Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Bomba Estéreo: lo mejor de la electropicalidad caribeña lo peta en Madrid

Ana Laya

Describir, definir o encasillar la música de Bomba Estéreo es un ejercicio casi vano porque que roza lo imposible. Muchos dicen que se trata de “electro latino”, otros votan por decir que son “electro cumbia”, mientras que Li Saumet, su vocalista, afirma que si tuviera que describirse en un poquísimas palabras diría que Bomba Estéreo es “folclore eléctrico”, cosa que más que una definición fija es una cajita de pandora abierta de referencias, beats, sonidos, anécdotas e instrumentos, que evidencian la característica más sólida del grupo: su capacidad de mutar, fluir y evolucionar permaneciendo a la vez tan auténticos y tan “electropicales” como al principio.

Charlamos con Li minutos antes de su presentación en la emblemática -y también tropical- sala La Riviera en Madrid, en un concierto que daría comienzo al festival MadTown Days por todo lo alto: sold out absoluto (con almas procrastinadoras en pena que buscaban desesperadamente entradas revendidas en la cola de entrada incluidas) y dos horas de música en las que las 1.800 personas asistentes no dejaron de menearse ni un minuto como si estuvieran en una fiesta a la orilla de alguna playa del Caribe colombiano.

Si bien la fuerza creadora que los mueve en cada disco es diferente, básicamente porque ellos y el mundo que los rodea cambian y evolucionan, Simón y Li siempre han sido muy fieles a sus gustos, y eso, explica Li, es lo que les ha permitido desarrollar un sonido característico que permite que quienes los conocen puedan distinguir sus canciones desde los primeros acordes sin temor a equivocarse, aunque la fuerza que guía sus trabajos cambie. Amanecer, por ejemplo, fue un disco más pop, más global, y Ayo es más un trabajo para dar gracias, para volver a las raíces después de 10 años de camino recorrido y para seguir “sembrando para en el futuro recibir”. Ambos son característica e inconfundiblemente Bomba Estéreo.

“Es solo cuando la gente empieza a pensar solo en el dinero y en la fama que se les empieza a olvidar la música que hacen y su arte se tergiversa. Cuando uno es fiel a lo que hace, eso marca y queda ahí por siempre.”

Esa capacidad de ser fieles probablemente también es lo que impulsó a Will Smith a salir de donde sea que haya estado semi-retirado para llamarlos y decirles que quería remixear con ellos en el single Fiesta, el que probablemente ahora sea el más popular en el mercado americano y que muy seguramente les abrirá las puertas a otras colaboraciones interesantes.

Le preguntamos a Li cuál sería -en sus sueños más salvajes- el artista con quien más le apetecería hacer una colaboración y responde sin dudar: Thom Yorke y Daft Punk. Sus músicos favoritos. Ojalá ambos se enteren pronto porque el resultado de esa mezcla es definitivamente algo que nos encantaría bailar.

“El mundo está un poco jodido, pero siempre podemos bailar”

Bomba Estéreo no es un grupo que permanezca indiferente a su contexto. En sus líricas la crítica al machismo, el racismo y la xenofobia están presentes. Buena prueba de ello es la canción Internacionales en la que claramente se manifiestan ante las falsas barreras y etiquetas que nos pretenden separan… “aunque somos diferentes a la vez somos iguales, en la misma situación en distintos lugares”.

¿Un buen antídoto para las diferencias? El baile, porque “para bailar no necesitas lengua”.

El baile como forma de resistencia está muy presente en lo que transmite Bomba Estéreo, en esa energía compartida que se mueve por la sala y que se queda retumbando en el pecho cuando la música termina. Pero definitivamente para Li, el baile, aun cuando es primigenio, único, ritual y maravilloso, no es la única manera de resistir, el arte, la meditación, la introspección, la espiritualidad, son otras formas a las que que la gente le rehuye o les tiene miedo, pero son formas de resistencia.

“Lo espiritual es lo único que realmente puede mover y cambiar al mundo, lo único verdaderamente revolucionario y el baile es profundamente espiritual.”

