Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

5 razones por las que ver "Queridos blancos"

Nerea Dolara

Foto: Netflix
Netflix

Puede que en España la directa pero a veces sutil discusión en que se sumerge Queridos blancos de Netflix no sea algo que suene familiar o incluso digno de tomar en cuenta. El racismo, y específicamente el racismo en Estados Unidos, tiene orígenes diversos y arraigados y, en muchas ocasiones, no es ni siquiera reconocido como un problema. Pero en Queridos blancos no sólo el problema existe sino que se discute, con humor y con seriedad, desde todos los puntos de vista y sin dejar nada en claro, salvo, obviamente, que el racismo es un horror. Queridos blancos no se distrae, no se arrepiente, no va diciendo, como Crash, la película ganadora de un Óscar, que discute en profundidad el racismo cuando no lo hace.

Esta serie, basada en la película del mismo nombre que triunfó en Sundance en 2014, es compleja y abierta, no resuelve nada porque resolverlo sería simplificar algo que sus personajes y su universo saben muy bien que es todo menos simple. La premisa es simple: en una universidad de la Ivy League -las mejores del país- los estudiantes negros deben lidiar con el racismo tanto abierto como tácito de la institución y sus compañeros blancos. Hablando así parece que Queridos blancos es una historia aleccionadora y hay mucho espectador que le huirá a eso. Pero no. La serie tiene un agradable e irónico sentido el humor -es una comedia ante todo- que la convierte en un gran experimento de sátira moderna. ¿Necesitan más razones para verla?

5 razones por las que ver "Queridos blancos" 3
Imagen promocional de “Queridos Blancos” | Imagen vía Netflix

Razón 1: Los personajes

Queridos blancos tiene varios personajes principales, que normalmente son el centro de uno o más episodios: Sam (Logan Browning), la chica negra activista que tiene un novio blanco; Reggie (Marque Richardson), el chico negro activista que la ama y no es correspondido; Troy (Brandon Bell), el chico negro “adaptado” que cumple con lo que se le pide; Coco (Antoinette Robertson), la chica negra brillante pero insegura que ha vivido tanto desprecio que sobrevive “blanquificándose”; Lionel (DeRon Horton), el chico negro recién salido el armario que trabaja para el periódico de la universidad y Gabe (John Patrick Amedori), el chico blanco concientizado que está enamorado de Sam. Hay más personajes memorables, Joelle (Ashley Blaine Featherson) es uno de ellos, pero los episodios se centran en estos chicos y sus vidas en el campus, tanto las políticas como las personales. Y es que ninguno de ellos es un estereotipo o es dicotómico, todos son tridimensionales y contradictorios y ninguno, como es de esperar de cualquier veinteañero, sabe muy bien quién es o qué quiere. Esto da pie, buen pie no como en otros casos -sí, 13 razones es contigo-, para muchas más temporadas en que ver no sólo la trama externa a ellos desarrollarse sino verles a ellos mismos crecer y conocerse, formarse como personas que es al final lo que pasa en los años universitarios.

Razón 2: La estructura

Queridos blancos funciona como un libro, una buena novela satírica. Cada episodio es un capítulo y tiende a cambiar de perspectiva a personajes diferentes. No es sólo esto. Hay un narrador, muy parecido al excelente narrador de Jane The Virgin incluso en el tono del humor, y puede que no haya monólogos internos, pero hay saltos a pensamientos e imaginaciones de los personajes (que en caso de Gabe que es estudiante de cine, por ejemplo, son todas parodias de clásicos cinematográficos). Y tiene otro elemento recurrente que podría considerarse literario. Al final del episodio, casi siempre en momentos muy íntimos, los personajes miran a la cámara, como si el espectador estuviese inmiscuyéndose, pero también como si fuese su cómplice.

Es una estructura inteligente y proclive al humor, además de ser capaz de volver a repasar eventos desde diversas perspectivas.

