Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Así funciona el ruinoso negocio de cazar ballenas en Japón

Jorge Raya Pons

Los japoneses mataban ballenas antes de que el capitán Ahab (Moby Dick) perdiera su pierna y capturarlas parecía tan fácil que con el paso del tiempo se fueron alejando y desapareciendo. Los arponeros tuvieron que ir hasta la Antártida para buscarlas y había tantas que uno no podía imaginar que fueran a acabarse. Pero con la II Guerra Mundial llegaron las malas cosechas y la caza de ballenas creció sin pausa para alimentar a una población cada vez más hambrienta.

La circunstancia se perpetuó durante dos décadas hasta alcanzar su cénit en los años 60 –siempre según las investigaciones del científico japonés Junko Sakuma-, y a partir de ahí la tendencia varió y la demanda de carne empezó a desplomarse hasta el momento actual, en el que la carne de ballena se ha convertido en un alimento esporádico y exclusivo, y su consumo se sitúa entre las 4.000 y las 5.000 toneladas anuales, según el Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales (IFAW), lo que supone cuarenta veces menos que medio siglo atrás.

Si bien en tiempos de miseria la caza de ballenas pudo ser un asunto comprensible –la ética no alimenta-, hoy en día las circunstancias son otras y estamos en condiciones de preguntarnos si es tolerable matar ballenas cuando nuestras necesidades básicas están cubiertas, cuando existen tantas alternativas a su carne.

Un grupo de escolares presencia el procedimiento que conduce a las ballenas hasta los mercados (Foto: David Guttenfelder/AP)
Un grupo de escolares observa cómo conservan los trozos de  ballena que van a parar a los mercados (Foto: David Guttenfelder/AP)

Todo por la ciencia

El 24 de marzo de 2016, cuatro grandes pesqueros regresaron a las costas de Japón con 333 ballenas minke: 230 eran hembras y nueve de cada diez estaban embarazadas. El periodo de gestación en esta especie es de diez meses y los ballenatos suelen tener una vida larga. Los humanos somos sus únicos depredadores. La comunidad internacional denunció la campaña, pero Japón se defendió con argumentos científicos: un recurso tramposo que tiene explicación.

En 1986, la Comisión Ballenera Internacional, compuesta por 89 países, prohibió la caza de ballenas con propósitos comerciales y, sin embargo, dio lugar a una excepción a la que Japón decidió acogerse; las capturas con fines científicos serían aceptadas dentro de unos márgenes amplios (mil ejemplares al año en el caso de las minke). A partir de este momento y basándonos en el nivel de capturas de Japón, los estudios morfológicos de las ballenas se dispararon.

Tanto es así que la situación se puso fuera de control y en 2014 tuvo que intervenir el Tribunal de La Haya: la carne que sobraba de los estudios –tan abundante- terminaba en restaurantes y supermercados. Japón anuló la campaña de 2015 y esperó al año siguiente para recurrir la sentencia con un nuevo programa y una nueva promesa: ahora solo necesitarían un tercio de la cantidad anterior para desarrollar sus investigaciones biológicas, de ahí las 333 capturas. La Haya no encontró argumentos suficientes para desestimar la propuesta y los barcos regresaron al mar.

Japanese lawmakers including Toshihiro Nikai (3rd L), former Economy, Trade and Industry Minister, and Daishiro Yamagiwa (3rd R, back toward camera), State Minister of Economy, Trade and Industry, taste whale meat menu during a whale meat promotion event at a restaurant in the ministry in Tokyo November 19, 2014. Japanese government officials lunched on whale meat on Wednesday in a bid to promote Japan's new plan to resume whale hunting in the Southern Ocean, ruled out once by the International Court of Justice (ICI) earlier this year. Japan on Tuesday unveiled plans to resume whale hunting in the Southern Ocean despite an international court ruling that previous hunts were illegal, but said it would slash the quota for the so-called scientific whaling programme. The small placard on the table (C) reads: "Whale meat available here". (Foto: Issei Kato/Reuters)
Un grupo de altos cargos políticos, incluido Toshihiro Nikai, exministro de Economía, y Daishiro Yamagiwa, actual ministro de la misma cartera, degusta carne de ballena durante un acto promocional. (Foto: Issei Kato/Reuters)

Una industria en declive

Es un debate genuinamente humano y profundamente antropocéntrico el preguntarnos sobre si es éticamente aceptable o no matar a una ballena para comernos su lengua, su estómago o sus entrañas, como si todo se limitara a un caso de decisión personal. Y es un debate, del mismo modo, que causa profundo rechazo en los países espiritualmente continentales de Occidente, pues consideran que las ballenas son mamíferos superiores en dignidad a las vacas o los cerdos. Pero es comprensible que no sea así en Japón o en Islandia y de ahí su resistencia.

