Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Requiem for a pizza

Jesús Terrés

Pero para chulos, nosotros. Así que subimos la ciega: os devolvemos la lista de las narices aportando nuestro granito de arena. Los diez alimentos más adictivos (y poco recomendables) del mundo, pero con nombres y apellidos.

“Si tienes problemas en el trabajo por el alcohol y las drogas. Deja el trabajo.” Keith Richards

Traigo malas noticias. En concreto, dos malas noticias. La primera: científicos estadounidenses (la Universidad de Michigan y el New York Obesity Research Center de Mount Sinai) han demostrado que existen alimentos tan adictivos que actúan en nuestros pusilánimes cerebros como una droga y los han plantado ahí, en una fría lista, uno sobre otro: placa, placa. La segunda —e indudablemente más importante: la pizza encabeza la lista prohibida. Obviamente el ranking está plagado de grasas y carbohidratos refinados, ni rastro de coliflor hervida o tofu.

Pero para chulos, nosotros. Así que subimos la ciega: os devolvemos la lista de las narices aportando nuestro granito de arena. Los diez alimentos más adictivos (y poco recomendables) del mundo, pero con nombres y apellidos. Estos son nuestros placeres culpables “ilegales” favoritos:

—Pizza: de papada de cerdo ibérico y alcachofas en Picsa.

—Chocolate: rocas de almendras caramelizadas de Paco Torreblanca.

—Patatas fritas (de bolsa): Bonilla, sin ningún lugar a dudas.

—Galletas: Jules Destrooper, mantequilla hasta decir basta.

—Helado: Maxibon cookie de vainilla. Sí, ¿qué pasa?

—Patatas fritas: Las de Meat Madrid.

—Hamburguesa con queso: New York Burger.

—Panceta: “Saam” de panceta ibérica a la brasa en StreetXo.

—Torta: del Casar, obviamente.

—Quesos: Hoy Camembert de Normandía, mañana quién sabe.

Continúa leyendo: Toast Ale, la cerveza a base de pan que se rebela contra el despilfarro

Toast Ale, la cerveza a base de pan que se rebela contra el despilfarro

Redacción TO

Foto: Lindsey Parnaby
AFP

Cada año terminan en la basura toneladas de pan y una asociación británica ha tomado la determinación de poner fin al derroche con una solución sorprendente: son capaces de transformar el pan en cerveza.

En el condado de Yorkshire, al norte de Inglaterra, una fábrica está acostumbrada a ver cómo llegan kilos de pan duro procedentes de bares y establecimientos de la ciudad. Estos pasan a convertirse en ingredientes de una cerveza que han bautizado como Toast Ale, y que desde 2016 reduce el porcentaje de malta para sustituirlo por pan, todo por encargo de una asociación que lucha contra el despilfarro de alimentos y que se llama Feedback.

La idea nació de Tristram Stuart, fundador de esta asociación, quien se inspiró en los cerveceros belgas que lanzaron la cerveza llamada Babylon. Aquel nombre no fue una coincidencia.

“Me explicaron que los antiguos babilonios inventaron la cerveza para usar panes y granos que de otro modo se habrían perdido. Era el objetivo inicial de la cerveza”, explicó Stuart en una entrevista con la agencia AFP. “Hoy se tiran cantidades industriales de pan en todo el mundo, y las asociaciones de ayuda alimentaria no pueden repartir todo el pan que les ofrecen. Al mismo tiempo, hay esta fiebre en todo el mundo por las cervecerías artesanales”.

Esta circunstancia empujó a Stuart a crear una empresa que uniera a los suministradores con los cerveceros locales, y a su vez con organizaciones caritativas. Desde el primer momento dio una visión internacional al negocio, y el primer paso consistió en hacer de ‘Toast Ale’ un producto de calidad. La primera cerveza que se hizo nació en el programa de televisión del famoso chef británico Jamie Oliver, que se rindió en elogios. Ahora existen cuatro variantes, en función de los gustos de los consumidores. Tienen dos lagers, una Pale Ale y una India Pale Ale, y varios premios a sus espaldas.