5 razones por las que ver "Queridos blancos" 1
Fotogramas de “Queridos Blancos” | Imagen vía Netflix

Razón 3: Su sentido del humor

La sátira bien hecha no se consigue en todas partes. Tampoco una serie que haga reír con humor inteligente. Queridos blancos tiene un pozo de personajes de los que elegir para soltar frases ingeniosas y geniales. Y no pasa como en la mayoría de las series hoy en día, en que la genialidad de los personajes cuando hablan no tiene ninguna justificación y los hace sentir ajenos al mundo. En Queridos blancos todos los personajes fueron admitidos en una de las mejores universidades del país, por lo que no es difícil imaginar que tienen cultura y referencias. Eso no quita que también tengan citen cultura pop. El humor es inteligente y siempre está presente.

Razón 4: La parodia de Scandal

Hay un evento frívolo que es el centro de la vida de los estudiantes negros en esta universidad, como dice en un momento Lionel: las noches de Defamation. En esas noches los estudiantes se sientan frente al televisor y ven el nuevo episodio de la parodia de la serie Scandal. Y es que Defamation es algo que merece la pena ver. Exagerada, absurda, melodramática es la versión elevada a la 10 de lo que es la ya exagerada, absurda y melodramática Scandal. ¿Un ejemplo de una escena? Es mejor verla.

Razón 5: El manejo de la brutalidad policial

SPOILER ALERT.

Cuando la serie ha avanzado algunos episodios sucede algo que marca la vida de todos los personajes y da un giro, o por lo menos aumenta la tensión, a las relaciones interraciales en la universidad (este episodio lo dirige Barry Jenkins, director de Moonlight, ganadora del Óscar 2016). Durante una discusión en una fiesta entre Reggie y un estudiante blanco llega la policía. Cuando los separan al único que le preguntan si es estudiante es a Reggie, que molesto se niega a mostrar su carnet si sólo se lo piden a él. Y de repente pasa, con tanta rapidez y casi normalidad (para el policía) que es pasmoso por lo real. El policía saca un arma y lo apunta. Y todo cambia. Todos gritan que estudia allí, que no ha hecho nada. Todos graban, lloran, temen. Todos saben lo que puede pasar en un segundo porque pasa con demasiada frecuencia. La secuencia olvida por un momento la rabia, porque el terror es demasiado. Pero la rabia está, la rabia y el miedo y la indignación.

La televisión ha intentado tratar el tema de los asesinatos perpetrados por policías contra ciudadanos afroamericanos en Estados Unidos en varias ocasiones, pero en casi todas ha fallado. En algunos casos porque ha tomado la perspectiva de un personaje blanco ante el asunto –UnREAL, en otros porque lo ha resuelto muy fácilmente (Scandal) o en otros porque ha absuelto técnicamente al asesino debido a la circunstancia –Orange is the New Black. En Queridos blancos no pasa nada de eso. La reacción y las acciones posteriores son diversas y complicadas, algunas apostando por el camino institucional para no generar más conflictos (porque los conflictos pueden terminar con que te maten) otras apostando por pelear contra una cultura de violencia tan asumida que sucede sin provocación y no tiene consecuencias para el atacante. Lo que sí queda claro es que la rabia y el miedo están ahí, siempre, y que nadie que no los sienta cotidianamente puede realmente entenderlos, solo puede tratar de ayudar.

Save

Continúa leyendo: 20 Canciones para descubrir el Black Magic Sound, por BMS!

20 Canciones para descubrir el Black Magic Sound, por BMS!

Redacción TO

Foto: DENIS BALIBOUSE
Reuters

BMS! Es un colectivo de DJs creado para difundir y disfrutar de la música negra, entendiéndola en su más amplio espectro, desde el Funk y el Disco,  hasta el Reggae y el Dub, por supuesto. BMS! También son entendidos en la cultura soundsystem, y pinchan Hip-Hop con buenas líricas y pistas avanzadas.

