Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Soy feminista y amo a los hombres -que amo-

Lorena G. Maldonado

El otro día, un espontáneo de Twitter se enfadó conmigo por entrevistar a Jorge Cremades y lanzó a los cielos una cuestión: qué le habrán hecho los hombres -ojo, en bruto, ¡en bloque!- a la tal Lorena G. Maldonado para asediar a un varón así, con tamaña inquina. Yo pensé en contarle cuánto amo a Berni, el camarero del bar al que vamos algunos compañeros y yo los jueves al salir del trabajo -que nos abastece de tortilla y copas, nos deja fumar cuando se va su jefe y nunca mira el reloj-; e inmediatamente me atropellé y quise explicarle de qué modo amo también a Cortázar cuando recita Dadora de playas, con sus ojos separados de extraterrestre o de pez y su voz abriéndose paso por huecos de mí que no existen.

Quise decirle cuantísimo adoro a los taxistas de esta ciudad -y al pizzero de mi distrito, y al paciente cajero del Santander que ha renunciado ya a que me haga tarjeta de crédito-; a Fede, porque con él se me hace de día, a mi hermano menor, que me da besos torpes, y al padre enorme que nunca sabe escoger palabras para consolar a la niña que llora, pero las busca incansablemente. Al profesor de Filosofía que me prestó los libros que no prestaría a nadie, al viejo fotógrafo de guerra que me dijo “nunca te conformes”, a mis amigos escritores que se levantan a las cinco de la mañana para parir un sólo párrafo y borrar folios enteros.

Quiero a los hombres buenos, a los tiernos, a los lúcidos -también a los crápulas-, a los valientes, los triviales y los amargos; a los que llegan aquí a jugar sólo como seres humanos. Estamos en el mismo equipo. Los elijo, nos elegimos constantemente. Los prefiero cerca y no, claro que no me oprimen. Nos miramos de igual a igual. A Gonzalo, que viene a verme por las tardes y nunca habla del futuro; a Enrique, que me diagnostica porque me intuye. Algunos huelen a camisa planchada. Otros tienen risas salvajes y hermosas. A unos cuantos los he visto dormir.

Cómo iba a entender ese mentecato virtual que amo de lejos al hombre que ya he tenido y aún de cerca al que nunca tuve. Qué culpa tendrán ellos, mis socios feministas, de que les cuelguen dos testículos igual que a tanto tullido moral, igual que a tanto asesino, igual que a tanto machista irredento. Qué plato roto van a pagar si vienen con cantidades industriales de inteligencia y de respeto. Yo no los juzgo en comunidad por su testosterona, faltaría más: mi género tampoco es el responsable de tanta lerda que anda suelta. ¿Saben eso? Quien generaliza, pierde. O peor: quien generaliza, no ama.

Los 'millennials', la nueva e imprescindible cara de las protestas en Venezuela


Cecilia de la Serna

Foto: Carlos Garcia Rawlins
Reuters

Los jóvenes suelen ser protagonistas en los grandes movimientos sociales, como en los últimos años hemos podido presenciar en acontecimientos como la Primavera Árabe o el 15-M español. Ya en 2002, en Venezuela, muchos universitarios se levantaron contra el entonces presidente Hugo Chávez. No obstante, hace 15 años esos jóvenes aún formaban parte de una generación que había conocido la Venezuela pre chavista. Hoy, los rostros más frescos pertenecen a los millennials, que han crecido bajo la revolución que desde 1999 rige el país latinoamericano.

Los millennials y post-millennials, también denominados ‘Generación Z’, jóvenes nacidos durante la era del chavismo -y que por lo tanto no han conocido otra cosa-, adoptan un papel principal en esta nueva oleada de protestas, provocadas por una importante crisis política y socioeconómica, y que desde hace dos meses se han saldado con más de 60 víctimas mortales. Muchas de ellas eran personas de corta edad. Soñadores con un futuro mejor, o hastiados con la situación que vive su país, que luchaban por lo poco que les quedaba por perder.

