Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

10 alimentos para combatir el frío

theobjective

Con la llegada del invierno llegan también nuevos sabores que añadir a los platos para hacerlos más apetitosos y más sanos. La salud es fundamental para afrontar el fuerte frío que está azotando a España. Ingredientes como las legumbres, las hojas verdes, los frutos secos o las naranjas y la miel son la mejor apuesta en esta época del año. Con el ánimo de facilitarnos la tarea en la cocina, el restaurante madrileño Montes de Galicia -experto contrastado en la cocina ‘anti frío’-, nos presentan 10 alimentos con los que combatir el frío, como su deliciosa Pluma ibérica con tomate especiado, caviar de berenjena y queso de cabra caramelizado con salsa Teriyaki.

1. Naranjas

Una buena naranja te protegerá del frío. (Foto: Scott Audette / Reuters)
Una buena naranja te protegerá del frío. (Foto: Scott Audette / Reuters)

En el primer puesto deben estar las naranjas, que son una fuente muy importante de vitamina C y ácido fólico, que nos ayudan a combatir los resfriados y también a mantener nuestras defensas.

2. Zanahorias

Estas verduras son muy ricas en antioxidantes, como por ejemplo la vitamina A, muy necesaria para nuestro cuerpo. Se puede consumir en una tarta o una ensalada, aunque va bien con cualquier tipo de receta y saben deliciosas.

3. Verduras de hoja verde

Espinacas, alcachofas, lechugas… además de ser deliciosas favorecen al sistema inmunológico, son ricas en antioxidantes y se pueden consumir crudas o cocidas. Son perfectas para combinar en dietas que combatan el sobrepeso por su escaso aporte calórico y su alto poder saciante.

4. Tomates

El poder antioxidante del tomate será tu mayor aliado en este invierno. (Foto: Leonhard Foeger / Reuters)
El poder antioxidante del tomate será tu mayor aliado en este invierno. (Foto: Leonhard Foeger / Reuters)

Son antioxidantes y tienen mucha fibra y vitaminas C y E. Es conveniente quitarles la piel antes de consumirlos, ya que allí están la mayor cantidad de químicos nocivos.

5. Frutos secos

No conviene abusar pero sin duda son algo que no debe faltar en la dieta de invierno, por la cantidad de hierro, fósforo, vitaminas y nutrientes que añaden a una dieta. Un puñado al día es suficiente para notar el efecto que pueden hacer si los consumimos habitualmente.

6. Pollo y carnes blancas

Está científicamente comprobado que el pollo es un alimento hecho para el calentamiento del cuerpo y ayudará a evitar el frío y la fiebre. Al parecer inhibe la inflamación, que es probablemente el factor decisivo a la hora de contraer infecciones del tracto respiratorio superior.

7. Jengibre y ajo

Por un lado, con el jengibre no sufrirás dolor de garganta o un catarro durante estos meses debido a sus propiedades expectorantes; por otro, el ajo actúa como un antibiótico natural al contener alicina.

8. Pescados

El buen pescado, si fresco, dos veces bueno. (Foto: Maxim Zemeyev / Reuters)
El buen pescado, si fresco, dos veces bueno. (Foto: Maxim Zemeyev / Reuters)

Las grasas saludables, especialmente el Omega3, ayudan a combatir el frío. También son muy recomendables para mantener los huesos fuertes y contienen multitud de antioxidantes y vitamina B y C, buenas para el sistema nervioso.

9. Carnes rojas

Las proteínas deben estar presentes en la dieta habitual del adulto ya que ejercen funciones importantes, como el buen funcionamiento del sistema inmunitario. Las carnes rojas son además ricas en hierro, ácido fólico y vitaminas B12, B1, B2 y B5.

10. Legumbres

Estos deliciosos alimentos brindan al organismo la energía necesaria para combatir un duro día de invierno. Además, añaden proteínas, fibra y numerosas vitaminas.

Yatai Market: la esencia de Asia en Madrid

Saioa Camarzana

Foto: YATAI MARKET
Facebook

En Madrid la oferta gastronómica es casi inabarcable. Restaurantes y bares abren y cierran a una velocidad tan trepidante que no da tiempo, en ocasiones, ni de poder tantearlos. La tendencia últimamente parece que son los mercados gastronómicos (ahí está el MadrEat que se celebra una vez al mes) con diferentes puestos en los que degustar comida de otros países y continentes. Una de las últimas aperturas, que lleva un par de meses en funcionamiento, llega en forma de mercado con cocina del sudeste asiático. Desde Japón a Tailandia pasando por China los letreros luminosos y los farolillos llaman la atención al pasear por la calle Doctor Cortezo, donde se ha establecido con bastante fuerza y poder de convocatoria el Yatai Market.

