Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Billions. No otra serie americana, es la serie americana

Ana Laya

En un tiempo en el que en la auto-proclamada tierra de la libertad, un país forjado de valientes e inmigrantes, la ilusión del sueño americano parece entrar en conflicto con su desmedida pasión por el progreso y el éxito, Billions, la aclamada serie de Showtime emitida por Movistar + Series en España, aparece en nuestras pantallas para recordarnos que desde hace tiempo el heroísmo americano no se mide en escala de grises, sino de verdes.

El momento, no podría ser mejor, hoy más que nunca el sistema de valores de Estados Unidos ha dejado ver sus grietas, sus contradicciones, su fragilidad y América está bajo celoso escrutinio del mundo entero, que vigila atento cada paso, cada declaración, cada nombramiento, cada protesta, cada tweet. El escenario también es idóneo, obviamente Billions está ambientada en Nueva York, el cerebro financiero de Estados Unidos… y también su corazón herido y su hígado enfermo. El hilo conductor, la lucha de poder de dos antihéroes ambiciosos, imposibles de amar, pero más imposibles de odiar, porque de alguna manera logran despertar admiración culposa: Chuck Rhoades (Paul Giamatti), el fiscal del distrito sur de Nueva York, y el magnate, genio desalmado -pero genio al fin- de los fondos de inversión privados de Wall Street, Bob Axelrod (Damian Lewis).

Paul Giamatti como Chuck Rhoades y Damian Lewis como Bobby "Axe" Axelrod
Paul Giamatti como Chuck Rhoades y Damian Lewis como Bobby “Axe” Axelrod

Con una producción y guiones impecables, Andre Ross Sorkin, Brian Koppelman y David Levien, creadores de la serie, logran atraparnos desde el minuto uno, porque más allá de si entendemos o no la bolsa o el sistema de justicia de Estados Unidos, Billions logra que nos identifiquemos con sentimientos más profundos que son inherentes al hombre, independientemente de que sean millonarios narcisistas o no, como la ambición, el deseo de poder y la capacidad de cada quien de malear el concepto de justicia a placer.

Maggie Siff, la tercera arista del triángulo.
Maggie Siff, como Wendy Rhoades, la tercera arista del triángulo.

Al duelo de Rhoades y Axelrod se suma una arista que da lugar a un triángulo bastante peculiar: Wendy Rhoades, esposa de uno, psiquiatra del otro. Un poderoso personaje femenino que nivela un poco el nivel de testosterona del drama y de la oficina de Axe Capital. El papel de Wendy está interpretado por Maggie Siff, conocida por su rol de Rachel Menken en Mad Men, y de la doctora Tara Knowles en Sons of Anarchy.

Paul Giamatti y Damian Lewis, por su parte, prácticamente no necesitan presentación. El primero se dio a conocer con interpretaciones sobresalientes en numerosas películas como El Show de Truman o El Negociador y pasó a la línea de protagonista con su papel de Harvey Pekar en American Splendor y luego, al interpretar a Joe Gould en Cinderella Man, fue nominado a Mejor Actor en los Globos de Oro. Lewis por su parte es el inolvidable marine en desgracia Nicholas Brody de Homeland, papel por el que logró un Globo de Oro y un Emmy a Mejor Actor.

Los Axelrod, Malin Akerman y Damian Lewis y los Rhoades, Maggie Siff y Paul Giamatti | Foto: SHOWTIME.
Los Axelrod, Malin Akerman y Damian Lewis y los Rhoades, Maggie Siff y Paul Giamatti | Foto: SHOWTIME.

Podemos seguir hablando de premios y reconocimientos, pero es justo ahora cuando Wendy Rhoades nos recordaría que a veces la opinión pública es irrelevante, que hay aprender a ignorar a esas voces externas porque lo único que importa es lo que nos susurra esa voz alfa que todos tenemos dentro, sobre todo los ególatras confundidos de Wall Street, esa voz que sienten vibrando en su pecho cada vez que compran una acción y venden en alza, esa voz que quema cuando las ganancias del año ascienden las 7 cifras, esa voz que va hacer a América grande de nuevo y que va a hacer de Billions tu serie favorita de la temporada.

