Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Femen, la religión en topless

Octavio Cortés

En particular, las chicas de Femen, parecen especialmentedesorientadas. Existe un movimiento por el topless femenino en USA, elllamado “free the nipple”, que lucha por la visibilidad del pezónfemenino. Sus activistas posan en topless en la blogosfera o realizanfestivas marchas, a pie o en bicicleta, paseando sin blusa mientrascorean sus slogans.

“Nadie me mantiene ni me posee, yo soy mi propio profeta”, gritaba la muchacha semidesnuda que asaltó el Salón Musulmán de Pontoise. Parece que los altercados provocados por las activistas de Femen, con sus correspondientes tetas reivindicativas, han alcanzado al Islam francés.

El feminismo contemporáneo se ha convertido en un laberinto en el que todos hace tiempo nos hemos perdido. No queda muy claro si lo feminista es estar por la liberación sexual o por la frigidez neo-marxista, si hay que quitarse los sujetadores o blindarlos contra la “rape culture”, si hay que asaltar capillas o militar junto a las sesudas monjas Forcades (es decir, si hay que luchar por el sacerdocio femenino o por la abolición del sacerdocio).

En particular, las chicas de Femen, parecen especialmente desorientadas. Existe un movimiento por el topless femenino en USA, el llamado “free the nipple”, que lucha por la visibilidad del pezón femenino. Sus activistas posan en topless en la blogosfera o realizan festivas marchas, a pie o en bicicleta, paseando sin blusa mientras corean sus slogans. Estas manifestaciones suelen tener una calurosa acogida entre el público masculino, que en general apoya de muy buen grado todo lo que sea ir progresando en el acceso a los pechos de las universitarias.

Sin embargo, las fanáticas de Femen no luchan por el topless en general (que consideran una victoria del patriarcado) sino por un uso intempestivo de la teta, a modo de relámpago de impudor: solo muestran sus pechos a aquellos que se van a sentir ofendidos por ellos. Han optado, en el estricto sentido etimológico, por la teta ofensiva.

Lo que no entienden es que si alguien se ofende por la visión de una mujer desnuda (vociferante o no) es que es el tipo de persona cuya ideología se verá reforzada (y no debilitada) por la irrupción de mujeres desnudadas (vociferantes o no) en sus asambleas. Los asistentes al Salon Musulmán de Pontoise, a la vista de la asaltante, no entraron en estado de shock y renunciaron en masa a su fe, sino que sin duda sintieron que su Islam es mas necesario que nunca, si lo que ofrece el Occidente liberal es la histeria de estas walkirias berreantes.

Alguien debería explicar estas cosas a las chicas de Femen. Para ir tranquilizándonos todos un poco, más que nada.

Continúa leyendo: Comienza el Hanukkah, la fiesta judía de las luces

Comienza el Hanukkah, la fiesta judía de las luces

Natalia Salguero

Foto: Natalia Salguero
The Objective

El Hanukkah o fiesta de las luces, es un evento judío que se celebra este año del 12 al 20 de diciembre, lo equivalente al día 25 del mes hebreo de Kislev (mes abundante de lluvia), que tiene su origen en la época de los griegos. Cuando estos reinaban prohibieron a los judíos que practicasen su religión y que leyeran la Torá, el libro sagrado de la religión judía.

En aquella época los Macabeos, un grupo reducido de hebreos, lucharon contra los griegos para recuperar el templo y devolverle al pueblo judío la libertad de practicar su religión. “Los judíos no solemos celebrar los milagros bélicos, aunque en este caso sí que lo fue”, cuenta a The Objective Carolina Aguilar, practicante del judaísmo. “Un ejército tan grande como el de los griegos fue vencido por un grupo de hebreos sin recursos”, añade.

Al recuperar el templo, los Macabeos encontraron una vasija con aceite de oliva virgen refinado, con el que se encendían las luces del templo para poder venerar a Ashem, el dios judío, suficiente para un sólo día de alumbrado, aunque se necesitaban ocho días de lumbre para volver a refinar el aceite.

“El milagro fue que el aceite se pudo usar durante los ocho días que necesitaban y la luz del templo nunca estuvo apagada”, cuenta Carolina que, a continuación, nos explica los objetos sagrados con los que los judíos celebran la fiesta del Hanukkah estos días.

