Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

7 cervezas belgas imprescindibles

Rodrigo Isasi Arce

Foto: FRANCOIS LENOIR
Reuters/File

En 2016 se consumieron 184.834 millones de litros de cerveza en el mundo, según estima el Registro Internacional de Vinos y Espirituosos (IWSR). Bebida ya conocida por los romanos y cuyo origen parece incierto, es sin duda uno de los brebajes más típicos de Bélgica, uno de los países con mayor tradición cervecera del mundo que produce miles de tipos distintos de esta bebida.

El 21 de julio, día nacional de este país europeo, miles de personas salen a la calle para brindar con una copa de cerveza. Quizá elegir tan solo 7 cervezas belgas sea un poco osado, pero para ello contamos con las recomendaciones de cuatro grandes referentes en el amplio sector del ‘zumo de cebada’: LabirratoriumLa Maison Belge, La Casa de la Cerveza y Cafeeke

Las cervezas belgas se dividen, en una clasificación amplia, en cuatro grandes grupos:

  • Lager/Pilsen: el 80% de las cervezas que se fabrican en el mundo son de fermentación a baja temperatura y durante poco tiempo.
  • ALE: el 20 % restante son de fermentación alta y durante mucho tiempo (a veces varios meses) y se las conoce también como cervezas especiales.
  • Trapenses: son cervezas fabricadas dentro de conventos, por los mismos monjes y con la misma receta que iniciaron hace varios siglos. Deben acatar reglas muy estrictas, entre otras la de destinar todos los beneficios a obras sociales. En Bélgica hay solo 7 cervezas trappist en la actualidad. Deben recibir una certificación para poder tener la denominación de origen.
  • Abadía: algunos conventos han acabado aceptando que fábricas de cervezas se instalen en sus espacios para elaborar y comercializar su cerveza. Mantienen las mismas recetas ancestrales de los monjes pero al ser empresas mercantiles han perdido la certificación de trapense y en la actualidad se las conoce como cervezas de abadía.

Rochefort Trappistes 10

Desde Labirratorium nos proponen esta clásica cerveza trapense de color marrón oscuro, con buena espuma y cuerpo denso y considerada una de las mejores del mundo. Tiene 11,3% de alcohol y aromas intensos dulces, a frutas tipo pasas o ciruelas, madera o vino.”Es una delicia, para tomar despacito y saboreándola”, nos aseguran. “También es perfecta para añejar unos años“, ya que estos estilos, si se conservan en lugares frescos y oscuros ganan con el tiempo, como los vinos. Es una excelente cerveza relación calidad-precio, ya que por 3,85 euros se puede adquirir una botella en Labirratorium.

7 cervezas belgas imprescindibles 5
Las tres variedades de cerveza Rochefort que se fabrican | Foto: Adam Barhan / Flickr

Tripel Karmeliet

Un clásico entre los clásicos, pero no por ello menos especial, se trata de una ALE. La Tripel Karmeliet se caracteriza por ser la única en el mundo que está hecha con tres cereales -trigo, avena y cebada-, es de alta fermentación y tiene 8,4% de alcohol. “Perfectamente equilibrada en boca, destaca por su delicadeza”, comentan desde La Casa de la Cerveza. Su precio aproximado es de 2,75 euros la botella.

7 cervezas belgas imprescindibles
La Tripel Karmeliet es única | Foto: Sam DeLong / Flickr

Chouffe

Hay varios tipos de esta cerveza, pero bajo el punto de vista de La Casa de la Cerveza, la más llamativa es la blond (rubia) ya que se puede tomar tanto de aperitivo, como de postre y “si se toma con chocolate realza el sabor a violetas”. “Es toda una experiencia”. La Chouffe es de alta fermentación y su contenido en alcohol es de 8%. “Nuestros clientes le han puesto el sobrenombre de la cerveza del enanito, por su característico logotipo”, comentan desde La Maison Belge. “Una rubia sabrosa, no muy fuerte y refrescante”. Su precio ronda los 2,60 euros.