“El ser humano tiene que conectarse más con su ser interior, la gente está muy pendiente de lo que pasa fuera y creo que ese es el gran problema de la humanidad. Esperar que las personas te arreglen el mundo, bien sea el presidente, el vecino, el cura, la señora, el de la tienda, y juzgarlos cuando no lo hacen es el gran error. La única manera de arreglar el mundo, tu mundo, viene de adentro… y ahí para adelante, no lo puedes controlar, lo único que puedes controlar eres tú,” concluye Li.

Bomba Estéreo: lo mejor de la electropicalidad caribeña la parte en Madrid
La Riviera a tope. | Foto: The Objective.

“Todo siempre es para positivo… hasta el reggaeton”

Con España, Bomba Estéreo ha tenido una larga historia de amor que este año ha dado buenos frutos al lograr el sold out tanto en Madrid, en la sala Riviera, y en Barcelona en el Razzmatazz. A pesar no ser “completamente mainstream como Shakira, Juanes o Carlos Vives”, el electropical de Li y Simón ha ido calando en el público español y eso sin duda los alegra muchísimo porque el español es un mercado importantísimo, “es el único de Europa en donde el idioma no es una barrera” y el público puede apreciarlos como ritmo tropical al que se unen sus incisivas líricas.

Antes de despedirme (la entrevista fue cortita, pero concentrada), quise preguntar por el gran elefante en el cuarto: el reggaeton. ¿Bueno, malo, abre puertas, encasilla lo latino? Está cambiando, dice Li,  “ya no es solo culos y tetas y ‘muévelo mami’, ahora por lo menos están haciendo cosas más cool; J Balvin hizo Mi gente con Willy William, y están colaborando con gente más interesante que tiene otras cosas que aportar como Pharrell. Aunque no nos guste particularmente, este tipo de cosas como Despacito son las que llevan la música latina a un público mucho más amplio y a gente que la escucha por primera vez y dice ‘wow, qué es esto’. La gente está cantando esa canción en Irlanda, en Alemania, en un montón de países… y así el camino que sigue es más fácil.” “Yo creo que todo siempre es para positivo… hasta el reggaeton,” concluye Li.

Bomba Estéreo se presenta hoy en Barcelona en la Sala Razzmatazz y luego se monta en su autobús -literalmente, como en Almost Famous- para continuar su gira europea en la que también visitarán París, Bruselas, Berlín, Hamburgo, Ámsterdam, Londres y Lulworth (para Bestival), si no habéis conseguido verlos en España, aún estáis a tiempo de perseguirlos en este continente. Satisfacción, champeta, reggae music, cumbia y folclore, garantizados.

Continúa leyendo: Vídeo | 11 Preguntas Random con Kevin Johansen

Vídeo | 11 Preguntas Random con Kevin Johansen

Ana Laya

Foto: Cecilia de la Serna
The Objective

Con motivo de la gira europea de su último álbum llamado Mis Américas Vol. ½ que comienza en Madrid, conversamos con el músico argentino Kevin Johansen, quien en 11 preguntas nos desvela cosas que no sabíamos, que no necesariamente nos preguntábamos, pero que nos mola saber.

Lee la entrevista completa aquí.

Continúa leyendo: Kevin Johansen: "El humor es como un velo detrás del cual uno puede decir las verdades más tremendas"

Kevin Johansen: "El humor es como un velo detrás del cual uno puede decir las verdades más tremendas"

Ana Laya

Foto: Sony Music España

Estamos todos trasnochados. Kevin se aferra a sus gafas de sol. Viene casi directo desde Buenos Aires para comenzar su gira europea en España (esta noche en la Sala But de Madrid y mañana en la Sala Barts de Barcelona). Lleva encima cuatro horas de jetlag que se insertan en sus ojos y se sugieren en una voz un poco más profunda de lo normal. Afortunadamente su ánimo está intacto, nos recibe con un café con leche, una sonrisa y con ganas de que tengamos una charla interesante, de que valga la pena no estar durmiendo en el hotel.

El último álbum de Kevin Johansen que le da nombre a la gira se llama Mis Américas Vol. ½ y se pronuncia volumen medio. “Un guiño para los atentos”, apunta Kevin al tiempo que enfatiza que las Américas son tan enormes que abarcarlas en un solo disco es imposible. Así que atenti que por ahí se viene un volumen 3/4 o uno 6/7… o ambos.

