Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Soy feminista y amo a los hombres -que amo-

Lorena G. Maldonado

El otro día, un espontáneo de Twitter se enfadó conmigo por entrevistar a Jorge Cremades y lanzó a los cielos una cuestión: qué le habrán hecho los hombres -ojo, en bruto, ¡en bloque!- a la tal Lorena G. Maldonado para asediar a un varón así, con tamaña inquina. Yo pensé en contarle cuánto amo a Berni, el camarero del bar al que vamos algunos compañeros y yo los jueves al salir del trabajo -que nos abastece de tortilla y copas, nos deja fumar cuando se va su jefe y nunca mira el reloj-; e inmediatamente me atropellé y quise explicarle de qué modo amo también a Cortázar cuando recita Dadora de playas, con sus ojos separados de extraterrestre o de pez y su voz abriéndose paso por huecos de mí que no existen.

Quise decirle cuantísimo adoro a los taxistas de esta ciudad -y al pizzero de mi distrito, y al paciente cajero del Santander que ha renunciado ya a que me haga tarjeta de crédito-; a Fede, porque con él se me hace de día, a mi hermano menor, que me da besos torpes, y al padre enorme que nunca sabe escoger palabras para consolar a la niña que llora, pero las busca incansablemente. Al profesor de Filosofía que me prestó los libros que no prestaría a nadie, al viejo fotógrafo de guerra que me dijo “nunca te conformes”, a mis amigos escritores que se levantan a las cinco de la mañana para parir un sólo párrafo y borrar folios enteros.

Quiero a los hombres buenos, a los tiernos, a los lúcidos -también a los crápulas-, a los valientes, los triviales y los amargos; a los que llegan aquí a jugar sólo como seres humanos. Estamos en el mismo equipo. Los elijo, nos elegimos constantemente. Los prefiero cerca y no, claro que no me oprimen. Nos miramos de igual a igual. A Gonzalo, que viene a verme por las tardes y nunca habla del futuro; a Enrique, que me diagnostica porque me intuye. Algunos huelen a camisa planchada. Otros tienen risas salvajes y hermosas. A unos cuantos los he visto dormir.

Cómo iba a entender ese mentecato virtual que amo de lejos al hombre que ya he tenido y aún de cerca al que nunca tuve. Qué culpa tendrán ellos, mis socios feministas, de que les cuelguen dos testículos igual que a tanto tullido moral, igual que a tanto asesino, igual que a tanto machista irredento. Qué plato roto van a pagar si vienen con cantidades industriales de inteligencia y de respeto. Yo no los juzgo en comunidad por su testosterona, faltaría más: mi género tampoco es el responsable de tanta lerda que anda suelta. ¿Saben eso? Quien generaliza, pierde. O peor: quien generaliza, no ama.

Continúa leyendo: Vídeo | 11 Preguntas Random con Kevin Johansen

Vídeo | 11 Preguntas Random con Kevin Johansen

Ana Laya

Foto: Cecilia de la Serna
The Objective

Con motivo de la gira europea de su último álbum llamado Mis Américas Vol. ½ que comienza en Madrid, conversamos con el músico argentino Kevin Johansen, quien en 11 preguntas nos desvela cosas que no sabíamos, que no necesariamente nos preguntábamos, pero que nos mola saber.

Lee la entrevista completa aquí.

Continúa leyendo: ¿Qué piensan los jóvenes sobre la violencia de género?

¿Qué piensan los jóvenes sobre la violencia de género?

Redacción TO

Foto: IVAN ALVARADO
Reuters

La violencia de género es uno de los mayores problemas de la sociedad. Miles de mujeres mueren cada año en todo el mundo a manos de sus parejas o exparejas y muchas sufren a diario violencia física o psicológica.

A estas alturas, parece casi imposible que alguien defienda este tipo de actuaciones o que considere la violencia de género como algo normal. Sin embargo, el último estudio del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, llevado a cabo por ProyectoScopio, demuestra que todavía hay muchos jóvenes que no consideran que la violencia de género sea algo extraordinario.

La violencia de género como algo normal

El 27,4% de la población joven en España está de acuerdo en algún grado con la afirmación de que “la violencia de género es algo normal en la pareja”, según indica el informe.

Esta percepción es más común en los hombres que en las mujeres, en concreto en aquellos que solo cuentan con estudios de Educación Secundaria o que se encuentran en paro. Además, el estudio señala que el acuerdo con esta afirmación disminuye en personas mayores de 25 años.

