Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

6 series políticas que pertenecen a la era de Trump

Nerea Dolara

Foto: Showtime
Showtime

Algunas empezaron antes de su llegada al poder, pero sus críticas o sus parodias son comentarios claros de su mandato y del estado patético en que está el mundo en la era Trump. Verlas a veces ayuda a entender y, otras veces, sirve para procesar la ira… de una u otra manera, valen la pena.

En los últimos años no ha habido escasez de series políticas. No es de extrañar, en un corto periodo de tiempo se han vivido avances descomunales (como el primer presidente negro de Estados Unidos), crisis con consecuencias a largo plazo (como la bancaria), el surgimiento de un nuevo tipo de terrorismo (como el de ISIS) y, hace poco, varias señales de que si se había previsto un avance hacia el progreso, que podía dar una leve esperanza, eso fue un error… o en otras palabras Brexit, Donald Trump y las últimas elecciones alemanas, por ejemplo, dejan claro que la política está tomando direcciones reprochables.

Y es en las series, así como en los libros o el cine, donde los votantes lidian con lo que sienten ante tales señales de perdición. Por eso la existencia de series políticas ha crecido… no es fácil entender el presente, incluso para quienes las escriben. Y la ficción es siempre una buena forma de procesar información.

Aunque haya muchas, una selección siempre viene bien para adentrarse en los mares políticos televisivos. Y aquí la tenemos. Estas son las series políticas de la era Trump.

6 series políticas que pertenecen a la era de Trump 4
Julia Louise-Dreyfuss en Veep | Imagen vía IMDB

Veep

Julia Louise-Dreyfuss ha ganado el Emmy cinco años consecutivos por su interpretación de Selina Meyers. La serie, sobre una vicepresidenta incompetente y decididamente mala persona, incluso sobrevivió el abandono de su creador original con críticas altamente positivas.

¿Qué hace de Veep una serie de la era Trump? Sí, la serie comenzó antes de que el millonario llegase al poder, pero su retrato de un Washington consumido por la inamovilidad y la incompetencia ha sido llamado uno de los más fieles por gente que trabaja en el gobierno americano. Sí, esta dejadez e ignorancia servían de gran fuente de humor inicialmente, pero ahora se han convertido casi en una crítica mordaz a los manejos de Trump y su gabinete.

6 series políticas que pertenecen a la era de Trump 6
Robin Wright y Kevin Spacey actores de los personajes principales de House of Cards | Imagen vía Netflix

House of Cards

Netflix anunció su cancelación (alegando que la razón son las denuncias contra Kevin Spacey por acoso) y ya era hora. La serie sobre un congresista manipulador y maquiavélico (y su igualmente manipuladora y maquiavélica esposa) y su carrera por ganar el poder, comenzó siendo una especie de gran placer culpable: ver a este malvado brillante, ser su cómplice (habla a cámara), generó un efecto en los espectadores similar a la fascinación con los mafiosos: la seducción del mal.

¿Qué hace de House of Cards una serie de la era Trump? En la medida en que la política americana se acercó más a estas profundas aguas oscuras de corrupción, muerte y amenazas (eso sin contar que la calidad decayó considerablemente) la serie perdió combustible y audiencia. Ya no era tan placentero ver a un psicópata perseguir y ganar poder, no cuando uno parece haber llegado a obtenerlo en el mundo real.

6 series políticas que pertenecen a la era de Trump 3
Carrie Mathison debe lidiar con una presidenta particular de los EEUU en la última temporada de Homeland | Imagen vía Showtime

Homeland

Otra que se inició mucho antes de que el presidente Trump llegase a la Casa Blanca. Esta serie comenzó siendo sobre una obsesiva agente de la CIA convencida de que un héroe de guerra, que es encontrado tras 10 años de secuestro por fuerzas terroristas, es de hecho un terrorista infiltrado. La serie pasó por muchos momentos y altibajos, y su trama cambió considerablemente.

¿Qué hace de Homeland una serie de la era Trump? En sus últimas temporadas, que han vuelto a ganar el amor de la crítica, Carrie Mathison debe lidiar con una presidenta (señal de que los escritores daban por hecho el triunfo de Hillary Clinton) que tiene más de déspota que de líder del mundo libre. La última temporada varió entre presentar a su presidenta como una política sin experiencia -que fue sabia al ignorar a los servicios de inteligencia ya que no eran del todo confiables- alguien que en medio de un ataque de paranoia amplía el Patriot Act y detiene sin pruebas a más de uno, incluidos a personajes queridos.

