Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

¿Se puede superar el mal y el dolor?

Xiskya Valladares

El triunfo del bien sobre el mal parece el deseo eterno de la humanidad. Unos lo manifiestan más abiertamente, otros se lo guardan más escondido. Hace unos días en la India celebraban este evento en el festival de Durga Puja.

El triunfo del bien sobre el mal parece el deseo eterno de la humanidad. Unos lo manifiestan más abiertamente, otros se lo guardan más escondido. Hace unos días en la India celebraban este evento en el festival de Durga Puja, el acontecimiento religioso más importante de los bengalíes en el que, durante nueve días, realizan oraciones y desfiles coloridos con este fin.

Hace muchos años que vengo repitiendo que el mal no puede tener la última palabra. Para los que somos cristianos esto es lo que nos confirma la resurrección de Jesucristo: su triunfo sobre la muerte, la injusticia y la iniquidad. Pero quien no es creyente también puede vivir la misma esperanza. Basta observar cómo el tiempo, más tarde o más temprano, coloca a todos en el sitio que merecemos. Sin embargo, muchos recordaremos cuántos crímenes de guerra o terrorismo se han quedado impunes, cuántas muertes por negligencia médica, maltratos infantiles, y experiencias personales dolorosas, aparentemente se han ido a la tumba con sus víctimas.

El mal existe por mucho que lo definamos como ausencia de bien. Y está asociado siempre a la realidad del dolor, de la injusticia, de la muerte… Muchas veces incluso ocasionado inconscientemente, sigue machacando personas, a veces cercanas, queridas, conocidas. ¿Cómo concederle el triunfo al bien en nuestra vida?El mal que sufrimos a unos los hace más sensibles y a otros más duros. A unos nos hace misericordiosos y a otros vivir a la defensiva o agresivos.

A unos nos hace más fuertes y a otros más frustrados. Y cuando una misma realidad es posible ser vivida de maneras tan opuestas, lo que está claro es que ese modo de asumirla no depende tanto del sufrimiento en sí, sino más bien de nuestros recursos, habilidades, experiencias previas, y estructuras personales para encajarlo. Pero somos libres, aunque condicionados. Y es posible que trabajemos nuestro modo de gestionar el sufrimiento o el dolor para que triunfe en nosotros la misericordia, la bondad, la esperanza, la confianza. Sólo así viviremos la experiencia de que el mal no tiene la última palabra. Pero ¿qué necesitamos?Obviamente no existen recetas, pero comparto algunas experiencias a modo de reflexión.

Primera, vivir convencidos de que Dios quiere nuestra felicidad y no nuestro sufrimiento. Él no quiso que Jesús muriera en una cruz, la cruz fue consecuencia inevitable de la trayectoria de vida de Jesús. Una dificultad convertida en oportunidad, un crimen al que Dios llenó de sentido para el bien.

Segunda, necesitamos escuchar nuestras emociones y aprender a responderlas sin autoengaños. En ello no hay nada contrario a nuestra fe cristiana. Cuando somos personas sanas, en el fondo de nuestro ser tenemos la mejor respuesta posible para el bien en cada circunstancia. Y siempre somos capaces de percibirla en un momento mágico, a veces incluso cuando tocamos fondo.

Tercera, toda persona que sufre necesita sentirse acompañada por alguien que la escuche sin juzgarla y que la quiera sin influirla. Hasta Jesús en la cruz tuvo un apoyo afectivo en el Padre, en María y en Juan, fundamental para todo ser humano. Siempre pienso que hemos visto tanto a Jesús en su versión divina que nos perdemos muchas de sus lecciones meramente humanas.

Cuarta, trabajar la confianza y desde ella la esperanza. Confianza fundamental en nosotros mismos y en Dios. Creer que podemos hacer milagros, darle la vuelta a la tortilla, que nuestro sufrimiento nos hará mejores personas, que somos capaces de darle sentido para nuestro bien y el de los demás. Todo dolor encierra una semilla de crecimiento interior. Y Dios nunca permite un sufrimiento mayor al que somos capaces de gestionar, aunque en el momento no lo vivamos así.

