Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Femen, la religión en topless

Octavio Cortés

En particular, las chicas de Femen, parecen especialmentedesorientadas. Existe un movimiento por el topless femenino en USA, elllamado “free the nipple”, que lucha por la visibilidad del pezónfemenino. Sus activistas posan en topless en la blogosfera o realizanfestivas marchas, a pie o en bicicleta, paseando sin blusa mientrascorean sus slogans.

“Nadie me mantiene ni me posee, yo soy mi propio profeta”, gritaba la muchacha semidesnuda que asaltó el Salón Musulmán de Pontoise. Parece que los altercados provocados por las activistas de Femen, con sus correspondientes tetas reivindicativas, han alcanzado al Islam francés.

El feminismo contemporáneo se ha convertido en un laberinto en el que todos hace tiempo nos hemos perdido. No queda muy claro si lo feminista es estar por la liberación sexual o por la frigidez neo-marxista, si hay que quitarse los sujetadores o blindarlos contra la “rape culture”, si hay que asaltar capillas o militar junto a las sesudas monjas Forcades (es decir, si hay que luchar por el sacerdocio femenino o por la abolición del sacerdocio).

En particular, las chicas de Femen, parecen especialmente desorientadas. Existe un movimiento por el topless femenino en USA, el llamado “free the nipple”, que lucha por la visibilidad del pezón femenino. Sus activistas posan en topless en la blogosfera o realizan festivas marchas, a pie o en bicicleta, paseando sin blusa mientras corean sus slogans. Estas manifestaciones suelen tener una calurosa acogida entre el público masculino, que en general apoya de muy buen grado todo lo que sea ir progresando en el acceso a los pechos de las universitarias.

Sin embargo, las fanáticas de Femen no luchan por el topless en general (que consideran una victoria del patriarcado) sino por un uso intempestivo de la teta, a modo de relámpago de impudor: solo muestran sus pechos a aquellos que se van a sentir ofendidos por ellos. Han optado, en el estricto sentido etimológico, por la teta ofensiva.

Lo que no entienden es que si alguien se ofende por la visión de una mujer desnuda (vociferante o no) es que es el tipo de persona cuya ideología se verá reforzada (y no debilitada) por la irrupción de mujeres desnudadas (vociferantes o no) en sus asambleas. Los asistentes al Salon Musulmán de Pontoise, a la vista de la asaltante, no entraron en estado de shock y renunciaron en masa a su fe, sino que sin duda sintieron que su Islam es mas necesario que nunca, si lo que ofrece el Occidente liberal es la histeria de estas walkirias berreantes.

Alguien debería explicar estas cosas a las chicas de Femen. Para ir tranquilizándonos todos un poco, más que nada.

Continúa leyendo: Un 40% de los estadounidenses piensa como Trump sobre la violencia en Charlottesville

Un 40% de los estadounidenses piensa como Trump sobre la violencia en Charlottesville

Redacción TO

Foto: JOSHUA ROBERTS
Reuters

Las concentraciones de supremacistas blancos en Charlottesville el pasado 12 de agosto, que causaron la muerte de tres personas y dejaron numerosos heridos, han provocado protestas contra el racismo y la extrema derecha. Pero también han generado una gran polémica, pues parece que no todo el mundo tiene claro quiénes fueron los responsables de los terribles actos de violencia que tuvieron lugar en dichas manifestaciones.

Las declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, que culpó a ambas partes de los actos violentos antes de condenar públicamente al simpatizante nazi que embistió contra la multitud, han sido el principal foco de polémica y controversia durante los últimos días.

Un 40% de los estadounidenses piensa como Trump sobre la violencia en Charlottesville 3
Un grupo de personas celebra una vigilia por la mujer fallecida durante las protestas en Charlottesville. | Foto: Handout/ Reuters

Sin embargo, parece que Trump no está solo. El presidente estadounidense no es el único que no pone toda la culpa sobre los supremacistas blancos, racistas y neonazis. Una reciente encuesta llevada a cabo por SurveyMonkey y publicada por Axios, muestra que menos de la mitad de los encuestados culpan a los grupos de extrema derecha de la violencia y que un 40% considera que la responsabilidad es de ambas partes. Incluso hay un 9% de ellos que opina que los manifestantes que protestaban contra la extrema derecha son los responsables de los enfrentamientos violentos.

Diferencias entre republicanos y demócratas

Estos datos son aún más extremos cuando la encuesta se divide entre republicanos, demócratas e independientes.

