El Subjetivo
Los cinco ¿retos? para el nuevo Gobierno de Rajoy
Daniel Ochoa de Olza / AP
08.11.2016 Me pide Ignacio Peyró, director de esta sección de El Subjetivo en The Objective, que escriba los que creo que son “los cinco retos principales” a que se enfrenta el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. Uno tiene la sensación de que entender como “retos” algo relacionado con Rajoy acaso ya sea un punto de partida no del todo acertado: uno sospecha que este registrador de la propiedad pontevedrés afronta las cosas más como hace cualquier otro funcionario con los encargos de su oficina, que como un deportista o un héroe clásico se enfrenta a sus “retos”. Pero sea, llamemos por un rato “retos” a esos cartapacios con expedientes que te ha traído a la mesa el jefe de negociado y veamos cuáles son, en mi humilde opinión, los cinco más peliagudos de ellos.

1) Nacionalismo

Para abordar un problema lo importante es empezar por ponerle el nombre adecuado. Y el problema no se llama “Cataluña”, como en tiempos de ETA no se llamó “País Vasco” ni hace unos años, en la Italia en que prosperó la Liga Norte, se llamaba “Padania” (que, para empezar, era un nombre inventado). El problema se llama nacionalismo y lleva siendo un problema no solo para España, sino para toda Europa, y después para todo el mundo, desde sus orígenes a finales del siglo XVIII.

El nacionalismo es el típico problema que en realidad se nos presenta como una solución: es una ideología que afirma que todo irá mejor si cada “pueblo” puede expresar su “identidad” en un Estado propio. Como hablar de la “identidad” de un “pueblo” es algo así como hablar del quinchinpún de la quinchinpán (es decir, un término que no significa nada o significa cualquier cosa que queramos), refutar a un nacionalista a veces se vuelve tan complicado como responder a alguien que nos hable en idioma dothraki: no sabemos muy bien ni qué quiere decir.

Pero lo que sí sabemos es para qué se usa ese idioma extraño. Resulta ser extremadamente útil para conseguir que las masas vayan detrás de ti mientras agitas una bandera y echas la culpa a los de fuera de todos los males de dentro. Así hizo el presidente catalán Artur Mas hace unos años, cuando la crisis económica le forzó a aplicar ajustes en su Gobierno (como ocurrió con todos los Gobiernos europeos), pero no quiso ser él quien asumiera la responsabilidad por ello. Siempre es más útil que el responsable de las cosas feas que haces sea el quinchinpún de la quinchinpán a serlo tú.

Y desde entonces tenemos, con ayuda de los medios de comunicación y la escuela nacionalistas, a  buena parte de los catalanes convertidos a esa fe: persuadidos de que la causa de sus problemas somos el resto de los españoles. ¿Qué puede hacer el Gobierno de Rajoy ante ello? Existen al menos tres estrategias posibles. La primera  la explicó el filósofo José Ortega y Gasset hace ya décadas: no intentemos resolver este problema, decía Ortega, limitémonos a saber conllevarlo, igual que uno acaba habituándose a una enfermedad crónica. Esta parece haber sido la estrategia de Mariano Rajoy hasta ahora, dado que no se le conoce medida alguna para resolver el nacionalismo, sino solo una resistencia pétrea para capear sus sacudidas.

La segunda opción, naturalmente, es ponerse a resolver el problema. Algo que es poco probable que se produzca en esta legislatura, siendo el problema tan viejo y toda legislatura, por definición, tan corta en términos históricos. Además, sabemos que adanistas como Rodríguez Zapatero, que creyeron poder resolver de una vez con un nuevo Estatuto el problema nacionalista, no hicieron sino agravarlo.

Quizá, entonces, debería resultarnos más atractiva la tercera opción: que no es tanto resolver el problema, sino disolverlo. Es decir, empezar a socavar todas aquellas bases se apoya el nacionalismo. Al igual que cualquier otra cosa en la vida, el nacionalismo no surge por generación espontánea. Empecemos a corromper todo lo que le da alimento. Y quienes mejor saben de ello son los intelectuales catalanes no nacionalistas. Una de las pocas cosas buenas que creo que le debemos al nacionalismo de nuestras Españas es que ha permitido que surjan entre nosotros un número apreciable de expertos en desmontar el propio nacionalismo, de un nivel intelectual general que no se conoce en otros países europeos (pues ellos no han sufrido tan virulentamente ese problema). A menudo he preguntado a varios de estos intelectuales si el Gobierno de todos los españoles alguna vez les consulta, les pide impresiones, intercambia con ellos ideas. La respuesta suele ser negativa. Estaría bien que el Gobierno de Rajoy empezara pues el famoso “diálogo con Cataluña” con esta parte aún mayoritaria en Cataluña: la de los no nacionalistas, que son los que mejor saben de cómo tratar a la otra parte.

