Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Si las vidas de los negros importasen

José Carlos Rodríguez

Las vidas de los negros importan es la traducción al español del nombre del movimiento Black lives matter. Por la puerta del “también” entra el “únicamente” que profesan sus impulsores. Asumen un victimismo racista; los culpables son los blancos y los policías. No negocian con la realidad, y saben que los medios tampoco lo hacen. Escogen de ella una parte muy reducida, varios casos concretos (Michael Brown en Ferguson, Christian Taylor en Arlington, Walter Scott en Charleston, Gregory Gunn en Montgomery…) y los convierten en categoría. Avivan la indignación y la redirigen hacia colectivos enteros, como la policía.

Es necesario revisar la forma de actuación de la policía. No deja de ser un sinsentido que en lo que llevamos de 2016 hayan muerto en encuentros fatales con los agentes 984 personas, según Killed by police, y que desde 2012 supere el millar los muertos al año. El crimen es práctica habitual por parte del Estado, y sólo una vigilancia constante por parte de la sociedad puede controlarlo.

Pero la mirada de Black lives matter se dirige contra cualquier actuación policial, especialmente si recae sobre un ciudadano de raza negra. Los cuerpos policiales, como el de Chicago, evitan el castigo de la opinión pública por el callado método de la inacción. El alcalde de la ciudad, el obamita Rahm Emmanuel, le dijo a la fiscal general de los Estados Unidos, Loretta Lynch, que su policía iba a bajar los brazos.

El número de intervenciones y detenciones callejeras ha caído de enero a julio, respecto del año anterior, en un 82 por ciento. Los criminales han hecho suya la calle, que vuelve a teñirse con el intenso rojo de la sangre. Cada hora y 58 minutos una persona recibe un balazo, y cada once horas se comete un asesinato. En lo que llevamos de año se han cometido 674, un 54 por ciento más que el año pasado. De estas víctimas, 501 son de raza negra, tres de cada cuatro. Si las vidas de los negros importasen, Black lives matters apoyaría la actuación de la policía.

El museo del fracaso de Suecia que expone a Donald Trump

Redacción TO

Foto: Eric Thayer
Reuters

Hay detalles que pasan desapercibidos por un tiempo, pero no eternamente. Cuando Donald Trump lanzó al mercado en 1989 su propia versión del Monopoly, con su rostro presidiendo la caja sobre la ciudad de Nueva York, pensó que se convertiría en un éxito de ventas. Sin embargo, sus pronósticos fallaron. Ahora, este juego, que se llamaba Yo estoy de vuelta y tú despedido — Trump, el juego, forma parte de un museo que sirve como alegoría del fracaso.

Suecia tiene un museo del fracaso que expone a Donald Trump
La versión de Monopoly con la imagen de Donald Trump. | Fuente: Ebay

Situado en la ciudad sueca de Helsingborg, esta casa de los horrores se ha convertido en todo un reclamo turístico. En sus pasillos se pueden observar artilugios a los que nunca se encontró utilidad y que, en muchos casos, despiertan la risa de los visitantes. Entre ellos está el Teleguide, un precursor de internet con una aplicabilidad limitada que amenazó con arruinar por costoso a las telecomunicadoras de Suecia; la bicicleta Itera, sacada a la venta en 1982 y hecha completamente de plástico -era terriblemente inestable y frágil y nunca funcionó en el mercado-; y el Ford Edsel, de 1958, un coche con un diseño extraño, ruidoso y con una facilidad alarmante para averiarse.

Se puede encontrar fracasos estrepitosos y recientes como el Amazon Fire, un teléfono inteligente con muchas deficiencias, o la máscara tonificadora Rejuvenique, una careta eléctrica y estéticamente inquietante que aplicaba pequeñas descargar sobre el cutis facial con la supuesta capacidad de rejuvenecer las facciones del rostro.

Aunque muchos de estos inventos o innovaciones fallidas sean motivo de sorna en nuestros días, el comisario de la exposición, Samuel West, se esfuerza por explicar a los visitantes del museo, en muchas ocasiones llegados desde países tan lejanos como Canadá o China, que el fracaso no debe ser una causa de sonrojo; más bien un paso adelante hacia la obtención de nuevos objetivos.

