Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La Iglesia se inventó el amor romántico

José Carlos Rodríguez

San Agustín, apóstol de Inglaterra y primer arzobispo de Canterbury, le envió una misiva al Papa Gregorio I, llamado “el Grande” por sobrados motivos. En la carta le pedía que le iluminase con la mejor doctrina de la Iglesia sobre nueve cuestiones; cinco de ellas se referían a cuestiones familiares.

En la época de ambos santos, a decir de Jack Goody, los usos familiares “permitían e incluso favorecían las prácticas de, en primer lugar, casarse con parientes cercanos. En segundo lugar, casarse con viudas que sean parientes cercanas (probablemente por herencia, del cual el levirato era su forma más extrema). En tercer lugar, la transferencia de niños por medio de la adopción. Y, finalmente, el concubinato, una forma de unión secundaria”. Esas costumbres facilitaban las uniones en una época en la que las oportunidades de conocer a otras personas eran muy escasas. Gregorio I prohibió las cuatro prácticas. No se pudo basar en las Sagradas Escrituras, pues allí no se recogen esas prohibiciones. Ni en el Derecho Romano. No.

Pero San Gregorio tenía motivos sobrados para hacerlo. Al imponerse sus vetos en la práctica, resultó que “un 40 por ciento de las familias quedarán sin ningún heredero varón inmediato”. ¿Quién saldría reforzada de esta nueva situación de herencias sin destinatarios naturales? La Iglesia, que recibía gran parte de esos bienes huérfanos. Pero las consecuencias sociales de ese cambio en los usos matrimoniales fueron mucho más allá del beneficio de la Iglesia. Para empezar, los usos prohibidos cambiaron el cariz del matrimonio, de una unión obligada por la situación económica, como era en muchas ocasiones, a una unión con una persona buscada. La Iglesia se inventó el amor romántico.

Pasaron más cosas. El nuevo matrimonio, buscado, anhelado, hizo que la edad para contraerlo se retrasase, y que los novios trabajasen más tiempo que antes fuera del mismo. Esto favoreció el control de la natalidad y la paulatina salida de la trampa malthusiana. Y se aceleró el desarrollo de Europa frente a otras sociedades. La Iglesia, por su parte, acumuló gran cantidad de riqueza. Esa concomitancia con la propiedad debió de contribuir a aceptar esta institución, más santa que la propia Iglesia, como un hecho natural y positivo para el hombre.

El mismo cambio social que favoreció el amor romántico hizo lo propio con el capitalismo. ¿Qué forma más adecuada de celebrar ambos que hacer un regalo con motivo de San Valentín?

Los riesgos psicológicos de la meditación

Redacción TO

Foto: HUGO CORREIA
Reuters

Siempre nos habían contado, sobre todo en los últimos años, que la meditación solo tiene ventajas, que logra crear un vacío en la mente que nos produce una catarsis, una limpieza espiritual que nos libera de todas las energías negativas que absorbemos con las tensiones del día a día. Es cierto que la meditación, sobre todo en aquellos que la ejercen con cierto rigor y disciplina, alivia el estrés, combate la ansiedad, crea un efecto de depuración interior. Tanto es así que multitud de estudios, así como psicólogos y terapeutas, han recomendado su práctica abrazando su potencial curativo.

Con todo, nunca se había revelado que, detrás de este ejercicio milenario, se encuentra un ‘lado oscuro’. Detrás de esos puntos de desconexión, de ese vacío absoluto en el que se introduce nuestra mente, puede hallarse un cúmulo de emociones desagradables, pueden traer a la mente momentos terribles y recuerdos tortuosos, experiencias en absoluto deseables .

En el budismo zen existe una palabra para definir esta sensación: makyo. La palabra nace de la unión de dos términos japoneses que juntan el concepto de demonio con el concepto de mundo objetivo. Si uno padece este mal mientras medita, es mejor que se prepare para enfrentarlo. En cualquier caso, la realidad es que esta circunstancia se ha obviado en la infinidad de estudios que encumbran los beneficios de la meditación.

