Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

8 motivos para visitar Bangkok durante las vacaciones

Álvaro R. de la Rubia

Foto: JORGE SILVA
Reuters

Se acerca la Semana Santa y tras este “aperitivo” de vacaciones muchos empezarán a planear los viajes de verano. Los destinos de moda cambian y, mientras ciudades como Londres, París o Nueva York se mantienen siempre entre las más visitadas, en los últimos años el atractivo de Asia ha crecido entre los turistas de todo el mundo. Esto es así hasta tal punto que ya no lidera el ranking ninguna capital europea: Bangkok fue en 2016 la ciudad más visitada según el estudio Global Destination Cities Index que anualmente publica Mastercard.

¿Por qué la capital tailandesa fue el destino elegido por más de 21 millones de turistas?

La comida: La gastronomía tailandesa tiene mucho que ofrecer al visitante de Bangkok. La ciudad está llena de restaurantes y puestos callejeros de comida en los que puede verse a gente comer a casi cualquier hora. Frutas exóticas difíciles de encontrar fuera del sudeste asiático, Pad Thai, platos picantes, cocinas de los países vecinos, etc. Sin duda, la comida es uno de los grandes atractivos de la ciudad.

8 motivos para visitar Bangkok durante las vacaciones 1
Vendedor de frutas en Bangkok. REUTERS/Chaiwat Subprasom

La amabilidad: Tailandia es conocido como el país de las sonrisas. Más del 90% de la población es budista y la hospitalidad está muy arraigada en la cultura tailandesa. Si bien es cierto que Bangkok no deja de ser una gran urbe con una población similar a la de Nueva York -con todo lo que ello conlleva-, la cortesía será sin duda uno de los denominadores comunes que encontrarán los turistas respetuosos en Bangkok.

El precio: La oferta de alojamiento, restauración y ocio en Bangkok cubre prácticamente todas las posibilidades: desde hostales al alcance de cualquiera, ideales para mochileros, hasta los hoteles más lujosos. Es muy sencillo comer por menos de 100 baths -menos de 3 euros- en los mercados callejeros y, cuando se consigue que los taxistas activen el taxímetro, moverse de esta forma es sustancialmente más barato que en cualquier capital europea.

8 motivos para visitar Bangkok durante las vacaciones 3
Un conductor de tuk-tuk fotografiado en Bangkok | REUTERS/Jorge Silva

Buena iniciación al sudeste asiático: Bangkok ofrece infraestructuras suficientes para hacer cómoda la estancia de los turistas, pueden encontrarse muchos puntos en común con ciudades europeas y a la vez conserva la esencia de una gran capital asiática.

La ubicación: Situado en el centro del sudeste asiático, Bangkok está bien comunicado y es un buen punto de partida para moverse por el resto de países de la zona (Tailandia tiene frontera con Myanmar, Laos, Camboya y Malasia) y las paradisíacas islas del sur del país.

El arte: Si tu motivación principal para viajar es el amor por el arte, Bangkok no te decepcionará. La ciudad posee más de 400 templos budistas y varios museos de historia y centros culturales.

8 motivos para visitar Bangkok durante las vacaciones 2
Bailarinas tradicionales bailan en el centro de Bangkok REUTERS/Erik de Castro

La temperatura: El clima en Bangkok puede ser una ventaja o un inconveniente. Si te gusta viajar con poco equipaje te alegrará saber que para visitar la ciudad podrás prescindir de abrigos, sudaderas y en general de cualquier prendar que cubra más de lo estrictamente necesario. Con una media de 30 grados y una humedad cercana al 90% Bangkok tiene un clima tropical que invitan a recorrer la ciudad sin prisas. Tailandia cuenta con dos estaciones diferenciadas: la seca de noviembre a abril y la lluviosa de mayo a octubre siendo los meses secos los más recomendados para visitar la ciudad.

Las compras: Aquellos que disfrutan yendo de compras en sus vacaciones también acertarán eligiendo Bangkok. La capital cuenta con enormes centros comerciales como MBK, el Central World -uno de los más grandes del mundo- o el Siam Parangon -el más lujoso de Tailandia-. Además, Bangkok cuenta con el descomunal mercado de fin de semana de Chatuchack, con más de 15.000 puestos de comida, ropa, decoración, etc.

