Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La Iglesia se inventó el amor romántico

José Carlos Rodríguez

San Agustín, apóstol de Inglaterra y primer arzobispo de Canterbury, le envió una misiva al Papa Gregorio I, llamado “el Grande” por sobrados motivos. En la carta le pedía que le iluminase con la mejor doctrina de la Iglesia sobre nueve cuestiones; cinco de ellas se referían a cuestiones familiares.

En la época de ambos santos, a decir de Jack Goody, los usos familiares “permitían e incluso favorecían las prácticas de, en primer lugar, casarse con parientes cercanos. En segundo lugar, casarse con viudas que sean parientes cercanas (probablemente por herencia, del cual el levirato era su forma más extrema). En tercer lugar, la transferencia de niños por medio de la adopción. Y, finalmente, el concubinato, una forma de unión secundaria”. Esas costumbres facilitaban las uniones en una época en la que las oportunidades de conocer a otras personas eran muy escasas. Gregorio I prohibió las cuatro prácticas. No se pudo basar en las Sagradas Escrituras, pues allí no se recogen esas prohibiciones. Ni en el Derecho Romano. No.

Pero San Gregorio tenía motivos sobrados para hacerlo. Al imponerse sus vetos en la práctica, resultó que “un 40 por ciento de las familias quedarán sin ningún heredero varón inmediato”. ¿Quién saldría reforzada de esta nueva situación de herencias sin destinatarios naturales? La Iglesia, que recibía gran parte de esos bienes huérfanos. Pero las consecuencias sociales de ese cambio en los usos matrimoniales fueron mucho más allá del beneficio de la Iglesia. Para empezar, los usos prohibidos cambiaron el cariz del matrimonio, de una unión obligada por la situación económica, como era en muchas ocasiones, a una unión con una persona buscada. La Iglesia se inventó el amor romántico.

Pasaron más cosas. El nuevo matrimonio, buscado, anhelado, hizo que la edad para contraerlo se retrasase, y que los novios trabajasen más tiempo que antes fuera del mismo. Esto favoreció el control de la natalidad y la paulatina salida de la trampa malthusiana. Y se aceleró el desarrollo de Europa frente a otras sociedades. La Iglesia, por su parte, acumuló gran cantidad de riqueza. Esa concomitancia con la propiedad debió de contribuir a aceptar esta institución, más santa que la propia Iglesia, como un hecho natural y positivo para el hombre.

El mismo cambio social que favoreció el amor romántico hizo lo propio con el capitalismo. ¿Qué forma más adecuada de celebrar ambos que hacer un regalo con motivo de San Valentín?

Continúa leyendo: Así es Rosh Hashanah, el año nuevo judío

Así es Rosh Hashanah, el año nuevo judío

Redacción TO

Foto: Ronen Zvulun
Reuters

Los judíos celebran en Israel y en el resto del mundo el Año Nuevo hebreo, Rosh Hashanah (Cabeza del año en hebreo), el 5778 del calendario, una fiesta que según la ortodoxia conmemora la creación de Adán y Eva, y para los laicos marca el comienzo del año económico y el ciclo agrario. La fiesta comenzó este miércoles 20 de septiembre, con la salida de la primera estrella, y termina el viernes 22 de septiembre antes del anochecer.  A lo largo de los siglos y dependiendo de los lugares, el modo de celebrar el Rosh Hashanah ha ido variando en ritos y comidas, pero ha permanecido en la tradición el deseo de que el año que entra sea dulce, por lo que es típico ver en las mesas judías alimentos como dátiles, manzanas y granadas con miel.

La celebración se festeja durante dos días por una tradición iniciada en la Diáspora, cuando se desconocía el inicio de una luna nueva que en su día era dictado por las máximas autoridades en Jerusalén. Según la tradición judía, la festividad del año nuevo conmemora la culminación de la creación del universo y la aceptación de la soberanía divina sobre el mundo. Con Rosh Hashanah empieza el mes Tishrei, durante el que se suele hacer un balance del año y se planifica el que está por venir. El primer día de este mes marca el comienzo de un período de diez días conocido como Aseret lemei Teshuva, que se trata de un tiempo de autoexaminación y contrición espiritual, y termina con Yom Kipur, el Día del Perdón, el 29 de septiembre.

El periodo entre Rosh Hashanah y Yom Kipur se conoce como los diez días de arrepentimiento. En su transcurso las personas tienen la oportunidad de expiar sus pecados.