Los riesgos psicológicos de la meditación 1
Una familia de turistas medita en un parque natural de Bosia. | Foto: Dado Ruvic/Reuters

Así lo aseguran Jared Lindahl, profesor de Estudios sobre la Religión en la Universidad de Brown y especialista en neurociencia y budismo, y Willoughby Britton, psiquiatra y profesora de Psiquiatría en la misma universidad, en un estudio donde documentan los riesgos psicológicos que plantea la meditación.

La investigación, publicada en la página Plos One, abre un debate que parecía inexistente. “Tan sólo porque algo sea positivo y beneficioso no significa que debamos ignorar los posibles efectos negativos que pueda tener”, sostiene Lindahl.

La investigación ha detectado hasta 59 síntomas negativos distintos causados por la meditación

Para llevar a cabo este estudio, los profesores han entrevistado a 60 personas que han experimentado situaciones negativas mientras meditaban, entre los que se encuentran desde inexpertos que se estaban introduciendo en este campo hasta maestros budistas que han acumulado más de 10.000 horas de meditación a lo largo de su vida, ya pertenecieran a las tradiciones tibetana, zen o theravada.

Los investigadores se dieron cuenta de que entre los entrevistados se manifiestan hasta 59 síntomas distintos, todos causados de una manera inesperada. Decidieron clasificarlos en siete dominios para abordarlos con mayor minuciosidad, organizándolos en los siguientes campos: cognitivo, perceptivo, afectivo, somático, autoconsciente, conativo y social.

Los riesgos psicológicos de la meditación 2
Un grupo de escolares indios, en una sesión de yoga. | Foto: Amit Dave/Reuters

Respecto a las experiencias que advirtieron que se producían con mayor frecuencia se encuentran sentimientos de ansiedad, episodios de pánico, espasmos involuntarios, abstracción emocional, insomnio, hipersensibilidad a los ruidos y a la luz, distorsión del espacio-tiempo, nauseas, alucinaciones, irritabilidad y reaparición de traumas ya olvidados. De acuerdo con el documento, los niveles de intensidad con que se producían oscilaban en categorías entre leves y severos, causando en algunos casos emociones profundamente dolorosas.

Con todo, el estudio también insiste en que esta circunstancia no debe alejarnos de la meditación, sino hacernos más conscientes de sus riesgos. En este sentido, Lindahl escribe la palabra challenge (desafío) en los lugares en los que podría aparecer la palabra adverse (adverso). Lo hace de manera premeditada, puesto que estas emociones deben ser combatidas, no ignoradas. Incluso muchos de los encuestados afirmaron que, a pesar de haberse encontrado con sentimientos no positivos, no habían sido necesariamente negativos, no les han causado daños irreparables.

A fin de cuentas, el objetivo de la investigación residía en descubrir la parte no revelada de la meditación, las consecuencias potencialmente peligrosas de su ejercicio. Se trata de un estudio que abre la puerta a muchos otros, como vaticinan los propios autores, que se pregunta por el papel de la meditación como herramienta terapéutica.

5 claves para conocer mejor el Ramadán

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Ammar Awad
Reuters

Cinco son los pilares del Islam, la religión monoteísta que profesan más de 1.600 millones de personas en el mundo, y uno de ellos, es sin duda, la realización del ayuno durante el Ramadán. Desde The Objective ofrecemos 5 claves para conocer mejor el Ramadán.

Este es el nombre que lleva el noveno mes del calendario lunar musulmán y que sin duda es el mes más sagrado, y en el que los fieles realizan ayuno desde que amanece hasta que anochece. Los otros cuatro pilares del islam son: la shahada o profesión de fe, el salat u oración, el zakat o limosna, y el El hajg o peregrinación a La Meca.

¿Cuándo se celebra y en qué consiste?