Quinta, reconocer nuestras pobrezas y limitaciones sin frustrarnos. Es decir, perdonarnos a nosotros mismos (Dios siempre nos perdona). Porque muchas veces también somos causantes de nuestro sufrimiento y no simples víctimas. En el fondo de nuestro ser sabemos reconocer nuestra parte de responsabilidad en aquello que hemos vivido. Verlo sin caer en el desánimo es todo un arte. El arte de descubrir que incluso nuestros errores pueden traernos lecciones de vida, de humildad, de comprensión y más amor.Nadie ha dicho que sea fácil. Pero sí posible. Podemos celebrar el triunfo del bien sobre el mal, pero no es una celebración superficial, sino desde una vivencia muy profunda que muchas veces pasa por grandes sufrimientos, que nos permiten ser testigos de que realmente el mal nunca tiene la última palabra y por eso podemos celebrarlo.

Continúa leyendo: ¿Ha tenido Justin Bieber un despertar espiritual que pone en peligro su carrera?

¿Ha tenido Justin Bieber un despertar espiritual que pone en peligro su carrera?

Redacción TO

Foto: Andrew Kelly
Reuters

Cuando Justin Bieber canceló su gira mundial Purpose World Tour la semana pasada, además de sorprender a sus fans por lo abrupto de la decisión, el hecho de que no diera explicaciones ha alimentado una teoría de la que se ha hecho eco la revista especializada en famosos TMZ. Según la publicación estadounidense, el cantante de origen canadiense ha tenido un “despertar espiritual” vinculado con la Iglesia Hillsong Church, de tendencia cristiana.

La “intensa” relación de Bieber con el pastor Carl Lentz está detrás de la decisión de la estrella de cancelar los 15 conciertos restantes de su gira, que había comenzado hace 18 meses, según una fuente consultada por TMZ. Pero ni Lentz ni nadie de Hillsong Church le ha pedido al cantante que pusiera fin a su Purpose World Tour. “La Iglesia no le dijo a Justin que cancelara la gira”, ha dicho la fuente consultada por TMZ. “Ha tomado su decisión basado en una búsqueda espiritual y en su propia visión del camino que debe seguir en la vida”.

Inicialmente, Bieber no dio más explicaciones que “circunstancias imprevistas” para justificar la cancelación de la gira. Anunció su decisión en una publicación de su página de Facebook.

“Debido a circunstancias imprevistas, Justin Bieber cancelará el resto de los conciertos del Purpose World Tour. Justin adora a sus fans y odia decepcionarlos. Da las gracias a sus fans por la experiencia increíble del Purpose World Tour durante los últimos 18 meses. Está agradecido y honrado de haber compartido esa experiencia con su equipo en más de 150 espectáculos exitosos a través de seis continentes durante este viaje. Sin embargo, después de cuidadosas consideraciones ha decidido que no actuará en las demás fechas [previstas]. Las entradas serán reembolsadas en el punto de venta”.

Esas circunstancias son las largas conversaciones que ha venido manteniendo en los últimos meses con el pastor Lentz, según TMZ. Sin embargo, los medios australianos han ido más allá y han sugerido que el cantante podría estar planeando incluso iniciar su propia Iglesia.

En cualquier caso, la Iglesia ha salido al paso de las declaraciones de los medios de comunicación de medio mundo y ha negado que el final del Purpose World Tour tenga algo que ver con ellos. “El reciente anuncio hecho por Justin Bieber sobre su gira no tiene relación con Hillsong Church”, ha zanjado un portavoz de esta confesión al diario británico Daily Mail.

En uno de sus conciertos del año pasado, el cantante había mostrado signos de cansancio. “¿Alguna vez os sentís con ganas de dormir todo el tiempo?”, preguntó a los asistentes a un concierto suyo en Brooklyn antes de tumbarse en el escenario, según la publicación Slate. “Pues así estoy yo todo el tiempo”. El manager del cantante, por su parte, ha dicho que “el alma y el bienestar” de Bieber son lo primero.

