Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Qué nos está pasando

Miguel Ángel Quintana Paz

“No sabemos lo que nos pasa y eso es precisamente lo que nos pasa, no saber lo que nos pasa”, escribía el filósofo José Ortega y Gasset en una obrita que, significativamente, subtituló “Esquema de la crisis”. Y seguramente llevaba buena parte de razón. Ahora bien, ochenta y tres años más tarde de ese pequeño trabalenguas acaso ya tengamos alguna pista de qué nos está pasando ¿Hay alguna línea de puntos que una el brexit, la victoria de Donald Trump, el escepticismo hacia el cambio climático, el próximo cincuentenario de mayo del 68, las redes sociales, el mandarinato en la antigua China y (permítanme una pequeña querencia hacia mi tierra) los excelentes resultados en el informe PISA de la educación en Castilla y León? Algunos pensamos que sí.

Uno de los que lo piensa es otro filósofo, el italiano Mario Perniola. En español tenemos la fortuna de que casi todas sus obras están traducidas. Allí Perniola plantea una hipótesis inquietante:  por primera vez en la historia de Occidente estaríamos asistiendo en nuestros días (nuestros años, nuestras décadas) a un desprestigio generalizado de todo “lo intelectual”. Y especialmente, claro, de “los” intelectuales.

Esto no significa, por supuesto, que no hayan existido vigorosas corrientes antiintelectuales en nuestro pasado. Ya desde que Sócrates, Platón o Aristóteles empezaran a apostar por usar la razón para orientarnos en la vida tendrían enfrente a los sofistas, que creían que usar las emociones, los trucos retóricos o la mera fuerza bruta resultaba a la postre más remunerativo. En llegando el cristianismo a Europa se produjo de hecho una virulenta lucha entre ambas tendencias: por una parte, estaban los cristianos que querían hacer de la nueva religión algo razonable (Justino Mártir fue seguramente el primero). Por otra, los cristianos que en cambio deseaban difundirla como un mero irracionalismo. “Creo precisamente porque es absurdo”, llegaría a decir uno de los principales predicadores de esta segunda vertiente, Tertuliano, tan deseoso él o su colega Taciano de abofetear a todos los intelectuales griegos y sus papiros, al igual que Nigel Farage lo está hoy de denigrar a la “casta” de expertos británicos que osaron argumentar ¡con datos! contra el brexit.

Pero al final el gato se lo llevarían al agua quienes preferían ver la racionalidad y el cristianismo, a Platón y a Jesucristo, como cosas compatibles. Y eso explica las jugosas bibliotecas de los monasterios cistercienses, la creación de las universidades en plena Edad Media cristiana (no entre aztecas, zulúes o tagalos) y las luchas intelectuales (en vez de campales) que tanto entretuvieron a jesuitas, dominicos y franciscanos durante la primera Modernidad. Nuevos conatos irracionalistas pespuntearían, desde luego, todos y cada uno de los siglos que nos separan de Tertuliano; románticos de uno u otro signo se levantarían contra la “opresión” de la razón; sentimentalismos varios se refugiarían en la literatura o en las artes más cursis. Pero nadie pondría seriamente en aprietos una creencia preponderante para el occidental: que la razón, el estudio y los expertos son mejores guías, pese a la aridez de la primera, el esfuerzo que exige el segundo o la arrogancia que exhiben los terceros, que la sinrazón, la sentimentalidad desbocada o los ignorantes. Europa ha sido el sitio donde ser intelectual, al final, acarreaba un respeto.

Lo que de reciente nos pasa es que esto, ya, no es así. Cada vez es más frecuente que tildar algo de intelectual, o de razonable, o de saber experto, lejos de implicar un elogio, suponga prácticamente un denuesto. Cualquier tuitero está dispuesto, mediante tres frases ingeniosas, a creer que ha “refutado” el trabajo que a cientos de expertos les ha llevado años configurar ¡Zasca! Una noticia falsa y resultona tiene muchos más lectores que un estudio en que nuestras mejores mentes hayan pensado sobre ese mismo tema ¡Zas! Si se te ocurre señalar que un político comete una contradicción incluso dentro de una misma frase, o que alguien opina sobre algo sin los rudimentos básicos de ese tema, se te tachará inmediatamente de elitista ¡Zas en toda la boca!

