Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

16 películas con las que celebrar el Día de la Animación o para ver cualquier otro día

Nerea Dolara

Foto: Sony Pictures
Sony Pictures

Es una disciplina que puede con todo, la imaginación es el límite. Aquí las que tendrías que ver si quieres celebrar el día de la animación haciendo honor a todas sus posibilidades.

Sí, el cine es mágico. Relata historias, se permite saltarse las normas de la lógica o de la física, inventa mundos en que existen criaturas completamente ficticias… pero si hay una disciplina audiovisual que se gana el premio a la mayor cantidad de magia por hora de trabajo esa sería la animación. Si el cine live action tiene la ventaja de los efectos especiales, ellos tienen como límite los de la imaginación… pocos más.

16 películas con las que celebrar el Día de la Animación 1
¿Quién mató a Roger Rabbit? | Imagen vía: Touchstone Pictures

El 28 de octubre se celebra el Día Internacional de la Animación y queremos celebrarlo. Así que decidimos hacer una lista de películas que deberías ver para celebrar esta vertiente del cine que, como hemos establecido muchas veces, es de todo menos sólo para niños.

La animación tiene muchas versiones, muchas interpretaciones… básicamente cada autor y cada historia puede contarse de infinitas formas y la elección del diseño de los personajes y el espacio es parte importante de la narración en sí. En esta lista hay de todo tipo de animación: dibujada, 3D, stop-motion; y de todo tipo de historias: las más clásicas de Disney, las geniales de Estudio Ghibli, unas psicodélicas, otras novedosas, otras inmortales… es larga pero vale la pena. Prepara palomitas y dedica esta semana a sumergirte en mundos más especiales que cualquiera otros.

Blancanieves (1937)

La película que inició el reinado de Walt Disney fue considerada, antes de su estreno, una catástrofe. Tomó años y millones de dólares terminarla y en ese tiempo sentarse en el cine ante una película de dibujos animados de una hora y algo más parecía descabellado. Sabemos lo que pasó. Blancanieves revolucionó el cine animado y la industria en general. Inauguró lo que se conocería como “los clásicos de Disney”. En 1938 fue la primera película de dibujos animados en participar en los Óscar, donde se llevó el premio a la Mejor Banda Sonora.

Actualmente una de las copias originales está en el National Film Registry en EEUU y es considerada por mucho expertos del cine como el primer largometraje animado.

El submarino amarillo (1968)

Basada en las canciones de los Beatles, la película fue un éxito con público y crítica. Con un estilo muy de la época, y que se convirtió en mito tras su estreno, Yellow Submarine incluía canciones de la banda británica, pero no sus voces: otros actores los interpretaron. Los Beatles sólo grabaron la escena final. El responsable de la dirección y la animación es George Dunning, que pasó a la historia por este largometraje. Se le reconoce a la película haber colaborado con que la animación se tomase más en serio como forma de arte… y es muy divertida, eso sin duda.

¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988)

La primera de su especie. Esta película, un film noir muy especial, mezcló con maestría animación y personajes reales. De hecho, su co-protagonista, el detective Eddie Valiant, y el juez Doom, son los personajes humanos con más preponderancia, los demás: Roger Rabbit, Jessica Rabbit y una larga lista de otros habitantes de Toontown, son dibujos. La historia, que se desarrolla en los cuarenta en Hollywood, relata el asesinato del poderoso ejecutivo Acme y la investigación que tiene al conejo-actor Roger Rabbit como principal sospechoso. La película es un logro impresionante de efectos especiales -la mezcla de objetos reales manipulados por dibujos es infalible hasta el día de hoy- y le dio al cine personajes tan memorables como Jessica Rabbit y su línea: “No soy mala, solo me dibujaron así”.

Akira (1988)

Este largo de anime es un clásico de culto desde su estreno en los ochenta. La historia de ciencia ficción fue dibujada y dirigida por Katsuhiro Otomo, autor del manga en que se basa la película. Con su historia distópica, Akira marcó un hito en la animación, no sólo japonesa sino universal. Tuvo un altísimo presupuesto, impensable en la época en que en Japón se recurría a la animación reducida (sólo mover las bocas de los personajes, por ejemplo), y largas secuencias detalladas, una banda sonora de diálogos pre-grabados y acabados en ordenador. En muchos círculos de crítica se considera una de los mejores largometrajes animados de la historia, así como una de las mejores películas del género de ciencia ficción.

