Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

'Black Crows', la serie que muestra el terror de vivir bajo el yugo del Estado Islámico

Redacción TO

Foto: Danish Siddiqui
Reuters

Ramadán se asocia con la emisión de series y telenovelas, las llamadas mosalsalat, pero hay una que es especialmente dura por sus contenidos. Black Crows muestra desde el sábado 27 de mayo a través de la cadena MBC el terror que tienen que soportar cada día miles de personas que viven bajo el yugo del autoproclamado Estado Islámico (EI). Lo curioso de esta serie es que es la primera vez que un programa de este tipo presenta el aumento del extremismo en la región desde el punto de vista femenino.

La serie intenta explicar el terror que hay detrás del grupo terrorista Estado Islámico: niños que matan, mujeres que son convertidas en esclavas sexuales… 30 episodios que han sido estrenados durante el Ramadán, mes de máxima audiencia de espectadores de televisión árabes, y cuyas protagonistas son mujeres que forman parte de este grupo terrorista. De acuerdo con MBC, Black Crows intenta mostrar cómo las organizaciones terroristas se aprovechan de las debilidades psicológicas, sociales y de comportamiento de las personas.

La serie ha costado 10 millones de dólares y ha sido rodada en Líbano. El grupo mediático árabe MBC, con sede en Dubai, es el encargado de distribuir la producción. “Hizo falta un año de investigaciones y seis meses de rodaje”, precisa Mazen Hayek, portavoz del grupo MBC, a la agencia AFP.

Según Hayek, la serie está basada en hechos reales y pretende ser pedagógica. La producción denuncia los “métodos utilizados por el EI para atraer adeptos amparándose en la religión” musulmana, señala el grupo en un comunicado que presenta la superproducción.

Los episodios muestran la cruel violencia que desempeñan los integrantes del grupo Estado Islámico, sin ningún tipo de pudor. En ellos se puede ver, incluso, cómo los niños soldados se entrenan y disparan balas contra prisioneros del EI. No obstante, la serie, que muestra a los dirigentes del grupo terrorista como seres siniestros, hipócritas y corruptos, tampoco olvida a las mujeres que les plantan cara.

Para Fadi Ismail, director general de la productora, “las escenas chocantes” de la serie “pueden atraer o repugnar a los telespectadores pero nunca les dejarán indiferentes”.

Actualmente, Black Crows se está emitiendo en MBC TV y es, sin duda, una serie que se distancia de los temas más suaves que se suelen representar en estas producciones creadas expresamente para el mes de Ramadán.

Continúa leyendo: Láinez, Lanza y los que le echan leña al fuego

Láinez, Lanza y los que le echan leña al fuego

Melchor Miralles

Foto: Youtube (CC)

Ha ingresado en prisión, como era de esperar, Rodrigo Lanza, ese canalla que se ha convertido en un homicida tras ejercer de mártir antisistema. Nieto de un almirante de Pinochet muy vinculado al dictador chileno, Lanza, de 33 años, dejó hace tiempo tetrapléjico a un policía autonómico catalán en el desalojo de una vivienda “okupada”, y fue condenado por ello a 5 años por el Supremo. El caso fue sonado y la investigación policial fue calamitosa, y dio pie al famoso documental Ciutat Morta, en el que participó activamente Lanza. Cuando fue encarcelado recibió el entusiasta apoyo de Pablo Iglesias, Ada Colau y otros líderes populistas, que ayudaron a convertirle en un icono de la extrema izquierda. Pero Lanza se ve que lo tenía claro. Ahora vuelve a la cárcel. Tras salir de la prisión por este caso, se instaló en Zaragoza, donde era muy conocido por su liderazgo radical antisistema. Lanza, apodado “El Rodri”, vaya usted a saber por qué, está acusado de la muerte a golpes de Víctor Laínez, que murió tras ser atacado el pasado viernes en un bar zaragozano por un grupo de radicales de extrema izquierda tan solo por llevar puestos unos tirantes CON los colores de la bandera de España.

Sorprenden las precauciones de Pablo Iglesias y otros líderes de la extrema izquierda al valorar el asesinato de Laínez. Iglesias dijo que “condenamos cualquier tipo de violencia”, que es una forma de no mojarse, de dejar a la libre interpretación de cada uno que quizá en función de quién sea la víctima y quién el verdugo Iglesias y otros ponen sordina a la condena del acto, lo cual me parece insólito y repugnante. Por no hablar de las bazofias que, como siempre, se han leído sobre el caso en las redes sociales. Es terrible que alguien pueda apalear hasta la muerte a otro ser humano por el color de los tirantes que lleva, por cualquier motivo ideológico. Resulta más contradictorio aún, y creo que debe llevar a una reflexión profunda de buena parte de la izquierda española, que pueda llegarse a ese límite el odio a quien piensa de modo diferente a uno. La violencia es inaceptable, se vista del traje que se vista, la ejerza quien la ejerza y sea quien sea la víctima.