Save

Continua leyendo: El nuevo Spiderman es un adolescente millennial

El nuevo Spiderman es un adolescente millennial

Nerea Dolara

Foto: IMDB
IMDB

La película que vuelve a presentar a Peter Parker, se acerca al público adolescente con un protagonista coetáneo. Es una renovación del universo de los héroes.

En sus primeras dos semanas Spiderman ha recaudado más de 200 millones de dólares sólo en Estados Unidos. El hombre araña ha tenido tres iteraciones distintas en menos de 15 años, la última vez que otro actor lo interpretó fue hace menos de cinco. Pero es esta, la de Tom Holland, la que lo incluye en el Universo Cinematográfico de Marvel (un trato con Sony que les permite acceso al personaje), la que parece estar haciendo más mella. No, no es que las anteriores no hubiesen tenido éxito. Lo tuvieron (nunca contar la tercera entrega con Tobey Maguire, un horror) pero Holland llega a refrescar a un personaje que la insistencia de los estudios por revivir una y otra vez había convertido en aburrido.

La razón de esa insistencia es que antes de que Marvel decidiera hacer sus propias películas otros estudios habían adquirido los derechos de sus personajes (de ahí la existencia de los X-Men fuera del universo o los intentos frustrados con Los cuatro fantásticos). Sony tenía en sus manos a Spidey y no quería soltarlo con facilidad. Así que lo rebooteo dos veces en menos de 10 años, con actores diferentes y volviendo a su historia de origen (¿a alguien se le podrá olvidar jamás que le picó una araña radioactiva? No. De la misma forma que nadie podrá nunca olvidar haber visto cuatro veces en la historia reciente a Batman caer en un pozo lleno de murciélagos).

Marvel, que tras años logró negociar una custodia conjunta con Sony, lo presentó con poco bombo en Capitán América: Civil War, para luego colaborar con su propia aventura, esta nueva entrega que se ha ganado a la crítica y al público.

El nuevo Spiderman es un adolescente millennial 2
Tom Holland | Photo via hdqwalls.com

Parte del encanto de la película es que Holland interpreta a un Peter Parker de 15 años, aún estudiante de bachillerato, que realmente tiene un rango inferior a los otros vengadores. Y eso no es malo. Holland es un Peter millennial, que se emociona con el vídeo que lleva en el móvil de cuando participó en la pelea entre vengadores como lo haría cualquier jovencito, que le habla a un público más joven y que le responde a la tendencia a lo oscuro en el mundo superhéroe (sí, es contigo universo de DC… obviando la excelente Wonder Woman) con una puñeta repleta de humor, vida y una historia de alcance más reducido, que confía en el encanto de un joven actor para contar una historia en la que no, no toda la galaxia y la humanidad van a desaparecer (ya para eso tienen otras películas).

“Este hombre araña se presenta como un respiro en unos cines llenos de batallas gigantes por la supervivencia de nuestra especie, y de todas las especies, en todas las galaxias.”

Y no sólo se trata de que Holland sea un verdadero millennial en que el público joven se ve representado. Zendaya, artista pop con 8 millones de seguidores en Twitter, aparece también en la película. Y el director le pidió a su protagonista que mirase cine y series para adolescentes (los de la suya, eso sí) como las cintas de John Hughes o Freaks & Geeks (uno de los guionistas es el ex actor de la serie, John Francis Daley) para inspirarse para su personaje. La idea era construir a un Spidey cercano y humano, hacerlo terrenal ante la grandiosas de otros personajes que están comenzando a tener problemas por su uso excesivo de la fuerza (aunque sea para salvar al planeta).

Este hombre araña se alimenta del espíritu joven y jovial de sus dos predecesores, pero además se presenta como un respiro en unos cines llenos de batallas gigantes por la supervivencia de nuestra especie, y de todas las especies, en todas las galaxias… Holland es un buen ejemplo de un camino que el cine de superhéroes comienza a recorrer, diversificando su universo y dando paso a nuevas generaciones de héroes con otro tipo de aventuras. No se olvide que Tony Stark, Capitán América o Thor, ya ni mencionar al envejecido Logan o al barbudo Bruce Wayne interpretado por Ben Affleck, llevan años en esto… y el tiempo no será tan generoso con los actores (que tienen contratos de varios años) como lo sería con sus alter egos.