Sin embargo, varios factores ajenos a la moral ponen en cuestión el futuro de la caza. Por ejemplo, que la industria ballenera es absolutamente ruinosa. Hoy en día la demanda es mínima y el sector solo resiste gracias a los contribuyentes. A través del Instituto de Investigación Cetácea, el gobierno nipón aporta 6,5 millones de euros al año sin poder evitar que sea deficitaria.

Las organizaciones animalistas aprovechan su declive y persuaden a los políticos para que cambien el modelo de negocio. Para ello se apoyan en las cifras de IFAW, que calcula que el sector turístico mundial de las ballenas genera 2.000 millones de dólares anuales y moviliza a 13 millones de personas, una forma provechosa de crear empleos sin necesidad de matarlas.

El reportero británico Rupert Wingfield-Hayes, de la BBC, trató de buscar explicación a la supervivencia de un negocio tan costoso y problemático en términos de imagen y solo encontró un océano de burócratas interesados en mantener un empleo y una pensión; no olvidemos que todo depende del gobierno. Pero Wingfield-Hayes dejó de lado una cuestión fundamental: el primer ministro japonés, Shinzo Abe, comenzó su carrera política como diputado de la prefectura de Yamaguchi. Su poder se construyó en un enclave ballenero, y este parece ser un dato a tener en cuenta.

Continúa leyendo: Los beneficios de hablar solo

Los beneficios de hablar solo

Néstor Villamor

Foto: Noah Silliman
Unsplash

Hablar solo sigue siendo una actividad polémica. Por una parte, la percepción general es que se trata de un síntoma de inestabilidad mental o emocional; por otra, la ciencia no deja de tumbar ese estereotipo. Un estudio publicado en la revista Nature ha concluido que conversar con uno mismo ayuda a regular las emociones y mantener el autocontrol.

Pero este estudio, a diferencia de otros publicados anteriormente, da una nueva vuelta de tuerca al asunto. Para empezar, plantea que es preferible que el soliloquio no sea en voz alta, así que adiós al estigma. Y además, sugiere que estos beneficios aparecen cuando la persona habla consigo misma en tercera persona. Es decir, en lugar de preguntarse “¿Cómo me siento?”, es más beneficioso plantearse “¿Cómo se siente Carlos?”. De ese modo, sugieren los investigadores, Carlos tendrá un mejor control sobre sus sentimientos al poder percibirse con la distancia que siempre se tiene con cualquier interlocutor.

Como dice el estudio, “todos tenemos un monólogo interno en el que nos sumergimos de vez en cuando; una voz interior que guía nuestras reflexiones cotidianas”. Pero el modo en el que nos dirigimos a nosotros mismos tiene efectos diferentes en función de qué pronombre utilicemos. “Concretamente”, observa la investigación, “utilizar el propio nombre para referirse a uno mismo durante esta introspección en lugar del pronombre de primera persona ‘yo’ aumenta la habilidad de las personas de controlar sus pensamientos, sus sentimientos y su comportamiento bajo situaciones de estrés”.

Dos experimentos

Para llegar a tales conclusiones, los autores del estudio -liderados por el investigador de Psicología Jason Moser, de la Univeresidad Estatal de Míchigan- llevaron a cabo dos experimentos. En el primero, los investigadores pidieron a 37 voluntarios que hablaran consigo mismos acerca de lo que sentían cuando les enseñaban imágenes desagradables. Midiendo la actividad cerebral con un electroencefalograma, los científicos descubrieron que cuando la conversación se producía en tercera persona no solo se conseguía reducir la ansiedad antes, sino que se reducía en menos de un segundo.

“Los resultados sugieren que un hablar solo en tercera persona puede constituir una forma de autocontrol relativamente fácil”

En el segundo experimento, los investigadores pidieron a los participantes que reflexionaran en silencio sobre experiencias dolorosas de su vida, tanto en primera como en tercera persona. Utilizando esta vez escáneres cerebrales, los científicos descubrieron que, de nuevo, la segunda opción ayudaba a los participantes a regular mejor sus emociones. “Juntos, estos resultados sugieren que un hablar solo en tercera persona puede constituir una forma de autocontrol relativamente fácil”.

