Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Bodega: la polémica startup que permite a los consumidores comprar sin dinero

Redacción TO

Foto: Bodega
Bodega

Bodega, una startup presentada este miércoles en San Francisco, ha creado una amplia polémica sobre la robotización del mercado. Se trata de una evolución de la tradicional máquina expendedora pero que tiene una gran variedad de mercancía. Los medios han soltado fuertes criticas destacando que compite con las ‘tiendas de barrio’ o ‘tiendas de esquina’.

Los consumidores podrán comprar “productos esenciales” sin tener que llevar dinero encima. Se trata de un armario con estanterías que, a través de un sistema de vídeo y machine learning, reconoce y controla en todo momento su inventario.

Luego de que el consumidor agarra el producto, Bodega, a través de una aplicación, registra la transacción en su sistema y tramita la carga en la cuenta.

Los productos que contenga la Bodega dependerán del sitio en donde esté ubicada. En una oficina, puede estar llena de aperitivos y bebidas; en el gimnasio, podría tener bebidas energéticas, suplementos y rodilleras; en el vestíbulo de un edificio, podría haber detergentes, productos farmacéuticos y quizás algunos bocadillos.

Paul McDonald y Ashwath Rajan, dos ex trabajadores de Google, son los creadores de esta idea que surgió en Silicon Valley. En principio, está funcionado en San Francisco pero sus creadores tienen planes de expandir el mercado.

Bodega ha sido duramente criticada por los defensores de las tiendas de barrio que suelen estar asociadas a los inmigrantes y americanos comerciantes.

Los fundadores de la empresa respondieron a las críticas en un blog diciendo que no tienen la intención de poner a las tiendas de barrios en riesgo. Señalaron que esos almacenes “ofrecen una conexión humana integral que sus armarios automatizados no lograrán nunca”.

Asimismo, reconocieron que no esperaban las duras respuestas ante la presentación del nuevo sistema y destacaron que posiblemente el nombre de la startup no haya sido el más correcto. Pidieron disculpas y señalaron que “al contrario de irrespetar a las tiendas tradicionales de esquina, o peor aún, ser una amenaza, extienden su admiración”.

Han insistido en que quieren llevar comercios a lugares donde no existen y “en vez de quitar trabajos”, esperan que “Bodega ayude a crearlos”. 

Pero las bodegas reales están luchando debido al aumento de las cadenas de tiendas y el aumento de los precios de los alquileres en Estados Unidos. El New York Times informó que cerca de 75 tiendas cerraron en Nueva York entre enero y agosto de 2015. La tecnología podría complicar aún más esta situación, según expertos.

Otros analistas señalan que probablemente Bodega no complicará este problema más ya que, como lo señala The Verge, la empresa podría terminar de comercializarse como un competidor de máquinas expendedoras.

Esta srtartup compite con Amazon Go que propone un establecimiento físico en el que el cliente no tiene que hacer el proceso de pago. La filosofía de este sistema es que los americanos odian esperar. Otros, simplemente están demasiado ocupados para hacerlo.

De modo que en las tiendas de Amazon Go, con tan solo tener descargada la aplicación y configurada, el consumidor puede salir de la tienda habiendo pagado sin darse cuenta. Todo ello gracias a múltiples sensores que controlan los artículos que se escogen y registra el pago a la salida.

Continúa leyendo: ¿Por qué Amazon quiere ahora que recojas tus pedidos?

¿Por qué Amazon quiere ahora que recojas tus pedidos?

Redacción TO

Foto: Shannon Stapleton
Reuters

Con la compra de Whole Foods Market -una cadena de supermercados- por 13.700 millones de dólares (más de 15.000 millones de euros), Amazon no solo se ha metido de lleno en el mercado de la comida y la bebida, sino que además propone un nuevo modelo de negocio: permitir  -¿o animar?- al usuario a recoger sus propios productos. Si bien la empresa ya había coqueteado con el comercio físico con anterioridad, cuando estableció Amazon Books, el cambio es ahora masivo, al estar presente en más de 400 puntos de venta en Estados Unidos, Reino Unido y Canadá.

