Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Así es Raven, la nueva serie del creador de Breaking Bad

Clara Paolini

Foto: Wikimedia Commons

Vince Gilligan se encuentra dando forma a un nuevo proyecto: La historia del mayor suicidio colectivo de la historia.

El 18 de noviembre de 1978, 918 hombres, mujeres y niños estadounidenses se suicidaron en el remoto asentamiento de Jonestown, en Guyana. Mientras gritaban de dolor tras ingerir dosis letales de cianuro, Jim Jones, el líder de la secta el Templo del Pueblo, les increpaba a través de su megáfono: “Debéis morir con dignidad”. Él, sin embargo, prefirió seguirles hasta la tumba pegándose un tiro con una escopeta.

Casi 40 años después, HBO revive con Raven la historia de la utopía comunista que degeneró en aterradora masacre. El guión de Vince Gilligan, el aclamado creador de Breaking Bad, se basa en el libro Raven: The Untold Story of Jim Jones and His People, escrito por el periodista Tim Reiterman, quien formó parte del grupo de reporteros que acompañaron al congresista Leo Ryan en una misión de investigación a Jonestown poco antes de que la comunidad quedara reducida a un campo de cadáveres.

Así será la nueva serie del creador de Breaking Bad

La delegación buscaba investigar las denuncias de abusos de derechos humanos cometidas por Jim Jones y el Templo del Pueblo, realizando entrevistas a los componentes de la comunidad. Durante su estancia, un periodista recibió una nota que ponía: “Por favor, ayúdame a salir de Jonestown“, mientras que varias familias expresaron secretamente su deseo de abandonar el Templo, por lo que aunque desconocían lo que estaba a punto de acontecer, se esforzaron por quedarse con el objetivo de dilucidar lo que verdaderamente escondía aquella extraña comunidad hippie e intentar “salvar” a los desertores.

Mientras negociaban con los cabecillas de la organización la marcha de algunas familias, un miembro del templo trató de apuñalar al congresista Ryan. Sintiendo el peligro, la delegación y varios desertores se dirigieron a una pista de aterrizaje cercana, pero antes de que pudieran salir de allí, fueron atacados por los miembros del equipo de seguridad de la secta de Jones, armados hasta los dientes. Reiterman sobrevivió al asalto, pero Leo Ryan y otros cuatro miembros de su equipo no consiguieron salir con vida.

Así es Raven, la nueva serie del creador de Breaking Bad 1
Las tropas estadounidenses trasladan los cuerpos tras la masacre | Foto: STR / AP

Tras dar caza a la delegación, Jones ordenó a los habitantes de Jonestown que dieran el paso hacia un “suicidio revolucionario”. Según reveló el informe del FBI, desde hacía varios meses, Jim Jones organizaba pruebas de lealtad a las que denominada “noches blancas”, en las que simulaba suicidios masivos que incluían la ingesta de falsas pociones de veneno. “Durante estas noches blancas, Jones le daba a los miembros de Jonestown cuatro opciones: huir a la Unión Soviética, cometer un suicidio revolucionario, quedarse en Jonestown para luchar contra los invasores o huir hacia la selva”, recoge el informe.

La noche del 18 de noviembre de 1978, tras el asesinato de Ryan, el líder mandó a reunir a todos los integrantes de la comunidad de Jonestown, persuadiéndoles de la inminente llegada de fuerzas hostiles. Las amenazas al paraíso eran para él reales y consideraba que la única salida era una revolución de “muerte”. En las grabaciones de audio de aquel día, pueden escucharse las últimas palabras del líder en estado de delirio antes de la masacre: “Por el amor a Dios, ha llegado el momento de terminar con esto. Hemos obtenido todo lo que hemos querido de este mundo. Hemos tenido una buena vida y hemos sido amados. Acabemos con esto ya. Acabemos con esta agonía“.

Así es Raven, la nueva serie del creador de Breaking Bad 2
Plano aéreo de Jonestown | Foto: STR / AP

HBO no podría haber escogido un mejor equipo para convertir estos espeluznantes hechos en una serie de televisión. No es que Walter White, se parezca al demente Jim Jones, pero sin duda Gilligan demostró con Breaking Bad el oscuro y fascinante camino que recorre un hombre común hasta convertirse en un personaje inesperadamente peligroso.