Un 64% de los republicanos opina que ambas partes tienen la culpa de lo ocurrido en Charlottesville, un 18% culpa a los supremacistas blancos y un 9% a los opositores. Además, un 87% de los republicanos encuestados estaban de acuerdo con la frase “tenías un grupo en un lado que era mano, y tenías un grupo del otro lado que era también muy violento”, que dijo Donald Trump el pasado martes.

Un 40% de los estadounidenses piensa como Trump sobre la violencia en Charlottesville
La encuesta muestra una gran diferencia entre republicanos y demócratas. | Foto: Axios

Sin embargo, en el total de adultos encuestados, esta cifra baja, y solo un 43% está de acuerdo con esta frase del presidente de Estados Unidos, mientras que el 53% está en desacuerdo con ella.

Tanto los demócratas como los independientes muestran un gran rechazo a esta frase. Los primeros están en desacuerdo en un 87%, mientras que los independientes rechazan esta postura en un 59%.

En este último grupo parece haber una postura intermedia entre las que caracterizan a los republicanos y a los demócratas. Un 51% culpan a los grupos de extrema derecha de la violencia en Charlottesville, mientras que un 38% señala a ambos grupos y un 8% a los que protestaban en su contra.

Una cuestión política

La gran diferencia entre las respuestas de personas con diferentes ideas políticas muestra una gran división en la población estadounidense, que cuenta con opiniones totalmente opuestas en temas fundamentales y básicos de la sociedad.

Aunque la encuesta solo cuenta con las respuestas de 2.181 estadounidenses adultos, el periodista político de Axios, donde se ha publicado la encuesta, Mike Allen, cree que “estos descubrimientos reflejan el hecho de que, porque las partes de la nación dividen y fracturan los medios, ya no estamos de acuerdo en hechos básicos, y esto hace el debate civil imposible”.

Un 40% de los estadounidenses piensa como Trump sobre la violencia en Charlottesville 1
Numerosas personas se han manifestado contra la reacción de Trump ante los hechos ocurridos en Charlottesville. | Foto: Joe Penney/ Reuters

Por tanto, esta encuesta muestra que lo que muchos piensan, como han manifestado a través de las redes sociales, que debería ser una cuestión moral y una condena a lo que ocurrió en Charlottesville se ha convertido en una cuestión política. Además, demuestra que a pesar de las numerosas críticas que ha recibido Trump por su forma de tratar las muertes y las peleas en Charlottesville, que más tarde denunció y condenó, no son una representación de la opinión de la mayoría de la población, al menos en Estados Unidos.

Continúa leyendo: ¿Ha tenido Justin Bieber un despertar espiritual que pone en peligro su carrera?

¿Ha tenido Justin Bieber un despertar espiritual que pone en peligro su carrera?

Redacción TO

Foto: Andrew Kelly
Reuters

Cuando Justin Bieber canceló su gira mundial Purpose World Tour la semana pasada, además de sorprender a sus fans por lo abrupto de la decisión, el hecho de que no diera explicaciones ha alimentado una teoría de la que se ha hecho eco la revista especializada en famosos TMZ. Según la publicación estadounidense, el cantante de origen canadiense ha tenido un “despertar espiritual” vinculado con la Iglesia Hillsong Church, de tendencia cristiana.

La “intensa” relación de Bieber con el pastor Carl Lentz está detrás de la decisión de la estrella de cancelar los 15 conciertos restantes de su gira, que había comenzado hace 18 meses, según una fuente consultada por TMZ. Pero ni Lentz ni nadie de Hillsong Church le ha pedido al cantante que pusiera fin a su Purpose World Tour. “La Iglesia no le dijo a Justin que cancelara la gira”, ha dicho la fuente consultada por TMZ. “Ha tomado su decisión basado en una búsqueda espiritual y en su propia visión del camino que debe seguir en la vida”.

Inicialmente, Bieber no dio más explicaciones que “circunstancias imprevistas” para justificar la cancelación de la gira. Anunció su decisión en una publicación de su página de Facebook.

“Debido a circunstancias imprevistas, Justin Bieber cancelará el resto de los conciertos del Purpose World Tour. Justin adora a sus fans y odia decepcionarlos. Da las gracias a sus fans por la experiencia increíble del Purpose World Tour durante los últimos 18 meses. Está agradecido y honrado de haber compartido esa experiencia con su equipo en más de 150 espectáculos exitosos a través de seis continentes durante este viaje. Sin embargo, después de cuidadosas consideraciones ha decidido que no actuará en las demás fechas [previstas]. Las entradas serán reembolsadas en el punto de venta”.

Esas circunstancias son las largas conversaciones que ha venido manteniendo en los últimos meses con el pastor Lentz, según TMZ. Sin embargo, los medios australianos han ido más allá y han sugerido que el cantante podría estar planeando incluso iniciar su propia Iglesia.