Los orígenes más cercanos de este desdén hacia lo intelectual cabe rastrearlos, según Perniola, en mayo del 68. Fue entonces cuando empezó a criticarse a la escuela como una institución “represiva”; a vituperarse la universidad como un mero apéndice del “sistema”; a escribirse grafitis como aquel que en la Sorbona aseveraba “Por culpa de los exámenes y los profesores el arribismo comienza a los seis años de edad” o aquel otro que en Nanterre enunciaba “Mis deseos son la realidad”. De hecho, para Perniola, la gran ironía de nuestros días es que esa tendencia, inicialmente propia de una izquierda nada moderada, ha acabado confluyendo con la derecha más arriscada. Hoy los populistas de derecha menosprecian a los expertos universitarios que les llevan la contraria con no menor tesón que un veinteañero parisino escribiría en las paredes de su facultad “Profesores, ustedes nos hacen envejecer”.

¿Qué nos espera en esta nueva circunstancia? Perniola nos recuerda que, aunque es novedoso en Occidente un alzamiento generalizado contra los intelectuales (“¡Muera la inteligencia!”, que diría Millán Astray, al que desde aquí humildemente propongo como patrón de los antiintelectuales hispanos), no ocurre igual con China. Allí han sido frecuentes a lo largo de toda su historia sucesivas rebeliones contra su élite intelectual, los mandarines, seguidas como en un balanceo por épocas en que estos se han elevado al mayor prestigio social. El resultado de ese péndulo ha sido que toda una China haya estado a menudo cerca de lograr grandes descubrimientos (técnicos, geográficos, científicos) pero se haya quedado no pocas veces a pocos milímetros de lograrlos. Porque nada hay más sospechoso para un chino antimandarín, un tuitero o un trumpiano que esos seres misteriosos que se tiran largas horas haciendo eso que ellos llaman “investigar”, en vez de hacer esa otra cosa que todos entendemos, y que es producir (aunque sea zascas en tuits).

Pintan mal las cosas para Occidente, pues. Eso sí, en algunos rincones de la estepa castellana y leonesa, en escuelas que no tienen más dinero, ni más profesores, ni leyes diferentes a las del resto de España, el último informe de PISA nos descubre que nuestros jóvenes alcanzan logros similares a los de otras planicies, las finlandesas, que a menudo se señalan como modélicas en educación. Y una de las hipótesis de por qué esto ocurre es que son las familias de Castilla y León las que mejor conservan el aprecio por el saber que transmiten luego a sus hijos. Y a sus buenos resultados. ¿Será Castilla, será León el lugar en que refugiarse en tiempos de desprecio generalizado del intelecto? Yo, por si acaso, de momento así haré.

Continúa leyendo: ¿Mejoran los árboles nuestra salud? Una ciudad de EEUU planta 8.000 para averiguarlo

¿Mejoran los árboles nuestra salud? Una ciudad de EEUU planta 8.000 para averiguarlo

Redacción TO

Aruni Bhatnagar es un profesor de medicina con un sueño: probar que los árboles pueden tener un impacto directo en la mejora de nuestra salud. Bhatnagar trabaja en la Universidad de Louisville (Estados Unidos) y cree firmemente que la contaminación del aire provoca riesgos cardiovasculares que los árboles pueden prevenir. El enfoque del proyecto es plantar miles de ejemplares para que estos reduzcan la contaminación, y entonces se reduzcan los riesgos de enfermedades cardíacas; por lo que en un futuro, los árboles incluso podrían sustituir a determinadas medicaciones. Para comprobarlo Aruni Bhatnagar ha convertido su sueño en un proyecto de investigación, el Green Heart Project. Esta iniciativa la lleva a cabo con la Universidad de Louisville, la asociación de Conservación de la Naturaleza y el Instituto de Aire, Agua y Suelo Limpios. Juntos quieren probar la correlación directa entre salud cardiovascular y naturaleza.

El proyecto consiste en plantar 8.000 nuevos árboles nativos de Kentucky en un área de Louisville en la que viven 22.000 habitantes. La iniciativa cuenta con una financiación de 14,5 millones de dólares. “El proyecto es esencialmente un estudio controlado a escala de vecindario”, señala Ted Smith, cofundador del Instituto de Aire, Agua y Suelo Limpios. Se trata de una agresivo plan de reverdecimiento que debería eliminar la contaminación del aire, según sus organizadores.

¿Mejoran los árboles nuestra salud? Una ciudad de EEUU planta 8.000 ejemplares para averiguarlo
Bosque cruzado por una carretera en Estados Unidos. | Foto: Will Suddreth/Unsplash

Los ejemplares que se van a trasplantar son grandes árboles autóctonos que pueden superar los nueve metros de altura. Además de estos árboles, se colocarán arbustos y otras plantas donde puedan absorber mejor la contaminación del aire que daña los pulmones, como a lo largo de autopistas y otras vías transitadas dentro del área de estudio. “Se va a convertir en un laboratorio urbano realmente único”, explica a USA Today Chris Chandler, director de conservación urbana de The Nature Conservancy en Kentucky.

