Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

BlackHaus, el nuevo referente de la noche madrileña más loca

Marta Ruiz-Castillo

Foto: BlackHaus

Con la inauguración oficial por todo lo alto este miércoles 16 de noviembre, con una fiesta llena de sorpresas y diversión que muchas caras conocidas no quisieron perderse, ya se puede decir que la capital cuenta con un nuevo lugar de ocio que no dejará indiferente a nadie. Para los que ya tenemos una edad, las instalaciones que ahora alojan a BlackHaus fueron antes locales de moda y de éxito, como Oh!Madrid y, más recientemente, Buddha. Referentes de la noche y, por qué no admitirlo, del famoseo.

Situado en el kilómetro 8,700 de la carretera de La Coruña, el local ha sido remodelado de arriba abajo. Una apuesta arriesgada de sus nuevos propietarios que están dispuestos a hacer de BlackHaus un lugar de obligada visita para quien esté dispuesto a disfrutar de “las noches más locas de Madrid”.

Una de las sofisticadas barras donde tomarse algo.
Una de las sofisticadas barras donde tomarse algo.

¿Y qué es eso tan diferente que ofrece este nuevo lugar para que sea de visita obligada en una ciudad como Madrid que destaca, entre otras muchas cosas, por tener ya una amplia y variada oferta de ocio? Sorpresas y diversión a partes iguales, cuentan los responsables de este proyecto. “Sorprender de forma espectacular a los cinco sentidos”.

Tras los éxitos de Oh! Madrid y Buddha, los más de 2.000 metros cuadrados esperaban desde hace unos años recuperar el esplendor de aquellas épocas, primero en plena movida madrileña de los 80 y 90, después en el local por excelencia del siglo XXI donde era frecuente encontrar a numerosas caras conocidas. Desde 2014 el lugar parecía olvidado. Dos años después la vida vuelve al famoso caserón situado en el noroeste de Madrid.

“No es un restaurante al uso; tampoco una discoteca típica; ni siquiera es un club social, aunque lo parezca. Es una sofisticada combinación de todos ellos que promete ser la fiesta más canalla, sorpresiva y misteriosa de la capital”

Aunque su inauguración oficial se ha celebrado con un fiestón de los que se recordarán durante meses, BlackHaus abrió sus puertas el 26 de octubre. Desde entonces, la ficción y la realidad se entremezclan. Porque BlackHaus “no es un restaurante al uso; tampoco una discoteca típica; ni siquiera es un club social aunque lo parezca. Es una sofisticada combinación de todos ellos que promete ser la fiesta más canalla, sorpresiva y misteriosa de la capital”.

Los cinco sentidos, a prueba

Es difícil de definirlo con palabras, por lo que “casi es mejor recurrir a los sentidos”, cuentan sus responsables:

👃 Olfato: El que han tenido los socios para “entrar en un espacio que aseguramos va a revolucionar las noches de Madrid”. Algunos son grandes empresarios muy conocidos de la noche madrileña y otros, contagiados del halo de misterio que inunda BlackHaus, son personalidades de gran relevancia en sus ámbitos profesionales que prefieren mantenerse en la sombra.

Detalles como éste dan una idea de la cuidada decoración.
Detalles como éste dan una idea de la cuidada decoración.

Originales decoraciones que despiertan los sentidos.
Originales decoraciones que despiertan los sentidos.

👀 Vista: El diseño se ha cuidado al detalle en cada uno de los espacios. Se ha creado un ambiente dinámico y divertido en la parte del restaurante con terraza climatizada al estilo de las zonas más cool de “foodtrucks neoyorkinos”. Además, la decoración ha corrido a cargo del prestigioso estudio de arquitectura y diseño Cuarto Interior, que ha incluido elementos sofisticados, lujosos y elegantes y han cuidado cada detalle, como por ejemplo, la barra de la sala principal, que ha sido fabricada por un astillero en fibra de vidrio. Este espacio central cuenta también con terraza que, puede abrirse o cerrarse dependiendo de la época del año o la temperatura. El tercer espacio, la discoteca inferior, proyectada por Ainara Arnaiz, recuerda con sus graffitis y sus juegos de luces imposibles a los lugares más canallas del Londres más underground.