De momento los puestos no son más que cinco (en principio parece que se abrirán más) y están a las puertas de habilitar la terraza para poder disfrutar de una cerveza con alguno de los platos a degustar. En cuanto a la cerveza, con una barra en la primera parte del mercado y otra al fondo del pasillo, cuentan con la Mahou Maestra (recomendable a aquellos que les guste la cerveza con cuerpo y alta graduación), una selección de cervezas artesanales (a 4.90 euros quizá no sea apta para todos los bolsillos) y la siempre apuesta segura de la Alhambra por 3.5 euros.

Yatai Market: la esencia de Asia en Madrid 1
foto via yatai market Facebook

El primer puesto que nos vamos a encontrar a mano izquierda es la primera parada para todo foodie al que le gusten los baos chinos. El mini restaurante Hot Bao ofrece una carta de baos a precios asequibles que van desde los 3,20 a los 4,9 euros. El bao clásico es recomendable al igual que cualquiera de los dim sum, también en la carta, para el que piden un pedido mínimo dos unidades por no más de 2 euros. A su lado está el puesto Funky Chen en el que se agolpa la mayoría de las visitas con un menú de tallarines y arroces que oscilan entre los 6 y los 11 euros. De su carta lo que más resalta es el Pad Thai, con una base de fideos con verduras y ralladura de cacahuete, el plato estrella de la cocina tailandesa.

Yatai Market: la esencia de Asia en Madrid 3
Los baos definitivamente están de moda. Foto via Yatai Market Facebook.

A su lado está la barra de bebidas y unas mesas alargadas con taburetes para el primero que llegue al mercado. El fin de semana, cabe prevenir, se crean colas incluso fuera del recinto. El auge del street food y, sobre todo, de la comida asiática crea furor en la capital. A mano derecha un puesto de sushi a buen precio y, a su lado, Thai Cañí, donde apuestan por fusionar platos orientales con sabor castizo como los rollitos de cocido madrileño, de chicharrón o de salmón hawaiano que oscilan entre un euro y medio y los dos euros. El de salmón, servido en una hoja de lechuga, está exquisito.

Yatai Market: la esencia de Asia en Madrid 4
Japón en Madrid. Foto via Yatai Market Facebook.

El último puesto de esta primera sala está también dedicado a la cocina japonesa. Tienen un variado menú en el que poder degustar brochetas de langostinos, de pollo rebozado, de setas shitake, arroces, tallarines y el muy demandado ramen. A pesar de no conocer todos sus platos el ramen de miso no está a la altura; el sabor a miso se queda, simplemente, a mitad de camino. De hecho, la respuesta del camarero al pedir un poco de sal no fue otra que sacar un bote de sazonador, añadir dos cucharas y remover, un gesto que nadie debería ver en un lugar de comida. Un gesto feo para una primera visita a Yatai Market ya que se trata de un plato en el que la larga cocción de la sopa es el ingrediente estrella (para comer ramen un sitio altamente recomendable es Ramen Kagura,con una decoración divertida, en Calle de las Conchas).

Yatai Market: la esencia de Asia en Madrid 2
El ramen tampoco se queda atrás. Foto via Yatai Market Facebook.

Al fondo del recinto se encuentra otro puesto que de no saber que está puede pasar desapercibido. El Smok Mok, como se llama, ofrece una variada oferta de comida fusión entre la que sobresale la apuesta por las bolas de dragón, es decir, un plato con base de arroz y albóndigas ahumadas con salsa barbacoa japonesa y sabores asiáticos por 8.5 euros. También existe la posibilidad de pedirlo en bocadillo. Un buen cierre para la visita puede servirse aquí mismo con un orujo asiático de cereza, Kaoliang Chiev, a dos euros el chupito.

Aunque la propuesta es muy atractiva la calidad aún puede mejorar y de ser así la vida del primer mercado dedicado en exclusiva a la comida de Asia puede ser larga.

Dirección: Calle Doctor Cortezo, 10

Save

Save

Save

La razón científica tras el escepticismo en torno al cambio climático

Cecilia de la Serna

Foto: FRANCOIS LENOIR
Reuters

El líder de la primera potencia mundial es un escéptico. Concretamente, no cree en el cambio climático. Donald Trump firmaba el pasado lunes un decreto que daba marcha atrás en muchas de las medidas tomadas por su antecesor, Barack Obama, para proteger el medio ambiente. Con ello, retrocedía así en un tema que la mayoría de científicos coinciden en calificar de urgencia a escala global.