El calendario musulmán es lunar y el Ramadán debe empezar después de la luna nueva, en cuanto asoma el primer trazo de la creciente. Como el año en el calendario lunar es 11 o 12 días más corto que el calendario solar no coinciden todos los años con las mismas fechas del calendario gregoriano. Este 2017 (1.438 según el calendario islámico) el Ramadán ha comenzado el sábado 27 de mayo y termina el 25 de junio.

Durante este mes sagrado los musulmanes deben cumplir con el ayuno o sawn, uno de los cinco pilares del islam, además de mantener una moral pura y ayudar a sus vecinos, especialmente los más necesitados. Por supuesto, la oración, otro de los pilares del islam, es esencial en esta fecha.

5 claves para conocer mejor el Ramadán 11
Un hombre musulmán en la Mezquita de los Omeyas de Alepo, Siria, en 2010 | Foto: Rodrigo Isasi

Según las creencias musulmanas el ayuno enseña a tener paciencia y humildad, y es sin duda un período de celebración familiar y de unión de la comunidad, la Ummah . El ramadán es un mes de piedad y una ocasión para los musulmanes de estar cerca de los más necesitados privándose de alimentos y de agua.

En los países de mayoría musulmana, durante este mes se ralentiza mucho la vida económica debido a la debilidad física que provoca un ayuno tan severo. Es por ello que muchos gobiernos musulmanes reducen o cambian los horarios comerciales y facilitan la práctica del Ramadán.

Los fieles se levantan temprano, antes de que amanezca, para realizar la primera comidaSuhur, que les dará el aporte energético necesario para llevar bien el ayuno a lo largo de todo el día.

5 claves para conocer mejor el Ramadán 5
Venta de dátiles en El Cairo | Foto: Amr Nabil/AP Photo

La comida que tiene lugar tras la puesta de sol, con la que se rompe el ayuno, es conocida como iftar, y tiene lugar después del cuarto rezo del día, el Mahgrib. Normalmente es compartida con amigos y familia, y en toda mesa no pueden faltar los dátiles. La tradición dice que el profeta Muhammad rompía el ayuno ingiriendo uno de estos calóricos frutos.  Los dátiles son un alimento muy popular dentro del mundo arabo-islámico, por ejemplo, en toda boda marroquí se realiza el ‘ritual de los dátiles y la leche’: el novio da de comer dátiles y de beber leche a la novia, y ella, a su vez, le da de comer y de beber a él.

En algunos países de mayoría musulmana, como Siria o Egipto, es muy típico una vez realizado el iftar, ver las conocidas mosalsalat -telenovelas rodadas para Ramadán -.

Durante estas fechas se elaboran también algunos dulces típicos, como el güllaç en Turquía, un postre tradicional hecho con leche, agua de rosas, granada y almidón, o  las chebbakias en Marruecos, un postre tradicional hecho con una masa frita con almendras y bañado en miel.

En Egipto es costumbre que las calles se llenen de puestos ambulantes en los que se pueden comprar dátiles, frutos secos e incluso elementos de decoración, como los famosos Fanus, unos farolillos de hojalata que se usan para iluminar las calles y los hogares.

5 claves para conocer mejor el Ramadán 3
Fanus tradicionales en Egipto | Foto: Mohamed Abd El Ghany/Reuters

¿Qué se conmemora?

El Ramadán coincide con la fecha en la que el profeta Muhammad recibió la primera revelación del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, por lo que es considerado el mes más sagrado del calendario islámico. “En el mes de Ramadán fue revelado el Corán como guía para la humanidad y evidencia de la guía y el criterio” (Corán 2:185).

En este mes se encuentra la más grandiosa de las noches del año: la Noche del destino, Laylat al-Qadr, en la cual, los musulmanes acuden a la mezquita para mostrar un fervor mayor y rezar durante largas horas durante la noche. La tradición dice que a quien realice actos de adoración con fe y devoción durante esta noche, Allah le perdonará todas sus faltas pasadas.

