Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

"Alemania ha tenido un comportamiento muy honesto con los refugiados"

Lidia Ramírez

Mi nombre es Refugiado, Editorial UOC, es la historia de Samia Sleman. Una joven de 15 años que durante varios largos meses fue esclava del Estado Islámico: “Lo peor venía por las noches, cuando una de nosotras tenía que ir a su habitación y nos pedía que lo tocáramos, que le practicáramos sexo oral. Allí siempre estaba su mujer, asistía a todo y asentía”. Ahora, Samia se encuentra con su familia en Alemania. También es el relato de la abuela Emilia, que acogía y daba el biberón a los pequeños que llegaban a la isla griega de Lesbos. Y la voz de Nour, que ya en Europa y tras leer la Biblia, decidió volver a Siria, sintiéndose humillado y menospreciado, para morir allí. Sólo tenía 23 años, pero una Europa indiferente a la mayor crisis migratoria y humanitaria después de la Segunda Guerra Mundial, pudo con él. “Quiero que Europa se avergüence de mi muerte”, contaba el joven a Leticia Álvarez e Irene L. Savio, autoras de Mi nombre es Refugiado. Un collage de historias recogidas durante sus trabajos en Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia, Hungría, Croacia y Alemania.  “Primeros planos al estilo Frank Capa… (Historias) que molestan como un flash que no se puede evitar”, escribe Roossend Domènech en el prólogo.

Irene L. Savio junto a Samia Sleman Kaman, esclava del Estado Islámico.  (Foto: Irene L. Savio)
Irene L. Savio junto a Samia Sleman Kaman, quien fue esclava del Estado Islámico. (Foto: Irene L. Savio)

Un retrato que conduce a la introspección, al silencio, a la reflexión, al análisis de cómo el ser humano puede llegar hasta determinados límites. Mohaimen Alhussein, de 21 años, recuerda en una carta recogida en el libro capaz de conmover a los corazones más duros: “Créanme cuando digo que teníamos una vida antes de la guerra. Ninguno de nosotros podía imaginar que acabaríamos cruzando media Europa y jugándonos la vida para llegar a escapar del horror”. (…) Somos personas que hemos tenido mala suerte en la vida, como dice mi padre”. Mosaicos de historias que acuchillan el alma de personas cuyos hijos serán los nuevos europeos y, por qué no, los futuros presidentes de Europa, de igual forma que un hijo de migrantes keniatas ha sido presidente de Estados Unidos. Hablamos con Leticia Álvarez, quien junto a Irene L. Savio, ha recorrido los Balcanes y Europa cubriendo la crisis migratoria que rompió todos los esquemas en el Viejo Continente.

Portada libro 'Mi nombre es Refugiado'.
Portada libro ‘Mi nombre es Refugiado’.

¿Es el título una provocación a una etiqueta de la que ellos mismos huyen?

Nos costó mucho titularlo. En lo que coinciden casi todos es en que no les gusta que les llamen refugiados, porque ante todo son personas. Los sirios, sobre todo, no se sienten refugiados porque para ellos es como ser ciudadanos de segunda o tercera. Además, hay que tener en cuenta que cuando llegan a Europa no son refugiados, sino solicitantes de asilo.

“Somos personas que hemos tenido mala suerte en la vida” 

En el libro contáis situaciones críticas a las que teníais que hacer frente. Como cuando recibisteis un mensaje de ayuda de una chica siria cuya embarcación se estaba hundiendo en alta mar. ¿Cómo se afrontan ese tipo de situaciones?

Reaccionas con sentido común. Aunque si ellos no están preparados para enfrentarse a esas situaciones, nosotras mucho menos. Fátima nos envió un mensaje en el que ponía “AYUDA” junto a un mapa que mostraba su localización. Lo primero que hicimos fue llamar a los guardacostas. En ese momento estás trabajando y centrada en lo que tienes que hacer, lo peor llega cuando desconectas y piensas qué habrá sido de esa persona y de todas las que con ella viajaban.

¿Sigues teniendo contacto con ellos?