7 cervezas belgas imprescindibles 4
El característico logotipo del enanito | Foto: Marco Zanferrari / Flickr

Kwak

Su nombre hace honor a su creador Pawel Kwak, creador de la cerveza en 1791. Su característica principal es el vaso en el que se toma, en forma de probeta, que se creó para poder ir bebiendo mientras se conducía la carreta. Es una cerveza ámbar tostada rojiza de alta fermentación que tiene 8,4% de alcohol y “es ideal para tomar con carnes a la parrilla, cerdo, embutidos ibéricos, quesos y foie”, aseguran desde La Casa de la Cerveza. Su precio aproximado es de 2,60 euros la botella.

7 cervezas belgas imprescindibles 1
El típico vaso con forma de probeta de Kwak | Foto: Darren Sweeney / Flickr

St. Bernardus 12

Una muy buena cerveza de abadía oscura, fuerte en sabor y en grado de alcohol, un 10%. Con aromas marcados a levadura, caramelo, tostados y ligeramente a frutos rojos y ciruelas. “Su sabor es alcohólico y dulce”, dicen desde La Maison Belge. El precio de la botella es de 3,05 euros.

7 cervezas belgas imprescindibles 10
St. Bernardus, una cerveza de abadía con un sabor fuerte | Foto: Bernt Rostad / Flickr

Westvleteren

Considerada por muchos la mejor cerveza belga, es fuerte, con un 10,20% de alcohol y sabor intenso. Adquirir esta cerveza es complicado, y apenas se la ve en el mercado, ya que para conseguirla se debe ir al convento que la fabrica. De los 26 monjes cistercienses que residen en la abadía, cinco llevan las riendas de la fábrica de cerveza, y cinco más ayudan durante el embotellado. La Maison Belge sí ofrece esta exclusiva cerveza a un precio de 12,90 euros la botella.

7 cervezas belgas imprescindibles 9
La westvleteren no es fácil de conseguir | Foto: Reuben Gray / Flickr

Kasteel

Para finalizar, desde Cafeeke nos proponen una cerveza belga negra. “Combina la calidad sin precedentes del pasado y un sabor decididamente moderno”, nos aseguran. Kasteel es una cerveza marrón y sabrosa, con cuerpo y cremosa, con una graduación alcohólica de 11%. Para su consumo óptimo nos recomiendan servirla a una temperatura de 12º. Es una cerveza con una segunda fermentación en botella y un reposo prolongado en las bodegas del Castillo de Ingelmunster.

“Su aroma a malta tostada nos recuerda el pan recién hecho y frutas en almíbar, sugiriendo que se trata de algo para comer, más que para beber. Los azucares transformados en alcohol, es decir, no fermentados, dan como resultado un sabor dulce, ligeramente caramelizado y confitado, y nos hace pensar en un vino de Oporto”.

La Kasteel Donker es una cerveza para guardar y envejecer, de ahí la costumbre de etiquetar la cerveza con el año de producción, los catadores de cerveza suelen comparar la misma cerveza de diferentes añadas. Acompaña bien al buey asado, quesos fuertes y azules. EL precio de una botella de esta exquisita cerveza ronda los 2,75 euros.

I went with one of my favs: Kasteel Rouge.

  • Labirratorium: calle de Blasco de Garay, 21. Horario: martes a sábado de 11:00 a 14:30 y de 17:00 a 21:00, lunes de 17:00 a 21:00 y domingo cerrado.
  • La Maison Belge: Paseo de Santa María de la Cabeza, 42. Horario: lunes a sábado de 10:00 a 14:00 y de 16:00 y domingo cerrado.
  • La Casa de la Cerveza: calle luchana 15. Horario: lunes a jueves de 17:00 a 01:30, viernes, sábado y domingo de 14:30 a 02:30.
  • Cafeeke: calleCuchilleros, 3. Horario: lunes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo de 12:00 a 02:00 y martes cerrado.

