El Subjetivo
≪Podemos≫: De movimiento a politburó
SERGIO PEREZ / REUTERS
17.02.2017 Las locuras e infantiladas de los movimientos sociales cuentan con la anuencia de la mayoría porque se supone que todo lo hacen para mejorar la sociedad a su manera extravagante y pueril. Si yerran, si se rodean de amiguetes, si se pasan de la raya, si no saben argumentar bien, la mayoría social mira para otro lado, dándoles una oportunidad tras otra porque, en el fondo, Robin Hood no tenía que ser un burócrata ni un abogado, sino un alma caritativa.

El problema es cuando se pasa de Movimiento a Politburó, que es una figura odiada hasta en la misma izquierda: la dictadura brutal de los burócratas.

≪Podemos≫ ha elegido su Presídium  soviético, y eso ya no es un Movimiento Social digno de clemencia: es una máquina de destruir la sociedad a través del Comunismo, régimen que ha fracasado en toda su historia y que hoy tiene bajo su bota militar el cuello de millones de mujeres y hombres, a los que presiona, roba, encarcela y asesina sin piedad.

Pablo Iglesias ya no es el representante del 15-M: es el jefe comunista que odia la Democracia y que no dudará en trabajar con todo tipo argucias para  dinamitar los cimientos de la sociedad española libre del Siglo XXI.

De su Asamblea ha salido tan endiosado que camina rodeado de unos matones, sus miembros del Buró Político, una suerte de políticos-guardias de seguridad con tono macarra. Sus palabras ayer cándidas se están convirtiendo en intolerables porque les falta una base esencial en Democracia: el respeto al adversario; el pensar que el de enfrente puede tener alguna razón.

Pero es que los comunistas no entienden de rivales políticos: tienen enemigos a los que encarcelar y matar.

El mundo ha erradicado el fascismo, pero no ha conseguido hacer desaparecer el Comunismo: es tiempo de defender la Libertad.