Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Angelica Dass: "Antes que únicos, lo que somos, es humanos"

Clara Paolini

Foto: Angelica Dass

Un niño te pide que le pases un lápiz “color carne”, ¿qué tono eliges? Sin pensarlo dos veces, tomas el rosa. Es irracional, vehemente y puede que hasta supremacista, pero también es la reacción más probable. Si ese niño estuviera retratando a Angelica Dass, ése no sería el lápiz que buscaba.

Como ocurre con la gran mayoría de seres humanos, la piel de Angelica Dass, no es rosa. La suya es de color 7522C, y de esta aparente insignificancia nació una reflexión que hoy expresa mediante Humanæ, el mayor inventario cromático de los diferentes tonos de piel humana de la historia. Hablamos con ella para sumergirnos en el proyecto mediante palabras de la propia artista.

Angelica Dass
Algunas de los retratos parte de Humanæ | Imagen: Angelica Dass

Dass ha compilado más de 4.000 retratos en 5 continentes y todos con el mismo formato: 11×11 pixeles, plano frontal y de fondo, el mismo color de la persona retratada. Cada imagen se acompaña en su parte inferior de unos dígitos que se corresponden con el código preciso de las Guías PANTONE®, un sistema empleado en diseño gráfico para identificar un color. En su caso, como ya apuntó el fotógrafo Alejandro Castillote, este método consigue desactivar “cualquier pretensión de control o de establecimiento de jerarquías en función de la raza o la condición social”.

Nacida en Brasil pero madrileña de adopción por más de una década, la fotógrafa explica los entresijos del infinito proyecto sobre el que otros se miran, se identifican, reflexionan y debaten. De su bachiller técnico y mecánico tomó su obsesión por la medición, de su experiencia en la fotografía comercial la finura estética, y de sus raíces familiares, el contenido de un mensaje que clama por la alabanza de la mezcla, la diversidad y el respeto, tanto hacia otros como hacia uno mismo.

“Es un trabajo que ha nacido del dolor. Grande. Profundo. Que me ha arrastrado durante muchos años”

Cuando nos reunimos con ella cerca de su estudio en Madrid, acaba de volver de realizar un proyecto con refugiados entre la frontera entre Italia y Suiza y cuenta que dentro de unos días viajará a Abu Dhabi. Son tan sólo ejemplos de los diversos e hiperactivos pasos a los que se ha visto impulsada por Humanæ desde el boom de la charla TED Global, la cual impulsó su proyecto hasta los confines de la Tierra.

En la sede de la UNESCO en París y el Foro Económico Mundial de Davos. En escuelas y residencias de ancianos. En museos y calles. Entre coleccionistas suizos y agricultores ecuatoriorianos. En la revista Foreigns Affairs, en miles de páginas de internet y en cientos de conferencias. Aquí, allí y en todas partes. Humanæ llega a casi todos los rincones del mundo como herramienta y detonante, pero Angelica Dass recuerda bien cómo empezó el germen de la vorágine:

“Es un trabajo que ha nacido del dolor. Grande. Profundo. Que me ha arrastrado durante muchos años. Es la raíz de algo que quiero cambiar y yo sola en casa colocando mis fotos no podía cambiarlo” explica la artista.

Angelica Dass 2
Humanæ laGalería Max Estrella, ganadora de la sección off PhotoEspaña 2013 | Foto: Angelica Dass

Empezó como un proyecto de fin de máster con cierta función catártica, intentando entender el enredo de su propia identidad haciendo retratos de familiares y amigos. Después, empezó a dialogar con desconocidos a los que les decía: “mira, yo quiero probar que nadie es blanco ni negro, ¿te apuntas?. Más tarde llegaron las convocatorias con cientos de voluntarios en casa ocasión, y al final, acabó dándose cuenta de que en realidad “Humanæ es una conversación con el planeta entero”.

¿De verdad ha conseguido llegar a todas partes? Angelica responde: “siempre digo que dejaré de hacer fotos cuando de verdad consiga un equilibrio en mi trabajo. No es justo que de los 54 países que hay en África yo solo haya visitado uno, Etiopía, y sin embargo haya ido 5 veces a Suiza en diferentes conferencias y proyectos. Algo pasa. Tanto la financiación como la oportunidad de discutir sobre estos temas está en el hemisferio norte y esto también es aplicable en una misma ciudad. Se deben hacer cosas en las instituciones y centros de las grandes ciudades pero también los barrios marginales”, opina Angelica, quien no establece fecha de fin para el proyecto sino una perpetua evolución.