“Creo profundamente que como sociedad infravaloramos el fracaso. El fracaso es lo que nos permite aprender a caminar, lo que nos permite aprender a hablar”, argumenta West en una entrevista concedida a la cadena norteamericana NBC. “Cualquiera de tus habilidades se debe a que te has equivocado antes”.

En este sentido, defiende con fervor que el museo es una reivindicación de esta idea y que su finalidad es la de lanzar, finalmente, un mensaje positivo. “Entiendo que a los medios les gusta hacer reportajes sobre la muestra porque así tienen cosas divertidas sobre las que escribir un titular que venda”, asume. “Sin embargo, el mensaje de fondo no puede tomarse a broma“.

Porque en los pasillos del museo no solo se encuentran extravagancias y rarezas que pueden erizar la piel y de las que nunca oímos hablar. En esta exposición de Helsingborg hay, por ejemplo, una réplica del DeLorean DMC-12, un coche deportivo fallido que saltó a la fama por la saga de películas de Regreso al futuro.

Con todo, no puede evitarse la idea de que el juego de mesa de Trump pueda ser considerado como un error que ha conllevado necesariamente al actual presidente de los Estados Unidos a cosechar nuevos éxitos. West, de hecho, reconoce que sus teorías no encuentran justificación en el juego lanzado por la marca del magnate.

“Es una versión muy mala del Monopoly”, sentencia West, reconociendo que el producto de Trump es, en cualquier caso, una de las piezas que más curiosidad despierta en el emblemático museo.

Yoga con cabras, meditación y muchas risas para luchar contra el estrés

María Hernández

Foto: Bryan Snyder
Reuters

Yoga para embarazadas, aeroyoga, yoga Bikram, yoga con perros… Existen numerosas formas de hacer yoga y cada poco aparece una nueva fórmula que se pone de moda entre los adeptos a esta disciplina. La última de ellas tiene un elemento muy original, y es que no busca solo ejercitar el cuerpo y la mente, sino que además quiere provocar las risas de todos los participantes de la clase. Unas yoguis muy especiales son las encargadas de lograr este objetivo. Se trata de cabras nigerianas enanas que circulan por la clase interactuando con los yoguis, buscando su cariño y su atención, subiéndose a sus espaldas e incluso tratando de mordisquearles el pelo mientras estos tratan de controlar la respiración y los movimientos de su cuerpo.

Esta sorprendente práctica nació en una granja de Oregón, Estados Unidos, de la mano de Lainey Morse, granjera y yogui. Tras sufrir una crisis personal, durante la que se refugió en sus cabras, Lainey decidió que debía compartir con el resto del mundo la felicidad que estos animales le transmitían. “Amo a mis cabras. Siempre me hacen sonreír, y lo mismo pasa con todo aquel que visita mi granja”, explica en su página web. Por este motivo, Lainey califica el yoga con cabras, en el que los participantes interactúan y acarician al animal para sentirse mejor, de terapia.

Yoga y cabras, la nueva combinación de moda para combatir el estrés 5
Las cabras interactúan con los yoguis a lo largo de la clase. | Foto: Goat Yoga

Una terapia con animales

“El yoga con cabras es la nueva forma de terapia asistida por animales. El nombre puede sonar estúpido pero no es diferente a salir a pasear con tu perro. Estás en la naturaleza, creando vínculos con un animal y haciendo ejercicio”, nos explica Lainey. Su creadora asegura que, aunque no cura enfermedades, ofrece una distracción más que necesaria del estrés del día a día e incluso puede ayudar a superar una depresión.

“Si estás cansado de ver toda la negatividad del mundo, el yoga con cabras ofrece adorables, amigables y amorosas cabras que se pasean por la clase esperando a ser abrazadas por los humanos”. Así anima Lainey a todos aquellos que quieran probar sus clases, dirigidas tanto a yoguis expertos como a aquellos que nunca hayan practicado yoga.

Porque para hacer yoga con cabras no hace falta haber practicado antes esta disciplina, basta con tener ganas de alejarse de estrés, hacer un poco de ejercicio y, sobre todo, acurrucarse con estos pequeños y cariñosos animales.

