Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Enterrado en Barbate Samuel, el niño congoleño conocido como el ‘Aylan español’

Foto: Stringer
AFP

Samuel, un niño congoleño de seis años de edad cuyo cuerpo inerte fue encontrado en una playa de Cádiz, ha sido enterrado este viernes en el cementerio de Barbate. Su muerte conmocionó a la población de este pueblo costero y al resto de España, que lo manifestó a través de las redes sociales, y se le conoce como el “Aylan español” por el parecido de su caso con el del niño sirio que apareció muerto en 2015 en una playa turca y cuya foto dio la vuelta al mundo.

“Nos parece un caso similar por su corta edad, y porque pone rostro a todas las muertes desapercibidas”, explica Carlos Arce, coordinador de migración de la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), a AFP.

El cadáver del niño apareció el pasado 27 de enero en una de las playas de Barbate, después de que la balsa en la que venía desde Marruecos se hundiera el día 11 de enero. Su madre, Verónica, también falleció en el naufragio y su cuerpo fue enviado a Argelia.

El padre de Samuel, Aimé Kabamba, ha podido finalmente viajar a Andalucía para identificar a su hijo y participar en su funeral gracias a un visado que le otorgó España. En una rueda de prensa que dio en Cádiz, Aimé Kabamba explicó que su mujer viajaba a España porque sufría “de un tumor canceroso detrás de la oreja y la idea era que obtuviera un buen tratamiento médico”.

Desde el comienzo de 2017, ya son 521 migrantes los que han muerto cruzando el Mediterráneo, 42 de los cuales intentaban llegar a España, según un balance publicado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Durante 2016, más de 5.000 migrantes murieron en 2016 intentando llegar a Europa a través del Mediterráneo.

Continúa leyendo: El Aylan español que ha pasado desapercibido

El Aylan español que ha pasado desapercibido

María Hernández

Creen que se llama Samuel y que venía con su madre desde el Congo, huyendo de los horrores del conflicto armado que sufre el país africano. Su historia se parece a la de Aylan Kurdi, el niño sirio de tres años que murió ahogado en septiembre de 2015. La diferencia entre estos dos casos es que la imagen de Aylan, tendido en la playa con su camiseta roja y el pantalón azul mientras las olas acariciaban su pequeño cuerpo inerte, protagonizó las portadas de medio mundo, removiendo las conciencias de los políticos y poniendo de manifiesto las peligrosas condiciones a los que los refugiados se enfrentan al huir de las guerras en sus países de origen, y con el caso de Samuel ha ocurrido todo lo contrario. Su cuerpo en una playa del sur de España no ha sido fotografiado. Apenas se habla de él.
Activistas y organizaciones defensoras de los derechos humanos han denunciado las políticas de seguridad que la Unión Europea impone en las fronteras y aseguran que hay muchos más casos como el de Aylan. Además, acusan a las autoridades de intentar ocultar el caso de este niño congoleño, cuya identidad aún no ha podido ser confirmada por las autoridades. Algunas asociaciones, como Andalucía Acoge, están llevando a cabo tareas de identificación para intentar contactar con los familiares.

Aylan Kurdi, un niño sirio de tres años, fue encontrado muerto en 2015. (Foto: Nilufer Demir/AP)
Aylan Kurdi, un niño sirio de tres años, fue encontrado muerto en 2015. (Foto: Nilufer Demir/AP)

Muestras de solidaridad escondidas

Otra organización, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), llevó a cabo el 31 de enero una concentración en la playa de Barbate (Cádiz), lugar donde apareció el cuerpo del niño, para mostrar su repulsa hacia las numerosas muertes que ocurren en nuestras fronteras. Sin embargo, la manifestación no tuvo toda la repercusión que ellos hubieran querido. Y es que es más fácil encontrar información sobre ella en los medios internacionales que en la propia prensa española. No se habló de ella cuando se convocó, pero tampoco cuando tuvo lugar.

“A veces hay que ponerle nombre y apellido a estas víctimas para darnos cuenta de que estamos hablando de vidas humanas”

El alcalde de Barbate, Miguel Molina, ha dicho que “a veces hay que ponerle nombre y apellido a estas víctimas para darnos cuenta de que estamos hablando de vidas humanas. Tenemos que poner fin a esto”. Pueblos como el suyo, y otros de la costa gaditana, viven en “primera línea” el drama de la inmigración. Para acabar con esta situación, el alcalde cree que es realmente necesario construir nuevas políticas internacionales.