Los integrantes de BMS! nos cuentan: “hemos desgastado muchos pares de zapas bailando Drum and Bass y nos gusta disfrutar de una buena sesión de NuDisco. En conclusión, somos melómanos, coleccionistas de buena música, la que escuchaban nuestros padres, la de ayer y la de mañana, sin prejuicios ni pretensiones y eso es lo que buscamos transmitir en nuestros Dj Sets.”

20 Canciones para descubrir el Black Magic Sound
Imagen via BMS!

Pueden escuchar a los chicos de BMS! todos los jueven en Marula Café y en fechas especiales en otros locales madrileños o en fiestas en Barcelona, Valencia o en donde haya alguien que quiera aprender más sobre la música negra mientras mueve las caderas. Como abrebocas, esta playlist que prepararon para The Objective.

¡Difruten!

Save

Continúa leyendo: 13 razones para ver 13 Reasons Why

13 razones para ver 13 Reasons Why

Cecilia de la Serna

Foto: Netflix

Este artículo contiene algunos spoilers sobre la serie 13 Reasons Why de Netflix. Sin embargo, deberías leértelo.

13 Reasons Why (en español, Por Trece Razones) es el último e inesperado éxito de Netflix. Esta serie que relata desde el punto de vista de su protagonista el suicidio de Hannah Baker, y las razones que se esconden detrás de éste, es la nueva sensación entre los más jóvenes. Su argumento es sombrío y dramático, y se ha postulado con sus 13 capítulos como una de las grandes series sobre la adolescencia. Trata temas tan dispares como la relación entre hijos y padres, entre adolescentes y tecnología, el bullying o la sexualidad. Es la última gran historia sobre la Generación Z, y tenemos 13 razones para verla.

 

1. Selena Gómez está detrás de este proyecto

13 razones para ver 13 Reasons Why 1
Selena Gómez posa junto a parte del elenco y del equipo de 13 Reasons Why. | Foto: Steve Cohn/Invision for Netflix/AP

Empezamos por el más superficial de los motivos, al menos en apariencia. Selena Gómez no ha dudado en ponerse al frente de este proyecto, tan conmovedor como certero. Gómez sabe muy bien de lo que habla la serie. La propia cantante, que hoy en día mueve a grandes masas de gente con su música, ha sufrido en sus propias carnes el bullying y el acoso a través de las redes sociales. También ha sufrido una enfermedad autoinmune y una depresión que la apartaron durante varios meses de los escenarios.

2. Su banda sonora es increíble

La banda sonora de 13 Reasons Why combina a la perfección temas de los ochenta –al final la serie juega con acierto con la estética más vintage a través de las cintas en las que Hannah relata sus motivos para suicidarse-, con música más actual. Incluye canciones de grupos mainstream e indies como M83, Joy Division, Angel Olsen, The Kills, Chromatics o Codeine. Cada episodio tiene el cierre perfecto con la canción idónea.

3. Es una serie sobre adolescentes pero para todos los públicos

13 Reasons Why es una serie adolescente, pero no necesariamente para adolescentes. A pesar de las crudas escenas que muestran sus 13 capítulos -una crudeza que, por cierto, va in crescendo en la trama, la serie ha tenido un éxito notable especialmente entre los más jóvenes. No obstante, es una serie para todos los públicos -excepto los más pequeños, es evidente- porque trata temas que tocan a cualquier generación. El argumento de 13 Reasons Why se centra en Hannah -una chica de 17 años- y su suicidio, pero a través de sus vivencias y de las de sus compañeros, refleja las complejas relaciones entre padres e hijos, profesores y alumnos, en definitiva: adultos y adolescentes. La serie muestra, por ejemplo, todo un crisol de padres: más o menos despegados, más o menos comprensivos, más o menos abiertos, e incluso muestra los ‘no-tan-nuevos’ modelos de familia como las homoparentales o las monoparentales. Las relaciones entre padres e hijos se tornan igual o más complicadas que los modelos de padres que la serie presenta, y logra una certera reflexión sobre la crisis del modelo a seguir o la brecha generacional.