Controles periódicos a la población

Durante los próximos cuatro años, a los habitantes que vivan en estas nuevas áreas verdes se les hará controles periódicos para comprobar las posibles mejoras en su salud. “Serían los primeros datos que muestran de forma definitiva la causalidad entre naturaleza y salud. Solo se han hecho estudios correcionales en el pasado [que dependían de más variables], lo que suponía un problema real para los amantes de la naturaleza. Que plantar árboles tiene un impacto directo en la salud no está basado en ningún estudio empírico“, asegura Smith.

La salud de las personas que viven cerca de la vegetación recién plantada se comparará con la de aquellos que viven en otras partes del área de estudio. “No ha habido otros estudios como este, donde se monitoree la salud de las personas antes, durante y después de una importante plantación de árboles“, sostiene el profesor Bhatnagar a USA Today. “En lugar de darle una pastilla a alguien, les estamos dando verdor”, añade Chris Chandler.

¿Mejoran los árboles nuestra salud? Una ciudad de EEUU planta 8.000 ejemplares para averiguarlo 1
Vista área de un bosque. | Foto: Noah Silliman/Unsplash

Además de estudiar la salud cardiovascular, los investigadores también planean ver si hay algún cambio en las tasas de criminalidad, el estrés, la economía y otros resultados sociológicos, puesto que algunos estudios sugieren que los árboles también pueden ayudar en esas áreas.

Los organizadores reconocen que “no es un proyecto pequeño, no es un proyecto rápido y puede no funcionar“, pero “es importante”. Hasta que descubramos los resultados, es bastante excitante pensar que la clave para mejorar la salud de nuestro corazón está escondida en la naturaleza.

Continúa leyendo: Por qué la humanidad vive mejor que nunca

Por qué la humanidad vive mejor que nunca

Luís Torras

Foto: KIM KYUNG-HOON
Reuters

La idea de la insostenibilidad del crecimiento por el crecimiento ganó fuerza con la crisis del petróleo de 1973. Fue el despertar. Sucedió poco después de que, a finales de los años 60, el entomólogo de la Universidad de Stanford Paul Elrich escribiera The Population Bomb, donde abogaba por poner límites al crecimiento como forma de salvar a la raza humana de una supuesta hambruna a la que llevaría el incremento constante de la población. No era una idea nueva. El mismo miedo lo había tenido ya el clérico británico Thomas Malthus en el siglo XVIII.

Cuando Malthus escribió su tesis en 1779, la población mundial no alcanzaba los 1.000 millones, la pobreza era la condición natural de prácticamente todos, la alfabetización estaba reservada a una estricta minoría, la esperanza de vida apenas llegaba a los 35 años -con una mortalidad infantil altísima- y tales eran las condiciones que incluso el Rey de Francia tenía que hacer sus necesidades en las esquinas de los pasillos de Versalles. Hoy, la población mundial supera los 7.000 millones de almas y, como nos recuerda y expone con brillantez Johan Norberg, vivimos mejor que nunca. La pobreza se ha reducido como nunca antes en la historia de la humanidad, hemos conseguido que la pobreza extrema -vivir con menos de un dólar al día- afecte a tan solo un 10% de la población mundial, el analfabetismo solo afecta a un 16% de la población mundial y el conjunto de las mejoras en la alimentación, la sanidad y la higiene han permitido incrementar la esperanza de vida hasta los 72 años, entre otras mejoras notables.

Porcentaje de población viviendo en la pobreza absoluta, 1820-2015
Distintos indicadores muestran cómo ha descendido la pobreza en los últimos 200 años. | Foto: OneWorldInData.org vía World Economic Forum en español

Todos estos datos los recoge con gran rigor Norberg en su magnífico libro Progreso. 10 razones para mirar al futuro con optimismo, editado por Deusto y con apadrinamiento de Value School y el Instituto Juan de Marian. Se trata de un libro en clave divulgativa que permite tomar perspectiva del estado del mundo para aproximar con mayor solvencia qué podemos esperar del futuro. El libro de Norberg incluye altas dosis de Historia y también de Teoría, siguiendo la dicotomía del economista vienés Ludwig von Mises. Teoría que nos ofrece una visión sintética de las principales métricas que ayudan a evaluar el progreso de la humanidad en estos últimos 200 y pico años, básicamente desde la Revolución Industrial europea, y algunas pinceladas, aunque sea de forma somera, sobre por qué mejoramos.