Continúa leyendo: Las 'monjas' de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis

Las 'monjas' de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis

Redacción TO

Foto: LUCY NICHOLSON
Reuters

Las Hermanas del Valle o las monjas de la marihuana, como también son conocidas, tienen una sola misión: ayudar al máximo número de personas posibles a sanar su dolor. Hasta ahí todo parece normal, pero ni las Hermanas del Valle son monjas reales, ni sus productos son precisamente tradicionales.

En la Merced, California, un negocio de productos creados a base de cannabis ocupa la mayor parte del tiempo de estas peculiares monjas. Botes de cremas y lociones hechas con cannabidiol, un aceite derivado del cannabis, son distribuidos a través de su página web a lugares de todo el mundo.

Falsas monjas

Las Hermanas del Valle no pertenecen a ninguna orden religiosa, ni veneran a ningún dios. Pero sí que han hecho votos y visten hábitos.Esta comunidad esta formada por siete personas, aunque solo dos de ellas, incluida su fundadora, viven en su particular convento.

La congregación nació con la hermana Kate, conocida como ‘sister occupy’, aunque su nombre real es Christine Meeusen. Mientras tenía lugar el movimiento ‘Occupy Wall Street”, en 2011, ocurrió un hecho que la indignó. El Congreso de Estados Unidos trató de declarar la pizza como una verdura para evitar que Michelle Obama lograra regular las comidas en los colegios. Fue esto lo que irritó a la hermana Kate, que dijo que “si la pizza es verdura, yo soy monja”, y desde entonces es conocida como ‘la hermana okupa’.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis
Las monjas producen cremas y lociones con cannabis. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

El hecho de llevar hábito no tiene nada que ver con la religión. De hecho, las Hermanas del Valle están en contra de ella. Esta vestimenta es una mezcla entre la protesta y la reivindicación del papel de las mujeres en el mundo de la espiritualidad ya que ellas, a pesar de no pertenecer a una orden religiosa, se consideran personas espirituales que “respetan profundamente los regalos de la Madre Tierra y trabajan duro para acercar distancias entre ella y su gente que sufre”, explican en su página web.

Estas falsas monjas de la marihuana se describen a sí mismas como “activistas en una misión para dar a la gente el poder de curarse a sí misma”.

¿Droga?

Igual que ellas no son monjas, tampoco lo son sus drogas. A pesar de que sus productos están hechos a base de cannabis, normalmente tratan de que cuenten con menos de un 1% de THC, el componente psicotrópico de esta sustancia que “coloca”.

Cuando cultivan marihuana, las Hermanas del Valle intentan que sus plantas tengan una gran proporción de cannabidiol, que conserva todas las propiedades curativas de la planta sin causar los efectos típicos de una droga como la marihuana. Por tanto, sus cremas, lociones, bálsamos, aceites y jabones buscan llevar a sus clientes, o “pacientes” como ellas los llaman, el bienestar que aporta el cannabis sin sus efectos adictivos.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis 2
Las Hermanas del Valle cultivan cannabis con un bajo contenido de THC. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

El cannabis, o mejor dicho, los productos que fabrican con él, son también la manera de entrar a formar parte de esta comunidad de monjas de la marihuana. La congregación crece a través de las relaciones comerciales por las que se llevan un salario o una comisión. El motivo de esta relación comercial es que consideran que necesitan mujeres libres y no dependientes.

Sus rituales

No van a misa, ni rezan frente a un crucifijo, pero estas originales monjas cuentan con sus propios rituales, que cumplen a rajatabla a la hora de elaborar sus productos y, en general, en todas las actividades de su vida diaria.

Son estrictamente veganas y, además, son célibes durante las dos semanas que separan la luna llena de la luna nueva. Este periodo es el más importante para ellas debido a la influencia de la Luna. Durante estos días, las hermanas se centran en la meditación y la sanación para elaborar sus lociones curativas.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis 4
Las hermanas cultivan el cannabis durante el ciclo lunar. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

Aunque tratan de crear sus productos tan solo durante esta época, cuando se les acumulan los pedidos no les queda otra solución que hacerlos también fuera del ciclo lunar. Pero la importancia que le dan a la influencia de este astro es tal que, por no contar con ella, las hermanas ofrecen un descuento a quien compre dichos productos.

