Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

10 películas para celebrar el Orgullo LTGB+

Nerea Dolara

Después de salir por las calles de Madrid a celebrar las fiestas del Orgullo, túmbate en el sofá y regálate estas películas.

El 23 de junio comienza la celebración del Orgullo Gay en Madrid y hasta los semáforos se han vuelto inclusivos. Además de salir de fiesta por las calles de la ciudad hay otras cosas que se pueden hacer para celebrar la fecha y una de ellas es regalarse un maratón de películas LGBT que valen la pena. Hay muchas más – más raras, más antiguas, más malas- pero aquí hay una lista de recomendaciones seguras, de cintas que se disfrutan con sonrisas o con lágrimas, pero se disfrutan mucho.

10 películas para celebrar el Orgullo Gay 1
PELICULA TANGERINE. | FOTO: Duplass Brothers Productions

Tangerine (2015)

Esta película es de esas joyas que encuentran la forma de llegar a los espectadores aunque no se hayan estrenado en cines o sólo en algunas muy pocas salas en su ciudad de origen. Tangerine, de Sean Baker, es una tragicomedia que acompaña a dos mujeres transexuales que van en busca del novio de una de ellas para darle una lección por ponerle los cuernos mientras estaba en la cárcel. Sí, suena como una trama de telenovela o de serie B, pero es una historia llena de ternura, humor y genialidad. ¡Ah! Y se rodó con un iPhone 5s.

Stranger by the Lake (2013)

Este drama francés, de Alain Guiraudie, se estrenó en Una cierta mirada en Cannes. Lo que parece inicialmente una historia sobre encuentros fortuitos alrededor de un lago en el que en verano hombres gays van a bañarse y tomar el sol (y a ligar) (Spoiler alert) se convierte en un verdadero drama cuando uno de los visitantes resulta ser un asesino. Pero para el protagonista su atractivo es mayor que su pecado capital y lo que sigue es una intensa y peligrosa historia de amor.

Weekend (2011)

Una de esas historias de amor con las que, ya al leer la sinopsis, adivinas que vas a llorar. El filme cuenta el desarrollo de la relación de dos hombres que se conocen una semana antes de que uno de ellos se mude del país. Este drama británico de Andrew Haigh ganó decenas de premios de audiencia en varios festivales y fue tan adorada por la crítica que Rotten Tomatoes le da un 95%. Es  obligatoria.

10 películas para celebrar el Orgullo Gay 3
AFICHE DE BOYS DON’T CRY

Boys Don’t Cry (1999)

Otra historia trágica y real. En este caso se trata de un transexual, Brandon Teena (nacido mujer, identificado como hombre), que vive en Nebraska. La película de Kimberly Peirce tiene como protagonista a Hillary Swank, quien interpreta a Brandon, que se enamora de una chica (Chloe Sevigny) e intenta vivir su vida. Pero los intolerantes abundan, y los violentos no son pocos. Brandon, como tantas personas LGBT, es asesinado por ser quien es. Su historia se convirtió en símbolo.

Milk (2008)

La película que le ganó el primer Óscar de guión a un hombre abiertamente gay, es un canto a la lucha y la historia real de un hombre que se convirtió en símbolo. Repasemos la trama: Harvey Milk es un hombre que, ya en la adultez, sale del armario y decide mudarse a un más liberal San Francisco en los setenta. Pero cuando el barrio en que vive la comunidad homosexual comienza a vivir episodios de rechazo, Milk decide postularse al gobierno local. Eso lo convierte en el primer hombre gay en hacerlo en la historia de Estados Unidos. Y, spoiler alert, como pasa con los precursores en los temas de derechos civiles las cosas terminan mal… no es como que la sociedad conservadora se siente a ver cómo llegan los cambios. Milk es asesinado y su historia se convierte en mito. La película de Gus Van Sant cuenta con una actuación de Sean Penn tan exacta que quienes conocían a Harvey se frikearon al verlo.

10 películas para celebrar el Orgullo Gay 2
Película The Kids are Alright. | Foto: Gilbert Films.

Los chicos están bien (2010)

Esta película tiene dos cosas que celebrar. El hecho de que la pareja de madres en el centro de la historia sea gay es algo que no necesita más explicación y la relación entre ambas, aunque con baches (y se ven en la película) es comprometida y respetuosa… a la vez que es un matrimonio normal, sumido en una rutina que puede ser asfixiante. Es decir, Los chicos están bien trata a los personajes de Annette Benning y Julianne Moore como una pareja casada desde hace años, cualquier pareja. La historia comienza cuando los hijos de ambas buscan a su padre biológico (cada una gestó a uno de ellos con el semen de un mismo donante) y la tranquila vida familiar se desestabiliza. Inseguridades aparecen, frustraciones salen a la superficie… la aparición de Mark Ruffalo revuelve la rutina y hace que todos los personajes se replanteen cosas.  