6 series políticas que pertenecen a la era de Trump 1
American Horror Story-Cult con Sarah Paulson | Imagen vía Frank Ockenfels/FX

American Horror Story-Cult

No es que la serie de terror de Ryan Murphy haya sido política desde sus inicios, pero su última temporada lo es claramente. Cult tiene como protagonista a una mujer que padece de distintas fobias, que empeoran cuando Donald Trump gana las elecciones. Mientras tanto su esposa, además de muchos más personajes que ella no se esperaría, forman parte de una secta secreta cuyo líder alega hartazgo con la situación política de EEUU y con ello justifica actos violentos que producen miedo en la población y favorecen su elección a un cargo público.

¿Qué hace de ACS-Cult una serie de la era Trump? Es la primera de la lista en tener a Trump como presidente real, y es además su elección lo que produjo que se escribiese. Esta serie es claramente una crítica abierta al presidente y al estado de la política y el electorado en Estados Unidos… y, si se mira con un poco de amplitud, al mundo occidental en general.

6 series políticas que pertenecen a la era de Trump 2
The Good Fight, el spin of de The good Wife | Imagen vía IMDB

The Good Fight

El spin-of de The Good Wife tenía un terreno ganado con la calidad y la actualidad que siempre desplegó su material madre. Pero cuando Hillary perdió las elecciones sus creadores se vieron en un aprieto. La protagonista, Diane Lockhart, siempre ha sido una férrea demócrata y defensora de derechos humanos y de causas feministas. La serie, como su antecesora, iba a basarse en casos y noticias reales… la situación sería muy distinta.

¿Qué hace de The Good Fight una serie de la era Trump? Los creadores optaron por regrabar algunas partes (el piloto, por ejemplo, comienza con una Diane hundida viendo a Trump ser nombrado por televisión) y por hacer de su abogada, y demás letrados, sus estandartes en contra de cualquier política anti democrática, xenofóbica, homofóbica, machista y racista. El bufete en que Diane trabaja es el primero de Chicago con mayoría de socios negros y sus abogados han llevado los casos de abusos y asesinatos de la policía contra afroamericanos, por ejemplo. Eso no es ni la punta del iceberg. La serie es claramente anti-trump y no tiene miedo a defender por qué.

6 series políticas que pertenecen a la era de Trump
La sociedad distópica de una criada en The Handmaid’s Tale | Imagen vía Hulu

The Handmaid’s Tale

La ganadora casi indescutible de este año es este drama sobre una sociedad distópica en que un grupo de fanáticos religiosos toman el poder en Estados Unidos y convierten a su sociedad en un patriarcado tal que las mujeres existen como esclavas y sólo para cumplir funciones específicas… como ser violadas ritualmente con el propósito de parir hijos que luego les serán arrebatados.

¿Qué hace de The Handmaid’s Tale una serie de la era Trump? Basada en un libro que Margaret Atwood publicó en los ochenta, la serie es actual debido al claro desprecio por la igualdad que despliega sin vergüenza el presidente Trump. En un mundo en que el gobernante de EEUU es alguien que dijo que había “agarrado a mujeres por el coño” sin su aprobación y como justificación alegó ser famoso o en un mundo en que los derechos reproductivos y de salud de las mujeres están siendo abiertamente limitados, por ejemplo, no es difícil imaginar que algo como The Handmaid’s Tale sea posible. Más si se toma en cuenta uno de los factores más terroríficos de la historia: antes de Gilead, la sociedad en que vivían estas mujeres era muy parecida a la nuestra.

Continúa leyendo: Un año de portadas: Donald Trump, el presidente más ridiculizado de la Historia

Un año de portadas: Donald Trump, el presidente más ridiculizado de la Historia

Cecilia de la Serna

Foto: Der Spiegel

Donald Trump cumple ahora su primer año de mandato. El magnate, que atrajo una gran atención hacia sí mismo tanto durante la campaña de los republicanos como durante la presidencial norteamericana, seguirá previsiblemente tres años más en la Casa Blanca (a falta de un impeachment inmediato a la vista).

El primero de sus ejercicios en el poder ha estado marcado por no pocas controversias: su veto a la entrada de ciudadanos de países de mayoría musulmana, sus comentarios racistas, la relación de su entorno más próximo con agentes rusos o la construcción de un muro con México que por ahora parece más obra de su imaginación que de la realidad.