4. Reflexiona acerca de nuestra relación con la tecnología

13 razones para ver 13 Reasons Why 2
Clay mira extrañado la cinta de cassette grabada por Hannah. | Foto: Netflix

La tecnología cobra bastante importancia en la trama. Resulta curioso que Hannah Baker decidiera contar su suicidio en cintas de cassette -de hecho, a Clay, segundo protagonista de la serie, se le complica el escucharlas por no disponer de un reproductor-. Si echamos la vista atrás apenas 10 o 15 años, es indescriptible cómo la tecnología se ha apoderado de prácticamente cada rincón de nuestra vida diaria. Como todo en la vida, el uso de las nuevas tecnologías tiene su parte buena y su parte mala. En este caso, está directamente relacionada con el objeto central de esta trama: el bullying.

5. Pone cara al drama del acoso escolar

13 razones para ver 13 Reasons Why 3
Hannah Baker, la ‘protagonista muerta’ de 13 Reasons Why. | Foto: Netflix

Según un reciente estudio de la Unesco, dos de cada diez alumnos sufre acoso escolar en el mundo. Se habla mucho de bullying, pero pocas veces se le pone una cara humana a esta problemática. Y, muchas menos, se hace con la influencia que puede tener una ficción de uno de los grandes del streaming digital. Lo que ha logrado 13 Reasons Why es personalizar el drama del acoso escolar en Hannah Baker, y en el resto de personajes que también lo sufren. El miedo, el aislamiento, el sentimiento de incomprensión, son algunas de las sensaciones y vivencias con las que miles de adolescentes se sienten identificados, y que la serie logra encarnar. Esto no sólo genera debate en torno a un problema que, como en la trama, puede acabar en suicidio, sino que puede concienciar de este drama tanto a acosados como a acosadores.

6. Es un alegato contra el machismo

Los problemas que afectan a la protagonista los provocan tanto hombres como mujeres, pero casi siempre hay detrás una idea de machismo. Los patrones que marcan muchas de las relaciones de la serie reflejan una concepción sexista de la sociedad. Por ejemplo, en uno de los capítulos uno de los chicos del instituto de Hannah hace una lista de nombres de chicas basándose en criterios tan superficiales sobre quién tiene mejor o peor culo, o peor o mejor sonrosa… y esto destroza a Hannah, a pesar de estar entre las mejores. Este tipo de actitudes, así como la violencia sexual, ponen de manifiesto que el machismo sigue latente entre los más jóvenes.

7. Habla sin tapujos del descubrimiento de la sexualidad 

La adolescencia es una etapa vital que se caracteriza por el descubrimiento de elementos clave para el desarrollo de una persona, y uno de esos elementos es la sexualidad. La serie trata no sólo cómo los personajes descubren su propia sexualidad, sino cómo viven la introducción a la vida sexual. Temas como la virginidad o la orientación sexual están presentes a lo largo de la trama.

8. Trata el suicidio sin tabúes

Desde el principio mismo del primer capítulo sabemos que Hannah Baker se ha suicidado, lo que no conocemos es cuáles son las razones le han llevado a acabar con su vida. La muerte planea sobre los personajes durante toda la serie, y se va rompiendo el tabú que presenta. El suicidio puede ser un tema difícil de tratar, especialmente cuando se da entre personas que están “en la flor de la vida”, cuando todavía les queda por descubrir un mundo de posibilidades. No obstante, 13 Reasons Why muestra sin pudor una escena de suicidio, y lo que es más importante, se centra en qué pasa por la cabeza de una niña de 17 años que no tiene ganas de seguir adelante.

9. Expone la cultura de la violación

13 Reasons Why no incluye una escena de violación, sino dos. Hace tal hincapié en ello que lo que hace, al final, es exponer al mundo la cultura de la violación. Sorprende ver a chavales de 17 o 18 años normalizando una situación de abuso sexual, o cubriendo las espaldas a un violador. La serie pone sobre la mesa un problema muy común: la víctima no lo tiene fácil para denunciar, y el violador suele sentirse impune.