Una de las grandes virtudes del libro es su síntesis y brevedad; el autor se apoya en muchos de los grandes economistas y pensadores del momento

Norberg resume los avances de la humanidad en cuanto a alimentación, saneamiento -acceso a agua corriente-, esperanza de vida, violencia, medio ambiente, alfabetización, libertad e igualdad. Muchas de estas tendencias se retroalimentan entre sí: una mejor alimentación, fruto del avance tecnológico y científico, repercute positivamente en una mayor esperanza de vida y un menor impacto negativo en el medio ambiente. Todo lo anterior incide en un mayor acumulación de capital, tanto físico como humano -pensemos en la educación-, lo que tiene a su vez se relaciona positivamente con la reducción de la violencia o en alumbrar sociedades más libres y equitativas. En cada uno de estos capítulos, el autor sueco intercala elementos ligados con la evolución histórica, y una explicación de por qué se sucede esta evolución.

Esperanza de vida en Inglaterra y Gales, 1700-2000
La esperanza de vida incrementa con las mejoras en la alimentación, higiene y sanidad. | Foto: OneWorldInData.org vía World Economic Forum en español

A través de las páginas y apoyándose en los datos empíricos y con casos prácticos (sobre la importante evolución reciente de la India, China y muchas partes de África), Norberg descubre al lector los conceptos que hay detrás de todos estos avances. Los derechos de propiedad, el imperio de la ley, la solidez institucional o la libertad de empresa son solo algunas de las grandes ideas detrás de la gran conquista del progreso por parte de la humanidad. Una conquista, además, relativamente reciente. Norberg nos muestra como el discurso neomalthusiano infravalora de manera sistemática los incentivos y la capacidad creativa, inventiva, de solucionar los problemas de la humanidad. Nuestra imaginación es infinita. Reagan es quizás el que lo expuso de manera más clara cuando dijo: “No existen los límites al crecimiento porque la capacidad de invención del hombre es infinita”. Reagan hacía suyas las tesis de Julian Simon, que citaba en el frontispicio de este articulo, explicadas en The Ultimate Resource, libro en la misma tradición intelectual que el de Norberg, que este último actualiza, amplía y mejora.

Sin voluntad de ser exhaustivo, una de las grandes virtudes del libro es su síntesis y brevedad; el autor se apoya en muchos de los grandes economistas y pensadores del momento. Además del citado Simon, sobre las mejoras en temas de alimentación y pobreza, Norberg cita los trabajos clásicos de Robert Fogel o Angus Deaton, este último Nobel de Economía, Steven Pinker en temas de violencia, o Bill Easterly, entre muchos otros, cuando habla de la evolución en la esperanza de vida. Muchos de los gráficos y datos han estado trabajados por Max Roser, líder del proyecto Our World In Data, página imprescindible para tomar conciencia de forma rápida y gráfica de cómo ha mejorado el mundo en los dos últimos siglos.

“El principal combustible para acelerar el progreso mundial es nuestra reserva de conocimiento, y el freno es nuestra falta de imaginación”.

–  Julian Simon, The State of Humanity (1995)

Artículo publicado originalmente en el World Economic Forum en español.

Continúa leyendo: Vídeo | Juantxo López de Uralde: “El medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña”

Vídeo | Juantxo López de Uralde: “El medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña”

Redacción TO

Foto: The Objective

Juantxo López de Uralde (San Sebastián, 1963), diputado por Álava de Equo – único partido verde con representación parlamentaria en España -, con una larga trayectoria como ecologista y activista en organizaciones como Greenpeace, nos cuenta dónde está España en materia de medio ambiente.

Puedes leer el reportaje completo aquí.

Continúa leyendo: Juantxo López de Uralde: “El medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña”

Juantxo López de Uralde: “El medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña”

Marta Ruiz-Castillo

Foto: Rodrigo Isasi
The Objective

Herbicidas a debate, veranos que se alargan en zonas habitualmente húmedas, aumento de la desertificación, fenómenos naturales cada vez más virulentos, hambrunas, emigración, incendios devastadores…forman parte cada vez más del paisaje del planeta debido al calentamiento global, según aseguran los expertos en medio ambiente. Coincidiendo con la celebración en Bonn de la 23ª Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 23) en la que alrededor de 200 delegados de más de 140 países debaten las medidas para dar cumplimiento al Acuerdo de París, The Objective ha entrevistado a Juantxo López de Uralde (San Sebastián, 1963), diputado por Álava de Equo – único partido verde con representación parlamentaria en España -, con una larga trayectoria como ecologista y activista en organizaciones como Greenpeace, para saber dónde está España en materia de medio ambiente.