Así es Rosh Hashanah, el año nuevo judío 1
Un judío sopla un shofar durante la celebración del Rosh Hashanah. | Foto: Ariel Schalit / AP Photo

“Rosh Hashaná quiere conducir al hombre hacia la máxima responsabilidad frente al Creador. El Día del Juicio reivindica la individualidad humana. Todo ser asume delante de Dios la plenitud de su persona. La anónima y absorbente masa se diluye. Cada persona adquiere su jerarquía suprema, absoluta como fin en sí misma dentro del contexto de un universo infinito que tiende a anularla. Las diferencias de clases sociales hacen que unos se eleven y otros se depriman”, aseguran desde la Comunidad Judía de Madrid.

Rosh Hashanah devuelve a todo hombre su carácter de indispensable, de único y por tanto, de responsable. El juicio nos ayuda a reflexionar, y hacer un balance espiritual, para analizar y ver que se puede corregir, donde puede el rumbo ser modificado y renovado”, remarcan desde la institución hebrea con sede en Madrid.

Así es Rosh Hashanah, el año nuevo judío 2
Peregrinos ultra Ortodoxos judíos rezan junto a la tumba de Rabbi Nachman de Breslov, en Ucrania, durante la festividad de Rosh Hashanah. | Foto: Valentyn Ogirenko/ Reuters

Tradiciones de Rosh Hashanah

Durante los dos días que dura la celebración del año nuevo hebreo, los judíos practicantes asisten a largos servicios religiosos en la sinagoga y recitan oraciones especiales y cantos litúrgicos cuyo origen se remonta a siglos atrás. Las versiones de las oraciones y de los cantos litúrgicos varían ligeramente de un grupo étnico a otro.

En el marco de esta celebración se toca el Shofar, un instrumento simple y primitivo realizado con el cuerno de un carnero, y que rememora el carnero que Abraham sacrificó en lugar de Isaac, su hijo. El Shofar se toca durante la plegaria de la mañana, y tiene las finalidades de simbolizar la soberanía divina sobre el mundo, recordarles a los judíos la entrega de los mandamientos en el monte Sinaí, recordarles también la devoción hacia Dios profesada por Abraham e Isaac, incitar a la gente al arrepentimiento y, por último, anunciar el día del Juicio y la venida del Mesías, según informan desde el portal de Turismo de Israel.

Durante Rosh Hashanah, también conocido como Yom Hadin (Día del Juicio), se saluda con la expresión ‘Shaná Tová’, que significa el deseo de que el año venidero sea un año próspero y se bendice el uno al otro con las palabras ‘Leshaná tová tikatev vetejatem’ cuyo significado es ‘Que seas inscripto y sellado para un buen año’.

Así es Rosh Hashanah, el año nuevo judío
Manzanas horneadas con miel. | Foto: Matthew Mead / AP Photo

En la cena de Rosh Hashanah es costumbre comer una manzana bañada en miel, ya que esta fruta es símbolo del pecado del egoísmo y se moja en la miel para mitigarlo. También es costumbre comer otros dulces para simbolizar un dulce año nuevo, así como comer granadas, como símbolo de un año de abundancia, y cabeza de pescado, como símbolo del deseo de seguir adelante, junto con otros alimentos simbólicos.

Durante la tarde de estos días de celebración es costumbre caminar hasta un río, lago o cualquier otra masa de agua abierta para sacudirse los bolsillos y arrojar simbólicamente los pecados al agua.

¡Shaná Tová!

Continúa leyendo: Documentales en Netflix que te harán parecer más inteligente

Documentales en Netflix que te harán parecer más inteligente

Cecilia de la Serna

Foto: Frank Okay
Unsplash

Ser inteligente es fácil, lo difícil es parecerlo. O igual era al revés. Lo que es innegable es que parecer inteligente, además de serlo, es primordial para causar sensación en cualquier reunión social. Para avanzar en nuestro cometido de parecer más inteligentes podemos leer, por ejemplo. Leer está bien. Pero seamos honestos: la tasa de lectura entre los más jóvenes en España es realmente baja, y a pesar de que el fomento de esta práctica milenaria es algo a promover, leer no es la única forma de obtener conocimiento.