El inicio de la idea es simple: los productos comestibles tienen que almacenarse y transportarse con más cuidado que un libro o una cafetera y, además, no se le pueden dejar al portero del edificio en caso de que el cliente no esté en casa, porque son bienes perecederos y se estropean.

Pero el fondo es más complejo, porque la compañía de Jeff Bezos puede aprovechar estos puntos de venta físicos para la transacción de sus demás productos. Así que, además de ampliar su negocio para vender pan y leche, Amazon entra de lleno en el mundo físico y abre así la posibilidad de superar la barrera más difícil, o al menos la más costosa, de la distribución de productos: la entrega a domicilio.

Las posibilidades que se abren para la compañía de Seattle son rompedoras con respecto su modelo de negocio inicial

El precio de transportar grandes cantidades de compras de forma mayorista es, por producto, más barato que sortear el espacio entre el último distribuidor y el cliente final. Así que lo que puede hacer la empresa es que sea el propio cliente el que realice ese paso. Lejana parece ya la entonces modernísima idea de transportar productos con drones, que, aunque no está descartada, sí ha encontrado un rival bastante más económico para el gigante del comercio electrónico.

¿Por qué Amazon quiere ahora que recojas tus pedidos?
Whole Foods Market, recién adquirido por Amazon. | Foto: Rick Wilking / Reuters

Punto de recogida… ¿y de devolución?

No solo eso: Whole Foods Market, de momento operativa únicamente en Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, pero cuyo futuro apunta prometedor –sus acciones se han disparado un 28% desde que Jeff Bezos le ha echado mano-, podría convertirse en un punto de atención al cliente o incluso de devolución de productos.

Las posibilidades que se abren para la compañía de Seattle son rompedoras con respecto su modelo de negocio inicial. Un cliente puede pedir una empanada en el trabajo y, de camino a casa, puede acercarse a buscarla, a devolver una chaqueta que había comprado el día anterior y recoger un libro que había pedido hace tres días y que ya ha llegado. Tres en uno.

Hasta ahora, Amazon asumía los costes de distribución de buena parte de las compras de sus usuarios. Con esta inversión de 13.700 millones de dólares, puede ya tocar con los dedos unos beneficios millonarios procedentes del ahorro de este pago.

Continúa leyendo: Un algoritmo, el nuevo diseñador de moda

Un algoritmo, el nuevo diseñador de moda

Redacción TO

Foto: MAX ROSSI
Reuters

La inteligencia artificial avanza poco a poco en una sociedad cada vez más acostumbrada a la tecnología. El miedo a que las máquinas acaben llevando a cabo tareas que ahora realizan los humanos crece cada vez más, aunque hay profesiones que se consideran algo más seguras porque necesitan la creatividad de las personas.

Sin embargo, un grupo de ingenieros que trabaja para Amazon está a punto de demostrar lo contrario, pues están desarrollando un algoritmo que diseñará moda sin ayuda de ningún ser humano.

Cómo funciona

Un grupo de investigadores de Amazon, que trabaja en el centro de investigación Lab126 de San Francisco, ha desarrollado un algoritmo que, analizando tan solo una pequeña cantidad de imágenes, puede deducir si un look en concreto es estiloso o no y crear nuevas prendas de ropa sin ayuda de ningún ser humano, según informa MIT Review.

Para ello utiliza una herramienta llamada “redes generativas adversarias” (GAN por sus siglas en inglés), que consiste en dos redes profundas que aprenden juntas sobre la información que reciben y que comparten entre ellas.

Un algoritmo, el nuevo diseñador de moda 2
Amazon está avanzando poco a poco en el mundo de la moda, con su línea Amazon Fashion y las nuevas tecnologías. | Foto: Suzanne Plankett/Reuters

Las GAN, que fueron desarrolladas por un investigador de Google Brain, internalizan las propiedades de un estilo concreto a través del estudio de varias imágenes y después aplican este estilo a la creación de nuevos productos.

Por tanto, lo que este algoritmo hace es estudiar los looks actuales a través de las compras que han realizado los clientes de la plataforma y de las combinaciones que estos realizan con las prendas adquiridas para poder diseñar moda que sea acorde a los gustos de la sociedad y, más en concreto, de los clientes de la compañía.