Continúa leyendo: ¿Qué pasa en Cataluña?

¿Qué pasa en Cataluña?

Laura Fàbregas

Foto: YVES HERMAN
Reuters

¿Qué pasa en Cataluña? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí, y por qué los que no somos independentistas hemos tardado tanto en hablar?

La respuesta tiene que ver con el factor humano. Hemos tardado tanto en alzar la voz porque por mucho tiempo hemos sentido que formábamos parte de ellos: del mismo pueblo, no sé si un sol poble, pero sí un pueblo cívicamente unido. Hemos abandonado progresivamente el espacio público por temor al ostracismo o la muerte civil. A que nuestros más allegados pensaran que no éramos dignos de su confianza. Porque, digan lo que digan, la libertad más difícil no se ejerce ni contra el poder –en democracia, siempre algo abstracto y lejano– ni tampoco contra la publicidad. La libertad más difícil se ejerce contra los amigos. Contra los tuyos.

El sociólogo Émile Durkheim habló de “efervescencia colectiva” para explicar este fenómeno donde una sociedad comparte prácticas, hábitos y creencias como, por ejemplo, las Diadas. Durkheim ha sustituido a Montesquieu quien, probablemente, hoy sería un facha para la mitad de catalanes.

En Cataluña se han roto los valores de la ilustración. Los que hacen que un individuo pueda discrepar de los suyos a través de la razón independientemente de la compasión, el amor y las emociones que pueda sentir por ellos. Por eso tanta gente se sintió interpelada en la jornada del 1 de octubre al ver que una parte de los suyos recibía porrazos. Aunque pensara que eran ellos los que estaban equivocados. Como una madre que no quiere que metan a su hijo en la cárcel, aún sabiendo que es culpable. El valor está en decirle a su hijo que se ha equivocado, pero nadie discutiría el amor y lealtad de esa madre.

El nacionalismo destroza el terreno común que posibilita el debate, incluso entre familiares. Un liberal, un socialdemócrata e incluso un comunista pueden debatir sobre cuál es la mejor manera de generar riqueza y distribuirla. Un nacionalista no puede, porque aunque lo vista de racionalidad, el último eslabón de esta ideología apela a la parte emocional. Y si no estás con los tuyos, eres un traidor.

Continúa leyendo: Catetizaron Bruselas

Catetizaron Bruselas

Jesús Nieto Jurado

Foto: YVES HERMAN
Reuters

No se me equivoquen. La fotografía que acompaña esta columna no es del ‘mayo francés’. No es París ni hay sueños nobles bajo el aguanieve belga. Es Bruselas llena de indepes y sus cuñados. No es tampoco una masa pidiendo el adiós a las armas de los terroristas. No esperen nada de eso: acaso vean ustedes que son gente de posibles aprovechando los festivos y con una excusa para visitar los mercadillos navideños. Anduvieron las redes colapsadas de guapa gente de Tarrasa ‘selfieando’ el histórico momento: patriotas por la democracia y una vuelta a Europa en Ryanair. Igual hay adoquines, pero lo que se ve es a 45.000 españoles de aldea y campanario que se conoce que no tienen nada mejor que hacer un jueves de diciembre. 45.000 catetos en la Eurocapital en busca de una pulmonía de vuelta a El Prat. Quizá no tengan nada mejor que hacer. Quizá sea una de estas imágenes que a los ‘Jordis’ (ese esperpento mortadelesco de la sociología ‘taleguera’, anverso y reverso del ‘golpismo amb barretina’) les ‘pone’ cantidad. Bruselas no es lo que se dice París en el 68, ni Nueva York, ni la Gran Vía de Madrid. Bruselas es un poblacho complejo venido a más que lleva soportando pataletas españolas y embajaditas de la España plural.