Las playas de Barbate viven en primera línea el drama de la inmigración. (Foto: Anton Meres/Reuters)
Las playas de Barbate viven en primera línea el drama de la inmigración. (Foto: Anton Meres/Reuters)

“Hombres y mujeres debemos recordar a nuestros dirigentes la necesidad y obligatoriedad de poner a disposición de quienes más lo necesitan las herramientas oportunas para favorecer la igualdad de oportunidades y el adecuado desarrollo de cada vida”. Así explicaba Miguel Molina la necesidad de estas concentraciones y manifestaciones solidarias, añadiendo que “queremos decir basta a los políticos retrógrados que impiden la libertad de desplazamiento a cualquier país, basta a los políticos retrógrados que impiden el acogimiento de personas en cualquier país, basta a las diferencias de origen, raza, sexo, religión, condición social, basta a la pobreza de unos para proporcionar riquezas a otros, basta, basta, basta”.
Así, el Ayuntamiento de Barbate fue el escenario de una concentración solidaria en la que la población de la localidad se sumó a la lucha contra las condiciones que llevan a la muerte de tantos inmigrantes, que se juegan la vida por el simple hecho de querer una vida mejor. Los vecinos fueron convocados por el propio Consistorio y a ella acudieron también miembros de su gobierno y de la oposición.

Vidas perdidas

El pequeño, al que algunas organizaciones llaman Samuel, fue encontrado sin vida en la playa de Barbate por un viandante, y todo apunta a que viajaba en una de las dos pateras que el pasado día 13 de enero intentaron cruzar el Estrecho desde Tánger. En ellas viajaban 21 personas. Una de las pateras apareció el mismo día, con siete supervivientes y tres fallecidos. La otra, en la que viajaban 11 personas, nunca llegó a aparecer. Samuel y su madre, que también falleció, viajaban en esta patera.

Un grupo de inmigrantes espera a ser rescatado en el Mar Mediterráneo. (Foto: Emilio Morenatti/AP)
Un grupo de inmigrantes espera a ser rescatado en el Mar Mediterráneo. (Foto: Emilio Morenatti/AP)

“No sabemos cuántos Aylans, cuántos Samueles, cuántos hombres y mujeres hay en el fondo del mar sin que su familia sepa nada de ellos. Todos tienen una vida y una historia que Europa no puede ningunear”, lamenta la APDHA. “Están huyendo de guerras, de situaciones de miseria, de hambre, de explotación y Europa sigue cerrada como una fortaleza ante ellos”, afirman.

“No sabemos cuántos Aylans, cuántos Samueles, cuántos hombres y mujeres hay en el fondo del mar sin que su familia sepa nada de ellos”

Como bien dicen, son muchas las personas que pierden la vida al tratar de huir de situaciones extremas, de guerras, del hambre. Concretamente, 246 personas han muerto en lo que llevamos de año en esta situación, según la Organización Internacional de las Migraciones. Estas muertes se suman a las más de 5.000 personas que fallecieron el año pasado en las mismas circunstancias en el Mediterráneo. Por esta razón, la asociación cree que un cambio en las políticas migratorias es muy necesario. “Como se ha demostrado, el enfoque securitario no funciona; es más, es una auténtica aberración. Son necesarias unas nuevas políticas migratorias.”

Un grupo de inmigrantes es rescatado en las aguas del Mediterráneo. (Foto: Emilio Morenatti/AP)
Un grupo de inmigrantes es rescatado en las aguas del Mediterráneo. (Foto: Emilio Morenatti/AP)

También son muchas las personas que luchan para que esto deje de ocurrir, aunque a veces su labor no consiga una gran difusión. Pero cuando el protagonista de uno de estos tristes sucesos es un niño, como Samuel, que tenía entre 5 y 7 años, se disparan todas las alarma y aumentan las voces que se se suman a las críticas contra las políticas fronterizas.
Por tanto, quizá tenga razón el alcalde de Barbate. Quizá, a veces, es necesario poner nombre a estas tragedias humanas para concienciar a la sociedad, para recordarles que las vidas perdidas en nuestras costas pertenecen a seres humanos con historias propias, con ilusiones, con aspiraciones de conseguir lo que muchos de los que viven en el llamado primer mundo dan por hecho: una vida en paz.

Continúa leyendo: La fotografía de un bebé rescatado sin vida pone cara a una semana trágica en el Mediterráneo

La fotografía de un bebé rescatado sin vida pone cara a una semana trágica en el Mediterráneo

Foto: HANDOUT

La fotografía de un bebé migrante ahogado en los brazos de un voluntario está dando la vuelta al mundo y removiendo muchas conciencias tras una semana trágica en aguas del Mediterráneo. La fotografía es de la organización humanitaria alemana Sea-Watch, y con su difusión busca persuadir a las autoridades europeas para que garanticen una ruta segura para los refugiados que buscan desesperadamente llegar a Europa.

El bebé, no mayor a un año de edad, fue rescatado sin vida por la organización antes citada el viernes tras hundirse la barcaza de madera en la que viajaba. El voluntario alemán que aparece en la imagen ha declarado que había visto al bebé en el agua “como una muñeca, con los brazos extendidos”. Agarró el antebrazo del bebé y sacó su diminuto cuerpo inánime del agua. Este voluntario es padre de tres niños y terapeuta musical de profesión, por lo que empezó a cantar para consolarse y “para dar algún tipo de expresión a este momento incomprensible y desgarrador. Hacía sólo seis horas este niño estaba vivo”. La ONG Sea-Watch recogió otros 25 cuerpos, entre ellos el de otro niño. El equipo de la organización decidió por unanimidad la publicación de la foto.

