Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La Iglesia se inventó el amor romántico

José Carlos Rodríguez

San Agustín, apóstol de Inglaterra y primer arzobispo de Canterbury, le envió una misiva al Papa Gregorio I, llamado “el Grande” por sobrados motivos. En la carta le pedía que le iluminase con la mejor doctrina de la Iglesia sobre nueve cuestiones; cinco de ellas se referían a cuestiones familiares.

En la época de ambos santos, a decir de Jack Goody, los usos familiares “permitían e incluso favorecían las prácticas de, en primer lugar, casarse con parientes cercanos. En segundo lugar, casarse con viudas que sean parientes cercanas (probablemente por herencia, del cual el levirato era su forma más extrema). En tercer lugar, la transferencia de niños por medio de la adopción. Y, finalmente, el concubinato, una forma de unión secundaria”. Esas costumbres facilitaban las uniones en una época en la que las oportunidades de conocer a otras personas eran muy escasas. Gregorio I prohibió las cuatro prácticas. No se pudo basar en las Sagradas Escrituras, pues allí no se recogen esas prohibiciones. Ni en el Derecho Romano. No.

Pero San Gregorio tenía motivos sobrados para hacerlo. Al imponerse sus vetos en la práctica, resultó que “un 40 por ciento de las familias quedarán sin ningún heredero varón inmediato”. ¿Quién saldría reforzada de esta nueva situación de herencias sin destinatarios naturales? La Iglesia, que recibía gran parte de esos bienes huérfanos. Pero las consecuencias sociales de ese cambio en los usos matrimoniales fueron mucho más allá del beneficio de la Iglesia. Para empezar, los usos prohibidos cambiaron el cariz del matrimonio, de una unión obligada por la situación económica, como era en muchas ocasiones, a una unión con una persona buscada. La Iglesia se inventó el amor romántico.

Pasaron más cosas. El nuevo matrimonio, buscado, anhelado, hizo que la edad para contraerlo se retrasase, y que los novios trabajasen más tiempo que antes fuera del mismo. Esto favoreció el control de la natalidad y la paulatina salida de la trampa malthusiana. Y se aceleró el desarrollo de Europa frente a otras sociedades. La Iglesia, por su parte, acumuló gran cantidad de riqueza. Esa concomitancia con la propiedad debió de contribuir a aceptar esta institución, más santa que la propia Iglesia, como un hecho natural y positivo para el hombre.

El mismo cambio social que favoreció el amor romántico hizo lo propio con el capitalismo. ¿Qué forma más adecuada de celebrar ambos que hacer un regalo con motivo de San Valentín?

Continúa leyendo: Google Japón cambia el street view por el dog view en Odate, la ciudad natal de Hachiko

Google Japón cambia el street view por el dog view en Odate, la ciudad natal de Hachiko

Carola Melguizo

Foto: Mikhail Vasilyev
Unsplash

Si compartes tu vida con un perro, en algún momento te has preguntado cómo se ve el mundo desde su perspectiva. De ahí que triunfen en internet los vídeos grabados con cámaras deportivas en los que por unos minutos vemos lo que ve un animal cuando corre hacia el mar o cuando juega en el parque. Ahora, gracias a Google Japón podemos descubrir una ciudad entera a través de los ojos de un perro. Y no se trata de una ciudad cualquiera, sino de Odate, la ciudad natal de Hachiko, el perro que se convirtió en símbolo de lealtad después de esperar durante años que su humano fallecido volviera a la estación de tren en la que se encontraban cada día.

Se trata de dog view, una versión del ya clásico street view de Google con la que podemos recorrer las calles de la ciudad de Odate, en el norte de Japón, desde la perspectiva (en 360º) de un perro. La idea es promover el turismo en la zona y la elección de la ciudad no es casualidad. Odate es parte de la prefectura de Akita, lugar de origen de la raza del mismo nombre. Los guías, como es de esperar, son tres akitas: Asuka, Ako y Puko que recorren la ciudad con una pequeña cámara en el arnés y muestran al visitante las principales atracciones turísticas y algunos lugares especiales conocidos, hasta ahora, solo por los locales. Asuka, por ejemplo, es el encargado de mostrar la estatua de Hachiko, el akita más famoso de la historia.



