Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

11 Preguntas Random con Miranda!

Redacción TO

Conversamos con Juliana Gattas y Ale Sergi de la banda electropop argentina Miranda! antes de que empezaran su exitosa gira por España, que los llevó a visitar los escenarios de Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla, y en vídeo les hicimos 11 preguntas aleatorias para conocerlos mejor o por lo menos de manera peculiar.

Descubre desde la pieza de ropa jamás usarían, el álbum que sus fans se sorprenderían que tuvieran, qué libro llevarían a una isla desierta o qué actores les gustaría que los interpretaran en su biopic.

Lee la entrevista completa aquí: http://bit.ly/2Buzt6i

Continúa leyendo: Miranda!: "Nos gusta hacer música para el cuerpo"

Miranda!: "Nos gusta hacer música para el cuerpo"

Ana Laya

Miranda! el dúo de electropop más aclamado de Argentina, formado por Alejandro Sergi y Juliana Gattas, vuelve a España para presentar su último álbum Fuerte  en los escenarios de Sevilla, Valencia, Madrid y Barcelona. Fuerte es un trabajo que de alguna manera representa un punto de inflexión importante en su carrera, ya que se sitúa de manera firme y orgullosa sobre esos 16 años de carrera que llevan fabulosamente a cuestas (¡sí, ya han pasado 16 años!) y desde ahí, a la vez, proyectan un futuro que augura ser aún más brillante.

¿Aún no conoces a Miranda!? No te preocupes, este es el momento que estabas esperando.

Al contrario que muchos fenómenos musicales indescifrables -como Kanye West, por decir algo- Miranda! no es difícil de explicar, mucho menos al público español, ya que mucha de la influencia de su estilo musical viene precisamente del pop español en los 80’s. La Casa Azul, La Buena Vida, Alaska y Mecano, son referentes fundamentales de la banda. Si a la mezcla le añadimos letras cargadas de humor, sátira, y un toque de melodrama a lo Pimpinela, la mezcla nos da Miranda! en su más pura esencia. Pop para bailar, divertirse y cargarse de energía. Pop para todo el mundo, como dice Ale, porque la música de Miranda! no es para un determinado rango de edades o de gustos, es “para quien la quiera oír” y su experiencia demuestra que “siempre alguien se engancha por algún lado”.

“Nuestro primer publico fue el ghetto underground porteño”, cuenta Ale, “con el tiempo nos volvimos un poco más furor de mainstream, empezaron a venir algunos niños y adolescentes, luego grabamos un disco tributo con canciones clásicas de telenovelas de los años 70 y empezaron a venir las tías de esos nenes, después hicimos algo de TV y se sumó otra gente más grande, y ahora cuando tocamos, y dependiendo del local específico en el que nos presentemos, tenemos de público a adolescentes o a gente de after o a familias completas con niños, abuelas sentadas y gente bailando.”

Dándolo todo

Fuerte, el séptimo álbum de estudio de la banda, ha sido producido por Cachorro López y por el mismo Ale, e incluye una colección de 12 canciones inéditas con singles que se han hecho ya muy populares como “743” y “Enero feat Jesús Navarro” que acumulan más de 12 millones de streams entre audio y vídeo. 

Fuerte es también como se sienten tanto Ale y Juli, después de 16 años de carrera, de haber construido un imaginario propio, un repertorio con canciones que les permite recorrer el mundo. 

“Nosotros nunca habíamos sido de mirar hacia atrás y hacer balance, pero en este momento nos ocurrió y nos dimos cuenta de que nos sentimos así, nos sentimos fuertes. Dijimos: ‘wow, mira todo lo que hemos hecho’, casi jugando, casi sin propornérnoslo, solo yendo día a día. Ese día a día fueron un montón de días durante más de 15 años. Y sentimos que esa fortaleza nos sostiene para proyectar un futuro emocionante”, cuenta Ale.