45.000 mozos y mozas por la libertad de los Jordis y sus presos adláteres; y por la independencia, que es casi como manifestarse por una reformulación del sistema métrico decimal. El sueño del aburrimiento genera monstruos: quizá porque sin Euroorden sólo queda agitar el mambo, y darle a entender a los funcionarios comunitarios esa cosa africana que tenemos aquí los mediterráneos escandalosos. Lacitos amarillos y dos constipados. Ahí quedó la cosa. Otro día en que catetizaron Bruselas y le vendieron la moto, sí, a más de un medio de comunicación comprado desde hace ya largo tiempo.
Por Sant Jordi…

Continúa leyendo: Dabiz Muñoz: "La especia que alimenta mi vida es la ambición"

Dabiz Muñoz: "La especia que alimenta mi vida es la ambición"

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Rodrigo Isasi
The Objective

DiverXO presume de ser el único restaurante de Madrid dirigido por un chef con tres estrellas Michelín, Dabiz Muñoz, y eso se nota, siempre está lleno. Se puede reservar a través de su web, pero seguramente no encuentres mesa libre, al menos, hasta dentro de seis meses. Dabiz consiguió su primera estrella en 2010; la segunda, apenas dos años después, y la tercera en 2013. La ambición es lo que mueve a este mediático cocinero, que tiene dos restaurantes en Madrid (DiverXO y StretXO) y otro en Londres,  pero que ya planea inaugurar en 2018 otro en la capital española. Dabiz nos ha abierto  las puertas de “su templo”, DiverXO.

De puertas hacia fuera, se respira tranquilidad, un trato exquisito, exclusividad; de puertas hacia adentro, la cocina de DiverXO es un hervidero, la gente no para, los fuegos están a tope, cada trabajador, centrado en una tarea, y los camareros hacen “malabarismos” para no chocar con nadie y sacar los platos preparados. El resultado final es, sin duda, extraordinario, todo llega perfecto a la mesa de los comensales.

¿ Alguna vez imaginaste estar en la cúspide de la gastronomía española?

No sé si lo que me he imaginado es estar en la cúspide de nada. Yo siempre he soñado grande y sigo haciéndolo, he soñado con hacer grandes cosas que tenían que ver con DiverXO, al igual que ahora tienen que ver con StreetXO, o con todo lo que hagamos. Lo importante es que siempre he tenido claro que cuanto más grande sueñas, más grandes son los sacrificios, y he sido consecuente con ello. Así funciono yo, a través de grandes retos y objetivos que me voy marcando.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 1
El chef Dabiz Muñoz prueba un plato antes de que salga de cocina. | Foto: Jorge Raya/The Objective

¿Qué nos puedes contar de la apertura de un nuevo restaurante en Madrid?

Pues os puedo contar poco, pero estará abierto a comienzos del verano de 2018, que no se parecerá en nada a DiverXO y StreetXO y que creo que va a redefinir un poco nuestras propias reglas dentro del mundo ‘XO’ otra vez.

¿Cuál es la especia esencial en tu vida?

Per se no es solo una especia, es una mezcla de especias, que es el curry tailandés. Puede ser una mezcla de entre dos y 15 especias secas y otros seis u ocho condimentos húmedos. Quizá este sería el paquete de especias sin el que no podría vivir. Que no sea per se, la especia que alimenta mi vida es la ambición.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 5
Un cocinero monta un plato en DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Cuál es el precio de la ambición?

Creo que la ambición es necesaria para progresar, cada uno tiene su concepto de vida y cada uno tiene sus retos y objetivos en la vida. Pongo en una balanza lo que he perdido y lo que he ganado, y soy muy feliz. A mí nadie me ha obligado nunca a hacer nada de lo que hago, lo he hecho siempre porque así me ha salido hacerlo y es verdad que yo soy un tipo muy ambicioso, terriblemente competitivo  y que siempre tengo ganas y hambre de más. Esto, evidentemente, tiene consecuencias pero, a mí, siempre me ha merecido la pena.

¿Vale la pena renunciar a algunas cosas?