Como la cámara va en el lomo, en los recorridos, además de la vista panorámica de la ubicación, se ven las orejas de los perritos y al girar, se ven las colas. Un toque extra de ternura que hace que la experiencia sea incluso más especial. En el blog de Google Japón, los responsables aseguran que la grabación fue divertida tanto para el equipo humano como para el canino. Para demostrarlo, publicaron un making of en el que se ve a los perros disfrutar en la nieve durante el paseo:

La historia de Hachiko

Los lazos de la raza con la ciudad son muy especiales. Los locales los veneran como símbolo de prosperidad, salud y buena fortuna. Sin embargo, entre todos los akitas hay uno que destaca: Hachiko, el ejemplo de lealtad. Nació el 10 de noviembre de 1923 en una granja de Odate y a las pocas semanas fue regalado a Eisaburō Ueno, ingeniero agrónomo y profesor de la Universidad de Tokio. Se volvieron inseparables. Cada día Hachiko acompañaba al profesor a la estación de Shibuya para que tomara el tren que lo llevaba a la universidad. Al atardecer, regresaba para recibirlo y volvían juntos a casa. La rutina terminó de forma brusca en 1925 cuando Ueno murió a causa de un derrame cerebral durante una clase.

Durante más de nueve años el perro acudió cada tarde a la estación con la esperanza de volver a encontrarse con su humano y se convirtió así en uno de los mayores ejemplos de lealtad. Los comerciantes de la zona lo cuidaron y alimentaron hasta el día de su muerte el 08 de marzo de 1935. Actualmente, las dos estatuas de Hachiko están en Japón, una en Odale y otra en Shibuya, pero el reconocimiento ha traspasado las fronteras niponas, en gran parte gracias al cine.

La vida del can llegó a la gran pantalla en 1987 con la película ‘La historia de Hachiko’, del cineasta japonés Seijiro Kojama. En 2009, Lasse Hallström dirigió un remake protagonizado por Richard Gere llamado ‘Siempre a tu lado, Hachiko’. Advertencia: imposible no llorar.

Continúa leyendo: Lo milagroso de seguir amándose a los 50

Lo milagroso de seguir amándose a los 50

David Blázquez

Foto: mrhayata
Flickr

Hace algunos años leí Mi Enemigo Mortal, la tremenda novelita de Willa Cather, esa gran desconocida de la literatura norteamericana, quizás demasiado injustamente eclipsada por Faulkner. Las apenas ochenta páginas del relato, narrado a través de los ojos de una joven del mismo pueblo que los protagonistas, describen la historia de amor entre Myra Driscoll y Oswald Henshawe. Myra, sobrina-nieta del señor Driscoll, un ricachón de Parthya (Illinois), decidió en su juventud casarse con Oswald, el hombre a quien amaba. Myra, consciente de que esa decisión le habría acarreado la pérdida de su herencia, optó por fugarse y coger un tren hacia Nueva York, hacia el amanecer del amor.

El resto de la novela es el esconderse de ese sol, la muerte progresiva de la promesa que iluminó el comienzo. “Ha sido nuestra ruina. Nos hemos destruido el uno al otro”, confiesa en un momento Myra a su marido mientras con una mano le acaricia suavemente la cabeza. La obra termina con la muerte de Myra, tumbada en una cama junto a Oswald. A él precisamente le dirige sus últimas palabras: “Podría soportar sufrir… muchos han sufrido. Pero, ¿por qué debo morir así, sola junto a mi enemigo mortal?”. Oscuridad total de un amor incumplido en el que los años eran clavos en el ataúd de la promesa. Es lo natural, dicen muchos. Y razón llevan.

Si saco a pasear la negrura de ese matrimonio malogrado –ficticio, pero por desgracia tan real– no es porque hoy sea martes, día para disuadir de bodas y embarques. Lo hago porque el sábado pasado tuve la fortuna de presenciar su envés luminoso. La ocasión fue una fiesta en la que algunos amigos, varios de ellos parejas desde hacía ya 20 ó 25 años, habían preparado una cena para otro amigo que venía de cumplir el medio siglo. Yo era un intruso por edad, un garzón entre cincuentones. Lo que allí vi fue el resplandecer de la alegría, el gusto sosegado de vidas que en los años se habían hecho más serenas, más fructíferas. En cada gesto se percibía que con el pasar del tiempo el amor había crecido entre ellos: en la limpieza y simpatía con la que, en la conversación, sacaban a tender sus trapos sucios; en las pausas entre el chascarrillo de uno y la confesión seria de la otra; en cómo servían el vino; en la forma de hablar de los hijos que ya se iban yendo de casa y en el afrontar la irreversible partida de los padres, ya trillados por la vida en el cuerpo y en lo otro, que diría Foster Wallace.