Con todos. Nedal Loubani, un sirio de 20 años que fue nuestro traductor en Idomeni, vive ahora en Suiza, se ha prometido con una voluntaria y vive con ella. Su tío está en Holanda. La pequeña Ayla y su padre Mohammed están en Alemania, les enviamos ropa y sabemos que la niña va al colegio.

Leticia Álvarez junto a Nedal en el aeropuerto de Salónica, Grecia, el día de la despedida. (Foto: Leticia Álvarez)
Leticia Álvarez junto a Nedal en el aeropuerto de Salónica, Grecia, el día de la despedida. (Foto: Leticia Álvarez)

Las redes sociales y la tecnología han tenido un papel determinante en todo el proceso migratorio de estas personas…

Sí. Lo primero que hacen cuando llegan en las barcas es encender el móvil, comprarse una tarjeta del país y contactar con sus familias. Es más, la ruta de los Balcanes, aunque ya era usada hace muchos años por traficantes, comenzó a establecerse como una ruta al uso para los inmigrantes a través de las redes sociales y móviles. En los grupos iban poniendo información como, por ejemplo, “cuando llegues a Macedonia sigue la vía del tren”, o información útil para el viaje y llegar al destino final. También, las redes sociales han sido un medio indispensable para publicitarse las mafias.

El discurso de Merkel, que en un principio se mostró tolerante con los refugiados, está cambiando en los últimos meses. ¿A qué crees que se debe?

A las elecciones, sin ninguna duda. Aunque hay que admitir que Alemania no puede aguantar el peso de toda la gente que llega, y que llega cruzando con mafias y sin ningún tipo de control, porque eso afecta a su seguridad. Se critica mucho a Alemania pero con la extrema derecha que tiene ha tenido un comportamiento muy honesto y honrado y ha pagado el descontrol de Grecia y los Balcanes. Si se hicieran las cosas bien desde Grecia, donde hay más de 60.000 personas atrapadas, todo sería diferente. La gente llega mediante mafias a Alemania, unos se registran y otros no. Y ese descontrol es malo para el país. Por lo que su discurso ha cambiado por las elecciones, sí, pero también para dar un toque de atención a los otros países, porque ellos no pueden aguantar todo el peso.

dddd
Leticia Álvarez junto a varias niñas en el campamento de refugiados de Idomeni. (Foto: Leticia Álvarez)

“Turquía seguirá chantajeando todo lo que pueda. Está en una posición dominante”

En todo este tiempo que llevas cubriendo la crisis de los refugiados hasta ahora, ¿has visto algún cambio?

Sí, para peor. Antes podían pasar y llegar al norte de Europa, sin embargo, ahora cuando llegan a los países de destino a través de mafias los centros están más saturados y las cosas se ponen más difíciles. Además, en la actualidad si no tienes dinero y no pagas a las mafias no sales de Grecia.

Turquía amenaza constantemente con abrir las puertas y romper el pacto sobre los refugiados, ¿lo cumplirán o seguirán chantajeando hasta conseguir sus objetivos?

Chantajearán todo lo que puedan y más. Mi deseo es que lo rompiera antes Europa que Turquía. Pero ésta va a intentar sacar todo lo que pueda y más porque está en una posición dominante.

Te defines como una griega de corazón. ¿Crees que el Grexit  llegará a producirse?

Yo creo que sí. Aunque Europa tiene muchos frentes abiertos y, ahora, tras el Brexit, no puede permitirse otra salida del Euro. Pero dentro de dos años estoy segura de que afrontará otra crisis similar. Lo que vive Grecia es un bucle continuo hasta que un día explote.

La razón científica tras el escepticismo en torno al cambio climático

Cecilia de la Serna

Foto: FRANCOIS LENOIR
Reuters

El líder de la primera potencia mundial es un escéptico. Concretamente, no cree en el cambio climático. Donald Trump firmaba el pasado lunes un decreto que daba marcha atrás en muchas de las medidas tomadas por su antecesor, Barack Obama, para proteger el medio ambiente. Con ello, retrocedía así en un tema que la mayoría de científicos coinciden en calificar de urgencia a escala global.