Save

Continúa leyendo: Ometepe, el edén en peligro de extinción

Ometepe, el edén en peligro de extinción

Clara Paolini

Foto: Clara Paolini / Akabal Ishvara

Una exuberante vegetación que regala paisajes de otro tiempo, cascadas vestidas con los colores del arcoiris, caminos sin asfaltar salpicados de cocos maduros, manadas de cerdos y restos arqueológicos precolombinos; y como telón de fondo dos volcanes coronando la mayor isla del mundo dentro de un lago de agua dulce. Así es Ometepe, la isla que quedará en el centro del futuro Canal de Nicaragua.

Iniciativa de permacultura en Ometepé
Huerto de permacultura en El Zopilote, Ometepe.

Hasta ahora, la salvaje vegetación autóctona convivía en perfecta simbiosis con proyectos de permacultura, mientras los lugareños -guiris hippies expatriados y amabilísimas familias locales- esbozaban la tranquila sonrisa de saberse en un paraíso escondido. Ometepe es uno de los tesoros mejor conservados de Centroamérica, pero en estos momentos, se enfrenta a un futuro incierto.

Si necesitas ver para creer, atraído por la descripción de esta rara avis fuera de los circuitos turísticos convencionales, el momento es ahora. El Gobierno de Nicaragua ha acordado la construcción de un canal de 278 kilómetros que conectará el Mar Caribe y el Océano Pacífico a través del lago donde se encuentra la isla, poniendo así en peligro la supervivencia de tan idílica postal. La ley 840, emitida por el Gobierno de Nicaragua, ha entregado una concesión por 100 años para la construcción del canal interoceánico al empresario chino Wang Jing, propietario de HKND Group. Y lo que es un sueño para el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y para los empresarios asiáticos que se beneficiarán de la concesión, se ha convertido para muchos, en una auténtica pesadilla.

Volcán
Vistas del volcán Concepción desde el atardecer de Altagracia.

Ortega fantasea con empujar la economía del país y de paso, hacerse un hueco en la historia, mientras el conglomerado chino pretende sacar el máximo beneficio posible de esta nueva y ampliada versión del lucrativo Canal de Panamá. Nohelia González, editora del periódico local La Prensa, me comenta que, inicialmente, la sociedad nicaragüense en general acogió el proyecto con cierto optimismo, pues el hecho de que un inversor mostrara interés en hacer una obra, algo que para Nicaragua siempre había sido una meta sin conseguir, despertaba cierta esperanza para el desarrollo de una economía maltrecha. Sin embargo, grupos ecologistas, y en especial, los campesinos que se verían afectados por las expropiaciones para la construcción, consideran el proyecto un atentado hacia su preciado paraíso natural.

Further | Ometepe: el edén a punto de extinción - Lee más en theobjective.com
Akabal, voluntario de El Zopilote.

Aglutinados bajo el Consejo Nacional en Defensa de Nuestra Tierra Lago y Soberanía, y con el apoyo de partidos opositores como el Movimiento Renovador Sandinista y el Partido Liberal Independiente (PLI) ahora convertido en Coalición Nacional Opositora, han desarrollado ya 65 marchas anti canal, cuatro de estas a nivel nacional. Estos campesinos tienen varios líderes pero la que ha destacado ha sido Francisca Ramírez, quien ha sido la figura más representativa del movimiento de oposición campesina contra el canal: “Miles pensamos que preferimos morir antes de entregar o vender nuestras tierras. Y aunque nos digan que nos van a llevar a una ciudad y que vamos a tener todo, nosotros nos sentimos como que nos están quitando la vida o como que ya más bien nos están mandando a la muerte”, comenta Francisca.

Dadas las circunstancias, el viajero que visita Ometepe siente la extraña sensación de formar parte de un idílico espejismo con una amenazante fecha de caducidad. Al recorrer la isla, resulta inevitable que el paisaje descrito por Mark Twain en su libro Viajes con Mr Brown pase desapercibido: “dos pirámides magníficas, revestidas del verde más suave y más intenso, salpicadas de sombra y luz del sol, cuyos picos perforan las nubes ondulantes”. En lengua náhuatl Ōmetepētl significa dos montañas, aunque en realidad, los montículos que coronan la isla son dos volcanes, Concepción, uno de los volcanes más activos de Centroámerica, y Maderas, cuya cumbre puede visitarse tras una extenuante excursión que ofrece como recompensa espectaculares vistas panorámicas. Desde las alturas, el intenso verdor, los azules difuminados y los colores tierra de los campos se mezclan con la perenne neblina de las alturas.