La Hanukkiyah

La hanukkiyah es un candelabro de nueve brazos, a diferencia de la menorah, que solo tiene ocho. En la hanukkiyah los ocho brazos simétricos representan los ocho días que pasaron los Macabeos defendiendo el templo y la vela del noveno brazo, que es el central, se usa para encender todas las demás. Las velas se colocan de izquierda a derecha y se encienden de derecha a izquierda.

“Existe un enorme respeto por las velas en el judaísmo, por lo que no se puede usar la luz de ninguna de ellas para otra cosa, como leer o encender otras velas”, explica Carolina.

Hanukkah, la fiesta de las luces 1
Ornamento para la oración en el judaísmo. | Foto: Natalia Salguero / The Objective

Cada noche de Hanukkah se coloca en la hanukkiyah la vela central y la vela correspondiente a cada día de los ocho que dura. En este proceso se reza la Berajá, que es una oración de bendición, que exclusivamente se pronuncia en esta fiesta. “Cuando enseñamos esta oración a los niños, se dice una variante que no es la real, para no mancillar la Berajá y no decirla en vano”, subraya.

El sebibón

Es una peonza de madera que usaban los judíos para estudiar la Torá y rezar, debido a que los griegos no les permitían tener contacto con su religión. “Cuando pasaban los griegos, los judíos hacían como que jugaban con el sebibón, pero en realidad estaban estudiando la Torá”, tal y como explica la hija de Carolina, Galit Chocrón, de siete años de edad.

Hanukkah, la fiesta de las luces 3
Dos sebibones. | Foto: Natalia Salguero / The Objective

En el sebibon hay escritas cuatro letras, una en cada cara, y cada una tiene un significado. “La Nun, que equivaldría a la palabra Nes, la letra Gimel, que equivale a Gadol, la letra Hei, que equivale a la palabra Hayah y por último el símbolo Pei que significa Poh”, cuenta Galit con todo detalle. “Todas esta palabras se unen y forman la frase Nes Gadol Hayah Poh que se traduce en “el gran milagro ocurrió aquí”, añade la joven practicante.

La comida

La comida es considerada una manera de alegrar el alma, por lo que en Hanukkah, como fiesta que celebra el milagro del aceite, se cocinan platos elaborados en aceite. Según su procedencia de Europa del Este o de Sefarad (la Península Ibérica), los judíos pueden ser ashkenazi o sefardíes. Estos últimos son aquellos procedentes de Marruecos, España o Portugal, entre otros países, y tienen una dieta repleta de especias, cus cus, o cordero.

El plato por excelencia para ellos son los sufganiyot, una especie de donut que se prepara en aceite y se rellena con mermelada, chocolate o pueden ir sin rellenar, simplemente espolvoreados con azúcar glass. Para los ashkenazi, el plato típico en esta fiesta son los latkes, unas tortitas saladas de patata y cebolla fritas en aceite.

Los macabim

Son aquellos que salvaron a los judíos de los griegos y, al ser los salvadores, son los que traen cada Hanukkah un único regalo por noche a los niños. Los primeros siete días dejan un regalo pequeño, y el octavo y último día, un regalo grande.

Ellos se guían por la luz de las velas encendidas en la hanukkiyah para llegar a cada casa que celebra esta fiesta de las luces. “Si os preguntáis como nos traen los regalos, pues nadie lo sabe excepto ellos, porque lo traen por la noche cuando estamos durmiendo”, revela Galit.

Hanukkah, la fiesta de las luces 4
Galit jugando con el sebibón. | Foto: Natalia Salguero / The Objective

Continúa leyendo: Cuando Naciones Unidas dividió Palestina en dos

Cuando Naciones Unidas dividió Palestina en dos

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Sebastian Scheiner
AP Photo, File

Hace 70 años, el 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el Plan de Partición de Palestina, que establecía la división del territorio en dos partes, una para los judíos, a los que otorgó el 55% de la tierra y otra para los árabes, que se quedaron con el 45% restante. La resolución 181 de la ONU derivó en una guerra civil en el territorio del Mandato de Palestina que estalló al día siguiente de la votación del Plan, seguida de la guerra árabe-israelí de 1948 y los sucesivos enfrentamientos entre árabes y judíos que se mantienen hasta la actualidad. La resolución establecía que debían constituirse ambos estados, Israel lo hizo el 14 de mayo de 1948, Palestina, a día de hoy, sigue sin ser un Estado reconocido por muchos países. Los palestinos apenas controlan ya un 22% del territorio.