En Mis Américas Volumen ½ hubo más músicos invitados. Grabaron en Río, en Nueva York, en Buenos Aires, con diferentes productores… ¿fue por una razón estratégica, simbólica o solo pasó?

Pasó, sí. Fue completamente fortuito. Marías Cella, amigo productor del disco, sugirió ir a grabar con Leo Sidran en Nueva York ya que él también ha trabajado mucho con Drexler (al igual que Cella).  Yo tengo amigos ahí y la idea era grabar con alguno de ellos, y yo encantado. Así que fuimos al estudio en Brooklyn de Leo Sidran. Luego él tenía ganas de trabajar con Kassin, un gran productor brasilero, en Río de Janeiro  y se dio la posibilidad de ir una semanita y trabajar con él. Poco a poco, fueron tomando forma algunas canciones en alguna ciudad y finalmente, desembocamos en Buenos Aires donde los The Nada, con los que ya nos conocemos desde hace 15 años y fue como ponerle el moño al disco.

¿Es la primera vez que trabajas con Matías?

No, en realidad con Matías ya habíamos trabajado en Logo, en parte del disco Bi y en algunos tracks de City Zen, así que ya éramos amigos. Aparte, él también había trabajado un par de veces como nuestro sonidista. De tanto trabajar detrás de escena, ya era una persona de confianza. En cambio, nunca había trabajado con Cachorro López y Sebastián Schonn, pero eran otros socios con los que teníamos pendiente la cuenta de hacer algo e hicimos tres tracks con ellos.

Siempre he producido o co-producido discos con amigos… me acuerdo de encontrarme con Tweety González en el DF y que él me dijera: “¡Vamos a hacer algo!”. Cuando se da la oportunidad de trabajar con alguien que tiene ganas de trabajar contigo y además es alguien que sabe mucho, es súper cómodo.

También me ha pasado con Mario Broier que es un famoso masterizador que ha trabajado con los grandes, con Charly y con todos, que cada tanto me lo encontraba y él es medio parecido a Santaolalla, el look y la voz, y decía, “¿Y nosotros para cuando?”. Es lindo coincidir con gente del medio que tienen ganas de hacer algo contigo y bueno… yo tengo el sí fácil.

Yendo del living al estudio

A sugerencia también un poco de Matías, entra en Miranda, la hija mayor de Kevin a escena. Ella, así como Kim y Tom, sus hermanos menores, ya habían hecho coros y cantado fragmentos en otros discos, “es una extensión lógica es como pasar del living al estudio”. En Mis Américas, sin embargo, la participación de Miranda es diferente, más formal. Ella y Kevin cantan juntos el tema Es como el día.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Miranda?

Los hijos son una extensión lógica. Son testigos en el living de casa de que papi está ingeniando una canción. A veces son tus peores críticos y te dicen: “Pá, no hagas eso, qué horrible”, pero otras te dicen: “Ah, qué linda esa melodía, se me pegó… ¿es tuya?”. Y ahí entonces se te infla el pecho y dices: “Sí, es mía”. Por eso con Miranda fue muy bonito. Kim, la de 13, también cantó en Folky, hizo coros en Es como el día, y Tom, el de 10, cantó en el tema de Antunes, de Tribalistas, Torcer a favor.

Todos somos músicos en el fondo, la música nos toca. Ellos siempre han vivido en un entorno un poco más proclive a agarrar una guitarra, un piano, un instrumento. Ahora Miranda, sobre todo, está grabando cosas suyas. Agarró poemas de mi mamá que era poeta y está poniéndoles música y agregando líneas. Es muy emocionante ver ese proceso. Kim, está aprendiendo a tocar la guitarra, el ukelele… Tom toca la batería. Después el tiempo dirá si van hacia lo profesional o simplemente conectan con la música.

De la bossanova al foxtrot, pasando por el blues, las cumbias, los boleros y otros tantos ritmos… ¿qué le falta por explorar a Kevin Johansen?

Podría ser una cueca chilena, un joropo venezolano que es parecido en un punto a nuestra chacarera o a otros ritmos folklóricos más complejos y que son similares desde México hasta Chile o Argentina. Hay miles de ritmos y sub-ritmos, que son parecidos entre sí. Me interesan también los sonidos brasileros o los ritmos afro-peruanos.