¿Está este impactante paisaje a punto de desvanecerse?

Los volcanes seguirán allí, al igual que el lago, el cielo y la vegetación, aunque con un ingente canal rozando las orillas de la isla, el edén parece estar a punto de perder la intensidad de su carácter. El plan establecido no sólo incluye un gigantesco canal por el que podrán transitar a grandes petroleros y barcos de mercancías en un espacio de libre comercio, sino que además se prevé la construcción de grandes complejos turísticos (mastodontes de hasta 1.400 habitaciones) en la isla donde ahora conviven pequeñas fincas y casas de huéspedes.

La experiencia disfrutada al visitar la isla hace apenas unos meses parece estar en el lado opuesto de las modernas habitaciones estilo resort que en un futuro próximo acogerán a los viajeros. Entre las muchas y buenas opciones para pasar la noche, El Zopilote, es uno de los lugares que mejor condensa su espíritu. En esta finca, el visitante se ve envuelto en la aventura natural de dormir en hamacas arrullado por los sonidos de la selva, degusta los sabores de su huerto ecológico, aprende acerca del espectacular aprovechamiento de los proyectos de permacultura o las cualidades de la planta Moringa y vive la más auténtica relajación en clases de yoga gratuitas dos veces al día. En el ambiente relajado de sus atardeceres, mochileros y locales se preguntan con preocupación qué será de todo aquello cuando por vecinos, en lugar de las familias campesinas que forman junto a los hospedajes ecológicos la comunidad de la isla, aparezca el mármol, el cristal y el cemento de los grandes hoteles.

Further | Ometepe - eden a punto de extinción. Lee más en theobjective.com
Ojo de Agua, piscinas naturales de Ometepe.

Oficialmente, las obras que traerán el cambio comenzaron el 22 de diciembre de 2014, cuando la empresa china HKND Group inauguró la construcción del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, pero desde entonces las obras no parecen haber avanzado y las primeras instalaciones están ya deterioradas.  Hasta la fecha el megaproyecto continúa en estudios y sin ninguna obra en ejecución. El grupo campesino continúa haciendo lobby internacional y pronunciándose en contra de la obra, pero la problemática ha intentado silenciarse durante la ya bastante polémica campaña electoral en Nicaragua, en la que Daniel Ortega no parece preocuparse por ocultar afán autoritario.

“Ometepe representa a la perfección la extendida dicotomía entre progreso económico y el afán de conservación natural, entre el campesinado y los grandes proyectos comerciales, y por encima de todo, entre los paraísos del pasado y el futuro que vendrá.”

Ante este incómodo estancamiento, la comunidad local se ve obligada a esperar la llegada de los acontecimientos. En un proyecto caracterizado desde sus comienzos por la opacidad, no se sabe a ciencia cierta qué será del canal, es imposible dilucidar un destino claro para la isla a pesar de los malos augurios, y hasta el momento, sólo cabe ver pasar el tiempo con mayor o menor resignación. Sin embargo, una cosa es segura: Ometepe representa a la perfección la extendida dicotomía entre progreso económico y el afán de conservación natural, entre el campesinado y los grandes proyectos comerciales, y por encima de todo, entre los paraísos del pasado y el futuro que vendrá. ¿Son necesarios más motivos para visitar la isla lo antes posible? Sin necesidad de posicionarse de un lado u otro, decidan ustedes mismos si merece la pena viajar a Ometepe antes de su transformación.

Continúa leyendo: Mini viajes: qué visitar cuando solo tenemos un día

Mini viajes: qué visitar cuando solo tenemos un día

María Hernández

Viajar es un hobby al que a muchos de nosotros nos encantaría dedicar mucho más tiempo del que realmente tenemos disponible. Organizar un viaje puede resultar realmente complicado: encontrar transporte, alojamiento… pero, sobre todo, lo difícil es encontrar una fecha que nos cuadre a todos. Otras veces el problema es el dinero, porque en las fechas que tenemos libres todo es carísimo, o porque los vuelos baratos son un martes y no un viernes como queremos.
A veces, conseguir escaparnos un par de días parece casi imposible, por lo que acabamos desistiendo y planeando algo completamente diferente. Sin embargo, también está la opción de hacer un mini viaje, una escapadita de un día que nos quite ese mono de viajar y que a la vez nos permita visitar lugares a los que no dedicaríamos un viaje largo. Porque hay numerosas ciudades en Europa y en España que, a pesar de ser de las más conocidas o incluso bastante grandes, se pueden visitar en apenas un día.