“Yo no hablo desde el enfado; trabajo desde el amor. Es cursi pero es así”

Dass comenta que “es fácil evangelizar a católicos” y trabajar en grandes ciudades europeas o estadounidenses donde se apoya la discusión sobre estos temas, pero hay preguntas que mantienen su sed de movimiento: “¿Cómo hacer llegar la conversación a esa gente que nunca va a entrar en el museo?, ¿cómo transmitir el proyecto para que puedan reflexionar sobre temas que les interesan?”. Su estrategia se sienta sobre una filosofía sólida: “La cultura es un lugar de unión extremadamente importante y mi lugar no es en el centro ni en la periferia sino de puente entre ambos. Igual estoy con multimillonarios que con niños y puedo hacer de puente entre los extremos”.

Cuando le preguntamos sobre ideologías racistas, la artista comparte episodios vividos en carne propia en España. Ha recibido comentarios xenófobos, insultos nacidos de la ignorancia y un anciano llegó a pedirle a policía que revisara sus papeles. Sin embargo, no pierde la esperanza por transformar las cosas: “Yo no hablo desde el enfado; trabajo desde el amor. Es cursi pero es así. No canalizo rabia (…) Tenemos que abrir la mente, pedir más empatía, buscar lugares comunes y evitar enfrentamientos. Ya bastante difícil es estar en este planeta donde cada día es una pelea. ¿Cómo vamos a hacer ese camino más amable?,  ¿cómo intercambiar experiencias?, ¿cómo seguir aprendiendo y seguir siendo curiosos?”.

Angelica Dass considera que, a pesar del ruido que puedan crear los movimientos políticos de derecha en Europa y el incremento de la xenofobia asociados a los mismos, “hay un aumento en el deseo ciudadano de luchar contra el racismo” y que con su trabajo y su posición como figura pública, contribuye a que otras personas no sientan el rechazo: “Mi obra es política porque yo hablo. Antes me quedaba callada pero desde que descubrí que parte de mi trabajo es hablar, no perdono una“, asegura la artista.

Angelica Dass 3
Reflexión y debate más allá de la imagen | Foto: Juan Miguel Ponce

Sus fotografías son utilizadas por antropólogos, pintores, profesores, quienes la usan como herramienta de enseñanza, y hasta por científicos. Humanæ esta en el Laboratorio de Genética en el Museo Da Vinci porque “enseña es que todos tenemos una compilación de ADN y es en las últimas letras donde hay unas letras que nos diferencian y nos hacen únicos. La materia prima que nos hace es la misma. De ahí que el respeto y el tratamiento de las imágenes exactamente el mismo, pero todos únicos y especiales“.

“Quiero que descubramos que no existen las razas”

Durante la conversación, Dass no puede evitar recordar que la codificación asociada a una tipología física aparece con la llegada del colonialismo, simplemente “porque había justificar que esa persona era inferior“. Pero si no podemos cambiar la historia, ¿es posible revertir el proceso?

La fotógrafa tiene un ambicioso plan: “Lo que yo quiero es gigante: De la misma manera que hemos llegado al consenso de que la tierra no era plana, y científicamente hemos probado que era redonda, deseo lo mismo para la raza. Quiero que descubramos que no existen las razas, que somos una, que somos humanos y lo fundamental es el respeto. Entremos después en discusiones sobre cómo gestionar las diferencias, porque existen y son fundamentales; nos hacen únicos. Pero antes que únicos, lo que somos, es humanos”.

Continúa leyendo: ¿Por qué los bosques solo están creciendo en los países ricos?

¿Por qué los bosques solo están creciendo en los países ricos?

Redacción TO

Foto: Paul Summers
Unsplash

Los bosques de Sudamérica y del África subsahariana están desapareciendo. El planeta pierde cada año casi cinco millones de hectáreas netas. El precio de la deforestación se ve con claridad en países como Brasil o el Congo. Los bosques en los países occidentales ricos también están sufriendo cambios, pero justo al contrario: cada vez están creciendo más, ocupan más tierra como y sus árboles son más grandes.

