Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La Iglesia se inventó el amor romántico

José Carlos Rodríguez

San Agustín, apóstol de Inglaterra y primer arzobispo de Canterbury, le envió una misiva al Papa Gregorio I, llamado “el Grande” por sobrados motivos. En la carta le pedía que le iluminase con la mejor doctrina de la Iglesia sobre nueve cuestiones; cinco de ellas se referían a cuestiones familiares.

En la época de ambos santos, a decir de Jack Goody, los usos familiares “permitían e incluso favorecían las prácticas de, en primer lugar, casarse con parientes cercanos. En segundo lugar, casarse con viudas que sean parientes cercanas (probablemente por herencia, del cual el levirato era su forma más extrema). En tercer lugar, la transferencia de niños por medio de la adopción. Y, finalmente, el concubinato, una forma de unión secundaria”. Esas costumbres facilitaban las uniones en una época en la que las oportunidades de conocer a otras personas eran muy escasas. Gregorio I prohibió las cuatro prácticas. No se pudo basar en las Sagradas Escrituras, pues allí no se recogen esas prohibiciones. Ni en el Derecho Romano. No.

Pero San Gregorio tenía motivos sobrados para hacerlo. Al imponerse sus vetos en la práctica, resultó que “un 40 por ciento de las familias quedarán sin ningún heredero varón inmediato”. ¿Quién saldría reforzada de esta nueva situación de herencias sin destinatarios naturales? La Iglesia, que recibía gran parte de esos bienes huérfanos. Pero las consecuencias sociales de ese cambio en los usos matrimoniales fueron mucho más allá del beneficio de la Iglesia. Para empezar, los usos prohibidos cambiaron el cariz del matrimonio, de una unión obligada por la situación económica, como era en muchas ocasiones, a una unión con una persona buscada. La Iglesia se inventó el amor romántico.

Pasaron más cosas. El nuevo matrimonio, buscado, anhelado, hizo que la edad para contraerlo se retrasase, y que los novios trabajasen más tiempo que antes fuera del mismo. Esto favoreció el control de la natalidad y la paulatina salida de la trampa malthusiana. Y se aceleró el desarrollo de Europa frente a otras sociedades. La Iglesia, por su parte, acumuló gran cantidad de riqueza. Esa concomitancia con la propiedad debió de contribuir a aceptar esta institución, más santa que la propia Iglesia, como un hecho natural y positivo para el hombre.

El mismo cambio social que favoreció el amor romántico hizo lo propio con el capitalismo. ¿Qué forma más adecuada de celebrar ambos que hacer un regalo con motivo de San Valentín?

Continua leyendo: Amor a la carta

Amor a la carta

Jesús Montiel

Foto: Vladimir Kudinov

«Vengo a encontrar el amor», dice. Y continúa, voz ilusionada: «Que sea bueno en la cocina y que le guste hacer deporte y salir de paseo y ya que estamos tez morena y ojos azul piscina». Lo dice una concursante del famoso programa First Dates, timoneado por el hombre de la ceja: Carlos Sobera. Se sabe: está de moda el amor a la carta. Voy al supermercado del amor hambriento de compañía y elijo producto —persona, sus ingredientes— que menos me vaya a indigestar. A menor número de incompatibilidades, más posibilidad de dicha. Más duradera la relación y por tanto más remota la ruptura. Menos platos levitando. La lógica del amor a la carta cree que el amor, si se elige como el traje para la boda, resultará menos estafa. No obstante, la cifra de rupturas en Occidente, y su velocidad, contradice estas matemáticas. Todo el mundo elige, y sin embargo nunca antes las relaciones sentimentales fueron tan vidriosas.

Ya puestos, yo debí de elegir muy mal según Carlos Sobera, porque la mujer con la que vivo es mi viva antítesis: su risa, mi cara de tormenta; mi naturaleza nerviosa, su templanza; mi afición al cine romántico, sus bostezos en la butaca; mi literatura, su literalidad. Cada uno con sus padres, tan antónimos. Somos contrarios en casi todo.  Aun así, si pudiera elegir, le diría a Carlos Sobera: «Busco a una mujer que no le guste la literatura, que prefiera una película de acción y censure a cada instante mi incorregible egolatría. Busco a mi mujer. No borro todas las dificultades. Las ganas de tirar la toalla. Los imposibles acuerdos».