Lo que hace Trump con la rectificación de las medidas medioambientales de la Administración Obama es hacerse eco de las opiniones de muchos votantes conservadores. Responde así a los deseos de gran parte de su electorado, repleto de escépticos del cambio climático. ¿Por qué abunda este escepticismo, a pesar de la abrumadora evidencia científica del calentamiento global?

Según unas recientes revelaciones, la negación del cambio climático tiene mucho que ver con el tiempo que hace. En un estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense, los investigadores han descubierto que las personas situadas en partes del país que han experimentado más temperaturas mínimas récord que máximas desde el año 2005, son menos propensas a creer en el cambio climático.

La razón científica tras el escepticismo en torno al cambio climático 1
Siempre hay que mirar el panorama general cuando hablamos de cambio climático. | Foto: NASA

El autor principal del estudio, Robert Kaufmann de la Universidad de Boston, explica que quería “convencer definitivamente a la gente de la realidad del cambio climático”. Para ello, debía demostrar que las temperaturas récord en las máximas ganaban a las récord en las mínimas. El laboratorio de Kaufmann desarrolló TMax, una medida de niveles récord basados en datos de las estaciones meteorológicas locales. Cuando Kaufmann vio los datos de TMax trazados en un mapa, tuvo una revelación casi instantánea. “Esto se parece a los mapas que he visto de personas que no creen en el cambio climático”, pensó. Él y su laboratorio compararon su mapa con uno generado por el coautor del estudio, Peter Howe, en la Universidad de Utah, basado en cómo 12.000 personas en todo el país respondían a la siguiente pregunta: “¿Está ocurriendo el calentamiento global?”. Resultaba que, donde las mínimas récord ganaban a las máximas, el porcentaje de gente que creía en el cambio climático era considerablemente inferior que en otras zonas. Esto responde, según Kaufmann, a un proceso lógico de la comprensión humana. “Una vez la gente se convence de algo, es fácil que ignore la evidencia ya que contradice su entendimiento”, explica.

“El tiempo que experimentamos en un momento concreto es un indicador muy pobre de los cambios a largo plazo en nuestro clima”

– Paul Egan, científico de la Universidad de Nueva York

Para Paul Egan, científico de la Universidad de Nueva York, “el tiempo que experimentamos en un momento concreto es un indicador muy pobre de los cambios a largo plazo en nuestro clima”. “Es una distracción del serio problema y el desafío que presenta el cambio climático”, añade.

Este estudio demuestra la necesidad que tiene la comunidad científica de comunicar correctamente el grave problema que supone este desafío medioambiental. Especialmente cuando las políticas que proponen los grandes líderes constituyen un retroceso y un castigo inmerecido para las próximas generaciones.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales

Redacción TO

Foto: Natural Cycles
naturalcycles.com

El control de la natalidad es un tema que siempre ha despertado gran interés y, en muchas ocasiones, también polémica. La incomodidad de algunos métodos, los efectos secundarios de otros y el hecho de que sean las mujeres quienes deben tomarlos han creado grandes debates sociales sobre cuál es la mejor manera de evitar un embarazo, o cuál es el método menos invasivo para el cuerpo de la mujer.

La aplicación Natural Cycles se ha unido a este tradicional debate, ofreciendo la posibilidad de utilizar un método anticonceptivo que, a través de un algoritmo, utiliza la temperatura de las usuarias para determinar si pueden mantener relaciones sexuales sin protección sin ningún riesgo de quedarse embarazadas. Esta aplicación no es la primera de este tipo que sale al mercado, pero sí es la primera que ha sido aprobada como método anticonceptivo en Europa, a pesar de que su aprobación había sido denegada previamente.

Alrededor de 150.000 mujeres han decidido ya confiar en este método creado por la científica Elina Berglund y reconocido oficialmente como un sustituto fiable de la píldora anticonceptiva. Natural Cycles utiliza la misma lógica que algunos métodos de fertilidad cuyo objetivo es precisamente el contrario, indicar a las mujeres cuándo es el día más indicado para concebir.