Mientras en la zona brasileña del Amazonas la tala de árboles aumentó en 2015 por primera vez en una década, la demanda de soya y otros productos sembrados en la selva ha provocado una deforestación similar en Bolivia, y las tasas anuales de deforestación bruta en la cuenca del Congo se han duplicado desde 1990, los bosques se están extendiendo en casi todos los países occidentales.

En 1990, el 28% de España tenía bosques, ahora ese porcentaje ha aumentado al 37%. Tanto en Grecia como en Italia, el crecimiento fue del 26% al 32% durante el mismo período. Los bosques también están expandiéndose gradualmente en Norteamérica y Australia. Pero, además, los bosques están teniendo un crecimiento muy rápido en lugares que históricamente tenían muy pocos árboles. Uno de los casos más sorprendentes es el de Irlanda. Aproximadamente el 1% de ese país estaba cubierto de bosques cuando se independizó en 1922. Ahora los bosques cubren el 11% de la tierra y el Gobierno quiere aumentar la proporción al 18% para 2040.

¿Por qué los bosques solo están creciendo en los países ricos? 1
Foto: Mr.Marco/Unsplash

¿A qué se debe esta tendencia? Los expertos de The Economist apuntan a dos principales factores para explicar este crecimiento. El primero es el abandono de las tierras de cultivo, especialmente en lugares altos y secos donde son más difíciles los cultivos. Cuando los agricultores dejan de intentar ganarse la vida con aceitunas u ovejas, los árboles vuelven a esas tierras.

Bosques contra el cambio climático

El segundo es la política y el subsidio de los Gobiernos. Los países han protegido y promovido los bosques por diversas razones a lo largo de la historia: desde la necesidad de construir buques de guerra de madera hasta el deseo de promover la construcción de viviendas suburbanas. Ahora, los árboles tienen cada vez más importancia en la lucha del planeta contra el cambio climático. Estos grupos de árboles son sumideros de carbono por su conversión de CO2. En algunas zonas del planeta, como en Louisville (Estados Unidos), se está apostando por la plantación de millares de árboles para comprobar que pueden tener un beneficio directo en la mejora de nuestra salud y en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, el enverdecimiento de occidente no ha sido bien recibida por todos. Los agricultores se quejan de que se está dejando de usar tierra para plantaciones de árboles que reciben subsidios muy generosos y, en ocasiones, superiores a los que reciben las tierras para agricultura y ganadería. Partes de España y Portugal están afectadas por incendios forestales terribles, como el que hace unos meses azotó a Galicia. Estos incendios en parte se producen en áreas replantadas con eucaliptos, una especie de importación australiana que se plantó para su pulpa pero que se ha extendido por sí misma.

Pero a pesar de las críticas, el crecimiento de los bosques occidentales se ha convertido en un fenómeno inexorable, tanto como la deforestación imparable en otras partes del mundo debido a la tala comercial y a la utilización de estas tierras para cultivar y para ganado. Son las dos caras del mismo globo.

Continúa leyendo: Okuda: “Me gusta tratar conceptos como la multiculturalidad”

Okuda: “Me gusta tratar conceptos como la multiculturalidad”

Saioa Camarzana

Foto: Okuda
Okuda

El artista urbano Óscar San Miguel, conocido como Okuda, sigue vistiendo edificios e iglesias con sus geometrías multicolor. Sus últimos trabajos han sido, sin embargo, en formato pequeño y en forma de joya. Ha lanzado, junto a la firma Suárez, una colección de anillos, un cambio de registro y lenguaje que siempre sienta bien. Pero no abandona los grandes proyectos que le llevan a diferentes países del mundo.

Para 2018 tiene ya cerradas cuatro exposiciones individuales en México, Manila, San Francisco y Sevilla y es casi seguro que se le pueda ver en un festival de arte público en Boston. Para este proyecto vuelve a cambiar de lenguaje para llevar sus figuras animales y humanas a esculturas. Okuda en 3D, se podría decir. Como el proyecto que le lleva a las Fallas de Valencia. Sí, una escultura de 30 metros de altura será la falla central de las fiestas.

El artista ya está inmerso en viajes a la ciudad para idear su proyecto que, como todos ese día, será dinamitado. No sabe cómo será ver su obra destruida de esa manera pero antes de todo esto a Okuda se le podrá ver en la feria ArtMadrid el próximo mes de febrero donde, como artista invitado, realizará una obra de 5×3 de dimensión.