No conozco a nadie que haya querido conseguir algo y a base de constancia y perseverancia no lo haya conseguido, lo que pasa es que cuando hablamos de esto, a veces la constancia y la perseverancia suponen 15 años de tu vida. ¿Estás dispuesto a hacerlo? Esa es la pregunta. Eso ya es muy personal de cada uno, no creo que nadie sea mejor o peor por ambicionar más o ambicionar menos. Lo que sí creo es que hay que ser consecuente. No concibo el éxito sin un trabajo muy duro detrás.

Una de las lacras que quizá haya detrás de la ambición es la falsa modestia. No pasa nada porque seas ambicioso y a la vez seas consciente de que lo que haces lo haces bien, otra cosa es que caigas en el error de decir que eres el mejor o que eres mejor que el de al lado. Esto es muy subjetivo y no creo en este tipo de valoraciones absolutas. Lo que si que estoy de acuerdo es con competir con uno mismo, cada día ser mejor que tu día anterior, aunque a veces sea difícil de gestionar.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 2
Parte del equipo que dirige Dabiz Muñoz en la cocina de DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Qué le dirías a un aspirante a chef?

Sobre todo, si quieres ser cocinero, es porque te gusta mucho cocinar, te gusta hacer feliz a un tercero y tienes pasión por lo que haces. En este sentido, todos los programas de televisión de cocina han tenido muchas cosas buenas, pondero muy positivamente el impacto y la repercusión que han tenido sobre la sociedad y sobre la cultura gastronómica que tenemos en España. Quizá la parte más difícil de gestionar que han tenido estos programas y el boom gastronómico es que muchos chicos y chicas jóvenes, cuando quieren ser cocineros, solamente piensan en el éxito mediático y el reconocimiento social, y eso es un error. A cualquier chico joven que quiera ser cocinero le diría que nunca persiga ese reconocimiento, que ese éxito mediático tiene que ser la consecuencia de lo que hace y nunca tiene que ser el fin.

¿Cómo lograr el éxito en esta profesión?

Yo nunca busqué el éxito, nunca busqué el reconocimiento social, lo que buscaba es tener el éxito de ver mi restaurante lleno cada día, todas las sillas. Para mí, ese ha sido y es el gran éxito. Me voy muy feliz a mi casa cuando tengo los tres restaurantes llenos, que a día de hoy lo están siempre, y sobre todo cuando la gente que ha venido a comer te dice que es espectacular y le ha encantado. Para mí, esa es la definición de éxito en mi profesión.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 4
En DiverXO se cuida hasta el último detalle | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Cómo es colaborar con la ONG ‘Un inicio’?

En un principio empezamos a colaborar con la ONG Cesal, pero luego hubo una escisión en la organización y continuamos trabajando con la ONG ‘Un inicio’, que al frente de ella está Eduardo Roselló, un tipo que conocí hace ocho años, un loco que se dedicaba a la docencia y que hace dos años lo dejó para montar su propia forma de entender la ayuda a chicos que están en riesgo de exclusión social, a través de la cocina. Él no sabía nada de cocina hace ocho años, pero a base de ser un tipo con mucha constancia y muy terco, estuvo trabajando en DiverXO y otros restaurantes, consiguió aprender.

¿Y con Eduardo Roselló?

Roselló tiene mucha hambre por conseguir cosas en ese mundo de la ayuda social. Yo me siento muy vinculado a él y a todo lo que haga él; colaboro con Eduardo en muchas cosas que se ven y en otras muchas que no se ven. Creo mucho más en las personas que en los discursos y en lo que sucede de puertas hacia afuera. Edu es un tipo al que merece la pena conocer y seguir.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 6
El chef elabora una salsa en la cocina de DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Una causa por la que merezca la pena luchar?