Lo que hace Trump con la rectificación de las medidas medioambientales de la Administración Obama es hacerse eco de las opiniones de muchos votantes conservadores. Responde así a los deseos de gran parte de su electorado, repleto de escépticos del cambio climático. ¿Por qué abunda este escepticismo, a pesar de la abrumadora evidencia científica del calentamiento global?

Según unas recientes revelaciones, la negación del cambio climático tiene mucho que ver con el tiempo que hace. En un estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense, los investigadores han descubierto que las personas situadas en partes del país que han experimentado más temperaturas mínimas récord que máximas desde el año 2005, son menos propensas a creer en el cambio climático.

La razón científica tras el escepticismo en torno al cambio climático 1
Siempre hay que mirar el panorama general cuando hablamos de cambio climático. | Foto: NASA

El autor principal del estudio, Robert Kaufmann de la Universidad de Boston, explica que quería “convencer definitivamente a la gente de la realidad del cambio climático”. Para ello, debía demostrar que las temperaturas récord en las máximas ganaban a las récord en las mínimas. El laboratorio de Kaufmann desarrolló TMax, una medida de niveles récord basados en datos de las estaciones meteorológicas locales. Cuando Kaufmann vio los datos de TMax trazados en un mapa, tuvo una revelación casi instantánea. “Esto se parece a los mapas que he visto de personas que no creen en el cambio climático”, pensó. Él y su laboratorio compararon su mapa con uno generado por el coautor del estudio, Peter Howe, en la Universidad de Utah, basado en cómo 12.000 personas en todo el país respondían a la siguiente pregunta: “¿Está ocurriendo el calentamiento global?”. Resultaba que, donde las mínimas récord ganaban a las máximas, el porcentaje de gente que creía en el cambio climático era considerablemente inferior que en otras zonas. Esto responde, según Kaufmann, a un proceso lógico de la comprensión humana. “Una vez la gente se convence de algo, es fácil que ignore la evidencia ya que contradice su entendimiento”, explica.

“El tiempo que experimentamos en un momento concreto es un indicador muy pobre de los cambios a largo plazo en nuestro clima”

– Paul Egan, científico de la Universidad de Nueva York

Para Paul Egan, científico de la Universidad de Nueva York, “el tiempo que experimentamos en un momento concreto es un indicador muy pobre de los cambios a largo plazo en nuestro clima”. “Es una distracción del serio problema y el desafío que presenta el cambio climático”, añade.

Este estudio demuestra la necesidad que tiene la comunidad científica de comunicar correctamente el grave problema que supone este desafío medioambiental. Especialmente cuando las políticas que proponen los grandes líderes constituyen un retroceso y un castigo inmerecido para las próximas generaciones.

Así será el interior de la nave para turistas espaciales de Blue Origin

Redaccion The Objective

Foto: Blue Origin

“Los asientos con las ventanas más grandes jamás vistas en el espacio”. Así es como Jeff Bezos, CEO de la compañía Blue Origin, describe el interior la nave con la que planea transportar pasajeros al espacio exterior en 2018.

La empresa ha dado a conocer las primeras imágenes del interior del New Shepard, el vehículo que transportará a turistas más allá de la línea Kármán para vislumbrar la Tierra desde la lejanía mientras experimentan la gravedad cero.

Así será el interior de la nave para turistas espaciales de Blue Origin 2
Vislumbrar la Tierra desde el espacio ya no es un sueño futurista | Imagen: Blue Origin

El diseño muestra una cápsula de unos 15 m² (más que suficiente para que 6 personas floten en su interior), enormes ventanas y cómodos asientos de cuero reclinables, adornados con el logo en forma de pluma de la compañía, elegido porque es “el símbolo de un vuelo elegante y poderoso”.

En la representación, los pasajeros llevan “trajes de lanzamiento” más parecidos al vestuario de Star Trek que a la aparatosa parafernalia con la que solemos imaginar a los astronautas, y en el centro de la cápsula, con la estética de una inusual lámpara o mesa de última generación, se sitúa el extremo del motor de la nave.

Así será el interior de la nave para turistas espaciales de Blue Origin 1
Así es el New Shepard | Foto: Blue Origin

Aunque Blue Origin no ha desvelado todavía las tarifas para un vuelo espacial de aproximadamente 10 minutos de duración, algunos medios calculan que el precio oscilará entre los 100.000 y 200.000 dólares. 

Según Bezos, el principal atractivo de este tipo de vuelos no reside únicamente en visitar el espacio, sino también en la “emoción de la aceleración en el momento del ascenso” gracias a un potentísimo motor capaz de salir de la Tierra en pocos minutos.