Los beneficios que ha encontrado este estudio se suman a muchos otros sobre el mismo tema, del que la ciencia se está empezando a preocupar. Una investigación de hace cinco años publicada en The Quarterly Journal of Experimental Psychology mostraba que hablar solo (pero esta vez en voz alta) ayuda a encontrar objetos perdidos. El motivo, según los investigadores, es que oír en alto el nombre del objeto que se busca crea una asociación visual más poderosa.

Continúa leyendo: Shinobu Hashimoto: “Cuando somos humildes nuestra obra vive más”

Shinobu Hashimoto: “Cuando somos humildes nuestra obra vive más”

Beatriz García

Foto: Stefania Vara
The Objective

El ceramista japonés ha participado en la tercera edición de Japanese Days, unas jornadas de cerámica japonesa que se celebran anualmente en la localidad barcelonesa de Santa María de Palautordera.

El ceramista japonés Shinobu Hashimoto es misterioso, poco hablador, cuesta arrancarle una sonrisa y su cabello largo y sus tatuajes le confieren aspecto de tipo duro. Y sin embargo, su interior es delicado, amoroso, elegante, esencialmente humilde, preocupado por servir a los otros y embellecer, como él mismo dice, sus vidas. Ha conseguido imprimirle a su cerámica un estilo tan propio que basta con mirarla para ver al hombre y también al artista, aunque él insista en que no lo es. “Yo no hago obras de arte, sino objetos para que los utilice la gente. En Occidente vosotros empleáis el término ‘artista’ de un modo muy amplio, pero yo soy yakimono ya, un artesano de la cerámica, igual que los carpinteros o los mecánicos. Somos gente de oficio, no artistas”.

Shinobu ha visitado Barcelona para participar en Japanese Days, unas jornadas de cerámica japonesa que se celebran en Santa María de Palautordera y a las que acuden anualmente grandes artistas japoneses para compartir el secreto de la elaboración de sus piezas. “En Japón cada prefectura tiene un estilo de cerámica. Puedes encontrar porcelanas muy finas, de influencia china, y otras más sobrias y toscas, más coreanas, y luego está el propio sello del artista. Los japoneses son especialistas en técnicas muy concretas y siguen utilizando hornos de leña donde las piezas tardan seis días en cocerse. Pero la cerámica de Shinobu Hashimoto es diferente; tiene un estilo muy personal, moderno, casi europeo”, cuenta la ceramista Penélope Vallejo, organizadora de Japanese Days.

“Cada persona tiene algo único, si te dedicas a mirar lo que hacen los demás todas las obras se acaban pareciendo”

El secreto de la originalidad de este ceramista es sencillo, a Hashimoto no le interesa lo que hagan otros, para sacar su esencia evita “contaminarse” de las ideas ajenas. Sólo así consigue que su interior se exprese libre. “Soy autodidacta. Hace catorce años descubrí la cerámica en un taller de un día, me gustó, tomé un curso introductorio de pocos meses para conocer el funcionamiento del torno y poco más. Desde entonces he aprendido solo y afirmo que cada persona tiene algo único; si te dedicas a mirar lo que hacen los demás todas las obras se acaban pareciendo. Lo más importante es lo que sale de dentro”.

Shinobu Hashimoto: “Cuando somos humildes nuestra obra vive más” 2
Para Hashimoto lo principal no son sus obras, sino embellecer la vida de la gente. | Imagen de Stefanía Vara

No se propone crear teteras perfectas ni imperfectas, ni se pregunta a priori sobre la belleza de sus platos y tazas, ni si debería crear algo novedoso. “No tengo tiempo para eso, si pienso en que debería hacer algo nuevo me desvío de mi propósito. Sigo una línea para mis piezas y cuando sienta que quiero hacer algo nuevo, lo haré. Hasta entonces, espero que llegue ese momento…”, explica.

Las heridas que nos definen

Mientras que en Occidente y por influencia de los ideales griegos belleza es sinónimo de perfección, en Oriente, y especialmente en Japón, lo bello es imperfecto, fugaz y fluye constantemente al igual que la naturaleza. Los jardines zen, el ikebana, la ceremonia del te, los haikus y el kintsugi (la reparación de cerámica agrietada) son artes japoneses basados en la estética wabi-sabi, la belleza que esconden las cicatrices.