Un trabajador de la fábrica, volcando el pan durante el proceso. | Foto: LINDSEY PARNABY/AFP

Su ejemplo ha servido para que otras cervecerías se hayan sumado a su iniciativa. Es el caso de Wiper and True, situada en Bristol, que creó la Bread Pudding, una cerveza fabricada con los mismos métodos y con un sabor que recuerda al famoso postre británico.

En el Reino Unido se han usado ya 9,75 toneladas de pan para producir más de 300.000 botellas de cerveza, vendidas a entre 2,5 y 3 libras la unidad –entre 2,80 y 3,40 euros–, un precio habitual en cervezas artesanales. Es un pequeño paso, pero queda mucho por hacer para reducir el problema del derroche: cerca de la mitad –el 44%– del pan que se produce en el Reino Unido anualmente acaba en la basura. El pan es el alimento que más se tira en ese país.

“Ver lo que ocurre en el mundo es verdaderamente deprimente”, estimó Tristram Stuart. Para ello ha encontrado una solución “deliciosa”. Tan deliciosa que su método se extiende con velocidad y ya se aplica en ciudades como Nueva York, Río y Ciudad del Cabo.

La receta para transformar fue publicada en Internet para que todos puedan iniciarse en la elaboración de cerveza con pan y contribuir a su manera a reducir el problema. “La han descargado ya 16.000 veces, mucha gente la usa”, dijo Tristram Stuart, entusiasmado. Pero ¿qué ocurrirá si se deja de derrochar pan? El fundador de Feedback responde tajante: “Entonces, no tendrá razón de existir”.

Continúa leyendo: Madrid se vuelca con la Gran Recogida de Alimentos y bate récord

Madrid se vuelca con la Gran Recogida de Alimentos y bate récord

Natalia Salguero

Foto: Natalia Salguero
The Objective

Una vez más los madrileños han dado a conocer su lado más solidario. El Banco de alimentos de Madrid ha recogido más de 2,8 millones de kilos (2.832.961 ) de productos no perecederos destinados a personas sin recursos económicos. De esta forma, la entidad ha conseguido superar en un 12 % el objetivo, fijado en 2,5 millones de kilos. La recolecta tuvo lugar durante la V Gran Recogida de Alimentos celebrada los días 1, 2 y 3 de diciembre.

A nivel nacional, la Gran Recogida ha conseguido recolectar 21 millones de kilos. El Banco de alimentos se convierte así en una gran despensa de productos de necesidad primaria que abastecerá las necesidades de sus beneficiarios hasta el mes de marzo. Los receptores, 370.000 personas, 191.000 en la Comunidad de Madrid, que se encuentran en pobreza severa y que tienen que sobrevivir con menos de 342 euros al mes.

“Las entidades benéficas, que en esta ocasión han sido 566, son las que ponen estos productos a disposición de las personas que los necesitan”,  apunta a The Objective Gema Escribá, responsable de La Gran recogida, quien señala que este año se ha batido récord en la Comunidad de Madrid tanto “en tiendas participantes, como en voluntarios y kilos”.  “Los resultados de 2017 han sido mejores que los de todas las ediciones anteriores”, destaca.

Los puntos de donación han sido 1.063, como establecimientos, tiendas y supermercados, y han contado con la ayuda de 21.270 voluntarios que han ayudado a recaudar 2.832.961 kilos de comida.

 1
Carritos de compra donde se transportan los alimentos donados en el Banco de Alimentos. | FOTO: Natalia Salguero / The Objective

 1
Cajas donde se encuentran clasificados alimentos del mismo tipo en el Banco de Alimentos. | FOTO: Natalia Salguero / The Objective

¿Cómo funciona?

“Los voluntarios hacen turnos de cuatro horas de ayuda en las tiendas para recopilar la donación, posteriormente el donante da los alimentos y los voluntarios los recogen y agrupan en la plataforma del establecimiento o bien los llevan al Banco de Alimentos. Cuando llegan, los voluntarios del Banco los clasifican por tipos de comida. Todos los alimentos al ser clasificados son trasladados a la despensa y distribuidos durante al menos cuatro meses a las personas más necesitadas”, según ha destacado Escribá.

