asegura que aún hay mucho por hacer. “Desde impulsar la traducción de nuestra literatura a aprovechar el momento de aprecio de la cocina española para que haya más presencia de nuestros productos”, concreta.

Continúa leyendo: Veinte años sin Jünger

Veinte años sin Jünger

José Antonio Montano

Foto: Isolde Ohlbaum
Iaif

Se han cumplido veinte años de la muerte de Ernst Jünger. Murió el 17 de febrero de 1998, cuando le faltaban cuarenta días para alcanzar la edad de ciento tres. Los jüngerianos aún queríamos que hubiese vivido al menos hasta el 2000 y pisase así los tres siglos. Creo que fue W. H. Auden quien dijo que año tras año vamos pasando por el aniversario de nuestra muerte. He repasado los tomos que tengo de ‘Radiaciones’ a ver qué anotaciones hay de Jünger en ese ‘aniversario’ suyo.

Son escasas, pero significativas. Justo por esa fecha inicia o concluye sus apartados: el 18 de febrero de 1941 empieza el ‘Primer diario de París’; el 17 de febrero de 1943 termina sus ‘Anotaciones del Cáucaso’, y dos días después inicia el ‘Segundo diario de París’. Las tres únicas anotaciones del 17 de febrero son las de los años 1942, 1943 y 1968.

En la de 1942 es donde se hace esta conocida e importante afirmación: “En lo más hondo el estilo se basa precisamente en la justicia. Solo el hombre justo es capaz también de saber cómo hay que sopesar la palabra, cómo hay que sopesar la frase. Por esta razón a las mejores plumas no se las verá nunca al servicio de una mala causa”.

La de 1943 empieza: “Tras varias semanas de tiempo borrascoso y lluvioso hoy brilla esplendorosamente el sol”. Y termina con aquella emocionante reflexión sobre la conservación de los manuscritos: “Cuando se piensa en lo muy difícil que resulta encontrar un escondite adecuado, causan asombro las cantidades de documentos antiguos que han llegado hasta nosotros a través de las mudanzas de los tiempos”.

Por último, en la anotación de 1968 Jünger refiere un sueño en que es quemado por la Inquisición y anhela que, para presenciar el acontecimiento, se reúna mucha gente, “también fotógrafos y periodistas de revistas sensacionalistas”. Una vez despierto, asiste durante esa jornada a una exposición sobre la ‘Danza de la muerte’, y para terminar recuerda un canto de Johann Timotheus Hermes que dice así: “Desde lejos, Señor, / he divisado tu trono…”. En una nota a pie de página, el traductor nos remite a otra anotación anterior, donde Jünger reflexiona sobre este mismo canto y cita algunos más de sus versos: “Desde lejos, Señor, / he divisado tu trono, / y me hubiera gustado / enviar por delante mi corazón, / y me hubiera gustado entregarte a ti, / creador de los espíritus, mi cansada vida”.

Mientras buscaba estos pasajes, me ha estremecido pensar que al autor de diarios le está vedado espigar su obra de ese modo.

Continúa leyendo: Obras imprescindibles de la feria ARCO del futuro

Obras imprescindibles de la feria ARCO del futuro

Cecilia de la Serna

Foto: Lili Reynaud-Dewar

Arranca la 37ª edición de ARCO Madrid, la cita que pone en el mapa del arte a la capital española, que se celebra entre el 21 y el 25 de febrero. Como principal novedad, este año ARCO no tiene un país invitado, sino que ha invitado a un concepto. “El Futuro” es el nombre que lleva el programa especial que lanza la feria madrileña de la mano de CNP Partners. La elección del eje central de esta edición de ARCO responde “a su voluntad de innovación e investigación constante”, en palabras de Clemente González Soler, presidente del Comité Ejecutivo de IFEMA, que acoge de nuevo a la feria.

“El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer” es a la vez una frase que han tomado prestada de Jorge Luis Borges y la premisa sobre la cual trabajan Chus Martínez, Elise Lammer y Rosa Lleó en su selección de galerías (19 de las 208 que en total se presentan en esta edición). No es casualidad que esta sección esté comisariada completamente por mujeres, ya que por primera vez todas las secciones de la feria (además de Futuro, Diálogos, Opening y el Programa General) tienen a comisarias al frente. Puede que el futuro también se escriba en femenino.

ARCO conecta de manera extraordinaria y única el mercado del arte en Europa y en Iberoamérica, adquiriendo un rol de puente fundamental para coleccionistas, artistas y galeristas de ambos lados del charco. De las 19 galerías que participan en el programa Futuro, hay tres españolas, tres italianas, dos alemanas, dos francesas, dos británicas, dos brasileñas, una suiza, una estadounidense, una chilena y una suizo-alemana, lo que confirma la cada vez mayor tendencia global de este tipo de ferias.