5 claves para conocer mejor el Ramadán
Fieles musulmanes rezan en la Mezquita de los Omeyas de Damasco, Siria, en 2010 | Foto: Rodrigo Isasi

Esta noche es una de las diez últimas noches de Ramadán, y hay discrepancias en cuanto a su fecha concreta. Convencionalmente, la mayoría de los suníes celebra esta fecha durante la noche del 26 al 27, mientras que los que los chiíes creen que fue la noche del día 23.

¿Quién está obligado a hacerlo?

El Ramadán es obligatorio para todo musulmán sano desde el momento en el que llega a la pubertad. Por tanto, los niños no están obligados a realizar el Ramadán, si bien es cierto que algunas corrientes del islam recomiendan que los pequeños de la casa se unan al mes de ayuno tantos días como aguanten.

Los ancianos tampoco están obligados a realizar el ayuno durante este mes sagrado.

5 claves para conocer mejor el Ramadán 7
Un hombre lee el Corán en una mezquita de El Cairo | Foto: Rodrigo Isasi

Por su parte, las mujeres que se encuentran en los días del período menstrual, que están embarazadas o en su período de lactancia, pueden saltarse el ayuno. Lo mismo ocurre con los enfermos y aquellos que estén de viaje durante estas fechas. No obstante, todos ellos deben recuperar los días de ayuno después del mes sagrado y antes de que finalice el año.

¿Qué está prohibido y qué no?

En la lengua árabe hay dos palabras que designan aquello que está prohibido, que sería Haram, de lo que está permitido o autorizado, que sería Halal.

Durante el Ramadán es haram ingerir cualquier tipo de comida o bebida, fumar y llevar a cabo prácticas sexuales, incluida la masturbación,  durante las horas de sol.

Es halal durante todo el día ducharse, enjuagarse la boca o lavarse, siempre y cuando no se trague agua.

En caso de que una persona realizara una de las cosas prohibidas durante el Ramadán, bien sea intencionadamente o sin querer, el ayuno del día quedará invalidado y deberá ser recuperado posteriormente.

El final del ayuno

Tras el ayuno del mes sagrado llega el Eid al-Fitr, la gran fiesta musulmana por excelencia que dura tres días.

Los musulmanes celebran esta fiesta del final del ayuno estrenando ropa nueva. Los hombres usan vestimenta blanca, simbolizando pureza. El día entero es celebrado por los creyentes visitando los hogares y comiendo los platos especiales cocinados en esta ocasión. Ese día, los más pequeños de la familia reciben regalos.

5 claves para conocer mejor el Ramadán 9
Musulmanes indios acuden a la mezquita Jama en Nueva Delhi para celebrar el Eid al-Fitr | Foto: Manish Swarup/AP Photo

Según la sunna, los documentos que recogen los dichos, recomendaciones y enseñanzas del profeta, los musulmanes deben vestirse con la mejor ropa que tengan, acudir al Eid, el primer rezo de la mañana y realizar el Zakat el Fitr, dar una limosna a los más necesitados y que en origen consistía en el equivalente a cuatro manos llenas de pasas, dátiles, grano o queso; si no es posible dar alimento se puede entregar dinero. Durante este día también es recomendable utilizar el Miswak para cepillarse los dientes, una rama del árbol Salvadora Pérsica.

De guardaespaldas del presidente a guaperas internacional: así es el surcoreano que incendia las redes

Redacción TO

Foto: Reed Saxon
AP Photo

Fue como un flechazo para las redes. Parecía que el nuevo presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In, iba a acaparar todas las miradas en sus primeros actos institucionales. Pero ha sido uno de sus guardaespaldas quien ha acaparado el protagonismo al presidente y, por lo que parece, ha arrebatado el corazón a miles de tuiteros. Las fotografías de este hombre de 36 años llamado Choi Young-Jae han incendiado internet y los mensajes aduladores se han reproducido sin parar en las últimas horas.