Un género cinematográfico antes olvidado, y hoy en día recuperado en parte por la proliferación de plataformas de visionado en streaming, es el documental. Hay documentales que son auténticas obras maestras del Séptimo Arte. Muchas de ellas las podemos encontrar en Netflix, y las historias que cuentan llenarán nuestro repertorio de conversaciones interesantes.

Los siguientes son perfectos para enriquecer el conocimiento del más erudito:

1. Ai Weiwei: Never Sorry (2012)

En los últimos años, Ai Weiwei ha captado la atención internacional tanto por su ambiciosa obra como por sus provocaciones políticas. Este documental dirigido por Alison Klayman analiza la confluencia entre arte y activismo social a través de la vida y la creación de los artistas contemporáneos más importantes de China. Una ocasión perfecta para poner en contexto esta confluencia entre arte contemporáneo y la situación política en el gigante asiático.

Puedes verlo en Netflix aquí.

2. What The Health (2017)

Después del boom de Super Size Me, los documentales sobre alimentación han ido proliferando exponencialmente. Uno de los que merece la pena es What The Health, la última película de los creadores de Cowspiracy, que exploran la gran cantidad de amenazas a la salud pública que se derivan de la alimentación con un alto contenido de carne. Es un must para veganos y vegetarianos, y para todo aquel que quiera acercarse a una realidad cada vez más común. Los estudios que salen en el documental se pueden consultar en su totalidad en este enlace.

Puedes verlo en Netflix aquí.

3. The Keepers (2017)

Esta serie documental original de Netflix consta de siete capítulos y es una de las sensaciones de la temporada. Trata sobre un asesinato sin resolver que tuvo lugar hace casi 50 años en Baltimore. La Hermana Cathy era una monja compasiva que fue asesinada en la ciudad norteamericana y la sospecha de que las pruebas del asesinato fueron encubiertas empiezan a crecer. A través de numerosas entrevistas con amigos, parientes, periodistas, funcionarios del gobierno y ciudadanos de Baltimore, el director del documental Ryan White compone una historia que va más allá de la muerte. Involucra a instituciones como el Clero, el Gobierno y a la Iglesia, que en el mejor de los casos no investigó el tema y en el peor, lo encubrió.

Puedes verlo en Netflix aquí.

4. Winter on Fire: Ukraine’s Fight for Freedom (2015)

Este fue uno de los títulos nominados al Oscar a mejor documental en la edición de 2015, y que retrata a la perfección uno de los conflictos contemporáneos más retratados en la prensa. Esta es una crónica de los sucesos que se produjeron durante 93 días en 2013 y 2014. Lo que empezó como una serie de manifestaciones pacíficas en apoyo a la integración europea de Ucrania terminó convirtiéndose en una revolución violenta pidiendo la renuncia del presidente de la nación. Winter of Fire presencia la formación de un nuevo movimiento de derechos civiles en el país y coloca en contexto el conflicto ucraniano.

Puedes verlo en Netflix aquí.

5. Cuba Libre (2015)

Esta serie de ocho episodios retrata ampliamente la historia de Cuba, desde la etapa colonial hasta los últimos años del gobierno de Fidel Castro y el acercamiento diplomático a Estados Unidos. Una ocasión perfecta para dar contexto a la peculiar situación en el mundo del país caribeño.

Puedes verlo en Netflix aquí.

6. What Our Fathers Did: A Nazi Legacy (2015)

Este documental nos presenta a tres hombres que viajan juntos por Europa. Para dos de ellos este viaje supone una confrontación con los actos de sus padres, antiguos oficiales nazis. Para el tercero, el escritor y defensor de los Derechos Humanos Philippe Sands, significa visitar los lugares en donde miembros de su propia familia judía fueron destruidos por los padres de sus compañeros de viaje. Es la exploración emocional y psicológica de tres hombres en lucha con su pasado, el presente de Europa y las distintas versiones de la verdad. Imprescindible documento que nos confronta con nuestro pasado.

Puedes verlo en Netflix aquí.

7. Under the Sun (2015)

Esta inusual película documental, rodada bajo el control férreo del Gobierno norcoreano, nos descubre la vida de una niña que ha sido elegida para formar parte de la Unión de Niños de Corea del Norte. Constituye un fidedigno y fascinante estudio sobre la propaganda del Estado y un retrato de una sociedad hermética y despojada de una vida privada.

Puedes verlo en Netflix aquí.