Quienes han visto a Lanza como un héroe digno de elogio debieran censurar sin matices su comportamiento, y reflexionar sobre cómo es posible que haya legado a este límite. Porque es de esperar que jamás vuelva a suceder nada parecido, con nadie. Y algunos alimentan comportamientos violentos con su discurso político extremista. El único responsable del asesinato de Láinez es el autor material del mismo, pero cuando se le echa leña al fuego se sabe lo que sucede. Y hay demasiados que han echado leña a este fuego en muchos lugares de España. Ojala no vuelva a repetirse

Continúa leyendo: Las frivolidades peligrosas de Trump

Las frivolidades peligrosas de Trump

Melchor Miralles

Foto: Jonathan Ernst
Reuters

Cuando se dispone del poder que ostenta un presidente de los EEUU resulta peligroso que ocupe la poltrona un tipo como Donald Trump, populista, excéntrico y frívolo. Ahora ha dado un paso que parece poco meditado y en el que, además, como tantas veces, ha estado mal asesorado. La decisión de reconocer Jerusalén como capital de Israel muestra una política errante, alejada del papel que tradicionalmente han jugado los EEUU en relación con Israel. La decisión no refuerza, sino todo lo contrario, el papel de su país en la región y no es un paso que contribuya a la estabilidad internacional. Eso sí, Trump logra de nuevo el apoyo de sus votantes más extremos con esta excentricidad innecesaria. Si el problema árabe-israelí era complicado, ahora los es más. Trump, una vez más, da un paso que tiene como consecuencia una unanimidad global en su rechazo, pero eso a él parece que le estimula. Una ocurrencia que lleva a tensar los muchos pleitos que hay en juego y a poner en entredicho que los EEUU puedan jugar un papel de mediadores de prestigio entra ambas partes del conflicto eterno, hacer perder peso a su país en beneficio de Rusia y China y levanta un muro quizá insalvable.

Todos los presidentes norteamericanos han tenido sus propios planes de paz para la región, y ninguno de ellos ha conseguido culminarlo. Parece que en la decisión de Trump ha jugado un relevante papel Jared Kushner, su yerno, a quien quizá le queden pocas horas en la Casa Blanca. El plan de paz que tiene Kushner en la cabeza solo pasa, al parecer, por alcanzar unas supuestas condiciones previas a la victoria sobre el extremismo islámico para contener el papel relevante que juega Irán, con su capacidad nuclear como amenaza, en la región. No sabemos cuáles son esas condiciones, pero de una superpotencia no se espera que solo tenga como plan la victoria por aplastamiento del adversario, menos aún en un conflicto con tantas derivadas complejas internacionales como el que nos ocupa. Trump quizá no ha valorado que hay sobre el tapete multitud de simbología política y religiosa, complejos matices de la historia pasada y reciente y nuevos escenarios de geopolítica que requieren de políticos más avezados. Lo menos recomendable en situaciones como la que nos ocupa son líderes que se manejan bien en la reacción rápida y populista, en la iria. Los gestos simbólicos tienen muchas consecuencias, no siempre positivas, y Trump ha azuzado un volcán que puede reventar en cualquier instante. Aunque parece que en Israel hay tranquilidad,

Kushner ha tenido como guías de su descabellado plan a Benjamín Netanyahu y al príncipe heredero de Riad Mohamed bin Salmán. No parecen los dos mejores consejeros para encontrar una solución pacífica al conflicto. Trump parece empeñado en cargarse el orden internacional y la estabilidad mundial. Le importa una higa. Huye del multilateralismo y parece que donde se mueve bien es el paso corto y rápido, lo propio de un político que se maneja con Twitter como principal canal de comunicación. Los acuerdos de Oslo, que no resolvieron el conflicto palestino-israelí, al menos hay que respetarlos, pero Trump y su séquito de irresponsables no se paran en barras a la hora de cargarse cualquier acuerdo. Van a lo suyo, con una frivolidad impropia de un presidente de los EEUU y poco conveniente y peligrosa para la paz y la estabilidad de este mundo que habitamos que parece que los humanos somos incapaces de mejorar, para desconsuelo y preocupación de las generaciones que vienen, a quienes dejamos tarea, mucha tarea.

Continúa leyendo: 'A better man', el documental donde una víctima de maltrato entrevista a su verdugo

'A better man', el documental donde una víctima de maltrato entrevista a su verdugo

Redacción TO

Foto: A BETTER MAN

Hay heridas que nunca cicatrizan, a pesar de los años. Attiya Khan es una víctima de la violencia machista y ha convencido a quien fue su verdugo hace 22 años –le abandonó con 18– para que responda ante las cámaras a por qué lo hizo y si vive arrepentido. A better man es, en palabras de su autora, “un documental que puede cambiar la conversación sobre la violencia contra las mujeres”.

