Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Europa aprueba la portabilidad de contenidos en línea como Netflix o Spotify

Foto: Kim Hong-Ji
Reuters/File

El pleno del Parlamento Europeo (PE) ha dado luz verde este jueves a la portabilidad transfronteriza de contenidos digitales en línea, entre las que se encuentran las suscripciones a plataformas audiovisuales como Netflix o musicales como Spotify. Esta nueva regulación forma parte de un conjunto de iniciativas propuestas por Bruselas para impulsar un verdadero mercado único europeo de contenidos digitales. Se espera que el fin del roaming, el próximo 15 de junio, sea un incentivo para que los europeos aumenten el consumo de estos servicios cuando viajan a otros países.

Estas nuevas medidas permitirán a los consumidores que se hayan suscrito o hayan comprado contenidos digitales en internet en su país de residencia acceder a estos a través de su teléfono móvil, tableta u ordenador cuando se encuentren temporalmente en otro país de la Unión Europea.

La nuevas reglas, acordadas en febrero entre la Comisión, el Parlamento y los estados miembros y que entrarán en vigor dentro de nueve meses, se aplicarán a los servicios en línea de contenidos a los que se accede mediante una suscripción de pago. Los servicios en abierto, como los de los canales públicos, se beneficiarán de la regulación si verifican el país de residencia de sus suscriptores.

Los actuales obstáculos a la portabilidad de servicios de contenidos en internet se derivan del hecho de que los derechos de transmisión de contenido con derechos de autor, como obras audiovisuales o eventos deportivos, suelen tener licencias ligadas a un territorio. No obstante, las nuevas normas garantizarán “igual acceso” desde otros países de la UE a contenidos “adquiridos legalmente” o a los que se está suscrito en el país de residencia, “cuando se esté presente de forma temporal en otro estado miembro”.

Para evitar posibles abusos, los proveedores “verificarán el país de residencia de los suscriptores”, una comprobación que deberá ser conforme a las normas de protección de datos de la UE, según ha asegurado el parlamento.

España y Francia han defendido ante el Parlamento la importancia de que las suscripciones se hagan en el país de origen con el fin de garantizar la compensación a los autores y evitar que los consumidores paguen por servicios en los Estados miembros donde sean más baratos.

Theresa May se refugia en el Brexit para lograr el apoyo del Parlamento

Foto: Kirsty Wigglesworth/Pool
Reuters

La primera ministra británica, Theresa May, ha omitido los puntos más polémicos del programa con el que perdió la mayoría absoluta en las elecciones del 8 de junio, en el discurso leído este miércoles por la reina Isabel II en el Parlamento, y se ha centrado en las leyes del Brexit.  La monarca ha inaugurado la legislatura con el tradicional discurso que le prepara el gobierno, y en el que no ha habido mención a promesas electorales, como una de las más polémicas del Partido Tory por la que los ancianos o sus familias deberán contribuir a pagar sus cuidados con todo su patrimonio hasta que les queden 100.000 libras.

El programa legislativo del Gobierno británico para los próximos está dominado por proyectos de ley referentes al Brexit, cuya negociación con Bruselas comenzó el día 19 y se prolongará un máximo de dos años. En el llamado Discurso de la Reina, que marca la apertura oficial del curso parlamentario, se ha referido a las 27 leyes que el ejecutivo conservador pretende impulsar esta legislatura, ocho de ellas dedicadas al Brexit.

“La prioridad de mi gobierno es conseguir el mejor acuerdo posible para cuando el país abandone la Unión Europea”, ha dicho la reina, que ha estado acompañada de su hijo Carlos, y no de su marido, el príncipe Felipe, hospitalizado la víspera por una infección.

Theresa May se refugia en el brexit para lograr el apoyo del Parlamento 1
La Reina Isabel II lee el discurso del gobierno | Foto: Stefan Rousseau / POOL / AFP

Entre esos proyectos de ley destaca la ‘Gran Ley de Derogación’, que revocará el Acta de Comunidades Europeas de 1972, que en su día autorizó el ingreso del Reino Unido en la UE, y que convertirá en británicas las leyes comunitarias, además de poner fin a la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia. Otros textos destinados a materializar el Brexit, haciendo que el Reino Unido recupere la gestión sobre ciertas áreas clave, son unas leyes de pesca, agricultura, aduanas e inmigración.