Además señala Juli,  ‘fuerte’ es una palabra de uso muy coloquial, tanto aquí en España como en Argentina. “Allá se usa cuando vas a salir de noche y vas a salir en grande, decís: esta noche se sale fuerte. Con after. Con todo.”

Miranda! sale fuerte. 

Entre las colaboraciones de Fuerte destacan el más reciente single Cálido y rojo en el que cantan con el cantante, compositor e ilustrador catalán Carlos Sadness, así como Enero en el que participa el mexicano Jesús Navarro (Reik), pero Miranda! quiere más. Juliana dice sin dudar que les encantaría conocer a Guille Milkyway de La Casa Azul. “La mayoría de nuestras influencias en el pop son de acá de España y nos formamos escuchando La Casa Azul, La Buena Vida. A los chicos de La Buena Vida los llegamos a conocer en Buenos Aires, pero a Guille aún no y lo admiramos muchísimo como músico, como compositor y hemos seguido toda su carrera. Y también nos encantaría algún día hacer un dúo con Miguel Bosé.”

Otra colaboración interesante en Fuerte es la canción que hacen con la uruguaya Natalia Oreiro, ¿es cumbia? ¿es reguetón? ¿importa?. “Nosotros sentimos que la canción es más cumbia”, responde Ale. “La batería es de reguetón pero el bajo es de cumbia, entonces es medio una mezcla.”

Juliana nos cuenta que en el momento en el que convocaron a Natalia para participar en el disco estaba en pleno auge del éxito que tuvo con la película de la vida de Gilda -una icónica cantante de cumbia argentina- entonces aprovecharon que ella venía en personaje, por así decirlo, y estuvo genial. “No es reguetón, pero nosotros no somos para nada detractores. Lo súper bailamos, no es lo nuestro, pero coqueteamos constantemente con esos ritmos porque son ritmos que a la gente les encanta y los hace bailar y eso a nosotros nos copa.”

“Por alguna razón, eso llama ahora la atención”, continúa Ale, “pero ya lo habíamos probado en una canción que se llama Chicas que está incluída en un compilado de nuestros primeros tres discos de hace ya algunos años que se llama El Templo del Pop. Esa vez sí fue la primera vez que escuchamos reguetón y quisimos incorporarlo, luego ya se nos pasó y ahora nos resulta más natural incorporar ese ritmo mezclado con algo un poco más cumbiero. A todos los ritmos de baile que existen les prestamos atención, porque nos gusta bailar y porque nos gusta hacer música para el cuerpo. Eso incluye ese y otros ritmos urbanos que incorporamos de la misma manera que lo hacemos con el disco, el soul, el funk o el house.”

Déjate llevar, dale que te va a gustar…

La lectura de Miranda! ante la actualidad y su manera de colorearla es una invitación a usar el baile, la alegría y la catarsis colectiva como mecanismos espirituales para enfrentarte a lo que venga.  Ale es preciso al indicar que si bien están al tanto de las cosas que pasan, sienten que su música y su voz y, en general su propuesta, se orientan más a ser un grupo para cargarse de buena vibra, una fuente de energía.

“A cada artista se le da mejor una cosa o la otra. Nosotros preferimos indagar más sobre lo cotidiano, contar historias más pequeñas, historias de esas que precisamente echan lazos al corazón de gente, y lograr cierta empatía apelando a la universalidad de los sentimientos más humanos. Muchos se identifican y se copan y hacen lo que hacemos nosotros que es deshacerse de los prejuicios y bailar y pasárselo bien sin que eso resulte una banalidad, sino simplemente una manera válida de cargarse de energía para luego poder salir al mundo.”

Miranda!: "Nos gusta hacer música para el cuerpo" 1

Y justamente cargados de energía se preparan para esta gira por España.