Así que tienen a Spiderman, un adolescente sobrado y tímido (sí, tiene emociones encontradas e intensas como cualquier miembro de su quinta), con smartphone y redes sociales. Es el nuevo héroe millennial y tras él, muy probablemente, vengan muchos más.

Save

Save

Save

Save

Continua leyendo: Viejos terribles

Viejos terribles

Rafa Latorre

Foto: Stringer
Reuters/File

Hace no menos de 15 años asistí a una conferencia de Carlos Pumares en un colegio mayor. En el tiempo que ha pasado desde entonces la televisión -con la complicidad del propio Pumares- se ha encargado de hacernos olvidar que es un erudito que ha visto miles de películas, con una memoria privilegiada capaz de recordar los detalles más nimios de una producción olvidada por todos y con un capacidad prodigiosa para entusiasmar desde la radio a los aficionados al cine. 

Pumares siempre fue un desmitificador que, más que opinar, sentencia y al que le gusta azuzar al oyente. Aquel día dijo que Woody Allen le aburría soberanamente, que cuando llegaba de madrugada a casa lo que le apetecía era ponerse una de Van Damme y que hoy por hoy -el hoy por hoy de principios del siglo XXI- La Naranja Mecánica no tenía ningún interés porque su violencia y su crudeza ya no escandalizaban a nadie.

Esta última sentencia demostraba que Pumares subestimaba el moralismo del mundo que estaba por venir. La Naranja Mecánica escandaliza hoy mucho más que ayer porque lo que hoy de verdad escandaliza es el mundo de ayer. 

Recuerdo el impacto que me produjo el remake de Robocop. La original, de 1987, era una película hiperviolenta, con escenas casi insoportables, en la que el mal se manifiesta sin ambigüedades y desmembra, ejecuta a sangre fría y se divierte con sus presas.  La nueva Robocop es un sucedáneo desgrasado, un espectáculo infantil, accesible, para todos los públicos y lo que va de una a otra película es el signo de los tiempos.

Quien me hizo pensar sobre esto fue mi amigo Cristian Campos, que en un hilo reciente en Twitter reflexionaba sobre cómo se habían invertido los factores del escándalo. Ahora son los cascarrabias talluditos los que consiguen arrancan suspiros de doncella -esta expresión ya es de por sí escandalosa- a unos chavales tan atemorizados que inspiran ternura. Ya no hablamos del enfant terrible sino del terrible vieil homme, que además necesita muy poco, mucho menos de lo que necesitaban los enfants terribles, para provocar desmayos. Señores como Javier Marías, al que le basta una obviedad como que Gloria Fuertes no merece estar en el canon literario para provocar desmayos y lipotimias. ¡Si hasta Christopher Nolan, integrado entre los integrados, escandaliza!

Para defenderse de las provocaciones de estos viejos terribles se han inventado una serie desopilante de ‘ismos’ de apariencia paródica. Capacitismo, etnocentrismo, nosecuantismo… Esa debe de ser la expresión moderna de la corrección, ‘ismos’ que no sabes ni de donde han salido y que sirven para minar cualquier debate. Y los religiosos pensaban que había una crisis de vocación… Qué buenos beatos estamos criando.

Continua leyendo: Facebook quiere conquistar el mundo y así es cómo lo está consiguiendo

Facebook quiere conquistar el mundo y así es cómo lo está consiguiendo

Redacción TO

Foto: Nam Y. Huh
AP

Facebook, el gigante de las redes sociales, era hasta ahora conocido precisamente por su éxito en dicho ámbito. Pero Mark Zuckerberg, su joven creador, no parece conformarse con tener una de las redes sociales más exitosas del mundo y parece dispuesto a trasladar ese éxito a muchos otros sectores.

Poco a poco, Facebook está consiguiendo su objetivo. Desde la comida a domicilio hasta las ligas de fútbol de primera división, pasando por la creación de su propio pueblo, las recientes adquisiciones y creaciones de la red social hacen que esté empezando a dejar de ser simplemente eso para ocupar un lugar preferente en nuestra vida más allá de las redes sociales .