Nos recibe en su despacho del Congreso de los Diputados, atestado de carpetas y papeles, documentos y libros colocados sobre la mesa, las estanterías e, incluso, en un hueco junto a la ventana, que hace que la estancia donde trabaja parezca aún más pequeña. “Perdonad el desorden”, es lo primero que nos dice después de saludarnos.

Desde hace unos meses hay abierto un intenso debate sobre el glifosato. La Unión Europea acaba de concluir sin acuerdo renovar cinco años la licencia de este herbicida. Estudios recientes afirman que este herbicida tiene efectos nocivos para la salud.

Juantxo López de Uralde (Equo): “El medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña”
La UE no se pone de acuerdo sobre la fecha para prohibir el uso de glifosato. | /Yves Herman / Reuters archivo

¿Cuál es la posición del gobierno español?

“El glifosato es el herbicida que más se utiliza actualmente y, según la agencia internacional sobre el cáncer, es un potencial cancerígeno. Hay países de la Unión Europea que están ya procediendo a su prohibición progresiva, a pesar de lo cual la Unión Euroepa ha pretendido alargar su vida durante diez años, que es el proceso en el que estamos ahora. En la actualidad, la UE debe decidir cuánto tiempo más se alarga para que el glifosato se siga utilizando en el territorio europeo. En este momento no hay consenso porque hay países como Francia o Italia, que quieren su eliminación. ¿Dónde está España? España está posicionada en el lado de aquellos que defienden la industria agroquímica y defienden el glifosato. El gobierno español, desde hace muchos años, está posicionado defendiendo estas industrias, defendiendo estos intereses. Lo ha hecho con los transgénicos. De hecho, España es el único país de la Unión Europea donde los transgénicos se cultivan de forma comercial, en el resto de Europa no se cultivan, es decir, que somos la puerta de entrada de los transgénicos y, en este sentido, hay que denunciar que estas empresas tienen la puerta abierta del Ministerio de Agricultura y tienen mucha influencia. Todo esto hace que la posición del Gobierno español en esta materia, en concreto, en la del glifosato, sea la de continuar diez años más. A nosotros nos parece absolutamente inaceptable y estamos, por todos los medios, tratando de que el Gobierno español cambie de posición”.

El tema de los pesticidas afecta también a la miel y a la supervivencia de las abejas que, según los expertos, tiene efectos devastadores para el planeta si no se ponen medidas pronto

“Sí, un tema muy preocupante es la reducción del número de abejas; las poblaciones de abejas se están viendo afectadas por un proceso de degradación que, en muchos sitios están incluso en peligro de extinción. Se han hecho muchos estudios, porque en estas cuestiones de degradación de poblaciones, etcétera, no hay una causa única, pero sí se ha visto y está constatado con varios informes al respecto, que unos pesticidas llamados neonicotinoides están detrás de la desaparición de las abejas. Hay una frase que se atribuye a Einstein que dice que ‘la humanidad sólo sobreviviría cuatro años tras la desaparición de las abejas’, puesto que tienen una labor muy importante en la polinización de la plantas, en los cultivos, etc. y en ese sentido es especialmente preocupante lo que está ocurriendo con la abejas y, desde luego, los neonicotinoides son pesticidas que deben prohibirse precisamente si queremos salvar las abejas.

¿Se está haciendo algo al respecto?

“Sí, hay una campaña muy importante por parte de organizaciones de consumidores, de organizaciones ecologistas pidiendo la prohibición de estos pesticidas y, a diferencia del glifosato, donde la resistencia de UE es mucho mayor, en el caso de los neonicotinoides sí que parece que están en proceso de prohibición y van a prohibirse. Está mucho más avanzada su prohibición de lo que está en el caso del glifosato.

Cambiamos de tema y preguntamos al dirigente de Equo sobre la energía.

¿Cómo explica que en un país como España que es de los que más horas de sol tiene al año, la energía solar sea tan cara y que sean pocos los que se la pueden permitir? Lo mismo con otro tipo de energías renovables más limpias para el medio ambiente.