Continúa leyendo: Julián Sánchez Melgar, de la doctrina Parot al conflicto catalán

Julián Sánchez Melgar, de la doctrina Parot al conflicto catalán

Redacción TO

Foto: CGPJ

Julián Sánchez Melgar es el nuevo fiscal general del Estado en sustitución de José Manuel Maza, fallecido la semana pasada. Con el nombramiento de Sánchez Melgar, el gobierno ha buscado dar continuidad a la labor realizada por su antecesor, sobre todo, con las causas relacionadas con el independentismo catalán. Un tema con el que el flamante fiscal general está familiarizado ya que formó parte de la Sala que admitió a trámite la querella contra los miembros de la Mesa del Parlament ante el Supremo. Pero ante todo, este palentino de prestigio entre sus compañeros y magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo desde enero de 2000, es conocido por ser el impulsor de la llamado doctrina Parot.

Amigo de Maza, Sánchez Melgar cuenta con una extensa trayectoria como magistrado en el Tribunal Supremo, donde lleva más de 17 años. Nacido en 1955, es licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid y doctor en Derecho por la Universidad de A Coruña; estuvo destinado en la antigua Audiencia Territorial de Barcelona y sirvió en Juzgados de Reinosa y de Santander, donde fue elegido juez decano.

A Sánchez Melgar ahora le corresponde dirigir una organización de 2.500 fiscales. Antes de llegar a este puesto, el Consejo General del Poder Judicial le nombró en diciembre de 1999 magistrado de la Sala Segunda del TS y ocupó la presidencia de la citada Sala. El ahora fiscal general tomó posesión de su plaza de magistrado del alto tribunal el 18 de enero de 2000.

Autor de numerosas publicaciones científicas en revistas especializadas y de varias obras colectivas, algunas de ellas dedicadas al estudio del Código Penal, la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la inviolabilidad e inmunidad parlamentaria. También ha colaborado como docente con distintas universidades.

Sánchez Melgar ha sido vocal del Consejo Rector de la Escuela Judicial y, desde noviembre de 2014, es magistrado sustituto de control del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Desde 1992 está en posesión de la Cruz Distinguida de Primera Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort.

Ponencias y sentencias

A lo largo de su carrera, Sánchez Melgar ha participado en numerosos casos de gran relevancia relacionados con el terrorismo o la política. Uno de los más recientes es la causa contra la presidenta del Parlament y los miembros de la Mesa.

A pesar de que su nombre no ha ocupado titulares ni ha llamado la atención de los medios de comunicación, el magistrado ha formado parte de la causa que tiene abierta el Tribunal Supremo contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los miembros de la Mesa de la cámara autonómica acusados de rebelión, sedición y malversación. Sánchez Melgar fue uno de los magistrados que aceptó admitir a trámite la querella presentada por su antecesor en el cargo y amigo personal, José Manuel Maza.

Julián Sánchez Melgar, de la doctrina Parot al conflicto catalán 1
Sánchez Melgar fue uno de los magistrados que aceptó a trámite la querella contra Carme Forcadell. | Foto: Albert Sea/ Reuters

Sin embargo, si por algo es conocido Sánchez Melgar es por ser el ponente de la polémica ‘doctrina Parot’, en alusión al etarra Henri Parot. Una doctrina por la que se establecía que las reducciones de penas a los presos que habían cometido delitos de gravedad, como los etarras condenados por asesinato o los violadores, se aplicaban individualmente sobre cada una de las condenas y no sobre el máximo legal de permanencia en prisión de 30 años.

“La llamada doctrina Parot constituía un modo de ejecutar las penas de los delincuentes en serie, es decir, de aquellos que habían sido condenados a múltiples penas y ello interpretando de forma rigurosa lo dispuesto en el Código Penal”, explicó Sánchez Melgar en una entrevista. “Lo único que quiero poner de manifiesto es que cuando asistimos a crímenes múltiples originados por bombas, armas de fuego, o armas blancas, e incluso atropellos indiscriminados, el fundamento de la ‘doctrina Parot’, que significa que no puede concederse la misma respuesta penal al asesino de una persona que al criminal en serie, es algo que me parece razonable“, añadió.

Julián Sánchez Melgar, de la doctrina Parot al conflicto catalán 2
Miles de manifestantes protestan contra la aprobación de la doctrina Parot. | Foto: Vincent West/ Reuters

En octubre de 2013, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos derogó la ‘doctrina Parot’ y el tribunal se vio obligado a permitir la salida de prisión de decenas de presos, entre ellos numerosos miembros de ETA.

Melgar también es conocido por oponerse a la ‘doctrina Botín’, que fue refrendada por el Tribunal Supremo en el año 2007 y que permitió que el expresidente del Banco Santander, Emilio Botín, no tuviera que sentarse en el banquillo.

Fuera de la política y el terrorismo, Melgar ha sido ponente en sentencias relacionadas con otros temas también de gran importancia. El último conocido, la decisión del tribunal de establecer que conducir habiendo perdido todos los puntos es delito y no una falta administrativa.

TOP