The Wedding Banquet (1993)

Esta película bastante desconocida de Ang Lee (sí, el de Brokeback Mountain) es un secreto que debería no ser guardado. Cuando un hombre gay taiwanés se casa, por conveniencia (sus padres no dejan de fastidiarle con el tema) con una mujer china -ella obtiene una Green Card en el proceso- piensa que puede dar todo por olvidado, pero sus tradicionales padres llegan a Estados Unidos a organizar su banquete de bodas y su novio no está muy feliz con la situación.

10 películas para celebrar el Orgullo Gay 4
Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux en La vie d’Adèle.

La vida de Adèle (2013)

Ganadora en Cannes, esta película no se escapó de la controversia. Una de sus protagonistas, Lea Seydoux, habló públicamente de sentirse explota por el director de la cinta, Abdellatif Kechiche (que actualmente está subastando su Palma de Oro para hacer su próxima película). Fuera de esto, la película es una hermosa y dolorosa historia de amor entre Adele (Adèle Exarchopoulos) y Emma (Léa Seydoux). Las escenas de sexo llegan a ser incómodas por lo íntimas, la sensación de estar espiando a una pareja en su momento más privado es intensa y eso las convierte en algunas de las escenas más honestas de sexo que se han visto en pantalla. Pero el sexo no es todo. La historia de amor es también una historia de descubrimiento y de crecimiento, bonita y triste, como resultan casi todas las relaciones importantes en la vida.

High Art (1998)

Esta película de Lisa Chodolenko (Los chicos están bien) no sólo retrata una historia de amor intensa entre dos mujeres interesantes, es también un relato de autodescubrimiento, de exploración personal y de libertad. Radha Mitchell es una joven fotógrafa que parece tener el camino de su vida trazado claramente, aunque sin mucho entusiasmo, y Ally Sheedy es una fotógrafa renombrada que es su vecina. Cuando una grieta en el techo de Mitchell (y sí, es una metáfora) la obliga a tocar la puerta de su vecina comienza el romance.

Brokeback Mountain (2005)

La película gay más reconocida de los últimos tiempos, en parte porque el Óscar le negó la estatuilla de Mejor Película y se la dio en cambio a la tibia Crash. La historia de amor de Ang Lee enamoró a audiencias y críticos por igual y hasta se las arregló para sobrepasar prejuicios (no los de la Academia, obviamente). Aquí Heath Ledger y Jake Gyllenhaal viven una intensa, hermosa y trágica historia de amor (¿ven un patrón de tragedia? No es casual) que le ha regalado a los espectadores algunas de las escenas más conmovedoras (quien no lloró con la escena de la camisa no tiene alma) del cine reciente.

Save

Save

Save

Continúa leyendo: El poder causa daños cerebrales

El poder causa daños cerebrales

Redacción TO

Foto: KEVIN LAMARQUE
Reuters

¿Qué tienen en común Donald Trump, Kim Jong-un y Harvey Weinstein? No, no son unos kilos de más -que también-, sino el poder. Y esta característica tiene efectos secundarios que los mortales que viven bajo su yugo deben conocer. Dacher Keltner, profesor de Psicología de la Universidad de Berkeley, en Estados Unidos, ha estudiado el fenómeno a fondo y, después de realizar un estudio de dos décadas con experimentos de laboratorio y de campo -del que se ha hecho eco The Atlantic-, ha concluido que las personas poderosas actúan como si hubiesen sufrido un traumatismo cerebral. Es decir, se vuelven más impulsivas, menos conscientes de los riesgos y menos partidarias de asumir puntos de vista ajenos.

Los descubrimientos de Keltner se suman a los de un investigador de la Universidad McMaster, en Canadá. Se trata de Sukhvinder Obhi, que, desde el campo de la neurociencia, ha descrito comportamientos similares con gente de este perfil. Al estudiar los cerebros de personas poderosas y menos poderosas con un aparato de estimulación magnética transcraneal, descubrió que el poder daña un proceso neurológico específico relacionado con la empatía.