8. Minimalism: A Documentary About the Important Things (2015)

Este documental es una mirada más allá de los planos y ordenadores en el arte y la ciencia del diseño, mostrando a grandes diseñadores de todas las disciplinas cuyo trabajo da forma a nuestro mundo.

Puedes verlo en Netflix aquí.

9. Paris is Burning (1990)

Es la más antigua de nuestra lista, pero no podía faltar ya que parece que por ella no pasan los años. Paris is burning es un documental dirigido por Jennie Livingston y filmada en la segunda mitad de la década de los 80. Retrata con gran fidelidad el movimiento conocido como cultura del baile en el Nueva York de aquella época, centrándose los sectores sociales más implicados en él: gays latinos y afro-americanos, además de la comunidad transgénero, todos ellos muchas veces envueltos en el riesgo de exclusión social y la pobreza. Esta es una extraordinaria mirada del fin de la llamada “Edad Dorada” de los bailes drag en Nueva York, además de una delicada exploración de los conflictos derivados de la raza, la clase social, la identidad sexual y el género en Estados Unidos.

Puedes verlo en Netflix aquí.

10. El fin de ETA (2017)

La producción española de nuestra lista es El fin de ETA, una película escrita por José María Izquierdo y Luis Aizpeolea, y dirigida por el británico Justin Webster. El documental arranca con las conversaciones entre el entonces presidente del Partido Socialista de Euskadi, Jesús Eguiguren, y el líder de Batasuna, Arnaldo Otegi, en el caserío Txillarre, de Elgoibar (Guipúzcoa), que tienen lugar desde 2000 a 2004, y continúa narrando los diez años de negociaciones que concluyeron con el cese de la actividad armada. Es un acercamiento a veces espeluznante al mundo etarra, y un retrato del final de la banda terrorista.

Puedes verlo en Netflix aquí.

11. Abstract: el arte del diseño (2017)

Esta serie documental original de Netflix está compuesta por ocho episodios. Cada uno de ellos se adentra en el mundo y el trabajo de un diseñador de diferentes disciplinas. Muestra cómo son sus procesos creativos, la forma en que realizan sus trabajos o la forma en que sus diseños han afectado tanto a su propia vida como a la de todos los que les rodean. Es una mirada detallada del mundo del diseño, que influye como pocos en nuestra cultura.

Puedes verlo en Netflix aquí.

12. Inside Job (2010)

Last but not least, el último de nuestra lista es uno de los documentales más influyentes de la Historia más reciente del cine. Salió a la luz en 2010, en medio de la dura recesión que siguió a la crisis de 2008, y ésta es precisamente la que retrata. Inside Job, que recibió un Oscar a mejor película documental el año de su estreno, habla no sólo sobre las causas, sino también sobre los responsables de la crisis económica mundial de 2008, que significó la ruina de millones de personas que perdieron sus hogares y empleos, y que, además, puso en peligro la estabilidad económica de los países desarrollados. A través de una extensa investigación y de entrevistas a financieros, políticos y periodistas, muestra el auge de empresarios sin escrúpulos y la degradación de la política y la educación. Un crudo retrato de las entrañas de Wall Street que afectaron a la economía del planeta entero.

Puedes verlo en Netflix aquí.

Continúa leyendo: Así habló Zuckerberg

Así habló Zuckerberg

José Carlos Rodríguez

Foto: Luca Baggio
Unsplash
Las grandes fortunas surgen generalmente de grandes visiones, y la de Ron Hubbard lo era: Crear una religión para que los incautos le llenasen los bolsillos, haciendo aportaciones que desgravan al fisco. El Zeigeist es cruel: nos dice que no hay verdades absolutas fuera de la ciencia, y eso obliga a quienes necesitan certidumbres totales al penoso esfuerzo de aprender sus hallazgos. Hubbard nos lo hace más fácil: pone el nombre de ciencia a una mala psicología, y dice que en realidad es una religión. Por fin podemos creer en la ciencia sin necesidad de conocerla. Como religión es un poco cara, pero sal a la calle e intenta comer sin pagar. Lo más a lo que llegarás es a un comedor regentado por monjitas.
Mark Zuckerberg ya era rico cuando convocó la primera reunión de grupos de Facebook. Tener a 1.320 millones de personas pendientes de su página 20 minutos al día puede parecer un logro importante, pero no está aún a la altura de sus ambiciones. Está preparando su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos en 2020. Si se compra al Partido Demócrata, sólo tiene que enfrentarse al presidente más impopular de la historia de los Estados Unidos, y lo tiene hecho. Pero aún no colma sus aspiraciones, y durante esa reunión dejó dicho que Facebook puede llenar el vacío que dejan las religiones.
Así habló Zuckerberg: “la gente que va a la Iglesia es más probable que haga voluntariados y contribuya a la caridad, no sólo porque es religiosa, sino porque son parte de una comunidad”. La pertenencia a denominaciones religiosas ha caído en las últimas décadas, dice, y añade: “Es un montón de gente que ahora necesita encontrar un sentido de propósito y encontrar apoyo en otro lugar”, en Facebook. Y ha cambiado la misión de su plataforma, que ya no es conectar al mundo, sino unirlo.
No creo que custodiar una riada de ‘likes’ le acerque a crear una religión. Hubbard por lo menos le dio una cobertura ideológica, aunque fuera intrascendente. Pero como decía G. K. Chesterton, “Cuando un hombre deja de creer en Dios puede creer en cualquier cosa”.