10. Subraya la importancia de la verdad

La idea que subyace bajo las 13 razones de Hannah Baker para suicidarse es la búsqueda constante de la verdad. Su verdad, al menos. En un mundo donde la famosa posverdad es un mal generalizado, la realidad parece infravalorada. En 13 Reasons Why, la verdad es el fin último de sus protagonistas.

 

11. Crea conciencia en torno a nuestras propias vidas

Una historia así no tiene por qué ser extrapolable -por ejemplo, en España los institutos no funcionan como las highschools norteamericanas-, pero el amplio abanico de personalidades y situaciones que presenta puede servir de ejemplo de situaciones reales. La ficción puede enfrentarnos a nuestra propia vida, y hacer que nos veamos reflejados en las tramas que presentan los guiones. Por ello, que 13 Reasons Why haya triunfado entre los adolescentes es un hilo de esperanza que no podemos obviar.

12. Recuerda a los adultos lo complicada que puede llegar a ser la adolescencia

13 razones para ver 13 Reasons Why 5
Tyler Down, víctima y verdugo de 13 Reasons Why. | Foto: Netflix

A veces hablamos de “la edad del pavo” con cierto desprecio, ésta y otras expresiones sirven para justificar algunas actitudes de la adolescencia. Como hemos explicado antes, esta es una etapa de la vida repleta de descubrimientos. La adolescencia es principalmente una época de cambios, y suele suponer un golpe: pasar de la inocencia del niño al a menudo feroz mundo adulto no es fácil, y no está de más recordárselo a los más mayores.

13. Tiene un final abierto

13 razones para ver 13 Reasons Why 4
La primera temporada de 13 Reasons Why deja varias tramas abiertas. | Foto: Netflix

El final de 13 Reasons Why es lo que todo buen amante de grandes historias puede soñar: abierto. Invita a una segunda temporada, de la que ya se ha especulado -la propia Selena Gómez ha confirmado que lo están estudiando-, y deja un montón de tramas inconclusas. Una razón más para disfrutar de una buena historia que tiene visos de continuar.

Continúa leyendo: Netflix estrena ‘Las chicas del cable’, su primera serie ‘made in Spain’

Netflix estrena ‘Las chicas del cable’, su primera serie ‘made in Spain’

Cecilia de la Serna

Foto: Netflix

Cuando en octubre de 2015 Netflix llegó a España ya se empezaba a rumorear -y a soñar- con una producción del gigante del streaming en nuestro país. Las producciones españolas destacan por su increíble relación calidad-precio, como demuestra el interés de gigantes del audiovisual como HBO, que lleva temporadas rodando su ‘buque insignia’, Juego de Tronos, en territorio hispano. Bien, pues un año y medio después del aterrizaje de Netflix en los dispositivos españoles, la plataforma presenta su primera producción made in Spain: Las chicas del cable.

Esta serie, que ha firmado por dos temporadas de ocho episodios, llega este viernes 28 de abril de la mano de los creadores de la súper exitosa producción de Antena 3, Velvet. La historia está protagonizada por cuatro jóvenes actrices con gran proyección internacional: Maggie Civantos (en el papel de Ángeles), Ana Fernández (como Carlota), Nadia de Santiago (interpretando a Margarita) y Blanca Suárez (en el rol de Alba). Las chicas del cable se desarrolla en el Madrid de finales de los años 20, y sus protagonistas encarnan a unas chicas de toda índole y condición que comienzan a trabajar en una moderna empresa de telecomunicaciones.

La trama feminista de Las chicas del cable fue lo que más atrajo al gigante del streaming

Las chicas del cable es, a fin de cuentas, una historia de superación y búsqueda de independencia por parte de cuatro mujeres -lo que ahora llaman “empoderamiento femenino”-, y se ve envuelta en no pocos líos amorosos, incluida una relación homosexual -todo un reto para dos mujeres de aquella época-. Lo que une realmente a Ángeles, Carlota, Margarita y Alba, es -aparte de su puesto laboral como telefonistas- la amistad, y la búsqueda incansable la realización de sus sueños. Las chicas del cable es la primera historia española que podrá verse a escala global en Netflix, y su trama feminista fue lo que más atrajo al gigante del streaming.