La amenaza de Trump

La marihuana ha sido legalizada en 30 estados de Estados Unidos, en algunos de ellos solo para uso medicinal y en otros también para uso recreativo. Entre ellos se encuentra California, que legalizó el uso recreativo de esta droga en noviembre de 2016.

Sin embargo, la Administración de Trump amenaza la seguridad del negocio de las hermanas de la marihuana. Aunque durante su campaña aseguró que este tema concernía a cada uno de los estados, tanto Donald Trump como Jeff Sessions, Fiscal General, han hecho comentarios que sugieren una posición contra la legalidad de la marihuana con uso recreativo.

Las monjas de la marihuana que tienen la misión de curar con cannabis 3
Las monjas no descartan trasladar sus cultivos a otro país. | Foto: Lucy Nicholson/ Reuters

Pero las Hermanas del Valle no piensan darse por vencidas, y han asegurado a varios medios que las amenazas de Trump son simplemente el empujón que necesitaban para expandir su negocio a otro país.

Las Hermanas del Valle han dicho que puede que Canadá sea la futura sede de estas monjas que quieren curar al mundo con cannabis.

Continúa leyendo: 6 momentos clave para sentir los Sanfermines

6 momentos clave para sentir los Sanfermines

Marta Ruiz-Castillo

Foto: SUSANA VERA
Reuters/Archivo

“Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo, cuatro de abril, cinco de mayo, seis de junio, siete de julio San Fermín, a Pamplona hemos de ir…”. Seguro que has cantado más de una vez esta melodía aunque nunca hayas acudido a los Sanfermines. Una de las fiestas más conocidas y populares dentro y fuera de España comienzan este jueves con el Chupinazo. Durante una semana, las calles de Pamplona son un constante ir y venir de personas de todas las nacionalidades. San Fermín es mucho más que sus encierros, San Fermín es impregnarse de una tradición que se remonta al siglo XII.

El Chupinazo

La plaza del Ayuntamiento de Pamplona acoge cada año el 6 de julio a decenas de miles de personas que esperan el famoso Chupinazo con el que el consistorio inaugura las fiestas en honor a su patrón – que comparte con San Francisco Javier. “Pamploneses, pamplonesas, ¡viva San Fermín!”. Esta es la frase mágica que es recibida cada año con júbilo y gritos de “¡Viva San Fermín!” coreada por los asistentes. Vestidos de blanco y mostrando el tradicional pañuelo rojo, al acabar el acto se lo anudan al cuello, convirtiéndolo así en compañero inseparable durante los siguientes siete días. Hasta 2016 la persona encargada de lanzar el cohete desde el balcón era un miembro del Ayuntamiento. Ahora el chupinazo recae en un ciudadano elegido mediante votación popular de asociaciones vecinales.

Siete claves para disfrutar de los sanfermines
El Chupinazo marca el comienzo de los Sanfermines | Foto: Vincent West / Reuters

Los encierros

Si por algo son conocidos los Sanfermines es por los encierros, emblema de esta fiesta. El primero se celebra el mismo 7 de julio, coincidiendo con la festividad de San Fermín. Cada año, las televisiones de todo el mundo, fotógrafos llegados desde todos los rincones, muestran esta intensa y en ocasiones accidentada carrera de 848,6 metros por las estrechas calles de Pamplona que finaliza en la plaza de toros. A los expertos mozos que cada año corren delante de los morlacos y los cabestros, se suman numerosos turistas con más o menos pericia que quieren experimentar, aunque sólo sea una vez, qué se siente al correr delante de seis imponentes astados. Los encierros comienzan a las 08.00 horas de la mañana desde el tramo de Santo Domingo. Antes de que suelten los toros, los mozos cumplen con el tradicional cántico ante la imagen de San Fermin para pedir protección al santo en castellano y en euskera.

“A San Fermín pedimos,
por ser nuestro patrón,
nos guíe en el encierro
dándonos su bendición”.

Para correr los encierros hay que tener en cuenta unas normas, fundamentales para garantizar la seguridad de todos los participantes, dada su peligrosidad, como advierten las autoridades. Agentes de la policía local puede sacar del tramo de la carrera a quien no cumpla con dichas medidas de seguridad.