2) Populismo

Este cartapacio se parece mucho al anterior. El populismo, ya sea de derechas (Donald Trump, Marine Le Pen…), ya sea de izquierdas (Pablo Iglesias, Nicolás Maduro…) no consiste solo en decirle a los votantes cosas seductoras: todo político ha tenido siempre una parte de seductor. El populismo es mucho más concreto. Trata de seducir con ese mismo mecanismo que ya hemos descrito en el caso del nacionalismo: persuadir a tus votantes de que la culpa de todos sus males la tienen entes malvados y ajenos, excitar luego las pasiones más bajas contra ellos y, aupados en esa indignación, asaltar finalmente el poder. Es importante el componente emocional del populismo porque este evita que cualquiera haga los razonamientos más sencillos: no, señora nacionalista catalana, el dinero gastado en la educación de un niño extremeño no tiene la culpa de sus males; no, señor populista, Merkel no tiene la culpa de que usted se metiera en una hipoteca que era improbable que pudiera pagar (y mire que siento ese su desafortunado cálculo), ni tampoco obligó a los dirigentes de la caja de ahorros que le dio tal hipoteca a derrochar su dinero yéndose de Carnaval a Venecia para aprobarse prejubilaciones millonarias.

Pero el populismo ha cundido por toda España. Y aunque, de momento, parece contenido por el dique de la hipocresía de sus defensores, no resulta agradable tener en el Congreso de los Diputados a tantos oradores que esputan odio cada vez que intervienen; ni tampoco es agradable que siga habiendo un número tan alto de jóvenes españoles seducidos por esos flautistas de Hamelín. El Gobierno de Rajoy tendrá que ayudar en la tarea de desmontar las mentiras populistas. Y esto no significa, naturalmente, caer en el error de otros políticos europeos, como Nicolas Sarkozy o Theresa May, que han introducido dosis populistas en sus propios discursos conservadores para vencer en su terreno al populismo de sus naciones. Si copias al populismo, en el fondo legitimas al populismo.

3) Mercado de trabajo.

El flautista de Hamelín populista tiene especial éxito entre los jóvenes españoles porque la situación de los jóvenes españoles es especialmente injusta, y no hay nada que sepan hacer mejor los populistas que aprovechar injusticias reales para seducirnos con soluciones irreales. La situación de los jóvenes españoles es injusta porque su tasa de desempleo es altísima. Esta no es la maldición que ninguna bruja alemana nos haya impuesto, sino algo de lo que somos responsables los propios españoles. Nuestro sistema laboral, desde el franquismo, protege extraordinariamente a los viejos que ya poseemos un trabajo fijo, mientras deja a la intemperie de encadenar contrato precario tras contrato precario al joven que intenta entrar en la vida adulta. Esto ha sido así antes y después de la última reforma laboral, así que echarle a esta la culpa, como tanto insistía aquel señor que se llamaba Pedro Sánchez, es solo una mentira más. Hay que tener los arrestos de hacer por fin una reforma verdadera de nuestro mercado de trabajo. Arrestos como los que tuvo Ciudadanos en las elecciones de diciembre 2015, aunque seis meses después también se acobardaran y eliminaran de su programa la idea de contrato único.

4) Recortes

Otra área en que hará falta que el Gobierno se arme de esas dos virtudes señeras, la de la sinceridad y la de la valentía, es esta: los recortes que España habrá de efectuar con miras a reducir su déficit. En primer lugar, sinceridad: contar de una vez a los españoles, ahora que ya se ha acabado esta última campaña electoral que nos ha acompañado un año (y en la que nadie nos lo ha contado), que no es posible seguir viviendo indefinidamente de un dinero que no tenemos, pues eso es lo que significa el latinismo “déficit”. En segundo lugar, valentía: para eliminar todos los gastos superfluos que es justo eliminar, y para resistir la venganza que te espera de aquellos que viven gozando de ellos.

5) Rellénelo usted mismo.

Soy escéptico con que el Gobierno de Rajoy sea capaz de arrostrar con eficacia ninguno de los cuatro retos que he señalado. Pero aún lo soy más de que sea competente ante este quinto epígrafe, debido a lo que empecé diciendo: que a Rajoy le van más los cartapacios oficinescos que los retos propiamente dichos. Y este quinto reto consiste precisamente en que creo que el Gobierno de Rajoy debería echar mano de la imaginación y proponer a los españoles un nuevo reto ilusionante con el que afrontar las décadas en que nos adentramos. Ya hemos contado que Artur Mas lo supo hacer (aunque se tratara del reto equivocado) cuando propuso a los catalanes el reto de lograr su secesión del resto de España. Theresa May o Nicolas Sarkozy también están renovando su discurso, aunque se trata de nuevo de una renovación errada. ¿Sería mucho pedir al centroderecha español que lo intentara y, en lugar de conformarse con gestionar mal que bien los problemas que otros le traen, marcara él mismo los retos, los objetivos, el proyecto de qué quiere ser España en el mundo globalizado actual? ¿Sería mucho pedir empezar a pensar que tal vez España no sea solo una oficina de registro?