Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Bandas que se separan: No es adiós, es hasta luego

Nerea Dolara

Blondie vuelve con un nuevo álbum en 2017. La banda no es la única que ha tenido una buena racha tras regresar de una separación.

Es una historia que se repite sin importar la época. Una banda amada por miles decide separarse -en bueno o malos términos… casi siempre malos- y promete nunca más pisar un escenario o un estudio. Cada miembro se va por su lado y años después la banda se reúne. Hay muchos ejemplos, algunos que sólo han generado desilusión en sus fans, otros que han iniciado nuevas y buenas etapas para sus agrupaciones. Uno de los buenos ejemplos es Blondie, que este año saca nuevo álbum y que estrena hoy el vídeo de su single Fun.

La banda liderada por Debbie Harry se separó en 1982 luego de disputas internas, problemas de drogas de algunos miembros y baja venta de entradas. Harry incluso vendió la casa que compartía con Chris Stein (guitarrista de la banda y su pareja) para pagar deudas de Blondie tras la separación.

Los miembros de la agrupación siguieron sus caminos pero en 1997 Harry y Stein orquestaron un reencuentro y Blondie regresó en 1999 para no sólo deleitar a sus antiguos fans, sino a nuevas olas de jóvenes oyentes. Su primer single en más de 10 años, Maria, llegó al número uno en el Reino Unido. Desde ese momento han estado en activo.

BLONDIE_POLLINATOR discoPollinator es el nuevo álbum de Blondie, que saldrá a la venta en mayo. La banda hará una gira, junto a Cindy Lauper, también este año y se unirá a Phil Collins en uno de sus conciertos de la gira I’m not dead. Como se ve los americanos, que comenzaron sus andadas en 1974, volvieron con mucho ímpetu y sin ganas de volver a separarse. No son los únicos, ha habido varias bandas que han logrado reuniones exitosas tras varios años separados (y otras que no tanto).

Un buen  ejemplo fue la sorpresiva reunión de Sleater-Kinney en 2014. Se habían separado en buenos términos en 2006, pero no se tenía fecha de reencuentro. 2015 marcó la salida del álbum No Cities to Love. La banda femenina americana es una de las mejores representaciones del indie rock de los noventa y del movimiento riot girrrl. Una de las tres integrantes de este grupo, conocido por su activismo feminista y sus ideas de izquierda, es Carrie Brownstein, actriz regular en series como Portlandia o Transparent; sus otras compañeras son Corin Tucker y Janet Weiss, ambas activas con otras bandas. Sleater-Kinney se separó en buenos términos en 2006, pero no se tenía prevista una reunión.

Otro ejemplo exitoso fue el de Pixies. La banda americana de rock alternativo nació en 1986. En 1993, Black Francis, cantante y guitarrista, dijo en una entrevista que la banda se separaba y notificó a los miembros del grupo vía fax. No era la mejor situación para esperar una reunión. Pero en 2004 la banda anunció un tour y las entradas volaron. El proceso había sido lento y tentativo, pero Pixies regresó y aún sigue en activo. Stone Temple Pilots también optó por volver y en 2009 sacaron un nuevo álbum, su sexto, tras separarse por problemas de drogas en 2003 tras su gran éxito en los noventa como banda de rock alternativo.

Los regresos no se reducen al terreno del rock. A Tribe Called Quest volvió con un nuevo disco, muy alabado por la crítica, en 2016. Esta agrupación, a la que se considera precursora del hip hop alternativo, se fundó en 1985 y se separó por primera vez en 1998. Su primera reunión se produjo en 2006 y de nuevo pararon de trabajar juntos en 2013. Su nuevo álbum sufrió el percance de la muerte de Phife Dwag, uno de los miembros de la banda, pero los restantes terminaron el disco. Lo último que ha comentado públicamente es que, tras una gira, es posible que se separen definitivamente.

Fleetwood Mac, han tenido una historia bastante desordenada. La agrupación, fundada en 1964, decidió volver a reunirse a solicitud de Bill Clinton (sí, los presidentes les piden que vuelvan) en los noventa. Pero tras sacar un álbum fracasado (Time), la banda decidió hacerlo oficial. Ya habían pasado por varias separaciones y dimisiones tras un largo periodo de éxito en los setentas y ochentas. Stevie Nicks y Lindsay Buckingham se despidieron de la banda, luego lo hizo Christine McVie. La banda, que Vice llama “una familia disfuncional” ha vuelto en varias ocasiones a los escenarios. ¿La última? Anunció gira en 2017.