¿Por qué cabras?

Entre todos los animales del mundo, Lainey eligió las cabras para comenzar esta disciplina que, poco a poco, se está extendiendo al resto del mundo y que cada vez practica más gente. El porqué de esta elección es una de las primeras preguntas que se nos vienen a la cabeza cuando escuchamos hablar del yoga con cabras, pero la respuesta es mucho más sencilla de lo que imaginamos. “La razón por la que son cabras es porque son los animales que tenía”, así de simple es el motivo por la que Lainey decidió utilizar este animal y no cualquier otro.

Yoga y cabras, la nueva combinación de moda para combatir el estrés 6
Las cabras buscan la atención y el cariño de los yoguis. | Foto: Brian Snyder/Reuters

“Después de pasar por un divorcio y de ser diagnosticada de una enfermedad autoinmune el pasado verano, pasé mucho tiempo con mis cabras en mi jardín trasero. Me hicieron olvidar que tenía dolores o estaba deprimida y hacían imposible estar triste. Me dieron una distracción feliz y eso es lo que están haciendo en todo el mundo ahora que hay otras clases de yoga con cabras abriendo en todos sitios”, dice Lainey, que se alegra de haber compartido su feliz remedio con el resto del mundo.

Sin embargo, aunque el principal, este no es el único motivo por el que las cabras son el animal ideal para realizar yoga con animales. Hay algo en ellas que transmite calma, “incluso cuando están rumiando están en un estado de meditación que es extrañamente relajante de mirar”, asegura Lainey. Además, son verdaderamente divertidas, por lo que en las clases de yoga con cabras no solo hay concentración, meditación y ejercicio físico, también hay muchas risas.

Yoga y cabras, la nueva combinación de moda para combatir el estrés 4
Las risas son las protagonistas de las clases de yoga con cabras. | Foto: Goat Yoga

“Al contrario que otros animales que necesitan un vínculo con un humano, las cabras solo quieren estar cerca de ellos porque quieren atención. La idea del yoga con cabras es transmitir una sensación de calma y alegría en un mundo que lo necesita urgentemente, y las cabras son el animal perfecto para ello. No puedo pensar en otro animal que encaje tan bien”, explica la granjera, que asegura que estos pequeños animales se acurrucan junto a los yoguis en sus esterillas y se suben encima de ellos de manera espontánea.

Dónde se practica el yoga con cabras

El origen de esta práctica de meditación y felicidad es la granja de Lainey Morse, pero numerosos lugares conocen ya sus beneficios y han decidido incluir las clases de yoga con cabras en su oferta de cursos habitual.

Estos simpáticos animales ya ayudan de una manera muy original a personas en varios lugares de Estados Unidos a hacer algo de ejercicio a la vez que liberan el estrés de la rutina diaria.

Yoga y cabras, la nueva combinación de moda para combatir el estrés 2
Las clases han llegado a numerosos rincones de Estados Unidos. | Foto: Ross D. Franklin/AP

Las clases de yoga con cabras han cruzado ya el charco y han llegado a Europa. Una granja holandesa ha comenzado este año a ofrecer a sus clientes la posibilidad de participar en esta novedosa terapia. La yogui Brenda Bood llevaba tres años dando clases de yoga en la granja de cabras de Ridammerhoeve, pero no fue hasta que sus amigos le enviaron un vídeo de la granja de Liney Morse cuando decidió dar un paso más en su negocio e incluir las cabras en sus clases.

El Reino Unido no se ha querido quedar atrás y también se ha sumado a esta moda. La granja Pennywell de Devon, al sur de Inglaterra, ha comenzado a impartir clases de yoga con cabras, y parece tener mucho éxito, pues tiene lista de espera hasta septiembre.

Todavía no han llegado a España estas originales clases de yoga, pero ya son muchas las personas que manifiestan su curiosidad a través de las redes sociales por probar este ejercicio y, sobre todo, por abrazar y mimar a estas pequeñas cabras.