Graffitis y juegos de luces imposibles en la zona más underground.
Graffitis para la zona más underground del edificio.

👂 Oído: La sala principal ya presume de ofrecer a sus clientes el mejor sonido de Europa, ya que cuenta con un sistema mejorado del sistema de audio del Ministry of Sound de Londres, premiado por IDMA a nivel mundial como el mejor.

La música es uno de los pilares con un sonido inmejorable.
La música es uno de los pilares con un sonido inmejorable.

👅 Gusto: El local quiere dar placer a los paladares más exquisitos. Para ello ofrece diferentes opciones de comida internacional elaborada por reconocidos chefs en el área de restaurante con terraza climatizada. La variedad y calidad de las creaciones no está reñida con el precio, ya que el precio medio ronda los 20 euros, aseguran sus dueños. Además, anuncian que habrá más sorpresas culinarias de calidad en otra de las zonas de este enorme espacio, encargada al prestigioso estudio de decoración de Patricia Galdón.

La cocina, a un precio muy asequible, es otra de las sorpresas.
La cocina, a un precio muy asequible, es otra de las sorpresas.

Tacto: La noche, el deseo, los cuerpos en movimiento y la fantasía se mezclan en BlackHaus para confeccionar “ese sueño del que no quieres despertar, pero tan palpable, directo y real que podrás tocar con los dedos para acariciar esa irrepetible sensación de felicidad y locura”, aseguran.

Ahora sólo queda comprobar si todo es como nos cuentan, y para ello, nada mejor que visitar BlackHaus.

El caserón está en el kilómetro 8,700 de la carretera de La Coruña.
El caserón está en el kilómetro 8,700 de la carretera de La Coruña.

Continúa leyendo: La exposición 'Abstracto Hoy' abre sus puertas en Bajo Derecha

La exposición 'Abstracto Hoy' abre sus puertas en Bajo Derecha

Redacción TO

El op art que revolucionó la manera de observar el plano bidimensional, el surrealismo de Joan Miró y la capacidad emotiva del expresionismo abstracto de Jackson Pollock son algunas de las referencias artísticas que aún siguen inspirando a los actuales artistas contemporáneos por las posibilidades de investigación y expresión que ofrecen. En las creaciones que Juan Gerstl, Corina Höher, Paul Amundarain y Pedro Sandoval reúnen en la muestra Abstracto hoy, que puede visitarse hasta el 19 de marzo de lunes a viernes en horario de 09.00h a 21.00h y los sábados de 10.00h a 19.00h, el espectador puede encontrar alguna de estas reminiscencias y enfrentarse a la personal interpretación de cada creador del arte cinético y abstracto geométrico.

La pintora española Mayte Spínola es la artista invitada a esta exposición que se inauguró este lunes en Bajo Derecha, el nuevo estudio de Gerstl, situado en la calle Lope de Vega, 13 del madrileño Barrio de las Letras.

Abstracto hoy nace de la asociación de Bajo Derecha, el estudio que Juan Gerstl ha abierto en Madrid para ser centro de trabajo y también lugar convergencia artística y cultural para artistas, con la galería de arte contemporáneo Cerquone Projects. Fundada por Walter Cerquone en 2016 en Caracas, ha acogido siete exposiciones y ha destacado por ser un espacio con sólidos valores y proyectos culturales a favor de la divulgación e investigación del arte contemporáneo en un momento de crisis.