Unas horas en la Alemania más internacional

La capital financiera de Alemania, Frankfurt, es un ejemplo de ello. Una ciudad de tamaño medio que acoge las sedes de numerosos bancos y empresas internacionales, pero que combina este skyline de altas y modernas torres con un casco antiguo que nos traslada a la Alemania más tradicional.
Frankfurt es una opción ideal para uno de estos mini viajes, pues su aeropuerto es el tercero más grande de Europa y los vuelos son constantes y baratos. Además, se encuentra a tan sólo cuatro paradas en metro del centro de la ciudad, por lo que no se pierde más tiempo del estrictamente necesario en traslados. Esta ciudad es también una buena opción como pequeña parada de un recorrido por los lugares más conocidos del país.

El skyline de Frankfurt visto desde la torre del Banco Central Europeo  (Foto: Kai Pfaffenbach/REUTERS).
El skyline de Frankfurt visto desde la torre del Banco Central Europeo (Foto: Kai Pfaffenbach/REUTERS).

Un paseo por el río Meno puede ser una buena manera de empezar el día. El Museumsufer (la orilla de los museos) concentra una gran cantidad de galerías entre los que se encuentran algunos como el Museo Alemán del Cine y el Museo Städel de Bellas Artes. Además, mientras disfrutamos del paseo por esta rivera, llegamos casi sin darnos cuenta al centro de la ciudad.
Sin alejarnos del río, la primera parada puede ser el Puente de Hierro, o “puente de los candados”: Frankfurt no podía ser menos que Roma y también tiene su puente de los enamorados. A la altura de este puente, a escasos dos minutos, está el Römer, el antiguo ayuntamiento de la ciudad. Durante la Segunda Guerra Mundial este edificio fue destruido parcialmente, afectando también a las casas de alrededor, pero posteriormente fue reconstruido y ahora constituye uno de las mayores atracciones turísticas de la ciudad. Durante el mes de diciembre, la plaza de Römerberg se convierte en un mercadillo navideño con puestos de comida, artesanía y alguno que otro de entretenimiento para los más pequeños. Este mercadillo puede ser la parada ideal para disfrutar de la comida tradicional alemana sin perder mucho tiempo.
Para seguir la ruta, en la avenida Zeil, “la Quinta Avenida de Alemania”, tienen sus escaparates numerosas marcas y restaurantes, así que podemos aprovechar para tomarnos un buen café y descansar del paseo. Pero sin parar mucho, porque aún nos queda disfrutar de las vistas que ofrece la Main Tower (Torre del Meno) desde sus casi 200 metros de altura.
Y por último, si tienes la suerte de poder disfrutar de una noche en esta ciudad, el barrio de Sachsenhausen ofrece bares y pubs con una mezcla de estilos para tomar una copa o probar el Apfelwein, una especie de sidra alemana muy popular.

Un alto en las costas del Mar Báltico

A pesar de ser la capital del país, Helsinki no suele ser un destino favorito. Finlandia es un lugar que asociamos con auroras boreales y la casa de Papá Noel, dejando el sur un poco abandonado. Sin embargo, Helsinki es un lugar al que se llega fácilmente desde otras ciudades como Estocolmo, o Tallín, o incluso en un crucero por el norte de Europa. Así que, si por casualidad te encuentras en alguna de estas situaciones, aprovecha para pasar por esta capital tan diferente.
En pleno centro de la ciudad se encuentra la catedral luterana, que fue construida en honor al Gran Duque Nicolás I, Zar de Rusia. Un magnífico edificio blanco de cúpulas verdes, añadidas posteriormente para crear una similitud con las catedrales rusas, que se ha convertido en un símbolo de la ciudad.

Catedral luterana de Helsinki, símbolo de la ciudad. (Foto: Yves Herman / Reuters).
Catedral luterana de Helsinki, símbolo de la ciudad. (Foto: Yves Herman / Reuters).