Una de esas polémicas que ha planeado constantemente sobre Trump y su propio ego ha sido la relación con la prensa, a la que ha acusado constantemente de verter noticias falsas sobre él cada vez que había un tema de actualidad que podía afectarle. La expresión “fake news” ha servido como una especie de escudo, transmitiendo un mensaje que sin duda ha calado sobre sus seguidores y provocando un descrédito desmesurado de la prensa.

Esa prensa a la que él ha acusado de mentirosa ha publicado numerosas portadas, algunas auténticas obras maestras de la ilustración y el humor, que lo han convertido no sólo en el presidente más controvertido sino también en el más ridiculizado que se recuerde. A continuación, un repaso de esas portadas, tanto de medios serios como de publicaciones satíricas, de uno y otro lado del charco.

La revista New Yorker

Desde la polémica por las largas estancias del presidente Trump en sus complejos de golf, al apoyo por parte de grupos de supremacía blanca o el pozo en el que para muchos está el mandatario a estas alturas, las célebres ilustraciones de portada de la prestigiosa revista New Yorker han mostrado a un Donald Trump poco adecuado para el cargo que ostenta.

Imagen: The New Yorker

Imagen: The New Yorker

Imagen: The New Yorker

La revista Time

La famosa publicación Time ha sido una de las más incisivas a la hora de retratar a Donald Trump en su portada. Las dos imágenes que hemos seleccionado son muy violentas, y muestran ese odio y esa furia que lo caracterizan.

Imagen: Time

Imagen: Time

La revista The Week

Con ocasión del lanzamiento de Fire and Fury del periodista Michael Wolff, la publicación The Week divulgó esta portada en la que mostraban al Trump que ama la comida rápida totalmente furioso por lo que el libro cuenta.

Imagen: The Week

El New York Magazine

Por el mismo sendero caminaba New York Magazine cuando publicó esta portada en la que se representan los malos hábitos alimenticios de Donald Trump y que se ven reflejados en el libro de Wolff.

Imagen: New York Magazine

Der Spiegel

Más allá de las fronteras norteamericanas, una de las publicaciones que ha publicado las portadas más notables durante el primer año de Trump en la Casa Blanca ha sido el alemán Der Spiegel. En ellas ha puesto de relevancia temas como el exacerbado patriotismo del presidente e incluso ha llegado a retratarle como la viva imagen de la involución humana.

Imagen: Der Spiegel

Imagen: Der Spiegel

La revista The Economist

Con sus siempre acertados análisis, The Economist ha dedicado varias portadas al presidente norteamericano. De entre todas destacamos la última, en la que pretenden hacer balance del primer año del presidente en el poder ilustrando a un bebé Trump.

Imagen: The Economist

Bloomberg Businessweek

Las polémicas medidas firmadas durante este año por el mandatario estadounidense inspiraron la portada de Bloomberg Businessweek en la que, en lugar de una orden ejecutiva, podemos leer en un documento firmado por Trump: “insertar orden ejecutiva redactada precipitadamente, jurídicamente dudosa y económicamente desestabilizadora”.

Imagen: Bloomberg Businessweek

La revista elJueves

Para terminar: una publicación española. Los chicos de elJueves utilizaron su acertado sentido del humor para alumbrar la boca de Trump con una antorcha sostenida por un miembro del grupo supremacista blanco Ku Klux Klan.

Imagen: elJueves

Un nuevo año comienza para Trump, y para todos aquellos maestros ilustradores a los que les espera mucho trabajo para retratar las facetas de un icono mediático irrepetible.

Continúa leyendo: Melania Trump, primera dama a la fuerza

Melania Trump, primera dama a la fuerza

Redacción TO

Foto: Alex Brandon
AP

Dicen que Melania lloró cuando su marido Donald Trump ganó, contra todo pronóstico, las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre de 2016. Dicen que sus lágrimas no eran precisamente de alegría. Así se ha publicado en el polémico libro ‘Fire and Fury’. Dicen que la idea de convertirse en primera dama del país más poderoso del planeta jamás formó parte de sus planes. Y, sin embargo, cuenta Vanity Fair que fue la propia Melania quien animó a su marido a anunciar su candidatura a presidente del país, pues era algo que realmente quería hacer desde hacía tiempo. Con todo, parece que le animó porque pensó que jamás ocurría lo que pasó en noviembre de 2016.  “Esto no es algo que ella quisiera y nunca pensó que ocurriría”, dice Vanity Fair citando a alguien muy cercano a Melania.