“Es muy difícil de entender que las energías renovables estén tan marginadas en un país que no tiene petróleo como España, que tenemos muy poco carbón y, sin embargo, somos ricos en sol y en viento. Realmente hay una causa política detrás. Y es que las políticas de este gobierno del PP han sido de favorecer los intereses del oligopolio energético; nuestro sector energético es un oligopolio, hay cinco empresas que lo controlan, que lo dominan y su interés, hasta ahora, está más en el gas que en las energías renovables. Esto ha hecho que se hayan desarrollado legislaciones que dificultan su implantación en España. La más significativa, la última porque viene de atrás, es la que impide el autoconsumo de energía porque impone lo que se llama un impuesto al sol, que establece una tasa tan grande que impide que los consumidores puedan producir su propia energía”.

“Las políticas energéticas en España son contrarias a nuestros intereses”

“En definitiva, sí es cierto que las políticas energéticas en España son contrarias a nuestros intereses, en el sentido de que gastamos cada año 50.000 millones de euros en importar hidrocarburos, en importar petróleo -que ahora el petróleo está barato pero tiene sin duda un impacto brutal sobre nuestra balanza de pagos. Para que nos hagamos una idea de lo que nos gastamos en petróleo: todo lo que ingresamos por turismo es lo que nos gastamos en comprar petróleo. Por lo tanto, es muchísimo. En vez de desarrollar el potencial que tenemos, que deberíamos ser mucho más líderes en esta materia”.

Juantxo López de Uralde (Equo): “El medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña” 1
Las energías renovables en España, como los paneles solares, son muy caras para el ciudadano medio. | Foto: Santiago Ferrero / Reuters

El Gobierno dice que no existe un impuesto al sol…

“El Gobierno dice que no existe un impuesto al sol porque no lo ha aplicado, pero en la legislación está establecido. De hecho, si no existiera sería mucho más fácil conseguir que se cambiara la legislación, que es lo que nosotros hemos pedido. Hay una proposición de ley que está vetada en la Mesa del Congreso por Ciudadanos y el PP que precisamente lo que trata es modificar toda la regulación del autoconsumo para facilitarlo, y es lo que nosotros estamos intentando. Cuando Ciudadanos también estaba en la oposición era favorable y firmante para un acuerdo de un cambio de la ley, sin embargo, ahora no lo ha hecho por sus pactos con el PP y ambos tienen capacidad de veto en la Mesa”.

Seguimos preguntando sobre otros temas relacionados con el medio ambiente y, en particular, sobre el incumplimiento por parte de España de directivas de la UE como la de limpieza de los Océanos o la relativa a la contaminación del aire.

“Para entender lo que pasa en España, hay que tener en consideración que el medio ambiente es un tema absolutamente secundario para el Gobierno español, y no sólo para este gobierno; ya viene de atrás. Esto hace que en la mayor parte de las políticas, cualquier interés es prioritario antes que el medio ambiente. Sea el interés de una empresa, de una urbanización, sea cualquier interés. Sólo hablamos de medio ambiente realmente en España cuando hay una catástrofe. Hemos hablado ahora con los incendios, hemos hablado de medio ambiente con el Prestige, cuando se rompió la mina de Aznalcóllar, cuando los problemas del medio ambiente están en el día a día sin que tenga apenas repercusión. Solamente cuando hay catástrofes, cuando hay una intoxicación por alguna sustancia es cuando se habla de medio ambiente y en España, el medio ambiente es un tema secundario. Está en el Ministerio de Agricultura pero como una materia totalmente secundaria por debajo de todos los otros intereses. Y al no ser una bandera que interese, nos va a generar problemas en el futuro, nos los está generando ya porque España es un país muy vulnerable al cambio climático”.

“El gobierno español, en política de medio ambiente se mueve con pies de plomo y sólo actúa cuando la UE llega con la cachiporra”

“Nosotros somos víctimas del cambio climático, lo hemos visto muy claramente este verano con el tema del alargamiento del verano, la intensidad de las olas de calor, el tema de lo incendios… Todas estas cosas hay que tenerlas en cuenta. El cambio climático es una realidad que afecta a todos los ámbitos, que es muy transversal y que no podemos seguir ignorando. Y en España, el gobierno lo ignora sistemáticamente”.

No cree que tiene algo que ver esa pasividad de la que habla con la propia sociedad. Da la impresión de que somos ecologistas de boquilla porque, a la hora de la verdad, no somos capaces de dejar el coche o de reciclar….y no hay una representación importante en política de un partido ecologista. Aparte de Equo, los partidos ‘verdes’ aquí nunca han tenido una gran presencia.

