Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

España rechaza el muro de Trump y exige "respeto y dignidad" para México

Foto: Edgar Garrido
Reuters

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, aseguró ayer, respecto a las políticas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que México debe ser tratado con “el respeto y la dignidad que merece” y advirtió que la construcción del muro fronterizo no es la mejor manera de gestionar la inmigración.

Dastis redobló su respaldo al Gobierno de México frente a los planes de Trump tras reunirse con su homólogo mexicano, Luis Videgaray, al término de su visita oficial al país norteamericano.

“Nada de lo que ocurre en México nos es ajeno. Todo lo que le ocurre interesa a España y nos interesa que México sea tratado con el respeto y la dignidad que merece”, afirmó Dastis en alusión a los planes que tiene en mente Trump, como imponer restricciones migratorias o terminar de construir el muro que linda con México.

Discrepó de que “la mejor manera de gestionar la inmigración entre dos países vecinos sea la construcción y la imposición de muros y el uso de retóricas que en nada contribuyen a la mejora de esa relación que tiene que ser provechosa”.

El ministro español subrayó que España ha dado todo su apoyo a México desde que Trump llegó a la Casa Blanca porque “tiene razón en su posición”.

Dastis dijo que no le consta que haya ninguna compañía española involucrada en el proyecto de la construcción del muro, pero avisó: “Si la hay, examinaremos la situación”.

Asimismo, respaldó que los mexicanos residentes en Estados Unidos han de ser “tratados con respeto a la ley y a los tratados internacionales”.

Continúa leyendo: Alemania vota su futuro con los ojos puestos en Merkel

Alemania vota su futuro con los ojos puestos en Merkel

Foto: Fabrizio Bensch
Reuters

Los alemanes votan este domingo en unas legislativas en las que la conservadora Angela Merkel se encamina hacia su cuarto mandato y en las que también se espera un resultado histórico para la extrema derecha. Puedes seguir estas elecciones en directo en nuestra sección LIVE de Further.

Los colegios electorales han abierto a las 08:00 horas locales para acoger a los cerca de 61,5 millones de electores repartidos en 299 circunscripciones para elegir a los diputados con un sistema que mezcla principios mayoritarios y proporcionales.

Excepto gran sorpresa de última hora, todos los sondeos apuntan a la victoria del campo conservador de Angela Merkel (34-36%), por delante de los socialdemócratas de Martin Schulz (21-22%).

Schulz, cuyo partido podría sufrir su peor derrota hasta ahora, no ha logrado encarnar el cambio, en parte porque su partido socialdemócrata alemán (SPD) gobierna junto a Merkel desde 2013.

Su mensaje de justicia social ha tenido poco impacto en un país en pleno crecimiento económico y con niveles de desempleo históricamente bajos.

Por su parte la canciller aboga por seguir con las mismas políticas económicas y a dar confianza a los alemanes, en un contexto internacional agitado.

Pero la coalición de Merkel, formada por la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera, podría tener una victoria menos contundente que en otras elecciones.

Se espera también el auge tanto del partido de izquierda Die Linke como del de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD), que aspira a entrar por primera vez en el parlamento.

Con un 11-13% en los sondeos, el AfD sería tercero, por delante de Die Linke, los liberales del FDP y Los Verdes.

Este movimiento contrario al islam, a las élites, al euro y a la inmigración ha radicalizado todavía más su discurso durante la campaña, asegurando entre otras cosas que Alemania se ha convertido en “refugio de criminales y terroristas del mundo entero”.

El AfD también denuncia la “traición” de Merkel, de 63 años, por haber abierto las puertas en 2015 a centenares de miles de demandantes de asilo, en su mayoría musulmanes.

El avance de la extrema derecha, muy popular en la antigua Alemania del este, supondría un sismo para un país cuya identidad desde el final de la Segunda Guerra mundial se ha construido con el arrepentimiento por el nazismo y el rechazo al extremismo.

Según Jörg Forbrig, del German Marshall Fund, la entrada en el parlamento de los diputados de un partido “xenófobo, revisionista y antieuropeo” es “la mayor prueba de resistencia a la que se haya enfrentado jamás la democracia alemana”.

Además del avance del AfD, Angela Merkel podría enfrentarse también a negociaciones complicadas para formar una mayoría de gobierno.

La opción más simple sería volver a formar una gran coalición con los socialdemócratas del SPD pero el partido podría preferir mantenerse en la oposición.

