Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

'Black Crows', la serie que muestra el terror de vivir bajo el yugo del Estado Islámico

Redacción TO

Foto: Danish Siddiqui
Reuters

Ramadán se asocia con la emisión de series y telenovelas, las llamadas mosalsalat, pero hay una que es especialmente dura por sus contenidos. Black Crows muestra desde el sábado 27 de mayo a través de la cadena MBC el terror que tienen que soportar cada día miles de personas que viven bajo el yugo del autoproclamado Estado Islámico (EI). Lo curioso de esta serie es que es la primera vez que un programa de este tipo presenta el aumento del extremismo en la región desde el punto de vista femenino.

La serie intenta explicar el terror que hay detrás del grupo terrorista Estado Islámico: niños que matan, mujeres que son convertidas en esclavas sexuales… 30 episodios que han sido estrenados durante el Ramadán, mes de máxima audiencia de espectadores de televisión árabes, y cuyas protagonistas son mujeres que forman parte de este grupo terrorista. De acuerdo con MBC, Black Crows intenta mostrar cómo las organizaciones terroristas se aprovechan de las debilidades psicológicas, sociales y de comportamiento de las personas.

La serie ha costado 10 millones de dólares y ha sido rodada en Líbano. El grupo mediático árabe MBC, con sede en Dubai, es el encargado de distribuir la producción. “Hizo falta un año de investigaciones y seis meses de rodaje”, precisa Mazen Hayek, portavoz del grupo MBC, a la agencia AFP.

Según Hayek, la serie está basada en hechos reales y pretende ser pedagógica. La producción denuncia los “métodos utilizados por el EI para atraer adeptos amparándose en la religión” musulmana, señala el grupo en un comunicado que presenta la superproducción.

Los episodios muestran la cruel violencia que desempeñan los integrantes del grupo Estado Islámico, sin ningún tipo de pudor. En ellos se puede ver, incluso, cómo los niños soldados se entrenan y disparan balas contra prisioneros del EI. No obstante, la serie, que muestra a los dirigentes del grupo terrorista como seres siniestros, hipócritas y corruptos, tampoco olvida a las mujeres que les plantan cara.

Para Fadi Ismail, director general de la productora, “las escenas chocantes” de la serie “pueden atraer o repugnar a los telespectadores pero nunca les dejarán indiferentes”.

Actualmente, Black Crows se está emitiendo en MBC TV y es, sin duda, una serie que se distancia de los temas más suaves que se suelen representar en estas producciones creadas expresamente para el mes de Ramadán.

Continua leyendo: El atentado de Burkina Faso, en imágenes

El atentado de Burkina Faso, en imágenes

Redacción TO

Foto: Bonaventure Pare
Reuters

Al menos 18 personas, inlcuidos dos atacantes, han muerto este lunes en un atentado terrorista contra un restaurante en Uagadugú, capital de Burkina Faso. Hay, además, una docena de heridos. Los hechos fueron cometidos por un número aún desconocido de supuestos yihadistas que atacaron con armas de fuego. El restaurante, ubicado en la importante avenida Kwame Kkrumah de la capital, es frecuentado por muchos expatriados, que en ese momento asistían a la retransmisión de un partido de fútbol.

La operación de las fuerzas de seguridad contra los atacantes a un restaurante en Uagadugú “ha terminado”, ha anunciado el lunes por la mañana el ministro de Comunicación de Burkina Faso, Remis Dandjinou. Durante horas se mantuvieron, sin embargo, operaciones “de rastreo, de verificación de casas adyacentes”, ha precisado el ministro en rueda de prensa, anunciando la “neutralización de dos terroristas”, según AFP. Estas son algunas imágenes que ha dejado la jornada.