Desde la plaza de la Catedral, junto a la que se encuentran los edificios de la Universidad, podemos andar hacia el puerto. En invierno, un mar congelado dará lugar a las vistas más nórdicas, pero en verano el puerto se llena de vida con numerosos puestos de productos artesanales donde probar un buen plato de salmón fresco.
Siguiendo el paseo por el puerto llegamos hasta la catedral ortodoxa de Helsinki, conocida popularmente como “la iglesia roja” por su color característico. También con una clara influencia rusa, es otro de los monumentos que no te puedes perder en la ciudad.
Para comer, si eres de los que no puedes irte de un sitio sin probar su comida tradicional, en un restaurante como el Konstan Molja, un buffet tradicional finés, podrás comer desde el típico plato de salmón hasta un guiso de reno.
Y puestos a probar cosas tradicionales, ¿por qué no también los dulces? El Café Regatta es el lugar ideal para pasar la sobremesa: una cabaña de madera situada a orillas del lago, probablemente congelado, en la que puedes elegir si tomarte un café al calor de su interior o con una agradable fogata en el exterior. Aquí, es obligado pedir korvapuusti, un rollo de canela como no lo hay en otro sitio.
Para terminar, si aún queda tiempo para darnos un paseo, el centro de Helsinki ofrece el ambiente más exclusivo, pero también hay numerosos lugares donde comprar algún que otro recuerdo de esta parada por el norte.

Taormina, la joya de Sicilia

Dejando atrás el Norte y el frío que a él asociamos, una muy buena opción para un día de turismo es Taormina, una pequeña ciudad en la costa este de la isla italiana de Sicilia.
Las costas de Sicilia son ideales para los meses calurosos, aunque si queremos evitar el exceso de turistas, quizá la primavera es una mejor opción.
Para llegar hasta aquí es necesario utilizar el transporte público, pues el centro de la ciudad es peatonal y aparcar el coche puede resultar misión imposible, incluso en el parking que hay a la entrada de Taormina.
La mayor atracción de esta bonita ciudad es el Teatro Antico, romano, que aún hoy se utiliza. Pero lo mejor para aprovechar un día en Taormina es pasear por sus estrechas calles empedradas, con sus balcones vestidos de flores, y disfrutar de la animada vida que hay en ellas. Un paseo por sus antiguas construcciones, repletas de tiendas y puestos con productos típicos del lugar, nos llevará hasta la catedral de Taormina, Il Duomo de San Nicolo, la Villa Comunale con sus jardines, o el palacio de los Duques de San Stefano.

Las calles estrechas y empedradas de Taormina ofrecen un agradable paseo (Foto: gnuckx /Flickr).
Las calles estrechas y empedradas de Taormina ofrecen un agradable paseo (Foto: gnuckx /Flickr).

Y no sólo es bonita la ciudad, sino también lo son las vistas que nos ofrece. Desde el mirador de la Piazza 9 Aprile, numerosos turistas se deleitan con la imagen del Etna y de las preciosas playas que se encuentran a los pies de la montaña.
Para terminar, si no nos hemos entretenido mucho entre las compras y el café, una visita a la Isola Bella, debajo de Taormina, puede ser una buena manera de terminar el día. Un baño en sus aguas cristalinas o un simple paseo por la orilla de la playa para guardar en nuestra memoria las imágenes de su espectacular paisaje.

Un poco más cerca de casa

No todos los viajes tienen que ser tan lejos de casa. En España también hay ciudades que merecen nuestra visita, aunque solo tengamos un día para dedicarles. Alicante es una de ellas.
Aunque es conocida como destino de veraneo para turistas de toda Europa (aunque a veces parezca que solo hay ingleses y alemanes), Alicante no solo es playa.
Quizá uno de los lugares más recomendados para visitar en esta ciudad del sureste español es el Castillo de Santa Bárbara, ubicado en la cumbre del monte Benacantil, a 166 metros de altitud. Desde aquí podemos disfrutar de unas excepcionales vistas del casco antiguo de la ciudad.

El puerto de Alicante, con el Castillo de Santa Bárbara al fondo, ofrece unas bonitas vistas. (Foto: Jesús Alenda/ Flickr).
El puerto de Alicante, con el Castillo de Santa Bárbara al fondo, ofrece unas bonitas vistas. (Foto: Jesús Alenda/ Flickr).