La exposición 'Abstracto Hoy' abre sus puertas en Bajo Derecha 1
Foto de una obra de Paul Amundarain

El elemento de convergencia conceptual entre estos cuatros artistas venezolanos que se unen en Abstracto hoy es que sus trabajos se enmarcan en la corriente del arte cinético y abstracto geométrico. Entre ellos, varían los análisis que se desprenden de sus previas investigaciones del mundo de los referentes abstractos de la percepción visual, refiriéndose a la materia física y a la cromática. Las propuestas de estos creadores venezolanos aportan resultados diferentes en sus lenguajes, que se sitúan entre lo filosófico, lo científico y lo artístico. La influencias de artistas consagrados en esta vertiente artística, como Jesús Rafael Soto, Carlos Cruz Díez, Julio Le Parc, Augusto Herbin, Getulio Alviani y Víctor Vassarel se intuyen en las propuestas.

La artista venezolana afincada en Miami Corina Höher participa en la muestra con su obra Oscilation between. Höher trabaja a partir de las formas geométricas puras y varía el campo fijo de la línea segmentada monocromática deteniendo la imagen que se adquiere en un momento donde el plano se pliega. Hace desaparecer la forma pura inicial para que salga a relucir lo orgánico y presenta una reflexión sobre el mundo geométrico, deformado por el real.

Paul Amundarain, que expone actualmente en Cerquone Proyects Símbolos rotos, una muestra sobre aquello roto que no destruido en Caracas, basa su investigación de la serie Barrier en la forma geométrica pura desde sus inicios en una repetición múltiple sostenida. Este artista, cuya visión del arte está unida a la necesidad de ser una expresión contundente del momento social, parte de los cortes de material metálico dispuestos en diferentes alturas que componen redes y éstas generan una necesidad táctil de carácter acumulativo.

Las propuestas de Juan Gerstl se titulan Bahama Mamma y Aires de Madrid. El artista venezolano afincado en Madrid, al que podría considerarse como el más ortodoxo de los cuatro, cede su estudio para esta muestra colectiva en la que él exhibe los resultados de su propuesta, influida directamente por Víctor Vasarely y Kazimir Malevich. Gerstl utiliza el plexiglás para componer la sensación de movimiento a través de la interposición espacial que le permite este material. El efecto de volumen lo consigue también a través del color y del estudio de la incidencia lumínica en las estructuras geométricas que parten del plano rectangular. Torre de Hérculess es la obra que aporta a la exposición el artista venezolano también afincado en Madrid Pedro Sandoval. Como creador, el artista parte del rango formal geométrico y alcanza la informalidad de la mancha y el sentimiento de la expresión cromática pura. Color y acción propios del expresionismo abstracto a los que Sandoval añade premisas repetitivas para generar sensación de saturación óptica y desbordar emocionalmente al espectador.

El historiador del arte Gabriel Guevara Jurado es el comisario de Abstracto hoy, en la que la pintora española Mayte Spínola, cuya trayectoria artística se caracteriza por su profunda admiración a la genialidad de Joan Miró, participa como invitada con su obra Espacio Penta 1.

Continúa leyendo: Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon

Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon

Nerea Dolara

Foto: Netflix
Netflix

Sorprende con su físico y su intensidad dramática en la serie de Netflix, pero Kinnaman ha estado en el cine y la televisión por más de una década. Te apostamos que ya le habías visto más de una vez.

Joel Kinnaman cuenta que cuando llegó al set de Altered Carbon se quedó boquiabierto. Según su descripción en WWD la localización de la exitosa serie de ciencia-ficción de Netflix ocupaba la extensión de tres campos de fútbol construidos a modo de ciudad futurista y llenos de más de 400 extras en acción. 

Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon 4
Para Altered Carbon entrenó  de 3 a 5 horas al día durante seis meses, quería hacer sus propias escenas de acción. | Foto: Netflix

Kinnaman no es nuevo para la televisión, tampoco lo es en las producciones de alto presupuesto. Pero es posible que te cueste identificarlo en su rol de Takeshi Kovacs, no es sorprendente, este actor de origen sueco entrenó de 3 a 5 horas al día durante seis meses para tener el musculoso cuerpo de Kovacs y poder hacer sus secuencias de acción: “Mi ambición era tomar los aspectos físicos del personaje y las escenas de acción y llevarlos a otro nivel. Quería hacer mis propias escenas, sin doble. A hora cuando lo veo me siento orgulloso”, dijo a NME.