Esta instantánea recuerda a la del pequeño Aylan, el niño sirio de tres años que yacía tumbado sin vida en una playa de Turquía y que ponía rostro humano a una tragedia, la de los refugiados, que lleva demasiado copando portadas. El tiempo dirá si la foto del pequeño rescatado la semana pasada tiene el efecto buscado.

Continúa leyendo: Un total de 423 niños refugiados han muerto ahogados en el Mediterráneo en el último año

Un total de 423 niños refugiados han muerto ahogados en el Mediterráneo en el último año

Foto: PEDRO ARMESTRE

Un año ha pasado desde que Aylan Kurdi, el niño sirio cuya imagen inerte sobre una playa a orillas del Mediterráneo fue portada de los principales medios de comunicación, convirtiéndose en símbolo de la trágica realidad de los refugiados. Desde entonces, 423 niños han muerto ahogados en el Mediterráneo, sin que la comunidad internacional haya tomado medidas efectivas para evitar este pérdida de vidas que se repite cada día, aunque ya no sean portada de ningún medio. La ONG Save the Children recordó el jueves a cada uno de estos niños, colocando 423 globos rojos frente al Congreso de los Diputados.

“Los niños refugiados tienen muy pocas vías legales para buscar protección en Europa. Si existieran canales para que los refugiados pudieran llegar de una manera segura, se evitaría que los menores, para alcanzar su destino, intenten sustraerse al control de las autoridades desapareciendo en los circuitos irregulares. Exigimos al gobierno español que lidere un cambio de políticas”, ha pedido Andrés Conde, director general de Save the Children. La ONG ha instado por escrito a los grupos políticos a que se comprometan, de cara a la próxima legislatura, a proteger a los niños refugiados promoviendo vías seguras y legales para que puedan llegar a Europa.

Los diputados de Unidos Podemos también quiere que la muerte de Aylan no caiga en el olvido y con ella, la de tantos otros niños refugiados que, junto a sus familias o solos, huyen del horror de la guerra. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, junto con el de Izquierda Unida, Alberto Garzón, y los demás representantes de las confluencias, se suman este viernes a las peticiones de ONGs como Save the Children para que la UE, para que la comunidad internacional, reaccione y adopte medidas que permitan a los miles de refugiados llegar a salvo a su destino y ser acogidos con dignidad. Otros líderes políticos, como el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, han recordado a Aylan y la situación de los refugiados a través de un tuit. “Queda mucho por hacer. A un año de la imagen de Aylan que nos conmocionó, el número de refugiados fallecidos en ruta aumenta un 20%”, ha escrito.

Continúa leyendo: Bitcoin, Ethereum y casi todas las criptomonedas se hunden en el mercado

Bitcoin, Ethereum y casi todas las criptomonedas se hunden en el mercado

Foto: Kim Hong-Ji
Reuters

El precio del bitcoin se ha desplomado un 16% –en el momento en que sale esta noticia– este martes. Pero no ha sido la única criptomoneda en hacerlo. De hecho, las otras dos que ocupan el podio, Ethereum y Ripple, han caído un 16% y un 24%, respectivamente, y de las cien más importantes, solo cuatro presentan números verdes: Tether (0,92%), Gas (0,00%), Neblio (30,11%) y Cryptonex (2,18%).

Bitcoin, Ethereum y casi todas las criptomonedas se hunden en el mercado

Bitcoin, Ethereum y casi todas las criptomonedas se hunden en el mercado 1
Las 20 principales criptomonedas, a las 16 horas del martes. | Fuente: CoinMarketCap.com

El bitcoin, que conserva su frontera por encima de los 10.000 dólares –en torno a los 12.000, aproximadamente–, ha bajado considerablemente desde que alcanzó su máximo de los 18.000 dólares hace unas semanas. La caída de precios está teniendo un enorme impacto en el mercado y no existen causas claras para el golpe, aunque sí algunas especulaciones sustentadas.

Un informe publicado por Bloomberg este lunes aseguró que China tiene entre sus planes el bloqueo del acceso doméstico a los portales internacionales de compra-venta de bitcoins. Asimismo, la semana pasada se supo que el mismo Gobierno quiere expulsar del país a los mineros de bitcoin del país, donde se encontraría la mayor comunidad del planeta.

Con todo, no es la primera vez que se produce un descenso tan brusco de los precios. Ya ocurrió justo antes de Navidad y la mayor parte de los valores se recuperaron con el paso de las semanas. Algunos expertos aseguraron hace una semana que este fenómeno se produciría una vez los inversores de Wall Street cobraran sus bonos, tal y como anticipó el diario Business Insider.

TOP