En cualquier caso, la Iglesia ha salido al paso de las declaraciones de los medios de comunicación de medio mundo y ha negado que el final del Purpose World Tour tenga algo que ver con ellos. “El reciente anuncio hecho por Justin Bieber sobre su gira no tiene relación con Hillsong Church”, ha zanjado un portavoz de esta confesión al diario británico Daily Mail.

En uno de sus conciertos del año pasado, el cantante había mostrado signos de cansancio. “¿Alguna vez os sentís con ganas de dormir todo el tiempo?”, preguntó a los asistentes a un concierto suyo en Brooklyn antes de tumbarse en el escenario, según la publicación Slate. “Pues así estoy yo todo el tiempo”. El manager del cantante, por su parte, ha dicho que “el alma y el bienestar” de Bieber son lo primero.

Continúa leyendo: El jardín prohibido

El jardín prohibido

José María Albert de Paco

Foto: Francois Mori
AP Photo, File

“Saquen su rosario de nuestros ovarios, saquen su doctrina de nuestra vagina. / Ni amo ni Estado ni partido ni marido.” Tal es el estribillo de ‘Mi cuerpo es mío’, del dúo cubano Kruda Cubensi, cuyas componentes, Odaymara y Olivia, militan en el feminismo negro (lo he buscado y no es ninguna perversión recreativa), el veganismo y la cultura ‘queer’. ‘Mi cuerpo es mío’ es la primera de las 200 canciones del playlist ‘no sexista’ que ha elaborado el Instituto Vasco de la Mujer para que suene en los bares y txoznas de los pueblos durante las fiestas patronales. Entre los hits del Beldur Barik Playlist, que así se llama el bando, figuran también ‘Antipatriarca’ (Ana Tijoux), ‘Ella’ (Bebe), Jodida pero contenta (Buika); Mi barba (también de Kruda Cubensi), ‘I’m not your toy’ (La Roux) y ‘Machirulo escóndete’ (Tongo). Esta última (una cumbia arrebatadora) dice así: “Llámame loca del coño, no me puedes detener. / Feminazi me han parido, machirulo escóndete”.

El Beldur Barik es una sugerencia, no una imposición. Se trata de que las txoznas pinchen de vez en cuando alguna de esas canciones para, de ese modo, promover “comportamientos basados en el respeto y la igualdad ” y “prevenir agresiones machistas”. Una propuesta asertiva que, por descontado, no pretende impedir que las cuadrillas disfruten del repertorio habitual por estas fechas: el ‘Sarri Sarri’ de Kortatu, que celebra la fuga de dos etarras de la cárcel de Martutene, el ‘Jimmy Jazz’ del mismo grupo (“puso veinte kilos de goma 3 / mandó a tomar por culo todo un cuartel”), ‘Aprieta el gatillo’ de Cicatriz, ‘Txibato’ de Kojón Prieto (“A los chivatos y a todos sus jefes, en un paquete mandaba yo a volar. / Chivato, los días que te quedan son una cuenta atrás”), ‘El último txakurra’ de Lendakaris Muertos (“Antes te echábamos un cóctel molotov / y ahora te echamos de menos”). Un playlist un pelín terrorista, de acuerdo, pero del que no se puede decir que incite a violar a la vecina, como en cambio sí hacen Bisbal, Fonsi o El Puma.

(Pero no nos pongamos dramáticos. Según consta en la wiki, Odaymara y Olivia, nuestras queer-black-feminist-vegan, huyeron de Cuba en 2006 y, a través de la frontera mexicana -y amparadas por la ley de pies secos y pies mojados-, se plantaron en Estados Unidos. Aún más tortuosa que su travesía fue la razón que les llevó a ella: “La decisión del grupo de abandonar Cuba vino motivada por su deseo de luchar por la justicia social en otras partes del mundo, sobre todo en lo que respecta a la denuncia de la marginación de las lesbianas latinas y caribeñas”.)

Continúa leyendo: Las 'monjas' de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis

Las 'monjas' de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis

Redacción TO

Foto: LUCY NICHOLSON
Reuters

Las Hermanas del Valle o las monjas de la marihuana, como también son conocidas, tienen una sola misión: ayudar al máximo número de personas posibles a sanar su dolor. Hasta ahí todo parece normal, pero ni las Hermanas del Valle son monjas reales, ni sus productos son precisamente tradicionales.

En la Merced, California, un negocio de productos creados a base de cannabis ocupa la mayor parte del tiempo de estas peculiares monjas. Botes de cremas y lociones hechas con cannabidiol, un aceite derivado del cannabis, son distribuidos a través de su página web a lugares de todo el mundo.