Cómo funciona

Lo primero que nos preguntamos es cómo funciona esta app. Natural Cycles utiliza la temperatura del cuerpo, que analiza con un algoritmo y junto a otros datos sobre el ciclo menstrual, para determinar si es un día seguro o no para mantener relaciones sin riesgo de quedarse embarazada.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 5
La temperatura se debe tomar antes de salir de la cama. | Foto: Natural Cycles

Aunque pueda parecer una tontería, la primera duda que aparece es cómo debe tomarse la temperatura para introducirla en la aplicación. Se necesita es un termómetro basal de dos decimales, a parte de la aplicación. Para medir la temperatura, algo que debemos hacer antes incluso de salir de la cama por la mañana, simplemente hay que introducir el termómetro bajo la lengua, tan atrás como sea posible, y tomar allí la temperatura. Una vez introducida en la aplicación, será utilizada para medir los niveles de hormonas y analizar el ciclo menstrual. Con todos estos datos, Natural Cycles te dirá si te encuentras en un día rojo o verde, determinando así si debes utilizar protección para mantener relaciones o no.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 4
La app utiliza los datos del ciclo menstrual y un algoritmo. | Foto: Natural Cycles

Además de detectar la ovulación y datos de fertilidad, la aplicación ofrece predicciones bastante precisas sobre futuros ciclos.

¿Es realmente efectiva?

La compañía asegura que su aplicación tiene una efectividad muy alta, situándola solo por debajo de la del DIU y por encima del uso de preservativos.

Para hacer esta afirmación se basa en un estudio realizado en 100 mujeres, de las cuales solo cinco se quedaron embarazadas debido a un mal funcionamiento del algoritmo, que no reconoció adecuadamente sus días fértiles.

Diferencias con otros métodos

Más de dos tercios de las mujeres en edad reproductora en Europa utilizan métodos anticonceptivos de algún tipo. Sin embargo, el 10% de aquellas que corren el riesgo de tener un embarazo no deseado, no usan ninguno. Una de las razones principales por las que se da esta situación es la gran cantidad de efectos secundarios de los tratamientos con hormonas, como la tendencia a la depresión, los cambios en la piel, la hinchazón…

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 7
Los anticonceptivos hormonales tienen efectos secundarios. | Foto: Amber McNamara/Flickr

La aplicación ofrece la posibilidad de controlar la natalidad sin necesidad de tomar hormonas o de utilizar otros métodos anticonceptivos que a veces pueden resultar excesivamente caros. La principal desventaja que se le puede atribuir es quizá el hecho de que no es un método anticonceptivo que se pueda usar durante todo el mes, sino que hay ciertos días de fertilidad en los que es necesario utilizar otro tipo de protección, como el preservativo.

Natural Cycles funciona a través de una suscripción mensual, que supone un gasto de unos 70 euros anuales. Su precio es, por tanto, inferior al de otros anticonceptivos. Pero este gasto es relativo, porque debemos tener en cuenta que se debe combinar al menos con preservativos, por lo que el gasto aumenta.

Todos los proyectos de código abierto de Google, disponibles en una única web

Redacción TO

Foto: Kim Jin-a
AP

“2.000 proyectos y contando”. La relación de Google con el código abierto (es decir, desarrollado y distribuido sin restricciones) es larga y ahora da un nuevo giro. El gigante tecnológico acaba de lanzar Google Open Source, una web en la que están contenidos todos los proyectos de código abierto en los que trabaja la compañía o incluso aquellos que apadrina o impulsa. El objetivo de Google Open Source es doble: por un lado, promocionar el uso y divulgación del código abierto; por otro, promocionar en concreto los softwares de este con los que la compañía tiene relación.

En Google siempre hemos usado el código abierto para innovar“, explica la empresa en un comunicado. “Queremos devolver algo, disfrutamos siendo parte de una comunidad. En ocasiones, lanzamos código para impulsar a la industria hacia adelante o para compartir las mejores prácticas que hemos desarrollado. Pero a veces simplemente es código interesante y divertido“, explica Google. “Comunidad” es precisamente la palabra clave de este tipo de software, pues el código de estos programas se hace público y, a partir de ahí, cualquier usuario puede utilizarlo para modificarlo, expandirlo o mejorarlo.