Lejos de ser una excusa para exonerar a Trump, Kim y Weinstein -que no lo es en absoluto-, estos hallazgos sí sirven para entender cómo funcionan los mecanismos físicos y mentales de aquellos que tienen acceso a más control sobre otras personas. Y esta pérdida de capacidades está en consonancia con hallazgos anteriores. En 2006, por ejemplo, un estudio de la Universidad Nortwestern, en Estados Unidos, pidió a sus participantes que se dibujaran una E en la frente. Los que se sentían más poderosos tendían a dibujar la letra orientada hacia su derecha (es decir, quedaba del revés para cualquier otro observador), mientras que el resto hacía lo contrario, lo cual, según el estudio, demostraba una mayor capacidad empática.

Un curioso despiste confirmó extraoficialmente esta teoría dos años más tarde cuando el entonces presidente de Estados Unidos, George Bush, que ya llevaba siete años en el cargo, animó al equipo de natación de su país en los juegos de Pekín ondeando efusivamente una bandera estadounidense… del revés.

El poder causa daños cerebrales
George Bush dando ánimos con la bandera del revés. | Jerry Lampen / Reuters

Otros estudios enfocados a la misma investigación han mostrado que a las personas con más autoridad les resulta más difícil descifrar las emociones de una persona retratada en una fotografía y que también les cuesta más deducir cómo interpretará un comentario un compañero. Uno de los factores que agrava esta situación, y que quizá en mayor o menor medida la configura, es el hecho de que las personas suelen imitar a aquellos con más poder y autoridad que uno mismo. Estos últimos actúan como modelo a seguir para los primeros y, además, carecen de modelos propios a los que seguir, lo cual tiene un efecto directo sobre las funciones empáticas.

La imitación, en psicología, es un proceso inconsciente mediante el cual a una persona, cuando observa a otra realizando una actividad, se le activa la parte del cerebro que utilizaría para realizarla ella misma. Es lo que Sukhvinder Obhi y su equipo intentaban demostrar cuando pidieron a sus investigados que vieran un vídeo de alguien apretando una pelota de goma. Los procesos neurológicos que se pondrían en marcha si fueran ellos los sujetos se activaron en el caso de las personas con menos poder. Esto no ocurría en el caso de las personas con menos autoridad.

Esta pérdida de capacidades tiene un irónico efecto que Sukhvinder Obhi ha denominado “paradoja del poder”. Es decir, las personas utilizan una serie de habilidades para llegar a posiciones de poder que pierden en cuanto lo alcanzan. Y, si las han perdido, ya no podrán desempeñar con la misma eficacia el cargo para el que inicialmente habían demostrado estar preparadas.

Continúa leyendo: AllVoices, la plataforma digital que pretende terminar con el acoso sexual en el trabajo

AllVoices, la plataforma digital que pretende terminar con el acoso sexual en el trabajo

Cecilia de la Serna

Foto: Unsplash
Unsplash

Claire Schmidt, que hasta hace poco trabajaba como vicepresidenta de tecnología e innovación en Fox, ha lanzado AllVoices, una herramienta digital que permitirá que los usuarios denuncien anónimamente sus experiencias de acoso sexual en el trabajo y, a su vez, juntará esos datos para brindar a las empresas información sobre la verdadera magnitud del problema.

Tras el escándalo generado por los casos de abusos cometidos por el productor de Hollywood, Harvey Weinstein, y la ola de denuncias de acoso que se ha dado tanto en las redes sociales como en los medios convencionales, esta problemática se ha hecho más visible que nunca. El movimiento #MeToo se ha viralizado de tal manera que las mujeres víctimas de abusos sexuales han salido a relatar sus experiencias y han dado una lección de valentía al mundo. El problema es que cuando el acosador no es un hombre famoso, o de poder, la cobertura mediática no es una opción para la víctima. Para esos casos, una herramienta como AllVoices puede ser fundamental.

El escándalo de Harvey Weinstein ha abierto el debate del acoso sexual en el trabajo. | Foto: Lucy Nicholson / Reuters

A menudo, las víctimas de acoso tienen miedo de denunciar a sus acosadores, por lo que permanecen en silencio. Un silencio doloroso, largo y que no protege a los más vulnerables. Ese miedo puede responder al temor a perder el puesto de trabajo, en numerosos casos, y en otros a la vergüenza infundada que la víctima pueda sentir por lo sucedido.

Romper el silencio desde el anonimato

La plataforma web no es una aplicación con el objetivo de maximizar la seguridad y el anonimato. AllVoices formula preguntas específicas para que los datos se puedan enviar a los empleadores de la forma más completa posible. Los usuarios tienen la posibilidad de contar la naturaleza de su experiencia, ya sean avances sexuales, bromas o comentarios obscenos o incómodos, ofensas físicas o verbales, o si creen que el acoso se basa en alguna parte de su identidad, incluidos el género, la raza, la edad y la discapacidad.