En este disco en Dios de la marea participa Miss Bolivia y hay un tinte un poco afro-peruano de algún modo; hay un bolero que es bien de Centroamérica; hay un ritmo caribeño en homenaje a Barranquilla en Oh What a Waist (¡pero qué cintura!), hay varios guiños latinos y trabajo con bandas como Chico Trujillo de Chile, o Kanaku y El Tigre de Perú, pero esto es un aprendizaje constante, una combinación de ser permeable, empaparse cual esponja de un ritmo, aprender los arreglos, cómo lo hacen los que saben, y después ponerle tu impronta, ponerle tu personalidad, romper con eso.

Hay una frase muy linda de Samuel Beckett que dijo cuando una joven coreógrafa franco-española Maguy Marin trabajó con él. Ella estaba muy tímida y él ya era una leyenda y le dijo: “No mijita, con respeto no se crean cosas bellas”. Me gustó mucho esa frase porque a veces para ponerle tu impronta a las cosas hay que faltarles al respeto.

Kevin Johansen: "El humor es como un velo detrás del cual uno puede decir las verdades más tremendas" 1
Portada de Mis Américas Vol. 1/2.

Instrucciones para usar la ironía en español

Musicalmente Kevin Johansen es un poco Zelig, adopta personalidades, voces, ritmos, instrumentos, sonidos… pero a nivel de líricas tal vez hay dos elementos inconfundibles en su estilo: el bilingüismo y el humor. Lo primero se explica fácilmente geo y biográficamente: Kevin nació en Alaska, de padre noruego “con algo de inglés” y de madre argentina, y ha vivido entre Argentina y Estados Unidos, con varias ciudades in-between. Lo segundo me intriga un poco más. Indago.

Tal vez es mi impresión pero me parece que te resulta más sencillo hacer humor en español.

No realmente. Es cierto que Cortázar decía que la ironía era más aceptada en el mundo anglosajón como hasta algo ponderado, respetable, tal vez justamente por eso me gusta más hacerlo en castellano. La ironía con las palabras y el conjugar sonoridad con sentido es un poco la labor del compositor de canciones pero a la vez también hay que ser un poco arqueólogo de la palabra y buscar en la etimología el significado. Es un trabajo arduo jugar con las palabras.

Él (Cortázar) decía que los novelistas en habla hispana tenían mucho miedo de la ironía porque tenían temor a no ser tomados en serio y en cambio, yo creo que el único problema con el humor es, como decía Mark Twain, que nadie lo toma en serio. Y lo es, el humor es muy serio, desde Les Luthiers a Frank Zappa, siempre hay una cosa muy crítica, y hay una profundidad seria detrás. Es un poco como un velo detrás del cual uno puede decir las verdades más tremendas y parece una cosa risueña y por abajo te tiran la zancadilla. A mí me gusta mucho ese uso del humor. Por ejemplo, la Bach Chata en donde participa Marcos Mundstock de Les Luthiers cuyo título es Habladurías, trata de algo que los Les Luthiers hacen muy bien que es machacar el humor sobre nuestras pequeñeces humanas, sobre nuestras faltas, sobre nuestras miserias.

¿En el caso particular de Habladurías, esta cosa tan individual y humana no te parece que resulta una lectura social de los tiempos en los que estamos entre posverdades y “calumnias vertebrales”?

El tema es eterno, es un poco “pinta tu tiempo y serás atemporal”, para bien o para mal. El tema de las habladurías viene desde siempre y seguirá existiendo, el ensuciar a otro, la “calumnia vertebral”, como bien lo dijo el gran Marcos Mundstock, tiene mucho que ver con nuestra esencia. Tiene que ver también con lo que menciono en el tema que está Arnaldo Antunes que es Torcer a favor, que refleja esa ansia de dejar de festejar un gol de tu equipo solo para poder decirle a otro “¡Toma!”.

Estamos en un mundo ahora en el que en vez de celebrar las diferencias estamos padeciéndolas, estamos hinchando en contra en lugar de hinchar a favor, torciendo en contra en lugar de torcer a favor como dirían en portugués, y lamentándolo mucho es algo que sigue vigente. La plaga somos nosotros, dije en algún momento en Apocalipso, un tema que está en Bi.