En Mi enemigo Mortal, la narradora habla en un determinado momento de los ojos de Oswald, el marido de Myra. Son ojos “inescrutables”, “corteses y amables, pero en el fondo de los cuales no consigues adentrarte”. Las miradas de los cincuentones, transparentes, curiosas y pícaras, aquilatadas por los sufrimientos y las pruebas del vivir, fueron una soga lanzada al pozo oscuro de mi escepticismo, ese sí, mi enemigo mortal. Me hizo bien agarrarme a ella y trepar hacia la luz.

Continúa leyendo: El culto a la Santa Muerte en México

El culto a la Santa Muerte en México

Felipe Passolas

Foto: Felipe Passolas
The Objective

La devoción a la Santa Muerte es uno de los cultos de mayor crecimiento en Latinoamérica que ha cobrado especial relevancia desde que la cultura narco la adoptó ampliamente. Es natural, después de todo este tipo de crimen organizado es cercano a la experiencia de la muerte, y sus vidas son rápidas, lujosas y con mucha ostentación.

La catrina o dama blanca son solo algunos de sus nombres, según sus devotos es milagrosa y la capacidad de conceder favores tanto para el bien como para el mal. La tradición dice que si no le cumples a la Santa Muerte cuanto te hace algún milagro se lleva lo que más quieres, pero esta superstición es desmentida por muchos que la ven como sanadora. Una contradicción, la muerte que sana.

La iglesia de Roma obviamente no reconoce el culto pero sus devotos son también la mayoría cristianos y de toda condición social. Se levantan altares en su nombre en todos los estados de la república. Hoy en día el culto a la santa muerte es un gran negocio que recauda millones para muchos.

El trabajo fotográfico aquí expuesto fue realizado en el “Majestuoso Altar” de la Santa Muerte en Puebla, México.

El culto a la Santa Muerte en México 2
Altar público de la Santa Muerte a pie de calle entre las avenidas 12 y 14 Poniente en el centro de Puebla.

El culto a la Santa Muerte en México 3
La Catrina, la flaquita o la niña bonita son algunos de los nombres que se le dan a la Santa Muerte.

El culto a la Santa Muerte en México 4
Cada color del vestido de la Catrina o color de la vela simboliza un tipo de milagro, las velas más vendidas en México con las rojas para problemas de corazón.

El culto a la Santa Muerte en México 5
En abril de este año se cumplirá el cuarto aniversario del altar y se celebrará una gran fiesta con manjares y festejos proporcionados por los fieles.

El culto a la Santa Muerte en México 6
En torno al culto que se caracteriza por poder pedirle cosas positivas o negativas, existe un mundo muy esotérico lo que a veces se mezcla con la santería que erróneamente se atribuye a este culto. En la santería se les pide a los muertos no a la Santa Muerte.

El culto a la Santa Muerte en México 7
Los tatuajes a la muerte o la Santa muerte son muy comunes en México no solo por la devoción a la Santa sino por la relación con la muerte que el pueblo mexicano tiene. El día 2 de Noviembre, el día de Muertos es una fiesta con mucho arraigo en el país.

El culto a la Santa Muerte en México 8
La Santa Muerte es famosa por sus viajes, la gente construye sus propios altares y se fotografía con ella o llevan escapularios.

El culto a la Santa Muerte en México 9
En abril de 2018 se cumplen el cuarto aniversario del altar y se celebrará una gran fiesta con manjares y festejos proporcionados por los fieles.

El culto a la Santa Muerte en México 10
Cualquier icono o figura de la flaquita ya sea en un altar, tienda o la vía pública suscita reverencia y la gente se santigua a su paso.

El culto a la Santa Muerte en México 11
Victor Sanchez: su familia es responsable de establecer el primer altar en Puebla en agradecimiento a una bancarrota que sufrieron, la virgen es tan milagrosa que también salvó a la hija de Victor de una enfermedad congénita.

El culto a la Santa Muerte en México 12
A día de hoy el negocio de la mercadería que suscita el culto es muy lucrativo. Se vende todo tipo estatuas, accesorios, inciensos, etc.