Toy Story (1995)

Llegó y cambió la animación para siempre. La primera película animada en su totalidad en un ordenador, la historia de los juguetes de Andy fue la primera producida por Pixar, el estudio que se convertiría en el nuevo dios del género sin mucha dificultad. Una mezcla de humor y corazón, además de una historia tan universal que es difícil imaginar cómo no se había llevado antes al cine (¿o qué niño puede decir que no se imaginó que sus juguetes vivían cuando no los veía?), Toy Story es una obra maestra no sólo de técnica sino de narración, una película que se merece su estatus.

Princesa Mononoke (1997)

Hayao Miyazaki es de esos nombres que saltan cuando se habla de cineastas, de verdaderos autores. El japonés tiene una amplia cinematografía, toda excelente y exquisita, pero Princesa Mononoke podría considerarse la mejor de una larga lista de muy buenas películas. Delicada, arriesgada, única, la película no sólo tiene un siempre vigente mensaje ambientalista y pacifista, sino que es uno de los mayores éxitos internacionales de Miyazaki. La realidad es que ver a Mononoke sólo dará ganas de buscar sus demás obras… y sí, todas deberían estar en esta lista.

La sirenita (1989)

Fue la mayor película en la historia de Disney tras Blancanieves. Estuvo estrenándose alrededor del mundo durante dos años y ganó millones de dólares, la primera en una década en ser un éxito y la responsable de resucitar las películas animadas de la compañía. Originalmente, Walt Disney pretendía dirigirla y de hecho se comenzó a desarrollar la historia junto con Blancanieves, pero cuando esta resultó ser complicada se dejó de lado. La animación fue una hazaña como pocas para el momento. Se estima que se dibujaron más de un millón de burbujas, su banda sonora se considera digna de Broadway y fue la última película de la compañía en animarse de la manera tradicional, con serigrafía.

Persépolis (2007)

Basado en la novela gráfica del mismo nombre, este filme relata la vida de su autora, la iraní-francesa Marjane Satrapi. Parte su historia de crecimiento como mujer, parte historia de su familia y parte historia de su país, Persépolis fue también dirigida por Satrapi para la pantalla. La película ganó el premio del jurado en Cannes y compitió por un Óscar a Mejor Película Animada. Conmovedora y a la vez llena de humor, Persépolis es un canto a la libertad que merece ser visto.

Coraline (2009)

Esta historia puede parecer para niños, pero tiene un lado oscuro. Basada en un relato de Neil Gaiman, Coraline se centra en una niña que, harta de su vida familiar, se alegra al descubrir una puerta a otro mundo en su nueva casa. Una nueva madre y un nuevo padre, nuevos vecinos… algo como un mundo espejo del suyo…en que todos tienen botones por ojos. Lo que pasa luego no es especialmente enternecedor, más bien pertenece a una película de miedo, pero Coraline triunfa como fábula y como obra de arte. La animación en claymation es delicada y detallada y el 3D -utilizado sólo para generar profundidad- le da una sustancia casi horrorífica a este mundo. La cinta logró hacer más de 100 millones de dólares en taquilla y fue adorada por la crítica. Y fue nominada al Óscar como Mejor Película Animada.

Waltz with Bashir (2008)

Este drama biográfico relata la experiencia de su director, Ari Folman, rastreando sus recuerdos y experiencias en la Guerra con Líbano de 1982. La historia sigue a Folman que, tras reencontrarse con un compañero del ejército de los tiempos de la guerra -que no para de tener pesadillas sobre sus acciones-, se da cuenta que no tiene recuerdos sobre situaciones en las que participó. Así que decide ir en busca de la verdad y descubrir qué pasó la noche de las masacres de Sabra y Shatila y cuál fue su papel. La película compitió por la Palma de Oro en Cannes y como Mejor Película Extranjera en el Oscar.

