Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Pedro tiene el poder

Laura Fàbregas

La relación del hombre (de la RAE: ser animado racional, varón o mujer –sin ofender al nuevo feminismo–) con el poder se mide a veces con la metáfora. Pedro Sánchez fue desde su nacimiento Poder por anagrama. Con la edad adulta, sin embargo, quiso convertirse en metonimia. Ser Poder, tal y como lo fueron Felipe e, incluso, Zapatero.

Uno de los políticos más brillantes del siglo pasado, un tal Giulio Andreotti, un democristiano italiano que mucho tenía que ver con los comunistas de los cincuenta, entre otras cosas por la toma desenfrenada de aspirinas, explicaba: “El poder desgasta a quien no lo tiene”. Menuda genialidad debe haber pensado Pedro.

Para gobernar en la Moncloa hay que gobernar Ferraz. De ahí el sentido del pucherazo. Sánchez intentó desde el día en que se instaló en la sede socialista aprovechar esa posición de fuerza. La utilizó desafiando a los dioses, a sabiendas que su poder era otorgado, y que algún día los acreedores pedirían las cuentas.

Alejado de la secretaría, a ese madrileño no le queda más que un juego de palabras. Quedará por ver si la máxima andreottiana es cierta, y si todo lo que fue Sánchez, fue un cuento. En el próximo congreso del PSOE descubriremos si el exsecretario brillará con luz propia o si solo fue un chico afortunado a los que los dioses otorgaron un poder temporal sobre las cosas, un error histórico, uno de los tantos, de esta última socialdemocracia sin rumbo.

Continúa leyendo: Vértigo

Vértigo

Aurora Nacarino-Brabo

Foto: ANDREA COMAS
Reuters/File

Fue una imagen triste. El Pleno del Congreso de los Diputados rechazó este martes una proposición no de ley para cerrar filas en la defensa del Estado de derecho. Algunos señalaron la inconveniencia de la iniciativa planteada por Ciudadanos, y otros reprocharon a los socialistas su falta de arrojo para votar con populares y naranjas. No es el cometido de este artículo analizar las razones de una y otra posturas políticas, sino extraer conclusiones de ese desafortunado desencuentro que parece haber debilitado la acción constitucionalista en su misión de frenar el desafío independentista.

La primera de ellas tiene que ver con el alcance geográfico del problema secesionista. Hace ya muchas semanas que constatamos con dolor que, pasara lo que pasara en Cataluña en las próximas fechas, aquella sociedad y sus instituciones quedarían fracturadas y enfrentadas por largo tiempo. Ahora, esa quiebra amenaza con extenderse también al Parlamento nacional. Es cierto que la división no ha llegado a las calles de España, donde los ciudadanos siguen los acontecimientos con una mezcla distancia y desafección, pero la votación del martes ha puesto de manifiesto hasta qué punto el procés ha mediatizado a la cámara legislativa. Es como si ese eje centro-periferia que lleva décadas condicionando las elecciones autonómicas catalanas se hubiera trasladado al Congreso, afectando a la estrategia, el juego de alianzas y el equilibrio de fuerzas políticas, quién sabe si de forma permanente.

La segunda conclusión sugiere un viraje en las filas de la oposición. Aquella alianza moderada que hizo posible un pacto de gobierno, después frustrado, entre PSOE y Ciudadanos hoy sería irrepetible. Ambos partidos parecen haber derivado en oposiciones mutuamente excluyentes, tendencia que aleja la posibilidad de una alternativa al PP que pivote sobre el centro del espectro ideológico. El retorno de Pedro Sánchez al frente de la dirección socialista ha supuesto un desplazamiento hacia posiciones más escoradas a la izquierda, en un intento por recuperar a los votantes que se marcharon a Podemos en las últimas citas electorales, y una reacción casi alérgica a cualquier contacto con la derecha.

Con todo, los flujos de votos que se produzcan entre PSOE y Podemos no alterarán de forma sustancial el peso neto de la izquierda nacional parlamentaria. Así, una vez escenificada la ruptura con sus antiguos socios naranjas, es posible que Sánchez busque el apoyo de las formaciones independentistas para plantear una moción de censura con opciones de prosperar. Es posible también que ese apoyo tenga lugar a cambio de respaldar un gobierno tripartito en unas hipotéticas elecciones autonómicas, presidido por ERC y con PSC y Catalunya sí que es pot como socios comprometidos con la celebración de un referéndum pactado.