Además, los empleados completan su perfil diciendo si trabajan a tiempo completo o a tiempo parcial, si están en nómina o son autónomos, etc. Los testigos de situaciones de acoso pueden denunciar lo que han visto.

Y todo de manera totalmente anónima.

Evaluar la dimensión del problema

AllVoices, la plataforma digital que pretende terminar con el acoso sexual en el trabajo
Captura de pantalla de la web de AllVoices. | Imagen: The Objective

Las empresas podrán así, gracias a las denuncias anónimas, evaluar la dimensión del problema con el presunto acosador. Pero, para que todo el sistema funcione correctamente, los filtros deben ser exactos. La compañía fundada por Schmidt todavía está trabajando en la fiabilidad total de la herramienta, por lo que aún no hay fecha confirmada para su lanzamiento definitivo.

Continúa leyendo: Una extensión de Chrome tapa la cara de Harvey Weinstein o Kevin Spacey con fotos de perritos espaciales

Una extensión de Chrome tapa la cara de Harvey Weinstein o Kevin Spacey con fotos de perritos espaciales

Redacción TO

Foto: Jenn Welch

Desde que el escándalo de abusos sexuales en el seno de Hollywood estallara, las noticias sobre los presuntos casos de abusos por parte de figuras importantes como el productor Harvey Weinstein o el actor Kevin Spacey han proliferado por la red. Si estás cansado de ver la cara de Weinstein o de Spacey en todas esas noticias, estás de enhorabuena.

Navegar por la web sin sentir asco al ver los retratos de estas personalidades es tan fácil como instalar una extensión en el navegador Google Chrome.

La comediante neoyorquina Jenn Welch ha creado una extensión de Chrome que elimina los rostros de las fotos de Weinstein, Spacey y otros muchos “depredadores” famosos, o al menos celebridades que no cuentan con una gran popularidad, y los reemplaza rápidamente con monísimas imágenes de perritos espaciales.

Una extensión de Chrome tapa la cara de Harvey Weinstein o Kevin Spacey con fotos de perritos espaciales

Welch, que es ella misma una víctima y superviviente de una agresión sexual, ha explicado que aunque la extensión presenta imágenes alegres, su inspiración fue cualquier cosa menos trivial. La comediante dijo en declaraciones a The Daily Dot que “cuando eres un superviviente de una violación, es muy emocionante que finalmente todo esto esté sucediendo y que estos depredadores y abusadores finalmente se enfrenten a consecuencias, aunque también es increíblemente provocador ver constantemente las caras de estos hombres en todas las noticias y redes sociales”. Por ello, puso en marcha esta iniciativa.

Una extensión de Chrome tapa la cara de Harvey Weinstein o Kevin Spacey con fotos de perritos espaciales 2
Además de a Weinstein y Spacey, esta extensión te da la opción de ocultar los rostros de Donald Trump, Woody Allen, James Toback, Bill Cosby y Roman Polansky. Además puedes bloquear a personajes a tu elección.

Aunque en un principio se planteó sustituir las imágenes de estas personalidades públicas con simples fotos de cachorros, de repente recordó que tenía una colección de montajes de perros en el espacio que había realizado para su antiguo blog. Ahí fue cuando Space Pug Safe Sapce, la extensión definitiva para no ver estas caras, nació.

Una extensión de Chrome tapa la cara de Harvey Weinstein o Kevin Spacey con fotos de perritos espaciales 1

Según Welch, “el trauma por una violación se traduce en un trastorno de estrés postraumático, lo que puede ser debilitante. Puedo elegir no leer un artículo, pero una imagen carga sin previo aviso, y últimamente todas estas imágenes en las noticias han sido sofocantes”. Gracias a su inesperada creación ya todos podemos evitar esas caras no deseadas en nuestras pantallas.

Continúa leyendo: Los youtubers financiados por el gobierno neerlandés que se drogan delante de la cámara

Los youtubers financiados por el gobierno neerlandés que se drogan delante de la cámara

Néstor Villamor

Foto: DrugsLab

Nellie Benner, Bastiaan Rosman y Rens Polman son tres jóvenes youtubers de los Países Bajos. Hasta aquí todo normal. Lo que los hace distintos es el contenido de su canal, DrugsLab (“Laboratorio de drogas”, en inglés), en el que prueban estupefacientes delante de la cámara como parte de un programa financiado por el gobierno de su país. Con un objetivo divulgador, entre otras cosas, los tres jóvenes prueban todo tipo de psicotrópicos para que el público vea los efectos que provoca cada uno. Cocaína, MDMA, peyote, marihuana, ketamina, LSD, cafeína, setas… Cada viernes a las cinco de la tarde prueban una nueva. Todo por la ciencia.