Juliana comenta que hace por lo menos ocho años que vinieron por primera vez de la mano nada menos que de Fangoria para abrir sus conciertos. “Siendo esta la primera vez que estamos con conciertos propios, pues obviamente estamos súper felices. Vamos por primera vez a Sevilla y a Valencia, y hemos sentido mucho el apoyo de los fans y eso nos llena de ganas de que todo salga fabuloso para volver pronto porque gran parte de nuestra inspiración de nuestra música es de acá.”

Ale remata: “No hay pop en español como el español, es único, a nosotros nos encanta y por eso venimos fuerte.”

Continúa leyendo: Mientras el bitcoin se desploma, sus grandes inversores se van de farra

Mientras el bitcoin se desploma, sus grandes inversores se van de farra

Redacción TO

Foto: DADO RUVIC
Reuters

De las 100 principales criptomonedas que actualmente están en el mercado, un total de 96 están en números rojos, es decir, la práctica totalidad de las criptodivisas pierde dinero (y con ellas, sus inversores). Solo se salvan de esta guillotina económica Tether, Gas, Neblio y Cryptonex. El martes se conocía la noticia de que la criptomoneda por antonomasia, bitcoin, se desplomaba un 16% y que sus casi igualmente famosas compañeras Ethereum y Ripple (las dos más populares después de bitcoin) perdían un 16% y un 24% de su valor, respectivamente. Uno podría pensar que este pesimista panorama alertaría a los inversores y que estos cruzarían tierra, mar y aire para salir de semejante embrollo. Pero se equivocaría. Los grandes inversores han cruzado mar sí, pero en crucero, con toda la calma.

Alrededor de 600 entusiastas de las criptomonedas se embarcaron el lunes por la noche en Singapur en el segundo Blockchain Cruise anual, una suerte de vacaciones en el mar con una temática entrada en las criptodivisas. El valor del bitcoin se situaba entonces cómodamente por encima de los 13.500 dólares (unos 11.000 euros) pero para cuando el buque llegó a el miércoles a Tailandia, donde los viajeros pudieron dedicarse a beber, a tomar el sol y a disfrutar de conferencias sobe la criptoeconomía, el bitcoin había caído ya hasta los 10.000 dólares (algo más de 8.000 euros), informa Bloomberg. En el transcurso de esos días, el grupo, compuesto en su mayoría de hombres jóvenes, muchos de los cuales han hecho fortunas gracias a bitcoin, habían perdido probablemente millones de dólares.

Pero el batacazo no detuvo la fiesta. Según ha explicado Ronnie Moas, uno de los conferenciantes del miércoles, el bitcoin alcanzaría, en el mejor de los casos, los 300.000 dólares (más de 245.000 euros) en tan solo siete años. “Nada crece en línea recta”, razona. Pero la lista de conferenciantes del exclusivo crucero no acaba ahí e incluye nombres fuertes como José Gómez, hombre cercano al expresidente de Venezuela Hugo Chávez; Kaspar Korjus, el hombre detrás de la “nación digital” de las e-residencias impulsada por el Gobierno de Estonia; Jorg Molt, que -de ser cierta su afirmación de que posee un cuarto de millón de bitcoins– tiene una fortuna de 2.800 millones de dólares (casi 2.300 millones de euros), e incluso el mismísimo John McAfee, el empresario de la compañía de ciberseguridad McAfee (cuyos antivirus se encuentran hoy en día en dispositivos de todo el mundo).

Precisamente McAfee se ha convertido en los últimos tiempos en un gran promotor de las criptodivisas a través de su cuenta de Twitter, donde también ha incluido una fotografía del crucero.

“¡Que todo el mundo se relaje!”, ha dicho recientemente, citado por International Business Times. “No sé si será el bitcoin o múltiples divisas pero habrá un estándar de criptomonedas para el mundo les guste a los gobiernos o no”.

