Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Así es EVA, la versión inteligente del AVE que Renfe quiere implantar en 2019

Redacción TO

Foto: Renfe

El Ministerio de Fomento ha anunciado que Renfe lanzará en el primer cuatrimestre de 2019 un nuevo servicio de alta velocidad que contará con precios entre un 20% y un 25% más baratos que los actuales, y que ha descrito como “inteligente”. El nuevo tren se llamará EVA y empezará a circular por la línea Madrid-Barcelona, aunque en la ciudad condal no llegará a la estación de Sants, sino a la de El Prat, cercana al aeropuerto pero alejada del centro de la capital catalana.

Low-cost de cara a la liberalización del sector

Una de las principales características de EVA, y que más ha llamado la atención al público general, es la de viajes low-cost. Especialmente teniendo en cuenta la fama que se ha labrado la alta velocidad en España -que en 2017 cumplió 25 años-, cuyos precios suelen ser demasiado altos para muchos bolsillos.

La Unión Europea (UE) ha obligado a España a liberalizar el sector, hasta ahora en manos únicamente de la empresa estatal, a partir de 2020. Será entonces cuando la competencia de mercado entrará en el mundo de las vías ferroviarias en España. Por ello, Renfe decide tomar la ventaja con esta iniciativa, que además de ser más barata, será inteligente e integrará varios servicios que ampliarán la oferta de la empresa estatal.

Para ahorrar costes y dar cabida al abaratamiento de los billetes, Renfe eliminará el vagón cafetería y lo sustituirá por máquinas de vending. También suprimirá la clase preferente y prescindirá del personal de atención a bordo, o cobrará por la elección de asientos -algo a lo que los usuarios ya están acostumbrados gracias a las aerolíneas low-cost. Los billetes costarán menos porque será, literalmente, un tren más barato.

Un tren más inteligente para recuperar a una generación perdida

El comunicado de Renfe asegura que “Eva incorporará los últimos avances del mercado, no sólo de transporte, sino de todos los ámbitos de las comunicaciones y el turismo. No existirá billete físico, sólo digital, que integrará en un mismo ticket todos los sistemas de transporte y la identificación de pasajeros podrá ser biométrica”.

Esto se traduce en una inversión en tecnologías sin precedentes a este nivel. Conexión wifi, la posibilidad de ponerse en contacto con otros pasajeros del mismo tren para compartir la ruta a la llegada, una aplicación móvil para recibir información sobre los lugares que transita el tren, valiéndose incluso de realidad aumentada, son algunas de las innovaciones que la empresa estatal avanza que incorporará en esta nueva línea de trenes a partir de 2019.

Así es EVA, la versión inteligente del AVE que Renfe quiere implantar en 2019
Imagen simulada del interior del nuevo tren de alta velocidad de Renfe. | Foto: Renfe

“El viaje con Eva será puerta a puerta. Si el viajero quiere, en un único billete integrado dispondrá del tren con todo lo demás: taxi, cercanías, metro, autobús o coche de alquiler. Además, los trenes estarán pensados para adaptarse a distintas modalidades de viaje, con espacios para minigrupos (de 2, 4 o 6 personas) con más zonas para compartir el viaje o trabajar”, dicen desde Renfe.

No es de extrañar que el anuncio de la compañía estatal comience mostrando a jóvenes que van a un festival, ya que recuperar al público más joven -utilizando precios más bajos como principal reclamo- es una de sus prioridades. La Generación Z vive la vida a través de su smartphone, por lo que ofrecerle facilidades a través de él es un acierto.

La previsión es que EVA se estrene en 2019 en el corredor Barcelona el Prat-Camp de Tarragona-Madrid con cinco frecuencias por sentido diarias, según el anuncio oficial de Renfe.

Continúa leyendo: La próxima generación de 'influencers' no será humana

La próxima generación de 'influencers' no será humana

Cecilia de la Serna

Foto: @lilmiquela
Instagram

Los influencers generan beneficios millonarios, son líderes de opinión para una generación entera y rediseñan día a día el concepto de liderazgo. Estas celebridades, generalmente erguidas gracias al enorme influjo de Internet en la sociedad, sobre todo entre los más jóvenes que se sirven de las herramientas digitales para prácticamente todo, son de igual o mayor relevancia que muchos líderes mundiales.