El deshielo en las relaciones EEUU-Cuba, al borde del abismo

Redacción TO

Foto: Ramon Espinosa
AP

La apertura que el presidente Barack Obama inició a finales del año 2014 en las relaciones de Estados Unidos con Cuba, después de más de medio siglo de bloqueo a la isla, tiene los días contados si finalmente se ponen en marcha las medidas anunciadas por el actual presidente estadounidense, Donald Trump, en su visita al exilio cubano en Miami. “Cuando los cubanos den pasos concretos, estaremos listos, preparados y capaces de volver a la mesa para negociar ese acuerdo, que será mucho mejor”, ha declarado el Trump, que asegura que buscará un acuerdo mejor con la isla, siempre que el régimen castrista cumpla ciertas condiciones. Un importante paso atrás en los avances logrados por su predecesor.

Algo más de dos años después de que Obama comenzara el histórico deshielo con el gobierno de La Habana dirigido por Raúl Castro bajo la atenta mirada de su hermano el comandando Fidel, hasta su fallecimiento en 2016, Trump da marcha atrás en este proceso de apertura imponiendo importantes restricciones en varios sectores, como el comercio o el turismo.

Entre las medidas anunciadas por el presidente de Estados Unidos se encuentra la prohibición de cualquier transacción financiera con el Grupo de Administración de Empresas (GAESA), un holding estatal cubano que, según la opinión del Gobierno estadounidense, beneficia directamente a los altos cargos militares de la isla. Además, Washington restablecerá un grupo de 12 categorías en las que los estadounidenses interesados en viajar a Cuba tendrán que encajar sus viajes para poder recibir el permiso, explicó un funcionario de la Casa Blanca.

Trump anuncia las medidas respecto a Cuba en Miami. | Foto: Evan Vucci/AP
Trump anuncia las medidas respecto a Cuba en Miami. | Foto: Evan Vucci/AP

El proceso de normalización con Cuba, que sufrió un bloqueo por parte de Estados Unidos de más de medio siglo, no avanzará si el régimen de Raúl Castro no cumple unas condiciones muy específicas, entre las que se encuentra la convocación de unas “elecciones libres”.

Aunque Trump no pretende romper las relaciones con Cuba ni deshacer los mecanismos diplomáticos que estableció Obama, no profundizará en el proceso de apertura si el Gobierno cubano no hace concesiones en temas como las elecciones.

La apertura de Obama 

Tras 56 años de bloqueo, Obama y Raúl Castro anunciaron, a finales de 2014, el comienzo de un proceso de normalización bilateral que pretendía acabar una histórica enemistad. Estados Unidos pasó así a tener una embajada en Cuba, se amplió el número de categorías de viajeros que podían ir a La Habana, los bancos cubanos obtuvieron permiso para abrir cuentas en Estados Unidos y se desbloquearon las cuentas bancarias en Estados Unidos de ciudadanos cubanos residentes en la isla. Además, poco después, Cuba fue eliminada de la lista negra estadounidense de países patrocinadores del terrorismo.

En 2016, las negociaciones entre Obama y Castro comenzaban a dar sus frutos. Volvían a estar en marcha los vuelos comerciales entre los dos países, el dólar volvía a estar en circulación entre los cubanos y las instituciones financieras de la isla y se firmaron varios acuerdos en importantes sectores como el de la salud.

 1
La visita de Obama a Cuba fue la primera en 88 años de un presidente estadounidense a la isla. | Foto: Ramón Espinosa/AP

2016 también fue el año en que Estados Unidos se abstuvo por primera vez en la votación sobre el embargo a Cuba. Tras 25 años recibiendo un rotundo no por parte de Estados Unidos e Israel, la votación de la resolución de “poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, realizada cada año en la Asamblea General de la ONU, se sucedió por primera vez sin ningún voto en contra.

Durante los años de la Administración Obama hubo muchas primeras veces en lo que a Cuba se refiere, y una de las más importantes fue la visita del expresidente estadounidense a La Habana para poner abiertamente de manifiesto el inicio de una nueva era. Fue la primera vez en 88 años que un presidente estadounidense pisaba suelo cubano.