Netflix estrena ‘Las chicas del cable’, su primera serie ‘made in Spain’ (Pipocas) 1
Las chicas del cable mostrará la España de los años 20 al mundo entero. | Foto: Netflix

Iniciativas que marcan la diferencia

La entrada de Netflix en España fue un acierto. Acabamos de conocer que la piratería descendió en 2016 en nuestro país por primera vez en diez años, según un informe del Observatorio de la Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales. Este dato revela que la irrupción de ésta y otras plataformas digitales es beneficiosa en términos de derechos de autor. Ahora, además, Netflix se convierte en un gran escaparate para el talento patrio, pudiendo elevar al cielo a intérpretes y realizadores españoles. ¿Serán las cuatro chicas del cable mundialmente conocidas como las reclusas de Litchfield? El tiempo sentenciará.

Continúa leyendo: 5 sitcoms que salvan el género porque son tan actuales como graciosas

5 sitcoms que salvan el género porque son tan actuales como graciosas

Nerea Dolara

Las sitcoms tuvieron una era de oro con Friends y Seinfeld, pero hoy las que triunfan son las que además de humor hablan del mundo actual. Estas son las sitcoms de hoy que deberías conocer.

Los ochenta y noventa fueron las décadas de la sitcom. Esta abreviación de comedia de situación ofrecía un formato práctico y adaptable: episodios de menos de media hora, un reparto variado de personajes y, lo más importante, la posibilidad de presentar situaciones en cada ocasión, pero regresar al status quo previo al final del episodio. Es decir, un formato en que los personajes podían crecer pero siempre se mantenían más o menos iguales y, por ende, serializables hasta el infinito. Como se sabe la posibilidad de infinito no era del todo cierta (igual que la del progreso) sitcoms que fueron mitos cayeron de sus altares tras años al aire debido al descenso de su calidad.

La invasión de sitcoms que produjo el éxito de Friends y Seinfeld -dos series que aún mantienen altos niveles de espectadores en plataformas de streaming- hizo que a principios de los 2000 nadie quisiese acercarse al género, por cansado. Era el tiempo de los dramas, del antihéroe, de la seriedad televisiva que inició “la era dorada” de la que tanto se habla hoy. La sitcom perdió su estatus y su respeto. Se desdeñó como un género fácil y poco elegante (aunque hubo excepciones como How I Met Your Mother que sobrevivieron a la extinción del género utilizando la originalidad narrativa). Pero en los últimos años estos prejuicios han sucumbido ante comedias que se merecen mucha más audiencia y amor de la que actualmente tienen. Sitcoms que asumen su esencia sin dudarlo, que miran a los clásicos del pasado y los reinventan para estos tiempos.

Series como Friends o Seinfeld, ejemplos calidad que se mantiene en el tiempo, son también un retrato claro de su momento histórico: repartos enteramente blancos y heterosexuales, chistes homofóbicos, comportamientos machistas (por dios hasta How I Met Your Mother tendría problemas para emitirse hoy en día). La razón es simple: salas de guionistas llenas casi exclusivamente de, sí, hombres blancos heterosexuales. Con la presión por la diversidad que se ha apoderado del mundo audiovisual actualmente, incluso con creadores que son hombres blancos heterosexuales, las nuevas sitcoms ofrecen un panorama muy diferente.