Se entiende así el gesto serio, más bien triste, que captaron las cámaras del mundo entero el 20 de enero de 2017 en la ceremonia en la que su marido juraba el cargo como 45º presidente de Estados Unidos. Melania forzó una sonrisa cuando Donald Trump se volvió a ella para dirigirle unas palabras, pero en cuanto él le dio la espalda, la sonrisa de Melania dio paso a una expresión taciturna que desencadenó los primeros comentarios sobre la presunta infelicidad de Melania y la poca gracia que le hacía protagonizar el papel de first lady.

Según el New York Daily News, cuando le preguntaron a Ivana -la primera mujer de Trump y madre de Donald Jr., Ivanka y Eric, tres de los cincos hijos del magnate – por las aspiraciones de su exmarido a entrar en la carrera política y presentarse como candidato a la Presidencia del país, contestó: “Sí, es verdad, pero el problema es ¿qué va a hacer con su tercera mujer? No habla, no puede dar un discurso, no acude a actos y, no parece muy interesada en implicarse”.

Algo de razón tenía Ivana, pues si algo ha destacado del primer año de Melania como primera dama es su perfil bajo, convirtiéndose en la más “enigmática” de todas las primeras damas de Estados Unidos, según coinciden en destacar la mayoría de los medios estadounidenses.

Nacida el 26 de abril de 1970 y ex modelo de profesión, Melania es la tercera mujer de Donald Trump con quien se casó en 2005. Él era un empresario multimillonario conocido por sus excentricidades que casi le dobla la edad, que demostró no tener ningún sentido del ridículo al protagonizar un reality en la televisión, y con el que tuvo un hijo, Barron, el quinto de él y el primero de Melania.

Melania Trump, primera dama a la fuerza
Donald Trump y su entonces novia Melania Knauvs en Nueva York en mayo de 2003. | Foto: Peter Morgan / Reuters

Ajena a lo que pudieran decir de ella, tras casarse con uno de los hombres más ricos del país, Melania vivía cómodamente ejerciendo de ama de casa y volcada en su hijo. Nacida en Novo Mesto, Eslovenia, cuando el país era parte de la Yugoslavia comunista, Melania Knavs es hija de un empleado de un concesionario de coches mientras que su madre hacía patrones de ropa infantil. Creció en una vivienda modesta junto a su hermana menor. Tiene, además, un hermanastro por parte de padre de una relación anterior.

A los 16 años Melania, que mide 1.80, comenzó a trabajar como modelo y sólo dos años después firmó un contrato con una agencia en Milán. Apenas pisó la Universidad de Ljubljana, ya que tras un primer año matriculada parece ser que en Arquitectura y Diseño, optó por dejar los estudios para centrarse en su carrera como modelo. Parece ser porque este es un dato que ha desaparecido del perfil de la primera dama.

Abandonó su actividad profesional cuando contrajo matrimonio. Más allá de su carrera, lo más destacado de la primera dama es que no nació en Estados Unidos, que su lengua materna no es el inglés, aunque habla varios idiomas, y que en 2006 adquirió la nacionalidad.  Además, Melania ha roto con una tradición, al ser la primera mujer de un presidente de EEUU que no se instaló en la Casa Blanca junto a su marido cuando éste tomó posesión de su cargo. ¿El motivo? Quiso quedarse en Nueva York en vez de irse a Washington argumentando que quería que su hijo Barron terminara el curso en el elitista colegio privado de la Gran Manzana. Y así lo hizo. Mientras Donald Trump empezaba su vida en la Casa Blanca, por primera vez en la historia del país, una primera dama no se instalaba en la residencia oficial hasta cinco meses después.

Melania rompió con la tradición de sus antecesoras y tardó cinco meses en instalarse en la casa Blanca tras la toma de posesión de Donald Trump

Melania ha sido también la única primera dama que en el pasado posó desnuda para una publicación y la primera también que se querelló contra el Daily Mail después de que el diario británico publicara que había ejercido la prostitución en los años 90. Melania ganó el pasado año la batalla judicial y 3.000.000 de dólares como compensación. En definitiva, es una primera dama atípica por su pasado pero también por su presente, pues sus apariciones públicas son escasas y su agenda como primera dama se ha limitado a varias visitas a colegios y algún hospital donde se la ha visto hablando con estudiantes o pacientes del servicio de pediatría. Poco más.