Comida a domicilio

Dentro de poco no habrá que dejar de navegar por Facebook para pedir una pizza o algo de sushi si nos entra hambre. En el mes de mayo, la empresa dio a conocer que, a través de un icono con una hamburguesa en su aplicación, sus usuarios podrán entrar en una página llena de restaurantes cercanos que ofrecen un servicio de entrega a domicilio.

Facebook quiere conquistar el mundo y así es cómo lo está consiguiendo 6
Facebook quiere hacer la competencia a empresas como Deliveroo. | Foto: Charles Platiau/ Reuters

Exactamente igual que si lo estuvieras haciendo a través de cualquier página web, solo que sin salir de la aplicación de Facebook.

Aún no se sabe cuándo estará disponible esta opción para todos los usuarios, pero Facebook ya ha llegado a acuerdos con Delivery.com y Slice para llevar a cabo este proyecto que puede introducir a la compañía en la competencia del mundo de la comida a domicilio.

Drones

A Zuckerberg no le basta con ser una de las páginas más populares en internet, sino que también quiere poder manejarla y distribuirla.

A finales del mes de junio, Facebook anunció que, tras una prueba fallida, finalmente había realizado con éxito el vuelo de Aquila, un dron de energía solar con el que quiere hacer llegar internet a todos los rincones del mundo.

Facebook quiere conquistar el mundo y así es cómo lo está consiguiendo 4
Facebook está trabajando en un dron que pueda dar internet a todo el mundo. | Foto: Eric Risberg/Reuters

El dron, que logró superar los 900 metros de altura y alcanzó una velocidad de 45 kilómetros por hora, aún no ha probado a transmitir internet, pero tras las pruebas que demuestran la eficiencia del modelo, este será previsiblemente el próximo paso de esta atrevida creación del gigante tecnológico.

Series originales

Otro reciente anuncio que demuestra que el Facebook quiere conquistar cada vez más sectores de la industria es el que la compañía hizo también en el mes de junio sobre su futura producción de series.

Si todo sale como espera, a finales de este verano Facebook se unirá a la competencia entre empresas como Netflix o HBO, de las que se diferenciará por su manera de divulgar los episodios. Mientras que los actuales reyes de este negocio suelen publicar las temporadas al completo, Facebook lo hará de la manera tradicional, es decir, episodio a episodio.

Facebook quiere conquistar el mundo y así es cómo lo está consiguiendo 5
Facebook creará series para la gran pantalla y las emitirá de la manera tradicional. | Foto: D.Reichardt/ Flickr

Los costes de producción que está dispuesto a asumir podrán alcanzar hasta los tres millones de dólares por capítulo, con los que pretende llegar a un público que va desde adolescentes hasta jóvenes adultos.

Sin embargo, las series no serán el único negocio de Facebook en el mundo de la pequeña pantalla, sino que también ha dicho que está dispuesto a compartir los datos de sus telespectadores con la industria del cine.

Adquisición de Whatsapp

La compra de WhatsApp fue probablemente el movimiento de Facebook que más ha afectado y afectará a nuestra vida diaria. Esta red de mensajería instantánea se ha convertido, para sus cientos de millones de usuarios en todo el mundo, en una herramienta muy importante en sus relaciones sociales.

Facebook quiere conquistar el mundo y así es cómo lo está consiguiendo 3
Facebook entró en el mundo de la mensajería instantánea con la compra de WhatsApp. | Foto: Dado Ruvic/ Reuters

Tanto para contactar con alguien por trabajo como para enviar una fotografía a un amigo o simplemente para charlar un rato, pasar varias horas al día usando WhatsApp es algo muy común.

De esta manera, Facebook ya no solo es una parte de nuestra vida que compartimos públicamente, sino que también lo es de lo que compartimos en privado a diario.

La liga de fútbol

Hasta hace unos meses, la expansión de Facebook fuera del ámbito de las redes sociales se había centrado principalmente en el mundo tecnológico. Sin embargo, Zuckerberg quiere ir un poco más allá y conquistar también otros sectores que se encuentran lejos de su zona de confort.

Facebook quiere conquistar el mundo y así es cómo lo está consiguiendo 2
Facebook quiere comprar el equipo de fútbol Tottenham Spur F.C. | Foto: Alastair Grant/AP

El Tottenham Hotspur F.C. es su próximo objetivo. Junto con un consorcio de empresarios estadounidenses, Zuckerberg ha ofrecido 1.100 millones de libras por este equipo londinense que la pasada temporada fue subcampeón de la primera división de la liga inglesa.