Okuda: “Me gusta tratar conceptos como la multiculturalidad” 2
Okuda junto a una de sus obras | Imagen concedida por el artista

Cuando abordas un nuevo proyecto, ¿cuáles son tus principales fuentes de inspiración?

Me inspiro en lo que vivo cada día y necesito música pero lo que más me inspiran son los viajes. Casi cada semana cambio de país y durante ese tiempo genero nuevos proyectos porque estás metido de manera constante en la creación y resulta desafiante.

Cuando viajas a un país para realizar un proyecto, ¿adaptas tu obra al sitio con las influencias de allí?

Mi obra tiene mucha relación con culturas ancestrales o indígenas de México, África, Asia e India sobre todo. No es que sean cosas exactas pero tienen más relación con ellas que con el street art o el arte moderno.

Tengo entendido que empezaste a pintar letras en edificios abandonados. ¿Cómo fueron esos inicios? ¿Tuviste algún percance con la policía local?

El hecho de pintar en fábricas abandonadas era precisamente para no tener problemas y no he tenido grandes problemas porque esos sitios, entre comillas, no son de nadie. Pero sí recuerdo alguna vez cuando era pequeño pero nada remarcable.

Okuda: “Me gusta tratar conceptos como la multiculturalidad” 4
Iglesia Santa Bárbara en Asturias transformada por Okuda | Foto: El Chino Po

Resulta curioso que de pintar de manera clandestina en edificios abandonados terminaras pintando la iglesia de Santa Bárbara, en Asturias. ¿Cómo surgió ese proyecto?

Normalmente para este tipo de proyectos me llaman pero este fue al revés. Vi una foto de la iglesia con las cúpulas arriba y las rampas en forma circular abajo y vi una simetría perfecta. Al ver las rampas pensé que se estaba haciendo algo así que me puse en contacto con los chicos que gestionaban el espacio por medio de un amigo en común. Allí conocían mi trabajo y me dieron vía libre para pintarla así que primero hicimos un crowdfunding y luego se unió Red Bull, Montana, etc.

El resultado, sin duda, es espectacular y además originó nuevos proyectos de este tipo. Cuéntanos a dónde te ha llevado este proyecto.

Ese fue el punto de inflexión de mi carrera porque a partir de ahí surgieron otros proyectos y dos iglesias más. Una en Marruecos, que estaba abandonada y me pidieron que la pintara por fuera. Cuando acabé la gente empezó a acercarse para hacerse fotos y ahora es un sitio cool del pueblo. Para mí detrás de todo esto está la idea de cómo el arte rompe fronteras religiosas y culturales. Eso es lo que me interesa.

Okuda: “Me gusta tratar conceptos como la multiculturalidad”
Mural de Okuda en Hamburgo | Foto: Stefan Groenveld

También te han llamado para pintar un castillo en París. ¿Te proponen muchos proyectos de este tipo?

A partir de la iglesia las propuestas que me llegan son de intervenir en edificios clásicos y con mi pintura multicolor el contraste es genial. Me gusta ver formas en la arquitectura y dejarme llevar por ello. Hago calaveras grandes usando las ventanas como ojos. Es interesante mezclar mi iconografía con arquitectura clásica.

¿Cuánto tiempo te lleva realizar este tipo de trabajos?

Los interiores y los techos llevan más tiempo pero con la ayuda de mis asistentes no más de 7 días. El de Asturias nos llevó siete y el de Marruecos cuatro o cinco. En Denver, sin embargo, no pudimos meter las grúas porque había escaleras y era un segundo piso. Tuvimos que hacerlo con andamios, que .es más costoso porque tienes que bajar para ver las dimensiones, que esté todo bien marcado, etc pero fueron otros cinco o seis días.

De pintar letras en la calle tu obra ha pasado a estar dominada por los colores vivos y las formas geométricas. ¿En qué momento se vuelve esta tu marca y qué significan para ti?

Llevo pintando 20 años pintando por lo que no fue algo de golpe. En el estudio llevaba tiempo haciendo trabajos de surrealismo clásico a nivel de degradados, con paisajes grises y letras en la calle desde 2005. Casi siempre las geometrizaba. De repente Okuda eran rombos, círculos y triángulos. Decidí mezclar ambas cosas, el estilo del estudio con el de la calle así que empecé a hacer más geometría en la calle. Estos cuerpos grises sin cabeza deambulaban en arquitecturas efímeras que hacía en los cuadros y poco a poco apliqué el lenguaje geométrico a las figuras humanas y animales. Lo que simbolizan esas formas geométricas y multicolor en una figura humana son todas las razas que existen, la igualdad, la multiculturalidad. Son conceptos que me gusta tratar en mi obra.