¿Qué piensan los jóvenes sobre la violencia de género? 1
Más de un 25% de los jóvenes piensa que la violencia de género es algo normal en las parejas. | Gráfico: ProyectoScopio

Por sorprendente que parezca, este dato no es algo completamente nuevo. En 2015, un informe de esta misma institución reveló que más del 80% de los adolescentes españoles han conocido algún acto de violencia de género en parejas de su edad. “Estos datos confirman que frecuentemente las relaciones de pareja de adolescentes y jóvenes españoles se articulan alrededor de mecanismos de posesividad y control, lo cual da lugar a un comportamiento parcialmente agresivo por ambas partes, aunque más frecuente y más grave por parte del varón”, explica el estudio.

A esto se suma el hecho de que casi un 6% de los jóvenes está de acuerdo en algún grado con que “siempre ha existido y es inevitable”, una afirmación también más común entre los varones.

La relación con la inmigración

La percepción de normalidad respecto a la violencia de género no es el único resultado impactante de este informe. Los datos recogidos muestran que un 13,3% de los encuestados muestran un nivel alto de acuerdo con la afirmación de que “la violencia de género aumenta por culpa de la población inmigrante”, y un 18,2% tiene un nivel de acuerdo medio con esta frase. También aquí están más de acuerdo los hombres que las mujeres, en especial los que no tienen trabajo.

La importancia del problema

A pesar de los elevados porcentajes de jóvenes que restan importancia a la violencia de género, afortunadamente la mayoría no piensa así. El 87% de los encuestados está de acuerdo que “es un problema social muy grave”.

Un estudio realizado por el Ministerio de Salud, Servicios Sociales e Igualdad en el año 2015 muestra también que este problema es algo reconocido por una amplia mayoría de jóvenes. Un 90% de las personas entre 18 y 29 años considera que los malos tratos hacia la mujer “están bastante o muy extendidos”. También en este aspecto se observa una mayor preocupación por parte de las mujeres, principales víctimas de este tipo de violencia, por este problema social.

¿Qué piensan los jóvenes sobre la violencia de género? 2
Las mujeres son las más preocupadas por la violencia de género como problema social. | Foto: Marcos Brindicci/ Reuters

Respecto a los adolescentes y jóvenes, las chicas están 3,5 puntos por encima en su grado de acuerdo con el hecho de que la violencia de género es algo totalmente inaceptable que los chicos, según datos del Ministerio de Salud, Servicios Sociales e Igualdad.

Esta desigualdad de pensamiento, igual que ocurre con otros aspectos mencionados anteriormente, disminuye a medida que aumenta la edad de los encuestados. Sin embargo, aunque la diferencia entre sexos es mayor entre los jóvenes, este grupo es el más concienciado con la importancia de luchar contra la violencia de género.

Por otro lado, el grupo que más está de acuerdo con la afirmación de que “es algo inevitable que siempre ha existido” es de los de 60 años y más. Además, este es el único grupo en el que menos del 90% considera que es algo totalmente inaceptable.

Por tanto, aunque los jóvenes muestran más diferencias entre sexos, son la generación más consciente de que la violencia de género es uno de los problemas más graves de la sociedad que debe ser erradicado.

Continúa leyendo: Las 7 barberías más hipster de Madrid que no te puedes perder

Las 7 barberías más hipster de Madrid que no te puedes perder

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Cecilia de la Serna
The Objective

Nuestros abuelos ya se cortaban la barba y se hacían la raya del pelo con navaja, pero tener una barba arreglada o completamente rasurada, no es tan fácil. Ahí es donde entran en juego los barberos, esos especialistas que con sus movimientos pausados de navaja, como si de un baile se tratara, consiguen que tu barba luzca perfecta. Durante un tiempo pareció haberse perdido este oficio, pero regresó con fuerza. La nostalgia de cortarte el pelo o la barba mientras de fondo suenan grandes clásicos como Johnny Cash, Chuck Berry, Little Richard o Elvis Presley, y mientras el barbero que te atiende te ofrece un Bourbon o una cerveza, es posible en Madrid. En una sociedad que cada vez va más rápido, es difícil encontrar un momento para nosotros mismos. Por ello, The Objective te propone las 7 barberías más hipster de la capital española que no te puedes perder:

Chamberí 5

Esta barbería, que lleva el nombre del barrio castizo donde se encuentra, está regentada por Daniel Perales, curtido barbero con más de 20 años de experiencia y una importante tradición familiar en el mundo de la peluquería a sus espaldas. Los difusores de agua y aftershave hechos con viejas botellas de whisky conviven con las navajas y tijeras que se acumulan sobre los muebles de estilo vintage.