Con la cápsula New Shepard, Blue Origin competirá con el SpaceX Dragon impulsado por Elon Musk, que se espera que envíe a dos turistas alrededor de la luna el próximo año,  pero no sólo eso: con New Glenn, Bezos espera llegar también allí para fabricar una base permanente en el satélite.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales

Redacción TO

Foto: Natural Cycles
naturalcycles.com

El control de la natalidad es un tema que siempre ha despertado gran interés y, en muchas ocasiones, también polémica. La incomodidad de algunos métodos, los efectos secundarios de otros y el hecho de que sean las mujeres quienes deben tomarlos han creado grandes debates sociales sobre cuál es la mejor manera de evitar un embarazo, o cuál es el método menos invasivo para el cuerpo de la mujer.

La aplicación Natural Cycles se ha unido a este tradicional debate, ofreciendo la posibilidad de utilizar un método anticonceptivo que, a través de un algoritmo, utiliza la temperatura de las usuarias para determinar si pueden mantener relaciones sexuales sin protección sin ningún riesgo de quedarse embarazadas. Esta aplicación no es la primera de este tipo que sale al mercado, pero sí es la primera que ha sido aprobada como método anticonceptivo en Europa, a pesar de que su aprobación había sido denegada previamente.

Alrededor de 150.000 mujeres han decidido ya confiar en este método creado por la científica Elina Berglund y reconocido oficialmente como un sustituto fiable de la píldora anticonceptiva. Natural Cycles utiliza la misma lógica que algunos métodos de fertilidad cuyo objetivo es precisamente el contrario, indicar a las mujeres cuándo es el día más indicado para concebir.

Cómo funciona

Lo primero que nos preguntamos es cómo funciona esta app. Natural Cycles utiliza la temperatura del cuerpo, que analiza con un algoritmo y junto a otros datos sobre el ciclo menstrual, para determinar si es un día seguro o no para mantener relaciones sin riesgo de quedarse embarazada.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 5
La temperatura se debe tomar antes de salir de la cama. | Foto: Natural Cycles

Aunque pueda parecer una tontería, la primera duda que aparece es cómo debe tomarse la temperatura para introducirla en la aplicación. Se necesita es un termómetro basal de dos decimales, a parte de la aplicación. Para medir la temperatura, algo que debemos hacer antes incluso de salir de la cama por la mañana, simplemente hay que introducir el termómetro bajo la lengua, tan atrás como sea posible, y tomar allí la temperatura. Una vez introducida en la aplicación, será utilizada para medir los niveles de hormonas y analizar el ciclo menstrual. Con todos estos datos, Natural Cycles te dirá si te encuentras en un día rojo o verde, determinando así si debes utilizar protección para mantener relaciones o no.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 4
La app utiliza los datos del ciclo menstrual y un algoritmo. | Foto: Natural Cycles

Además de detectar la ovulación y datos de fertilidad, la aplicación ofrece predicciones bastante precisas sobre futuros ciclos.

¿Es realmente efectiva?

La compañía asegura que su aplicación tiene una efectividad muy alta, situándola solo por debajo de la del DIU y por encima del uso de preservativos.

Para hacer esta afirmación se basa en un estudio realizado en 100 mujeres, de las cuales solo cinco se quedaron embarazadas debido a un mal funcionamiento del algoritmo, que no reconoció adecuadamente sus días fértiles.

Diferencias con otros métodos

Más de dos tercios de las mujeres en edad reproductora en Europa utilizan métodos anticonceptivos de algún tipo. Sin embargo, el 10% de aquellas que corren el riesgo de tener un embarazo no deseado, no usan ninguno. Una de las razones principales por las que se da esta situación es la gran cantidad de efectos secundarios de los tratamientos con hormonas, como la tendencia a la depresión, los cambios en la piel, la hinchazón…

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 7
Los anticonceptivos hormonales tienen efectos secundarios. | Foto: Amber McNamara/Flickr

La aplicación ofrece la posibilidad de controlar la natalidad sin necesidad de tomar hormonas o de utilizar otros métodos anticonceptivos que a veces pueden resultar excesivamente caros. La principal desventaja que se le puede atribuir es quizá el hecho de que no es un método anticonceptivo que se pueda usar durante todo el mes, sino que hay ciertos días de fertilidad en los que es necesario utilizar otro tipo de protección, como el preservativo.

Natural Cycles funciona a través de una suscripción mensual, que supone un gasto de unos 70 euros anuales. Su precio es, por tanto, inferior al de otros anticonceptivos. Pero este gasto es relativo, porque debemos tener en cuenta que se debe combinar al menos con preservativos, por lo que el gasto aumenta.

TOP