Pero ¿qué hacía Kinnaman antes de Altered Carbon? En su Suecia natal ya había trabajado en muchas series y películas -forma parte de la serie de cintas sobre Johan Falk- antes de mudarse a Estados Unidos para probar en Hollywood. Previo a su trabajo en EEUU incluso llegó a ganarse el premio Gulbadgge a Mejor Actor por su papel protagónico en la película Easy Money, un thriller sobre un hombre pobre (Kinnaman) que vive fuera de sus posibilidades en los suburbios de Estocolmo y que, tras conocer a una hermosa y rica chica, se involucra con el mundo del crimen organizado. Esto fue en 2010. En 2011, Kinnaman tendría su gran oportunidad americana con la serie The Killing (ya había intentado tenerla en Thor y Mad Max pero al final no le dieron los roles).

Una adaptación de una serie danesa, este relato sobre el asesinato de una chica en un pequeño pueblo y la subsecuente investigación fue una gran apuesta para AMC y tuvo, por lo menos en su primera temporada, buenas críticas. Kinnaman era, nada más y nada menos, que el co-protagonista. Junto Mireille Enos era uno de los detectives, Stephen Holder, encargado de resolver el caso.    

Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon 1
En The Killing era el desquiciado detective siempre al borde un colapso. | Foto: Netflix

Producto de su trabajo en The Killing (que terminó por tener una historia rocosa que incluyó dos cancelaciones y dos rescates y finalizó en 2014), Kinnaman consiguió más trabajos, uno de ellos en una poco conocida película junto a Denzel Washington y Ryan Reynolds, Safe House (2012). Pero puede que su mayor rol en esos primeros tiempos fuese el del policía Alex James Murphy en el remake de Robocop. Y aunque contaba con un buen reparto -Gary Oldman, Samuel L. Jackson, Michael Keaton- la nueva entrega  basada en el original de Paul Verrhoeven no tuvo el éxito esperado.

Ya en 2016, otro filme con mucho presupuesto se atravesaría en su camino. Suicide Squad lo incluyó en su grupo de superhéroes mal comportados en el papel de Rick Flag, un agente que se une al equipo con el propósito de rescatar a June Moone, la doctora poseída por Enchantress y la villana del filme. Y sí, la película tuvo alguna de las peores críticas del año y es odiada por muchos, pero a Kinnaman no le importó en exceso. “Para mí lo más emocionante es intentar hacer cosas que sean tan diferentes como se pueda. Si en algún momento tuviese la suerte de tener una audiencia que siguiese mi trabajo, me gustaría que siempre estuviesen preguntándose: ¿qué hará en su siguiente rol?, dijo el actor a Indiewire cuando se estrenó la cinta.

Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon 2
Entró a Suicide Squad a reemplazar a Tom Hardy. | Foto: IMDB

También en 2016, el actor se unió al reparto de House of Cards, como el gobernador Will Conway, el candidato que siempre amenaza la estancia en el poder de Frank Underwood: conservador, pero joven, con una hermosa esposa e hijos, una buena carrera política y las credenciales de haberse enlistado en el ejército después del 11 de septiembre. Conway fue un personaje recurrente, y molesto para Underwood, en la cuarta y quinta temporadas de la serie.

Kinnaman ya conocía la historia de Altered Carbon (los libros originales de Richard K. Morgan) y estaba interesado en comprar los derechos para su recién fundada compañía de producción, pero ya los tenía un poderoso productor, así que se dio por vencido. Unos meses después vio la noticia de que se convertiría en serie. Al principio no estaba seguro de volver a la pantalla pequeña, pero la visión de los creadores le convenció.