Todos los proyectos de código abierto de Google, disponibles en una única web 1
EL USUARIO PUEDE CONSULTAR EL CÓDIGO DE ANDROID | FOTO: GOOGLE

A diferencia del software libre, que simplemente es de acceso libre y gratuito, el de código abierto permite al usuario acceder a las tripas del programa. La propia Google lo explica en un comunicado: “El código abierto es más que simplemente código. Se trata de la planificación que ocurre antes de que se escriba cada código, del proceso de cómo ese código lo usan otros, de promover un ambiente receptivo donde pueda crecer una comunidad”.

La web que ahora presenta Google no es un almacén de código, sino algo más parecido a una biblioteca de consulta, con cada proyecto indexado para facilitar su búsqueda. Desde el sistema operativo Android al proyecto de navegador Chromium -la matriz de Chrome-, dos de los mayores éxitos de Google en el campo del código abierto. La página contiene, explica la compañía de Silicon Valley “las cosas que son de esperar: nuestros programas, organizaciones que apoyamos y una lista exhaustiva de proyectos de open source que hemos presentado. Pero también contiene algo inesperado: una mirada a cómo hacemos código abierto”.

"Soy una de las pocas personas en España que vive de los 'esports'”

Verónica Reguillo

Foto: Mark J. Terrill
AP Foto

“Mi sueño es lo que actualmente estoy haciendo. Soy una de las pocas personas a nivel nacional que vive de los esports. Alvar ‘Araneae’ (nombre de guerra que significa araña en latín) comenzó a competir en 2010, cuando tenía 20 años, aunque a los videojuegos ha jugado toda la vida. “Desde que a mi hermano le compraron la Spectrum”.

"Soy una de las pocas personas en España que vive de los esports”
Alvar Araneae es un profesional del LOL (League of Legends). | Foto: Alvar Araneae

Pero los esports no consisten solo en jugar sino, sobre todo, en competir; Araneae lo define como la “profesionalización de los videojuegos” que llena recintos, estadios, y que no para de crecer. A nivel mundial este mercado se incrementará un 6,6% entre 2015 y 2019, hasta los 118.600 millones de dólares, según un reciente estudio de Newzoo, consultor del mercado de los videojuegos.

Estas cifras estratosféricas proceden, principalmente, de países asiáticos como Corea del Sur, donde a día de hoy los esports “son el deporte nacional”, cuenta Alvar Araneae a The Objective. España se sitúa en el noveno lugar del ranking mundial donde este mercado llega a generar alrededor de 1.600 millones de dólares.

"Soy una de las pocas personas en España que vive de los esports” 1
Los asiáticos son imbatibles en lo que se refiere a esports, sobre todo en Corea del Sur. | Foto: David Goldman / AP

Está claro que el cambio y el avance en este campo han sido importantes, y parece que la tendencia es que lo sea aún más. Ya nadie es “un friki” por jugar a los videojuegos, nos cuenta Alvar. “Ahora le dices a una persona que juegas profesionalmente a los videojuegos y lo ven como algo impresionante”. Sin embargo, a pesar de las cifras que se manejan, de que cada vez hay más multinacionales interesadas en patrocinar las competiciones de batalla y de estrategia del League of Legends (el esport más popular) o del Starcraft, quienes están dentro de este mundo también afirman que hay que ir con pies de plomo; despacio; porque las cifras también pueden inflarse.

“Hay que ser cautos, mucha gente intenta vender humo. Pero a la vez, sí que pienso que si el flujo de los videojuegos sigue en España como está yendo hasta ahora, es bastante positivo. Las cifras en las que nos estamos moviendo se multiplican año tras año.”, afirma Araneae.

A Manuel Arregui, un experto en esports que lleva 14 años organizando competiciones de videojuegos y viviendo en distintas partes del mundo, no le gusta hablar de cifras. En la entrevista con The Objective afirma que no es prudente comparar, al menos ahora mismo, un evento de esports con algo tan potente como la final de la Super Bowl (una teoría cada vez más recurrente). “Sí, se llenan recintos. Hace poco en el Palacio de Vistalegre hubo un encuentro internacional y se llenó con 20 ó 25 mil espectadores. Hay finales de ligas online que reúnen a 10 ó 15 mil personas viendo la partida, y más de 50.000 personas alrededor de lo que es la partida. Estamos en un punto bueno, pero yo creo que necesitamos pararnos un poco, mirar cómo está el panorama, y volver a caminar”.