Okuda: “Me gusta tratar conceptos como la multiculturalidad” 1
Okuda en su taller de trabajo | Imagen cedida por el artista

Hay a quien tu obra le puede resultar llamativa y atractiva por sus colores y formas. Pero hay más profundidad en ella. ¿Qué es lo primordial en el arte?

El arte te tiene que enamorar. Hay muchas corrientes como el arte conceptual, que te puede llegar pero lo primero es que te diga algo a través de la imagen. Aunque luego te cuenten la historia que hay detrás y sea genial pero para mí es la primera impresión la que te tiene que enamorar. Hay cuadros que no son tan fáciles de entender pero esa primera impresión, que es el positivismo, el color y la energía creo que llega a todos. Luego, dependiendo de lo que cada uno haya vivido, se interpretan unas cosas u otras: la naturaleza, el radicalismo, libertad. Lo más importante además del flechazo es tener una identidad única, que se vea  una obra y se sepa que es un Picasso. Eso es lo complicado. Tienes que buscar tu camino sin etiquetas, que a mí no me interesan y así es como, creo, se hace un camino único y personal.

En ocasiones se te ha calificado de graffitero pero creo que tu obra más allá de dibujos en una pared. ¿Qué diferencia a un graffitero de un artista urbano?

El arte urbano es cualquier manifestación artística en el espacio público y un graffitero es quien pertenece al graffiti que, sobre todo, se basa en hacer letras o iconos. Yo pintaba letras pero con composiciones que han desembocado en los cuadros. Ahora ya no necesito hacer letras porque la identidad está por encima de las palabras.

Poco a poco, en España con artistas como tú o como el colectivo Boa Mistura, el arte urbano se empieza a ver de otro modo, la gente está entrando en él y deja de verse como vandalismo. ¿En qué momento empieza a cambiar?

Depende del país porque en Ucrania llevan años pintando edificios. En parte porque en la época de Stalin se hacían edificios de 25 pisos y una o dos caras se dejaban sin ventanas. Esos edificios piden a gritos un poco de color. En Barcelona hubo un gran boom hacia los años 2000, aunque ahora ha retrocedido. Creo que actualmente se ha mediatizado y todo tipo de gente conoce mi trabajo. Hay proyectos que he hecho que pueden interesar no solo a quien le gusta el arte, como por ejemplo la estación de Paco de Lucía o la intervención en la plaza de toros. Este tipo de acciones normalizan el arte urbano y es normal porque todo lo que sea positivizar el elemento gris es bueno para todos y crecer con una obra de así puede llegar a repercutir en los niños que van al cole en esa determinada zona.

Okuda: “Me gusta tratar conceptos como la multiculturalidad” 5
“Metamorphosys of a Star”. Plaza intervenida en Tennesse, EUA. | Imagen cedida por el artista

Cada vez hay una mayor cantidad de galerías dedicadas a ello. ¿Cómo se da el salto de la calle a la galería?

Llevo desarrollando el trabajo en el estudio en paralelo a la calle cerca de 15 años. Lo que pasa es que he trabajado con galerías extranjeras, sobre todo de Estados Unidos porque el coleccionismo del tipo de arte que hago allí funciona muy bien. Llevo varios años asistiendo a Scope y Contest que son las ferias paralelas a Art Basel en Miami y Basilea. Ahora parece que está llegando aquí pero fuera este movimiento es popular desde hace tiempo.

En ocasiones hay ferias paralelas que resultan más interesantes que las matrices que han dado lugar a ellas. ¿Qué opinas?

Creo que hay cosas muy interesantes dentro del arte contemporáneo, no solo el street art sino la ilustración contemporánea, por ejemplo. En ARCO, por ejemplo, ha habido un cambio pero en los últimos años. Antes no me sentía partícipe de ese punto de vista de arte contemporáneo. Esas ferias más pequeñas a veces tienen cosas más interesante. En Miami Scope mola mucho y casi todos nos conocemos de haber trabajado juntos.