Los alimentos se clasifican en tres almacenes, el de Pinto, el de San Fernando y el de Alcalá de Henares. De las 566 entidades benéficas que colaboran en Madrid, la mayoría son ONG de la Comunidad, aunque también hay de otros perfiles, como casas de acogida, comedores sociales, y parroquias, entre otros.

“Para que las entidades reciban los alimentos, estos deben pasar unos controles, ya que el Banco de Alimentos los custodia y nos tenemos que asegurar de que se entreguen correctamente y de que los reciban quienes lo necesiten de verdad”, ha añadido la responsable de La Gran Recogida.

Voluntarios cargando un furgón para el transporte de cajas de alimentos a otros centros. | FOTO: Natalia Salguero / The Objective

Política de menores

Existe una política de menores para ser voluntario que varía según se colabore en La Gran Recogida o en la clasificación de los alimentos posterior. “Para la clasificación no está permitido que asistan menores de 14 años debido a que en el almacén donde se realiza es una zona industrial que puede ser peligrosa”, ha explicado la responsable del call center, Paquita Navazo, que es voluntaria permanente en el Banco de Alimentos.

“Sin embargo en La Gran Recogida, como consiste en estar en una tienda recogiendo donaciones, no es peligroso y la política es más amplia, admitiendo como voluntarios a niños de ocho años de edad en adelante, con autorización y compañía de un tutor”, ha añadido.

En la página web del Banco de Alimentos aparece toda la información necesaria para ser voluntario, existiendo una gran flexibilidad, ya que se permite elegir el día y la hora que se prefiera. Además se puede llamar al call center por si aquellos que quieran colaborar tienen alguna duda o precisan información.

El Banco de Alimentos de Madrid es una organización benéfica sin ánimo de lucro cuyo fin es conseguir gratuitamente alimentos para distribuirlos, también de manera gratuita, entre entidades benéficas dedicadas a la asistencia y cuidado directo de personas necesitadas.

Continúa leyendo: Estas son las cinco sustancias más adictivas del planeta

Estas son las cinco sustancias más adictivas del planeta

Redacción TO

Foto: ERIC VIDAL
Reuters

¿Cuáles son las sustancias más adictivas para el ser humano? Parece una respuesta de fácil respuesta, pero esconde complicaciones. Los investigadores difieren, en muchas ocasiones, sobre qué hace que una droga sea adictiva. Porque en este factor interviene, claramente, el componente físico, pero también podría atenderse al componente social: su accesibilidad y disponibilidad, por ejemplo.

Con todo, la revista científica The Conversation ha elaborado una lista a partir de un estudio desarrollado por David Nutt en 2007, más enfocado en los niveles de dopamina que producen. En este caso, se analizó el potencial de las drogas para crear dependencia física, y determinaron que estas cinco drogas son las más adictivas:

Cocaína

Esta sustancia interfiere en las transmisiones interneuronales y en el uso de dopamina por parte del cerebro, impidiendo que las neuronas apaguen las señales de dopamina. Los experimentos con animales han demostrado que los niveles de este neurotransmisor se multiplica hasta por tres con el consumo de esta droga, que toman entre 14 y 20 millones de personas en todo el mundo, según la Oficina contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas (UNODC). Una cifra que, sin embargo, podría ser mayor. Esto se debe a la facilidad con la que sus consumidores se habitúan a tomarla: un estudio de la Encuesta Epidemiológica Nacional sobre Alcohol y Condiciones Relacionadas norteamericana concluyó que una quinta parte de quienes prueban la cocaína termina siendo adictos.

Nicotina

Se trata del componente más adictivo del tabaco. Cuando el fumador consume un cigarrillo, esta sustancia se absorbe con velocidad en los pulmones y se dirige al cerebro. Es, al mismo tiempo, una sustancia presente en millones de personas de todo el mundo. La OMS asumió que hay más de mil millones de fumadores en todo el mundo y que más de ocho millones de personas morirán por ello cada año de aquí a 2030. En pruebas con ratones, la nicotina aumenta los niveles de dopamina entre un 25 y un 40 por ciento.