Lego Movie (2014)

No era la primera vez que un juguete intentaba crear un mundo cinematográfico (ya lo había hecho Transformers, con dudosos resultados; o Battleship con terribles resultados) pero sí fue la primera que el producto final trascendió al producto en venta y se convirtió en una de las mejores películas del año. Lego Movie sigue los pasos de toda fábula animada: héroe reticente descubre que tiene el poder de lograr lo que desea si cree en sí mismo. A esto se agrega una creencia fiel en que el trabajo colectivo ayuda al colectivo. Se le llegó a acusar de comunista en EEUU… pueden imaginar quiénes. En fin, la película utiliza los legos visualmente con inteligencia y aprovecha el hecho de que Lego paga derechos por reproducir las figuras de personajes como Batman, Superman, Lincoln, Linterna Verde, La Mujer Maravilla y pare de contar, y los convierte en parte fundamental de la historia. Y el humor… Batman ganó tantos puntos como un ególatra malcriado obsesionado con ser oscuro que este año estrenó su propia película de Lego. Es divertida e ingeniosa a partes iguales.

Anomalisa (2015)

Tras dirigir Synechdoche New York y escribir Adaptation y Being John Malkovich, Charlie Kaufman dio un paso más en su exploración del cine como medio para contar historias. Eligió hacerlo con una animación en stop motion, exclusivamente adulta (es R-Rated), sobre un experto en experiencia del consumidor que percibe a todas las personas como iguales, salvo a una mujer excepcional. La película, basada en una obra de teatro que había escrito, enamoró a la crítica y aunque tuvo poca distribución logró obtener una nominación a Mejor Película Animada, la primera para una con ese rating.

Fantastic Mr. Fox (2009)

Basada en los cuentos de Roald Dahl, esta película de stop motion es una de las mejores de su director: Wes Anderson. Sin romper con su estilo Anderson se deleita retratando la vida de Mr. Fox y su familia, así como su lucha entre establecerse y preservar su esencia animal. Lucha entre la domesticación y el instinto, este relato sirve como una gran fábula del hombre moderno y es tan detallista y tiene tal sentido del humor que le costará, incluso a quienes no disfrutan a Anderson, no pasarlo bien viéndola.

Las trillizas de Belleville (2003)

Una extraña animación, suma de melancolía y humor, llena de una opresiva sensación de pérdida, pero de una gran esperanza… y claro, también repleta de canciones excepcionales y una extraña trama. Madame Souza es una anciana que decide salir de su casa en busca de su nieto, un ciclista profesional secuestrado en medio de una carrera. Su viaje la lleva a conocer a las trillizas de Belleville. Y lo demás… es mejor verlo. La película, la primera de Sylvain Chomet, se proyectó en Cannes y compitió por el Óscar a Mejor Película a Animada y Mejor Canción.

Mary and Max (2009)

Dramedia australiana sobre la relación de amistad entre una solitaria y melancólica niña en Australia y un judío cuarentón con Asperger en Nueva York. Dispares pero capaces de entenderse, estos dos seres se acompañan a través de los momentos más felices y más devastadores de sus vidas. No es una película para niños, no realmente. El peso de los dolores de la vida, de las malas partes de la humanidad, y de los propios errores, es demasiado para eso. Pero sí es, con su tono agridulce, la bella historia de una amistad. Y Philip Seymour Hoffman interpreta al co-protagonista, y eso siempre vale la pena escucharlo.

Fantasía (1940)

La tercera película de Disney y un fracaso de taquilla es este invento que merece ser repasado más de una vez. La historia se resume en ocho viñetas con diferentes historias y tipos de animación, que se desarrollan al ritmo de piezas de música clásica de compositores como Bach o Tchaikovski. La orquesta fue dirigida por Leopold Stokowski y es la primera película en estrenarse que tuvo sonido estereofónico. Muchas de sus imágenes se han incrustado en el inconsciente colectivo, incluso este año sirvieron de estampados en la colección de otoño/invierno de Mary Katrantzou.

Continúa leyendo: 6 series animadas que no son para niños

6 series animadas que no son para niños

Nerea Dolara

Bojack Horseman estrenó su cuarta temporada la semana pasada rodeada de alabanzas críticas. Pero no es la única serie animada que todos los adultos deberían ver. ¿Qué crees que es tema de niños? No tienes idea.