¿Cómo eligen las sustancias que prueban? ¿Cómo educan al espectador? Los propios youtubers lo explican en su canal: “Drugslab es un canal educativo de YouTube sobre drogas. En este canal de Youtube, nosotros, Rens Polman, Nellie Benner y Bastiaan Rosman, tomaremos las drogas que queráis que probemos. Hacemos esto en nombre de la ciencia para que podamos mostraros cuál es el efecto de las drogas en el cuerpo humano. Podéis sugerir cualquier tipo de droga, comentando en la sección de comentarios de debajo de los vídeos o utilizando el hashtag #drugslab. Además de nuestro experimento semanal, os proporcionamos métodos de uso seguros, [información sobre] las dosis seguras, los efectos, los riesgos y consejos muy útiles sobre lo que se debe hacer y lo que no cuando se está colocado”.

Cada vez que hacen un experimento, los youtubers miden constantemente su temperatura corporal y su ritmo cardíaco para que el espectador vea cuáles son los cambios fisiológicos. Para los psicológicos, hay que fiarse de su palabra. El abanico de drogas que prueban es casi tan amplio como la naturaleza misma. Y los comentarios que hacen sobre ellas van de la divulgación al disparate.

De valium, por ejemplo, un tranquilizante muy frecuente en países europeos y americanos y cuyo principio activo es el diazepam, Nellie Benner hace, entre otras, las siguientes recomendaciones: “Comprarlo solo con prescripción médica”, “ponerse en contacto con el médico antes de utilizarlo”, “no tomarlo nunca durante más de dos meses”, hacer una terapia en la que poder resolver los conflictos psicológicos que subyazcan para evitar tener que recurrir a la medicación, “no combinarlo nunca con alcohol” y no conducir en un periodo de tres días después de tomarlo. Y todo eso acerca de una pastilla que, en realidad, se encuentra en millones de casas de todo el mundo.

En el otro lado del espectro, es de nuevo Nellie Benner quien, en un vídeo en el que prueba GHB, tiene la siguiente conversación con Bastiaan Rosman:

ÉL: —Dicen que el GHB te pone cachondo.

ELLA: —Ahora mismo no estoy particularmente cachonda, pero sí que me gusta la sensación en mi cuerpo. Pero también tengo un poco de náuseas. Ahora mismo no tendría energía para sexo.

ÉL: —Puedes quedarte tumbada de espaldas.

ELLA: —Como una estrella de mar. Creo que me gustaría. Tengo una sensación agradable en la parte de abajo de la barriga.

ÉL: —¿Sí?

ELLA: —Como cosquillas enanitas del chocho.

ÉL:—¿Qué son cosquillas del chocho?

ELLA:—Como una sensación de hormigueo por ahí.

En otro vídeo igualmente indescriptible, Rens Polman decide, tras la petición de un espectador, masturbarse delante de la cámara (cubierto por una cortina), mientras prueba popper para ver cuál es el resultado. Alerta spoiler: final feliz. ¿Y cómo es la sensación? Resumiendo: está bien, pero tampoco es para tanto.

Pero incluso estos youtubers aparentemente sin inhibiciones tienen sus límites y sus líneas rojas. Más allá de la cortina del pudoroso Polman, Rosman dice, en el vídeo en el que su compañera prueba GHB, que prefiere no tomar esta sustancia: “Me da miedo engancharme”, razona, “no es que sea propenso a las adicciones, pero todavía no estoy preparado”. Además, ninguno de ellos mezcla (y tampoco recomiendan hacerlo) ni comparte con el público información sobre los proveedores de las drogas. Tampoco prueban cualquier estupefaciente; la heroína, por ejemplo, está vetada.

DrugsLab se emite como parte del programa Spuiten en Slikken (Dispara y traga), un espacio producido por la BNN, emisora pública de radio y televisión y dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia. Aunque tiene apenas un año de edad, DrugsLab celebró hace poco un hito importante en su historia: llegar al medio millón de suscriptores. Uno de los factores clave que sirven para explicar el éxito del proyecto es que, aunque los vídeos están en neerlandés, también están subtitulados en inglés y en ruso, con lo que se aseguran una audiencia potencial de cientos de millones de personas.

DrugsLab encaja dentro de la cultura de los Países Bajos, con una de las legislaciones antidrogas más laxas del mundo. Con todo, el país tiene una tasa de mortalidad por sobredosis de drogas significativamente más baja que la de otros países de su entorno, como Reino Unido, Dinamarca o Noruega, según un informe de este año del Observatorio Europeo de las Drogas y la Toxicomanía.

TOP