Siete momentos para disfrutar de los sanfermines
Corredores en el quinto encierro de los Sanfermines de 2016 | Foto: Susana Vera / Reuters

El Encierrillo

Pocas personas saben que la noche anterior a cada encierro se desarrolla el conocido como Encierrillo que consiste en trasladar los toros que van a protagonizar el encierro del día siguiente a los corrales de Santo Domingo desde los Corrales del Gas. La peculiaridad de este momento en plena fiesta es que se realiza en absoluto silencio con objeto de evitar alterar a los toros y cabestros, que son conducidos por los pastores a lo largo de apenas 300 metros. Hay pases diarios limitados a un reducido número de personas que tienen expresamente prohibido hacer fotos con flash.

Actos religiosos en torno al santo

Quizá no sean muchos los turistas que acuden a Pamplona en Sanfermines pensando en participar en ceremonias religiosas que se conmemoran en torno al santo. Convertido en símbolo de la ciudad para la mayoría de sus vecinos, durante la semana hay tres importantes actos religiosos en la capital navarra que suelen estar muy concurridos.

Vísperas: A las 20.00 horas del día 6 se celebra en la capilla de San Fermín de la Iglesia de San Lorenzo una misa con presencia de la corporación municipal, vestida con el tradicional traje de gala.

Procesión: el 7 de julio es el día del santo y se celebra “una de las tradiciones más arraigadas de los Sanfermines, ya que su origen data del siglo XII”, según el Ayuntamiento . Los miembros del consistorio se visten de nuevo de gala y junto al Cabildo de la catedral acuden a la iglesia de San Lorenzo para recoger la talla de San Fermín y sacarla en procesión por las calles del centro de la ciudad. Durante el trayecto el santo va a compañado por “gigantes y cabezudos, txistularis, dantzaris, timbaleros, representantes de los gremios históricos, la Hermandad de la Pasión y la Congregación Mariana y la banda municipal de música La Pamplonesa”. Como en las mejores procesiones también hay espontáneos que se arrancan con coplas o jotas dedicadas al patrón. Tras la procesión se celebra una solemne misa en la iglesia. Como colofón a este día, la catedral acoge el conocido como “el momentico”, en el que los gigantes bailan al son de txistus y gaitas, mientras suenan las campanas.

Octava: el 14 de julio a las 10:45 horas se celebra el tradicional acto religioso en la capilla de San Fermín con el que se pone fin a las fiestas, que se remonta a 1689.

Cinco claves para disfrutar de los sanfermines
La talla de San Fermín procesiona cada año por las calles de Pamplona el 7 de julio | Foto: Eloy Alonso / Reuters

Las Dianas

Si los encierros son el símbolo de los Sanfermines, uno de los acontecimientos más populares de estas fiestas son las Dianas. Cuando muchos de los vecinos y turistas aún no se han acostado o están a punto de hacerlo tras una larga noche de diversión, a las 06.45 horas de la mañana la banda municipal La Pamplonesa recorre el casco antiguo interpretando cuatro partituras sin descanso, conocidas como las Dianas.

Pobre de mí

Tras una intensa semana de diversión, encierros, corridas de toros, bailes, conciertos y poco descanso, el 14 de julio a las doce de la noche llega el momento de la despedida con el tradicional ‘Pobre de mí’ con el que se dan por concluidos los Sanfermines.

Miles de personas se congregan en torno al Ayuntamiento para cantar “Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín”, con sus pañuelos aún anudados al cuello y portando una vela encendida en la mano, para escuchar al alcalde que, desde el balcón, se despide de todos hasta el año siguiente.

Seis momentos clave para sentir los Sanfermines
El ‘Pobre de mí’ pone fin a los Sanfermines | Foto: Susana Vera / Reuters

Continúa leyendo: Los riesgos psicológicos de la meditación

Los riesgos psicológicos de la meditación

Redacción TO

Foto: HUGO CORREIA
Reuters

Siempre nos habían contado, sobre todo en los últimos años, que la meditación solo tiene ventajas, que logra crear un vacío en la mente que nos produce una catarsis, una limpieza espiritual que nos libera de todas las energías negativas que absorbemos con las tensiones del día a día. Es cierto que la meditación, sobre todo en aquellos que la ejercen con cierto rigor y disciplina, alivia el estrés, combate la ansiedad, crea un efecto de depuración interior. Tanto es así que multitud de estudios, así como psicólogos y terapeutas, han recomendado su práctica abrazando su potencial curativo.