Entre luthiers y cumbieras

Ganadores del Premio Princesa Asturias de Comunicación y Humanidades de 2017, es imposible no divagar un poco cuando Les Luthiers entra en escena. Creadores, músicos, artesanos, poetas y maestros cuando se trata de formas sutiles y sublimes del humor. Le pregunto a Kevin si tiene algo en común con Johan Sebastian Mastropiero, me dice que no entre risas, pero sí confiesa que le genera demasiada emoción escuchar su nombre mencionado por Marcos Mundstock, “es como escuchar a un Rolling Stone”.

Trabajar con Marcos Mundstock…

Es un genio. Cuando llegué a la Argentina con casi 12 años escuchaba a los chicos en el recreo cantando canciones de Spinetta o de Charly García, el rock argentino estaba muy fuerte en ese momento a nivel local y luego explotando más con Charly o con Soda Stereo y otras bandas en los 80’s, pero a la vez mi madre me debe haber llevado a escuchar a Les Luthiers a los 13-14 años y por eso también suelo mencionarlos a ellos como una gran influencia y unos grandes “desgenerados” a nivel de género musical, al igual que yo, porque amo aprender de la música. Eso de empaparse y aprender a tocar bien un bossanova, una chacarera, un sonido de banda mexicana, un tema country, una cueca chilena… ese proceso, creo que bandas como Les Luthiers me lo contagiaron. Ellos saben bien cómo mezclar un foxtrot con Bach con una cumbia…

Con epistemología…

¡Con epistemología! Es una anécdota muy hermosa. Los conozco gracias a Daniel Rabinovich con quien coincidí una vez y me tomó del brazo y me dijo: “Gracias por la dedicatoir”, yo les había dedicado el bolero Oops que está en City Zen que tiene mucho del espíritu de Les Luthiers. Daniel me dice: “Vente que te voy a presentar a Les Luthiers que les encanta lo que haces”.

Ahí conocí a Marcos, a López Puccio, a Núñez Cortés y a Maronna. Entonces, López Puccio me dijo: “Sabes que ese tema la Cumbiera intelectual, yo casi termino una canción hace muchos años que tiene mucho que ver porque habla de filósofos y de escritores en son de cumbia, pero bueno todavía no la terminé y me hizo acordar”.

López Pucho me llamó unos meses después y me dijo: “Terminé la Cumbia epistemológica, es parecido en esencia a tu Cumbiera intelectual pero te muestro la letra -muy profesional- fíjate si te molesta”… y obviamente sin escucharla le dije que sí, “al final la influencia de la Cumbiera intelectual, son ustedes.”

Identidad(es)

Tal vez en sus inicios el estilo ecléctico de Kevin Johansen podía verse como el resultado de la curiosidad y la geografía -que sería una variante de “la casualidad y la diplomacia” con las que Cortázar explicaba haber nacido en Bélgica- pero de un tiempo para acá, la realidad impone otra lectura más profunda y esa peculiar manera de mezcla de ritmos, acentos, historias e identidades de una forma armónica luce casi como un manifiesto.

Decía Mark Twain que viajar es fatal para los prejuicios, el fanatismo y la estrechez mental. ¿Es tu propuesta musical tan mestiza una variante de esta máxima, una manera de viajar?

Totalmente, es un disco que habla mucho de eso. Sin caer en una demagogia innecesaria pero sí, celebrar la diversidad en un continente tan vasto como las Américas. Se extiende hacia el mundo obviamente, pero sí era la intención hacerlo con lo que uno conoce, con lo que uno maneja, celebrar esa diversidad. El advenimiento de la tan defenestrada globalización nos ha acercado y nos ha enseñado a apreciar esas diferencias, nos ha hecho vernos y vernos reflejados en el otro, riéndonos de los acentos y de la forma que tienen de decir las cosas en un país y otra. Creo que hemos crecido mucho a nivel local y a nivel global… pero falta un montón.

Es curioso que de alguna manera está muy en boga la necesidad de tener tu libertad pero también tus límites bien definidos. Torcer a favor también habla de eso, porque si no el nacionalismo con Z, el nazionalismo, es tremendo, porque es poner en la cara del otro tu bandera clamando de alguna manera “yo soy de esto y tú no”. Y eso es tremendo. Lo más lindo es el nacionalismo del cariño, de querer tu comida, tu país, tu geografía, tu música, tu gente, y reconocerte en ellos pero sin que eso signifique una barrera, un muro “Trumpiano” para el otro.