Un cambio de parecer generalizado

Johan es un joven de 22 años que acude a las protestas que invaden Caracas desde hace semanas con su hijo de 2 años. Johan, como muchos otros, fue un fuerte defensor del presidente Chávez, e incluso luce un tatuaje en el brazo con la firma del mandatario chavista. A su juicio, “el camino se desvió”, por eso protesta. “Estoy aquí por mi derecho al voto, ya debería haber elecciones. Estoy aquí por mi derecho al trabajo, estoy aquí por mi país y por mi hijo”, puntualiza a la agencia EFE, indicando que ahora “hay guerreros del barrio, hay guerreros de clase media, hay guerreros de todo tipo” porque “la lucha es por un solo país”.

La fuerza opositora en Venezuela no entiende de edades. | Foto: Carlos Garcia Rawlins / Reuters
La fuerza opositora en Venezuela no entiende de edades. | Foto: Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Johan no es el único decepcionado, sino que es uno de tantos a los que vendieron el sueño bolivariano como una ruta hacia la libertad y la cohesión social, como una utopía con visos a la igualdad entre todos los venezolanos. Forma parte de esa generación de hijos del chavismo, hijos de un movimiento que convenció rápidamente a una mayoría importante del pueblo de Venezuela. Ahora que ese movimiento se revela caduco y fallido, los que defendían las ideas del fallecido Hugo Chávez, apoyando sus esperanzas en él, cambian de parecer y se levantan ahora contra quien consideran un tirano, Nicolás Maduro.

Jóvenes con un porvenir incierto

Para el presidente del Comité de Alianza Social de la Cámara Venezolano Americana de Comercio e Industria, “los jóvenes son fundamentales para construir una sociedad sana, tanto en el entorno de hoy, como en el porvenir”. En un marco como el actual, con el drama de la muerte mezclado con el fervor de la lucha, que los jóvenes se pongan en cabeza es fundamental. Ellos deben construir un futuro incierto.

Los más jóvenes toman parte activa en las protestas en Venezuela. | Foto: Nelson Ovalles / El Estímulo
Los más jóvenes toman parte activa en las protestas en Venezuela. | Foto: Nelson Ovalles / El Estímulo

Según un estudio del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), en las protestas que vive el país hay “un protagonismo de una generación de activistas millennials, que tiene como referentes la cultura digital, los videojuegos, los cómics, las series de televisión y las películas, así como referentes sociales más recientes como la Primavera Árabe”. Además, estos jóvenes también se inspiran en la Euromaidán, la revolución en Ucrania que en su clímax derrocó al presidente electo Víktor Yanukóvich.

Un 23% de los millennials venezolanos no trabaja ni estudia, y un 44% no termina siquiera bachillerato

El propio porvenir de los millennials es el que está en juego, y tomar las riendas de su futuro se revela imprescindible. Según la ONG venezolana RedSoc, un 23% de los millennials del país latinoamericano no trabaja ni estudia, y un 44% no termina siquiera bachillerato. Otros tantos han huido de Venezuela, buscando allende un futuro más prometedor. Los que están fuera son conscientes también de la desesperación que vive estos días su país, cuyas noticias copan portadas e informativos en el extranjero.

Los adolescentes también alzan su voz en las protestas en Caracas. | Foto: EMILY AVENDAÑO / El Estímulo
Los adolescentes también alzan su voz en las protestas en Caracas. | Foto: EMILY AVENDAÑO / El Estímulo

Cabe destacar que gran parte de la masa de multinacionales que operaban antaño en Venezuela, como Microsoft, el grupo Ford, la petrolera Royal Dutch/Shell o Coca-Cola, entre otras, ha abandonado el país, dejando huérfanas las esperanzas de trabajo para miles de jóvenes.

Internet como agente del cambio

El acceso a Internet en Venezuela es pésimo. Lo denuncian diversas ONGs, entre ellas las 15 que a mediados del pasado año pusieron énfasis en la “grave crisis” del sector de las tecnologías de información y comunicación en el país latinoamericano, y lo viven a diario los venezolanos para los que conectarse supone un auténtico calvario. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), un organismo dependiente de Naciones Unidas, remarcó ya en 2015 que Venezuela estaba entre los últimos países en velocidad de descarga del continente, junto con Bolivia y Perú. La situación no ha hecho más que empeorar, y no parece una casualidad. Los medios de comunicación digitales, así como las redes sociales, se han convertido en el único canal fiable para entender lo que ocurre en el país, donde los medios oficiales no informan de las protestas.