Con este panorama, el mundo de las criptomonedas sigue festejando su repentino éxito, ajeno a los últimos datos, que apuntan a que estas divisas experimentarán una caída tan potente como lo fue su ascenso. Y olvidan el tortazo que se pegaron en 2007 las hipotecas subprime (disparador de la crisis económica) y de la explosión de la burbuja de las puntocom a principios de siglo. Los seguidores más acérrimos de la moda del bitcoin, según una de las conferencias, tendrán que ver una caída de más del 50% del valor antes de que salgan espantados. 

Continúa leyendo: La 'incredible' India no tiene quien hable en sus stands de Fitur

La 'incredible' India no tiene quien hable en sus stands de Fitur

Jorge Raya Pons

Foto: Jorge Raya
The Objective

Estamos sentados frente a una mesa, en silencio. B. B. Mukherjee observa la pantalla de su teléfono, pone la cabeza en alto, con sus gafas de diseño a rayas grises y negras sobre su nariz. Mukherjee luce un estrecho bigote con una forma más parecida a un triángulo que a un cuadrado, y viste un traje descatalogado de franela y color marfil que combina con una corbata de otra década. Estamos sentados a la distancia de un metro y B. B. Mukherjee, que es subgerente del Ministerio de Turismo indio en España, sigue en silencio tras cinco minutos y mirando con atención vídeos indescifrables con un volumen moderadamente alto. Tiene un reloj de oro en su muñeca izquierda y tantos anillos como dedos en sus manos. La responsable de prensa está sentada a mi izquierda y me mira con nerviosismo, como esperando una respuesta, y yo le sonrío y eso le tranquiliza.

Estoy sentado frente a Mukherjee en el stand indio de Fitur porque los dos responsables más importantes de la delegación de la India, que puso mucho interés para promocionar su país y mucho dinero para instalar este espacio tan grande –por no hablar de que el nombre de la marca, Incredible India, aparece prácticamente en cada folleto que circula por aquí dentro como principal patrocinador del evento–, están en sus respectivos hoteles desde una hora indeterminada que no logro averiguar, cuando quedan todavía dos horas para el cierre de la jornada.

La situación es particularmente divertida y extraña. Mukherjee levanta repentinamente la mirada, sonríe mucho y extiende la mano, como advirtiendo –en este momento– que está acompañado. Luego entrecruza los dedos, esperando la primera pregunta, y sus anillos brillan como diamantes.

Le comento, a modo de arranque, que han aumentado mucho su disposición en 2018. Él asiente con la cabeza y dice, con un acento marcadamente indio que solo escuché en películas: “Sí, este año hemos estado en todas las ferias importantes de Europa como patrocinadores”. Pero, casi en una maniobra de escapismo, desvía con velocidad su respuesta y sostiene que India es un país tremendamente rico y diverso, con bosques y templos y ruinas y playas y montañas, y continúa con una explicación nada concisa e inesperada del estado de salud del sistema judicial y político indio y de la calidad sanitaria. “Tendrías que ver qué cirujanos tenemos”, dice, levantando las cejas. “Son muy buenos”.

Después le pregunto por la vocación de su presencia en Madrid y no parece importarle: continúa con su respuesta anterior, explicando las bondades de su presidente y la fortaleza de su democracia, y describe a la India como un país muy rico y “paradójico” donde la riqueza no impide la miseria. Le digo que eso significa que hay mucha desigualdad. El subgerente de Turismo sonríe y concluye: “Sí, qué paradójico, ¿verdad?”.

Y en cada pregunta hay una respuesta similar, como si nos encontráramos en conversaciones ajenas, y la conversación es tan frustrante y claramente incontrolable que finalmente desisto y pienso en la segunda entrevista.

La 'incredible' India no tiene quien hable en sus stands de Fitur
Entrevista a B.A. Devaiah en uno de los stands de ‘Incredible India’. | Foto: Interface

Más al sur, Karnataka

La responsable de prensa se disculpa mientras me conduce hasta el área donde se instala la delegación de Karnataka, una región del sur con 55 millones de habitantes, más salvaje y más verde que el norte –el lugar al que suelen ir a parar los turistas–. La parada está adornada con plantas y una ambientación premeditadamente exótica, con bancos en todas partes y la representación más o menos conseguida de un tigre de Bengala sobre una alfombra verde. Karnataka es una de las zonas que persiguen explotar en los próximos años y hacen un esfuerzo verdadero por crear una imagen atractiva.