“La resolución 181 quería solucionar el problema de los judíos en Europa a costa de los palestinos”, asegura a The Objective el embajador de la delegación de Palestina en España, Musa Amer Odeh. “El plan supuso que más de la mitad de los palestinos se convirtieran en refugiados, una limpieza étnica contra el pueblo palestino”.

Desde 1977, la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 32/40 pidió que se estableciera el 29 de noviembre como Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. “Nosotros nunca hemos estado en contra de los judíos; el judaísmo, al igual que el islam o el cristianismo, goza de nuestro respeto, somos un pueblo que busca la libertad, la paz y la dignidad, remarca el diplomático palestino. “Nuestro problema no es con los judíos, es con la ocupación de nuestra tierra”.

El problema de los refugiados

Los palestinos guardan en su memoria un día histórico, el 15 de mayo de 1948, y lo han bautizado como el día de la ‘Nakba’ (la catástrofe), en referencia al éxodo palestino y a la declaración de independencia del Estado de Israel. No obstante, muchos de ellos consideran que la ‘Nakba’ se gestó mucho antes. A raíz de la partición del territorio, más de 700.000 palestinos tuvieron que abandonar sus casas y convertirse en refugiados dentro de su propio país o en naciones vecinas como Siria o Líbano. Hoy ya son más de cinco millones los refugiados palestinos que hay en el mundo. Este crecimiento exponencial se debe a que la ONU considera hereditario el estatus de refugiado palestino.

Son muchos los refugiados que conservan la llave y los papeles de su casa, con la esperanza de poder regresar algún día a su hogar. “El pueblo palestino fue expulsado injustamente de su tierra y conservamos nuestras llaves con la esperanza de regresar algún día”, comenta en árabe a The Objective Musa Amer Odeh, sentado en su despacho y bajo la atenta mirada de dos grandes retratos que cuelgan de la pared, uno de Mahmoud Abbas, presidente de Palestina desde 2014, y otro de Yasser Arafat, el primer presidente de la Autoridad Nacional Palestina.

Palestina, un territorio dividido por la ONU
Uno de los campamentos de refugiados árabes en el sector egipcio del sur de Palestina, el 18 de enero de 1949. | Foto: AP Photo

La llave se ha convertido en un símbolo palestino, tanto es así, que en el campo de refugiados de Aida, en Cisjordania y cerca de la ciudad de Belén, la puerta de acceso está adornada con una.

Cuando la ONU dividió Palestina en dos
Un grupo de palestinos se concentran delante de la puerta del campo de refugiados de Aida con motivo del 60 aniversario de la ‘Nakba’. | Foto: Nasser Shiyoukhi/AP Photo

La solución de los dos Estados

La solución de los dos Estados establecida por la ONU se configura como la más acertada para garantizar la paz y la estabilidad en la región, al menos así lo aseguran los expertos.”Tenemos la mano tendida para lograr una paz duradera, hemos aceptado establecer un Estado palestino en menos de una cuarta parte de la Palestina histórica, con una solución justa para los refugiados, basada en el derecho internacional y en las resoluciones de la ONU“, asegura el diplomático palestino residente en Madrid. “Nuestro ofrecimiento no ha encontrado una respuesta coherente en el Gobierno israelí, que sigue con su política de judaizar el territorio palestino, de construir más asentamientos y reprimir al pueblo palestino en su tierra”.

Cuando la ONU dividió Palestina en dos 1
Un colono judío sostiene una bandera israelí mientras mira a un joven palestino agitando una bandera palestina en la ciudad cisjordana de Hebrón. | Foto: Eyal Warshavsky/AP Photo

En este sentido, el representante de Palestina en España nos asegura que han negociado con la parte israelí desde la conferencia de Madrid de 1991 hasta hoy, pero que no han conseguido nada a cambio, solo “más asentamientos, más colonias, más destrucción de viviendas y miles de presos palestinos, entre ellos niños“.