El atentado de Burkina Faso, en imágenes 1
Restos de sangre y destrozos materiales después del ataque. | Foto: REUTERS / Bonaventure Pare
El atentado de Burkina Faso, en imágenes
La gendarmería y las fuerzas armadas de Burkina Faso patrullan la zona durante el desarrollo de la operación. | Foto:
Ahmed OUOBA / AFP
El atentado de Burkina Faso, en imágenes 2
La policía de Burkina Faso cierra con vallas de seguridad la zona atacada. | Foto: Ahmed OUOBA / AFP
El atentado de Burkina Faso, en imágenes 3
Una de las víctimas espera a ser atendida. | Foto: REUTERS
El atentado de Burkina Faso, en imágenes 4
Una de las víctimas, tumbada en el suelo después del ataque. | Foto: Reuters

Continua leyendo: 'The L Word', la serie lésbica por antonomasia, volverá a nuestras pantallas

'The L Word', la serie lésbica por antonomasia, volverá a nuestras pantallas

Cecilia de la Serna

Foto: Showtime

Era un secreto a voces, a la par que una amplia demanda por parte del público. Desde que The L Word dejara la parrilla en 2009, la representación más queer de las mujeres en televisión estaba algo huérfana. A pesar de que grandes fenómenos como Orange Is The New Black aliviaran ese abandono, nada ni nadie podía reemplazar a las chicas de The L Word.

Ocho años después del final de la sexta temporada de esta serie de Showtime, la productora parece estar lista para revisitar The L Word. Lo hará en forma de secuela, incluyendo algunos de sus personajes más icónicos, y añadiendo nuevas caras y tramas. Algunos de los personajes de la serie que volveremos a encontrar serán Bette (Jennifer Beals), Shane (Katherine Moennig) o Alice (Leisha Hailey), entre otros.

En las últimas semanas los rumores se han disparado irremediablemente por los distintos movimientos de las creadoras y protagonistas de la serie en las redes. Por un lado, su directora, Ilene Chaiken, publicaba este misterioso tuit mencionando a la serie y a algunas de las actrices principales.

El mensaje provocó todo tipo de especulaciones en torno a una posible vuelta de esta ya mítica serie para el colectivo LGTB+ -especialmente para las lesbianas-. El interés mayúsculo que despertó un posible regreso ha terminado de convencer a la productora, que acaba de confirmar la vuelta de la serie. Algunas de sus actrices ya han celebrado la buena nueva en las redes.

It’s on. Think more rebel yell than reboot. 😉 #TheLWord @ilenechaiken @leisha_h @kateomoennig @showtime

Una publicación compartida de Jennifer Beals (@thejenniferbeals) el

Ilene Chaiken seguirá involucrada en este nuevo proyecto, aunque no al frente como en las entregas originales por razones de contrato con la serie Empire, donde trabaja como productora ejecutiva.

The L Word supuso, en su día, un gran hito inesperado para la representación de mujeres lesbianas, bisexuales y transexuales en la televisión norteamericana. Mientras que otras series como Queer as Folk ya llevaban un amplio recorrido dando voz a los hombres LGTB+, no existía ninguna historia seriada en torno a las vidas, amores, desamores y descubrimientos de las mujeres queer. Con ella crecieron, entre 2004 y 2009, millones de adolescentes que vieron su realidad reflejada en la pantalla. En varias ocasiones, sus creadoras han puesto de manifiesto su decepción al ver que ninguna otra historia llenaba ese hueco una vez desaparecida The L Word. Por ello, han decidido ellas mismas volver a llenarlo con una secuela cuyo estreno se prevé para 2018.

Continua leyendo: 6 momentos que han marcado la cumbre del G20

6 momentos que han marcado la cumbre del G20

Redacción TO

Foto: LUDOVIC MARIN
Reuters/Pool

Hamburgo ha acogido una nueva reunión del G20, los países más ricos del mundo, con la canciller alemana Angela Merkel como anfitriona, y con todas las miradas puestas en Donald Trump, no sólo por ser la primera vez que el presidente de Estado Unidos asistía a esta reunión de los más poderosos, sino también por el esperado encuentro con su homólogo ruso, Vladimir Putin. Mientras en el interior los líderes debatían sobre cuestiones globales como el cambio climático, el terrorismo o el comercio, en las calles de la ciudad alemana las manifestaciones y protestas violentas contra la globalización volvían a dejar imágenes de enfrentamientos entre policías y ciudadanos antisistema.

Protestas y seguridad

Durante la cumbre, fuertes medidas de seguridad y protestas han ido de la mano. Manifestantes ataviados con pasamontañas y pertenecientes a grupos antisistema, protagonizaron desde la víspera del inicio de la cumbre y hasta el último día situaciones especialmente violentas, que obligaron al gobierno de Merkel a sitiar literalmente la ciudad alemana y pedir refuerzos a las policías de otros países. Los actos vandálicos incluyeron la quema de contenedores y coches, la rotura de lunas de numerosos comercios con piedras, y mobiliario urbano destrozado.