Los influencers que conocemos son seres humanos, como todos nosotros, que sienten y piensan y viven como el común de los mortales. Por tanto, hierran y tienen sus puntos débiles. Sea en la piel del personaje o en la de la persona, sus propias personalidades generan un vínculo con sus hordas de seguidores a través de un principio humano: la empatía. Y esta empatía que se construye de individuo a individuo puede estar en riesgo con una tendencia que ya empieza a dibujarse: los influencers que llegan no serán necesariamente humanos.

La competencia que le saldrá a Dulceida, a las Kardashian o al youtuber de turno vendrá de la mano de imágenes generadas por ordenador, cyborgs y otros entes virtuales o semi-virtuales. El primer y gran ejemplo es la bloguera Miquela (@lilmiquela), que en Instagram cuenta con más de 520.000 seguidores y no es humana.

mfw I’m buying furniture for my first apartment in LA ☺️💛

Una publicación compartida de *~ MIQUELA ~* (@lilmiquela) el

🐟

Una publicación compartida de *~ MIQUELA ~* (@lilmiquela) el

Miquela Sousa -que es brasileña y americana- tiene una historia y un recorrido propio. Desde 2016 ha ido generando su propio discurso estético, artístico, de estilo de vida e incluso ideológico, un discurso que se ha mantenido coherente y que ha generado esa empatía que mencionaba como necesaria en la relación influencer-seguidor.

La delgada línea entre virtualidad y realidad se hace patente en el caso de Miquela, que a pesar de ser una imagen generada por un ordenador puede llegar a parecer real ante los ojos de los que la siguen. La controversia en este caso ha estado servida por la verosimilitud del personaje, que resulta muy auténtico ante los ojos del espectador. La pregunta que muchos se harán es ¿quién está detrás de esta modelo? No se sabe. Al menos no a ciencia cierta. Se ha especulado con la autoría de Miquela, si es individual o compartida por varios usuarios, pero -al contrario que en el caso de, por ejemplo, Gorillaz– no se sabe exactamente quién o quiénes están detrás de la peculiar bloguera.

Winter in LA 🌴

Una publicación compartida de *~ MIQUELA ~* (@lilmiquela) el

2018 Desert Litty!!

Una publicación compartida de *~ MIQUELA ~* (@lilmiquela) el

El misterio que rodea a esta it girl la convierte en algo aún más atractivo. El secreto tras su verdadera identidad atrapa a sus seguidores, que han llegado a teorizar sobre quién o qué es, hablando de estrategias de marketing, diseñadores gráficos e incluso de que Miquela no sea más que un adelanto de la quinta edición del célebre videojuego de simulación Los Sims. Lo único claro es que sus miles de fans viven con entusiasmo cada paso de Miquela, que cuenta incluso con una tienda de ropa propia y hasta su propia música en Spotify.

Lil Miquela no es la única no humana que está a la caza de la influencia digital. El progreso de la tecnología ha permitido un increíble desarrollo en las herramientas 3D, como en el caso que hemos mostrado, que combinan a la perfección imagen real e imagen generada por ordenador (CGI, por sus siglas en inglés). El mundo CGI es muy extenso, sin embargo en la vida real y gracias a elementos como la Inteligencia Artificial también encontramos a influencers no del todo humanos. Es el caso de los cyborgs, esas criaturas compuestas de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos​ que hemos visto cientos de veces en las películas de ciencia ficción y que no están en absoluto lejos de la realidad.

Estos seres, híbridos entre lo real y lo virtual, están apuntando alto y quieren hacerse también con las redes. Es el caso de LaTurbo Avedon, que en su biografía de Twitter se define como “artista avatar” y que quiere, a través de su presencia en las redes sociales, mostrar un punto de vista distinto sobre su percepción artística.

Club Rothko Save 04 (Mirror) from LaTurbo Avedon on Vimeo.