Por otro lado, el momento elegido para la serie, parece de lo más oportuno. Raven, cuyo lanzamiento se prevé este año, se inserta en la tendencia actual que da impulso a programas, series y películas sobre sectas. Hulu’s The Path (protagonizada Aaron Paul, el actor que encarnó a Jesse Pinkman en Breaking Bad) debutó a principios de este año ganándose el favor de la crítica, y otras producciones seriéfilas como Aquarius, The Following y True Detective no han hecho más que corroborar que los relatos sobre siniestras comunidades sectarias están boga.

Además, Raven no es la única serie sobre Jonestown que se encuentra en desarrollo ya que el actor Jake Gyllenhaal (protagonista de Donnie Darko o Nightcrawler), está produciendo una serie con la que retratará diferentes perfiles de líderes sectarios para A&E, y en su primera temporada estará también centrada en Jim Jones y el Templo de los Pueblos.

En su equipo, la miniserie Raven contará con Octavia Spencer como productora ejecutiva y la dirección correrá a cargo de Michelle McLaren (quien ya dirigió capítulos de Breaking Bad y Game of Thrones), pero aún se desconoce el nombre del actor que interpretará a Jim Jones y la fecha de lanzamiento sigue siendo por ahora una incógnita.

Mientras Permanezcan atentos a sus pantallas y soporten la impaciencia porque la cosa promete.

'Pollos Hermanos' cobra vida para deleitar a los fans de 'Breaking Bad'

Foto: Alex Segura
EFE

En el mismo escenario en el que Walter White y Gus Fring sellaron, rodeados de alitas de pollo, su lucrativa pero destructiva alianza de metanfetaminas, los fans de ‘Breaking Bad’ tienen en Austin, Texas, un nuevo lugar de culto en el primer restaurante de ‘Los Pollos Hermanos’ traído a la vida real.

“Estoy extremadamente emocionado, parece que estemos dentro de la mejor serie que he visto nunca: ‘Breaking Bad'”, exclamó a Efe Jonathan Raffle, un joven entusiasta de este fenómeno televisivo en el que White (Bryan Cranston) muta de profesor de química a narcotraficante para sufragar su tratamiento contra un cáncer terminal de pulmón y dejar a su familia en una posición acomodada.

En ‘Breaking Bad’, ‘Los Pollos Hermanos’ es una cadena de restaurantes de comida rápida propiedad de Fring (Giancarlo Esposito) que en realidad es una tapadera para blanquear dinero procedente de vínculos con carteles mexicanos y que aprovecha su red de transporte para distribuir la droga por Estados Unidos

Lamentablemente para los fanáticos de la serie, esta franquicia ubicada en Austin (Texas) solo estará abierta este fin de semana en el marco de la promoción de la tercera temporada de ‘Better Call Saul’, serie producida a partir de ‘Breaking Bad’, que llegará a las pantallas el 10 de abril de la mano de AMC.

El restaurante de Austin (Texas) es una réplica exacta de la franquicia de Albuquerque (Nuevo México) en la que Fring citó por primera vez a White en la segunda temporada de la serie y en la que se sirven algunos de los manjares que aparecen en la ficción, como las alitas de pollo, papas fritas, pollo frito, burritos o tacos.

El momento más esperado para los fanáticos de la serie se vivirá este domingo, cuando hagan acto de presencia en el restaurante el propietario de ‘Los Pollos Hermanos’, Gus Fring, que gracias a la nueva serie revive de su asesinato en ‘Breaking Bad’, y Saul Goodman (Bob Odenkirk), el mañoso abogado de White protagonista de ‘Better Call Saul’.