De guardaespaldas del presidente a guaperas internacional: así es el surcoreano que incendia las redes
El famoso guardaespaldas, justo detrás del presidente surcoreano. | Fuente: Kim Kyunghoon/Reuters

Hay quien incluso sueña con asaltar Jae-In con tal de ser detenido por Choi…

Lo que empezó con una sola imagen del guardaespaldas casi de perfil y en un posado natural y nada intencionado ha terminado con una pequeña galería en la que se ve a Choi en diferentes posturas y en distintos actos. El guardaespaldas del presidente ha cautivado a mujeres y hombres de todo el mundo.

Sin embargo, y para tristeza de muchos, Choi está felizmente casado y tiene dos hijos; sin quererlo ha pasado a engrosar una larga lista de bellezas desconocidas que saltan a la fama después de ser descubiertos de manera fortuita.

Tras las huellas de San Isidro en Madrid

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Rodrigo Isasi
The Objective

En el seno de una familia humilde de agricultores que trabajaban en campos arrendados al caballero Juan de Vargas, el patrón de Madrid y de los agricultores, San Isidro, llegó a este mundo en 1082 en el Mayrit musulmán, que formaba parte de la taifa de Toledo. Madrid fue unos años después, en 1085, conquistada por el monarca cristiano Alfonso VI. Se dice que nació en la actual calle de San Isidro Labrador o en la calle de las Aguas, ambas muy próximas a la iglesia de San Andrés.

El único documento sobre su vida es el denominado códice de Juan Diácono, escrito en torno a 1275 probablemente por Juan Gil de Zamora, que narra la vida y milagros del santo. El Códice se conserva en el Museo de la catedral de la Almudena.

Tras las huellas de San Isidro en Madrid 7
Capilla del santo en el Museo de San Isidro | Foto: Rodrigo Isasi

Al santo patrón de Madrid se le atribuyen muchos milagros, en concreto 438, por los que fue canonizado. El Papa Paulo V lo beatificó en 1619 y en 1622 lo hizo Gregorio XV, junto a San Felipe Neri, Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier. La bula de canonización se publicó en 1724 por Benedicto XIII, durante el reinado de Felipe IV. Madrid lo celebró con grandes fiestas y se estableció entonces que su festividad se celebrara el 15 de mayo y se aprobaba también su patronazgo sobre la Villa y Corte de Madrid.

Para este San Isidro de 2017, desde The Objective proponemos cuatro lugares de “culto” a San Isidro que merecen ser visitados por su arquitectura o su contenido y cuatro curiosidades sobre el patrón de la capital de España y de los agricultoras.

La casa museo de San Isidro

Según la tradición, ésta fue la casa de los Vargas, amos de San Isidro, y en ésta vivió y murió el Santo junto con su mujer, Santa María de la Cabeza. Se encuentra en pleno barrio de la latina, el Madrid de los Austrias.

Dentro del museo lo más interesante de ver relacionado con este santo son la capilla y el pozo del milagro.

Tras las huellas de San Isidro en Madrid 3
Patio de la Casa/Museo de San Isidro | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

La capilla fue construida a principios del siglo XVII y posteriormente reformada en 1663 y entre 1783 y 1789, época de la que data su decoración actual. Las pinturas murales, que cubren sus bóvedas, fueron realizadas por Zacarías González Velázquez, pintor madrileño perteneciente a una amplia familia de artistas. El óvalo central representa la Apoteosis de San Isidro y en la bóveda de la nave aparecen dos ángeles que sostienen una corona de laurel, mientras otros dos presentan una filacteria con la inscripción “Hic obdormivit in domino” (“Aquí se durmió en el Señor”), aludiendo a la tradición según la cual el santo murió en este preciso lugar.

Tras las huellas de San Isidro en Madrid 2
Pinturas de la cúpula de la capilla en el Museo de San Isidro | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

Cuenta la leyenda que siendo pequeño el hijo de Isidro, que posteriormente fue llamado San Illán, se cayó a un pozo y su padre, al volver del campo, gracias a su oración, hizo que las aguas del pozo subieran y rescató al niño. El pozo del milagro se encuentra junto al patio del Museo, en la torre de la linterna.