El amor, pienso, no se elige: nos elige. Tiene piernas y camina a nuestro encuentro llenando el día de momentos cruciales. Da igual si el otro es distinto, incluso muy distinto. El amor del que hablo no elimina las broncas, viene lleno de obstáculos, se carga nuestros proyectos. Los desbarata. Elegir, y elegir lo más parecido a mí, es amarme a mí mismo, buscar como Narciso mi propio reflejo. Más que elegir a la carta, estemos dispuestos a que el amor nos elija. Seamos menos consumidores y más consumidos; que luego las diferencias, si son rociadas con el agua del perdón, dan lugar a vínculos indestructibles.

Continua leyendo: 7 quesos y vinos para sentirte más cerca de Francia

7 quesos y vinos para sentirte más cerca de Francia

Rodrigo Isasi Arce

Foto: .
Mantequerías Bravo

El 14 de julio las calles Francia se llenan de gente y de color, la enseña nacional tricolor adorna los balcones, los militares desfilan en los Campos Elíseos de París y los ciudadanos salen a celebrar su fiesta Nacional. En este día se conmemora la toma de la Bastilla en 1789 que marcó el inicio de la Revolución francesa, y el día de unión nacional en el Campo de Marte durante la Fiesta de la Federación en 1790. No hay mejor manera de festejar este acontecimiento que acercándose un poco más a su gastronomía. Desde The Objective te ofrecemos 7 quesos y vinos del país para disfrutar de la Fête nationale por todo lo alto, con recomendaciones de tres referentes gastronómicos madrileños, como son Poncelet, La Boulette y Mantequerías Bravo.

Brie

Desde La Boulette, una de las queserías más completas de Madrid, con más de 300 variedades de queso tanto nacional como internacional, nos llega una propuesta un poco diferente de este queso, un Brie de Meaux Trufado. De una selección de los mejores Brie, este queso de pasta blanda es elaborado de manera artesanal con leche cruda de vaca  y en su interior contiene crema de trufa, que le aporta al queso un sabor potente y atrayente.

El precio aproximado de un kilogramo de este queso es de 27 euros.

7 quesos y vinos franceses para celebrar el 14 de julio 1
Queso Brie y Champagne Bouché | Foto: Mantequerías Bravo

Mantequerías Bravo, una referencia clásica en España como enoteca, nos propone maridar el Brie con el vino Bouché Père & Fils, de la región de Champagne. Nicholas Bouché elabora con su familia en un pequeño château este champán poco conocido que es un placer descubrir. Bravo oferta un millessime – un tipo de vino de excelente calidad – de una inmejorable añada y con un precio de 35,90 euros la botella. Sólo se puede encontrar en esta tienda de Madrid, o al menos, esos nos comentan.

Bravo ofrece miles de vinos y licores nacionales e internacionales en formatos que abarcan desde las miniaturas hasta las botellas de 27 litros de conocidas bodegas, así como varios productos gastronómicos gourmet.

Roquefort

En diciembre de 2004 se abrió en Madrid la primera tienda Poncelet, un establecimiento especializado en quesos nacionales y europeos, “tradición, modernidad, innovación y vanguardia son nuestras señas de identidad”, asegura la empresa, que nos oferta un clásico de los quesos franceses.

La historia de este gran queso azul se remonta más allá de la Alta Edad Media. Ya conocido por los romanos en el siglo I d.C., ha sido alabado por emperadores, reyes y poetas. En 1411, un fuero real de Carlos VI otorgaba a los habitantes de Roquefort el monopolio de la maduración del queso en las cuevas de Combalou. Dicho fuero sigue en vigor.

7 quesos y vinos franceses para celebrar el 14 de julio
Una fábrica de quesos Roquefort |Foto: Bob Edme / AP Photo File

Producido con leche cruda de oveja, y en tambores de 2,5 kilogramos, el Roquefort casi no posee corteza y se distribuye envuelto en aluminio. La pasta es de color muy blanco, con un entramado de vetas azul verdoso. Su textura es firme y lisa y puede untarse con cierta facilidad. Su aroma es lechoso, a nueces y pasas. Su sabor es salado, complejo, con un regusto ácido.