¿Una de las razones puede ser por el hecho de que sean más accesibles?

Creo que es porque plantean algo diferente, una parte más joven del arte contemporáneo y no solo cerrado a los nombres que ya venden. No hay que olvidar que una cosa es el arte y otra el mercado del arte. Las grandes ferias venden producto y las pequeñas ambas cosas. Además, creo que en las ferias grandes no hay tanta apuesta por artistas diferentes.

Has viajado por muchísimos países y en todos ellos has dejado tu marca. ¿En qué país te gustaría ver tu obra?

Tenía muchas ganas de trabajar en Filipinas y hace poco recibí un email en el que me proponían hacer una exposición individual en Manila. Hay muchos países donde ir pero me apetece volver a Mali, a Sudáfrica, a Cabo Verde y me apetece por la retroalimentación cultural que me llevo de allí. Pero además de esto y de hacer macroproyectos de mucho presupuesto también me gusta combinarlo con dejar parte de mí en lugares como África, donde cuento con presupuesto cero pero lo que me llevo a nivel de sentimiento y experiencia es mayor. Me gusta estar en ese equilibrio.

Continúa leyendo: Dabiz Muñoz: "La especia que alimenta mi vida es la ambición"

Dabiz Muñoz: "La especia que alimenta mi vida es la ambición"

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Rodrigo Isasi
The Objective

DiverXO presume de ser el único restaurante de Madrid dirigido por un chef con tres estrellas Michelín, Dabiz Muñoz, y eso se nota, siempre está lleno. Se puede reservar a través de su web, pero seguramente no encuentres mesa libre, al menos, hasta dentro de seis meses. Dabiz consiguió su primera estrella en 2010; la segunda, apenas dos años después, y la tercera en 2013. La ambición es lo que mueve a este mediático cocinero, que tiene dos restaurantes en Madrid (DiverXO y StretXO) y otro en Londres,  pero que ya planea inaugurar en 2018 otro en la capital española. Dabiz nos ha abierto  las puertas de “su templo”, DiverXO.

De puertas hacia fuera, se respira tranquilidad, un trato exquisito, exclusividad; de puertas hacia adentro, la cocina de DiverXO es un hervidero, la gente no para, los fuegos están a tope, cada trabajador, centrado en una tarea, y los camareros hacen “malabarismos” para no chocar con nadie y sacar los platos preparados. El resultado final es, sin duda, extraordinario, todo llega perfecto a la mesa de los comensales.

¿ Alguna vez imaginaste estar en la cúspide de la gastronomía española?

No sé si lo que me he imaginado es estar en la cúspide de nada. Yo siempre he soñado grande y sigo haciéndolo, he soñado con hacer grandes cosas que tenían que ver con DiverXO, al igual que ahora tienen que ver con StreetXO, o con todo lo que hagamos. Lo importante es que siempre he tenido claro que cuanto más grande sueñas, más grandes son los sacrificios, y he sido consecuente con ello. Así funciono yo, a través de grandes retos y objetivos que me voy marcando.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 1
El chef Dabiz Muñoz prueba un plato antes de que salga de cocina. | Foto: Jorge Raya/The Objective

¿Qué nos puedes contar de la apertura de un nuevo restaurante en Madrid?

Pues os puedo contar poco, pero estará abierto a comienzos del verano de 2018, que no se parecerá en nada a DiverXO y StreetXO y que creo que va a redefinir un poco nuestras propias reglas dentro del mundo ‘XO’ otra vez.

¿Cuál es la especia esencial en tu vida?

Per se no es solo una especia, es una mezcla de especias, que es el curry tailandés. Puede ser una mezcla de entre dos y 15 especias secas y otros seis u ocho condimentos húmedos. Quizá este sería el paquete de especias sin el que no podría vivir. Que no sea per se, la especia que alimenta mi vida es la ambición.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 5
Un cocinero monta un plato en DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Cuál es el precio de la ambición?

Creo que la ambición es necesaria para progresar, cada uno tiene su concepto de vida y cada uno tiene sus retos y objetivos en la vida. Pongo en una balanza lo que he perdido y lo que he ganado, y soy muy feliz. A mí nadie me ha obligado nunca a hacer nada de lo que hago, lo he hecho siempre porque así me ha salido hacerlo y es verdad que yo soy un tipo muy ambicioso, terriblemente competitivo  y que siempre tengo ganas y hambre de más. Esto, evidentemente, tiene consecuencias pero, a mí, siempre me ha merecido la pena.