6 momentos que han marcado la cumbre del G20
Grupos antisistemas prenden fuego a las barricadas colocadas en las calles de Hamburgo con motivo del G20 | Foto: Hannibal Hanschke / Reuters

Un total de 213 policías resultaron heridos y 144 personas fueron detenidas entre el jueves y el sábado, según el balance final oficial que, sin embargo, no ha aportado datos sobre el número de heridos entre los manifestantes. El gobierno alemán criticó la actuación de estos grupos antiglobalización que empañaron la cumbre, comparándolos con yihadistas y nazis.

Donald Trump y Vladimir Putin

La asistencia de Donald Trump a esta cumbre ha acaparado la atención de los medios pero también la de los propios líderes mundiales asistentes. Era su primera vez en este foro y, lo que era más importante, su encuentro con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, creó una expectación inusitada. Más allá de si ambos hablaron o no de la crisis relacionada con la presunta implicación del Kremlin en los comicios presidenciales de EEUU del pasado noviembre y de las supuestas relaciones de miembros del equipo de campaña de Trump con altos cargos rusos, los dos mandatarios acordaron declarar un alto el fuego en el suroeste de Siria a partir del domingo 9. Los analistas han comentado que, al menos, la esperada entrevista tuvo un efecto positivo.

6 momentos que han marcado la cumbre del G20 1
El presidente de EEUU, Donald Trump y su homólogo ruso, Vladimir Putin, en su primer encuentro
en Hamburgo el 7 de julio de 2017 | Foto: Carlos Barria / Reuters

Cambio climático

Angela Merkel dijo que el cambio climático era uno de los principales temas de la cumbre del G20 y el objetivo de los líderes era evitar una ruptura con Estados Unidos, como ocurrió recientemente en la reunión del G7. En Hamburgo, los socios se esforzaron por acercar posiciones con Washington, que culminaron con concesiones a Donald Trump y su política contraria a los principios del Acuerdo de París sobre el clima, del que ha anunciado su marcha. En el comunicado final de la cumbre se indica que el grupo “toma nota” de la decisión de Estados Unidos anunciada en junio de retirarse de las políticas para luchar contra el calentamiento global, mientras que Washington se compromete a lograr una reducción de las emisiones, siempre y cuando sea compatible con el crecimiento económico del país.

Comercio 

La cuestión comercial, otro de los puntos de fricción de la cumbre, junto con la llegada de Trump y sus posiciones proteccionistas, pusieron patas arriba el statu quo que existía hasta ahora en el G20 a favor del libre comercio.

El comunicado final refleja este difícil equilibro entre las dos visiones, porque por un lado renueva su compromiso de luchar contra el proteccionismo, pero por primera incluye también una referencia a los “instrumentos legítimos de defensa comercial”.

Los gobiernos acuerdan aunar esfuerzos contra el terrorismo yihadista actuando sobre sus vías de financiación y compartiendo información

Terrorismo

Si en algún punto de la agenda de trabajo del G20 hubo un acuerdo unánime fue al referirse al terrorismo y la necesidad de aunar esfuerzos para luchar contra los yihadistas. En un documento, los países miembros del G20 se comprometieron a compartir información y a actuar sobre las vías de financiación de los grupos como el Estado Islámico, según se felicitó la canciller alemana, Angela Merkel, que recordó que el terrorismo islamista afecta a todos los países y no entiende de fronteras, como ha quedado patente en los atentados cometidos en los últimos años en muchos países del G20.

Venezuela 

La excarcelación por sorpresa de Leopoldo Lopez en la madrugada del sábado obligó a los presidente de los gobiernos de España, Argentina, México y Brasil a incluir en su agenda el tema de la crisis política y económica que vive Venezuela. Los cuatro coincidieron en pedir al Gobierno de Nicolás Maduro la “liberación de todos los presos políticos y la organización de elecciones libres y democráticas” en el país. López fue trasladado de la prisión de Ramo Verde en Caracas a su residencia donde permanece en arresto domiciliario.

6 momentos que han marcado la cumbre del G20 2
El opositor venezolano Leopoldo Lopez saluda desde su casa en Caracas tras ser excarcelado | Foto: Andres Martinez Casares / Reuters

Continua leyendo: ¿Y si el yihadismo es invencible?

¿Y si el yihadismo es invencible?