El spin-off es el placebo de los seriéfilos... y lo sabes

Raquel Céspedes Guirao

En plena era de las series como consumo audiovisual compulsivo las productoras se frotan las manos ante la ingente cantidad de material creativo que puede convertirse en una historia que enganche. El final de una serie de éxito es siempre motivo de tristeza para los seguidores. Cuando sigues las andanzas, penurias y muertes (esto sobre todo si eres seguidor de Juego de Tronos) de un elenco de personajes durante cinco o seis años de tu vida, el adiós es muy duro. Esa vinculación casi fraternal es difícil de sustituir, ni siquiera un revisionado de la serie puede acabar con la ausencia. Pero hay una fórmula que ayuda a mitigar la nostalgia de tu serie de referencia, el spin-off. Las secuelas se han convertido en el placebo de los seguidores acérrimos de una serie. Es básicamente la emancipación de un personaje para crear otra serie nueva. Desde hace décadas esta fórmula ha sido empleada por los creadores de series para alargar el entusiasmo despertado por la serie primigenia. Son innumerables los ejemplos de series derivadas y cada vez son más.

Para celebrar el anuncio de dos spin-off muy esperados, como son el de The Good Wife y el de The Big Bang Theory, hacemos un repaso de las secuelas más destacadas de los últimos años y las que vendrán:

¿Tendrá Sheldon Cooper su propia serie?

Gracias a The Big Bang Theory los nerds ya no tienen esa imagen de frikis asociales. Tras más de una década en pantalla, los creadores de la serie no quieren dejar huérfanos a sus seguidores. Según The Hollywood Reporter, la cadena CBS está trabajando en un spin-off que nos dará a conocer el pasado de Sheldon Cooper (Jim Parsons). El medio señala que la ficción será como la serie Malcolm in the Middle pero con una versión adolescente de Sheldon. De momento, ningún miembro del actual reparto de The Big Bang Theory está involucrado en el proyecto a excepción de Parsons, que ejercerá como productor ejecutivo. Tal vez, esta secuela servirá para hacer más llevadero el final de una de las series más decanas que hay en la actualidad.

Buenas noticias para los seguidores de The Good Wife


The Good Wife es mucho más que una serie de abogados. Sus 39 nominaciones a los premios Emmy y 14 candidaturas a los Globos de Oro así lo avalan. Después de emitirse la séptima y última temporada este año, meses después se ha confirmado que en 2017 tendrá su secuela.

Se llamará The Greater Good y se estrenará el próximo mes de febrero. El spin-off tendrá lugar un año después de los sucesos acaecidos en el episodio final de The Good Wife. Christine Baranski y Cush Jumbo repetirán sus roles como Diane Lockhart y Lucca Quinn, respectivamente. Esta producción se emitirá en el servicio de streaming del canal CBS All Access. 

Better Call Saul, la precuela cum laude


Las secuelas se enfrentan al reto de alcanzar las expectativas marcadas por la ‘serie madre’. Pero hay casos en los que la excelencia está repartida. Es el caso de Better Call Saul (BCS), spin-off de la aclamada Breaking Bad, que si no fuese por el respeto que merece Walter White diríamos que está al mismo nivel.

BCS nos cuenta cómo Jimmy McGill se convierte en Saul Goodman (Breaking Goodman), el abogado de dudosa reputación que ayuda a Walter White y Jesse Pinkman a blanquear los beneficios del negocio de la metanfetamina. Está ambientada seis años antes que la trama de Breaking Bad, por lo que se trata de una precuela.

Su estreno el 8 de febrero de 2015 batió récord de audiencia en Estados Unidos, convirtiéndose en el estreno más visto de la televisión de cable por los espectadores de entre 18 y 49 años.

Frasier, clásico de un clásico

Frasier Crane iba tanto al bar Cheers que estaba pidiendo a gritos una serie para él solo. Pues así fue. Fraiser acabó siendo uno de los spin-off más exitosos de la televisión.

A lo largo de sus 12 temporadas se alzó con 37 Emmys, cinco de ellos consecutivos como mejor serie cómica.

Angel, el spin-off que vampirizó a su ‘serie madre’

Para cerrar este repaso a los spin-off más destacados elegimos uno que vampirizó a su precedesora. Se trata de Angel, la secuela de Buffy Cazavampiros. Se estrenó en octubre de 1999, al mismo tiempo que la cuarta temporada de su serie madre.