5 sitcoms que salvan el género porque son tan actuales como graciosas

Modern Family (2009-presente)

Cuando se estrenó despertó amor y alabanzas en la crítica y los espectadores. La historia fragmentada de una familia actual -un patriarca en sus segundas nupcias con una mujer latina más joven, una hija mayor con un matrimonio de décadas y tres hijos y un hijo menor gay con una pareja de años- se convirtió en la portadora de la llama olímpica de las sitcom en televisión, que en ese momento eran poquísimas. Parte del entusiasmo provino de la diversidad (Mitch y Cam son una pareja gay que adopta una hija y Gloria es una inmigrante colombiana) y parte de la magia que exudaban unos personajes perfectos en su mezcla de humanidad, realismo y humor. Pero también del hecho que Modern Family es, a la vez, conservadora y segura. La serie no se arriesgó del todo y es por eso que ahora, con los años, se tilda de aburrida y segura en los círculos de Hollywood. Pero no hay que olvidar que, como sus buenas predecesoras, esta sitcom tiene el potencial de verse una y otra vez y un reparto mágico.

5 sitcoms que salvan el género porque son tan actuales como graciosas 3

Superstore (2015-presente)

Otra serie que se desarrolla en un ambiente laboral, pero en este caso además de asumir la diversidad como algo normal en el mundo, también es una serie que habla de los problemas económicos de la clase trabajadora. Superstore se desarrolla en una mega tienda al estilo de Makro o Alcampo. Sus empleados, que ganan un sueldo ínfimo, han pasado por tramas -llenas de humor pero también de serio comentario social- sobre la formación de un sindicato o la falta de cobertura médica. Superstore es una sitcom poco conocida pero realmente disfrutable, que además piensa sobre el país en que se desarrolla y habla de los problemas de quienes más sufren.

5 sitcoms que salvan el género porque son tan actuales como graciosas 2

Brooklyn Nine-Nine (2013-presente)

Esta es una sitcom que casi podría haberse sacado del pasado, si no fuese por todo lo que realmente es. El formato es básico: una comisaría de policía y sus integrantes. Pero son esos integrantes los que le dan a esta serie su toque único. Detrás de su creación esta Mike Schur (responsable de Parks and Recreation y The Good Place) por lo que no es una sorpresa que sus personajes sean humanos e hilarantes. En Brooklyn Nine-Nine el reparto es diverso a más no poder: hay razas, géneros y preferencias sexuales variadas. Pero eso no es el punto, de hecho lo que le da frescura es que su variedad es algo que sus personajes y el espectador con ellos asume como lo que es, algo normal. La serie además disfruta haciendo bromas sobre los prejuicios del pasado, burlándose de las mentalidades reprimidas y retrógradas que aún existen en muchos sitios con agudeza.

5 sitcoms que salvan el género porque son tan actuales como graciosas 4

Fresh off the Boat (2015-presente)

Es la historia de una familia taiwanesa que emigra a Estados Unidos en los noventa, y abre un restaurante de carne con temática cowboy, y su adaptación vista desde diversas generaciones. Antes de esta serie la representación asiática en la televisión americana era casi inexistente o casi en exclusiva centrada en estereotipos. Con ella llega una historia de inmigrantes, de lo difícil que es la adaptación, de la nostalgia, las diferencias culturales y los nuevos comienzos. Una serie perfecta para explorar la experiencia de quien llega a otro país en busca de una mejor vida y sus particulares circunstancias.

5 sitcoms que salvan el género porque son tan actuales como graciosas 1

Black-ish (2014-presente)

Una familia negra -padre, madre y cuatro hijos- viven una existencia acomodada gracias al éxito profesional del padre. Pero él comienza a cuestionarse si su familia ha perdido contacto con sus raíces, con su cultura, gracias a estas comodidades y al hecho de que estén rodeados de familias blancas. Así comienza esta excelente comedia que, en principio podría parecer otra sitcom familiar al estilo de Príncipe de Bel-Air o Cosby Show, sino fuese porque el hecho de ser afroamericanos es parte fundamental de esta familia y no algo que es pero no se habla. La serie discute la raza, la cultura y la política con humor pero también con profundidad y corazón. Uno de sus mejores episodios se centra en la familia lidiando con el tema de los asesinatos policiales a jóvenes negros.

TOP