También se incluye un proyecto de ley de Comercio Internacional que permitirá al Reino Unido cerrar acuerdos con otros países cuando salga de la UE, y otro de Garantías Nucleares, para asegurar que las autoridades británicas velan por la seguridad en ese sector. La Reina, que ha leído un discurso escrito por el Gobierno, se ha referido también a un proyecto de ley de Sanciones Internacionales, que dará competencias a Londres para actuar en esa materia.

Además de la legislación del Brexit, se incluyen en el programa gubernamental algunos proyectos de ámbito nacional relativos, por ejemplo, a la violencia doméstica, la promoción de los coches eléctricos, el régimen de alquileres o la construcción de infraestructuras.

Theresa May se refugia en el brexit para lograr el apoyo del Parlamento 3
El Parlamento británico durante el Discurso de la Reina | Foto: CARL COURT / POOL / AFP

El Discurso de la Reina se ha llevado a cabo sin que haya, de momento, un pacto de gobernabilidad entre el Partido Conservador y el Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, en medio de informaciones periodísticas en las que se asegura que las conversaciones “no están yendo como se preveía”. El Gobierno de May necesita el apoyo de los 10 diputados del ultraconservador DUP norirlandés para sacar adelante un gobierno en minoría.

Por primera vez en muchas décadas, un primer ministro ha acudido a esta cita sin contar con el apoyo de la mayoría de los diputados. Se espera que el 29 de junio, tras varios días de debates, las dos cámaras del Parlamento, la de los Comunes y la de los Lores, voten sobre el discurso de la reina, dando una idea precisa de las fuerzas de May, coincidiendo con el inicio de las negociaciones del Brexit.

Starbucks contratará a 2.500 refugiados en Europa

Foto: Mohammad Khursheed
Reuters

Starbucks contratará a un total de 2.500 refugiados para trabajar en sus locales de toda Europa en un plazo de cinco años. Esta iniciativa forma parte de una política empresarial en todo el mundo, según ha confirmado la cadena este martes.

Su objetivo es reclutar a 2.500 refugiados en suelo europeo, de 10.000 a escala global, para que trabajen en ocho países europeos: Reino Unido, Francia, Austria, Suiza, España, Portugal, Alemania y los Países Bajos. Se trabajará con diversas ONGs, incluyendo el Consejo de Refugiados y el Comité Internacional de Rescate, para hacer el proceso de selección. Estos 2.500 refugiados de los 10.000 que Starbucks contratará en todo el mundo suponen un pequeño porcentaje de sus más de 250.000 empleados alrededor del globo. La compañía también ha anunciado que 1.000 de los refugiados se contratarán en Canadá, un país que ha acogido a más de 27.000 refugiados sirios en medio año.

Las medidas anunciadas por la multinacional cafetera ha enfadado a muchos de los partidarios del presidente norteamericano Donald Trump, que han lanzado un boicot en las redes sociales contra la compañía. Bajo los hashtags #StarbucksBoycott y #AmericaFirst, miles de usuarios han criticado las medidas de Starbucks argumentando que priorizan a “terroristas” sobre parados estadounidenses.

Dos tercios de los europeos creen que la UE debe ser dura con el Brexit

Foto: EMMANUEL DUNAND
Reuters

Una mayoría de europeos opina que la UE debería adoptar una línea dura en las negociaciones con el Reino Unido sobre el Brexit, según una encuesta. El 65% de los encuestados en Bélgica, Alemania, Grecia, España, Francia, Hungría y Polonia cree que la Unión Europea, si bien debe intentar mantener una buena relación con los británicos, no debería comprometer sus principios básicos.

La encuesta realizada por Chatham House-Kantar, publicada por The Guardian este martes, muestra que sólo el 18% de los ciudadanos de los países participantes en la muestra, frente al 49% de los británicos, cree lo contrario, es decir, que la Comisión Europea debería hacer todo lo posible por mantener con el Reino Unido relaciones lo más estrechas posible a expensas, incluso, de sus propios principios, durante las negociaciones que comenzaron este lunes.