La semana pasada se estrenó la cuarta temporada de Bojack Horseman en Netflix. Esta serie, que en su última entrega podría definirse con dos adjetivos – devastadora e hilarante – es la última en una lista creciente de show animados para adultos que bien podrían ya tener su propia categoría como series de comedia y drama en los Emmy. Bojack es genial en su mezcla de temáticas fuertes (la nueva temporada se adentra en la herencia del trauma, la demencia y la desintegración de un matrimonio) y de risas encantadoras (como sus chistes visuales, su visión humorística con respecto a sus personajes animales y su enganche con tramas de humor del más tontuno). Una serie que, si no fuese animada (además de no ser tan brillante) sería tomada mucho más en serio.

6 series animadas que no son para niños 7
Los personajes de Bojack Horseman | Imagen vía Netflix

Bojack Horseman tiene como protagonista al personaje homónimo, un ex actor fracasado, que vive del dinero de una vieja mala sitcom que hizo en los noventa. Con él vive Tod, un joven sin trabajo y con una constante necesidad de complacer a todo el mundo, que es también asexual. También le acompañan su agente es una gata rosa llamada Princess Carolyn, que afronta el paso del tiempo y su frustración por no poder formar una familia. Diane, una periodista frustrada que se hace su amiga cuando escribe su biografía, lucha con la depresión y una enorme sensación de insatisfacción. Y el esposo de Diane, Mr. Peanutbutter, un labrador ex actor, es un tonto dulce con nada de maldad y mucha ignorancia. Con el paso de las temporadas la oscuridad de las tramas y la complejidad de las tramas, así como las consecuencias de las malas decisiones, pesan sobre estos personajes de maneras sublimes y dolorosas.

La serie del ex actor-caballo consumido por su vacío existencial no es la única que seduce a adultos en busca de series de buena calidad que ver. Incluso algunas que se suponen para niños… ofrecen tramas y personajes atractivos para un público que dejó la infancia atrás hace rato.

6 series animadas que no son para niños 1
Archer | Imagen vía FX

Archer

Esta serie de FX cuenta con nueve temporadas y tiene como protagonista a Sterling Archer, un espía que se autocataloga como “el mejor del mundo”. Como es de esperar es un ególatra, pero es también una sátira de Don Draper que bebe y trata a las mujeres como, bueno, como estos hombres retro y machistas. Trabaja junto a su madre, jefa de su agencia, una mujer castradora y hostil. La serie dio un giro absoluto en la temporada cinco cuando, tras ser desbancados por el gobierno, deciden convertirse en narcotraficantes… de ahí Archer ha jugado a cambiar y reinventarse muchas veces, siempre con humor negro.

6 series animadas que no son para niños 4
Bob’s Burgers | Imagen vía FOX

Bob’s Burguers

Con ocho temporadas y dos Emmys a programa animado, esta sitcom sobre una familia que lleva un restaurante de hamburguesas. La historia de los Belcher se centra en la lucha por hacer que su negocio funcione y, a la vez, en las relaciones de la familia. Muy graciosa y con corazón, merece la pena ser vista. Y todos los críticos llevan años diciéndolo. En 2012 la eligió la décima mejor serie del año.

6 series animadas que no son para niños 3
Rick y Morty | Imagen vía IMDB

Rick and Morty

Tiene sólo tres temporadas, pero es otra de las que tiene una lista de fieles seguidores. Comenzó como un corto animado de parodia de Regreso al futuro y se convirtió en una oscura (tiene un humor muy negro y sarcástico) serie sobre un abuelo cínico, que además es un cinetífico loco, y su manipulable nieto. La historia salta entre su dinámica familiar y sus experimentos alocados e interdimensionales.

6 series animadas que no son para niños 5
Adventure Time creada por Pendleton Ward para Cartoon Network. | Imagen vía Cartoon Network

Adventure Time

Pensada para niños, esta serie, que lleva nueve años al aire, mezcla la imaginería de videojuegos y juegos de mesa, como Calabozos y dragones. De todas es la que más premios ha recibido: Emmy, Peabody, Critic’s Choice y hasta un premio de Sundance. Los protagonistas son Finn, un niño aventurero, y su hermano adoptivo, Jake, un perro que puede cambiar de tamaño y forma.