Las implicaciones verdaderas de estas tecnologías y personalidades inventadas -como muchas de las que actual y humanamente copan los Instagrams más seguidos- no están claras. No obstante, el futuro de estas celebridades cibernéticas podría ofrecer una pista de cuán borrosas pueden ser las diferentes líneas entre lo real y lo virtual. ¿Estás preparado para la nueva generación de influencers no humanos?.

Continúa leyendo: Hyperloop, el transporte del futuro

Hyperloop, el transporte del futuro

Clara Paolini

Foto: RRSS

El transporte supersónico del futuro que desafía espacio y tiempo ya está aquí. Capaz de viajar por tierra a más de 1.200 kilómetros por hora, Hyperloop viene a revolucionar de forma drástica la manera de realizar desplazamientos. No es un sueño utópico ni ciencia ficción, Hyperloop está a un paso de hacerse realidad.

En una definición simplista, Hyperloop es un tren que vuela, literalmente y en todos los sentidos. Para hacernos una idea, este innovador medio de transporte se asemeja a un concorde terrestre, pero su funcionamiento se basa en la levitación magnética de cápsulas que transportan personas y mercancías a través de enormes tubos subterráneos.

Corte transversal de cómo luciría el Hyperloop. Via BBC.
Corte transversal de cómo luciría el Hyperloop. Via BBC.

Muchos han comparado el sistema con los tubos transportadores de la serie Futurama o los utilizados por los personajes de los dibujos Los Supérsonicos, aunque a diferencia de estos sistemas imaginados, en los que la gente se ve propulsada como pelotas de pinball, en el caso de Hyperloop, afortunadamente, las personas que viajen a través de los tubos lo harán en cómodas cápsulas con asientos, sistemas de seguridad, compartimentos para equipaje y pantallas de entretenimiento.

Aunque la idea de encapsularse bajo tierra a más de 1.200 km por hora no resulte del todo tentadora, los diseños propuestos intentan eliminar la sensación de claustrofobia incluyendo ventanas con paisajes falsos; sin duda una opción más placentera que la de ver pasar la estructura del tubo a toda velocidad.

¿Pero cómo es posible que las cápsulas alcancen una velocidad casi supersónica? La clave está en que dentro de los tubos se dan unas condiciones donde la resistencia del aire es casi nula, lo que sería equivalente a volar a 45.700 metros de altitud.  Las cápsulas levitan dentro del tubo, y al contener aire a baja presión, la propulsión eléctrica consigue ponerlas en marcha alcanzando una velocidad inusitada.

Su inventor, Elon Musk, ideólogo y fundador de empresas como PayPal y Tesla Motors (los de los coches autopilotados), presentó por primera vez el concepto en julio de 2012, planteando su construcción para viajar entre Los Ángeles y San Francisco (unos 600km) en media hora. Desde entonces, lo que en principio parecía un sueño futurista, ha logrado desarrollarse hasta convertirse en una propuesta totalmente factible, cerca de iniciar su andadura como quinto medio de transporte, en gran medida gracias al trabajo colaborativo de diferentes universidades y centros de investigación.

Una imagen bien futurista del Hyperloop junto al Golden Gate en San Francisco. Via Wired.
Una imagen de cómo sería el Hyperloop de llevarse a cabo junto al Golden Gate en San Francisco. Via Wired.

Musk, ocupado con otros proyectos como la elaboración de cohetes desechables o nuevas formas de transporte para llegar a Marte a través de su empresa SpaceX, favoreció el desarrollo de Hyperloop al basar el proyecto en concepto de diseño abierto similar al de Linux. De esta manera, se incentivó la participación de la comunidad a la hora de realizar nuevos aportes. El inventor aseguró que el coste de este tipo de infraestructuras sería diez veces menor que el proyecto de un tren de alta velocidad, es medioambientalmente sostenible y sobre todo, mucho más seguro que el resto de medios de transporte, por lo que a pesar de que algunos lo tacharan de irrealizable, lo cierto es que consiguió despertar el interés de muchos ingenieros e investigadores.

Por ejemplo, en España, un grupo de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) está participando en la parte de diseño, y en poco tiempo, veremos de qué manera diferentes entidades de la comunidad internacional se ponen manos a la obra para la realización final de la idea.