La suma de todas estas medidas, de todas estas primeras veces, quería poner fin a décadas de tensiones. Sin embargo, la llegada de Trump al Gobierno de Estados Unidos pone en riesgo todos estos avances diplomáticos y económicos llevados a cabo durante los años que Obama estuvo en el poder.

El eterno embargo a Cuba

Las tensiones entre Estados Unidos y Cuba se remontan al año 1960, cuando el entonces presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower embargó de manera parcial las exportaciones estadounidenses a Cuba, con la excepción de alimentos, medicinas y suministros médicos, en respuesta a la expropiación de bienes estadounidenses por parte de Fidel Castro. En 1961, pocos días después de dejar la presidencia, Eisenhower ordenó el cese de las relaciones diplomáticas con la isla.

El embargo se convirtió casi en total bajo el mandato del presidente John F. Kennedy, que amplió las restricciones sin casi ninguna excepción en 1962. Dos décadas después, Estados Unidos se alejó aún más de Cuba al incluirla en la lista de países considerados patrocinadores del terrorismo por su apoyo a comunistas de África y América Latina en los años 60 y 70, así como por dar refugio a miembros de grupos terroristas como ETA y las FARC.

Los enfrentamientos con Fidel Castro fueron la causa del bloqueo. | Foto: Handout/Reuters
Los enfrentamientos con Fidel Castro fueron la causa del bloqueo. | Foto: Handout/Reuters

Sin embargo, este bloqueo total ha sufrido varios cambios en las últimas décadas. En 1996 se produjo el más destacado con la ley Helms-Burton, que endureció las restricciones comerciales impuestas al país. Esta norma amplió las penalizaciones a países extranjeros que comercializaban con la isla, permitió a los ciudadanos estadounidenses reclamar las propiedades confiscadas en Cuba, algo que finalmente no fue posible.

Además, el derribo por parte de Cuba de dos avionetas civiles estadounidenses causó la suspensión de todos los vuelos comerciales entre Estados Unidos y Cuba por parte de Bill Clinton, también en 1996. No obstante, fue el propio Clinton quien flexibilizó ligeramente las posibilidades de visitar la isla.

En el año 2003, George W.Bush revirtió estas medidas, pero también hizo algunos gestos conciliadores, como permitir a las empresas estadounidenses vender comida a Cuba por motivos humanitarios.

La llegada de Obama a la Casa Blanca fue el paso definitivo hacia el acercamiento entre los dos países. La Administración Trump está dispuesto a echar por tierra esos pequeños pero importantes avances.

Twitter reacciona al parecido entre el padre y el marido de Melania Trump

Redacción TO

Foto: DARRIN ZAMMIT LUPI
Reuters

Ha vuelto a estallar la polémica en Twitter. Y aunque es un personaje principal en esta historia, Donald Trump no ha sido el que ha disparado las alarmas tuiteras con algún comentario desafortunado. Ha sido Matt Novak, periodista del portal Gizmodo, que ha compartido una foto del padre de la primera dama estadounidense, Melania Trump. Y resulta que Viktor Knavs se parece sospechosamente al mandatario estadounidense.

No tenía ni idea de qué aspecto tenía el padre de Melania hasta ahora y ejem…“, ha dejado caer Novak. El parecido entre ambos no solo está en la edad (Viktor Knavs tiene 73 años y Donald Trump cumple hoy precisamente 71), sino en estatura, tamaño, peinado e incluso estilismo, ya que ambos parecen ser aficionados a las corbatas rojas.

Las reacciones no se han hecho esperar. “Es como si Melania se hubiese casado con el doble de su padre“, ha observado una tuitera.

Otro tuitero ha compartido sendas imágenes de padre y marido de Melania para que cada uno saque sus propias conclusiones.

Parecidos físicos aparte, hay también quienes apuntan que, si bien físicamente pueden ser parecidos, sus modales no lo son tanto, al menos en lo que respeta en el trato a las mujeres.

“Al menos él deja ir delante a su mujer”, ha valorado el tuitero James Hogg, en referencia a la foto que ha dado origen a la polémica, en la que se ve al padre de Melania saliendo de un avión detrás de su esposa.

TOP