Fleetwood Mac en su más reciente foto de Facebook.
Fleetwood Mac en su más reciente foto de Facebook.

The Beach Boys volvió con un nuevo disco en su 50 aniversario en 2011. Pero en 2012 Brian Wilson anunció que no tocaría más. La banda californiana se había roto definitivamente en 1998, tras la muerte de dos de sus miembros: Carl y Dennis Wilson, pero ya en ese momento la banda estaba realmente dividida en dos.

Otras reuniones han surgido como ejercicios o celebraciones más que como verdaderos regresos. Pink Floyd, Génesis, Menudo, The Police, Soda Stereo, Backstreet Boys.. la lista es larga y diversa e incluye sólo giras de reunión y no verdaderos intentos de volver a hacer música en conjunto. Y otras, sin importar cuánto se deseen, parecen destinadas a nunca pasar (R.E.M, The Smiths, Oasis, Héroes del Silencio, Talking Heads…).

De momento queda la satisfacción de ejemplos como el de Blondie. Tras una ruptura no sólo quedan los recuerdos, a veces dónde hubo fuego… hay más canciones y más años en los escenarios.

Continúa leyendo: 23 canciones para agarrarnos sin complejos, por Daniela Spalla

23 canciones para agarrarnos sin complejos, por Daniela Spalla

Redacción TO

Foto: Daniela Spalla
Daniela Spalla Website

Cantante, compositora e instrumentista nacida en la ciudad de Córdoba, Argentina, Daniela Spalla comparte con The Objective una ecléctica selección de canciones para que nos agarremos sin complejos. Una playlist que promete.

Daniela Spalla editó su primer EP, Magma, en 2010, después de haber estudiado canto y piano en Buenos Aires durante 5 años. Viajó a la ciudad de México a presentarlo junto a la artista mexicana, Ximena Sariñana, madrina musical de Daniela en tierras aztecas. En los años que siguieron, los viajes a México se volvieron cada vez más frecuentes, hasta que en 2013 se mudó a la Ciudad de México.

Ya desde sus últimos años en Buenos Aires, venía preparando lo que sería su disco debut, Ahora Vienen Por Nosotros. Con la colaboración de Rafa Arcaute en producción (Calle 13, Andrés Calamaro, Illya Kuryaki, Aterciopelados, entre otros), Daniela logró grabar 12 canciones que sintetizaban sus deseos de desplazamiento sentimental y geográfico. Ahora Vienen Por Nosotros se editó en 2014 y llevó a la artista a tocar por gran parte de la república mexicana, incluyendo festivales como Vive Latino, Pal Norte y Revolution Fest, y por países como Colombia, Estados Unidos, Argentina y Cuba. La placa también le valió una nominación al Grammy Latino como Mejor Nuevo Artista y fue elegida por iTunes México como el Mejor disco de un artista nuevo, también en 2014.

El último vídeo de Daniela Spalla pertenece a Costa Rica, canción con la además abre esta deliciosa y ecléctica playlist que incluye literalmente de todo un poco, desde las seductoras voces de Françoise Hardy o Adanowsky hasta una versión de Amparito por el grupo de merengue venezolano, Los Melódicos, pasando por el clásico de Nelson Ned: Déjenme si estoy llorando.

¡Disfrutad!

Continúa leyendo: Llega a Madrid el nuevo Paraíso de la música electrónica

Llega a Madrid el nuevo Paraíso de la música electrónica

Cecilia de la Serna

Foto: Unsplash

Tras más de dos décadas olvidada en la ruta festivalera patria, la capital parece estar al fin copando el protagonismo que muchos esperaban. A las ya consagradas citas musicales que suponen algunas, como el Mad Cool o el DCODE, se une una propuesta hasta ahora inédita en Madrid: la primera edición de Paraíso, un nuevo festival que tendrá lugar en un espacio verde muy próximo al centro de la capital. Concretamente, como el ya citado DCODE, Paraíso pisará la hierba del Campus de la Universidad Complutense, y durará dos días: el 8 y el 9 de junio de 2018.

El lema de Paraíso es “Música electrónica y otras artes”, que es -además de un eslogan prometedor- toda una declaración de intenciones. Este festival de nueva generación ha nacido, según sus organizadores, “para ofrecer al público la oportunidad de vivir una experiencia multisensorial”.