El éxito del personaje masculino llevó a su creador, Joss Whedon, a proponer la creación de una serie propia. Y no le fue nada mal. Angel permaneció en pantalla hasta cinco temporadas, llegando a alcanzar mejores datos de audiencia que la propia Buffy.

La polémica tendencia de convertir a los hombres indios en blancos

Redacción TO

Foto: Navesh Chitrakar
Reuters

Durante décadas, las compañías cosméticas han encontrado en las mujeres jóvenes indias su principal mercado. Como en otros países de Asia, en India las pieles pálidas resultan más atractivas y existe un componente racial decisivo a la hora de optar a trabajos de un rango superior y mejor retribuidos. No puede equipararse únicamente al deseo de las europeos blancos a aumentar su bronceado; en India tiene implicaciones sociales.

Esta costumbre parecía exclusiva de las mujeres. Sin embargo, desde la entrada del nuevo siglo son cada vez más los hombres que se han sumado a esta tendencia. El éxito es tan rotundo que en los últimos cinco años la venta de cosméticos que crean una apariencia de blanqueamiento de la piel ha crecido más de un 40%, según los datos de los analistas de Nielsen. No es extraño encontrar en los supermercados del país esta clase de productos dirigidos a un público masculino que, hasta el momento, limitaba su consumo de productos para el cuidado del aspecto físico a desodorantes y cremas para el afeitado.

La moda creciente de convertir a los hombres indios en blancos 1
El actor de Bollywood Shah Rukh Khan durante una rueda de prensa. | Foto: Danish Siddiqui/Reuters

Las principales marcas nacionales e internacionales han aprovechado este boom para abrirse a un nuevo target. De hecho, Nivea, L’Oréal y Emami, entre otros, han creado multitud de cremas, exfoliantes y productos de lavado facial que prometen “efectos blanqueadores”. Resulta llamativo que uno de los productos más destacados de la empresa francesa Garnier, que bautizó a uno de sus exfoliantes como White Power (Poder blanco), tenga el mismo nombre que un lema históricamente vinculado a las teorías supremacistas. Y para aumentar la efectividad de sus mensajes utilizan la imagen de actores como Shah Rukh Khan o Hrithik Roshan, que son afamadas estrellas de Bollywood, los equivalentes indios a Brad Pitt o Leonardo DiCaprio.

Los anuncios que se emiten en televisión son reveladores. En ellos puede verse a un hombre atractivo fotografiado a cada paso, con un aspecto impoluto, aplicándose en el rostro una loción que, casi de inmediato, convierte tu aspecto en el de un hombre perfectamente occidental, con la piel tan blanca como la de un finlandés.

Este fenómeno, como no podía ser de otra manera, está causando indignación en los círculos más progresistas. La estrella de cine Abhay Deol inició una campaña para persuadir a sus compatriotas indios a no comprar estos productos. Al mismo tiempo, envió un mensaje a sus compañeros de profesión invitándoles a rechazar aquellas ofertas que sirvan para inventar un canon de belleza imposible.

Un mensaje similar fue difundido años atrás por la actriz Nandita Das en una iniciativa llamada Dark is Beautiful, en la que se denuncia la presión mediática de estas compañías estéticas que tratan de implantar un modelo de belleza puramente occidental. En este sentido, el auge de los cosméticos blanqueadores coincide con la irrupción de una corriente crítica que representa la evolución cultural de India, donde conviven los complejos de la era colonial con el desarrollo de una sociedad que se moderniza.

En unas declaraciones para la revista Quartz, Rajesh Krishnamurthy, jefe de negocios de Himalaya Drug Company, cree que esta reacción se traducirá en una mayor conciencia social y, como consecuencia, un cambio radical en la política comercial de la industria cosmética. El tiempo dispondrá cuál de las dos tendencias se impone, si la del crecimiento imparable de cosméticos blanqueadores, engañosos, inmorales, o la capacidad regenerativa de un país para dejar a un lado los complejos de un pasado colonial.