Sin embargo, el dueño del equipo no parece estar por la labor de llevar a cabo esta transacción, así que habrá que esperar para ver si Facebook finalmente consigue introducirse en el mediático mundo del fútbol.

Vivir en Facebook

El gran negocio de Facebook no acaba en el ocio, las relaciones sociales o el deporte. La compañía construirá en los próximos dos años su propio barrio en Silicon Valley.

Con la crisis inmobiliaria de la zona como pretexto, la empresa de Zuckerberg creará un barrio en Menlo Park, a unos 50 kilómetros de San Francisco, que contará con 1.500 viviendas, oficinas y un centro comercial.

Facebook quiere conquistar el mundo y así es cómo lo está consiguiendo
El pueblo contará con 1.500 viviendas, oficinas y un centro comercial. | Foto: Handout/Reuters

Un 15% de estas viviendas serán ofrecidas a sus trabajadores a un precio menor que el del mercado, pero el resto estarán disponibles como en cualquier otro vecindario de la zona.

Por tanto, en pocos años será posible trabajar en Facebook, vivir en su pueblo, ver sus series, conectarse a su red de Wi-Fi, comunicarse a través de sus redes sociales y aplicaciones y quizá hasta seguir a su equipo de fútbol.

Continua leyendo: 'The L Word', la serie lésbica por antonomasia, volverá a nuestras pantallas

'The L Word', la serie lésbica por antonomasia, volverá a nuestras pantallas

Cecilia de la Serna

Foto: Showtime

Era un secreto a voces, a la par que una amplia demanda por parte del público. Desde que The L Word dejara la parrilla en 2009, la representación más queer de las mujeres en televisión estaba algo huérfana. A pesar de que grandes fenómenos como Orange Is The New Black aliviaran ese abandono, nada ni nadie podía reemplazar a las chicas de The L Word.

Ocho años después del final de la sexta temporada de esta serie de Showtime, la productora parece estar lista para revisitar The L Word. Lo hará en forma de secuela, incluyendo algunos de sus personajes más icónicos, y añadiendo nuevas caras y tramas. Algunos de los personajes de la serie que volveremos a encontrar serán Bette (Jennifer Beals), Shane (Katherine Moennig) o Alice (Leisha Hailey), entre otros.

En las últimas semanas los rumores se han disparado irremediablemente por los distintos movimientos de las creadoras y protagonistas de la serie en las redes. Por un lado, su directora, Ilene Chaiken, publicaba este misterioso tuit mencionando a la serie y a algunas de las actrices principales.

El mensaje provocó todo tipo de especulaciones en torno a una posible vuelta de esta ya mítica serie para el colectivo LGTB+ -especialmente para las lesbianas-. El interés mayúsculo que despertó un posible regreso ha terminado de convencer a la productora, que acaba de confirmar la vuelta de la serie. Algunas de sus actrices ya han celebrado la buena nueva en las redes.

It’s on. Think more rebel yell than reboot. 😉 #TheLWord @ilenechaiken @leisha_h @kateomoennig @showtime

Una publicación compartida de Jennifer Beals (@thejenniferbeals) el

Ilene Chaiken seguirá involucrada en este nuevo proyecto, aunque no al frente como en las entregas originales por razones de contrato con la serie Empire, donde trabaja como productora ejecutiva.

The L Word supuso, en su día, un gran hito inesperado para la representación de mujeres lesbianas, bisexuales y transexuales en la televisión norteamericana. Mientras que otras series como Queer as Folk ya llevaban un amplio recorrido dando voz a los hombres LGTB+, no existía ninguna historia seriada en torno a las vidas, amores, desamores y descubrimientos de las mujeres queer. Con ella crecieron, entre 2004 y 2009, millones de adolescentes que vieron su realidad reflejada en la pantalla. En varias ocasiones, sus creadoras han puesto de manifiesto su decepción al ver que ninguna otra historia llenaba ese hueco una vez desaparecida The L Word. Por ello, han decidido ellas mismas volver a llenarlo con una secuela cuyo estreno se prevé para 2018.

TOP