Recuerdo haber leído hace poco que ya la lucha no es derecha vs izquierda, capitalismo vs comunismo, sino propaganda vs educación…

Y sí, es el signo de nuestros tiempos y es realmente increíble, hay una suerte de guerra civil solapada donde el 50% de la población piensa una cosa y el otro 50% piensa diametralmente lo opuesto, y hay un quilombo también con la prensa… y en todos los países están igual. Viajando por el continente te das cuenta, Macri, Temer, Colombia votando en contra de La Paz, Trump… ha ido subiendo una ola conservadora hecha de muros… y cruzó el océano. Esa ola de división, extraña y contradictoria, ese mecanismo de defensa de hacer ver que el mal está en el otro. Esa fue la gran estrategia de Trump, el mal son los mexicanos, nosotros estamos perfectos, el problema son los de afuera. Tremendo. Divide y conquista.

La portada de The Economist de hace un par de semanas decía que las redes sociales eran una amenaza para la democracia…

Yo la llamo la era del ego. Fíjate que ganó en Estados Unidos un gran ególatra como Trump y en general las figuras están teniendo esa impronta. Putín en Rusia, Merkel en Alemania, las figuras vuelven a ser “facistoides” en su presencia… en su omnipresencia, y las redes sociales exacerban fácilmente el ego. Mira lo bien que me va, miren lo exitoso que soy, miren lo bello que soy, con mi familia, miren los premios que me he ganado. Todo ese ego exacerbado provoca una cosa que va en detrimento de lo que se supondría que es una cosa democratizada, mancomunada y socialista si se quiere, va en contra de nivelar la cancha. No se nivela para nada. Siguen siendo pocos los poderosos, pocos lo que tienen mucho y parece que va a seguir siendo así porque siguen acumulando, ahora los social media guys son tres adolescentes que manejan el mundo. Se ha pervertido un poco esa ilusión que teníamos de que Internet y las redes nivelaran la cancha un poco… hay que ver cómo se desenvuelve. No sé si se puede afirmar directamente eso -que sean una amenaza a la democracia- pero definitivamente es una buena observación.

Es un poco como el chiste del músico brasilero que venía de ganar premios y saluda un amigo que es músico también y le cuenta:”Vengo de ganar unos premios, estoy rebien, ahora ando en unas vacaciones divinas con mi familia, y pronto iré a que me den otro premio, pero ya no hablo más de mí… ahora habla tú un poco de mi”.

Como no podía ser de otra manera, la entrevista termina así, con un chiste.

* * *

¿Más Kevin Johansen? Aquí 11 Preguntas Random.

Continúa leyendo: Putin detiene el AVE

Putin detiene el AVE

Valenti Puig

Foto: Reuters TV
Reuters

Indicios de conexión entre la CUP y la Rusia de Putin o sobre todo una implicación rusa en las tramas digitales del secesionismo catalán dan la medida de una toxicidad viral de conflicto programado que contrasta con el arcaísmo de un Puigdemont que, al modo de un conspirador decimonónico, busca refugio en feudos flamencos mientras en Cataluña el artículo 155 rehace de pies a cabeza la constitucionalidad. Para Cataluña el desprestigio es inconmensurable y se aceleró abruptamente el pasado miércoles cuando los grupos de choque antisistema pretendieron marcar las fronteras de la república catalana cortando el paso del AVE en Barcelona y Girona, además de colapsar los accesos con retenciones kilométricas de tráfico. Fue otro día negro para la Cataluña confiada en el imperio de la ley.

Si se confirma la compenetración entre las acciones antisistema y los intereses geoestratégicos de la Rusia de Putin quedaría corroborado una vez más el intento de desestabilizar la Unión Europea en provecho de ese sistema iliberal y depredador, presuntamente democrático pero en realidad controlado por la sinarquía del KGB. No es casual que, en el momento en que la Unión Europea se une ante la intensidad de la amenaza que es Putin, en Bruselas Carles Puigdemont solo tenga el apoyo de la extrema derecha europea, no en vano asistida por los recursos informáticos rusos y con financiación en el caso del partido de Marine Le Pen, entre otros. Para la CUP –de extrema izquierda- también hay soporte informático ruso vía redes chavistas, en la línea de lo que fue –según investiga el Capitolio- la ciber-intromisión contra la candidata Hillary Clinton o los apoyos directos o indirectos al partido eurófobo de Farage para impulsar la aprobación del Brexit.