Este espacio museográfico propone un viaje por la historia de la ciudad de Madrid desde la Prehistoria hasta el establecimiento de la Corte, a través de distintas salas como la de San Isidro, el Patio Renacentista, el Jardín Arqueobotánico o el Almacén Visitable.

La Capilla de la Cuadra

Esta capilla solamente se abre una vez al año, el 15 de mayo, y en otro tiempo no fue más que una simple cuadra de animales, donde Isidro guardaba y cuidaba cada noche los bueyes con los que araba las tierras de Iván de Vargas.  En cuanto a su valor artístico ha pasado por diferentes estilos, debiendo su aspecto actual a la última restauración proyectada por D. Manuel Castellanos en estilo neogótico en el año 1856. Año de construcción también de la actual casa de apartamentos que encierra, protege y envuelve la capilla, respetando y conservando este pequeño Oratorio en honor del santo.

Según la leyenda, que en algunos momentos Isidro fue acusado de no trabajar por dedicarse a rezar. Un día, el patrón, Iván de Vargas, quiso verificarlo, acercándose a las tierras de labor que le correspondían a Isidro y estando oculto, observó con sorpresa que los bueyes estaban arando guiados por unos jóvenes desconocidos que bien parecían ángeles, mientras Isidro rezaba.

La ermita de San Isidro en Carabanchel

En la orilla derecha del Manzanares, entre los puentes de Segovia y Toledo, en lo alto de un cerrillo, para custodiar el manantial santo cavado a comienzos del s. XII por el labrador mozárabe Isidro, se levantó en 1528 un sencillo oratorio. Muy pronto fue foco de visitas de cristianos de la Villa que acudían para orar. Peregrinaciones no exentas de riesgos, ya que se cuenta que la reina Isabel la Católica, a finales del siglo XV, se vio junto a esta ermita acometida por un oso al que ella misma consiguió matar.

Tras las huellas de San Isidro en Madrid
Ermita de San Isidro, en Carabanchel | Foto: Archidiócesis de Madrid

La fuente “milagrosa” surgió, según recogen los escritos, cuando el santo golpeó una peña mientras trabajaba los campos de su señor, Iván de Vargas. El patrón fue a pedirle agua mientras el santo trabajaba la tierra. Al ver que se le había acabado, Isidro cogió su bastón y golpeó en el suelo, diciendo: “Cuando Dios quería, agua aquí había”. En ese instante comenzó a brotar agua del suelo. Se dice que el emperador Carlos V bebió de la fuente y sanó de unas fiebres que padecía.

San Isidro es representado con reja de arado en alusión a su ocupación como labrador y también con aguijada. Con esta aguijada abrió esta fuente cuyo agua, se dice que cura enfermedades. El agua de la Fuente procede de un manantial, que nace unos metros más arriba, a la izquierda de la ermita, y que es conducida bajo ésta hasta la Fuente.  Es costumbre ir en romería el 15 de mayo a beber el “agua del santo” mientras es costumbre recitar:

San Isidro hermoso,
patrón de Madrid,
que el agua del risco
hiciste salir

Colegiata de San Isidro

Para ver donde se encuentra enterrado el Santo hay que acudir a la Colegiata que lleva su nombre, donde se encuentra su tumba junto con la de su mujer, Santa María de la Cabeza. La antigua catedral de Madrid, hasta que se inauguró la Almudena en 1992, fue proyectada por el jesuita Pedro Sánchez hacia 1620, siguiendo el modelo de la iglesia del Gesú de Roma. En 1769 Ventura Rodríguez proyectó un nuevo presbiterio y el retablo del altar mayor. Se le concedió la categoría de catedral con carácter provisional al crearse la Diócesis de Madrid-Alcalá en 1885.

Tras las huellas de San Isidro en Madrid 5
Interior de la Colegiata de San Isidro | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

Pero esta no fue siempre la “casa” del santo. Isidro falleció en 1172 y su cadáver fue enterrado en el cementerio de la iglesia de San Andrés en la zona donde había vivido, según se recoge en el códice que acompañaba a los restos del cuerpo momificado. Lo curiosos es que 40 años después, el 2 de abril de 1212, su cuerpo fue encontrado íntegro e incorrupto, con su mortaja entera y en buen estado. Por aquella época hubo unas lluvias torrenciales en Madrid que desenterraron cadáveres del antiguo cementerio de San Andrés, entre ellos el de San Isidro.