Uno de los rasgos más particulares de las piezas de Shinobu Hashimoto es un delicado cuarteado de la superficie. Cuando tornea a veces deja las huellas de sus dedos en la cerámica, hace “huecos” en las piezas que expresan, dice, la inmadurez de corazón. “Si vemos a una modelo perfecta no nos transmite nada y tampoco nos atrevemos a acercarnos, pero si tropieza ya es otra cosa… Estos huecos son espacios en medio de lo bello que dan vida a las obras, pequeñas heridas que las convierten en humanas”.

Shinobu Hashimoto: “Cuando somos humildes nuestra obra vive más” 1
El rasgos más característico de su cerámica es el cuarteado de la superficie. Imagen vía Stefanía Vara.

Para Penélope Vallejo, la cerámica es una forma de meditación activa. Ella no se limita a tornear, habla con los materiales, les “sugiere” que se abran o se cierren. Un arte del Aquí y Ahora. “Es una disciplina muy técnica, debes conocer cómo se comportan los materiales porque cuando estás en el torno te riges por las leyes de la física y eres un poco geólogo también. Las rocas y minerales con los que trabajas están en la corteza terrestre, cuando horneas una pieza, en el fondo, se está haciendo una fusión igual que la lava de los volcanes. Y a poco que investigas y conoces a ceramistas de la otra punta del mundo, te das cuenta de que aquello que nos une es mucho mayor que lo que nos separa. Hay muchas coincidencias en la técnica, aunque en Japón, por ejemplo, se tornee al revés”.

“Mis obras acaban cuando la gente las utiliza, se diluyen en el momento en que hacen disfrutar a otros”

En Occidente existe un gran debate sobre si la cerámica es un arte o una artesanía y, según la ceramista, las luchas de etiquetas todavía continúan aunque algo esté cambiando. “En los países orientales la cerámica se considera una de las grandes artes, pero aquí seguimos viéndola como una cosa utilitaria. Ha existido siempre una lucha de etiquetas entre alfareros y ceramistas, que se consideran más refinados, pero hay cada vez más escuelas, cursos y artistas conocidos”, afirma Penélope.

A Shinobu le sorprende que la mayoría de las asistentes al taller que ha impartido en Japanese Days fueran mujeres. “¿No suelen venir hombres? En Japón la mayoría son hombres”, pregunta. “Aquí es más bien al contrario”, le contesta Penélope. A sus cursos en Santa María de Palautordera acuden ceramistas desde países como Israel, Estados Unidos, Francia o Grecia, convirtiendo esta ciudad a los pies del Montseny en un hervidero de arte y artistas internacionales que no tiene nada que envidiar a la siempre hiperactiva Barcelona.

Shinobu Hashimoto: “Cuando somos humildes nuestra obra vive más”
En Oriente la cerámica se considera una de las grandes artes y la imperfección de las piezas las hace humanas. Imagen vía Stefania Vara.

El arte de los finales útiles

Antes de empezar a trabajar, Shinobu tiene ya una imagen mental de lo que quiere conseguir. Lo siguiente es ir restando, pensar en los materiales que utilizará para llegar a su objetivo, cómo se comportarán y cuáles son los pasos “hacia atrás” que deberá seguir, desde el final imaginado al origen y no al contrario. Y entonces, ¿cuándo considera que la obra está acabada? “Cuando la gente la utiliza. Si se sirve comida o bebida en ella la pieza queda difuminada, se diluye en el momento en que está haciendo disfrutar a quien la usa”, concluye.

Ceramistas como Shinobu Hashimoto tienen mucho que enseñarnos a los países occidentales, donde cuesta encontrar a alguien que no se llame a sí mismo artista, incluso artista de la vida. Si el ego son los árboles que no dejan ver el camino, la voluntad de crear un arte que conmueva, que tienda puentes entre lo particular y lo universal y despierte emociones dormidas es tanto servir a uno mismo como a los otros. Por eso, dice el japonés, “cuando somos humildes nuestra obra vive más. Todo debe tener un sentido…” Y añade: ¿Imaginas a un entrevistador que hable más que sus entrevistados?”. No sé si lo dijo por mí o a modo de ejemplo, de todas formas me aplicaré el cuento. A todos nos gusta pensar que lo que hacemos sirve para algo.

El segundo ceramista en visitar Japanese Days será Akira Satake, quien impartirá un taller en octubre titulado ‘Encontrar la belleza en la imperfección’.