¿Vale la pena renunciar a algunas cosas?

No conozco a nadie que haya querido conseguir algo y a base de constancia y perseverancia no lo haya conseguido, lo que pasa es que cuando hablamos de esto, a veces la constancia y la perseverancia suponen 15 años de tu vida. ¿Estás dispuesto a hacerlo? Esa es la pregunta. Eso ya es muy personal de cada uno, no creo que nadie sea mejor o peor por ambicionar más o ambicionar menos. Lo que sí creo es que hay que ser consecuente. No concibo el éxito sin un trabajo muy duro detrás.

Una de las lacras que quizá haya detrás de la ambición es la falsa modestia. No pasa nada porque seas ambicioso y a la vez seas consciente de que lo que haces lo haces bien, otra cosa es que caigas en el error de decir que eres el mejor o que eres mejor que el de al lado. Esto es muy subjetivo y no creo en este tipo de valoraciones absolutas. Lo que si que estoy de acuerdo es con competir con uno mismo, cada día ser mejor que tu día anterior, aunque a veces sea difícil de gestionar.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 2
Parte del equipo que dirige Dabiz Muñoz en la cocina de DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Qué le dirías a un aspirante a chef?

Sobre todo, si quieres ser cocinero, es porque te gusta mucho cocinar, te gusta hacer feliz a un tercero y tienes pasión por lo que haces. En este sentido, todos los programas de televisión de cocina han tenido muchas cosas buenas, pondero muy positivamente el impacto y la repercusión que han tenido sobre la sociedad y sobre la cultura gastronómica que tenemos en España. Quizá la parte más difícil de gestionar que han tenido estos programas y el boom gastronómico es que muchos chicos y chicas jóvenes, cuando quieren ser cocineros, solamente piensan en el éxito mediático y el reconocimiento social, y eso es un error. A cualquier chico joven que quiera ser cocinero le diría que nunca persiga ese reconocimiento, que ese éxito mediático tiene que ser la consecuencia de lo que hace y nunca tiene que ser el fin.

¿Cómo lograr el éxito en esta profesión?

Yo nunca busqué el éxito, nunca busqué el reconocimiento social, lo que buscaba es tener el éxito de ver mi restaurante lleno cada día, todas las sillas. Para mí, ese ha sido y es el gran éxito. Me voy muy feliz a mi casa cuando tengo los tres restaurantes llenos, que a día de hoy lo están siempre, y sobre todo cuando la gente que ha venido a comer te dice que es espectacular y le ha encantado. Para mí, esa es la definición de éxito en mi profesión.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 4
En DiverXO se cuida hasta el último detalle | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Cómo es colaborar con la ONG ‘Un inicio’?

En un principio empezamos a colaborar con la ONG Cesal, pero luego hubo una escisión en la organización y continuamos trabajando con la ONG ‘Un inicio’, que al frente de ella está Eduardo Roselló, un tipo que conocí hace ocho años, un loco que se dedicaba a la docencia y que hace dos años lo dejó para montar su propia forma de entender la ayuda a chicos que están en riesgo de exclusión social, a través de la cocina. Él no sabía nada de cocina hace ocho años, pero a base de ser un tipo con mucha constancia y muy terco, estuvo trabajando en DiverXO y otros restaurantes, consiguió aprender.

¿Y con Eduardo Roselló?

Roselló tiene mucha hambre por conseguir cosas en ese mundo de la ayuda social. Yo me siento muy vinculado a él y a todo lo que haga él; colaboro con Eduardo en muchas cosas que se ven y en otras muchas que no se ven. Creo mucho más en las personas que en los discursos y en lo que sucede de puertas hacia afuera. Edu es un tipo al que merece la pena conocer y seguir.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 6
El chef elabora una salsa en la cocina de DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Una causa por la que merezca la pena luchar?