De uno de los creadores del FIB

Este proyecto tiene la solvencia que solo la experiencia de los que están detrás de él puede otorgar. Desde el festival recuerdan que “Paraíso nace de la mano de un colectivo de profesionales con más de dos décadas de trayectoria en la gestión cultural. A la cabeza del proyecto se encuentra José Morán, cofundador y codirector hasta 2009 del FIB (Festival Internacional de Benicàssim)”. Algo que cuidan especialmente desde la organización de Paraíso es la imagen gráfica, que han creado de la mano del estudio madrileño Serial Cut. El resultado final es onírico, con elementos relacionados con el sonido y la naturaleza, la música electrónica y otros conceptos del festival, unidos mediante texturas orgánicas y evocadoras.

Tres escenarios para una experiencia completa

La gran incógnita es su cartel, que próximamente anunciará la organización en un primer avance, así como el resto de contenidos y disciplinas artísticas que formarán parte de la primera edición de Paraíso. Lo que sí aseguran sus organizadores es que “Paraíso se estrenará con un cuidado cartel compuesto por artistas que exploran los nuevos territorios de la electrónica y su confluencia con otros géneros y expresiones artísticas”.

El recinto del festival contará con hasta tres escenarios diferenciados, intervenciones artísticas, un área recreativa, varias zonas de descanso y un espacio gastronómico. Siguiendo la tendencia impuesta por muchos festivales, este será sostenible, con aforo limitado a 15.000 personas diarias, en el que la comodidad y los detalles harán que los asistentes disfruten de una experiencia única.

Reserva anticipada

A partir de ahora se puede reservar sin compromiso, y a través de la web de Paraíso, el abono a un precio especial de 35 euros y el pase premium a 95 euros. El plazo para confirmar la compra de la reserva finalizará 15 días después de la presentación del primer avance del cartel. Los asistentes de esta primera edición tendrán prioridad para acceder a las siguientes.

Continúa leyendo: 15 canciones que hacen de España un país más hermoso, por The Gift

15 canciones que hacen de España un país más hermoso, por The Gift

Redacción TO

Foto: The Gift

Volvemos otro viernes con nuestra playlist semanal. Esta vez los portugueses The Gift nos traen una lista que nos harán querer un poquito más a España. Esta banda de rock alternativo llega a España a presentar su sexto álbum, Altar, que ha estado precedido por tres adelantos: Clinic Hope, Love without violins y Big Fish. Grabado entre Galicia, Londres y Alcobaça, una ciudad a una hora al norte de Lisboa, donde el grupo tiene su estudio, este nuevo disco es una representación de la historia de estos cuatro amigos de la infancia.

El grupo, formado por Nuno Gonçalves, Sónia Tavares, John Gonçalves y Miguel Ribeiro, traen ritmos de synth-pop y funk en este nuevo trabajo que muestra una constante evolución y crecimiento artístico.Altar es nuestra historia vital”, explica la banda, que se formó en 1994 y se ha convertido en una de los grupos portugueses más internacionales.

Su próximo concierto en España será en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid el 12 de diciembre. En él presentarán este nuevo disco, que considera el más cautivador de su carrera, y que ha sido producido por su propio sello discográfico, La Folie Records.

Con esta playlist, The Gift quiere mostrar su amor a España, donde han grabado una gran parte de este nuevo trabajo. Para ello, quieren compartir las canciones de algunos de sus artistas favoritos en España, con ritmos y estilos de todo tipo, entre los que se encuentran algunos como Ana Torroja, Coque Malla o Vetusta Morla.

Escucha la lista completa aquí y síguenos para acceder a cada una de las playlists.

Continúa leyendo: Blastsounds: los nuevos zahoríes de las subculturas musicales

Blastsounds: los nuevos zahoríes de las subculturas musicales

Beatriz García

Foto: Sonita. Rapera afgana.

Blastsounds es un colectivo de melómanos que realiza expediciones musicales a través de los géneros y artistas más desconocidos del mundo para que sea quien la escucha y no un algoritmo el que decida ‘esto mola’.

Todos hemos tenido alguna vez ese momento ‘epifanía’ en que conoces un artista o una canción que te cambia la vida o un género que pone ritmo y sentido a una etapa. Y de repente la onda expansiva, que te llegó a través de ese amigo que era un ‘sensei’ de la música, o de un primo mayor punk reconvertido en niñera improvisada de cuatro o cinco chavales con un hambre enorme de referentes, se hace tan grande que acaba contaminando a todo tu grupo de colegas.