Save

Continúa leyendo: Tal día como hoy Facebook manipuló tus recuerdos

Tal día como hoy Facebook manipuló tus recuerdos

Clara Paolini

Foto: Tom Sodoge
Unplash

Cuando aparecen fotos del pasado en nuestro muro de Facebook, ¿fortalecemos una memoria o la tergiversamos?, ¿puede el cerebro modificar la forma en la que recordamos los eventos a través de inocentes publicaciones?, ¿qué efecto tienen las redes sociales en la forma con la que experimentamos nostalgia?, ¿conseguirán los recuerdos digitales llegar a hackear la forma en la que pensamos? Ante las incógnitas, la ciencia responde.

“Mira, hace unos años pasó esto o lo otro”; esa es la idea superficial e inocente que ofrece Facebook cada vez que hace emerger en tu móvil o ordenador el aviso “Tal día
como hoy”. Son tus recuerdos, sí, pero en un curioso recipiente ajeno al espacio mental o físico donde solían depositarse antaño. No es releer un diario personal ni pasar las páginas del álbum de fotos familiar. Tampoco es hacer memoria para rescatar eventos depositados en cajones del cerebro. Es otra cosa, más novedosa, antinatural, omnipresente y puede que mucho menos inofensiva de lo que pudiera parecer.

Los recuerdos filtrados a través de redes sociales, recuperan momentos fieles a la realidad, pero también son capaces de contribuir a reinventar lo vivido. Tal y como
señala la psicóloga Julia Shaw en un artículo publicado en Scientific American, Facebook no sólo se está apropiando de nuestras imágenes y comentarios, sino que también está cambiando activamente lo que recordamos en la vida real. Y no sólo eso: mientras Facebook aprende, nosotros olvidamos.

Tal día como hoy Facebook manipuló tus recuerdos 1
Sticker Mule / Unsplash

En el baúl de los recuerdos, el muro es el rey

Según la revista Wired tu cerebro no contiene memorias sino que tu cerebro es, en esencia, tales memorias recopiladas, codificadas e interconectadas. Es en su capacidad de crear mosaicos de amplias impresiones en apenas milisegundos donde se sustenta su funcionamiento. Como clave indispensable del pensamiento racional, preguntarse sobre cómo establecemos la relevancia de cada recuerdo es un reto indispensable para entender nuestra forma de racionalizar la realidad. ¿Qué es lo primero que el cerebro recupera al poner en marcha el mecanismo de la memoria? Para bien o para mal, los posts de Facebook aparecen en el primer puesto.

En este hecho influyen dos aspectos clave: En primer lugar, las imágenes se recuerdan mejor que las palabras, y al traer memorias a la mente son éstas las que emergen en primera instancia con mayor facilidad. En segundo lugar, la ciencia ha demostrado que los humanos mostramos una mayor predisposición a recordar los buenos momentos que los malos. Teniendo en cuenta que las memorias de Facebook son principalmente imágenes de buenos momentos, se adivina una conclusión: tendremos más facilidad de recordar aquello que hayamos publicado en Facebook. Numerosos estudios así lo han demostrado: lo compartido en redes sociales se retiene mejor en el cerebro y las publicaciones en la red social llegan a ser más memorables y fáciles de recordar que incluso una cara.

Tal día como hoy Facebook manipuló tus recuerdos 2
Rachael Crowe / Unsplash

Realidad filtrada y memorias falsas

Según la ciencia, cada vez recuperamos un recuerdo, los rastros de dicha memoria en el cerebro se vuelven flexibles. ¿Podemos entonces distorsionar lo vivido hasta la
invención? Daniel Schacter, profesor de psicología en la Universidad de Harvard, ya demostró allá en los 90 que es posible implantar falsos recuerdos mediante las
imágenes. En sus experimentos, los sujetos a los que había enseñado fotografías aseguraban recordar eventos que en realidad no habían vivido. Por otro lado, el
psicólogo descubrió que cuando una persona observa una imagen no sólo se refuerza la memoria de ese evento en particular, sino que al mismo tiempo se deterioran el
resto de recuerdos de eventos que también ocurrieron pero para los que no hay imágenes.