Siete barberías hipster imprescindibles de Madrid 7
La barbería se encuentra en uno de los barrios más castizos de Madrid | Foto: Cecilia de la Serna/The Objective

Pero su secreto mejor guardado es su sala de la planta inferior, reservada a un servicio más exclusivo. Los clientes pueden solicitar este servicio ‘premium’ e ir con sus amigos. Mientras uno de ellos disfruta del afeitado, los demás le pueden acompañar tomando algo en el minibar.

Siete barberías hipster imprescindibles de Madrid 8
El secreto mejor guardado de la barbería está en la planta de abajo | Foto: Cecilia de la Serna/The Objective
  • Plaza de Chamberí 5. Horario: lunes a sábado de 10:00 a 20:00 y domingo cerrado.

Malditos Bastardos

Una cabeza de ciervo adorna la pared y se convierte en el logotipo de esta barbería de la vieja escuela, apta “sólo para hombres con un toque bastardo”, aseguran en su web. “Un concepto diferente, una forma de ser que huele a gasolina, whisky y motor, a concierto, guitarra, velocidad y mucha seguridad. Hay pocos ya así, y por eso aparece esta barbería distinta para el hombre de siempre”.

Siete barberías hipster imprescindibles de Madrid
La cabeza de ciervo preside la la barbería. | Foto: Malditos Bastardos /Facebook

En pleno barrio de Malasaña, muy cerca del metro de Tribunal, se ubica su principal barbería, aunque también tiene otro local en el hotel OnlyYOU de Atocha. Una barbería donde “ser tú mismo mientras te tomas una birra, un bourbon y escuchas la banda sonora de una época que distingue a los canallas que merecen la pena de los que no”. De fondo, siempre suenan grandes vinilos de los 50 y 60.

  • Calle Barceló, 1. Horario: lunes a viernes de 10:00 a 21:00, sábados de 10:00 a 15:00 y domingo cerrado.
  • Paseo de la Infanta Isabel, 13. Horario: lunes a viernes de 11:00 a 14:30 y de 16:30 a 20:00, sábados de 10:00 a 15:00 y domingo cerrado.

Blackstone

Encanto “british” en pleno barrio de Salamanca. BlackStone es un salón “solo para hombres, enfocado exclusivamente al cuidado y bienestar masculino”, aseguran sus dueños. Está inspirado en las barberías tradicionales de estética victoriana, pero incorpora las comodidades y los nuevos avances de hoy.

BlackStone mantiene el encanto y esencia de aquellos “clubs masculinos” de décadas pasadas, donde ir a arreglarse la barba o cortarse el cabello eran todo un ritual. Un local que recupera servicios como el auténtico afeitado a navaja, pero sin olvidarse de los estilos y técnicas de la peluquería más actual.

Siete barberías hipster imprescindibles de Madrid 1
Un local con un marcado estilo british. | Foto: Blackstone /Facebook

“En cuanto entras a BlackStone entiendes por qué tantos famosos acuden con frecuencia a nuestro salón de barbería en Madrid. Es la experiencia de bienestar y lujo que todos merecemos,” aseguran sus dueños.

  • Calle de Velázquez, 76. Horario: lunes a viernes de 10:30 a 21:00, sábados de 10:00 a 14:00 y domingo cerrado.

Bearbero

La experiencia Bearbero comienza en el momento en el que entras por la puerta, el olor, la música, la decoración, te llevan de vuelta a un tiempo que recuerda a las generaciones pasadas, donde era un ritual cotidiano del hombre. “Nuestros barberos son hábiles tanto en las técnicas tradicionales de corte y barbería como el uso de toallas calientes en el afeitado”, aseguran.

Siete barberías hipster imprescindibles de Madrid 6

  • Calle de Embajadores, 10. Horario: lunes a viernes de 10:30 a 14:30 y de 16:30 a 21:00, sábados y domingo cerrado.

La barbería de Iván

A la cabeza de esta barbería se encuentra Iván Rodríguez, un barbero que quería rescatar “la esencia de las antiguas Barberías, con la ilusión de crear un espacio de reunión, de confidencias y de largas tertulias como sucedían en las antiguas y fascinantes Barberías de la Old School”.