Melania Trump, primera dama a la fuerza 1
Donald Trump junto a su mujer Melania y el hijo de ambos, Barron en Los Angeles en enero de 2007. | Foto: Chris Pizzello / Reuters

Antes de convertirse sin quererlo en primera dama, Melania tuvo una intensa carrera como modelo que la llevó a trabajar en ciudades como Milán y París, antes de trasladarse a Nueva York en 1996, apareciendo en portadas de revista emblemáticas como Vanity Fair, GQ donde posó desnuda en enero del 2000 – imagen que The New York Post recuperó cuando Trump ganó las elecciones y Melania acaparó la atención de un mundo ávido por saber más de la exmodelo extranjera casada con el controvertido empresario multimillonario y sucesora de Michelle Obama en el papel de primera dama.

Un papel nada fácil para Melania, sobre todo, después de que se hiciera viral su discurso en Cleveland ante la Convención Republicana que nominó a su marido candidato a la Presidencia de EEUU por incluir párrafos enteros plagiados que los del discurso que Michelle Obama había pronunciado ocho años antes en la Convención Demócrata de Denver en la que su marido Barack Obama fue nominado candidato demócrata a la presidencia de EEUU. Fue un auténtico escándalo y la imagen de Melania como alguien con pocas inquietudes y sin un discurso propio creció como la espuma. Nadie creyó, como se aseguró desde el equipo de Trump, que ella había escrito su intervención y al final la excusa que se dio fue que una persona del equipo de Trump había traspapelado el discurso de Michelle a la que Melania admitía admirar.

Quién le iba a decir a Melania en 1998, cuando coincidió en una fiesta de moda en Nueva York con Donald Trump que viviría una situación tan desagradable años después. Cuentan que Melania tardó en aceptar una cita con el multimillonario, cuya insistencia acabó dando sus frutos, y un tiempo después comenzaron a salir.

En 1994 la pareja anunció su compromiso y se casó en Palm Beach, Florida, al año siguiente. Una boda por todo lo alto a la que asistieron personalidades del mundo de la cultura, de la farándula, del deporte y de la política, entre los que estaban el expresidente Bill Clinton y su mujer, la entonces senadora demócrata por Nueva York, Hillary Clinton, que en 2016 se convirtió, casualidades de la vida, en la rival de Trump en las elecciones presidenciales de EEUU que el magnate ganó ante la incredulidad de muchos de su propio partido y, quién sabe, si también de la propia Melania.

Melania Trump, primera dama a la fuerza 3
El matrimonio Trump despide a los Obama en el Capitolio, Washington, el 20 de enero de 2017. | Foto: Jonathan Ernst / Reuters

Sea o no cierto que a Melania no le haga feliz su papel como primera dama de Estados Unidos, está claro que por ahora no acaba de ajustarse al perfil de lo que tradicionalmente se espera de su nueva responsabilidad. Por el momento no tiene una causa concreta por la que batallar como muchas de sus antecesoras, incluida la admirada Michelle Obama que se centró en luchar contra la obesidad infantil. La pregunta es si acabará encontrando su sitio y dejando su impronta personal como ha ocurrido con las anteriores primeras damas. El tiempo lo dirá.

Continúa leyendo: Así es el gracioso 'reboot' de Friends para millennials que responde a sus críticas a la serie

Así es el gracioso 'reboot' de Friends para millennials que responde a sus críticas a la serie

Redacción TO

Foto: YouTube

A los millennials no les gusta Friends, o al menos a los millennials más jóvenes. La exitosa sitcom de mediados de los noventa ha sido acusada de homófoba y machista, según recoge una encuesta del diario británico The Independent. Las generaciones más jóvenes rechazan la forma de hacer comedia de la recordada serie de la NBC.

La ficción, disponible para su visionado en streaming a través de Netflix, no ha logrado calar en estos jóvenes ya que están “impactados” por el tratamiento que se hace de determinadas situaciones relacionadas con temas de género e identidad sexual.

Por poner un ejemplo de momentos que molestan, los millennials critican la escena en la que Ross le quita una muñeca Barbie a su hijo, que está jugando con ella, y la cambia por un muñeco de G.I. Joe. Este momento es descrito como un claro ejemplo de perpetuar los roles de género de manera equivocada, y un pensamiento totalmente lejano a la sensibilidad actual sobre la identidad de las personas.

Uno de los momentos descritos como homófobos es de la paranoia de Chandler ante la opción de que el resto lo crea homosexual y los recurrentes chistes en relación a la condición de travesti de su padre, algo que es rechazado por estos jóvenes.