Conoce a Joel Kinnaman, protagonista de Altered Carbon 3
En House of Cards era el niño de oro republicano, candidato perfecto y némesis de Frank Underwood.  | Foto: Netflix

Takeshi Kovacs, el protagonista al que interpreta, es un revolucionario detenido por decenas de años y revivido -en esta sociedad del futuro la conciencia se almacena en discos y los cuerpos son intercambiables- dentro de un cuerpo nuevo para investigar el intento de asesinato de un millonario poderoso. La serie, que tiene muchas referencias a Blade Runner y una dirección de arte muy cinematográfica, ha tenido buenas críticas, pero es posible que Kinnaman no vuelva para una segunda temporada. La premisa de la serie -los cambios de cuerpo- permiten reemplazar actores sin problemas, y en estos últimos días se ha hablado de que Kinnaman no volverá para una nueva entrega. ¿La razón? Ya firmó un contrato para trabajar en una nueva serie, esta vez de Amazon Prime, que será una adaptación de la película Hannah, de Joe Wright. Además, los libros de Morgan desarrollan la acción siguiente en otros planetas y con otros personajes. Kinnaman también tiene en espera el rodaje de la segunda entrega de Suicide Squad, aunque aún no se sepan las fechas definitivas.

Lo cierto es que este sueco ya logró lo que quería: una carrera exitosa. ¡Ah! Y además tiene una esposa cool, la artista de tatuajes Cleo Wattenström (que debe haberle regañado por ese infame tatuaje que le hizo Will Smith tras rodar Suicide Squad) y proyectos por venir. Kinnaman promete seguir en nuestros radares por un tiempo… y bienvenido sea.

Continúa leyendo: ¿Cómo estuvo Sundance 2018?

¿Cómo estuvo Sundance 2018?

Nerea Dolara

Foto: IMDB
IMDB

¿Qué películas queremos ver? Sundance 2018 cerró su edición en Park City con una amplia oferta de estrenos indies que valen la pena.

A finales de enero las calles de Park City, Utah volvieron a ser las mismas. Unos días antes una multitud de actores, directores, guionistas, productores y distribuidores asistían al Festival de Cine de Sundance, el mayor mercado y proyector de cine independiente desde hace décadas. ¿Por qué es importante Sundance? Un ejemplo, en 2017 The Big Sick y Call Me By Your Name consiguieron allí su distribución y antes de ellas se estrenaron allí películas como Whiplash, Blood Simple, Winter’s Bone, Reservoir Dogs, Memento o Cuatro bodas y un funeral (por nombrar unas pocas). En Sundance se abre de nuevo la carrera por los premios, ya de 2019. Es un barómetro del cine indie y también de su mercado… porque en el festival no sólo se ven películas, también se compran.

Hablemos primero de las películas que probablemente tengan peso en 2018, aunque este año haya sido más discreto que sus predecesores inmediatos. Está Bodied, por ejemplo, producida por Eminem, que relata la historia de un rapero blanco que intenta triunfar en ese mundo musical; o Blaze, de Ethan Hawke, en que él mismo interpreta al músico Blaze Foley en un relato lleno de saltos temporales, actuaciones musicales y buenas interpretaciones; o The Tale, que le ganó a su protagonista, Laura Dern, admiración general de la crítica; o Ophelia, una nueva narración de Hamlet, desde el punto de vista de su amada, que tiene a Daisy Ridley (Star Wars) en el rol principal; o Wildlife, la ópera prima de Paul Dano que ya está generando rumor de Óscar para su protagonista, Carey Mulligan; o Tully, la nueva aventura de humor negro de Diablo Cody, que tiene a Charlize Theron como una madre harta de sus hijos y de la maternidad.

¿Cómo estuvo Sundance 2018?
Ofelia | Imagen: IMDB

También están las películas de cuatro directoras, que se llevaron los galardones de dirección en pleno: The Kindergarten Teacher de Sara Colangelo, On Her Shoulders de Alexandria Bombach, And Breathe Normally de Ísold Uggadóttir y Shirkers de Sandi Tan.