La red es la última oportunidad en Venezuela para no perderse en un mar de desinformación

Los medios digitales venezolanos los encabezan hoy en día reputados periodistas, como es el caso de La Patilla, El Estímulo, Runrunes y Efecto Cocuyo, entre otros, mientras que los medios oficialistas han caído en el descrédito para la mayoría de la población. El gobierno de Maduro, en su afán de controlar la información, ha cerrado y comprado medios, ha encarcelado y amenazado a periodistas, y ahora -según denuncian los opositores- quiere bloquear el acceso a otras formas de información, aquellas que residen en la red. A pesar de las dificultades de conexión a las que se enfrentan los venezolanos, día tras día acuden a la red para conocer el estado de las manifestaciones, las detenciones, o las víctimas de las protestas. Es su última oportunidad para no perderse en un mar de desinformación.

Las redes sociales se han inundado de imágenes de las protestas en Venezuela. | Foto: Marco Bello / Reuters
Las redes sociales se han inundado de imágenes de las protestas en Venezuela. | Foto: Marco Bello / Reuters

A través de redes como Twitter, los opositores convocan las marchas, y además difunden las imágenes más crudas de la represión. En algunas ocasiones, los internautas venezolanos tienen que acudir a la imaginación y a la trampa para eludir los métodos represores y censores del gobierno de Maduro. En la oleada de protestas de 2014, los usuarios recurrieron a TunnelBear, una VPN, para evitar el bloqueo del gobierno sobre algunas webs y servicios -como las fotos de Twitter-. Las aplicaciones VPN (red privada virtual) permiten a sus usuarios conectarse a Internet como si estuvieran en otro país, de manera que pueden acceder a contenidos que están bloqueados en su propio país. Finalmente, el gobierno bloqueó también TunnelBear para evitar que los internautas lo utilizaran para librar la censura.

Los esfuerzos censores del gobierno, o la pésima calidad de la conexión, no son obstáculos insalvables. La generación más joven es consciente de ello y participa incansablemente de la conversación en redes. Incluso se convierte en el reportero de campo, en el periodista inesperado. Es el caso de decenas de jóvenes que convierten sus redes personales en agencias improvisadas de noticias. Por ejemplo, Salvador Benasayag H, un joven periodista de 22 años que desde su cuenta personal de Twitter mantiene una cobertura muy ágil que ha logrado el seguimiento de más de 4.000 personas.

Las redes también tienen su lado oscuro. En este caso, las noticias falsas y la desinformación corren con facilidad en un clima de caos informativo. Por eso es importante saber a quién seguir y qué leer para no perder el hilo.

12.000 jóvenes perdieron la vida en 2016, y el 77% quiere emigrar

Ante los obstáculos que presentan esta desinformación y la manipulación -las autoridades siguen afirmando que la violencia la provocan los manifestantes-, los jóvenes no cesan en su empeño de emprender una lucha que se adivina imparable si la represión del gobierno no logra lo que desea, que es acallar las voces a base de balazos y bombas lacrimógenas.

Los opositores más jóvenes se enfrentan con constancia a la represión de las marchas. | Foto: Marco Bello / Reuters
Los opositores más jóvenes se enfrentan con constancia a la represión de las marchas. | Foto: Marco Bello / Reuters

La disyuntiva de una generación

El drama en Venezuela trasciende la actual oleada de protestas. 21.752 personas fallecieron en 2016, según cifras ofrecidas por la Fiscalía General, de las cuales más de 12.000 eran jóvenes. Por otro lado, según resultados de una encuesta de la firma Datos, el 77% de los jóvenes de entre 18 y 21 años quiere emigrar. Otros muchos se han marchado ya. El hambre, la falta de medicamentos, la delincuencia generalizada o la violencia extrema hacen que el país sea insufrible. Ahora los millennials y post-millennials venezolanos están ante la disyuntiva de ser una generación perdida o seguir luchando hasta encabezar una nueva era. Save