"Soy una de las pocas personas en España que vive de los esports” 2
Manuel Arregui comenzó en un ‘ciber’ con diez máquinas de videojuegos. | Foto: Verónica F. Reguillo / The Objective

“Hay que tener cuidado con las cifras porque luego nos perjudican”

Arregui acaba de llegar a España después de estar dos años viviendo en México, y organizando competiciones de League of Legends. “Los esports son un fenómeno muy global, pero hay que tener cuidado con las cifras que damos porque luego nos perjudican. Yo no puedo ir a Coca-Cola, por ejemplo, y decirle: “es que a mi evento han venido 120.000 personas”, porque cuando Coca-Cola me patrocine y vea que al evento que organizo solo acuden 6.000, pues habrá un problema. Y eso ha pasado con grandes marcas”.

A pesar de todo, y lo que es una realidad, es que cada vez hay más gente, sobre todo jóvenes, interesada en jugar profesionalmente a los videojuegos, y en España ya se están planificando varias competiciones presenciales importantes a las que irán miles de personas. En mayo, se llevará a cabo el evento internacional de la FIFA, y en la última semana de junio empezará “el evento más importante en esports, según nos cuenta Arregui. Será el Gamergy, en Ifema, donde se espera que se den cita entre 15 y 20 mil personas.

¿Quiénes compiten en los esports?

Los jugadores profesionales suelen tener entre 17 y 25 años, y pueden hacer alrededor de 150 ó 200 acciones por minuto con el ratón. La concentración, la rapidez de reflejos, la capacidad de hacer muchas cosas a la vez, y sobre todo, “echarle horas y aprender de cada partida y de cada jugada”, son las claves del éxito, nos cuenta Alvar Araneae. Tras varios años jugando, viviendo y viajando alrededor del mundo (Alemania, Corea del Sur, Estados Unidos, México, Brasil, y toda Europa), este joven ha vuelto a España para ser entrenador y analista de esports. “Ahora me he enfocado en los equipos y los jugadores nacionales para contarles un poco de esas vivencias, para que no comentan los mismos errores que hice yo, y que puedan aprender con mi experiencia”.

“Vivía en Alemania y venía a Madrid a hacer los exámenes”

Alvar da varios consejos a todos los apasionados por los videojuegos que sueñan con ser profesionales, más pronto que tarde. Primero, y por encima de todo, que no dejen de estudiar. “Yo cuando empecé a competir estudiaba Ingeniería Industrial en Madrid y no quise dejarlo. Vivía en Alemania y venía a Madrid a hacer exámenes”. En segundo lugar, Alvar apela a la autocrítica, a aprender de los errores en cada partida, por encima de culpar a los demás; y por último, este profesional apunta también al trabajo constante, “y poco a poco subir el nivel hasta que un club intente apostar por tu futuro”.


La comunidad, uno de los pilares

Tanto quienes organizan las competiciones, como aquellos que juegan o compiten, destacan dos puntos clave que hacen de los esports un deporte (hay quienes no lo consideran como tal) lleno de magia.

Por una parte su globalidad, la sensación de poder jugar contra otras personas de diferentes partes del mundo, con la certeza, en numerosas ocasiones, de que nunca podrá haber un encuentro físico, más allá del virtual. Y por otro lado, la importancia del juego en equipo y de la comunicación. “A nivel amateur los aspectos más importantes pueden ser tu habilidad, tu capacidad de aprendizaje, tu concentración; pero a un nivel profesional, la comunicación es el rasgo más importante porque no ves al resto de tus compañeros. Ahí radica un poco la belleza, que sepas comunicarlo todo, que tengas esa compenetración con el resto de tu equipo”, nos relata Alvar Araneae, quien también responde a su nombre real: Alvar Martín.

TOP