6 series animadas que no son para niños 6
Steven Universe fue creada por Rebecca Sugar para Cartoon Network. | Imagen vía Cartoon Network.

Steven Universe

Prima cercana de Adventure Time, fue creada por una ex dibujante de la primera. La serie infantil se centra alrededor de Steven quien vive con tres “Gemas” una mezcla mágica de alien y humanoide. Juntos protegen al mundo. La serie ha ganado seguidores rápidamente, tiene sólo cinco temporadas, por su trato de sus personajes LGBTQ o de las diferencias en el color de piel o la identidad corporal.

Save

Continúa leyendo: Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon

Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon

Nerea Dolara

Foto: Netflix
Netflix

Sorprende con su físico y su intensidad dramática en la serie de Netflix, pero Kinnaman ha estado en el cine y la televisión por más de una década. Te apostamos que ya le habías visto más de una vez.

Joel Kinnaman cuenta que cuando llegó al set de Altered Carbon se quedó boquiabierto. Según su descripción en WWD la localización de la exitosa serie de ciencia-ficción de Netflix ocupaba la extensión de tres campos de fútbol construidos a modo de ciudad futurista y llenos de más de 400 extras en acción. 

Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon 4
Para Altered Carbon entrenó  de 3 a 5 horas al día durante seis meses, quería hacer sus propias escenas de acción. | Foto: Netflix

Kinnaman no es nuevo para la televisión, tampoco lo es en las producciones de alto presupuesto. Pero es posible que te cueste identificarlo en su rol de Takeshi Kovacs, no es sorprendente, este actor de origen sueco entrenó de 3 a 5 horas al día durante seis meses para tener el musculoso cuerpo de Kovacs y poder hacer sus secuencias de acción: “Mi ambición era tomar los aspectos físicos del personaje y las escenas de acción y llevarlos a otro nivel. Quería hacer mis propias escenas, sin doble. A hora cuando lo veo me siento orgulloso”, dijo a NME.

Pero ¿qué hacía Kinnaman antes de Altered Carbon? En su Suecia natal ya había trabajado en muchas series y películas -forma parte de la serie de cintas sobre Johan Falk- antes de mudarse a Estados Unidos para probar en Hollywood. Previo a su trabajo en EEUU incluso llegó a ganarse el premio Gulbadgge a Mejor Actor por su papel protagónico en la película Easy Money, un thriller sobre un hombre pobre (Kinnaman) que vive fuera de sus posibilidades en los suburbios de Estocolmo y que, tras conocer a una hermosa y rica chica, se involucra con el mundo del crimen organizado. Esto fue en 2010. En 2011, Kinnaman tendría su gran oportunidad americana con la serie The Killing (ya había intentado tenerla en Thor y Mad Max pero al final no le dieron los roles).

Una adaptación de una serie danesa, este relato sobre el asesinato de una chica en un pequeño pueblo y la subsecuente investigación fue una gran apuesta para AMC y tuvo, por lo menos en su primera temporada, buenas críticas. Kinnaman era, nada más y nada menos, que el co-protagonista. Junto Mireille Enos era uno de los detectives, Stephen Holder, encargado de resolver el caso.    

Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon 1
En The Killing era el desquiciado detective siempre al borde un colapso. | Foto: Netflix

Producto de su trabajo en The Killing (que terminó por tener una historia rocosa que incluyó dos cancelaciones y dos rescates y finalizó en 2014), Kinnaman consiguió más trabajos, uno de ellos en una poco conocida película junto a Denzel Washington y Ryan Reynolds, Safe House (2012). Pero puede que su mayor rol en esos primeros tiempos fuese el del policía Alex James Murphy en el remake de Robocop. Y aunque contaba con un buen reparto -Gary Oldman, Samuel L. Jackson, Michael Keaton- la nueva entrega  basada en el original de Paul Verrhoeven no tuvo el éxito esperado.

Ya en 2016, otro filme con mucho presupuesto se atravesaría en su camino. Suicide Squad lo incluyó en su grupo de superhéroes mal comportados en el papel de Rick Flag, un agente que se une al equipo con el propósito de rescatar a June Moone, la doctora poseída por Enchantress y la villana del filme. Y sí, la película tuvo alguna de las peores críticas del año y es odiada por muchos, pero a Kinnaman no le importó en exceso. “Para mí lo más emocionante es intentar hacer cosas que sean tan diferentes como se pueda. Si en algún momento tuviese la suerte de tener una audiencia que siguiese mi trabajo, me gustaría que siempre estuviesen preguntándose: ¿qué hará en su siguiente rol?, dijo el actor a Indiewire cuando se estrenó la cinta.

Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon 2
Entró a Suicide Squad a reemplazar a Tom Hardy. | Foto: IMDB

También en 2016, el actor se unió al reparto de House of Cards, como el gobernador Will Conway, el candidato que siempre amenaza la estancia en el poder de Frank Underwood: conservador, pero joven, con una hermosa esposa e hijos, una buena carrera política y las credenciales de haberse enlistado en el ejército después del 11 de septiembre. Conway fue un personaje recurrente, y molesto para Underwood, en la cuarta y quinta temporadas de la serie.

Kinnaman ya conocía la historia de Altered Carbon (los libros originales de Richard K. Morgan) y estaba interesado en comprar los derechos para su recién fundada compañía de producción, pero ya los tenía un poderoso productor, así que se dio por vencido. Unos meses después vio la noticia de que se convertiría en serie. Al principio no estaba seguro de volver a la pantalla pequeña, pero la visión de los creadores le convenció.

Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon 3
En House of Cards era el niño de oro republicano, candidato perfecto y némesis de Frank Underwood.  | Foto: Netflix

Takeshi Kovacs, el protagonista al que interpreta, es un revolucionario detenido por decenas de años y revivido -en esta sociedad del futuro la conciencia se almacena en discos y los cuerpos son intercambiables- dentro de un cuerpo nuevo para investigar el intento de asesinato de un millonario poderoso. La serie, que tiene muchas referencias a Blade Runner y una dirección de arte muy cinematográfica, ha tenido buenas críticas, pero es posible que Kinnaman no vuelva para una segunda temporada. La premisa de la serie -los cambios de cuerpo- permiten reemplazar actores sin problemas, y en estos últimos días se ha hablado de que Kinnaman no volverá para una nueva entrega. ¿La razón? Ya firmó un contrato para trabajar en una nueva serie, esta vez de Amazon Prime, que será una adaptación de la película Hannah, de Joe Wright. Además, los libros de Morgan desarrollan la acción siguiente en otros planetas y con otros personajes. Kinnaman también tiene en espera el rodaje de la segunda entrega de Suicide Squad, aunque aún no se sepan las fechas definitivas.

Lo cierto es que este sueco ya logró lo que quería: una carrera exitosa. ¡Ah! Y además tiene una esposa cool, la artista de tatuajes Cleo Wattenström (que debe haberle regañado por ese infame tatuaje que le hizo Will Smith tras rodar Suicide Squad) y proyectos por venir. Kinnaman promete seguir en nuestros radares por un tiempo… y bienvenido sea.

Continúa leyendo: ¿Cómo estuvo Sundance 2018?

¿Cómo estuvo Sundance 2018?

Nerea Dolara

Foto: IMDB
IMDB

¿Qué películas queremos ver? Sundance 2018 cerró su edición en Park City con una amplia oferta de estrenos indies que valen la pena.

A finales de enero las calles de Park City, Utah volvieron a ser las mismas. Unos días antes una multitud de actores, directores, guionistas, productores y distribuidores asistían al Festival de Cine de Sundance, el mayor mercado y proyector de cine independiente desde hace décadas. ¿Por qué es importante Sundance? Un ejemplo, en 2017 The Big Sick y Call Me By Your Name consiguieron allí su distribución y antes de ellas se estrenaron allí películas como Whiplash, Blood Simple, Winter’s Bone, Reservoir Dogs, Memento o Cuatro bodas y un funeral (por nombrar unas pocas). En Sundance se abre de nuevo la carrera por los premios, ya de 2019. Es un barómetro del cine indie y también de su mercado… porque en el festival no sólo se ven películas, también se compran.