A las faldas de este castillo está el Barrio de Santa Cruz, uno de los más tradicionales y típicos de la ciudad. Sus coloridas y originales casas, distribuidas en pequeñas callejuelas, nos transmiten la sensación de encontrarnos en un pueblo de los de antaño, de aquellos con encanto. Siguiendo la ruta llegamos al casco antiguo, donde podemos visitar lugares emblemáticos como el Ayuntamiento, reconstruido en el siglo XVIII, la concatedral de San Nicolás, la Plaza del Mar o el Convento de las Monjas de la Sangre.
Y aunque Alicante no sólo sea playa, también es una parte importante y bonita de la ciudad. Así que también es muy buena idea darse un paseo o un baño en la Playa de San Juan, el Cabo de la Huerta o la Playa del Postiguet, si no nos queremos alejar del centro de la ciudad.
Antes de terminar el día, la explanada de España, un lugar de los más emblemáticos de Alicante, nos ofrece la posibilidad de descansar en un ambiente relajado construido por su numerosa oferta gastronómica y artesanal.
Por último, podemos redondear la noche con una copa en la zona del casco antiguo conocida como “El Barrio”, donde se concentran una gran cantidad de terrazas, bares y clubs nocturnos.

No se pueden narrar en unas pocas páginas la gran cantidad de lugares espectaculares que podemos visitar en unas pocas horas, pero esta pequeña muestra nos da una idea de cómo aprovechar esos días sueltos que tenemos entre viaje y viaje o, simplemente, esos viajes express, esos mini viajes, que nos permiten alejarnos de la rutina durante un día.

Continúa leyendo: Cómo viajar casi gratis por todo el mundo

Cómo viajar casi gratis por todo el mundo

Clara Paolini

Foto: Clara Paolini
The Objective

Increíble pero cierto: viajar y recorrer el mundo puede ser más barato que quedarse en casa. La industria del turismo no quiere que lo sepas, y por eso se esfuerza en extender la mentirosa percepción que dicta que para viajar es necesario tener una cartera de lo más abultada, ser un hijo de papá o ahorrar durante años, pero éstos no son, ni mucho menos, requisitos indispensables para lanzarse a la aventura.

Siendo realistas, tampoco es del todo cierto que sea posible hacer el viaje de tu vida sin un mínimo en el bolsillo porque siempre necesitaremos una pequeña cantidad con la tomar el primer impulso, comprar los billetes de avión y cubrir las necesidades básicas, pero una vez dado el paso, existen maneras de prolongar el viaje hasta casi el infinito sin necesidad de volver a casa. Tanto quien escribe como varias decenas de viajeros con los que tuve la suerte de cruzar mi camino lo hemos corroborado: sí es posible viajar casi gratis.

No existen fórmulas mágicas y si no tienes dinero, un buen viaje requiere esfuerzo, tiempo y dedicación, así que no esperes cruceros de lujo, hoteles todo incluido ni sonrientes botones arrastrando tu equipaje. En lugar de tomar taxis, tendrás que hacer autostop. En vez de reservar tours guiados, serán anfitriones locales con diferentes planes más o menos apetecibles los que te muestren el recorrido. Puede que ninguna de tus noches disfrutes de sábanas de algodón y que en más de una ocasión duermas en cochambrosos sofás, moquetas o hamacas. Es posible incluso que viajar no signifique estar de vacaciones y tengas que trabajar como el que más para ganarte el pan en un entono desconocido. Pero aunque no lo creas, en muchos casos la precariedad dará paso a experiencias que consiguen recuperar la verdadera esencia de los viajes, donde la improvisación, lo inesperado y lo humano serán ingredientes indispensables.

Tratándose de viajes, querer es poder, y quien dice lo contrario es porque quizá no esté dispuesto a echarle agallas ni hacerlo de una forma alternativa.

Si eres de los que busca viajar barato o vivir viajando, este es tu  artículo.