Un kilogramo de este queso ronda los 40 euros, y combina perfectamente con algún vino blanco muy dulce, como un Sauternes o un Borgoña. Mantequerías Bravo recomienda el vino Climens de la región de Sauternes. Una botella de este vino, de la añada de 2014, puede costar aproximadamente 65 euros, mientras que la de 2005, alcanza los 150 euros.

Époisses

Cuenta la leyenda que este queso de la zona de Borgoña fue creado por monjes cistercienses instalados en el pueblo de Epoisses en el siglo XV, y fue muy popular en el siglo XX hasta la II Guerra Mundial, donde estuvo a punto de desaparecer, cosa que no ocurrió gracias a M.Berthaut, de la localidad de Epoisses, que logró recuperarlo en el año 1956.

Este pequeño queso borgoñón era el favorito de Porthos en los Tres Mosqueteros y también de Napoleón, que lo degustaba con un vino de Chambertin (un viñedo de la región de la Côte de Nuits). Es uno de los candidatos a los 10 quesos más ásperos de Francia.

El precio medio por un kilogramo de este queso es de 50 euros, y combina muy bien con vinos tintos de la región de Borgoña. 

5 quesos y vinos franceses para celebrar el 14 de julio
Cientos de quesos en una fábrica francesa | Foto: Eric Risberg / AP Photo

Comté

El queso de pasta dura más popular de Francia se elabora en los Alpes franceses, con leche de vaca autóctonas de la zona y su peso oscila entre los 35 y los 55 kilogramos. Es del estilo gruyere y se elabora solo en verano, en las montañas. Su producción es de aproximadamente 48.000 toneladas.

Se necesitan unos 530 litros de leche para preparar una sola rueda de Comté de 35 kilogramos, es decir, la producción diaria de 30 vacas. Se elabora en las abruptas montañas y las extensas mesetas del Macizo de Jura, una región que abarca el Jura, los Doubs (ambos incluidos en Franco-Condado) y el Ain (en la región de Ródano-Alpes).

La riqueza y la diversidad de los pastos de la montaña y la marcada diferencia de las estaciones aportan al Comté un sabor único, además de la leche de las dos únicas razas nativas de vaca que deben utilizarse: la Montbéliarde, conocida por el dulzor de su leche, constituye aproximadamente el 95% del ganado, y la parte restante procede de las vacas Simmental francesas.

7 quesos y vinos franceses para celebrar el 14 de julio 2
Queso Comte y vino Château Bertineau | Foto: Mantequerías Bravo

Los precios de este queso varían en función de los meses de maduración: el precio de un kilogramo de un Comté de 9 meses es de 23 euros; de 21 meses cuesta 31 euros y el de 36 meses 50 euros.

Su textura cremosa y sabor afrutado combinan muy bien con el pescado y la carne blanca, así como con vinos Jura de la región, por ejemplo, Chardonnay, Chenin Blanc o Viognier. Mantequerías Bravo, sin embargo, nos recomienda comer este queso con el vino Château Bertineau de Lalande de Pomerol, de la región vinícola de Burdeos, cuyo precio ronda los 27 a 30 euros la botella.

Reblochon Fermier

A partir del siglo XIV en la Alta Saboya, los agricultores alquilaban el pasto de montaña a los terratenientes y les tenían que proporcionar un porcentaje de la cantidad total que ordeñaban de leche, así que para no tener que pagar en exceso, los granjeros decidieron ordeñar dos veces al día a sus vacas. El queso se elaboraba con la leche de los dos ordeños, esto se denominaba re-blochaient-blochaient, por eso el queso fue nombrado Reblochon.

El Reblochon fue el primer queso de la región de Savoie en conseguir la Denominación de Origen, y por 20 euros se puede adquirir un kilogramo de este queso. Combina muy bien con vinos de la misma región, como un Roussette o un Crépy.

7 quesos y vinos franceses para celebrar el 14 de julio 6
Queso Reblochon francés | Foto: Pierpeter / Flickr

Mimolette

Este queso también se conoce bajo el nombre de Boule de Lille (Bola de Lille). La razón de este nombre es que  los quesos fueron madurados originalmente en bodegas situadas en la ciudad de Lille. En cuanto al término Mimolette, proviene de una derivación de la palabra mi-mou (medio-blando). El método de producción del  Mimolette es el mismo que el queso Edam holandés. Algunos dicen que el queso se originó en Holanda, otros afirman que fue en Francia.