Continúa leyendo: El Camino de Santiago con Perro, a través de Youtube

El Camino de Santiago con Perro, a través de Youtube

Carola Melguizo

Foto: Drew Osaki
Turismo Canino

Millones de peregrinos han recorrido el Camino de Santiago a lo largo de los siglos. Unos movidos por su fe, otros por su espíritu aventurero, pero todos coinciden en que se trata de una de esas experiencias que marcan un antes y un después en la vida. Y debe ser cierto porque a pesar del cansancio, las ampollas y los típicos contratiempos, todos quieren repetir. Algo tiene el Camino que engancha. Mercè Jiménez García, responsable de Turismo Canino, quiere descubrirlo y lo hará en compañía de Futt, el perro con el que comparte la vida desde hace cuatro años. La aventura se podrá seguir a través de Youtube.

Aunque todavía no es tan fácil como debería, cada vez son más las personas que se animan a viajar con su perro. Según datos ofrecidos por Turismo Canino, blog especializado en consejos, rutas y guías de ciudades para viajar con perro: en España, más del 83% de las familias con canes realiza al menos un viaje al año con su perro y, de estos, el 38% lo hacen durante una semana. Con la idea de fomentar y dar visibilidad a los viajes con perro, Mercè Jiménez García, la creadora del blog, se ha propuesto hacer el Camino junto a Futt, su fiel compañero. Aunque ambos son peregrinos novatos, tienen mucha experiencia en viajes, juntos han recorrido más de 5.000 kilómetros en 16 ciudades de 3 países.

Futt se prepara para ser un auténtico ‘perregrino’. | Foto: @drew.osaki/Turismo Canino

Futt es un perro sano y feliz que disfruta de la vida junto a sus humanos, pero por desgracia, como tantos otros perros en España, su historia tiene un comienzo triste. “A Futt se lo encontraron abandonado en Rubí cuando tenía 5 meses y llevaba 2 años en la protectora”, explica Mercè al relatar cómo se conocieron. Su vida cambió el 19 de octubre de 2014 en una jornada de adopción: “Nosotros no sabíamos muy bien cómo era el evento; fuimos para colaborar con el donativo de la entrada a las protectoras pero no nos imaginábamos que habría tantos perros paseando por allí. Y, al entrar, pasamos por el stand de Help Guau y Futt se me tiró encima y empezó a darme besos y me enamoró. Ese mismo día nos lo llevamos a casa.”

Desde entonces, la manada no ha parado de viajar y de acumular aventuras. En esta oportunidad, la pareja irá desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela, recorriendo así casi 800 km divididos en 38 etapas. Un total de 46 días que comenzarán a contar el próximo sábado 14 de abril. “Escogí el itinerario del Camino Francés porque es el más popular entre los peregrinos. Nuestro reto es hacerlo desde Roncesvalles para recopilar toda la información posible y ayudar a que otras personas también se animen a hacerlo a su ritmo. Si todo sale bien nos animaremos a hacer otros itinerarios”, nos cuenta Mercè. Las dietas de Futt antes y durante el Camino corren por cuenta de TerranovaCNC, patrocinador del proyecto.

La preparación es fundamental

Para poder afrontar el reto con éxito, Futt sigue un programa de entrenamiento especialmente diseñado para él. “Desde enero, lo primero que hice fue aumentar su actividad física y empezar a hacer paseos mucho más largos en los que corriésemos y jugásemos más. Unas semanas después, a partir de febrero, empezamos a seguir una rutina de entrenamiento con ejercicios y series para fortalecer sus músculos y aumentar su condición física. Un fisioterapeuta animal nos aconsejó que no entrenásemos solo haciendo rutas largas, sino que alternásemos con entrenamientos más cortos pero más intensos. Y, por supuesto, unas 2 veces a la semana hacemos rutas de más de 20km para simular lo que sería una etapa de el Camino y ver cómo se va encontrando Futt.” Explica Mercè.

La aventura se podrá seguir en directo a través de los perfiles de Turismo Canino en las redes sociales (Instagram, Facebook y Twitter) y de su canal de YouTube, donde cada día publicarán un vídeo de la etapa realizada. Durante el recorrido, contactarán con refugios y protectoras de la zona para aprovechar la atención captada y dar más visibilidad a sus proyectos. En concreto, hablaran con asociaciones de Pamplona, Logroño, Burgos, Carrión de los Condes, León, Ponferrada, Sarria y Santiago de Compostela. La idea es fomentar la adopción y ayudar a que más perros tengan la suerte que tuvo Futt.

¡Buen camino, manada!

TOP