Hablemos primero de las películas que probablemente tengan peso en 2018, aunque este año haya sido más discreto que sus predecesores inmediatos. Está Bodied, por ejemplo, producida por Eminem, que relata la historia de un rapero blanco que intenta triunfar en ese mundo musical; o Blaze, de Ethan Hawke, en que él mismo interpreta al músico Blaze Foley en un relato lleno de saltos temporales, actuaciones musicales y buenas interpretaciones; o The Tale, que le ganó a su protagonista, Laura Dern, admiración general de la crítica; o Ophelia, una nueva narración de Hamlet, desde el punto de vista de su amada, que tiene a Daisy Ridley (Star Wars) en el rol principal; o Wildlife, la ópera prima de Paul Dano que ya está generando rumor de Óscar para su protagonista, Carey Mulligan; o Tully, la nueva aventura de humor negro de Diablo Cody, que tiene a Charlize Theron como una madre harta de sus hijos y de la maternidad.

¿Cómo estuvo Sundance 2018?
Ofelia | Imagen: IMDB

También están las películas de cuatro directoras, que se llevaron los galardones de dirección en pleno: The Kindergarten Teacher de Sara Colangelo, On Her Shoulders de Alexandria Bombach, And Breathe Normally de Ísold Uggadóttir y Shirkers de Sandi Tan.

Pero es posible que la película más importante del festival, no sólo porque el público la adoró y la crítica la veneró, sea Hereditary. El terror lleva algunos años haciendo de las suyas peleando por ser un género al que se le reconozca su valor, no sólo como parte del panteón de la cultura pop, sino como una obra de arte como cualquier otra buena película. Ya antes de Hereditary los festivales han recibido con brazos abiertos, y celebrado ampliamente, cintas como The Witch, It Follows, Babadook o Get Out, y este nuevo estreno ha tenido la misma suerte. La película, protagonizada por Toni Collete, relata la historia de una madre en duelo que es atormentada en su propia casa por presencias sobrenaturales. Tras su estreno Internet se llenó de artículos que la llamaban: la película que mató de miedo al público de Sundance.

Otro elemento a tomar en cuenta de esta edición de Sundance, además de las películas que se estrenaron, es qué sucedió con su mercado de distribución. Los dos últimos años, por ejemplo, Amazon y Netflix gastaron decenas de millones adquiriendo películas como The Big Sick, Manchester by the Sea, Mudbound, este año no fue igual. De hecho los dos servicios de streaming, que también son estudios, dejaron el festival con las manos vacías por primera vez.

Según Business Insider ambas compañías estarían pensando en reducir sus costos en compra de derechos de estrenos indies. Netflix, por su parte, porque ha entendido que a sus suscriptores no les importa si la película es un estreno exclusivo o si llega a su servicio semanas después. Y Amazon porque ya cerró su presupuesto para 2018.

También puede especularse que ambas empresas llevan varios años gastando millones en distribución y producción, pero aún no parecen ganar ese mismo dinero con los estrenos. De hecho, el plan, según Bussiness Insider, es producir proyectos propios con grandes estrellas, alla Bright con Will Smith en Netflix.

Lo cierto es que Sundance dejó, como siempre, un amplio cartel de películas que recorrerán cines y televisiones durante los próximos años y que de seguro, tendrá presencia en los premios del próximo año. Esto es así, cuando aún no se ha entregado el Oscar 2018, ya se piensa en el de 2019. Pero no todo son premios. Sundance es el hogar del indie, y como tal este año estrenó joyas que esperamos (escuchen distribuidores) lleguen a las salas, tan llenas de superhéroes que ofrecen pocos espacios para otro tipo de cine.

Continúa leyendo: 3 series, 3 películas y un híbrido para celebrar (o temer) el Falcon Heavy de Elon Musk

3 series, 3 películas y un híbrido para celebrar (o temer) el Falcon Heavy de Elon Musk

Nerea Dolara

Foto: Fotograma de Altered Carbon
Netflix

En la televisión y el cine las sociedades interplanetarias y las colonias espaciales nunca tienen buena pinta. Aquí una revisión de algunas de ellas en la semana en que se hizo un histórico viaje privado al espacio.