Así que el gabinete de comunicación organiza una conversación con el consejero de Turismo, un hombre joven y bien vestido con un inglés perfecto. Esperamos mientras cumple con otro compromiso y al volver se acerca hacia nosotros, con rostro serio, y dice que prefiere no hacerla: se niega, en principio, por estar cansado. Ellos procuran convencerle de lo contrario y finalmente concede una confesión: él no es el consejero de turismo, sino B.A. Devaiah, de Starks Communications, una agencia contratada por el Gobierno regional para representarlos. Lo hace extendiendo una tarjeta que recojo.

Le pregunto si está legitimado para hablar en nombre del Gobierno y él asiente, nos sentamos y hay una conversación fructífera en un primer momento: responde con interés y educación y habla de una región que conoce porque es la suya. Karnataka está en el sur del país y las diferencias respecto al norte, más transitado, más exprimido, son abismales. Un modo distinto de comprender la religión y las tradiciones, un idioma que no es el mismo –hablan mayoritariamente el kannada– y una gastronomía que, presume, únicamente se asemeja en la frecuencia del arroz blanco. Un atributo que, de cualquier modo, comparten la mayor parte de los países de la región.

Devaiah se encuentra menos cómodo y pone más reparos si hay que hablar de seguridad. Él alude, directamente, a las violaciones de mujeres. No las niega, aunque asegura que muchos occidentales viven en la zona y lo hacen con tranquilidad. Dice que si se producen tantas es porque hay muchos habitantes, sin aludir a razones concretas.

–¿Y en cuanto a las infraestructuras?–le planteo.

“Sí, tenemos”, responde, con un largo silencio.

Continúa leyendo: Los supermercados Whole Foods se quedan sin alimentos

Los supermercados Whole Foods se quedan sin alimentos

Redacción TO

Foto: RRSS

Estanterías vacías, productos de primera necesidad agotados, clientes furiosos, empleados frutrados… Esa es la realidad que vive la cadena estadounidense de supermercados Whole Foods cuyas tiendas, desde hace varias semanas, brillan por la escasez de alimentos. “La semana pasada nos quedamos sin cebollas y patatas dos veces”, cuenta un empleado de una tienda de Whole Foods en Brooklyn a Business Insider.

“Recibimos quejas constantes de los clientes por ausencia continua de productos básicos”, señala otro empleado de Sacramento. “La sección de comida preparada no se repara, y la comida se ve rancia”, apunta por su parte un cliente.

Muchos fueron los clientes que en un principio culparon a Amazon, que compró Whole Foods en agosto por 13.7 mil millones de dólares, de este desabastecimiento al especular que la escasez podría deberse a un aumento en el tráfico de compradores a raíz de la adquisición.

Sin embargo, los propios empleados aseguran que el problema es anterior a la compra y en realidad es causado por el nuevo sistema de administración al que han calificado de “militarista”. Este nuevo sistema de inventario recientemente implementado y llamado Order-to-shelf (OTS) es un método estrictamente controlado de tecnología automatizada y que permite transportar los productos directamente desde los camiones de reparto hasta los estantes, de forma que las tiendas no necesitan almacenamiento interno. Algo, que para los propios empleados de Whole Foods, está  generando problemas de almacenamiento en toda la tienda.

“En mi tienda constantemente nos estamos quedando sin productos en todos los departamentos”, le dijo a Business Insider un gerente del departamento de la empresa en Illinois. “Todos sabemos que estamos perdiendo ventas y molestando a los clientes, pero tenemos las manos atadas”.

TOP