En los noventa, ese tipo de contagios e intercambios musicales todavía se vivían casi de forma ritual. Hoy en día, en la era de Internet, es mucho más fácil descubrir nueva música pero, paradójicamente, la labor de explorador del sonido es más compleja: la dictadura del algoritmo y la ‘jungla’ del marketing musical hace que cada vez sea más difícil rastrear esos pequeños tesoros ocultos bajo las montañas de novedades y que son, o hubiesen sido, el germen de todo un movimiento cultural. Sin embargo, la onda de choque, el ‘blast’ donde se originó, sigue vivo. Y un colectivo de melómanos se propone volver a amplificar la onda.

Blastsounds: Los nuevos zahoríes de las subculturas musicales
Soundblasts quiere encontrar esas ondas de choque que crean las subculturas musicales. | Imagen: MACSD vía Flickr bajo Licencia Creative Commons

El francés Romain Clément y el mexicano Mario González se conocieron hace seis años en Barcelona, una ciudad de la que dicen “no tiene el tamaño de Paría ni el de Nueva York, pero es un punto de encuentro de culturas”. Unidos por su amistad y ese ‘puedo-quiero-hago’ que obra como un conjuro para un proyecto, por imposible que parezca, sentaron las bases de lo que hoy se ha convertido en Blastsounds, un colectivo que agrupa a melómanos de todo el mundo a través de sus expediciones musicales. 

“Siempre que hay música y un trabajo artístico de fondo se genera una onda y si no ha sido debidamente amplificada esos movimientos musicales se quedan encapsulados o no llegan a las suficientes mentes para que derive en algo interesante. Nosotros queríamos encontrar esas ondas de choque que crean las subculturas musicales y esos artistas y movimientos que no han tenido la justa exposición y descubrírselos al público”, cuenta Mario.

Las guerreras del micro

Cuando el hip hop nació en las calles del neoyorquino barrio del Bronx a mediados de los años setenta, se convirtió en la voz de una generación a la que en poco tiempo se le unieron artistas como Queen Latifah, Lil’Kim o las Salt-N-Pepa, que asfaltaron el camino a otras muchas mujeres raperas. No obstante, la industria acabó por invisibilizar el trabajo de estas guerreras que abordaban, micro en mano, los problemas sociales. A ellas, las ‘Ghetto Witches’ (‘brujas del ghetto’, en homenaje a una canción de Princess Nokia), Blastsound les dedica su primera expedición musical, que se celebrará el próximo 30 de noviembre en la sala ZumZeig de Barcelona.

Blastsound: Los nuevos zahoríes de las subculturas musicales
Princess Nokia. Brujas del ghetto.

“El hip hop es el género musical que más vende en el mundo, pero siempre se tiende a nombrar a referentes masculinos, vacas sagradas como Jay Z. Queríamos visibilizar a mujeres artistas que tienen trabajos incluso de mayor calidad que los hombres. Ellas sí están regresando a la esencia del género para hablar de cuestiones como el machismo o la raza, y ese tipo de luchas hace mucho tiempo que se han perdido en el hip hop masculino”, apunta Romain.

Reino Unido, Chile, Francia, Sudáfrica, Brasil o Polonia son algunos de los países de procedencia de las raperas que Blastsounds ha incluido en una Mixtape que puede escucharse ya y a la que esperan sumar el trabajo de otras intérpretes en un ejercicio de colaboración con melómanos de todo el mundo. “Nuestra idea es que, más allá de las expediciones, el tema siga vivo y la gente pueda seguir proponiendo artistas que vaya descubriendo. Porque hay melómanos que escriben y reseñan nuevos movimientos musicales en muchos países”, resume Mario.

Son historias que se convierten en arma social, como la de la rapera afgana Sonita, a cuya vida su madre puso precio: 9.000 dólares a cambio de casarla con un hombre. Su dura odisea en los suburbios de Teherán, donde sobrevive como una ilegal, y el éxito que obtuvo en Internet con el videoclip de ‘Bride for Sale’ (‘Novia en Venta’) es narrada en un documental que se proyectará en ZumZeig durante la primera de muchas aventuras musicales.

“Los próximos meses seguiremos trabajando sobre rock psicodélico ruso de los años setenta y la música electrónica que se hace en Oriente Medio –concluye Romain-. Y esperamos descubrir juntos tesoros musicales , sobre todo en países donde la industria no es tan fuerte y necesitan una tarjeta de presentación y alguien que los dé a conocer”.

La música son ondas que chocan, que nos hacen vibrar y ponen ritmo a nuestras vidas; la música es también reflejo de un lugar, de un momento político y social y el mensaje de una comunidad que se amplifica o se pierde en el ruido mediático. Y estos zahoríes del sonido quieren que seamos nosotros y no un algoritmo quienes volvamos a arrojar luz sobre ‘lo que mola’.

TOP