Este queso tiene dos características peculiares: una es que la pasta tiene un color naranja debido a la coloración natural de la semilla del achiote, y otra es el aspecto exterior de la corteza que es de color grisácea.

7 quesos y vinos franceses para celebrar el 14 de julio 3
Queso Mimolette y vino Château Rocheyron | Foto: Mantequerías Bravo

El queso Mimolette se puede encontrar en varios estados de maduración pero como mínimo tiene que tener seis semanas. “Durante la maduración, se golpea el queso con un martillo de Mimolette y dependiendo de la resonancia obtenida sirve como un indicador de su calidad. Si suena hueco, es una mala señal”, comentan desde Poncelet.

El precio medio por un kilogramo de este queso es de 35 euros y Bravo asegura que puede ser un buen acompañamiento del vino Rocheyron de la región de Saint Emilion. Este vino tiene un precio de 190 euros la botella y es elaborado por Peter Siesseck, uno de los enólogos más reconocidos en el sector, responsable en España del famoso Dominio de Pingus, en la Ribera del Duero.

Camembert de Normandie

Este queso de origen francés se caracteriza por su pasta blanda, untuosa y suave. Camembert es una denominación genérica para este queso, que actualmente se elabora en todo el mundo. Francia no ha solicitado la protección del término genérico ‘Camembert’, pero sí de uno en particular, que es el Camembert de Normandie.

Durante la Revolución Francesa, un sacerdote de Ile de France, huyendo del terror, se refugio en la casa de Marie Harel y le explico la fabricación del Brie, aplicando a su manera el proceso e intentando mejorar la calidad del queso dio como resultado el Camembert, en 1791. En 1850 se empezó a vender en París, lo que provoco su desarrollo y expansión.

7 quesos y vinos franceses para celebrar el 14 de julio 5
Queso Camambert y vino Château Clarke | Foto: Mantequerías Bravo

Este queso se popularizó cuando se inauguró la línea ferroviaria París-Granville (1855). Marie Paynel, hija de Marie Harel, entregó a Napoleón III un queso Camembert. Al emperador de Francia le gustó que hizo que se lo llevaran con asiduidad al Palacio de las Tullerías. Desde 1880 se envasa en pequeñas cajas de madera.

Un kilogramo de Camembert suele costar entre los 20 y los 30 euros, dependiendo de su calidad, y marida muy bien con el vino Château Clarke de Listrac-Medoc, en la región vinícola de Burdeos, según Bravo. El precio de la botella es de 27,90 euros. Chateau Clarke es elaborado por la bodega Edmond de Rothshild. Esta familia se ha asociado con Vega-Sicilia para elaborar Macán en La Rioja.

  • Poncelet: calle Argensola, 27. Horario: lunes a viernes de 10:30 a 14:30 y de 17:00 a 20:30, sábados de 10:30 a 20:30 y domingo cerrado.

  • La Boulette: Mercado de La Paz Puestos 63-68,  calle Ayala, 28. Horario: lunes a viernes de 09:00 a 14:30 y de 17:00 a 20:00, sábados de 09:00 a 14:30 y domingo cerrado.

  • Mantequerías Bravo: calle Ayala, 24. Horario: lunes a viernes de 09:30 a 14:30 y de 17:30 a 20:30, sábados de 09:30 a 14:30 y domingo cerrado.

Continua leyendo: ¿Por qué las mujeres se hacen selfis desde arriba y los hombres desde abajo en Tinder?

¿Por qué las mujeres se hacen selfis desde arriba y los hombres desde abajo en Tinder?

Redacción TO

Foto: Reuters

Algunas de las preguntas más habituales entre los usuarios en Tinder son: ¿Es demasiado publicar seis fotos –el máximo permitido- en mi perfil? ¿No me hace parecer desesperado? Y si subo solo dos, ¿creerán que son las únicas en las que salgo bien?

Y a estas, la psicología podría añadir: ¿Son los selfis una extensión de nuestro narcisismo o una representación de nuestros complejos, de esforzarnos por distorsionar nuestra propia imagen?