Por su parte, Podemos constituye un elemento de inestabilidad parlamentaria, habida cuenta de su carácter antisistema o semileal al sistema, y de su capacidad para condicionar la acción política. La formación no pudo acometer el desborde popular al que aspiraba en las pasadas elecciones y ha perdido apoyo social en los últimos meses. Íñigo Errejón atribuyó los límites electorales del proyecto populista a la ausencia de una crisis orgánica en España. Es decir, el descontento político y social no consiguió deslegitimar las instituciones democráticas, que continuaron contando con el respaldo y el reconocimiento de la mayor parte de los ciudadanos.

En este sentido, Podemos parece haber descubierto en el procés una ventana de oportunidad para desencadenar la anhelada crisis del sistema, y a este propósito parecen encaminadas sus acciones en el conjunto de España. Al mismo tiempo, la formación morada espera que las arriesgadas maniobras emprendidas por Pedro Sánchez y Miquel Iceta terminen por propiciar la ruptura del PSOE. Algo de eso se vislumbró también el pasado martes, cuando varios diputados socialistas rompieron la disciplina de partido para abstenerse en la votación de la iniciativa de Ciudadanos.

En resumen, la votación del pasado martes nos deja la imagen de un bloque constitucionalista dividido que ha de hacer frente a un independentismo sin fisuras. Estas diferencias dan cuenta de que la cuestión nacionalista no ha conseguido difuminar los matices del discurso político de los grandes partidos, pero también evidencian que el eje centro-periferia se ha instalado en el Congreso y que va a debilitar la respuesta común que exige el reto secesionista. Hace unos meses, despedíamos con optimismo un bipartidismo de décadas para dar la bienvenida a un pluralismo que creíamos moderado. Sin embargo, los últimos acontecimientos nos hablan de polarización y crisis orgánica. Nos hemos instalado en el vértigo.

Continúa leyendo: Cientos de alcaldes apoyan el referéndum de autodeterminación de Cataluña

Cientos de alcaldes apoyan el referéndum de autodeterminación de Cataluña

Redacción TO

Foto: ALBERT GEA
Reuters

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras, enviaron este jueves una carta a todos los alcaldes de Cataluña para instarles a ceder para el referéndum del 1 de octubre los locales que habitualmente se utilizan como puntos de votación. Más de 500 ya han respondido firmando el documento y dando su apoyo a una iniciativa, que de llevarse a cabo, incurrirá en un delito, según lo dispuesto por el Tribunal Constitucional tras  la admisión a trámite de los recursos de inconstitucionalidad presentados por el Gobierno contra la ley del Referéndum en Cataluña. “La convocatoria del 1 de octubre ha quedado oficialmente suspendida y todos los actos que impliquen la celebración del referéndum constituirán un delito”, se puede leer en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de este viernes.  Los alcaldes catalanes disponen de un plazo de 48 horas, que acaba este sábado, para responder a la carta y confirmar que cederán los locales o bien comunicar cualquier problema al respecto.

El Parlament de Cataluña ha aprobado esta semana la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República y la Ley del Referéndum., con la que pretende establecer un marco jurídico para la ruptura con el resto de España en el caso de que, si se celebra el referéndum del 1 de octubre, gana el sí.

Respecto a la carta de Puigdemont, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau todavía no la ha firmado, y ha dicho en Twitter que mantiene “la plena disposición a facilitar la participación a toda movilización democrática, sin poner en riesgo institución ni funcionarios”.

No obstante, en una respuesta sobre si va a firmar la carta, Colau ha respondido:

Fuente: The Objective

Estos son algunos de los alcaldes que ya han respondido afirmativamente a la misiva de Puigdemont y Junkeras a través de sus cuenta de twitter y con el Hashtag :