Según los sondeos sólo quedaría entonces la opción de una coalición de la CDU-CSU con los liberales del FDP y Los Verdes, dos partidos que sin embargo tienen muchas diferencias en cuestiones como el futuro del diésel o la inmigración.

Los partidos que formen la próxima coalición tendrán una importancia capital para cuestiones complejas también a nivel internacional, como las reformas de la zona euro, la negociación del Brexit, el futuro de la relación con Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump o la cuestión de las sanciones a Rusia.

Continúa leyendo: Las elecciones de Nueva Zelanda se saldan sin una mayoría clara

Las elecciones de Nueva Zelanda se saldan sin una mayoría clara

Foto: Nigel Marple
Reuters

Las elecciones legislativas de Nueva Zelanda, celebradas este sábado, han finalizado sin mayorías claras ya que ni los conservadores, en el poder, ni los laboristas han obtenido mayoría absoluta, dejando de árbitro para formar Gobierno al populista Winston Peters de Nueva Zelanda Primero (NZF), informa AFP. El primer ministro conservador neozelandés, Bill English, ha obtenido el 46% de los votos, mientras que la laborista y líder de la principal fuerza de oposición, Jacinda Ardern, ha logrado un 36%.

“Por supuesto, esperábamos más”, ha dicho Ardern, de 37 años que se ha hecho con el liderazgo del partido el mes pasado. Para conocer la configuración del nuevo gobierno habrá que esperar quizás dos semanas. Peters ha indicado que no tenía prisa en decidir hacia quién iría su apoyo. Para poder gobernar, los principales partidos deben encontrar aliados, resultado de la reforma electoral que instauró un sistema de voto proporcional. Todas las configuraciones de las fuerzas existentes son insuficientes par formar Gobierno.

Según los cómputos finales, el Partido Nacional de Bill English, con su aliado el liberal ACT, han logrado 59 asientos, dos menos de las 61 necesarias para imponerse. Los laboristas de Ardern y su aliado preferido, el partido de Los Verdes, sumaban 54 bancas. Con estos resultados ninguna de las dos formaciones podrá formar Gobierno sin el apoyo de Peters, cuyo partido ha logrado 9 escaños.

El jefe del NZF, el maorí Winston Peters, de 72 años, conocido por sus posiciones contra la inmigración asiática, ayudó en 1996 a los conservadores a llegar al poder, a cambio de un puesto de viceprimer ministro. En 2005, se sumó a una coalición laborista a cambio del Ministerio de Exteriores. Nueva Zelanda Primero ya fue el árbitro en las elecciones de 2011 y 2014. Peters ha dicho que no se apresurarían en decidir. “Tomaremos una decisión según los intereses de Nueva Zelanda y de NZF“, ha asegurado.

La campaña electoral fue una de las más volátiles de la historia reciente, con English como favorito en un primer momento para dejar luego el lugar a Ardern y luego volver a serlo. English se encaminaba para una cuarta reelección hasta que llegó al frente de los laboristas Ardern, cuya simpatía ha permitido a los laboristas subir 20 puntos en los sondeos. Jacinda Ardern, de 37 años, ha repetido que aspira a ser jefe de Gobierno al frente de una coalición con los Verdes y el NZF, a pesar de las históricas diferencias de Peters con los ecologistas. “No puede predecir qué decisiones tomarán los otros líderes”, ha dicho. “Aún tenemos mucho trabajo por delante”.

Por su parte, el líder de los Verdes, James Shaw, ha tendido la mano a Peters. “Sé que nuestros partidos no coinciden en todo, pero es hora de poner de lado esas diferencia y trabajar juntos”, ha dicho.

Por su parte, English se ha mostrado optimista sobre sus posibilidades de obtener un cuarto mandato. Ha subrayado que los electores han elegido votar a la centro derecha, que sola ha obtenido más asientos que los laboristas y los Verdes juntos. “Entraremos en negociaciones con la intención de formar un gobierno estable“, ha añadido.

Continúa leyendo: Miles de personas se manifiestan en Francia contra la reforma laboral de Macron

Miles de personas se manifiestan en Francia contra la reforma laboral de Macron

Foto: Geoffroy Van der Hasselt
AFP

Miles de manifestantes se han manifestado este sábado en París convocados por el movimiento de izquierda radical Francia Insumisa (LFI), liderado por Jean-Luc Mélenchon, determinado a plantar cara a la reforma laboral del presidente, Emmanuel Macron. Mélenchon ha encabezado el inicio de una manifestación que quiere ser el comienzo de un “ciclón social” que ponga contra las cuerdas al Gobierno.