A lo largo del año colaboro con muchas causas. Tengo un amigo que se llama Carlos Matallanas y tiene Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad terrible que a día de hoy no tiene cura y no tiene un tratamiento definido. Carlos es amigo mío de la infancia, jugábamos juntos al fútbol, pero después perdimos el contacto. Años después supe de él a raíz de su enfermedad. La ELA es una enfermedad que es muy fastidiada, poco a poco te va menguando y mermando las posibilidades físicas y en ocasiones las psicológicas. Es una enfermedad muy triste y por la que merece la pena luchar.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 7
Un cocinero prepara un plato en DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

Continúa leyendo: Las parodias de 'Despacito' se convierten en lo más visto de España en 2017

Las parodias de 'Despacito' se convierten en lo más visto de España en 2017

Redacción TO

Si 2017 tuviera una banda sonora esa sería seguramente Despacito. Nos guste o no, la canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee se ha convertido en el vídeo más visto de la historia de Youtube con más de 2.900 millones de reproducciones. Ha ganado el Grammy a mejor canción del año, además de los premios a la mejor interpretación urbana por el remix de los artistas junto a Justin Bieber y al mejor video musical en versión corta. Incluso el tema ha conseguido impulsar la economía de Puerto Rico, de donde es Daddy Yankee. Pero el éxito que rodea a este hit latino no acaba en él, sus parodias han alcanzado una fama inesperada. Tanto es así que dos de ellas se han convertido en lo más visto en España en 2017.

Youtube ha publicado el ranking de los 10 vídeos más vistos en España en 2017. En la lista hay un poco de todo. Están youtubers como El Rubius, Paula Gonu o Miare y gamers como TheGrefg. Aparecen algunos vídeos infantiles como La vaca lechera y consejos para cuidar de tus hamsters. También se ha colado en top 10 la canción que interpretó Manel Navarro en Eurovisión y que se convirtió en un fenómeno en redes sociales por el desafine de su autor. Además, está Arturo Valls imitando a Pikotaro en el programa Tu cara me suena.

Pero la lista la corona, cómo no, Despacito. Si una canción ha conseguido levantar el sector turístico de una isla, que sus parodias sean los dos vídeos más vistos en España no puede extrañar a nadie.

¿Os imagináis a David Bustamante, Bisbal, Amaia Montero, Shakira, Dani Martín, Chayanne, Joaquín Sabina, Nino Bravo y Eros Ramazzoti, cantando cada uno una estrofa de Despacito? Pues gracias a la obra del imitador y cómico Keunam ha sido posible. En colaboración con el actor de doblaje Hermoti le han sumado, además, las voces de personajes de animación y películas como Bender, Apu, Super Mario, Sebastián, Olaf, Yoda, Dumbledore, Estela Reynolds o Pumba. El resultado: un espectacular vídeo de tres minutos que nos deja a todos con la boca abierta y que se ha convertido en el vídeo más visto en España en 2017.

En el número 2 del top están Los Morancos. Pocas cosas más españolas que Los Morancos y más si parodian el momento en el que el juez le comunica a Iñaki Urdangarín la sentencia impuesta por su imputación en el caso Nóos. La letra no tiene desperdicio: “Es delito si el que roba algo es un pobrecito a ese se lo cargan en un momentito y va para la cárcel pero rapidito. No es delito si el que roba algo tiene algún carguito entonces la cosa va más despacito y se va olvidando poquito a poquito”.

Los remix y parodias de esta canción son innumerables. Nos ha permitido escuchar cantar (mal) a Justin Bieber en español. Un Despacito feminista, otro que animaba a la adopción de perros abandonados. Y consiguió la mezcla perfecta en El tronito, un remix con letra relacionada con el fenómeno de Juego de Tronos.

La lista completa del top de los 10 vídeos más visto en España en 2017:

  1. Luis Fonsi – Despacito (Parodia) 20 voces famosas
  2. Los Morancos (Parodia) Luis Fonsi – Despacito ft. Daddy Yankee
  3. EL REGALO MALDITO DE YOUTUBE
  4. LA VACA LECHERA y Más Canciones. Familia Telerin. Colección Canciones Infantiles.
  5. EL MEJOR TAG DEL TRAP | @paulagonu
  6. Cuidamos de 3 Adorables Hámsters
  7. Manel Navarro – Do It For Your Lover (Spain) LIVE at the 2017 Eurovision Song Contest
  8. He perdido el juicio de Argos Y OS CUENTO TODA LA VERDAD.
  9. Arturo Valls imita a Pikotaro – Tu Cara Me Suena
  10. “GRACIAS A TI” | ESPECIAL 4 MILLONES | ElMele ft TheGrefg

TOP