Cada una de las galerías inscritas en el programa Futuro acerca a los coleccionistas y al público general de ARCO un artista. A continuación seleccionamos los imprescindibles de esta sección:

Metaphase 3 (1986) de Barbara Kasten (Bortolami Gallery, Nueva York, Estados Unidos)

Obras imprescindibles de la feria ARCO del futuro
Metaphase 3 (1986) de Barbara Kasten | Imagen cortesía de Bortolami Gallery (Nueva York)

La fotógrafa contemporánea estadounidense Barbara Kasten crea ambientes interiores abstractos en los que la interacción de la luz, los objetos y los espejos forman el sujeto ilusorio que nos brindan sus imágenes. Utilizando diversos materiales, Kasten construye sets a gran escala que dependen de la sombra, la luz y la reflexión para transformar sus interiores en composiciones abstractas y geométricas, y finalmente inmortalizarlas en sus fotografías. Grandes nombres como László Maholoy-Nagy, James Turrrell o Robert Irwin se encuentran entre sus principales referencias artísticas. Metaphase 3, una obra de 1986, puede verse en el stand H16 del pabellón 7 de IFEMA.

Beyond the Land of Minimal Possessions (2017) de Lili Reynaud-Dewar (Emanuel Layr, Viena-Roma, Austria-Italia)

Obras imprescindibles de la feria ARCO del futuro 1
Beyond the Land of Minimal Possessions (2017) de Lili Reynaud-Dewar. | Imagen cortesía de la galería Emanuel Layr

La distopía y el futuro van de la mano, así lo demuestra esta obra de la artista de performance francesa Lili Reynaud-Dewar. Beyond the Land of Minimal Possessions es una obra  de videoarte grabada en alta definición y ambientada en Marfa, Texas. Esta “comedia de terror” se centra en ocho artistas jóvenes y en apuros y habla de temas candentes como la gentrificación o la mercantilización del arte, la tierra, las ideas y la libertad. Beyond the Land of Minimal Possessions puede verse en stand H16 del pabellón 7 de IFEMA.

Sin título (2017) de Regina Giménez (Galería Ana mas projects, Barcelona, España)

Obras imprescindibles de la feria ARCO del futuro 2
Sin título (2017) de Regina Giménez. | Imagen cortesía de la galería Ana mas projects

La artista barcelonesa Regina Giménez regresa un año más a ARCO con sus globos terráqueos de la mano de la galería Ana mas projects y lo hace dentro del programa Futuro. Las pinturas y collages de Regina Giménez transitan a través de elementos obsoletos de la astronomía, la ciencia o la tecnología para trasladarnos paisajes casi abstractos que evocan soledad. Esta obra puede verse en el stand H16 del pabellón 7 de IFEMA.

Delivery Station (2017) de Teresa Solar Abboud (Galería Joan Prats, Barcelona, España)

Obras imprescindibles de la feria ARCO del futuro 3
Delivery Station (2017) de Teresa Solar Abboud. | Imagen cortesía de la galería Joan Prats

La artista madrileña Teresa Solar Abboud, que expone también estos días Cabalga cabalga cabalga en el Matadero, está presente en Futuro de la mano de la galería Joan Prats de Barcelona. Delivery Station es la obra escogida para esta sección. El trabajo de esta artista gira en torno a prácticas heterogéneas que se materializan en obras audiovisuales y escultóricas, en las que los lenguajes de ambas disciplinas se conectan e interactúan. De esta manera, Teresa Solar Abboud explora la naturaleza de estos elementos, plasmando en su trabajo su peculiar forma de percibir el mundo que la rodea. Delivery Station (2017) puede verse en el stand H16 del pabellón 7 de IFEMA.

The isle of dogs, a curse in reverse (2017) de Patricia Domínguez (Galería Patricia Ready, Santiago, Chile)

Obras imprescindibles de la feria ARCO del futuro 4
The isle of dogs, a curse in reverse (2017) de Patricia Domínguez. | Imagen cortesía de la galería Patricia Ready

La obra que presenta la artista y naturalista chilena Patricia Domínguez consiste en una instalación de gabinetes abstractos en los que la antigua iconografía precolombina coexiste con las nuevas mitologías y cosmologías alrededor de los símbolos corporativos. Esta obra podrá verse también en el stand H16 del pabellón 7 de IFEMA.

TOP