Inteligencia artificial para analizar la moda

El algoritmo fue anunciado en un taller organizado con Amazon, en el que también fue anunciado otro proyecto de similares características. Un grupo de investigadores de la compañía que trabaja desde Israel está desarrollando un software que estudia imágenes en las que aparecen combinaciones de varias prendas de ropa y accesorios y ofrece comentarios y recomendaciones para mejorar dichas combinaciones.

Un algoritmo, el nuevo diseñador de moda 4
El software analiza las combinaciones de ropa y accesorios para ofrecer mejoras y recomendaciones. | Foto: Charles Platiau/Reuters

Lo innovador de este proyecto se basa en la reducida cantidad de imágenes que necesita para realizar sus recomendaciones. Normalmente, los ordenadores necesitan una gran cantidad de etiquetas en numerosas fotografías para poder aprender de una información visual de este tipo, pero en la vida real no siempre es posible obtener tal cantidad de imágenes.

Por ejemplo, este software estará preparado para analizar un look a través de una publicación de Instagram con una sola imagen, mientras que las tecnologías actuales aún no pueden llevar a cabo este tipo de análisis.

Otros proyectos similares

Aunque la idea de Amazon es quizá la más innovadora y la más avanzada en lo que a tecnología se refiere, sus investigadores no han sido los primeros en pensar en la inteligencia artificial como el futuro del diseño de moda.

La empresa Stitch Fix, que ofrece asesoramiento en moda a través de una suscripción, ya utiliza la inteligencia artificial para generar diseños y analizar looks. Sin embargo, esta compañía aún depende de sus trabajadores para controlar la inteligencia artificial que diseña estos conjuntos personalizados que más tarde ofrecen a sus clientes.

Otro ejemplo de cómo se está intentado aplicar la inteligencia artificial al diseño de moda es el proyecto de Tim Oates, un profesor en la Universidad de Maryland, en Baltimore. Oates está creando un sistema que permite transmitir de una prenda a otra un estilo concreto. Su idea es ‘entrenar’ a un algoritmo para que pueda adaptar a nuestro estilo personal diferentes prendas de ropa.

Un algoritmo, el nuevo diseñador de moda 3
Los diferentes proyectos tienen una cosa en común, y es que analizan imágenes de prendas de ropa. | Foto: Mark Lennihan/ AP

Otro enfoque es el que ha tomado un grupo de investigadores de la Universidad de Illinois, que ha creado un algoritmo para identificar las redes sociales que tienen la moda como tema principal, o el de la tienda online Myntra, que cuenta con un programa que determina la talla correcta para una persona en una determinada prenda a través de sus últimas compras.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo las empresas están intentando utilizar la inteligencia artificial para mejorar sus beneficios y ofrecer un servicio más personalizado a sus clientes, pero demuestran que la inteligencia artificial tiene menos límites de los que pensamos.

Continúa leyendo: Donald Trump señala el cambio a la paz

Donald Trump señala el cambio a la paz

José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez reflexiona acerca de la polémica y el conflicto desatados por Trump luego de que reconociera a Jerusalem como capital de Israel y ordenará trasladar allí la embajada, que ahora está en Tel Aviv.

Continúa leyendo: ¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro?

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro?

Cristina Casabon

Foto: YVES HERMAN
Reuters

Crear interés global es uno de los principales potenciales del periodismo, pero debemos distinguir entre lo que podríamos hacer con internet y para lo que se usa la mayoría de veces. “Hay asuntos que afectan nuestras vidas, y estos asuntos son, cada vez más, globales. Existen fuera de nuestro propio interés inmediato o personal” dice Eli Pariser en El filtro burbuja (Ed. Taurus).

Debemos, como periodistas, ser conscientes de que el periodismo puede resquebrajarse desde dentro por el fenómeno de las fake news. Este tipo de noticias generan una reacción en cadena en redes sociales, una espiral negativa que se retroalimenta.

Pero a su vez, y como indica el Digital News Report de Reuters, se ha demostrado que, en promedio, la digitalización expone a más diversidad que a la que se exponen los lectores de papel. Gracias a Internet y a las redes sociales, el periodismo – bien hecho – puede ser un poderoso ingrediente en el antídoto contra los problemas a los que nos enfrentaremos en las próximas décadas: escasez de energía, terrorismo, cambio climático, superpoblación, conflictos bélicos… Éstos requieren de una red global, una comunidad global informada e identificada con problemas a escala global.