La joven que soñaba con ser diseñadora y terminó siendo la viuda de yihadistas

Redacción TO

Foto: Delil Souleiman
AFP

Islam Maytat quería ser diseñadora de moda en Londres, sin embargo su sueño se rompió cuando su esposo, un británico de origen afgano, la llevó a Siria y aprendió a manejar las armas con los yihadistas. Después de tres años en el ‘califato’ bajo las órdenes del Estado Islámico, tres maridos y dos hijos, esta marroquí de 23 años ha logrado huir y vive refugiada desde marzo en el nordeste de Siria, en manos de las fuerzas kurdas. “Pensaba que al casarme con Jalil Ahmad, que tenía nacionalidad británica, iría a estudiar a Londres, pero todo salió al revés”, cuenta la joven. En lugar de la capital británica, su primer destino fue Dubái, donde su marido trabaja como bróker.

sdfd
Ahora, vive refugiada desde marzo en el nordeste de Siria. | Foto: Delil Souleman / AFP

Islam conoció a su esposo por internet a principios de 2014 y, dos meses después, se casó con él en Marruecos. “Mi padre se oponía porque sospechaba que era un talibán. Terminé por convencerle”. Sin embargo, sus sueños de glamour y estudiar diseño pronto comenzaron a desvanecerse, cuando su esposo comenzó a prohibirle maquillarse y llevar ropa de colores vistosos.

Vida rota

Durante dos meses estuvo en Afganistán con su familia política, sin embargo, para su sorpresa, su marido le ofreció ir a estudiar a Londres, pero haciendo escala en Estambul. Fue entonces, cuando al salir del aeropuerto, un hombre les condujo a Gaziantep, una ciudad cercana a la frontera siria. “Nos alojamos en una casa donde mujeres y hombres estaban separados. Allí estuve conviviendo con francesas, saudíes, argelinas”. “Me contaron su alegría de ir a la tierra del ‘califato’ en Siria. Estaba desamparada y rompí a llorar”. Dos semanas antes, el 29 de junio de 2014, el Estado Islámico había proclamado su ‘califato’ en Siria e Irak.

La joven que soñaba con ser diseñadora y terminó siendo la viuda de yihadistas 1
Su objetivo es volver con sus dos hijos a Marruecos. | Foto: Delil Souleiman / AFP

En agosto de 2014, su marido decide internarse en Siria. “No me quedo otra opción que seguirlo”, cuenta la joven a AFP. “Vivía en Manbij, en una casa para esposas de yihadistas”. “Allí había mujeres de Reino Unido, Canadá, Suecia, Finlandia y Rusia. Todas debíamos entrenarnos en el manejo de las armas“.

“¡Habrías tenido que decirme desde el principio que querías venir a Siria! ¿Por qué me has roto la vida?”, recuerda haberle dicho a su marido. “Me respondió que era su mujer y tenía que obedecerle”, agrega.

Tres maridos y dos hijos

En septiembre de 2014, embarazada de su primer hijo, Abdala, su marido es enviado al frente de Kobané. El 8 de octubre, su cuñado le anuncia la muerte de Jalil. “Me sentía sola, deprimida”, explica, por lo que poco después contrae matrimonio con otro afgano en Raqa, donde la pareja se instaló después de que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) -una alianza antiyihadista de milicias kurdas y árabes- ocuparan Manbij. Este matrimonio sólo duró dos meses. “Obtuve el divorcio dos meses después porque no conseguía entenderme con él”, confía. Sola y con un hijo de apenas unos meses, Islam conoce al que sería su tercer marido, Abu Talha, un yihadista con quien tendría su segundo bebé, María, y con quien permanecería 18 meses. “Era el mejor de mis tres maridos, se ocupaba bien de mí. El día que supe que lo habían matado, huí con la esposa de un jefe, una yazidí”, explica.

Islam afirma hoy que quiere reunirse con su familia y regresar a su país. “Ignoro cómo será mi vida y el futuro de mis hijos. ¿Qué les voy a decir cuando me pregunten por sus padres”, se pregunta.

TOP