La polémica racista del futbolista Lavezzi incendia las redes en China

Redacción TO

Foto: SUPERLIGA CHINA

El futbolista argentino Ezequiel Lavezzi está teniendo problemas para adaptarse a la cultura china desde que fichó el pasado verano por el Hebei Fortune. Si, por una parte, en sus primeros 16 partidos solo ha anotado dos goles después de convertirse en el futbolista mejor pagado del mundo con 49 millones de euros anuales –Messi, considerado el mejor, cobra 40 millones en el Barcelona-, ahora una polémica le ha situado en el centro de los focos en China y en el resto del mundo.

En una sesión de fotos oficiales, el ex delantero de clubes como el Nápoles italiano o el PSG francés posó poniéndose los dedos en los ojos y estirándolos, imitando la morfología natural de los ojos orientales. Este gesto ha levantado ampollas y la red social Weibo, el Twitter chino, se ha llenado de comentarios críticos contra su actuación, aunque también han emergido comentarios que restan gravedad al asunto.

Muchos extranjeros ganan dinero en China e insultan a los chinos. No entiendo por qué los apreciamos tanto”, compartió el usuario Hua Junyi en esta red. Otros, como Duo Shupai, han defendido que el futbolista no pretendía menospreciar a los chinos. “Sois demasiado sensibles. ¿Los medios no tenéis otra cosa que hacer?, ha escrito.

En Argentina también se han hecho eco del caso y algunos han volcado su creatividad para hacer sorna.

En cualquier caso, Lavezzi ha emitido un comunicado para disculparse ante los ciudadanos y los aficionados por las “molestias y desconcierto” causado. Al mismo tiempo, ha reiterado que su intención no era “humillar a las personas de nacionalidad china”.

La polémica racista del futbolista Lavezzi incendia las redes en China
Comunicado oficial en castellano emitido en la red social Weibo.

Esta fotografía se encuadra en una serie de fotos promocionales que realizó el equipo a principio de temporada. Sin embargo, no ha sido hasta ahora que ha visto la luz. Lavezzi ha explicado que el fotógrafo, contratado por la Superliga china, pidió a los modelos que posaran con gestos divertidos, y el futbolista tuvo la idea de achinarse los ojos con los dedos. “Seré más cuidadoso en el futuro”, ha sentenciado el ariete.

La polémica racista del futbolista Lavezzi incendia las redes en China 1
Ezequiel Lavezzi, en una foto de la misma sesión. | Fuente: SuperLiga China

El Hebei Fortune también ha querido salir al paso de la polémica con un comunicado oficial en el que defiende que el futbolista argentino “ha expresado su amor por China en numerosas ocasiones”, asumiendo que les había aclarado que “no tenía malas intenciones”, disculpándose por “cualquier ofensa causada”. En cualquier caso, el club ha desmentido que las fotografías fueran realizadas por alguno de sus fotógrafos en plantilla.

Un Premio Princesa de Asturias Mastropiero que nunca para Les Luthiers

Redacción TO

Foto: Imagen de ¡Chist!
Les Luthiers

Hoy es un buen día gracias a los ganadores de la edición 2017 del Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades: Les Luthiers, ese peculiar y maravilloso grupo de comediantes argentinos que durante cinco décadas se ha dedicado a la difícil -y a veces heroica- labor de hacer reír con humor inteligente y música. Algo que el mundo necesita con urgencia.

El acta del jurado destaca que Les Luthiers es uno de los principales comunicadores de la cultura iberoamericana desde la creación artística y el humor. “Su original tratamiento del lenguaje, de los instrumentos musicales y de la acción escénica atrae a cientos de miles de espectadores de todas las generaciones, que han convertido a Les Luthiers en un espejo crítico y en un referente de libertad en la sociedad contemporánea.”