Pero es posible que la película más importante del festival, no sólo porque el público la adoró y la crítica la veneró, sea Hereditary. El terror lleva algunos años haciendo de las suyas peleando por ser un género al que se le reconozca su valor, no sólo como parte del panteón de la cultura pop, sino como una obra de arte como cualquier otra buena película. Ya antes de Hereditary los festivales han recibido con brazos abiertos, y celebrado ampliamente, cintas como The Witch, It Follows, Babadook o Get Out, y este nuevo estreno ha tenido la misma suerte. La película, protagonizada por Toni Collete, relata la historia de una madre en duelo que es atormentada en su propia casa por presencias sobrenaturales. Tras su estreno Internet se llenó de artículos que la llamaban: la película que mató de miedo al público de Sundance.

Otro elemento a tomar en cuenta de esta edición de Sundance, además de las películas que se estrenaron, es qué sucedió con su mercado de distribución. Los dos últimos años, por ejemplo, Amazon y Netflix gastaron decenas de millones adquiriendo películas como The Big Sick, Manchester by the Sea, Mudbound, este año no fue igual. De hecho los dos servicios de streaming, que también son estudios, dejaron el festival con las manos vacías por primera vez.

Según Business Insider ambas compañías estarían pensando en reducir sus costos en compra de derechos de estrenos indies. Netflix, por su parte, porque ha entendido que a sus suscriptores no les importa si la película es un estreno exclusivo o si llega a su servicio semanas después. Y Amazon porque ya cerró su presupuesto para 2018.

También puede especularse que ambas empresas llevan varios años gastando millones en distribución y producción, pero aún no parecen ganar ese mismo dinero con los estrenos. De hecho, el plan, según Bussiness Insider, es producir proyectos propios con grandes estrellas, alla Bright con Will Smith en Netflix.

Lo cierto es que Sundance dejó, como siempre, un amplio cartel de películas que recorrerán cines y televisiones durante los próximos años y que de seguro, tendrá presencia en los premios del próximo año. Esto es así, cuando aún no se ha entregado el Oscar 2018, ya se piensa en el de 2019. Pero no todo son premios. Sundance es el hogar del indie, y como tal este año estrenó joyas que esperamos (escuchen distribuidores) lleguen a las salas, tan llenas de superhéroes que ofrecen pocos espacios para otro tipo de cine.

Continúa leyendo: Aurea mediocritas

Aurea mediocritas

Juan Claudio de Ramón

Foto: REMY GABALDA
AFP

Una vida sin examen no merece la pena ser vivida, pensaba Sócrates. Pero una vida en la que un inspector de la Guía Michelín puede, en cualquier momento, irrumpir en tu cocina como una divinidad hambrienta para exigir ser complacido, so pena de perder los galones que con tanto se esfuerzo se bordaron, es bastante insoportable y tampoco sale a cuenta. Así lo ha creído Sébastien Bras, el chef francés que, en consulta con su familia, ha decidido renunciar a las tres estrellas con las que la famosa y autorizada guía condecoraba cada año a Le Suquet desde 1999, el figón fundado por su padre en la campiña francesa. «A mis 46 años, deseo recuperar la libertad de trabajar sin la tensión de querer mantener las tres estrellas». He aquí un hombre al que para ser feliz no necesita más laurel que el que pueda usar como condimento.

Le entendemos. Nos dejamos la piel y las cejas queriendo entrar en el Olimpo, y cuando lo conseguimos nos sentimos sepultados por la ley del olimpismo: ser aun más rápido, más alto, más fuerte. La excelencia tiraniza y al ganar la cima deseamos volver al mullido y despreocupado mundo del campamento base, donde el error, la chapuza incluso, eran motivo de chanza y no de deshonra. Sentimos nostalgia, en suma, por esa dorada mediocridad que cantó Horacio y ganas de mandar al carajo gloria, premios e inspectores. Pero tampoco eso dura, claro. El deseo de competir, de emular, de tocar nuestros límites, no se extingue nunca, y eso es bueno. Pero yo no puedo evitar recordar, leyendo la noticia de los chefs que no querían estrella, un curioso epitafio que un día descubrí en la lápida de un cementerio: «No sufrió, porque no se examinó».

TOP