En respuesta a toda esta controversia, un grupo de millennials ha difundido unos títulos de Friends destinados a ellos. En un video que ha se ha hecho viral en las redes sociales se puede ver a los seis amigos haciéndose selfis y utilizando sus móviles, como locos, mostrando esa particular forma de actuar de los millennials.

Continúa leyendo: 'Grace and Frankie', icono televisivo de la tercera edad

'Grace and Frankie', icono televisivo de la tercera edad

Néstor Villamor

Las ancianas ya no son ancianas. Al menos en la televisión. Ya no hacen punto ni bizcochos. No están todo el día pendientes de sus hijos, que para algo son mayorcitos. Si ya de por sí las series protagonizadas por mujeres son minoría (aunque tampoco son excepciones: Sexo en Nueva York, Mujeres desesperadas…), Grace and Frankie, la aclamada comedia sobre dos septuagenarias cuya cuarta temporada se estrena este viernes en Netflix, es una propuesta que no solo desafía al sexismo, sino también al ageism, la discriminación por la edad.

Para hacerse una idea más o menos realista de cómo son Grace y Frankie basta con imaginar a las chicas de oro saliendo de farra, quemando la pista, tomando peyote, sufriendo los dolores post-masturbatorios generados por la artritis y poniendo verdes a sus exmaridos homosexuales. Porque la comedia arranca precisamente cuando a Grace (Jane Fonda) y Frankie (Lily Tomlin) les dicen sus respectivos cónyuges, Robert (Martin Sheen) y Sol (Sam Waterston), que se van a divorciar de ellas porque llevan 20 años liados y han decidido casarse. Tras el shock, ambas se van a vivir a una casa que habían comprado las dos parejas en multipropiedad. E intentan seguir con su vida como pueden: Grace crea un perfil en una página web de citas, Frankie intenta poner a la venta un lubricante vaginal orgánico creado por ella misma que además es comestible (“una no debería ponerse en la vagina nada que no se llevase a la boca”, razona) y entre las dos inventan un vibrador para mujeres de la tercera edad que no deje las manos agarrotadas y cuyas instrucciones estén en letra bien grande para poder leerlas sin gafas de cerca.

Señoras que practican sexo

Pero más allá de momentos más o menos divertidos, la serie refleja un cambio de tendencia que se va consolidando en el cine y la televisión mainstream: mostrar la sexualidad de las mujeres de cierta edad. Ocurrió en 2003 con Las chicas del calendario, una historia basada en hechos reales sobre señoras que posan desnudas para hacer un calendario benéfico para luchar contra la leucemia. Del mismo año es Cuando menos te lo esperas, en la que una madurita Diane Keaton se lía con un joven Keanu Reeves. Y también fue Keaton quien, aunque en un papel secundario, conseguía por fin su primer orgasmo en Porque lo digo yo (2007).

Y el avance social no es solo para ellas. Los gays de Grace and Frankie muestran una realidad nueva del colectivo, inequívocamente ligada al avance de los derechos LGTB en Estados Unidos, que culminó con la aprobación del matrimonio homosexual en 2015, año en que se estrenó la primera temporada. La pareja que forman Martin Sheen y Sam Waterston es una de las pocas representaciones televisivas del colectivo LGTB de la tercera edad. Se suma así a la estela de Transparent, drama producido por Amazon sobre una anciana transexual.

Avance por fuera, retroceso por dentro

Pero los avances que la serie proyecta en la pantalla distan mucho de estar reflejados en las condiciones laborales de las actrices. Aunque son ellas las que llevan el peso narrativo (y el título) de la ficción, Fonda y Tomlin cobran lo mismo que los actores que interpretan a sus exmaridos, que si bien aparecen en todos los episodios, tienen un papel secundario. Según Fonda, fue Tomlin quien se enteró de que sus compañeros cobraban lo mismo que ellas. “No nos hace gracia”, se quejó la ganadora de dos Oscar. “El programa no es Sol and Robert, es Grace and Frankie“, lamentó a su vez la otra coprotagonista. Por su parte, Sheen y Waterston han salido en defensa de las actrices y han dicho en una entrevista televisiva que deberían “recibir un aumento” porque “son las que llevan la serie”.

Queda por descubrir si la discriminación salarial se ha solucionado para esta cuarta temporada. Lo que sí se sabe ya es que la nueva entrega contará con la participación de Lisa Kudrow, la inolvidable Phoebe de Friends.

TOP