Viajar gratis se puede, ¿quieres saber cómo hacerlo?. (Foto: Clara Paolini / The Objective)
Viajar gratis se puede, ¿quieres saber cómo hacerlo?. (Foto: Clara Paolini / The Objective)

Housesitting, o cómo cuidar de las casas de otros

¿Imaginas que un desconocido te dejara vivir en su casa durante unos meses totalmente gratis? Mucha gente que se va de vacaciones durante una temporada le pide al vecino o al portero que se encargue de regar las plantas o deja el perro con algún familiar; pero ¿qué hace la gente que vive en una gran finca con un huerto y caballos?, ¿dónde encontrar a alguien que cuide de varias mascotas sin tener que pagar una millonada?. ¿cómo se las apañan aquellos a los que le da miedo dejar su casa cerrada y solitaria? Hay mucha gente con casas maravillosas por todo el mundo que necesitan “cuidadores” porque debido a diferentes motivos, prefieren que haya alguien cuidando de sus hogares en lugar de cerrar las puertas a cal y canto durante su ausencia.

Si te gustaría convertirte en “housesitter”, comprometiéndote a cuidar de las casas de otros, existen varias plataformas online donde encontrar hogares temporales donde alojarte gratuitamente alrededor  mundo. En la mayoría de los casos hay que pagar una pequeña cantidad para inscribirse como usuario y ofrecer servicios, pero una vez dentro, aparecen cientos de opciones en diferentes lugares del mundo, con diferentes periodos de tiempo y donde los dueños especifican qué se espera exactamente de ti.

como-viajar-gratis-viajes

Dependiendo de las necesidades de cada propietario, los requisitos serán diferentes. Puede que tengas que cuidar de sus mascotas, atender jardines y huertos, o que simplemente debas asegurarte que todo está tal y como lo dejaron antes de su marcha. Ser seleccionado para cuidar una casa por primera vez no es del todo fácil ya que los propietarios prefieren usuarios que buenas reseñas que demuestren que son de confianza mediante experiencias pasadas, pero hay muchos viajeros que lo son de por vida gracias a este sistema. Artistas, escritores, viajeros de largo recorrido y todo tipo de profesionales que trabajan de forma autónoma encuentran la mejor opción de alojamiento convirtiéndose en cuidadores mientras recorren el planeta.

¿Dónde encontrar listados de gente que busca “cuidadores de casas”? MindMyHouse y TrustedHousesitters y HouseCarers son tan solo algunas de las opciones.

CouchSurfing, una red mundial de amigos que aún no conoces

Mucho más que un simple “truco” para viajar barato, CouchSurfing se ha convertido una ingente e imprescindible red social capaz de recuperar la verdadera esencia de los viajes: las personas que conocemos por el camino. El principio se basa en ofrecer a los viajeros un lugar donde pasar la noche, conocer a gente de todo el mundo y compartir buenos momentos.

¿Por qué iba a dejarme un desconocido dormir gratis en su sofá?“, se preguntan los incrédulos; “¿y por qué no?”, responde un CouchSurfer.

Gracias a esta iniciativa, gente de todo el mundo abre las puertas de sus hogares para acoger a viajeros de diferentes nacionalidades sin pedir nada a cambio, con la simple pero valiosa meta de compartir, conocer, aprender e intercambiar vivencias con personas provenientes de otros entornos y culturas.

como-viajar-gratis-couchsurfing
Así de sencillo es el mecanismo de CouchSurfing

Aunque es el motivo por el que más se está dando a conocer, CouchSurfing no es sólo sinónimo de alojamiento gratuito. Además, desde los foros y grupos se organizan todo tipo de eventos, excursiones y quedadas, por lo que viajar solo nunca es una obligación. Eso sí, como en cualquier aspecto de los viajes, a la hora de elegir anfitriones, conviene tener prudencia y seguir la intuición (que suele ser lo que mejor funciona).

Desde una visión personal, las vivencias haciendo CouchSurfing siempre fueron de lo más positivas: gracias a la infinita generosidad de un CouchSurfer pasamos la Nochebuena con una familia de adopción en lugar de en el aeropuerto (con una deliciosa cena y hasta regalos incluidos), y varios desconocidos se han convertido en amigos tras pasar días y noches de viaje en América Central y Estados Unidos, pero por supuesto, hay usuarios y experiencias de todos los tipos.

Parecido a CouchSurfing también tenemos TrustRoots y BeWelcome, plataformas que demuestran que la hospitalidad no tiene límites ni fronteras y que lo mejor de cada viaje suele ser sin duda la gente que nos encontramos por el camino.