Un soldado abre una amapola para mostrar la savia que se usa para hacer opio en Coyuca de Catalan, México. | Foto: Henry Romero/Reuters

Heroína

Esta sustancia semisintética, derivada de la planta del opio, provoca el aumento de la dopamina –una activación de las vías de recompensa neurológicas– generada por el cerebro hasta un 200%, tal y como se ha podido comprobar en experimentos con animales. Además de ser la que más dependencia genera, es una de las más peligrosas y dañinas a nivel humano y social.

Barbitúricos

Los conocemos como medicamentos, tradicionalmente empleados para mitigar los síntomas de la ansiedad o para conciliar el sueño. Esto es posible porque su efecto consiste en apagar la actividad en algunas regiones del cerebro. Con todo, su uso es peligroso y debe ser controlado, pues una sobredosis puede detener las vías respiratorias e inducir a la muerte. Su consumo en otras décadas era muy elevado y la posibilidad de adquirirla sin prescripción en países como Estados Unidos creó a miles de adictos.

Alcohol

Esta sustancia tiene muchos efectos adversos sobre el cerebro, y también provoca el aumento de la producción de dopamina, entre un 40 y 360% en animales. De acuerdo con la OMS, más de 3 millones de personas murieron en 2012 por los daños causados por el alcohol. Hay estudios que sostienen que el alcohol es la sustancia más peligrosa de todas.

Continúa leyendo: El desafío de dejar el tabaco: más de la mitad de los españoles fracasa en el intento

El desafío de dejar el tabaco: más de la mitad de los españoles fracasa en el intento

Redacción TO

Foto: Regis Duvignau
Reuters

Hay cifras que simplemente impresionan. En España mueren cada año 52.000 personas a causa del tabaquismo, según la Sociedad Española de Medicina de Familia. Esto quiere decir que es la primera causa evitable de enfermedades y la primera causa de muertes prematuras. Esto ocurre en un país donde el 21% de la población fuma, aun con las limitaciones fundamentales que han constituido los cambios de legislación y las restricciones cada vez mayores, que impiden que se fume en lugares públicos, por ejemplo.

Los datos demuestran que la adicción al tabaco es tan poderosa –pese a ser cada vez más minoritaria– que el 58% de quienes han tratado de dejarlo ha fracasado. Al menos así lo certifica el último estudio de aseguradora Acierto.com. Las cifras van más allá. Esta investigación sostiene que el 41% de quienes han querido dejar el tabaco ha fracasado en uno o dos intentos, y que el 17% restante tampoco lo ha logrado después de tres intentos o más. Por otra parte, hay datos para el optimismo: casi ocho de cada 10 fumadores ha intentado dejarlo, tomando medidas para hacerlo.

Entre estas medidas se encuentran todo tipo de alternativas: desde chicles para fumar y parches de nicotina hasta técnicas de hipnosis o psicoanálisis. Desde la aseguradora se invita a los fumadores a que exploren su método más efectivo en función de sus propias características, incluso del grado de adicción.

Un aficionado del Athletic de Bilbao, con su puro durante un partido en San Mamés. | Foto: Álvaro Barrientos/AP

Y si bien los argumentos sanitarios quizá no son suficientes, hay que remarcar los económicos. El fumador que consume una cajetilla de tabaco diaria ahorraría, como mínimo, en torno a los 1.800 euros cada año. Esto supone el 14% del presupuesto medio al año de un español, según la aseguradora. A esto habría que sumar el gasto en elementos necesarios para todo fumadores, como los encendedores, o derivados, como los gastos médicos.

Por ello, hay aplicaciones gratuitas que te ayudan a luchar contra el tabaquismo. La Asociación Española contra el Cáncer lanzó una –Respirapp– en la que te orienta en lo que clasifica como cuatro fases distintas para acabar con la adicción. También hay otras como Mi último cigarrillo, que calcula los años de vida que ganas dejando de fumar o el dinero que ahorras, o Quit now, que te ayuda a eliminar progresivamente el tabaco de tu día a día. Todo sea por cumplir con éxito con el propósito de año nuevo más gastado –con permiso del de la dieta y el gimnasio–.

TOP