El papel de la comunidad internacional

Organizaciones internacionales como Human Rights Watch o Amnistía Internacional –apoyadas por un sector de la sociedad civil israelí– han denunciado violaciones de los Derechos Humanos por parte de Israel. Según un estudio del Instituto de Investigaciones Aplicadas de Jerusalén, además, el Estado judío está impidiendo el desarrollo de los territorios ocupados.

“La Comunidad Internacional debe ver las injusticias que se se cometen en Israel y solucionar este conflicto de una vez por todas”, señala Amer Odeh. “Israel presume de ser la única nación democrática de Oriente Próximo, pero, ¿cómo puede ser  un país democrático si mantiene una política racista de apartheid con los palestinos?”.

Cuando la ONU dividió Palestina en dos 3
Una mujer palestina sostiene un letrero durante los enfrentamientos con las tropas israelíes, en la aldea cisjordana de Kofr Qadom, cerca de la ciudad cisjordana de Nablus el 3 de noviembre de 2017. | Foto: Mohamad Torokman/Reuters

“Hace más de 2.000 años Jesús ya predicó en esta tierra un mensaje de paz, justicia y amor, nosotros queremos la ayuda de la comunidad internacional para lograr estos tres principios nobles en Palestina, en los países vecinos y en todas las naciones. El mundo no necesita guerra, no necesita sangre; necesita paz y justicia“, sentencia el diplomático palestino en un correcto español con un marcado acento árabe.

Precisamente, el 6 de noviembre, el presidente de Israel, Reuvén Rivlin, visitó España y se reunió con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el rey de España, Felipe VI, que le recibieron con el protocolo que corresponde a cualquier visita de Estado. Apenas dos semanas después, el 20 de noviembre, el presidente de Palestina, Mahmoud Abbas, hizo lo propio y viajo a Madrid donde también mantuvo un encuentro con los mandatarios españoles, y aunque le recibieron con todos los honores posibles,  no se trató de una visita de Estado, ya que España es uno de los países que no reconoce oficialmente a Palestina como un estado independiente.

Fatah y Hamás, ¿un frente unido?

En la búsqueda de una solución pacífica y la creación de los dos Estados, los palestinos se enfrentan a otro gran problema interno, la histórica división entre Fatah, de corte laico y progresista, y Hamás, islamista y más conservador. “Nosotros trabajamos por la unidad de nuestro pueblo, pero eso no significa que haya discrepancias políticas entre nosotros y Hamás, es algo natural”, dice Musa Amer Odeh.

Cuando la ONU dividió Palestina en dos 2
Soldados israelíes pasan junto a neumáticos en llamas bajo un mural del difunto líder palestino Yasser Arafat, en el puesto de control de Qalandia entre Ramallah y Jerusalén. | Foto: Majdi Mohammed/AP Photo

Tanta es la discrepancia entre ambos partidos que en 2007 Hamás expulsó a las fuerzas leales a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de la Franja de Gaza. No obstante, representantes de ambas facciones se reunieron el 12 de octubre en El Cairo, y llegaron al acuerdo de celebrar elecciones en 2018. “Quien gane en los comicios tendrá la responsabilidad de llevar al pueblo palestino en su proyecto político, comprometido con la política de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que es el único y legítimo representante del pueblo palestino”.

“Queremos acabar con esta división interna para poder afrontar la política de ocupación israelí que estamos sufriendo, y para lograr todos juntos un Estado palestino soberano, independiente y moderno“, culmina el embajador de Palestina en España.

Continúa leyendo: Vídeo | La lucha histórica de Murcia que dice 'No al muro'

Vídeo | La lucha histórica de Murcia que dice 'No al muro'

María Hernández

Los vecinos de Santiago el Mayor y del Barrio del Carmen, en Murcia, están más unidos que nunca. Y además, han conseguido sumar a su causa a la mayoría de los murcianos. Desde el 12 de septiembre se concentran cada día para pedir al Gobierno regional que, en lugar de construir un muro entre los dos barrios para llevar el AVE a la ciudad, empiecen las obras para soterrarlo.

Puedes leer el reportaje completo aquí.

Continúa leyendo: La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’

María Hernández

Foto: Plataforma Soterramiento Murcia

Los vecinos de Santiago el Mayor y del Barrio del Carmen, en Murcia, están más unidos que nunca. Y además, han conseguido sumar a su causa a la mayoría de los murcianos. Desde el 12 de septiembre se concentran cada día para pedir al Gobierno regional que, en lugar de construir un muro entre los dos barrios para llevar el AVE a la ciudad, empiecen las obras para soterrarlo.