Hoy recordaremos las veces que los hemos visto en vivo, sus canciones, sus originales instrumentos, sus ingeniosas biografías en los programas de mano, sus traducciones simultáneas al francés, su Ésther Píscore, su epistemología, su gallinita que describe el Principio de Arquímedes y por su puesto al grande, groso, divino, y siempre inspirador Johann Sebastian Mastropiero.

Si alguna de estas referencias cae en saco roto, aquí los respectivos vídeos para recordar, descubrir y para en definitiva alegrarnos el día:

1. ¿Te gusta el cantito? Entonces cállate.

2. El biólogo de la musa de la danza.

3. La epistemología: una obra para las hormonas.

4. Un divertimento matemático.

5.  Merlo amarillo: el pájaro sordo.

6. “Muchas veces mis alumnos me preguntan si la hermenéutica telúrica incaica transtrueca la peripatética anotrética de la filosofía aristotélica, por la inicuidad fáctica de los diálogos socráticos no dogmáticos. Yo siempre les respondo que no.”

7. He tratado de sobreponerme a todo…

¡Felicidades, genios!

Las Fuerzas Armadas indias desafían por primera vez los estereotipos de género

Leticia Martínez

Foto: Mahesh Kumar A
AP Foto

Un año después de que las Fuerzas Aéreas indias admitieran a las tres primeras mujeres entre sus pilotos, el Ejército ha lanzado una campaña para alcanzar una mayor difusión entre las mujeres.

A través de un vídeo de un minuto de duración que contrapone la voz de una narradora, que se corresponde con el pensamiento femenino impuesto por la sociedad india, con las imágenes de las piloto perfectamente integradas en el cuerpo y orgullosas de defender su país, las Fuerzas Áreas desafían el papel de los estereotipos de género.

Las Fuerzas Armadas indias desafían por primera vez los estereotipos de género
La tarea principal de las mujeres indias es quedarse en casa  | Foto: REUTERS/Danish Siddiqui

“Soy una chica. Por supuesto, tengo miedo de los ruidos fuertes”, explica la narradora en el vídeo mientras se muestran imágenes de explosiones y cazas sobrevolando el cielo. “¿Cómo puedo alcanzar el cielo, si me aterrorizan las alturas? ¿Cómo puedo sobrellevar el peso de un trabajo? Soy solo una chica”, argumenta.

Seguidamente el vídeo recuerda una de las tradiciones indias más comunes y más valoradas en India, la de dar a luz a un niño, un niño, que como cuenta la narradora nacerá de “las cenizas de mi ambición” y podrá hacer lo que su madre no pudo. El lugar de las mujeres es un papel secundario, relegado a las tareas de la casa y el cuidado de los hijos.

Sin embargo, el final del vídeo es contundente. “La chica que debía convertirse en ama de casa, es la misma chica que defenderá nuestros hogares”, asegura la narradora. De esta manera, las Fuerzas Áreas se plantean si no sería más conveniente que las mujeres dejaran a un lado el estereotipo de la mujer en la sociedad india para empezar a formar parte de la defensa de su país.

“La chica que debía convertirse en ama de casa, es la misma chica que defenderá nuestros hogares”

Por ahora, solo un 2,5% del personal de las Fuerzas Armadas son mujeres y casi todas ellas ocupan puestos de trabajo de no combate. Aún así, el empoderamiento de las mujeres y la lucha por la igualdad de género es una de las mayores prioridades del gobierno indio porque según un informe de la ONU, el analfabetismo femenino alcanza un 65,5% comparado con el 82% de los hombres y las denuncias por violencia machista se producen de media cada cinco minutos.

Las Fuerzas Armadas indias desafían por primera vez los estereotipos de género 1
En las aldeas indias el analfabetismo de las mujeres es mucho mayor que el del hombre | Foto: REUTERS/Danish Siddiqui

Para India, la igualdad de género es crítica. El gobierno sabe que el bienestar socioeconómico solo se puede alcanzar con la inclusión de las mujeres en la educación y en el mundo laboral. La colaboración de las Fuerzas Armadas en este propósito es una oportunidad para regenerar el país a la vez que se elimina la discriminación y la violencia contra niñas y mujeres, se reconoce su derecho al trabajo y su participación activa en el desarrollo de la sociedad india.

TOP