Putin anda tramando una desestabilización de Occidente, con una participación en la guerra de Siria que ha impulsado olas migratorias en un momento de crisis europea y con un grado de influencia en Oriente Medio equiparable al que tuvo la Unión Soviética. En el fondo, el brujo maléfico del KGB está reescribiendo una doctrina de expansionismo ruso para el siglo XXI, a semejanza de la doctrina Breznev en el pasado. ¿Perderá fuelle esta operación a causa de un posible debilitamiento económico de Rusia, debido de modo heterogéneo a causas como los bajos precios del petróleo o el incremento brutal del gasto militar?

Si desde los despachos del Kremlin puede detenerse el AVE, se refuerza la tesis de que el riesgo geoestratégico para Occidente es Putin antes que Corea del Norte. Un flanco abierto es el de la ciber-seguridad y otro es la distancia que la Casa Blanca de Trump ha ido marcando con el sistema que fue garantizando a la OTAN como eje de seguridad transatlántica en paralelo con las dinámicas de integración europea. Con China reforzando su potencial, la Unión Europea de cada vez está más sola. ¿Es eso una oportunidad de futuro o un desastre? En todo caso, una Ucrania proeuropea y plenamente democrática es un empeño en el que Bruselas no debiera escatimar presión económica y diplomacia resolutiva para marcar territorio frente al Putin expansionista. Como pretendió la Unión Soviética, Putin se propone “finlandizar” la UE, es decir neutralizarla y reducirla a una acción bajo control remoto. Entre otras cosas, así es como Putin contribuye a obstruir el AVE.

Continúa leyendo: Cuando las ignorancias son recíprocas...

Cuando las ignorancias son recíprocas...

Víctor de la Serna

Foto: EFE
EFE

Era un prometedor periodista de provincias con cierto predicamento en su tierra que al fin lograba que le publicasen un artículo en Madrid: en ‘El Sol’, nada menos. Poco después era nombrado cronista parlamentario del diario dirigido por Manuel Aznar y su vida cambiaría. Pues bien, lo que a Aznar le convenció para publicar el texto de ese montañés fue que estuviese dedicado a la lengua catalana, y aun más: a una ceremonia a esa lengua.

“La lengua catalana, airón brillante de la cultura hispánica, cortejo sonoro de un imperio, la lengua deslumbrante ‘que oyera la gentil sirena del Pausilppo’, ni es conocida ni es amada por los estudiantes universitarios del idioma castellano. Esa lengua ha sido, sin embargo, el primer vehículo romance de cultura en España”.

Pero, se lamentaba el periodista, esa lengua “no es estudiada aisladamente en las Universidades españolas, no dispone en su propia patria de distinta lengua, en la España de romance castellano, de un laboratorio, de un seminario donde se le rinda ceremonia a ella exclusivamente, con el acatamiento que merece a cambio de los honores que otorgó a España misma”.

Por todo ello instaba al recién nombrado ministro de Instrucción Pública, Marcelino Domingo, a que tomase la iniciativa “estableciendo por de pronto en la Universidad Central la cátedra de Lengua y Literatura catalanas. Las variantes valenciana y mallorquina irían en ella inclusas, como en una cátedra de Lengua y Literatura castellanas van inclusas las variantes puramente dialectales. Nadie será tan suspicaz que atribuya al término ‘dialectal’ un contenido de intención despectiva”.

Esto apareció en mayo de 1931, semanas después de la proclamación de la II República. Han pasado 86 años y ni Domingo ni ningún sucesor siguió la sugerencia. En España no se ha estudiado catalán ni filología catalana fuera de las zonas de habla catalana. Podemos quejarnos con razón de operaciones como la inmersión y la práctica desaparición de la enseñanza del castellano en esas zonas. Pero la ignorancia ha sido mutua, y si a aquel cándido señor de Santander se le hubiese hecho algún caso quizá nos respetaríamos más los unos a los otros en 2017…

TOP