Andrés Ortiz Moyano

Foto: Romeo Ranoco
Reuters

“Las personas necesitan ejemplos drásticos para salir de la apatía. Como hombre pueden ignorarme o destruirme, pero como símbolo puedo ser incorruptible, inmortal”.

“¿Qué clase de símbolo?”.

“Algo primario, algo aterrador”.

Sirvan como ejemplo ilustrativo, quizás frívolo o gratuito por la tesis que viene a continuación, las palabras de Bruce Wayne a su buen Alfred para justificar el nacimiento del caballero oscuro.

Y es que no hay nada peor que batirse el cobre con un enemigo descabezado, fantasmal. A pesar de que nos empeñemos en demostrar lo contrario, los seres humanos somos individuos racionales. Creemos en lo que vemos y entendemos, y aquello que escapa de nuestra sobresaturada gnosis adquiere unas connotaciones de terror arcano y supersticioso que nos inquieta irremediablemente. En la guerra y los conflictos ocurre algo parecido. Las fronteras ya no existen, y es en este panorama donde ha medrado el terrorismo islámico. Pensemos en el Daesh. Parece que llevemos toda la vida sufriéndolos cuando, en realidad, hace apenas tres años nadie sabía quiénes eran.

La proclama del califato puso dirección postal y razón social a un enemigo que luego tardamos un tiempo en tomar en serio. Concretamente, lo que esperaron para atacarnos en nuestro propio suelo. Y antes, que exterminaran yazidíes, prostituyeran hazaras o aniquilaran minorías cristianas y chiíes, no parecía ser para tanto.

En cualquier caso, todo apunta a que la historia de su califato será fugaz, pues tres-cuatro años no son nada en la inmensidad de la Historia. Pero lo terrible, para nosotros, etnocentristas, es lo que está por llegar. Le hemos dado credibilidad y alas a la supuesta omnipresencia y omnipotencia red de ‘franquicias’ Daesh. Este meteórico ascenso se entiende, por supuesto, como consecuencia de este mundo de tuits, hashtags y análisis prematuros e irresponsables. Vivimos aterrados porque puedan asesinarnos cuando, estadísticamente, es más probable que nos mate la coz de una mula torda.

Y, sin embargo, así es. Como decía el señor Wayne, el verdadero terror se alza etéreo por encima de territorios y banderas, por encima de credos y xenofobias; se ha convertido en algo «inmortal, primario y aterrador». Se ha consolidado como una suerte 2.0 del anillo de Sauron, capaz de aunar a todo extremista, radical, amargado e incluso perturbado que deteste a su prójimo, por una falsa licencia religiosa, pero que, en realidad, es debido a la más profunda y cobarde mezquindad humana.

Sirvános como botón de muestra la tan célebre figura de los lobos solitarios. A pesar de su llamativo nombre, en realidad no existen. No en vano, se ha demostrado que, en la mayoría de los casos, hay al menos una mínima conexión entre los terroristas ejecutores y la matriz, lo que, por lógica, los convierte en terroristas puros y duros. Pero otra cosa es ese ‘franquiciado’ yihadista que organiza sus propias acciones de microterror, provocando el mayor daño posible con los medios más escasos y rudimentarios, y en el último instante grita “Allahu Àkbar” (y nosotros, zotes, hemos sido cómplices del secuestro de esas palabras de educación y paz). Es ese tipo, y no el otro, el que simboliza la indestructibilidad del yihadismo. El triunfo del mal radica en aquel que corre a abrazarse a un simbolismo perverso e intangible que trasciende la lógica.

Por ello, quizás debamos reflexionar de forma honesta. ¿Y si no podemos ganarles? ¿Y si ya hemos perdido la batalla dejando que el enemigo tangible se convierta en un inmortal abstracto? Como decía el Santiago de la formidable novela homónima de Mike Resnick, «los revolucionarios no queremos ganar porque no vamos a ganar. Pero es que quizás lo que queramos es no perder». Y así es. Nadie en su sano juicio se puede creer que este u otro califato futuro se vaya a extender a lo largo y ancho del planeta, pero quizás no le haga falta o simplemente no lo busque. Les basta con tenernos amedrentados, supersticiosos ante su supuesto poder infinito. Y parece que sí, asumiendo esta realidad, la yihad sea, en nuestro acervo, indestructible.

TOP