Un equipo de investigadores de la Universidad de Saskatchewan, en Canadá, ha descubierto que tanto hombres como mujeres fuerzan los ángulos de la cámara para hacer juegos de percepción y manipular el modo en que aparecemos ante los ojos de la persona a la que procuramos seducir. Lo han hecho indagando en la popular red social de citas Tinder y las conclusiones las han publicado en la revista Frontiers of Psychology bajo el título de Presenting Your Best Self(ie): The Influence of Gender on Vertical Orientation of Selfies on Tinder.

💗 @hungvanngo

Una publicación compartida de Emily Ratajkowski (@emrata) el


Los autores del estudio han averiguado que los hombres tienen una mayor tendencia a fotografiarse desde abajo, cobrando una perspectiva que les hace parecer más altos y más fuertes, mientras que las mujeres hacen justo lo contrario, ponen la cámara en alto, y así parecen más pequeñas y más frágiles, todo en un sentido físico.

Estos descubrimientos sugieren que los métodos de seducción son seleccionados “intuitiva o incluso premeditamente” para responder “a las cualidades de una pareja ideal”, tal y como se puede leer en el documento. Esto es posible porque la disposición de la cámara frontal nos permite “manipular perceptualmente con facilidad” nuestras cualidades, adaptándolas a lo que presumimos que la otra persona puede encontrar atractivas.

Este estudio, que ha analizado hasta 900 casos –todos ellos heterosexuales-, es el más reciente sobre el fenómeno selfi, que ha despertado un gran interés en la comunidad académica. La autora de la investigación, Jennifer Sedgewick, creó dos cuentas falsas en Tinder, una como hombre y otra como mujer, para adentrarse en el mundo de los likes y los superlikes y lo que ha concluido es que el autorretrato dice más de nosotros de lo que imaginamos.

“Es cierto que no hay una cantidad excesiva de información que podamos extrapolar basándonos en las fotos porque no conocemos a las personas a las que analizamos”, explica Sedgewick en unas declaraciones recogidos por el diario canadiense National Post. “Pero resulta interesante explorar cómo las personas están decidiendo representarse cuando tratan de atraer a otras parejas, aunque sea específicamente en esta técnica nueva del autorretrato”.

Porque, la verdad sea dicha, manipulando la “dimensión espacial vertical”, agregan los autores, se pueden mejorar otros atributos físicos. Para los hombres, fotografiarse desde abajo hace que la mandíbula, que está en primer plano, parezca más grande. En el caso de las mujeres, una inclinación hacia arriba de la cámara, un plano más picado, hace que se pierda la proporción cabeza-cuerpo y se desestime “una característica comúnmente mal representada por las mujeres: su peso”.

☕️☀️ #jamesfranco #franco

Una publicación compartida de James Franco (@jamesfrancoo) el

Los científicos han utilizado Tinder por su funcionalidad y su dimensión: tiene 50 millones de usuarios activos en todo el mundo y sus algoritmos muestran en tu pantalla fotos de parejas potenciales, discriminadas por género, edad, proximidad geográfica y sexualidad. Los usuarios acarician la pantalla hacia la derecha cuando les gusta la persona que aparece, y a la izquierda cuando no, descartándola. Si el gesto primero coincide en los dos individuos implicados, se produce lo que se conoce como match y se abre un chat entre los dos. Todo pasa en décimas de segundo.

Continua leyendo: Las 'monjas' de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis

Las 'monjas' de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis

Redacción TO

Foto: LUCY NICHOLSON
Reuters

Las Hermanas del Valle o las monjas de la marihuana, como también son conocidas, tienen una sola misión: ayudar al máximo número de personas posibles a sanar su dolor. Hasta ahí todo parece normal, pero ni las Hermanas del Valle son monjas reales, ni sus productos son precisamente tradicionales.

En la Merced, California, un negocio de productos creados a base de cannabis ocupa la mayor parte del tiempo de estas peculiares monjas. Botes de cremas y lociones hechas con cannabidiol, un aceite derivado del cannabis, son distribuidos a través de su página web a lugares de todo el mundo.

Falsas monjas

Las Hermanas del Valle no pertenecen a ninguna orden religiosa, ni veneran a ningún dios. Pero sí que han hecho votos y visten hábitos.Esta comunidad esta formada por siete personas, aunque solo dos de ellas, incluida su fundadora, viven en su particular convento.