A lo largo del año colaboro con muchas causas. Tengo un amigo que se llama Carlos Matallanas y tiene Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad terrible que a día de hoy no tiene cura y no tiene un tratamiento definido. Carlos es amigo mío de la infancia, jugábamos juntos al fútbol, pero después perdimos el contacto. Años después supe de él a raíz de su enfermedad. La ELA es una enfermedad que es muy fastidiada, poco a poco te va menguando y mermando las posibilidades físicas y en ocasiones las psicológicas. Es una enfermedad muy triste y por la que merece la pena luchar.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 7
Un cocinero prepara un plato en DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

Continúa leyendo: Estas son las cinco sustancias más adictivas del planeta

Estas son las cinco sustancias más adictivas del planeta

Redacción TO

Foto: ERIC VIDAL
Reuters

¿Cuáles son las sustancias más adictivas para el ser humano? Parece una respuesta de fácil respuesta, pero esconde complicaciones. Los investigadores difieren, en muchas ocasiones, sobre qué hace que una droga sea adictiva. Porque en este factor interviene, claramente, el componente físico, pero también podría atenderse al componente social: su accesibilidad y disponibilidad, por ejemplo.

Con todo, la revista científica The Conversation ha elaborado una lista a partir de un estudio desarrollado por David Nutt en 2007, más enfocado en los niveles de dopamina que producen. En este caso, se analizó el potencial de las drogas para crear dependencia física, y determinaron que estas cinco drogas son las más adictivas:

Cocaína

Esta sustancia interfiere en las transmisiones interneuronales y en el uso de dopamina por parte del cerebro, impidiendo que las neuronas apaguen las señales de dopamina. Los experimentos con animales han demostrado que los niveles de este neurotransmisor se multiplica hasta por tres con el consumo de esta droga, que toman entre 14 y 20 millones de personas en todo el mundo, según la Oficina contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas (UNODC). Una cifra que, sin embargo, podría ser mayor. Esto se debe a la facilidad con la que sus consumidores se habitúan a tomarla: un estudio de la Encuesta Epidemiológica Nacional sobre Alcohol y Condiciones Relacionadas norteamericana concluyó que una quinta parte de quienes prueban la cocaína termina siendo adictos.

Nicotina

Se trata del componente más adictivo del tabaco. Cuando el fumador consume un cigarrillo, esta sustancia se absorbe con velocidad en los pulmones y se dirige al cerebro. Es, al mismo tiempo, una sustancia presente en millones de personas de todo el mundo. La OMS asumió que hay más de mil millones de fumadores en todo el mundo y que más de ocho millones de personas morirán por ello cada año de aquí a 2030. En pruebas con ratones, la nicotina aumenta los niveles de dopamina entre un 25 y un 40 por ciento.

Un soldado abre una amapola para mostrar la savia que se usa para hacer opio en Coyuca de Catalan, México. | Foto: Henry Romero/Reuters

Heroína

Esta sustancia semisintética, derivada de la planta del opio, provoca el aumento de la dopamina –una activación de las vías de recompensa neurológicas– generada por el cerebro hasta un 200%, tal y como se ha podido comprobar en experimentos con animales. Además de ser la que más dependencia genera, es una de las más peligrosas y dañinas a nivel humano y social.

Barbitúricos

Los conocemos como medicamentos, tradicionalmente empleados para mitigar los síntomas de la ansiedad o para conciliar el sueño. Esto es posible porque su efecto consiste en apagar la actividad en algunas regiones del cerebro. Con todo, su uso es peligroso y debe ser controlado, pues una sobredosis puede detener las vías respiratorias e inducir a la muerte. Su consumo en otras décadas era muy elevado y la posibilidad de adquirirla sin prescripción en países como Estados Unidos creó a miles de adictos.

Alcohol

Esta sustancia tiene muchos efectos adversos sobre el cerebro, y también provoca el aumento de la producción de dopamina, entre un 40 y 360% en animales. De acuerdo con la OMS, más de 3 millones de personas murieron en 2012 por los daños causados por el alcohol. Hay estudios que sostienen que el alcohol es la sustancia más peligrosa de todas.

TOP