Esta semana Elon Musk hizo historia, no sólo porque envió al espacio la primera misión enteramente privada, sino porque lo hizo con un maniquí metido dentro de un coche (muy a lo niño obsesionado con las carreras). Pero obviando su gusto cuestionable, lo cierto es que este avance llega en un momento que podría llamarse ideal. Científicos, incluido Stephen Hawking, han advertido que en un siglo o poco menos, el planeta será inhabitable si no se cambia la forma en que se está abusando de sus recursos y contaminando a diestra y siniestra. Y como sabemos eso no ha pasado, así que para las futuras generaciones va a ser necesario un transporte a otros planetas si no quieren morir chamuscados o de sed y hambre…

Las expediciones estatales al espacio estaban muy de moda en los sesenta, pero en las últimas décadas los programas espaciales han perdido presupuesto y básicamente se han paralizado, así que la existencia de intentos privados resulta más interesante (para los millonarios claro, los demás no tendrán dinero para el pasaje). Y mientras llegan las estaciones de cohetes alla autobuses, vamos a celebrar una nueva salida de nuestra atmósfera con un repaso por algunas de las sociedades ficticias que el cine y la televisión proponen que existieran cuando se conquisten otros planetas.

Altered Carbon

La nueva serie de Netflix no propone un futuro muy ideal (advertencia: casi ninguna en la lista lo hace). En este mundo de planetas colonizados el millonario es el rey y las crisis de identidad el pan de cada día. Los cuerpos son sólo fundas, la conciencia vive en una especie de pendrive con mega memoria y puede ser transferida a otros cuerpos o fundas cuando se muere. No es un futuro especialmente alentador… aunque por lo menos no te mueres.

The Expanse

Otro gran sistema planetario en que los pobres viven esencialmente jodidos. En este mundo La Tierra es el hogar de una ONU poderosa y que ahora incluye planetas, más que países, y es un lugar contaminado y repleto (salvo para…los millonarios, sí); Marte, una colonia de soldados alla Esparta que intentan replicar las condiciones ideales de La Tierra (que los terrícolas destruyeron); y de los habitantes del Cinturón (el de asteroides que está en nuestro sistema solar), los más pobres del sistema, con mala calidad de aire y agua y sin recursos propios (porque sus minerales son explotados por La Tierra y Marte).

Firefly

En este futuro en que se habita en un sistema planetario regido por la Alianza (suma de Estados Unidos y China tras haber ganado una guerra contra quienes peleaban por mayor libertad) la sociedad parece haber retrocedido a tiempos más salvajes: los del Oeste. Pistoleros, planetas llenos de polvo y pueblos con salones de prostitutas, marcan  esta serie de aventuras de una nave de contrabandistas que se declaran rebeldes antes la autoridad.

Total Recall

Esta película de Paul Verhoeven cumple con ser violenta, como es su marca registrada, y también con relatar qué pasa cuando un hombre común (si alguien puede creerse que Arnold Schwarzenegger es un hombre común) se somete a un proceso de implantación de falsas memorias de unas vacaciones y termina metido en un enorme embrollo en que él resulta ser un agente entrenado al que le borraron la memoria y del que ahora quieren deshacerse. En este mundo Marte ha sido colonizado, y sus habitantes viven bajo una cúpula que asegura el oxígeno, y hay cruceros a en otros planetas.

2001: Odisea en el espacio

Esta enrevesada obra maestra de Stanley Kubrick se desarrolla en varios tiempos. Y aunque en el primero se puede ver a los monos aprender a ser más humanos (usando armas…qué adecuado), en la segunda parte la historia se desarrolla en el futuro, en un viaje comercial a La Luna, un lugar que se puede visitar con regularidad. Aunque el estatus quo no es descrito, sí queda claro que la colonización espacial está en marcha.

Aliens, el regreso

Más de 50 años después de su traumático viaje en Nostromo, Ripley despierta en otra nave que se dirige al planeta abandonado de la primera entrega de la saga, ahora convertido en una colonia de terraformación. Como es de esperar la colonia no resulta una buena idea y una infestación de aliens es previsible.

Star Trek

Sumen aquí todas las versiones de esta historia, desde la original con Kirk y Spock hasta las nuevas películas con nuevos Kirk y Spock. En el universo Star Trek, televisivo y cinematográfico, existe la Federación, una coalición de planetas que propone la exploración pacífica de la galaxia. No siempre se logra, pero entre los ejemplos anteriores, este mundo resulta el más ideal, con diferencia.

TOP