El 30 de septiembre, 50.000 personas se manifestaron en Murcia para pedir que no se construyera el muro, pero esta masiva protesta no tuvo mucho efecto, y dos días más tarde la constructora comenzó las obras en las vías del tren.


Sin embargo, los vecinos no sólo no abandonaron sus protestas sino que siguen concentrándose cada día en el paso de Santiago el Mayor, hasta que un grupo de radicales decidió intervenir y tirar el muro que se había empezado a construir. Peleas con los antidisturbios, desalojos de las vías y tres días sin que los trenes pasaran por la estación de la capital de la región, es lo que se ha visto reflejado en los medios de comunicación, pero la reivindicación de los murcianos ha sido y continúa siendo mucho más que eso.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 2
Un grupo de mujeres se manifiesta a diario para pedir el soterramiento. | Foto: María Hernández/ The Objective

Tanto los vecinos como los miembros de la Plataforma Prosoterramiento condenan este acto vandálico que se hizo tan mediático y aseguran que sus protestas siempre han sido pacíficas.

Una lucha histórica

Esta lucha por conseguir el soterramiento del tren no es nada nuevo. En 1989 comenzaron las reivindicaciones, en 1991 las manifestaciones, y fue ese mismo año cuando se firmó el primer acuerdo para soterrar las vías del tren. Tras años de protestas, en 1998 se consiguió financiación para este proyecto.

Sin embargo, el dinero no llegó, y en 2001 se acordó un proyecto para traer el AVE a Murcia. Fue entonces cuando los ciudadanos decidieron continuar con las manifestaciones para “coser esta cicatriz que cruza la ciudad de Murcia”, nos explica Domingo Centenero, de la Plataforma Soterramiento Murcia.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 1
Santiago el mayor está lleno de murales y carteles pidiendo que no se construya el muro. | Foto: María Hernández/ The Objective

Tras otros cinco años de manifestaciones, en 2006 se firmó un convenio que incluía el soterramiento de las vías del tren y del AVE cuando llegara a la ciudad de Murcia.

Pero tampoco esto se cumplió, y a pesar de que en 2011 se creó el primer proyecto para soterrar las vías, en 2012 el Gobierno regional decidió que el AVE llegaría a Murcia por la superficie.

Por ese motivo continuaron las manifestaciones. Y ahora, en 2017, a pesar de haberse reconocido el derecho de los vecinos a que se soterren las vías en un tramo de un kilómetro aproximadamente, han intentado iniciar las obras para construir el muro de cinco metros y medio de alto y 11 kilómetros de largo que dividirá Murcia para que el AVE llegue antes de que se completen las obras del soterramiento.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 7
Los vecinos han llenado el barrio de murales reivindicativos. | Foto: María Hernández/ The Objective

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna dijo en la sesión de control al Gobierno del 27 de septiembre que en marzo de 2018 comenzarán las obras para el soterramiento de 530 metros y que se ha firmado un proyecto complementario para soterrar otros 580 metros. Además, dice que el propósito del Gobierno es soterrar cuatro kilómetros con un proyecto en el que se invertirán 606 millones de euros. Pero los ciudadanos no creerán estas declaraciones hasta que se deje de construir el muro.

¿Qué supondrá la construcción del muro?

Los vecinos de Murcia tienen muy claro que no quieren que un muro parta en dos la ciudad, y tienen sus razones para pedirlo. El Gobierno regional asegura que el muro es temporal, que las obras del soterramiento comenzarán en pocos meses y Murcia volverá a la normalidad. Pero los ciudadanos no confían en estas promesas y temen que, una vez construido el muro, nunca tenga lugar el soterramiento.

El primer problema que supone la construcción de este muro es el cierre del principal paso a nivel que actualmente permite cruzar de una parte de Murcia a la otra. Por este paso a nivel cruzan a diario miles de personas y vehículos que se tendrían que desplazar unos dos kilómetros para poder cruzar las vías y llegar al centro de la ciudad.