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro? 3
Los periodistas se tienen que adaptar a una era digital. | Foto: Yuri Gripas/ Reuters

Para ello debemos seguir apostando por temas interesantes pero complicados. Es una cuestión ética priorizar la importancia por encima de la popularidad o la relevancia personal de un tema, de una noticia. ¿Puede seguir un medio competitivo apostando por estos temas y crear una mayor conciencia ciudadana?

En tiempos de la cultura digital, de la información en tiempo real, de los blogs y las redes sociales, se lee a veces, equivocadamente, que hay tantos periodistas como internautas.

En un momento en el que cualquiera puede “ser periodista”, un profesional de la información debe preguntarse cuál es el valor añadido que puede proporcionar. Y este valor se encuentra en la capacidad de introspección y de análisis. El periodismo consiste en investigar, verificar datos, situar en un contexto, jerarquizar, dar forma, comentar y publicar una información, en sacar a la luz historias que tienen relevancia global.

Si miramos al futuro, es ser más digitales, tener mejores equipos y especialistas, mejor acceso a datos y mejor capacidad analítica. Esta información digital cada vez más procede de informes, de fuentes de datos, y ésta es una parte muy interesante de la labor del periodista hoy en día; cómo procesamos esta información y la ofrecemos de forma amena al público, y cómo abarcar con datos actuales información a escala global, presentarla de forma atractiva, con infografías, con vídeos, mapas interactivos y otras muchas herramientas.

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro?
El trabajo de los periodistas es cada vez más digital y está más ligado a las redes sociales. | Foto: Francois Mori/ AP

El mencionado informe de Reuters se basa en una encuesta de más de 70.000 personas en 36 mercados para revelar el futuro del consumo de noticias digitales. Algunos de sus resultados clave para ver por dónde se dirige el periodismo muestran que aunque las perspectivas económicas de la mayoría de las empresas de medios siguen siendo extremadamente difíciles, no todos los indicadores empeoran. Algunos muestran que en el futuro más personas estarán preparadas para pagar si el contenido es lo suficientemente valioso, conveniente y relevante, y es por ello que los medios no debemos de dejar de apostar por información de calidad.

Al mismo tiempo, las redes sociales están cambiando la forma en que interactuamos con las noticias, las conversaciones en redes sociales y los debates, que estimulan al lector a abrirse a nuevos puntos de vista y realidades. El futuro del periodismo es la interconectividad y la interactividad.

La crisis de las noticias falsas podría ser lo peor, o lo mejor que le ha pasado al periodismo. Ciertamente, es una historia fascinante para seguir como periodistas y como lectores, y si no acaba por destruir esta profesión, la hará más fuerte. Google y Facebook están respondiendo de diversas maneras. Las noticias falsas ahora son examinadas por fact checkers y el algoritmo News Feed o el filtro de búsquedas de Google están mejorando los resultados de búsqueda y el muro de Facebook, la red social que envía más tráfico a los medios (alrededor de un 80% de los usuarios de redes sociales se informan a través de Facebook).

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro? 2
Las redes sociales han empezado a luchar contra las ‘fake news’. | Foto: Elise Amendola/ AP

Solo queda apostar por un nuevo enfoque de los grandes medios hacia un compromiso con sus audiencias, hacia lo que se denomina “alcance de calidad” en lugar del contenido “quick bite”, aquel que busca más visitas sin tener en cuenta el valor de la información.

Más sensacionalismo, más bombo, o la opinión por encima de los hechos son los valores transmitidos del pasado que necesitan ser desaprendidos por los periodistas y medios. Si los profesionales de la información se aplican estos estándares, podremos hacer del periodismo una herramienta de influencia positiva, y podremos hacer que nuestra audiencia tenga mejor criterio en la selección de información e incluso que se suscriba a aquellos medios que ofrecen contenidos de calidad.

Artículo publicado originalmente en el World Economic Forum en español.

TOP