Marta Madrenas, Alcaldesa de Girona

Marc Castells, Alcalde de Igualada

Valentí Junyent, Alcalde de Manresa

Ramón Royes, Alcalde de Cervera

Ferran Bel i Accensi, Alcalde de Tortosa

Neus LLoveras, Alcaldesa de Vilanova i la Geltrú

Anna Erra, Alcaldesa de Vic

Camí Mendoza, Alcaldesa de Cambrils

Albert Piñeira, Alcalde de Puigcerdá

Albert Batalla, Alcalde de Seu de Urgell

Jaume Oliveras, Alcalde de El Masnou

Xavier Fonollosa, Alcalde de Martorell

Maties Serracant, Alcalde de Sabadell

Miquel Forns, Alcalde de Sitges

Paco Gas, Alcalde de Roquetas

Dolors Sabater, Alcaldesa de Badalona

Continúa leyendo: Barcelona el día después del atentado

Barcelona el día después del atentado

Redacción TO

Foto: SERGIO PEREZ
Reuters

Con menos movilización turística en sitios emblemáticos como la Sagrada Familia (que permanece abierta) y en el transporte público en general, Barcelona amanece golpeada por el atentado terrorista del que fue víctima ayer. Sin embargo, muchas personas han decidido trasladarse hasta la Rambla para rendir homenaje a las víctimas, cuyo número asciende a 14,  y para hacer acto de presencia en el minuto de silencio convocado en Plaza Cataluña al mediodía al que acudieron desde las máximas autoridades locales: Ada Colau, Carles Puigdemont y Carme Forcadell, así como el rey Felipe VI  y el presidente de gobierno Mariano Rajoy.

Aquí una breve crónica en imágenes.

Así amanece Barcelona después del atentado 1
Así amanece La Rambla, de luto, pero abierta | Foto: Sergio Pérez / Reuters

Barcelona el día después del atentado 14
Memorial en el mosaico de Miró en La Rambla. | Foto Diana Rangel / The Objective.

Barcelona el día después del atentado 13
Memorial en el mosaico de Miró en La Rambla. | Foto Diana Rangel / The Objective.

Así amanece Barcelona después del atentado 3
Símbolos de luto se están colocando a todo lo largo de La Rambla | Foto: Diana Rangel / The Objective

Asciende a 14 el número de fallecidos en los atentados de Barcelona y Cambrils
Foto Diana Rangel / The Objective

Barcelona el día después del atentado 29
“Todos unidos por la paz”. | Foto: Diana Rangel / The Objective.

Barcelona el día después del atentado 30
En el mosaico de Miró. | Foto: Diana Rangel / The Objective.

Barcelona el día después del atentado 31
Foto: Diana Rangel / The Objective.

El punto neurálgico de la congregación era el mosaico de Miró en el centro de La Rambla, en donde la gente desde tempranas horas comenzó a depositar flores, velas y todo tipo de memorabilia en homenaje a las víctimas.

Allí conversamos con el portavoz de la comunidad Sikh en Barcelona, Gagandeep Singh Khalsa, quien se apersonó con otros representantes para expresar su repudio al atentado, expresar su preocupación ante el rechazo que algunos individuos le manifiestan a su comunidad por el uso de las prendas tradicionales de su cultura, y ponerse a la orden para cualquier colaboración que pudiera necesitar.

Barcelona el día después del atentado 15
Gagandeep Singh Khalsa conversa con Andrea Daza de The Objective. | Foto: Diana Rangel / The Objective.

Save

Save

Poco tiempo después Ada Colau y las autoridades del Ayuntamiento se apersonaron en La Rambla para dirigirse al punto de la convocatoria para el minuto de silencio: la Plaza Cataluña. Luego de encontrarse con Carme Forcadell, la presidenta del Parlamento, el grupo se encontró en la plaza con el rey Felipe VI, Mariano Rajoy y Carles Puigdemont.

Representantes de los representantes de los principales partidos también acudieron al acto, allí pudimos observar a Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera, Miguel Iceta, Xavier Domènech y Soraya Sánchez de Santamaría, entre otros.

Barcelona el día después del atentado
Ada Colau en La Rambla | Foto: Andrea Daza / The Objective.

Barcelona el día después del atentado 8
Rajoy, el rey Felipe VI, Puigdemont y Colau, juntos, encabezan el homenaje. | Foto: Andrea Daza / The Objective.

Barcelona el día después del atentado 20
Pablo Iglesias y los representantes de Podemos llegan a Plaza Cataluña para el minuto de silencio. | Foto: Diana Rangel / The Objective.

Barcelona el día después del atentado 22
Pedro Sánchez al llegar a Plaza Cataluña | Foto: Diana Rangel / The Objective.

Barcelona el día después del atentado 19
Miguel Iceta, presente en Barcelona. | Foto: Diana Rangel / The Objective.

La comunidad Sikh en España se desmarca de los atentados de Barcelona y Cambrils
Rajoy, Felipe VI y Puigdemont, breves minutos antes de comenzar el minuto de silencio. | Foto: Diana Rangel / The Objective.