“Así es, efectivamente. Seguramente, las políticas responden al nivel de conciencia de la demanda social que hay, si no hay demanda social, no se hacen políticas en ese sentido. Eso, sin duda, debe tener parte de verdad, pero lo cierto es que los hecho son como son y, por lo tanto, es obligación del gobierno hacer frente a eso hechos. No podemos esperar a que todo el mundo esté concienciado para tomar medidas contra el cambio climático porque el cambio climático está aquí, nos está afectando, no podemos esperar, igual que no podemos esperar a que los pantanos se vacíen para adoptar medidas de ahorro de agua, porque en el momento en que se vacíen ya no hay solución; hay que actuar antes y esta es una de las claves de las políticas de medio ambiente, adoptar medidas preventivas y eso no se está haciendo.

El gobierno español, que se ha sumado al Acuerdo de París, carece entonces de esa iniciativa, por lo que comenta…

“Absolutamente! El gobierno español en política de medio ambiente se mueve con pies de plomo, se mueve solamente porque la UE tira e intenta frenarlo lo máximo posible. Sólo actúa cuando la UE llega con la cachiporra y dice ‘oiga, que están ustedes incumpliendo la directiva de depuración de aguas residuales, que están incumpliendo la directiva de calidad del aire en las ciudades, que están incumpliendo la directiva de calidad de los hábitats…entonces y solamente entonces es cuando reacciona. Y si no fuera porque la UE, digamos, impone ciertas políticas, aquí estaríamos mucho más atrás en materia de medio ambiente”.

¿Cree que hay más conciencia entre los jóvenes a favor de la defensa del medio ambiente, de una mejor calidad de vida que entre las anteriores generaciones?

“Sin duda, cada vez se impone más el vegetarianismo, el veganismo entre los jóvenes. Sin lugar a dudas se está produciendo ese cambio de mentalidad y los jóvenes son conscientes cada vez más de que viven en un mundo en peligro, de que viven en un mundo amenazado, de que viven en un un mundo que se está degradando muy rápidamente, que no van a conocer el mundo que hemos conocido nosotros, ni lo lugares que hemos conocido nosotros ni lo animales que hemos conocido nosotros. Y eso les hace ser mucho más conscientes”.

Juantxo López de Uralde (Equo): “El medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña” 4
España incumple varias directivas de la UE en materia de medio ambiente. | Foto: Paul Hanna / Reuters

Numerosas iniciativas

“No paramos de trabajar en esta materia”, asegura López de Uralde. “Y creo que gracias a nuestro trabajo hemos conseguido algunos avances importantes, como por ejemplo, hemos conseguido el cierre de la central nuclear de Garoña, que el propio ministro de Energía dijo que la cerraba porque la presión política la hacía insoportable; hemos conseguido esta semana mismo en el Congreso un acuerdo para la reducción de emisiones que yo creo que es un acuerdo que establece un marco ya para llevar a la ley de cambio climático, que también es relevante; hemos reclamado por primera vez en el Congreso la protección para una especie emblemática como es el lobo…hay muchísima actividad. Es verdad que esa actividad no se ve reflejada en los medios de comunicación como otras cuestiones que en estos momentos tienen más peso; a día de hoy la política está muy condicionada”.

Y, sin embargo, el cambio climático, sus efectos, repercuten más sobre los ciudadanos, sobre las próximas generaciones que otras cuestiones más puntuales. ¿A eso se refiere?

“Efectivamente, la desertificación, el aumento de la temperatura del agua, o la contaminación…Como decía John Lennon: ‘la vida es aquello que se pasa mientras estamos distraídos haciendo otras cosas’, pues el medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña”.

Juantxo López de Uralde (Equo): “El medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña” 2
En España el lobo es una de las especies en peligro de extinción. | Foto: Rafael Marchante / Reuters

Abordamos otro tema que en España está también bastante a la orden del día como es el maltrato animal, un país especialmente cruel con los animales, donde la llamada fiesta nacional son las corridas de toros, donde los animales han sido considerados cosas hasta esta legislatura.

Mi pregunta es si estamos muy atrás respecto a otros países de nuestro entorno y, sobre todo, los anglosajones, en el respeto a los animales.