Ángel Benedicto, Daniel Orient, David Pistoni, Germán Torres y Juan Vicén, componentes del equipo valenciano bajo el nombre Makers UPV, empezaron construyendo impresoras 3D y drones, pero decidieron involucrarse en la mejora del Hyperloop porque tal y como comentan “necesitábamos algo más práctico, por ello decidimos ponernos en marcha (…) ¿Por qué no hacerlo? Vamos a dar una lección al mundo”. Bajo el lema It’s transportation. It’s attraction. It’s future, los valencianos presentaron su innovador diseño al otro lado del charco ofreciendo una nueva configuración de levitación que maximiza la eficiencia energética y mejora la escalabilidad, consiguiendo por ello ganar dos trofeos firmados por el mismísimo Musk. 

Tras el éxito cosechado en la competición donde participaban las mejores universidades del mundo, los estudiantes esperan que el Gobierno de España empiece a mostrar un mayor apoyo a estudiantes como ellos,  con la motivación y conocimientos necesarios como para codearse con la nueva generación de cerebros que marcará el camino hacia nuevas innovaciones. Y según comentan los valencianos el apoyo gubernamental no se refiere únicamente al plano  económico:  “Lo que necesitamos es un sistema universitario flexible que ofrezca a los estudiantes mayor libertad en la participación de eventos como este, que generan valor”.

¿Cuándo lo veremos convertido en realidad? Hace unos meses, Hyperloop recibía una importante inversión de 80 millones de dólares en la que han participado entre otros, SNCF, equivalente a la Renfe francesa, o Shervin Pishevar, que financió exitosos proyectos como Uber o Airbnb. Aunque en mayo de 2016 ya se realizaron con éxito pruebas del prototipo en el desierto de Nevada,  la fecha y lugar para la construcción del primer sistema de transporte del futuro aún está por confirmar.

hyperloop-construccion
Construcción del circuito de pruebas en el desierto de Nevada, vía Hyperloop One.

Por ahora, los rusos parecen ser los más entusiastas con el proyecto. Según la agencia Bloomberg, el pasado mes de julio Vladimir Putin mostró gran interés en el proyecto y prometió apoyo gubernamental para establecerlo en la ruta Moscú-San Petesburgo. Por otro lado, según informa Tech Crunch Hyperloop podría instalarse en una fecha muy próxima en Dubai, aunque sólo para transportar mercancías. El Gobierno de Eslovaquia ya firmó en marzo del 2016 un acuerdo para estudiar el uso de Hyperloop conectando Bratislava con Viena, y para el resto de Europa, a comienzos de este año se hicieron varias propuestas de estudio, conectando París con Ámsterdam y las ciudades polacas de Cracovia y Gdansk. Desde julio de 2016, se empezó la planificación para una ruta que cruza el mar entre Helsinki, Finlandia y Suecia, y cabe esperar que si el resultado de las primeras instalaciones obtiene el éxito esperado, pronto veamos Hyperloops conectando rutas en todo el mundo.

Continúa leyendo: La Generación Z está destronando a los millennials y el mayor reto consiste en comprenderla

La Generación Z está destronando a los millennials y el mayor reto consiste en comprenderla

Cecilia de la Serna

Foto: Collin Armstrong
Unsplash

La generación que sucede a los millennials -también conocida como ‘Y’- es, por estricto orden alfabético, la Generación Z. Podemos considerar Z a todos aquellos nacidos entre 1994 y 2010, aproximadamente. Este grupo demográfico de jóvenes, que supone el 25% de la población mundial, sale ahora de las aulas para incorporarse al mercado laboral y reclama su sitio en el mundo. Es una generación peculiar, marcada especialmente por la era digital, que se caracteriza por tener unos patrones comunicativos y de consumo únicos, lo que constituye todo un reto para las generaciones anteriores.