La congregación nació con la hermana Kate, conocida como ‘sister occupy’, aunque su nombre real es Christine Meeusen. Mientras tenía lugar el movimiento ‘Occupy Wall Street”, en 2011, ocurrió un hecho que la indignó. El Congreso de Estados Unidos trató de declarar la pizza como una verdura para evitar que Michelle Obama lograra regular las comidas en los colegios. Fue esto lo que irritó a la hermana Kate, que dijo que “si la pizza es verdura, yo soy monja”, y desde entonces es conocida como ‘la hermana okupa’.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis
Las monjas producen cremas y lociones con cannabis. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

El hecho de llevar hábito no tiene nada que ver con la religión. De hecho, las Hermanas del Valle están en contra de ella. Esta vestimenta es una mezcla entre la protesta y la reivindicación del papel de las mujeres en el mundo de la espiritualidad ya que ellas, a pesar de no pertenecer a una orden religiosa, se consideran personas espirituales que “respetan profundamente los regalos de la Madre Tierra y trabajan duro para acercar distancias entre ella y su gente que sufre”, explican en su página web.

Estas falsas monjas de la marihuana se describen a sí mismas como “activistas en una misión para dar a la gente el poder de curarse a sí misma”.

¿Droga?

Igual que ellas no son monjas, tampoco lo son sus drogas. A pesar de que sus productos están hechos a base de cannabis, normalmente tratan de que cuenten con menos de un 1% de THC, el componente psicotrópico de esta sustancia que “coloca”.

Cuando cultivan marihuana, las Hermanas del Valle intentan que sus plantas tengan una gran proporción de cannabidiol, que conserva todas las propiedades curativas de la planta sin causar los efectos típicos de una droga como la marihuana. Por tanto, sus cremas, lociones, bálsamos, aceites y jabones buscan llevar a sus clientes, o “pacientes” como ellas los llaman, el bienestar que aporta el cannabis sin sus efectos adictivos.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis 2
Las Hermanas del Valle cultivan cannabis con un bajo contenido de THC. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

El cannabis, o mejor dicho, los productos que fabrican con él, son también la manera de entrar a formar parte de esta comunidad de monjas de la marihuana. La congregación crece a través de las relaciones comerciales por las que se llevan un salario o una comisión. El motivo de esta relación comercial es que consideran que necesitan mujeres libres y no dependientes.

Sus rituales

No van a misa, ni rezan frente a un crucifijo, pero estas originales monjas cuentan con sus propios rituales, que cumplen a rajatabla a la hora de elaborar sus productos y, en general, en todas las actividades de su vida diaria.

Son estrictamente veganas y, además, son célibes durante las dos semanas que separan la luna llena de la luna nueva. Este periodo es el más importante para ellas debido a la influencia de la Luna. Durante estos días, las hermanas se centran en la meditación y la sanación para elaborar sus lociones curativas.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis 4
Las hermanas cultivan el cannabis durante el ciclo lunar. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

Aunque tratan de crear sus productos tan solo durante esta época, cuando se les acumulan los pedidos no les queda otra solución que hacerlos también fuera del ciclo lunar. Pero la importancia que le dan a la influencia de este astro es tal que, por no contar con ella, las hermanas ofrecen un descuento a quien compre dichos productos.

La amenaza de Trump

La marihuana ha sido legalizada en 30 estados de Estados Unidos, en algunos de ellos solo para uso medicinal y en otros también para uso recreativo. Entre ellos se encuentra California, que legalizó el uso recreativo de esta droga en noviembre de 2016.

Sin embargo, la Administración de Trump amenaza la seguridad del negocio de las hermanas de la marihuana. Aunque durante su campaña aseguró que este tema concernía a cada uno de los estados, tanto Donald Trump como Jeff Sessions, Fiscal General, han hecho comentarios que sugieren una posición contra la legalidad de la marihuana con uso recreativo.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis 3
Las monjas no descartan trasladar sus cultivos a otro país. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

Pero las Hermanas del Valle no piensan darse por vencidas, y han asegurado a varios medios que las amenazas de Trump son simplemente el empujón que necesitaban para expandir su negocio a otro país.

Las Hermanas del Valle han dicho que puede que Canadá sea la futura sede de estas monjas que quieren curar al mundo con cannabis.

TOP