“En un país donde la fiesta nacional son los toros, la defensa numantina por parte de las fuerzas políticas tradicionales de la mal llamada fiesta de los toros, ya nos da una idea de lo que importa el maltrato animal. Sin embargo, nosotros, en el trabajo que estamos haciendo también en ese ámbito estamos trayendo esta cuestión a las instituciones y estamos consiguiendo avances. Por ejemplo, tuvimos una pelea muy grande también con el PP en el tema del convenio de animales domésticos para que se prohibiera la amputación del rabo de los perros, cosa que hemos conseguido…también en esos ámbitos estamos dando la batalla en un país, efectivamente, donde dar esa batalla tiene muchos enemigos porque hay muchos lobbies. En el PP, por ejemplo, es increíble el lobby de los cazadores. En el año que llevamos de legislatura, el PP en la Comisión de Agricultura y Medio Ambiente ha presentado seis PNLs en defensa de la caza, seis en un año…eso te da la idea del poder del lobby que hay…y ahí estamos. Estamos planteando esa batalla y estamos empezando a conseguir cosas. Creo que nuestra presencia aquí está sirviendo para dar la vuelta a muchas cosas”.

Por último, abordamos el tema de los incendios y, en concreto, los ocurridos en Galicia en octubre donde cuatro personas perdieron la vida en los peores fuegos en la Comunidad con cerca de 50.000 hectáreas arrasadas.

Juantxo López de Uralde (Equo): “El medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña” 5
Los incendios de octubre asolaron miles de hectáreas en Galicia. | Foto: Miguel Vidal / Reuters

Es verdad que hay muchos factores que han podido desencadenarlos, entre ellos la sequía, la falta de una limpieza de los bosques, la ausencia de prevención, pero también se ha hablado sobre el tema de la industria maderera con el tema de los eucaliptos, o los intereses de Ence, la empresa papelera que hay en Galicia, como un factor a tener en cuenta a la hora de buscar al menos una parte del origen de los fuegos intencionados. No sé si usted está de acuerdo en esta tesis.

“No cabe duda de que la política forestal en Galicia está totalmente condicionada por la presencia de Ence. No hay un lugar en España donde el eucalipto tenga la presencia que tiene en Galicia, es brutal. De hecho, las estadísticas muestran que en los últimos años la superficie de eucaliptos, que creo que supera ya el medio millón de hectáreas, ha aumentado en un 60%; hay más superficie de eucaliptus plantada de la que la Xunta de Galicia había planificado para 2030. El eucalipto es un tipo de bosque muy pirófito, eso quiere que, por un lado, es muy resistente a los incendios en el sentido de que puede rebrotar después de ser alcanzado por las llamas, y al mismo tiempo expande el incendio porque el incendio le beneficia como especie porque elimina otras especies competidoras, etc. El problema es que los montes de Galicia son campos minados que, cuando se dan las condiciones que se han dado este verano o este mes de octubre de temperaturas altas, de sequedad, de viento, no hay quien pare los incendios…sin lugar a dudas, la política forestal vinculada a la industria papelera es claramente responsable”.

¿Falta una legislación más dura para este tipo de delitos como el terrorismo medioambiental o el maltrato animal?

Más que la legislación, lo que hay es una mala persecución del delito . El problema no es tanto la falta de legislación, que existe, como de falta de medios y de voluntad para que la policía, los fiscales lleven estos delitos hasta el final y ante los tribunales. Nos encontramos una y otra vez con que grandes catástrofes acaban en nada. El caso del Prestige es el mejor ejemplo. Ocupó cientos de páginas, movilizó a un millón de personas, había una indignación popular brutal, la justicia que es muy lenta, al cabo de los años terminó prácticamente sin determinar responsabilidades. Los incendios, pues ocurre lo mismo. Los incendios pasan, los incendios de Galicia ya se van alejando en el tiempo y prácticamente no hay detenciones…es muy difícil creer que no se puedan determinar quiénes han provocado esos incendios”.

¿Porque no se investiga?

“Creo que no se investiga lo suficiente. No tienen medios las fiscalías, y eso hace que la mayoría de los delitos medioambientales, desgraciadamente, siguen sin tener culpables y eso facilita el delito. En la medida en que tu sabes que al final no te van a pillar…En el caso del los incendios ¿qué es lo que que ocurre, además? Que aunque se pueda demostrar que han sido provocados, al final es muy difícil saber quién ha prendido la mecha. Debe de haber también cambios para facilitar que estas investigaciones puedan llegar a buen puerto.

Juantxo López de Uralde, diputado de Equo y ecologista: “El medio ambiente es eso que se destruye mientras estamos hablando de Cataluña” 1
El diputado de Equo, Juantxo López de Uralde, en su despacho del Congreso de los Diputados. | Foto: Rodrigo Isasi / The Objective

TOP