Según los hallazgos de Schacter, las intrusivas notificaciones de Facebook recordándonos ciertos eventos específicos de forma constante tienen el potencial de
distorsionar profundamente la realidad. No sólo podemos llegar a recordar noticias falsas como hechos fehacientes, alterando de forma irreversible la memoria colectiva, sino que a nivel personal, nuestra biografía quedará distorsionada por la representación parcial y filtrada de lo vivido.

Mientras fortalecemos un aspecto concreto del recuerdo todo lo que rodeaba al mismo se debilita, y si aquello que publicamos enmascara en cierta medida la realidad, corremos el peligro de recordar falsedades. La memoria distorsiona de por sí los eventos quedándose con los más positivo, por lo que Facebook, un contendedor donde la realidad se filtra y altera de antemano, no hace más que aumentar el efecto. El recuerdo queda así doblemente manipulado por tu propio cerebro y por el efecto amplificador de la red social.

Tal día como hoy Facebook manipuló tus recuerdos 3
Annie Spratt / Unsplash

Al permitir que Facebook elija los eventos supuestamente más significativos en nuestras vidas, los recuerdos que el algoritmo ignora se sacrifican hacia el olvido. Si
no lo compartiste, el recuerdo no existe en la red y como consecuencia, se vislumbra la posibilidad de que los olvidemos con mayor facilidad.

Memoria selectiva a base de algoritmos

El momento en el que por primera vez viste la cara de tu hijo o sobrino, el día que te enamoraste, o aquel instante en el que te percataste de estar viviendo una decisión
clave en tu biografía. Son recuerdos que ni las palabras ni las imágenes consiguen capturar con fidelidad, porque al reconstruir tales eventos en la mente aparecen los olores, los colores, el tacto y la forma en que todo aquello te hizo sentir. Por supuesto nada de esto aparece en el muro de la plataforma y lo más relevante se omite a favor de lo superficial. Nos quedamos con la imagen preseleccionada, parcial y probablemente irreal que un día decidimos publicar.

Obviamente esto no quiere decir que por recordar con mayor facilidad las imágenes brindadas por la plataforma vayamos a perder el resto de nuestras memorias, pero. los algoritmos no tienen empatía, y a parte de contabilizar y medir, resulta complicado que verdaderamente “entiendan” la importancia de lo publicado, ni mucho menos, de lo que no se compartió.

Tal día como hoy Facebook manipuló tus recuerdos 4
Annie Spratt / Unsplash

Cada vez que publicamos algo ayudamos a Facebook a aprender sobre qué nos gusta y cuanto más interactuamos con la plataforma, mejor funcionan los algoritmos que construyen la experiencia a medida que esperamos. Con nuestros likes, publicaciones y memorias proporcionamos la base de un lucrativo negocio además de crear una realidad sesgada, reducida por el filtro burbuja. Parece un mecanismo perfecto, pero en el caso de los recuerdos, resulta imposible garantizar que éstos sean la mejor moneda de cambio.

De nosotros depende ser conscientes de las transformaciones a las que se enfrenta el mecanismo de la memoria, lidiar con la dependencia de las redes a la hora de rescatar recuerdos y sobre todo, seguir reflexionando sobre lo esencial. Tal día como hoy, publicaste un vídeo de un gatito en tu muro, pero eres tú y no los algoritmos quien decide si quizá existen otros recuerdos más valiosos que rememorar.

Save

Continúa leyendo: EEUU consigue corregir una enfermedad hereditaria en embriones humanos por primera vez

EEUU consigue corregir una enfermedad hereditaria en embriones humanos por primera vez

Bea Guillén Torres

Este miércoles se han hecho públicos los detalles del hito científico del año. Un equipo internacional de científicos ha conseguido por primera vez, con éxito, corregir una enfermedad hereditaria en embriones humanos. El grupo ha utilizado una nueva técnica de edición genética, llamada CRISPR, para modificar una mutación en un gen que causa miocardiopatía hipertrófica, una dolencia del corazón que provoca la muerte súbita en deportistas y personas jóvenes. Los científicos han encontrado la forma de evitar que esta mutación pase a las siguientes generaciones.

Ha sido la primera vez que se consigue corregir una enfermedad hereditaria en un número elevado de embriones humanos sin introducir errores adicionales en su genoma. Este hallazgo, publicado en la prestigiosa revista científica Nature, supone un avance importantísimo hacia nuevos tratamientos para los tipos de cáncer con origen genético y para las 10.000 enfermedades raras que surgen por un error genético. Pero también, y de forma mucho más polémica, abre la puerta a la creación genética de humanos a la carta.