En la presentación del libro Generación Z, todo lo que necesitas saber sobre los jóvenes que han dejado viejos a los millennials, publicado por ATREVIA y Deusto Business School, que ha tenido lugar este miércoles 13 de diciembre en Madrid, se ha dado respuesta a algunas de las preguntas sobre esta generación. Al acto han asistido sus autores, Iñaki Ortega y Núria Vilanova, además de colaboradores como Antonio Huertas Mejías, presidente y CEO de MAPFRE, Víctor del Pozo, CEO de Retail de El Corte Inglés, y Begoña Sesé, CEO durante un mes en Adecco y que pertenece ella misma a la Generación Z. También han estado presentes Jordi Nadal, editor del libro y fundador de Plataforma Editorial, y personalidades como el exseleccionador español de fútbol Vicente Del Bosque, el vicesecretario general de Acción Sectorial del Partido Popular Javier Maroto o el exministro socialista Miguel Sebastián.

La Generación Z está destronando a los millennials y el mayor reto consiste en comprenderla 1
Presentación del libro Generación Z, todo lo que necesitas saber sobre los jóvenes que han dejado viejos a los millennials. | Foto: Cecilia de la Serna / The Objective

Iñaki Ortega ha justificado la necesidad de este libro por la distancia entre generaciones. “Los autores de este libro nos parecemos más a nuestros padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos que a nuestros hijos”, ha dicho, por lo que es difícil comprenderles. “Los millennials se fueron protagonistas pero se han quedado a medio camino”, ha asegurado refiriéndose a la generación inmediatamente anterior a la Z. Para Núria Vilanova, que firma esta publicación junto con Ortega, lo que “obsesiona a los Z es transformar la realidad”, por lo que los valores y las creencias se colocan entre las prioridades de este grupo social.

La Generación Z está destronando a los millennials y el mayor reto consiste en comprenderla 2
De izquierda a derecha: Iñaki Ortega, Núria Vilanova, Antonio Huertas Mejías, Víctor del Pozo, Begoña Sesé y Jordi Nadal. | Foto: Cecilia de la Serna / The Objective

El reto de retener a los Z en la empresa

El CEO de MAPFRE, Antonio Huertas Mejías, ha cifrado en 2.000 los Z que trabajan en su compañía. El responsable de Retail de El Corte Inglés, Víctor del Pozo, ha elevado la cifra hasta los 8.000. Y esto, teniendo en cuenta el periodo etario que comprende la Generación Z, es tan sólo el comienzo. Por ello, comprenderles y adaptar el entorno laboral a sus necesidades se adivina cada vez más prioritario.

Núria Villanova ha insistido en la idea de la gran exigencia que supone “atraer y retener” a los Z. “El empleo del futuro va a ser diferente”, ha dicho, añadiendo que habrá que trabajar para que estos jóvenes “no desconecten” de sus empresas. Uno de los ejemplos que ha puesto sobre este cambio de mentalidad es la cada vez más invisible frontera entre trabajo y ocio. “Olvidémonos de tiempo de ocio y de trabajo, todo está mezclado”, ha asegurado Vilanova, que además es fundadora y presidenta de ATREVIA y del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI).

Una generación que ya está cambiando el mundo

Entre los colaboradores de esta pionera publicación en España está Begoña Sesé, que durante un mes ostentó el cargo de CEO de Adecco, y que ha redefinido el concepto de liderazgo. “No es lo mismo un jefe que un líder”, ha dicho, añadiendo que lo que “frustra” a la Generación Z es la falta de líderes. Además, Begoña Sesé ha explicado la relación de su generación con el mundo que vivimos que, “fruto del consumismo”, necesita un cambio que los Z están dispuestos a encabezar.

Medioambiente, Derechos Humanos, justicia social… los temas que preocupan a los Z son variados, y condicionan su vida de manera más intensa que en el caso de otras generaciones. Este compromiso los guía y anima a buscar entre las herramientas digitales que manejan a la perfección las soluciones para cambiar el mundo. Y ese cambio nos toca a todos, incluidos los millennials ahora destronados, por lo que comprender a los Z desde las generaciones anteriores es clave para colaborar en un futuro que ya está aquí.