Continúa leyendo: Desmitificando a Teresa de Calcuta: 7 pecados de la polémica santa

Desmitificando a Teresa de Calcuta: 7 pecados de la polémica santa

María Hernández

Foto: AP
AP

La Madre Teresa de Calcuta, que en 2016 fue canonizada oficialmente y se convirtió en Santa Teresa de Calcuta, ha sido para muchos un ejemplo de solidaridad y bondad. Pero, como dice el refranero popular, “no es oro todo lo que reluce”. Esta santa ha despertado la polémica antes y después de su muerte en 1997, pero sobre todo a partir de que su proceso de beatificación, que comenzó menos de dos años después de su fallecimiento, sin respetar los cinco años necesarios para comenzar un proceso de esta naturaleza.

Con 517 misiones en 100 países diferentes, miles de voluntarios y donaciones millonarias, el trabajo de Teresa de Calcuta con los más pobres no fue, según varios estudios, exactamente como ella decía que era.

Algunos de sus mayores críticos han llegado a calificar sus actos de “violaciones de los derechos humanos” y de un gran escándalo financiero.

Los siguientes son los ‘pecados’, los hechos más criticados de la Madre Teresa de Calcuta, una santa solo para algunos.

1. Falta de cuidados profesionales a los enfermos

El fundador de la ONG Responsible Charity, Hemley González, asegura que la organización de Teresa de Calcuta, las Misioneras de la Caridad, cometía abusos contra los enfermos y los tenía en unas condiciones horribles. “En 2008, durante un viaje a India de cuatro meses, nuestro fundador Hemley González experimentó en primera persona los abusos y horribles condiciones a las que hombres y mujeres eran sometidos por una organización famosa en todo el mundo que obtiene millones de dólares de sus donantes pero que maneja mal estas donaciones”, explica la ONG en su página web.

En su libro Madre Teresa, El veredicto final, el doctor Aroup Chatterjee, uno de los mayores críticos de la santa, asegura que ayudó a morir a los pobres, pero que no les dio un cuidado profesional. Explica que “a los moribundos no se les daba ningún analgésico fuerte, incluso en los casos más extremos” y que no había higiene en los lugares donde se trataba a los enfermos, que se encontraban en condiciones de tortura.

Desmitificando a Teresa de Calcuta: los 7 pecados de la polémica santa 2
Una religiosa de las Misioneras de la Caridad consuela a un enfermo de SIDA en uno de sus hospicios. | Foto: Darren Whiteside/Reuters

Un estudio de la Universidad de Montreal, publicado en el año 2013, también habla de las horribles condiciones en las que se encontraban los enfermos atendidos por las Misioneras de la Caridad. “Las misiones han sido descritas como ‘casas de moribundos’ por los médicos que han visitado varios de estos establecimientos en Calcuta”, dice el informe. Además, confirma lo que ha sido criticado en varias ocasiones, es decir, la falta de higiene, la falta de analgésicos y las condiciones inhumanas a las que estaban sometidos los pacientes de las misiones.

2. Propagación del sufrimiento

La razón de no otorgar los cuidados profesionales necesarios a los enfermos es, según los críticos, un afán por seguir unas normas de la Iglesia anticuadas e injustas.