Un lugar sin dudas donde el hombre tenga su propio espacio y protagonismo, creando verdaderas experiencias con un buen ritual del afeitado tradicional, y es que “el sabor de lo antiguo es muchas veces intenso y magnifico”, asegura Rodríguez.

Siete barberías hipster imprescindibles de Madrid 5
Los típicos colores azul, rojo y blanco que identifican a las barberías de antaño. | Foto: La Barbería de Iván /Facebook
  • Calle de José Abascal, 35. Horario: lunes a viernes de 10:00 a 20:00, sábado de 09:30 a 13:30 y domingo cerrado.

Malayerba

En Los Episodios Nacionales, Benito Perez Galdós narra la Guerra de la Independencia Española, que culminó con la expulsión de los franceses del territorio español. Y es en el capítulo dedicado al levantamiento popular del 2 de Mayo de 1808, donde aparece la figura de un tabernero, el tío Malayerba. “Ese es el germen del nombre Malayerba: un homenaje a la historia de la Plaza Dos de Mayo, corazón del barrio de Malasaña y donde se ubica la barbería, y un guiño al pelo que crece deprisa como la mala hierba y que hay que cortar”, dicen sus dueños.

Siete barberías hipster imprescindibles de Madrid 2
Guantes de boxeo y viejas botellas de whisky decoran las paredes de esta barbería | Foto: Malayerba /Facebook

De la mano de Olivia Soaps, Malayerba ha desarrollado una línea propia de productos artesanales para el cuidado del cabello y de la barba con materias primas de origen 100% ecológico. Los primeros en comercializarse han sido la Cera para Bigote y Barba Monteleón, y el Elixir para Barba Daoíz.

  • Plaza de Dos de Mayo, 3. Horario: martes a sábado de 11:00 a 20:00 y domingo y lunes cerrado.

The Barber’s Shop

El concepto The Barber’s Shop ha ido moldeándose a lo largo de los años en la cabeza de Isma Barber. Hijo de peluquero-barbero y madre artista, fue criado entre bambalinas de una peluquería-barbería y con inquietudes hacia el mundo del arte. Isma lleva toda su vida en el oficio, cuando le preguntan, él dice que “desde los 11 años”, que es cuando hizo su primer corte sin supervisión.

En 2016 abre sus puertas The Barber’s Shop (2016), “un espacio dedicado exclusivamente al hombre, donde el espectáculo y el arte se combinan para tener una experiencia inolvidable“, y es que esta barbería organiza exposiciones, conciertos, monólogos y microteatros que permite a los artistas emergentes dar a conocer su obra en un escaparate diferente y original. “Un nuevo concepto que hace vivir a sus clientes una experiencia múltiple y mucho más profunda”.

Siete barberías hipster imprescindibles de Madrid 3
La barbería con más “arte” de todo Madrid. | Foto: The Barber’s Shop/Facebook
  • Avenida de América, 6. Horario: lunes a viernes de 09:30 a 20:30, sábados de 10:00 a 14:30 y domingo cerrado.

Continúa leyendo: Por qué la humanidad vive mejor que nunca

Por qué la humanidad vive mejor que nunca

Luís Torras

Foto: KIM KYUNG-HOON
Reuters

La idea de la insostenibilidad del crecimiento por el crecimiento ganó fuerza con la crisis del petróleo de 1973. Fue el despertar. Sucedió poco después de que, a finales de los años 60, el entomólogo de la Universidad de Stanford Paul Elrich escribiera The Population Bomb, donde abogaba por poner límites al crecimiento como forma de salvar a la raza humana de una supuesta hambruna a la que llevaría el incremento constante de la población. No era una idea nueva. El mismo miedo lo había tenido ya el clérico británico Thomas Malthus en el siglo XVIII.

Cuando Malthus escribió su tesis en 1779, la población mundial no alcanzaba los 1.000 millones, la pobreza era la condición natural de prácticamente todos, la alfabetización estaba reservada a una estricta minoría, la esperanza de vida apenas llegaba a los 35 años -con una mortalidad infantil altísima- y tales eran las condiciones que incluso el Rey de Francia tenía que hacer sus necesidades en las esquinas de los pasillos de Versalles. Hoy, la población mundial supera los 7.000 millones de almas y, como nos recuerda y expone con brillantez Johan Norberg, vivimos mejor que nunca. La pobreza se ha reducido como nunca antes en la historia de la humanidad, hemos conseguido que la pobreza extrema -vivir con menos de un dólar al día- afecte a tan solo un 10% de la población mundial, el analfabetismo solo afecta a un 16% de la población mundial y el conjunto de las mejoras en la alimentación, la sanidad y la higiene han permitido incrementar la esperanza de vida hasta los 72 años, entre otras mejoras notables.