Barcelona el día después del atentado 4
Durante el minuto de silencio | Foto: Diana Rangel / The Objective.

Barcelona el día después del atentado 9
Minuto de silencio. | Foto: Sergio Pérez / Reuters.

La multitud congregada en Plaza Cataluña aplaudió por varios minutos luego de finalizado el minuto de silencio. Se escucharon proclamas de “no tenim por” (no tenemos miedo).  Los castellers también hicieron acto de presencia para brindarle a las víctimas y a todos los presentes un homenaje muy simbólico: Barcelona, se levanta.

Barcelona el día después del atentado 10
Foto: Sergio Pérez / Reuters.

Barcelona el día después del atentado 18
Multitud congregada para el minuto de silencio frente a El Corte Inglés de Plaza Cataluña. | Foto: Diana Rangel / The Objective.

Barcelona el día después del atentado 1
El rey Felipe VI saluda a las personas congregadas en Plaza Cataluña | Foto: Andrea Daza / The Objective

Barcelona el día después del atentado 21
Albert Rivera responde a los medios luego del minuto de silencio. | Foto: Diana Rangel / The Objective.

En sus declaraciones a los medios, Albert Rivera habló de la convocatoria al Pacto Antiterrorista. “No estamos en guerra, pero tampoco estamos en paz”. No es un día para las críticas, pero se debe hacer un llamamiento a la unidad, agregó.

Mientras los políticos de partidos opuestos esperaban para dar sus declaraciones, algunas personas en el público expresaron demandas claras: “Un CNI europeo”, pidió José Manuel García de 74 años. “No puede ser que tengamos tres policías, la Nacional, la de Euskadi, la de Catalunya”. Albiol, del PP catalán le respondía a García que sí, que estaban en ello.

Ramón Ros, catalán de 67 años, por su parte replicaba que no, que el problema es de competencias, que Euskadi lo tenía mejor, que cómo era posible que la policía autonómica no pudiera acceder a los archivos de la nacional.

Barcelona el día después del atentado 2
¿Inevitables selfies? | Foto: Andrea Daza / The Objective.

Pedro Sánchez intentaba mediar en la discusión mientras muchas personas en la multitud, parecían olvidar el motivo de la congregación e insistían en hacerse selfies con el máximo líder del PSOE.

En general todos los partidos fueron muy cautelosos con sus declaraciones, mientras que entre los asistentes reinaba la confusión, el ansia de reinvindicación y el reclamo a los políticos y a los cuerpos policiales.

Barcelona el día después del atentado 12
Grafitti en Madrid cerca del Congreso de Diputados: “Unidos somos fuertes. Todos somos Barcelona”. | Foto: Juan Medina / Reuters.

Para cerrar esta pequeña crónica un vídeo de un grupo de personas que espontáneamente se reunió pocos momentos después del minuto de silencio de Plaça Catalunya a rendir un pequeño, pero emotivo, homenaje a las víctimas cantando Imagine de John Lennon.

Textos y fotos: Andrea Daza, Ariana Basciani, Diana Rangel y Ana Laya. 

Continúa leyendo: La huelga y el tabú

La huelga y el tabú

Laura Fàbregas

Foto: @HuertanoHipster
Twitter

Todos los derechos y libertades han de tener su límite en los derechos y libertades de los demás. Incluso en el caso de los llamados derechos prevalentes, que deberían ser muy excepcionales y limitados al derecho a la vida. Pero no suele ser así. Por tabú.

¿Es prevalente el derecho de huelga de una parte, un grupo muy específico y limitado de trabajadores, sobre al derecho a la libre circulación de un todo, conformado por millares de ciudadanos en el momento más inoportuno para ellos? No. Más bien al contrario. De existir un derecho prevalente, en este caso sería, sin lugar a dudas, el de la libertad de circulación de la mayoría.

Sin embargo, seguimos tolerando que la minoría use a la mayoría como rehén para chantajear a empresas públicas y privadas en beneficio propio. Nadie hace nada. O más exactamente, nadie se atreve a hacer nada. Y la clase política menos que nadie.

Es el tabú. El tabú a meterse con los sindicatos. Pero es también el tabú a la ideología de género, a memorizar los crímenes chequistas o a abordar la reforma de la función pública. Es el tabú que no cesa.

TOP