Olvídate de pagar por un Airbnb, intercambia tu casa

A mitad de camino entre Couchsurfing y las plataformas de Housitting, también una opción de alojamiento gratuito, pero en este caso, basado en el intercambio.

El funcionamiento no puede ser más justo ni sencillo: hospedas a miembros de la comunidad para ganar puntos que luego podrás utilizar para alojarte en la casa de otro miembro y en cualquier parte del mundo. Un maravilloso método con el que en lugar de intercambiar dinero, se intercambian lugares.

como-viajar-gratis-trampolinn
Trampolinn, una plataforma de intercambio de casas entre particulares basado en un sistema de intercambio de noches.

Aunque existen infinidad de opciones, algunas de las plataformas más conocidas son NightSwapping, Trampolinn, HomeExchange (en español, IntercambioDeCasas) y MyTwinPlace.

WWOOF, trabaja en granjas orgánicas

WWOOF son las siglas de World Wide Opportunities in Organic Farms (Oportunidades en granjas orgánicas en todo el mundo), donde pueden encontrarse todo tipo de voluntariados en entornos rurales. Ayudarás con tus horas al productor local y a cambio recibes alojamiento y manutención.

como-viajar-gratis-voluntariado-granjas

El “wwoofing” permite alojarse en granjas ecológicas, trabajando a cambio de alojamiento y manutención. Existen granjas Wwoof en casi todo el mundo y casi todas mantienen unos estándares similares y trabajan conjuntamente para promover los ideales a favor de una economía sostenible y del respeto al entorno natural del punto donde se viaja.

Es sin duda una forma alternativa de desconectar de la vida de la ciudad, conocer otras culturas y disfrutar de la naturaleza.

 

WorkAway, trabajo a cambio de comida y cama para viajeros

WorkAway es una plataforma para encontrar todo tipo de trabajos a cambio de alojamiento por todo el mundo. Si por ejemplo te gusta el surf, puedes hacer un voluntariado en Hawaii a cambio de ayudar a alquilar las tablas. Si lo que quieres es aprender francés puedes encontrar un puesto de au pair en Niza, o si lo que te apetece es conocer la fauna de Oceanía, ayudar en la protección de animales en algún refugio. Desde trabajar unas cuantas horas a cambio de comida y cama en un hotel de lujo a echar una mano en un hostel por largas temporadas rodeándote de gente joven; en el listado de WorkAway hay oportunidades de todo tipo y en todo el mundo.

Se trata de voluntariados porque se basan en trabajar sin recibir dinero, aunque a cambio obtendrás un lugar donde dormir, comida con la que alimentarte y la experiencia de haber hecho más que un viaje a otro lugar, viviendo experiencias que un simple itinerario turístico de fin de semana será incapaz de proporcionarte.

Para inscribirse basta con pagar una pequeña cuota simbólica y contactar con los anunciantes que busquen voluntarios.

"Trabajando" en Nicaragua. (Foto: Nicole Petritz)
“Trabajando” en Nicaragua. (Foto: Nicole Petritz)

Lanzáte, investiga y nunca dejes de preguntar

El camino se hace andando y no hay mejor manera de viajar gratis que lanzarse a intentarlo. Siempre que llegues a un lugar, intenta relacionarte lo máximo posible tanto con otros viajeros como con la gente local, ya que nunca se sabe a dónde podrá llevarte la casualidad. Los resultados pueden ser impredecibles, pero conversar siempre supone ventajas: si te encuentras con un pescador y le preguntas qué hay en la zona, igual tienes la suerte de conseguir un paseo en barco gratis, o si cenando en una zona común del backpackers le preguntas a otros viajeros cuáles son sus planes, posiblemente consigas que te acerquen en su coche alquilado a una excursión. En muchas ocasiones, los alojamientos no anuncian puestos de trabajos, pero basta preguntar al dueño si podrías quedarte a cambio de ayudar a recibir a otros viajeros.

Decía Mark Twain que “viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente” y tanto es así que hasta tu percepción sobre el dinero puede adquierir otro valor e importancia recorriendo caminos inexplorados.

Continúa leyendo:

Ana Laya

Foto: Clara Paolini
The Objective

Following a Mediterranean diet could help reduce the risk of contracting one of the worst types of breast cancer by 40%, according to a large study for the World Cancer Research Fund.

TOP