Con todo, nunca se había revelado que, detrás de este ejercicio milenario, se encuentra un ‘lado oscuro’. Detrás de esos puntos de desconexión, de ese vacío absoluto en el que se introduce nuestra mente, puede hallarse un cúmulo de emociones desagradables, pueden traer a la mente momentos terribles y recuerdos tortuosos, experiencias en absoluto deseables .

En el budismo zen existe una palabra para definir esta sensación: makyo. La palabra nace de la unión de dos términos japoneses que juntan el concepto de demonio con el concepto de mundo objetivo. Si uno padece este mal mientras medita, es mejor que se prepare para enfrentarlo. En cualquier caso, la realidad es que esta circunstancia se ha obviado en la infinidad de estudios que encumbran los beneficios de la meditación.

Los riesgos psicológicos de la meditación 1
Una familia de turistas medita en un parque natural de Bosia. | Foto: Dado Ruvic/Reuters

Así lo aseguran Jared Lindahl, profesor de Estudios sobre la Religión en la Universidad de Brown y especialista en neurociencia y budismo, y Willoughby Britton, psiquiatra y profesora de Psiquiatría en la misma universidad, en un estudio donde documentan los riesgos psicológicos que plantea la meditación.

La investigación, publicada en la página Plos One, abre un debate que parecía inexistente. “Tan sólo porque algo sea positivo y beneficioso no significa que debamos ignorar los posibles efectos negativos que pueda tener”, sostiene Lindahl.

La investigación ha detectado hasta 59 síntomas negativos distintos causados por la meditación

Para llevar a cabo este estudio, los profesores han entrevistado a 60 personas que han experimentado situaciones negativas mientras meditaban, entre los que se encuentran desde inexpertos que se estaban introduciendo en este campo hasta maestros budistas que han acumulado más de 10.000 horas de meditación a lo largo de su vida, ya pertenecieran a las tradiciones tibetana, zen o theravada.

Los investigadores se dieron cuenta de que entre los entrevistados se manifiestan hasta 59 síntomas distintos, todos causados de una manera inesperada. Decidieron clasificarlos en siete dominios para abordarlos con mayor minuciosidad, organizándolos en los siguientes campos: cognitivo, perceptivo, afectivo, somático, autoconsciente, conativo y social.

Los riesgos psicológicos de la meditación 2
Un grupo de escolares indios, en una sesión de yoga. | Foto: Amit Dave/Reuters

Respecto a las experiencias que advirtieron que se producían con mayor frecuencia se encuentran sentimientos de ansiedad, episodios de pánico, espasmos involuntarios, abstracción emocional, insomnio, hipersensibilidad a los ruidos y a la luz, distorsión del espacio-tiempo, nauseas, alucinaciones, irritabilidad y reaparición de traumas ya olvidados. De acuerdo con el documento, los niveles de intensidad con que se producían oscilaban en categorías entre leves y severos, causando en algunos casos emociones profundamente dolorosas.

Con todo, el estudio también insiste en que esta circunstancia no debe alejarnos de la meditación, sino hacernos más conscientes de sus riesgos. En este sentido, Lindahl escribe la palabra challenge (desafío) en los lugares en los que podría aparecer la palabra adverse (adverso). Lo hace de manera premeditada, puesto que estas emociones deben ser combatidas, no ignoradas. Incluso muchos de los encuestados afirmaron que, a pesar de haberse encontrado con sentimientos no positivos, no habían sido necesariamente negativos, no les han causado daños irreparables.

A fin de cuentas, el objetivo de la investigación residía en descubrir la parte no revelada de la meditación, las consecuencias potencialmente peligrosas de su ejercicio. Se trata de un estudio que abre la puerta a muchos otros, como vaticinan los propios autores, que se pregunta por el papel de la meditación como herramienta terapéutica.

TOP