De todos los encuestados, el 57% opina que la UE se ha debilitado por el Brexit, mientras que el 46% siente que la salida del Reino Unido será malo para el bloque, frente al 70% de los británicos que piensa que así.

La encuesta se llevó a cabo con entrevistas a más de 1.000 personas en cada país, incluido el Reino Unido a principios de año, antes de las elecciones en Holanda y Francia y del repunte económico que ha reforzado significativamente el sentimiento pro europeo.

La elección del centrista pro europeo Emmanuel Macron en Francia, en particular, ha impulsado al bloque. La economía de la Eurozona, también, está creciendo más rápidamente que las economías del Reino Unido o Estados Unidos. La confusión en Reino Unido sobre sobre la estrategia a seguir en el Brexit ha ayudado también varia la opinión en la UE.

Reino Unido acepta el ritmo de la UE en la negociación del Brexit

Foto: FRANCOIS LENOIR
Reuters

Reino Unido se ha plegado este lunes ante la propuesta de la Unión Europea para sus negociaciones del Brexit, que deberán registrar avances en prioridades como los derechos de los ciudadanos antes de abordar un eventual acuerdo comercial entre ambos deseado por Londres. “En un primer momento, trataremos las cuestiones más apremiantes” para asegurar una retirada “ordenada” de Reino Unido y, “en una segunda fase, abordaremos nuestra futura relación“, ha dicho el negociador europeo, el francés Michel Barnier, junto a su par británico, David Davis.

Este enfoque por fases, planteado desde hace meses por Bruselas, supone una pequeña victoria para los europeos frente a un gobierno británico que abogaba por negociar el marco de su futura relación, que podría incluir un acuerdo de libre comercio, en paralelo al divorcio. Davis, que ha calificado la primera jornada de negociaciones como un “inicio prometedor“, ha negado que Reino Unido cediera en los tiempos de las conversaciones. “Esa posición no ha cambiado. Es la misma de antes”, ha asegurado el ministro británico para el Brexit.

La primera ministra británica, Theresa May, pasó meses insistiendo en que nada frenaría su intención de reducir la inmigración y que estaba dispuesta a dejar el mercado único europeo, la unión aduanera y todas las instituciones europeas, con tal de controlar sus fronteras. Pero su futuro es incierto, después que el 8 de junio perdiera la mayoría absoluta en el Parlamento en una elección convocada anticipadamente con el objetivo de reforzarse de cara al Brexit.

Una semana de cada mes

Las negociaciones de esta primera fase tendrán lugar una semana de cada mes a partir del próximo 17 de julio y contarán con grupos específicos de trabajo -compromisos financieros, derechos de los ciudadanos y otros asuntos de divorcio-, así como un diálogo sobre el futuro de la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda. “Cuando hayamos registrado suficientes progresos” en estos asuntos, “seré el primero, como es mi responsabilidad, en recomendar al Consejo Europeo comenzar en paralelo la negociación como cómo dar forma a la futura relación” a ambos lados del canal de la Mancha, ha prometido Barnier.

La suerte de los 3,6 millones de ciudadanos europeos viviendo en Reino Unido y de los 900.000 británicos residentes en la UE, en su mayoría en España, se impone así como una de las prioridades en las negociaciones. La mandataria británica, que llegó a abogar por marcharse sin acuerdo frente a un “mal acuerdo”, tiene previsto presentar a sus pares europeos su propuesta sobre los derechos en la cumbre prevista jueves y viernes en Bruselas, ha avanzado Davis, quien precisó que los planes concretos se publicarán el lunes próximo. La factura que debe pagar Londres por sus compromisos adquiridos con los 27, que según las estimaciones podría ascender hasta los 100.000 millones de euros, se convierte también en prioritaria para ambas partes.

Los negociadores tienen ahora de tiempo hasta marzo de 2019 para lograr un acuerdo, si bien Bruselas insiste en que para cumplir los plazos de ratificación las condiciones del divorcio deben estar cerradas para octubre de 2018. La incógnita es la continuidad de la conservadora May, cuya imagen se ha deteriorado todavía más por la gestión del incendio en una torre de viviendas en Londres y que ha hecho frente a tres atentados en su suelo en menos de un mes, el último de ellos contra una mezquita este mismo lunes.

TOP