Cuenta la leyenda que aquel mismo año de 1212 el santo se apareció a Alfonso VIII antes de la Batalla de Las Navas de Tolosa y éste tras la victoria acudió a visitar su cuerpo en Madrid y, en 1213, agradeciendo su intervención en la batalla, levantó una capilla en su honor en la iglesia de San Andrés y dispuso su cuerpo incorrupto en la llamada arca “mosaica”.

No habían pasado ni 20 años cuando el cuerpo de San Isidro fue sacado y colocado en un lugar de honor para rogar por su intercesión que lloviera, una acción que se repetiría en otras ocasiones, como en 1275 cuando se llevaron sus restos en procesión hasta la Basílica de Nuestra Señora de Atocha, según recoge el Códice. No solo se invocó a San Isidro para implorar la lluvia. El escrito de Juan Diácono cuenta que en 1266 un clérigo ciego sanó tras restregarse los ojos con lienzo cortado de la mortaja del santo, lo que aumentó aún más una devoción por el santo labrado. En 1504 se descubrió en la iglesia de San Andrés junto al cuerpo incorrupto del santo la citada arca mortuoria junto al Códice de San Isidro o Códice de Juan Diácono, escrito en latín.

Finalmente, en el siglo XVIII, fue trasladado junto con su esposa a la Colegiata de San Isidro donde todavía permanece. En el mismo retablo del altar, que está dedicado a San Isidro, se pueden ver dos sepulcros. El de arriba guarda los restos de San Isidro. El que está debajo, los de su mujer, Santa María de la Cabeza.

Tras las huellas de San Isidro en Madrid 6
Retablo de la Colegiata de San Isidro | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

Curiosidades en torno al Santo

1. Madrid y Vannes se disputan a San Isidro: Francia afirma poseer los auténticos restos mortales del santo. En la catedral de Vannes, situada en la Bretaña francesa, existe una imagen de San Isidro sobre una tumba que, afirman, es la del patrono madrileño. Su nombre completo era Isidro de Merlo y Quintana. Se cree que sus padres le llamaron Isidro en honor a San Isidoro de Sevilla.

2. Mordido en el pie: al parecer, durante una visita de la reina Isabel la Católica, una de sus dama arrancó el dedo pulgar del santo con los dientes, al besar el pie, y se lo llevó consigo, pero tuvo que confesar su acción cuando los caballos de la comitiva se negaron a cruzar el río Manzanares. El dedo fue devuelto y colgado del cuello del santo en una bolsa. Hoy se encuentra en paradero desconocido.

3. Santo él, santa ella y santo su hijo: San Isidro estuvo casado con María Toribia, más conocida como Santa María de la Cabeza. La festividad del 15 de mayo, es conjunta entre ambos, aunque ella tiene reservado además el 9 de septiembre en el santoral. El hijo de la pareja, Illán, el protagonista del milagro del pozo, es también es considerado santo. Mucho tiempo después de morir su padre, marchó al Norte y vivió como un ermitaño, aunque siguió haciendo brotar agua de forma milagrosa, igual que su padre.

4. Su brazo derecho está sujeto con una cinta: se dice que el rey Enrique II y su esposa Juana visitaron en 1381 el sepulcro de San Isidro Labrador y que la reina quiso llevarse una reliquia de San Isidro, por lo que decidió llevarse uno de los brazos del santo, pero, una vez que lo tenía, finalmente se arrepintió y lo dejó en su sitio. Así se contaba ya en una descripción del cuerpo del santo de 1504 que lo describe «entero, en hueso e casi entero, salvo el brazo derecho despegado del cuerpo. Por esta razón,  desde entonces está sujeto con una cinta.

TOP