Hay algo bonito en ver a los pobres aceptar su suerte, sufrir como en la Pasión de Cristo. El mundo gana mucho con su sufrimiento”, fue la respuesta de la Madre Teresa a las críticas, según citó el periodista anglo-estadounidense Christopher Hitchens, uno de los autores principales del documental Hell’s Angel (Ángel del infierno), que retrata el lado más oscuro de este icono religioso.

3. La hipocresía de su lucha contra los anticonceptivos

Teresa de Calcuta luchó abiertamente contra la legalización del aborto y se mostró a menudo en contra de los anticonceptivos. Sin embargo, presumía de ayudar a los enfermos de SIDA y de luchar contra esta enfermedad.

“Para mí, aquellos países en los que el aborto es legal son los más pobres de todos”, dijo en su discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz, que recibió en el año 1979. “El mayor destructor de la paz en la actualidad es el crimen que se comete contra el neonato”, añadió.

Desmitificando a Teresa de Calcuta: los 7 pecados de la polémica santa 3 Teresa de Calcuta durante su discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz. | Foto: Henrik Laurvik/ AP

Su lucha contra el aborto, el divorcio y, en especial, los anticonceptivos, era una contradicción continua con la idea de ayudar a erradicar ciertas enfermedades, como el SIDA, o ayudar a acabar con la pobreza.

4. Su apoyo a dictadores y corruptos

Tampoco tiene mucha lógica que una persona que predicaba con ayudar a los pobres y proteger a las clases más bajas de la sociedad tuviera relación con algunos de los dictadores más crueles y criticados.

Sin embargo, varios periodistas de investigación llegaron a la conclusión de que Teresa de Calcuta mantenía amistades con dictadores y personajes polémicos como Charles Keating, el financiero que se volvió popular por su implicación en la crisis de ahorros y préstamos de la década de 1990.

Chatterjee asegura que Teresa de Calcuta tenía relación con dictadores y políticos corruptos, y el documental Hell’s Angel muestra su relación con Keating y con Jean-Claude Duvalier, el dictador de Haití conocido por secuestrar y torturar a numerosas personas.

Estos hombres, despreciados por una gran parte de la población, donaron grandes cantidades de dinero a las misiones de Teresa de Calcuta, millones de dólares que ella aceptó sin importarle la procedencia.

En el caso de Keating, la Madre Teresa llegó incluso a interceder ante el tribunal cuando este ingresó en prisión, pidiendo misericordia.

5. Donaciones malgastadas

Uno de los principales interrogantes en la vida de Teresa de Calcuta es en qué se gastó todo el dinero recibido en donaciones.

El estudio de la Universidad de Montreal, llevado a cabo por Serge Larivée, Genevieve Chenard y Carole Sénéchal, habla de un “manejo sospechoso de las enormes cantidades de dinero que recibió”.

Desmitificando a Teresa de Calcuta: los 7 pecados de la polémica santa 1 La Madre Teresa habla con los huérfanos de su Hogar de los Niños, en Calcuta. | Foto: AP[/caption]

Por su parte, Chatterjee afirma que no se puede conocer la cantidad exacta de dinero que recibió la congregación de las Misioneras de la Caridad, pero asegura que son miles de millones de dólares, y que con esa fortuna podría haber ayudado mucho más a los enfermos que acogía.

6. Las conversiones forzadas

La versión que Teresa de Calcuta quería transmitir a sus numerosos seguidores a través de los medios de comunicación es que ayudaba a los creyentes a acercarse a su Dios, cualquiera que fuera. Sin embargo, Chatterjee cuenta que, en privado, admitió que había convertido a casi 30.000 personas que murieron en sus misiones.

En un vídeo, ella misma explica que les bautizó “para que San Pedro los deje entrar al cielo”. “Es muy bonito ver a la gente morir con tanta alegría”, se justificaba.

7. Haz lo que yo diga, no lo que yo haga

Tras toda una vida hablando de la belleza de aceptar la pobreza, de ofrecer cuidados paliativos a los más pobres y defendiendo sus métodos y el trabajo de sus misiones, Teresa de Calcuta llevó su hipocresía hasta el día de su muerte.

La investigación de la Universidad de Montreal asegura que, cuando la Madre Teresa necesitaba cuidados paliativos, “los recibió en un moderno hospital americano”.

La santa evitó las condiciones infrahumanas de sus misiones cuando era ella misma la que necesitaba los cuidados de sus voluntarios sin ninguna formación, y prefirió dejar su salud en manos de médicos californianos.

TOP