“La batalla de Francia ha comenzado”, ha dicho este semana Mélenchon, que ha tildado de “golpe de Estado social” el proyecto gubernamental. Los organizadores tenían como objetivo reunir a unas 100.000 personas, para consolidar la posición de Mélenchon como opositor número uno a Macron.

El presidente firmó ante las cámaras, el viernes, los cinco decretos que modifican el Código de Trabajo francés, de más de 3.000 páginas. La reforma, que persigue aumentar la flexibilidad del mercado de trabajo en un país con una tasa de paro del 9,6%, fue “llevada a cabo en un tiempo récord”, ha celebrado el jefe del Estado, elegido en mayo. Los decretos, que facilitan los despidos, limitando las indemnizaciones, y permiten a las empresas negociar más directamente con sus empleados sus condiciones de trabajo, se redactaron durante el verano tras consultar a los sindicatos y la patronal.

Sus detractores consideran que socava derechos sociales que en su día fueron muy difíciles de conseguir. La CGT, uno de los principales sindicatos franceses, ha organizado dos días de huelga y manifestaciones en Francia el 12 y el 21 de septiembre. Y ahora, Jean-Luc Mélenchon, impulsado por sus resultados en las elecciones presidenciales, en las que quedó en cuarta posición con casi el 20% de los votos, insta a los opositores a la reforma a “apoderarse” de las calles de la capital este sábado.

“Demostración de fuerza”

“Francia es el último país que resiste en base a las conquistas sociales posteriores” a la Segunda Guerra Mundial, ha argumentado el orador de 66 años, que obtuvo siete millones de votos en la primera vuelta de la elección presidencial.

Mélenchon dispone de un espacio político inédito desde la victoria del centrista Macron en las presidenciales, que ha provocado una implosión de los partidos tradicionales. El partido socialista quedó destrozado; la derecha, dividida y la extrema derecha, desestabilizada por la derrota de Marine Le Pen en la segunda vuelta.

“El desafío para Mélenchon es imponerse como el principal opositor a Macron”, ha subrayado Frédéric Sawicki, profesor de Ciencias Políticas en la universidad Panthéon-Sorbonne, destacando el impacto simbólico de “la imagen de un líder rodeado de miles de personas” en la plaza de la Bastilla de París, símbolo de la revolución francesa de 1789, de donde ha partido la manifestación.

“Se trata de hacer una demostración de fuerza, casi física”, ha declarado Clémentine Autain, diputada de LFI. “No hemos hecho más que comenzar”, ha advertido Mélenchon. “Emmanuel Macron humilla a la gente que no está de acuerdo con él”, ha declarado por su parte David Giraud, portavoz de las juventudes de LFI, asegurando que la manifestación servirá para “devolverle la dignidad a la gente y que estén orgullosos de asumir sus opiniones políticas”.

Ante esto, el Gobierno ha mostrado firmeza. “Creo en la democracia, pero la democracia no es la calle“, sostiene Emmanuel Macron la semana pasada. “Si bien respeto a quienes se manifiestan, también respeto a los electores franceses y ellos votaron por el cambio”, ha recalcado.

Continúa leyendo: Se registra un nuevo terremoto de 6,1 grados en México

Se registra un nuevo terremoto de 6,1 grados en México

Foto: Pedro Pardo
AFP

Un nuevo terremoto de 6,1 grados se ha registrado este sábado en Ciudad de México, informa AFP. El seísmo ha ocurrido menos de una semana después de que el martes pasado la capital se viera golpeada por un terremoto de 7,1 grados que ha dejado casi 300 muertos, una cifra que todavía podría aumentar ya que aún no han terminado las labores de búsqueda y rescate de víctimas y supervivientes.

El Servicio Sismológico Nacional de México, que en un primer momento había creído que el terremoto había tenido una magnitud de 6,4, ha informado de que el movimiento telúrico ha tenido su epicentro en el Estado de Oaxaca, en el sur del país.

El sismo ha obligado a parar las labores de búsqueda de víctimas del terremoto anterior, mientras que Protección Civil ha informado de que hasta el momento no se ha informado de afectaciones en la capital. Se desconoce también el alcance de los daños materiales ocasionados por el seísmo así como si hay que lamentar víctimas mortales.

El Servicio de Alerta Sísmica de México (SASMEX) ha indicado que el terremoto ha sido “confirmado por 12 sensores” y el sistema de alerta “no generó señal alguna porque la energía desarrollada durante los primeros segundo no supero los niveles establecidos” para ello.

TOP