Porcentaje de población viviendo en la pobreza absoluta, 1820-2015
Distintos indicadores muestran cómo ha descendido la pobreza en los últimos 200 años. | Foto: OneWorldInData.org vía World Economic Forum en español

Todos estos datos los recoge con gran rigor Norberg en su magnífico libro Progreso. 10 razones para mirar al futuro con optimismo, editado por Deusto y con apadrinamiento de Value School y el Instituto Juan de Marian. Se trata de un libro en clave divulgativa que permite tomar perspectiva del estado del mundo para aproximar con mayor solvencia qué podemos esperar del futuro. El libro de Norberg incluye altas dosis de Historia y también de Teoría, siguiendo la dicotomía del economista vienés Ludwig von Mises. Teoría que nos ofrece una visión sintética de las principales métricas que ayudan a evaluar el progreso de la humanidad en estos últimos 200 y pico años, básicamente desde la Revolución Industrial europea, y algunas pinceladas, aunque sea de forma somera, sobre por qué mejoramos.

Una de las grandes virtudes del libro es su síntesis y brevedad; el autor se apoya en muchos de los grandes economistas y pensadores del momento

Norberg resume los avances de la humanidad en cuanto a alimentación, saneamiento -acceso a agua corriente-, esperanza de vida, violencia, medio ambiente, alfabetización, libertad e igualdad. Muchas de estas tendencias se retroalimentan entre sí: una mejor alimentación, fruto del avance tecnológico y científico, repercute positivamente en una mayor esperanza de vida y un menor impacto negativo en el medio ambiente. Todo lo anterior incide en un mayor acumulación de capital, tanto físico como humano -pensemos en la educación-, lo que tiene a su vez se relaciona positivamente con la reducción de la violencia o en alumbrar sociedades más libres y equitativas. En cada uno de estos capítulos, el autor sueco intercala elementos ligados con la evolución histórica, y una explicación de por qué se sucede esta evolución.

Esperanza de vida en Inglaterra y Gales, 1700-2000
La esperanza de vida incrementa con las mejoras en la alimentación, higiene y sanidad. | Foto: OneWorldInData.org vía World Economic Forum en español

A través de las páginas y apoyándose en los datos empíricos y con casos prácticos (sobre la importante evolución reciente de la India, China y muchas partes de África), Norberg descubre al lector los conceptos que hay detrás de todos estos avances. Los derechos de propiedad, el imperio de la ley, la solidez institucional o la libertad de empresa son solo algunas de las grandes ideas detrás de la gran conquista del progreso por parte de la humanidad. Una conquista, además, relativamente reciente. Norberg nos muestra como el discurso neomalthusiano infravalora de manera sistemática los incentivos y la capacidad creativa, inventiva, de solucionar los problemas de la humanidad. Nuestra imaginación es infinita. Reagan es quizás el que lo expuso de manera más clara cuando dijo: “No existen los límites al crecimiento porque la capacidad de invención del hombre es infinita”. Reagan hacía suyas las tesis de Julian Simon, que citaba en el frontispicio de este articulo, explicadas en The Ultimate Resource, libro en la misma tradición intelectual que el de Norberg, que este último actualiza, amplía y mejora.

Sin voluntad de ser exhaustivo, una de las grandes virtudes del libro es su síntesis y brevedad; el autor se apoya en muchos de los grandes economistas y pensadores del momento. Además del citado Simon, sobre las mejoras en temas de alimentación y pobreza, Norberg cita los trabajos clásicos de Robert Fogel o Angus Deaton, este último Nobel de Economía, Steven Pinker en temas de violencia, o Bill Easterly, entre muchos otros, cuando habla de la evolución en la esperanza de vida. Muchos de los gráficos y datos han estado trabajados por Max Roser, líder del proyecto Our World In Data, página imprescindible para tomar conciencia de forma rápida y gráfica de cómo ha mejorado el mundo en los dos últimos siglos.

“El principal combustible para acelerar el progreso mundial es nuestra reserva de conocimiento, y el freno es nuestra falta de imaginación”.

–  Julian Simon, The State of Humanity (1995)

Artículo publicado originalmente en el World Economic Forum en español.

TOP