EEUU consigue corregir una enfermedad hereditaria en embriones humanos por primera vez
Embriones humanos a los que se les aplicó la edición genética con CRISPR. | Foto: OHSU

El estudio aporta la primera prueba de cómo esta técnica podría aplicarse para eliminar enfermedades genéticas hereditarias de millones de personas en todo el mundo. “Todas las generaciones siguientes incluirán esta reparación, porque hemos eliminado la variante del gen que causaba la enfermedad de todo el linaje familiar”, ha explicado Shoukhrat Mitalipov, director del Centro de Terapia Celular y Genética Embrionaria de la Universidad de Ciencia y Salud de Oregón (EEUU). “Usando esta técnica, es posible reducir la carga de la enfermedad genética en la familia y, con el tiempo, en toda la población humana”.

Se ha abierto la posibilidad de eliminar determinadas enfermedades genéticas para siempre creando solo embriones humanos sanos. El futuro de la genética vuelve a empezar aquí.

¿Qué es CRISPR?

La revolucionaria técnica con la que se ha logrado este éxito es conocida como el cortapega genético. Esta tecnología es equiparable a un editor de textos que se aplica sobre el genoma y permite cortar y pegar varios genes a la vez. Por ejemplo, en genes que predisponen a sufrir algunas enfermedades.

El procedimiento es sencillo: el CRISPR usa una proteína (la nucleasa), para cortar el fragmento de ADN que se ha elegido. Posteriormente las células ponen en marcha su proceso de reparación natural y vuelven a pegar los dos extremos de la secuencia genética. En todas las ocasiones anteriores que se había intentado utilizar esta técnica se comprobó que este proceso de cortado y pegado daba lugar a un fenómeno conocido como mosaicismo. Esto implicaba que en los embriones se creaba un mosaico: algunas células estaban reparadas de la mutación, pero otras no lo estaban. Esta mezcla de células podía crear variaciones genéticas no deseadas en el genoma que podrían resultar peligrosas.

EEUU modifica por primera vez embriones humanos para corregir una enfermedad hereditaria
La doble hélice de ADN (morado y azul) está formada por el ADN del padre y de la madre. Se localiza la mutación que causa la enfermedad (rojo) y se corta con la enzima de CRISPR (verde). Después ambas partes volverán a unirse, ya sin la secuencia que causa la enfermedad. Ilustración: KC Roeyer/Janelia Research Campus

En el caso publicado en Nature, una de las dos copias del gen MYBPC3 era errónea. Es decir, o la copia del padre o la de la madre tenía la mutación que provocaba que la persona sufriera la enfermedad. Una vez localizada la mutación, se dirigían a ella con CRISPR para repararla. Y aquí llega la revolución: en esta ocasión todas las células de casi todos los embriones incluían el gen reparado. De los 58 embriones resultantes, 42 se desarrollaron sin la mutación que causa la enfermedad, una tasa de éxito del 72%. No había mosaicismo, no había miedo de incluir variaciones genéticas peligrosas.

¿Cómo se ha conseguido eliminar el mosaicismo? Inyectando en el óvulo sano, juntos los espermatozoides y la secuencia CRISPR con la versión correcta del gen. Hasta el momento, todos los intentos realizados por China habían incluido CRISPR en el embrión ya formado.

EEUU consigue corregir una enfermedad hereditaria en embriones humanos por primera vez 2
En la parte superior, los intentos realizados hasta ahora de edición genética con CRISPR en embriones humanos. En la inferior, la investigación publicada en Nature. | Gráfico: Nature.

El equipo creó los embriones in vitro con los que probar esta técnica. Como no estaban destinados a implantarse, todos fueron destruidos unos días después de la investigación. Por esa razón, esta investigación no habría sido posible en España. La ley prohíbe expresamente crear embriones para investigación. Solo se pueden usar aquellos que sean descartados en las clínicas de reproducción asistida.

Pese al futuro que abre por delante, la técnica aún no está lista para usarse en personas. El próximo paso será mejorar su eficiencia.

En febrero de este año, un panel internacional de expertos reunido por la Academia Nacional de Ciencias de EEUU concluyó que el uso de CRISPR en embriones humanos es aceptable, pero no sin antes realizar mucha más investigación previa sobre los riesgos que pueda entrañar. La edición del genoma debería aplicarse exclusivamente en casos en los que sea el último recurso, añadían los responsables del informe.

TOP