Falsas monjas

Las Hermanas del Valle no pertenecen a ninguna orden religiosa, ni veneran a ningún dios. Pero sí que han hecho votos y visten hábitos.Esta comunidad esta formada por siete personas, aunque solo dos de ellas, incluida su fundadora, viven en su particular convento.

La congregación nació con la hermana Kate, conocida como ‘sister occupy’, aunque su nombre real es Christine Meeusen. Mientras tenía lugar el movimiento ‘Occupy Wall Street”, en 2011, ocurrió un hecho que la indignó. El Congreso de Estados Unidos trató de declarar la pizza como una verdura para evitar que Michelle Obama lograra regular las comidas en los colegios. Fue esto lo que irritó a la hermana Kate, que dijo que “si la pizza es verdura, yo soy monja”, y desde entonces es conocida como ‘la hermana okupa’.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis
Las monjas producen cremas y lociones con cannabis. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

El hecho de llevar hábito no tiene nada que ver con la religión. De hecho, las Hermanas del Valle están en contra de ella. Esta vestimenta es una mezcla entre la protesta y la reivindicación del papel de las mujeres en el mundo de la espiritualidad ya que ellas, a pesar de no pertenecer a una orden religiosa, se consideran personas espirituales que “respetan profundamente los regalos de la Madre Tierra y trabajan duro para acercar distancias entre ella y su gente que sufre”, explican en su página web.

Estas falsas monjas de la marihuana se describen a sí mismas como “activistas en una misión para dar a la gente el poder de curarse a sí misma”.

¿Droga?

Igual que ellas no son monjas, tampoco lo son sus drogas. A pesar de que sus productos están hechos a base de cannabis, normalmente tratan de que cuenten con menos de un 1% de THC, el componente psicotrópico de esta sustancia que “coloca”.

Cuando cultivan marihuana, las Hermanas del Valle intentan que sus plantas tengan una gran proporción de cannabidiol, que conserva todas las propiedades curativas de la planta sin causar los efectos típicos de una droga como la marihuana. Por tanto, sus cremas, lociones, bálsamos, aceites y jabones buscan llevar a sus clientes, o “pacientes” como ellas los llaman, el bienestar que aporta el cannabis sin sus efectos adictivos.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis 2
Las Hermanas del Valle cultivan cannabis con un bajo contenido de THC. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

El cannabis, o mejor dicho, los productos que fabrican con él, son también la manera de entrar a formar parte de esta comunidad de monjas de la marihuana. La congregación crece a través de las relaciones comerciales por las que se llevan un salario o una comisión. El motivo de esta relación comercial es que consideran que necesitan mujeres libres y no dependientes.

Sus rituales

No van a misa, ni rezan frente a un crucifijo, pero estas originales monjas cuentan con sus propios rituales, que cumplen a rajatabla a la hora de elaborar sus productos y, en general, en todas las actividades de su vida diaria.

Son estrictamente veganas y, además, son célibes durante las dos semanas que separan la luna llena de la luna nueva. Este periodo es el más importante para ellas debido a la influencia de la Luna. Durante estos días, las hermanas se centran en la meditación y la sanación para elaborar sus lociones curativas.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis 4
Las hermanas cultivan el cannabis durante el ciclo lunar. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

Aunque tratan de crear sus productos tan solo durante esta época, cuando se les acumulan los pedidos no les queda otra solución que hacerlos también fuera del ciclo lunar. Pero la importancia que le dan a la influencia de este astro es tal que, por no contar con ella, las hermanas ofrecen un descuento a quien compre dichos productos.

La amenaza de Trump

La marihuana ha sido legalizada en 30 estados de Estados Unidos, en algunos de ellos solo para uso medicinal y en otros también para uso recreativo. Entre ellos se encuentra California, que legalizó el uso recreativo de esta droga en noviembre de 2016.

Sin embargo, la Administración de Trump amenaza la seguridad del negocio de las hermanas de la marihuana. Aunque durante su campaña aseguró que este tema concernía a cada uno de los estados, tanto Donald Trump como Jeff Sessions, Fiscal General, han hecho comentarios que sugieren una posición contra la legalidad de la marihuana con uso recreativo.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis 3
Las monjas no descartan trasladar sus cultivos a otro país. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

Pero las Hermanas del Valle no piensan darse por vencidas, y han asegurado a varios medios que las amenazas de Trump son simplemente el empujón que necesitaban para expandir su negocio a otro país.

Las Hermanas del Valle han dicho que puede que Canadá sea la futura sede de estas monjas que quieren curar al mundo con cannabis.

TOP