“Yo paso todos los días cuatro veces por este paso a nivel para llevar a mi hija al colegio. Si lo cierran, tendré que ir hasta el cruce de Ronda Sur (a casi dos kilómetros) con el carrito de la niña”, nos cuenta Mari Carmen Ruiz, una vecina del barrio, que explica que la otra opción para cruzar es un paso subterráneo que se inunda a menudo por las lluvias y que se ha convertido en el refugio de drogadictos. “Yo no quiero llevar a mi hija por un paso donde hay agujas en el suelo”, añade.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 3
Los vecinos se reúnen cada tarde y cortan el paso a nivel de Santiago el Mayor. | Foto: María Hernández/ The Objective

El otro problema de traer el AVE por la superficie es la instalación de las catenarias que alimentan de energía a los trenes. Se han colocado junto al lugar donde se planea construir el muro, y los vecinos consideran que no cumplen las medidas de seguridad necesarias. “Están poniéndonos unas catenarias con unos cables de alta tensión cerca de las viviendas, cerca de los colegios y cerca del instituto”, nos explica María Dolores Sánchez, otra vecina. “Nosotros solo pedimos un poco de cordura a nuestros dirigentes”, añade.

Además de tener que desplazarse a otro paso para cruzar al otro lado o el peligro que suponen las catenarias, los murcianos tienen otra gran preocupación, la marginación de una gran parte de la población de la ciudad, si finalmente se construye el muro.

“Se trata de la segregación de 200.000 vecinos de Murcia durante años, con el deterioro irreversible que esta marginación y exclusión supondrá para los vecinos por el muro”, denuncia la Plataforma Soterramiento Murcia en un comunicado.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 6
Los vecinos temen que el muro provoque la marginación de más de 200.000 personas. | Foto: María Hernández/ The Objective

Alrededor de 200.000 personas viven al otro lado del muro que quieren construir, y los vecinos consideran que esta separación supondrá su marginación y exclusión debido a sus dificultades para comunicarse con el centro de la ciudad, un problema que afecta no sólo a los ciudadanos sino también a los comercios.

¿Qué demandan los vecinos de Murcia?

Con sus concentraciones diarias, los vecinos de Murcia piden que se adopte una alternativa a la llegada del AVE por la superficie.

La primera opción que proponen los ciudadanos es la llegada del AVE a Beniel, un pueblo situado a unos 15 kilómetros de Murcia, en lugar de a la estación del Carmen. “Si el AVE no llega soterrado, preferimos que se quede en la estación de Beniel”, nos explica Antonio Hernández, de la Plataforma Soterramiento Murica. “Beniel coste cero, no hay que gastar nada, hay una estación que está hecha hace cinco años”, añade María Dolores Sánchez.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 4
Los vecinos piden que el AVE llegue a la estación de Beniel en lugar de a Murcia. | Foto: María Hernández/ The Objective

Su otra alternativa es, simplemente, esperar a que el soterramiento se pueda hacer de forma completa sin necesidad de instalar los muros de manera provisional.

Manifestaciones diarias

De manera espontánea, los vecinos de Santiago el Mayor y el Barrio del Carmen se reúnen todos los días en las vías del tren para protestar por esta situación. Sobre las 20:00 horas, comienzan a concentrarse en el paso a nivel de Santiago el Mayor y poco después cortan el paso.

Una vez se ha concentrado una cantidad de gente suficiente, los manifestantes se dirigen hacia el centro de la ciudad, a la Delegación del Gobierno la mayoría de los días, a pedir que los escuchen.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 5
Dos vecinas del barrio visten a la ‘virgen del muro’. | Foto: María Hernández/ The Objective

Además, un grupo de vecinos ha acampado junto a las vías, donde se reúnen también a diario y organizan actividades para pedir que se les escuche. Y desde este campamento sale todos los días la Virgen del Muro, una ‘virgen’ creada por los manifestantes que sale en procesión con cada manifestación a hombros de cuatro vecinos, sobre una valla amarilla de una obra y al ritmo de un tambor. Esta misma ‘virgen’ los acompaña en su recorrido hasta las sedes del Gobierno, frente a las que piden a diario que paren las obras del muro.

Los vecinos de Murcia han decidido seguir luchando por su causa, y el 28 de octubre se manifestaron en Madrid frente al Ministerio de Fomento con la esperanza de ser escuchados por el Gobierno central.

TOP