Continúa leyendo: Coches autónomos: no todo lo que predice Black Mirror es un desastre

Coches autónomos: no todo lo que predice Black Mirror es un desastre

Redacción TO

Foto: RICK WILKING
Reuters

Algunas predicciones de Black Mirror dan miedo: ¿recordáis el capítulo en que una mujer pelirroja sucumbe ante la desesperación de tener que compartir su día a día y gustar a la gente y sentirse correspondida a través de un sistema que recuerda a Instagram? Lo hace porque de ello dependen sus posibilidades de viajar, de encontrar empleo, de conocer a otras personas. Hay un sistema alrededor que lo promueve. Más adelante nos sorprendió descubrir que en China se está implantando un modelo con muchas similitudes, donde se valora con puntos nuestro comportamiento en las redes sociales, nuestros hábitos de consumo o nuestra opinión sobre el Gobierno.

En otro episodio particularmente siniestro se cuenta la historia de un atropello cometido con un coche autónomo, poniendo sobre la mesa la posibilidad de que estos vehículos estén en todas partes y no siempre para mejorar nuestras vidas. Y al menos la primera de estas premisas puede ser cierta, atendiendo a los enormes avances de los últimos meses.

Coches autónomos: no todo lo que predice Black Mirror es un desastre 1
Modelo del Nissan IMx expuesto en el CES 2018 de Las Vegas. | Foto: Steve Marcus/Reuters

Esta circunstancia se puso de manifiesto en la última gran convención internacional tecnológica: el Consumer Electronics Show –mejor conocido simplemente como CES–. Hay innovaciones que parecen solo posibles en un futuro remoto, pero probablemente no tengamos que esperar tanto. Nissan está desarrollando una tecnología con la que conectar el cerebro directamente con nuestro coche. El conductor, que tendría que llevar una suerte de cinta en la cabeza capaz de leer las ondas cerebrales, podría anticipar sus reacciones hasta en medio segundo.

Este gesto, que parece minúsculo, aumentaría nuestra seguridad al volante considerablemente: a veces una centésima segundo para girar el coche o frenar en seco nos puede salvar la vida.

Toyota, por su parte, llevó a la feria de Las Vegas su modelo Concept-i, que es una promesa de versatilidad respecto al coche tradicional. El vehículo, que –por supuesto– es eléctrico y autónomo, tiene un interior adaptable y su sistema e-Palette le permite modificar los módulos para servir como espacio de trabajo o como coche comercial. También en una máquina con inteligencia artificial capaz de interactuar con el piloto e interpretar sus emociones.

Este es, de hecho, otro de los puntos fundamentales que se desprende del CES es que pronto nos encontraremos con ciudades inteligentes en las que se habrá revolucionado la forma de comprender la movilidad que tenemos ahora. El stand de Ford escenificó esta propuesta y podían verse circular vehículos de entrega de pizzas e incluso, a modo de broma, coches donde el asiento era –realmente– un hombre disfrazado.

Un artículo de World Economic Forum apunta a que esta transformación de las ciudades se producirá motivada por dos cuestiones: la congestión y la contaminación atmosférica, que en último término es la principal causante del cambio climático. Esto producirá, por ejemplo, el nacimiento de taxis autónomos con mayor capacidad logística, lo cual podría reducir la cantidad de automóviles en las carreteras en más del 40%, según la página de la fundación. En Berlín, estiman que podría llegar a transportar hasta el 60% de los pasajeros totales.

Asimismo, están surgiendo propuestas como Olli, que diseña unos autobuses autónomos y de pequeñas dimensiones que cuentan con inteligencia artificial y realidad aumentada para atender a personas con discapacidades visuales, cognitivas, auditivas o físicas. Estos autobuses están preparados incluso para contratiempos. “Si un pasajero tiene problemas médicos, Olli es capaz de llamar a emergencias o de dirigirse directamente a una comisaria de policía u hospital”, explica Gina O’Connell, directora de Local Motors y líder del proyecto. Detrás de esta iniciativa se encuentran IBM y Local Motors y esperan que la fabricación en serie comience en verano de este año, tal y como apunta la revista del MIT.

Las ventas de coches autónomos podrían representar hasta el 2% de las ventas totales a nivel mundial en 2025 y el 8% en 2030. Depende del abaratamiento de los costes de producción que este porcentaje siga creciendo en las previsiones o si, por el contrario, se estanca.

TOP